Sovereign of the Three Realms

Sovereign of the Three Realms – Capítulo 5

Serie: Sovereign of the Three Realms.
Libro 1: Jiang Chen Despierta: Ascenso Fantasmal.
Capítulo 5: Si no puedo curarte, moriré contigo.
Autor: Li Tian (犁天).
Traducción al español: TeamChman (TeamChman Translations).


Capítulo 5: Si no puedo curarte, moriré contigo

¿Qué significaba recibir el medallón del dragón grabado del supremo gobernante de un reino?

Significaba que Jiang Chen podría entrar y salir libremente del palacio.

Si este chico realmente podía curar a la princesa, entonces sería el favorito del rey y el mensajero de la fortuna. ¿Quién en el reino no lo trataría con total respeto después de ello?

Jiang Chen únicamente estuvo de acuerdo con la situación y las expectativas de la multitud reunida cuando se arrodillo y aceptó el medallón del dragón grabado. Para ser honesto, como el hijo del venerado Emperador Celestial en su vida pasada, no podía sentirse obligado a doblar la rodilla ante un rey común.

Como es natural, no rechazaría algo que le permitiría no ser obligado a inclinarse ante un rey.

Y, por supuesto, hay que hacer algún tipo de declaración cuando se acepta este tipo de regalo. Se golpeó el pecho y proclamó: “Su Majestad, este humilde servidor no hace alardes vacíos. Sólo diré esto, si cualquier accidente acontece a su Alteza debido a mi incompetencia en su tratamiento, entonces, este, su humilde servidor, se unirá a la princesa en la muerte.”

Existían muchas palabras y frases hermosas para expresar lealtad, pero ninguna más sencilla y eficaz que esta frase. ¿No puedo curarla? Entonces, voy a morir con ella.

Este tipo de gesto implicaba la vida de la propia familia de uno.

Fuera de todos los nobles bajo el cielo, ¿quién tendría ese tipo de espíritu; esta cantidad de lealtad?

En ese momento, incluso Jiang Chen fue casi movido por su fascinante interpretación.

Una actuación que podría tocar el corazón y conquistarlo de manera natural.

Los nobles y altos funcionarios que habían acompañado a Lu Oriental también fueron sorprendidos en secreto. ¿Quién habría pensado que el heredero de Jiang Han tendría tal espíritu? De tal palo tal astilla. Un padre tigre no engendra un hijo perro.

Incluso la multitud del lado del duque de Tianshui se sintieron de esa forma, si sus posiciones estuviesen invertidas, no tendrían este carácter tan fuerte.

La actuación de Jiang Chen no había terminado. Continuó: “Su Majestad, los dioses tienen una orientación estricta. Los acontecimientos de hoy deben permanecer en secreto, sin una sola palabra siendo divulgada. Esto es para, en primer lugar, evitar deshonrar a los dioses, y en segundo lugar para preservar la reputación de Su Majestad.”

Si se corría la voz acerca de los eventos de esta noche, podrían dañar realmente la reputación de Lu Oriental. Después de todo, ver a su duque abofetearse no es exactamente una cosa digna de ver.

Y, por supuesto, lo más importante era evitar deshonrar a los dioses. Si alguien filtra el secreto y enfurece a los dioses, podría verse reflejado en Zhiruo Oriental, entonces la situación sería ciertamente grave.

Lu Oriental ordenó sin dudar: “Ni una sola palabra con respecto a lo acontecido el dia de hoy se discutirá después de salir de esta habitación. El que lo haga estará desafiando directamente a la familia real Oriental.”

Era realmente bueno que no hubiese muchas personas presentes. Excluyendo a los asociados con el duque de Jiang Han, los que habían acompañado al rey eran solo seis o siete.

Todos ellos eran zorros astutos de la política y sabían que el rey era muy serio. Si siquiera había un indicio de que este asunto se filtrase, a continuación toda su vida estaría en juego.

Por no hablar de que su actuación el día de hoy no era precisamente la más idónea; su reputación sufriría junto con la del rey si cualquier chisme circulara.

El hecho de que Jiang Chen asustara a estos tontos nobles en nombre de los dioses, como un zorro tomando prestada la ferocidad de un tigre, tenía sobre todo como objetivo su deseo de permanecer fuera del radar.

No quería que la gente del país lo vea como un fenómeno de la naturaleza si esto se daba a conocer.

Lu Oriental se vio bastante tocado y pronunció una frase rara llena de emoción mientras agarraba la mano de Jiang Feng: “Duque de Jiang Han, su lealtad y fidelidad al igual que la de su hijo se está moviendo gratamente.”

Jiang Feng solo podía sonreír irónicamente. Su hijo tenía el valor suficiente de dos personas, y tenía, por suerte, la capacidad de manejar la situación correctamente. Si el protestara, únicamente crearía problemas innecesarios. Solo podía sonreír para su interior.

“Tú, mocoso irresponsable, estas teniendo un tiempo de diversión. Sera mejor que no falles, pero no importa, eres mi hijo. Si todo va hacia el sur, este anciano se presentará y recibirá los golpes para que no te preocupes por cuan mal se pongan las cosas.”

El estado mental de Jiang Feng se había calmado un poco después de la montaña rusa emocional causada por la situación.

Se dice que, si un paciente sufre durante mucho tiempo, se convierte en un médico de la dolencia. El pasado Jiang Chen se había visto afectado por su constitución Yin desde su nacimiento, y por lo tanto se había comprometido de forma natural al área del estudio.

Por supuesto, en las circunstancias actuales, es más que imposible refinar la Píldora del Sol y la Luna que había refinado su padre en el pasado. Sería absurdo e idiota solo pensar en hacerlo.

La píldora del Sol y la Luna es un medicamento que viola el curso natural proporcionando más vida al usuario. Incluso el Emperador Celestial había agotado su energía espiritual y sacrificado años de su vida con el fin de perfeccionarla con éxito.

Es posible que ni uno de los ingredientes necesarios para perfeccionar la píldora del Sol y la Luna exista en este mundo. Incluso si lo hiciera, era imposible que exista alguien que pueda gastar el nivel de recursos que el Emperador Celestial gastó para crear la píldora.

Por lo tanto, la píldora del Sol y la Luna esta fuera de cuestión, pero los medicamentos que imitan los efectos de la píldora del Sol y la Luna existen. Incluso si solo pueden ofrecer una diezmilésima parte de lo que la píldora del Sol y la Luna podía hacer, era más que suficiente para prolongar la vida de alguien por un centenar de años.

Hay que recordar que, el pasado Jiang Chen había tomado la píldora del Sol y la Luna y vivído por millones de años. Él estaba cerca de ser inmortal, si no hubiera sido por el cataclismo.

Con la situación de Zhiruo Oriental, no había manera de que pudiera vivir millones de años: incluso si el Emperador Celestial regresara de entre los muertos.

Pero existía la posibilidad de poder ayudarla a vivir entre ochenta o cien años más… Era algo que Jiang Chen podía hacer, y en más de una forma.

Sin embargo, Jiang Chen no tenía ninguna intención de hacerlo de una sola vez. Si el rápidamente resuelve el problema de Zhiruo Oriental con el mínimo esfuerzo, entonces el agradecimiento de Lu Oriental se desvanecería con la misma facilidad.

Los corazones y las mentes de los reyes y emperadores eran constantemente cambiantes. La coexistencia pacífica a largo plazo, nunca precede al agradecimiento a corto plazo.

Jiang Chen necesitaba tiempo, y una vez tuviese el tiempo suficiente, él ni siquiera se dignaría a preocuparse por el mero gobernante de un reino común.

Por lo tanto, decidió ir lento y constante. Después de todo, lo único que necesita hacer es prolongar la vida de la princesa.

De esta manera, no sólo iba a ganar el tiempo extra que necesitaba, sino también obtendrá una capa de protección invisible.

Cualquier persona que quería crear problemas al médico real exclusivo de su Alteza necesariamente tendrá que decidir primero si puede permitirse las consecuencias de la ira del rey.

Jiang Chen mantuvo muchas conversaciones profundas y floridas con los visitantes antes de finalmente acordar iniciar el tratamiento de la princesa en tres días. Solo entonces la multitud de personas se fue.

Pero entonces fue el Gordito Xuan quien se acercó con una cara triste, “Hermano Chen, usted es demasiado cruel. Debiste haber dado a tu hermano una pista. Esa versión ilustrada de la alfombra de la oración carnal era la última de su clase, y ahora se ha ido para arriba en llamas. ¿Qué voy a hacer durante estas noches largas y solitarias ahora?”

“Y ese fajo de diez mil de plata, que era un auténtico…”

“Demonios gordito, ¿te atreves a decir que el fajo era auténtico?” Jiang Chen observó al gordo carente de moral con una sonrisa jugando en sus labios.

Gordito se rió y se rascó la cabeza, “no había terminado todavía. Ese era un autentico producto de los Nueve Salones Clandestinos, gasté cinco platas verdaderas en él.”

Los Nueve Salones Clandestinos era un almacén “Honrado” que se especializó en la impresión de papel moneda para quemar a los muertos.

La cara de gordito se movió dos veces en el dolor cuando habló de las cinco platas.

Todos los gordos eran bastante miserables, pedirles sacar dinero de sus bolsillos era tan doloroso como desangrarlos…

“Hermano Chen, puede pasar por alto el fajo de diez mil de plata. Pero esa copia de la alfombra de oración carnal era realmente la última…”

“¿Pasar por alto? Me había olvidado antes del tema. Maldito gordito, cuando me va a devolver esos diez mil de plata que me pidió prestado?” Jiang Chen rió mientras hablaba.

“¿Eh? El hermano Chen, ¿de qué estás hablando? Eras demasiado convincente cuando estabas jugando al muerto, me lo creí totalmente. Lloré demasiado duro porque me partió el corazón y me lastimé los tímpanos. No puedo oír bien ahora. No, no, esto no va a ser, tengo que ir a buscar a un médico. Hermano Chen, descanso y vuelvo a verte…”

Gordito ya se había deslizado por la puerta antes de pronunciar su última frase.

Además del Gordito Xuan, Hubing Yue y Yang Zong eran amigos firmes de Jiang Chen.

Al ver que gordito Xuan había huido, Hubing Yue habló brevemente con Jiang Chen y se despidió.

Yang Zong había querido ofrecer una explicación, pero no dijo nada al final después de que Jiang Chen le dio una palmada en el hombro.

Cuando todos se habían ido, sólo el padre del clan Jiang y su hijo quedaron en el pasillo.

Jiang Feng sacó su espada sin decir una sola palabra. Un destello de fría luz brillante apareció con un movimiento de su muñeca, y el ataúd de ébano que ocupaba el centro de la sala se dividió rápidamente en fragmentos de madera.

“Que alguien venga a limpiar y quitar esto para ser quemado. ¡Limpien este aire de mala suerte!” Meras palabras no pueden describir cuan eufórico estaba Jiang Feng por recuperar un hijo que pensó había perdido.

Por otra parte, Jiang Chen miró a su padre con una pequeña sonrisa: “Padre, ¿no tiene nada que preguntarme?”

“Jajaja.” Jiang Feng rió de buena gana y palmeó el hombro de Jiang Chen. “¡Eres mi hijo, voy a tratar con las consecuencias no importa lo que hagas!”

Esas palabras dejaron a Jiang Chen sin habla. Este padre estaba seriamente desprovisto de principios.

Pero uno tenía que saber que el anterior Jiang Chen de este cuerpo era lo más parecido a un bribón incorregible como ningún otro.

Si él realmente había muerto, entonces sólo una línea tenía que ser escrita en su epitafio: “Aquí yace un noble que hizo todo, excepto su deber.”

Un pequeño percance cada tres días, una gran calamidad cada cinco días.

Jiang Feng casi había olvidado el número de veces que había limpiado el desastre de su hijo.

Por supuesto, eso no quería decir que este chico no tenía ningún rasgo positivo acerca de él. Al menos él era leal y tenía esa cantidad de fiabilidad. De otro modo no tendría una tripulación de buenos para nada a su alrededor llamándolo su líder.

En resumen, habría sido difícil encontrar algo bueno que decir acerca de Jian Chen. Hubiera sido más fácil encontrar una guja en un pajar. Sin embargo, para identificar algunas de sus desventajas… esas si eran numerosas y fáciles de identificar.

Hubiera estado bien para los niños desfavorecidos de las familias nobles tener algunos defectos de carácter. Pero el mayor defecto de este niño era que era extremadamente vago para el entrenamiento.

“¡Hay! Era realmente un tipo que no valoraba lo que tenía.” Jiang Chen tuvo que admitirlo después de clasificar los recuerdos obtenidos en base a sus compañeros. Que Jiang Chen había sido realmente una causa perdida.

El apoyo incondicional de un padre, y el potencial joven. Había nacido con una cuchara de oro en la boca en el Reino Oriental.

Pero entre sus pares, este hombre había caído al último en su clase.

Como heredero de un ducado, no podían establecer su residencia en la capital del reino. Deberían hacerlo realmente en su propio territorio.

Los herederos y gobernantes de cada ducado se habían reunido con el fin de participar en los Exámenes de las Pruebas del Dragón Oculto.

Había 108 ducados en el Reino Oriental, pero los gobernantes de estos ducados no estaban tallados en piedra. Los Exámenes de las Pruebas del Dragón Oculto que tenían lugar cada veinte años eran una prueba para los herederos designados.

Sólo si el heredero superaba con éxito los Exámenes delas Pruebas del Dragón Oculto, se permitía conservar el mando sobre el ducado, el territorio de la familia y el patrimonio.

Si fracasaba, la familia tendría que renunciar a sus derechos, sus tierras serían confiscadas y sus títulos revocados. Ellos volverían a ser una familia rica, sin poder o prestigio.

Si se vuelven una familia rica sin poder o influencia, entonces su colapso y eventual desaparición era muy probable. Al igual que los monos se dispersan cuando un árbol cae, sería una conclusión inevitable que su influencia se vería disminuida, y que la gente abandonaría la familia.

Después de todo, perder el ducado significaba que la familia había perdido todas sus formas de poder y muchas fuentes de ingresos. La familia tendría que subsistir con sus ahorros, y no sería suficiente para alimentar a un ejército de subordinados y guardias.

La familia real no permitiría que aquellos que habían perdido sus ducados prosperaran y crecieran más fuertes que los duques actuales.

Los exámenes de las Pruebas del Dragón Oculto eran bastante largos, ya que abarcaban más de tres años.

Al final de los tres años, una ceremonia de herencia se llevaría a cabo en la capital de los herederos que habían pasado con éxito las pruebas. Esto significaba que el poder de un ducado y sus tierras eran retenidas durante otros veinte años.

Y después de veinte años, un representante de la nueva generación sería enviado a participar en los exámenes de la Prueba Secreta del Dragón.

El propósito de esos exámenes era asegurar que cada ducado mantenía una constante cultivación de talentos, y para evitar paradas en el camino de la auto-mejora.

Si no podía pasarlo, a continuación, usted habría perdido el ducado de su familia.

Estas eran las reglas de supervivencia en este mundo.

Sencillas. Directas. Brutales. ¡Violentas!

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Un comentario sobre “Sovereign of the Three Realms – Capítulo 5”

Deja un comentario