Ancient Godly Monarch

Ancient Godly Monarch – Capítulo 541

Serie: Ancient Godly Monarch.
Sexta recopilación: Capítulos del 501 al 600.
Capítulo 541: Humillación absoluta.
Autor: Jing Wu Hen (净无痕).
Traducción al español: Leedks (NochNovels).


Capítulo 541: Humillación absoluta

En este momento, las palabras de Ye Lingshuang retumbaron en todo el espacio, transmitido dentro de la Mansión Rey Qi, la importancia de sus palabras hizo que todos en la Mansión Rey Qi se estremezcan.

¿El Emperador Ren en realidad emitió un decreto para la captura de Ye Kongfan? No solo eso, si se resisten, serían tratados como traidores que intentan rebelarse.

“¿Se ha vuelto loco el Emperador Ren y desea jugar todo en una apuesta de último momento forzando al Rey Qi a rebelarse?” Una noción apareció en las cabezas de aquellos de la Mansión Rey Qi. Solo esta explicación podría aclarar la acción actual de Ye Lingshuang. Si no, con el Emperador Ren sobreviviendo en su último aliento y además del hecho de que más de la mitad de la autoridad real de los otros reyes y duques ya estaba bajo el control del Rey Qi, el Emperador Ren nunca se atrevería a emitir tal orden.

Al pensar en eso, los rostros de aquellos de la Mansión Rey Qi cambiaron. Sus corazones estaban llenos de temor cuando recordaron cuán poderoso era el Emperador Ren. Si él exhala su último aliento, el daño que podría causar sería abrumador. No pudieron evitar ser cautelosos.

La expresión de Ye Kongfan también se volvió increíblemente desagradable. Inicialmente estaba aquí esperando que los miembros de la Secta Espada de Batalla ingresaran para tener una razón para matarlos a todos. Sin embargo, no esperaba que el Emperador Ren realmente decretara que sería capturado para ser interrogado, usando esto como un pretexto para enviar a sus tropas. En ese caso, la Mansión Rey Qi fue instantáneamente lanzada a la posición más débil.

A medida que el sonido de Ye Lingshuang se desvaneció, ya se ha unido completamente con los de la Secta Espada de Batalla. Detrás había expertos de los dos campamentos del ejército, todos ellos exudaban una increíble intención de batalla y estaban listos para luchar en cualquier momento. Estos dos campamentos fueron nada menos que el Campamento Tiangang Flecha Divina y el Campamento Tiangang Hierro Sangriento.

Qin Wentian se paró encima del Ave Bermellón, mirando a Ye Lingshuang mientras una expresión oculta de preocupación pasó por su rostro. En este momento, las heridas del Emperador Ren aún no se han recuperado por completo. Tal maniobra arriesgada para expulsar a los traidores podría de hecho ser desventajosa para el Emperador Ren.

Sin embargo, no había necesidad de que pensara demasiado en las cosas. Desde que el Emperador Ren dio tal orden, definitivamente ya tomó una decisión en su corazón.

El grupo de ellos se precipitó en la Mansión Rey Qi. Hubo muchos expertos que trataron de bloquearlos, pero mientras Ye Lingshuang agitaba sus manos, los expertos del Campamento Tiangang Flecha Divina dispararon al instante, haciendo que rayos de luz resplandecientes engullan este espacio mientras el sonido aterrador de la muerte resonaba en el aire.

“¿Cómo se atreven a bloquearnos? Todos estos son traidores No muestren piedad”. Ye Lingshuang ordenó fríamente. Mataron un camino directo a la Mansión, solo para ver a los expertos de la Mansión Rey Qi irrumpiendo con sus auras. Como ya sabían que el Rey Qi ya controlaba más de la mitad de la aristocracia, ¿cómo podían permitir que las fuerzas del Emperador Ren invadieran la Mansión Rey Qi como querían? ¿No era esto simplemente una ridícula humillación?

“¡MATAR!” Ye Lingshuang al ver a estas personas bloqueándolos, ordenó al instante. Decenas de flechas penetraron en el aire cubriendo los Cielos con cientos y miles de flechas. Salieron disparadas juntas en sincronización, se asemejaban a una red de flechas que buscaba cubrir todo en este mundo, bloqueando y sellando todas las posiciones de retirada.

“Swish, swish, swish…” Los sonidos crujientes de flecha volando por el aire sonaron sin cesar. La sangre salpicaba en todas partes donde pasaban las flechas, causando un gran temor al corazón de quienes venían de la Mansión Rey Qi. La fuerza de estos Arqueros Divinos es extremadamente aterradora, su poder explosivo instantáneo parecía ilimitado capaz de romper todo. Básicamente no hubo sobrevivientes en el área donde aterrizaron sus flechas.

“¡IMPRUDENTE!” Resonó una voz estruendosa. Una figura envejecida apareció desde la Mansión Rey Qi. Se elevó hacia los Cielos mientras rugía, causando una atronadora energía invisible que sacudía el Qi y la sangre de los que estaban cerca.

“¿Ustedes se atrevieron a irrumpir en nuestra Mansión Rey Qi?” Apareció otra figura envejecida. Este hombre estaba vestido con lujosas túnicas y exudaba un aura todopoderosa e imponente. Estos dos no eran más que expertos de la generación mayor que siguió al Rey Qi, sus estatus eran extremadamente altos bajo su mando.

Sin embargo, en este momento, otras auras más tiránicas explotaron hacia afuera. Los Cielos cambiaron de color a medida que descendía la luz de las estrellas. Estas poderosas personas estaban parados en medio de las estrellas, directamente sobre la Mansión Rey Qi.

Uno de ellos era en realidad Shi Xuan. En este momento irradiaba frialdad total, y estaba mirando a los expertos de la generación mayor bajo el Rey Qi. Luego dijo con frialdad: “Por orden del Emperador Ren, estamos aquí hoy para capturar a Ye Kongfan. Esto no tiene nada que ver con la Mansión Rey Qi. Si los viejos quieren proteger a Ye Kongfan, esto significa que ustedes ignoran las órdenes imperiales y serán tildados de traidores. No me culpen por ser descortés entonces”.

“¿Cómo te atreves a hablarme de esta manera?”. Un anciano inclinó la cabeza, mirando a Shi Xuan en el aire, mientras su semblante se volvió incomparablemente frío.

“Masacren a todos los que desobedecen los decretos del Emperador Ren. Aunque creo que la Mansión Rey Qi no tiene traidores”. Shi Xuan se rió fríamente, su aura era fría y tiránica.

Desde lejos, hubo oleadas de expertos que aceleraron hacia la Mansión Rey Qi implacablemente. Era obvio que todas estas personas avanzaron aquí después de escuchar la orden del Emperador Ren. Y entre estos, había incluso un gran número de reyes y duques presentes.

“¿Se ha vuelto loco el Emperador Ren? ¿En verdad emitió un comando para asaltar la Mansión Rey Qi? “Un miembro de la aristocracia rugió con ira. Tan grande era el poder de su rugido que incluso la Constelación en el aire temblaba.

El semblante de Shi Xuan se mantuvo sin cambios. Su percepción se extendió cuando descubrió que estos expertos recién llegados ya habían rodeado a sus fuerzas. Sin embargo, todavía no hicieron un movimiento, todos estaban esperando una orden del Rey Qi. En el momento en que sonara el comando, matarían a las fuerzas de Shi Xuan antes de dirigir a sus tropas e irrumpieron en el Palacio Real, apoderándose del trono.

Una escena tan impresionante también fue algo que Qin Wentian no imaginó. Ye Kongfan usó palabras de humillación y ensució la reputación de Mo Qingcheng. Esta persona era alguien a quien Qin Wentian definitivamente tenía que matar. Sin embargo, aunque los miembros de la Secta Espada de Batalla asaltaron la Mansión Rey Qi, naturalmente no esperaban poder matar a Ye Kongfan dentro de su propio territorio. Esto era algo imposible, pero no esperaban que el Emperador Ren diera tal orden, cambiando completamente la situación, y viendo claramente quiénes eran los que estaban del lado del Rey Qi.

Ye Lingshuang dirigió a los expertos de los dos campamentos del ejército y continuó su matanza. A pesar de que más y más guardias de la Mansión Rey Qi llegaron y se defendieron, las potencias del Reino Tianxiang aún se rehusaban a participar. El Rey Qi todavía tenía que dar la orden.

Si los Ascendentes hacían un movimiento y atacaban a Ye Lingshuang y sus tropas, esta batalla aquí se elevaría instantáneamente, forzando la situación de ambos bandos al final del juego.

Ye Kongfan y los otros de la Secta Trueno Violeta se quedaron en el aire, mirando a Qin Wentian y al resto que estaban matando a su paso. Sus ojos estaban llenos de frialdad, sus intenciones de matar se elevaban por los Cielos. Inicialmente, habían planeado una trampa perfecta para que Qin Wentian interviniera, pero no esperaban la interferencia del Emperador Ren, que causó que su Mansión Rey Qi sufriera pérdidas tan graves.

“Ye Kongfan, ¿reconoces tus crímenes?” Ye Lingshuang lo miró mientras preguntaba fríamente.

“Que broma. ¿Qué crimen he cometido?” El rostro de Ye Kongfan se volvió siniestro, mientras la intención asesina titilaba intensamente en sus ojos.

“Como alguien del Clan Real, y como miembro de la Secta Trueno Violeta, en realidad eres tan despreciable. Difundiendo rumores sobre la pureza de la Santa Doncella, empañando su reputación y conspirando para destruir la Mansión Dongshan, utilizándolos para intentar matar a mi hermano adoptivo Qin Wentian. Un hombre tan despreciable como tú no es apto para ser nombrado genio de la Secta Trueno Violeta. El prestigio de nuestro Clan Real ha sido completamente desechado por ti ¿y aun así te atreviste a decir que no sabías qué crimen cometiste?” La voz de Ye Lingshuang se volvió cada vez más gélida, cada una de sus palabras perforando las orejas, causando que Ye Kongfan no quiera nada más que matarla ahora mismo en este instante.

“¿Se acumulan crímenes en mi nombre y siguen diciendo que soy el despreciable? Como se considera que la Princesa me calumnia, no tengo nada más que decir”. Ye Kongfan directamente negó, él naturalmente no admitiría que él era el cerebro detrás de toda esta escena.

“¿Ah, entonces es así? En ese caso, permita que lo capturen para ayudar en nuestras investigaciones. Si este asunto realmente no tiene nada que ver contigo, me inclinaré ante ti y me disculparé personalmente. Mi Padre Real también lo haría”. Ye Lingshuang declaró mientras su grupo continuaba adelante.

“Extremadamente ridículo. Desde que yo, Ye Kongfan nunca he hecho esto. ¿Por qué tengo que volver contigo?” Ye Kongfan respondió fríamente. Sin embargo, a Ye Lingshuang y sus tropas no pareció importarles y justo cuando estaban a punto de precipitarse, algunas figuras aparecieron abruptamente frente a ellos, sus auras crepitaban con relámpagos y emanaban un poder increíble.

“Como Mayores son gente de la Secta Trueno Violeta, no deberían interferir en asuntos de mi Clan Real”. Ye Lingshuang miró a los Ascendentes de la Secta Trueno Violeta.

“El Emperador Ren usa números para intimidar a otros e incluso quiere identificar un crimen injustamente a un discípulo de mi Secta Trueno Violeta. Dime, ¿cómo no puedo interferir?” El viejo rió fríamente mientras su aura se intensificaba aún más. Una Constelación de atributo Rayo apareció en el aire cuando relámpagos violáceos iluminaron los Cielos.

“No es de extrañar que el Rey Qi no apareciera, así que resulta que los miembros de la Secta Trueno Violeta están cerca”. Los ojos oscuros de Duan Han brillaron, luego miró a Qin Wentian y declaró: “Junior hermano Qin, ¿cómo propones que debemos resolver este asunto?”

Las miradas de todos se volvieron hacia Qin Wentian. Sin embargo, solo vieron a Qin Wentian mirando fijamente a Ye Kongfan, sus ojos nunca lo dejaron mientras una mirada clara de desdén parpadeaba en su interior.

“Ye Kongfan, como un genio de la Secta Trueno Violeta, ¿ni siquiera te atreves a admitir lo que has hecho? Qué lamentable”. El tono de Qin Wentian era sin emociones, sus ojos brillaban con desdén. Los puños de Ye Kongfan estaban fuertemente apretados, su abrumadora intención de matar se irradiaba. No quería nada más que matar a Qin Wentian.

“He oído que tú, Ye Kongfan, posees la Línea Sanguínea Calamidad de Relámpagos junto con un físico Relámpago Celestial. Eres tan apto para el Elemento Rayo que sin esfuerzo te convertiste en un Elegido del Cielo de la Secta Trueno Violeta”. Qin Wentian miró hacia adelante mientras continuaba, “El campo de batalla situado en el Clan Real fue construido con el propósito de dejar que los descendientes reales practiquen sus habilidades e intercambiar punteros allí. Por la presente te desafío a ti, Ye Kongfan. ¿Te atreves a luchar contra mí en ese escenario?”

Los ojos de Ye Kongfan se estrecharon cuando destellos de frialdad se reflejaron en su interior.

¿Cómo podría él no saber de la Arena Real de batalla? Este campo de batalla permitió a los Cultivadores Marciales Estelares suprimir sus bases de cultivo, lo que les permitió luchar en las mismas condiciones. Esta fue una verdadera prueba para determinar la destreza de combate de ambas partes. Debido a que había una diferencia en la edad de los descendientes reales, había naturalmente fuertes y débiles en términos de sus bases de cultivo. Este campo de batalla fue construido únicamente para probar el potencial de uno así como su destreza de combate. ¿Quién habría pensado que Qin Wentian realmente sabía de esto y le lanzó un desafío, Ye Kongfan?

Sin embargo, Ye Kongfan había presenciado personalmente la proeza de combate de Qin Wentian ese día. Su destreza en el combate era tan fuerte que incluso podía matar a los Soberanos Tiangang de 6to nivel. En este momento, Ye Kongfan realmente sintió una pizca de miedo en su corazón cuando miró a los ojos de Qin Wentian. Él no se atrevió a aceptar el desafío.

“¿No te atreves?” Qin Wentian resopló con frialdad, sus labios se curvaron en una sonrisa de burla. “¿El genio de la Secta Trueno Violeta? ¿El Príncipe Heredero de la Mansión Rey Qi? Nada más que un cobarde”.

Cuando el sonido de su voz se desvaneció, un sonido estruendoso salió disparado. El aura de Ye Kongfan brotó, y justo cuando estaba a punto de aceptar el desafío, el Anciano de la Secta Trueno Violeta intervino: “Ridículo, es natural que haya una diferenciación entre fuertes y débiles en las bases de cultivo de los Cultivadores Marciales Estelares. ¿Quién restringiría sus bases de cultivo en una pelea real?”

Los ojos de Qin Wentian se clavaron en el Anciano mientras respondía fríamente, “Yo Qin, acabo de unirme a la Secta Espada de Batalla. Aunque los rumores decían que la Secta Trueno Violeta comparte la misma clasificación que la Secta Espada de Batalla, en aquel entonces en el evento de reclutamiento de discípulos en Ciudad Rey Xuan, descubrí que tus miembros eran tan débiles que ni siquiera podían enfrentarse a un solo golpe. No son más que un montón de basura. Pero, por supuesto, siempre existía la posibilidad de que los miembros que conocí fueran los personajes más débiles de su estimada secta, pero como todos estamos aquí ahora, me pregunto ¿si hay algún Soberano Tiangang de la Secta Trueno Violeta presente que se atreva a luchar contra mí? Si no hay ninguno, ¿por qué el Mayor no señala algunos? Aceptaré todos los desafíos”.

Cuando esta frase de Qin Wentian sonó, su desafío ya no fue para Ye Kongfan solo, sino que se extendió a toda la Secta Trueno Violeta, humillándolos a todos dentro.

Los expertos de la Secta Trueno Violeta se volvieron locos de furia cuando escucharon sus palabras. Rayos de relámpagos surgieron de los Cielos, golpeando el suelo justo en frente de Qin Wentian, sutilmente advirtiéndole que vigilara sus palabras.

“No hay necesidad de que los Mayores me amenacen así. No soy nadie de la Secta Espada de Batalla. Esperaré en el Palacio Real durante un mes. En este mes, les transmitiré la noticia de que estoy dispuesto a aceptar todos los desafíos de cualquier Soberano Tiangang de la Secta Trueno Violeta, incluido Ye Kongfan. Pero, por supuesto, si después de un mes Ye Kongfan todavía no tiene el coraje de luchar, no hay necesidad de que diga algo más. La gente de la Región Sagrada Real naturalmente entenderá el hazmerreír que son los miembros de la Secta Trueno Violeta”.

La burla y el desprecio en los ojos de Qin Wentian se hicieron aún más pronunciados. Después de eso, se volvió mientras hablaba: “Los expertos de la Mansión Rey Qi son demasiado numerosos, yo Qin no tengo la fuerza suficiente para matarte, el despreciable cobarde Ye Kongfan. Si tienes valor, te encontraré en el campo de batalla real dentro de un mes. Si eres realmente inútil, no diré nada y para entonces, si aún no viene nadie de la Secta Trueno Violeta, te proclamaré directamente mi desafío. Para entonces, pelearé contigo justo y limpio, no tengo necesidad de que reprimas tu base de cultivo”.

Cuando el sonido de su voz se desvaneció, Qin Wentian se alejó. Las heridas que sufrió el Emperador Ren aún no se han recuperado, la razón por la que humilló a la Secta Trueno Violeta y Ye Kongfan, además de presentar un desafío un mes después fue precisamente porque no deseaba que el Emperador Ren librara una guerra con el Rey Qi ahora. ¡Después de un mes, después de que las heridas del Emperador Ren se hayan recuperado por completo, ese día será la fecha de la muerte del Rey Qi!

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario