Sovereign of the Three Realms

Sovereign of the Three Realms – Capítulo 6

Serie: Sovereign of the Three Realms.
Libro 1: Jiang Chen Despierta: Ascenso Fantasmal.
Capítulo 6: Las preocupaciones del mayordomo Jiang Zheng.
Autor: Li Tian (犁天).
Traducción al español: TeamChman (TeamChman Translations).


Capítulo 6: Las preocupaciones del mayordomo Jiang Zheng

La casa del duque Jiang se encontraba en una situación desesperada para poder enfrentar la brutal competencia.

Únicamente quedaba la mitad del año hasta las Pruebas del Dragón Oculto, y el rendimiento de Jiang Chen hasta ahora sólo podría resumirse con una palabra “desastroso”. Numerosas examinaciones debían ser completadas antes de las pruebas finales, pero un buen número de ellas aún no se habían iniciado.

Incluso sin el incidente en los ritos del culto divino, Jiang Chen sólo tenía una posibilidad del treinta a cuarenta por ciento de pasar las pruebas. Era uno de los contendientes más probables para descender la categoría familiar.

Sin embargo, el Jiang Chen de estos momentos no se desanimó en absoluto. De hecho, estaba bastante emocionado.

“La fuerza reina en supremacía. Parece que esta regla de supervivencia aplica desde aquellos en las altas posiciones hasta las masas comunes sin excepción.”

“En mi vida pasada no podía entrenar, por lo tanto no tuve la oportunidad de experimentar esto, pero ahora que estoy en los mejores años de la vida, ¡no puedo perder!”

En su vida pasada, ocupó la posición privilegiada de hijo del Emperador Celestial. Nadie se atrevía a ofenderle. Sin embargo, su constitución Yin le impidió entrenar. El pensar en ocultar su identidad e implicar a otros en sus luchas era algo simplemente imposible de imaginar.

En esta vida, él podría finalmente seguir su corazón y saborear las glorias de ascender a lo más alto de la senda marcial. ¡Esta era la etapa que quería disfrutar!

“Desde que he prometido a Lu Oriental que voy a entrar al palacio dentro de tres días para diagnosticar a la princesa, tengo que hacer un buen uso de estos tres días, por no hablar de mi identidad actual como uno de los candidatos para las Pruebas del Dragón Oculto. Todavía hay seis meses hasta los exámenes finales para las pruebas. Como heredero del ducado Jiang Han, a pesar de que la posición de duque no significa mucho, al menos debería ganar un poco de cara para ese “lindo” viejo padre mío. No puedo permitir que mi viejo padre pierda el ducado.”

Al organizar sus pensamientos, Jiang Chen se dio cuenta de que el tiempo era lo principal.

Uno tenía que admitirlo, las personas que lo azotaron sabían lo que hacían. Olvídate del anterior Jiang Chen, incluso los practicantes con el doble de fuerza sufrirían dificultades para sobrevivir a lo sucedido.

Su desgracia significó buena suerte para este Jiang Chen y un nuevo cuerpo, pero este cuerpo se lesionó mucho y gravemente. Si no conseguía controlar las heridas, entonces olvídese de entrar en el palacio en tres días para curar a la princesa, podría incluso fallar las pruebas a fin de mes.

Las Pruebas del Dragón Oculto realizaba una pequeña evaluación todos los meses y todos los resultados son acumulativos. Un montón de tareas se impondrían si uno fallaba la prueba en un mes.

El Jiang Chen anterior ya debía un montón de tareas. Si esto continuaba, es probable que fallara antes de la examinación final.

Esto es exactamente lo que Jiang Chen no quería que suceda.

En su vida pasada, como el hijo del Emperador Celestial, había gastado millones de años en investigar y refinar el Dao de la alquimia. Si se trataba de su vida pasada, cualquier píldora al azar permitiría que se recupere totalmente y estuviera rugiendo de vitalidad.

Pero ello era su vida pasada, no había manera de que esta vida pudiera medirse a la misma altura.

Era algo bueno que Jiang Chen había estado a cargo de la Biblioteca Tianlang durante millones de años y leyese incontables pergaminos y libros. Sus conocimientos no tienen límites, se extienden desde el sentido común hasta las sendas de los mismísimos dioses.

El manejo de este tipo de lesiones era una cosa pequeña.

Después de una noche de descanso, Jiang Chen a la mañana siguiente pensó brevemente, sacó su pincel y tinta, y escribió una lista.

“¡Jiang Zheng!” Gritó hacia la puerta.

El duque de Jiang Han había nombrado a Jiang Zheng como mayordomo personal de Jiang Chen, estaba a cargo de su cuidado diario y el cumplimiento de sus necesidades diarias. Jiang Zheng había recibido su debida porción de regaños por el incidente en la Grulla de Otoño.

Había estado en velo durante toda la noche. Se dice que un sirviente prefiere morir antes de ver humillado a su maestro, por lo que a todas luces, Jiang Zheng debería haber muerto por descuidar sus deberes.

Sin embargo no podía limitarse a aceptar ese hecho. Había sido muy diligente en el servicio a este joven maestro, pero el joven duque realmente no podía ponerse en forma.

Los criados y mayordomos de otros ducados vivían una buena vida mientras sirven a sus amos, comían y bebían solo lo mejor y eran agasajados por dondequiera que iban. Pero el maestro de Jiang Zheng era un extraño, alternando en desperdiciar los días unas veces y soltando ideas locas otros días.

Por si fuera poco, este joven maestro siempre culpaba a Jiang Zhen si algo salía mal.

Por lo tanto, había tomado una parte justa de la responsabilidad y la culpa en los días que había servido a Jiang Chen. No solo Jian Zheng sentía que debía aumentar su estatus en su puesto adjudicado, sino que sentía que trabajaba hasta la muerte.

Digamos por ejemplo, el dinero. Este joven maestro gasta el dinero tan fácil como respirar. Si un amigo llegara a entrar en una situación difícil hoy en día, corregiría las cosas con el dinero. Si otro hermano despertó con problemas para dormir, el lo haría dormir nuevamente con dinero.

A pesar de que el duque de Jiang Han era generoso con su dinero, no podía mantenerse al día con el ritmo de gasto del joven maestro. Era a mediados de mes, sin embargo ya se había gastado la asignación de todo el mes.

De esta manera, Jiang Zhen ahora quería estar solo y contar sus bendiciones, tranquila y silenciosamente. Su cabeza empezó a doler tan pronto como escuchó la voz de Jiang Chen.

Pero no podía rechazar la llamada de su amo.

“Joven duque, su siervo es incompetente y no se ocupa adecuadamente de usted. Por favor, castigue gravemente a su sirviente. Incluso si usted me quita el trabajo, no protestaré o pensaré mal.” Jiang Zheng cayó de inmediato inclinándose tan pronto como entró.

El error de la “incompetencia” y “por favor castigar severamente” eran solo palabras vacías. El duque de Jiang Han no estaba dando seguimiento al asunto, lo que significaba que Jiang Zheng había sido absuelto con éxito de toda responsabilidad.

A pesar de que este joven duque era un bueno para nada y no tenía ningún deseo de avanzar en la vida, él no tenía la mala costumbre de ser cruel hacia sus subordinados.

Si era el anterior Jiang Chen, muy probablemente no habría discernido el verdadero significado detrás de las palabras de Jiang Zheng. Pero el Jiang Chen de hoy en día había experimentado millones de años, tenía una buena comprensión de la mayoría de las cosas, y estaba bien versado en la dinámica social.

El significado de una canción puede ser extraido de su melodía. Se podría decir que el mayordomo Jiang Zheng había sufrido demasiado a manos del anterior Jiang Chen, y quería tirar todo abajo.

Jiang Chen no reveló la intención del administrador y se rio entre dientes: “Jiang Zheng, mi padre tenía la intención de otorgarle riquezas y honor cuando fue nombrado para servirme. Por desgracia, sin haber disfrutado de las riquezas y el honor durante este tiempo y trabajando incesantemente para limpiar los desastres tras mi paso y apagar los incendios. He tomado nota de su leal servicio.”

Jiang Zheng se quedó aturdido, ¿en que dirección soplaba el viento hoy? ¿Donde fué que el joven duque aprendió estas palabras de consuelo y calidez?

“Jiang Zheng, nos hemos quedado ya sin subsidio para este mes, ¿cierto?” Jiang Chen no esperó a que Jiang Zheng respondiera y preguntó con una sonrisa que, al mimo tiempo, no parecía ser una sonrisa.

“Eh… Eh…” Jiang Zheng nunca había disfrutado de una conversación tan reflexiva y no sabía como responder. Casi quería alzar el pecho y prometer, ¡No se preocupe joven duque! Yo, Jiang Zheng, encontraré la manera.

Pero una idea cruzó su mente, espera un segundo. Si hago esta promesa, donde en la tierra voy a encontrar dinero para llenar este agujero? La boca del joven duque es muy dulce como el azúcar el día de hoy, ¿Se trata de una nueva travesura que quiere jugarme?

Jiang Zheng alzó la guardia en el lapso de un segundo y su cautela se multiplicó por diez.

Jiang Chen dio una sonora carcajada al ver a Jiang Zheng vacilar con un temor persistente. “Jiang Zheng, esta es la situación. Tengo una lista aquí con algunos ingredientes medicinales en el. Ve y obtén una dosificación para mí en el Salón de Curación con las cantidades que aparecen.”

Jiang Zheng aceptó en silencio la lista, pero no se movió. Tener la lista está bien, pero ¿y el dinero? Los ingredientes en el salón de la curación no eran gratis no es así?

No es que su familia fuese dueña del salón de la curación.

“Jiang Zheng, finja que no estamos entre amo y sirviente, sino sólo dos amigos conversando casualmente. Pregúntese a si mismo, ¿a qué nivel de experiencia y realización diría que se convertiría en un auxiliar ideal? ¿O qué tal, qué es lo que vuelve a alguien el mejor administrador para ti?”

¿El mejor administrador?

Olvídate de ser el mejor, Jiang Zheng tenía ganas de llorar. Fuera del cuerpo al servicio de los 108 duques, Jiang Zheng sería enormemente feliz si no ocupa el último lugar.

“¿Por qué la cara larga? Dime lo que estás pensando” alentó Jiang Chen.

Jiang Zheng hizo una pausa, tragó saliva y se armó de valor. “¿De verdad quiere que lo diga?”

“Habla. Serás recompensado si hablas.”

Después de haber sido recompensado con demasiados cheques rechazados anteriormente, Jiang Zheng no se atrevía a realizar cualquier acción por el pensamiento de una recompensa. En realidad Jiang Chen repartió premios muy a menudo, pero aún mas a menudo solía hacer como te presto mil de plata un segundo, e inmediatamente préstame dosmil de plata.

Sin embargo, la mención de los mejores, los más admirados y encargados ideales causó que los pensamientos de Jiang Zheng se aceleraran.

Francamente, a pesar de que los seguidores de los nobles y poderosos no eran ellos mismos nobles o de gran poder, aún tenían sueños y aspiraciones profesionales.

Algunos incluso habían escrito en quintilla…

Jiang Zheng sacó coraje de quien sabe donde al ver la expresión seria de Jiang Chen y dijo: “Joven duque, algunas rimas son muy populares en la capital. Describen personas en puestos de trabajo como el mío.”

“¿Oh? Cuéntamelo.” Jiang Chen sintió curiosidad.

“La quintilla dice así:

Delicias de la tierra y el mar, vestidos con trajes finos y montando caballos bien cuidados, una casa y las tierras circundantes, casa llena de oro y plata.

Conversando con los poderosos, haciéndose amigo de los nobles, esposas que coexisten en armonía, cariñoso con los hijos y nietos.

Habituales en la grúa de otoño, financiados por el jardín del regreso de la primavera, prostituyéndose con duques y príncipes, bebiendo en la misma mesa con los funcionarios estimados…”

Jiang Chen aplaudió y rio a carcajadas en cuanto Jiang Zheng recitó las cuatro estrofas de una sola vez. “No esta mal, no está mal. Bastante interesante. Jardín de la Primavera que Retorna, debe ser una tierra de tentación.”

Jiang Zheng se unió a su amo en la risa, pero estaba secretamente lleno de desprecio. ¡No es como si no halla ido a ese tipo de lugares, deje de actuar inocente!.

“Jiang Zheng, te he observado durante un periodo de tiempo y tengo confianza en tus habilidades, ahora, si puede completar esta misión, y no toma mucho tiempo, voy a cumplir los sueños de riqueza y honor que ha tenido durante este tiempo. ¡En ese momento seguramente sentirá que es el más exitoso administrador, el mas exitoso!”

“¿Misión? ¿Qué misión?” Jiang Zheng dio tuvo una pista. Su primer pensamiento fue que tenía que estar en guardia ya que este joven maestro tenía algo bajo la manga de nuevo.

“¿Porque preguntas? La lista en la mano, por supuesto. Cuídela muy bien, es un tesoro que el dinero no puede comprar. Llévalo al Salón de Curación y pide hablar con la persona a cargo.”

“¿Qué quiero yo con la persona a cargo? Puedo preguntar a cualquier persona en el Salón para que me proporcione estos ingredientes. La persona a cargo del salón de curación es un tipo arrogante, que mira a todos desde arriba… no es fácil conseguir una reunión con él.” Jiang Zheng gruñó en voz baja, amortiguada.

“Jeje, simplemente haz lo que digo. Si la persona a cargo no te ve, solo diles que seguramente va a lamentarlo más tarde. Incluso si se aferran a tus piernas y piden en el futuro, sólo sentirán el sabor de la amargura y el pesar.”

Jiang Zheng casi quería sentir la frente del joven duque. Acaso estaba ardiendo en fiebre y causaba idiotez debido a sus azotes? Acaso estaba hablando dormido?

Jiang Zheng estaba muy familiarizado con la forma y lo alto que eran los requisitos mínimos, así como lo arrogante que era el salón de la curación. Recordaba cada vez que iba a obtener medicina para su amo. Las personas simplemente no tienen tiempo que perder en la charla ociosa.

“Jiang Zheng, debe estar maldiciendo interiormente mi nombre, pensando que estoy hablando sin sentido. Debe pensar que te envío a una misión inútil por decirle que busque los ingredientes de la medicina sin darle la plata para hacerlo. Déjeme decirle algo, la lista que tiene en sus manos no es una lista ordinaria. Es una receta de una píldora que se ha perdido desde tiempos antiguos. Incluso diez millones de plata no sería suficiente para comprar esta receta en una casa de subastas.”

“¿Receta de una píldora?” La cara de Jiang Zheng se transformó en una sonrisa mas fea que el llanto. “Joven duque, por favor no se ría a costa de su humilde servidor. Desde cuando nuestra familia Jiang posee la receta de una píldora antigua? ¿siente que su humilde servidor aún no ha llegado a su límite emocional y desea que aprenda lo que se siente estar acorralado?”

Jiang Zheng rio hasta que sus ojos se tornaron de color rojo. Realmente estaba a punto de llorar.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Un comentario sobre “Sovereign of the Three Realms – Capítulo 6”

Deja un comentario