Overlord Volumen 12

Overlord – Volumen 12: Capítulo 3 (Parte 2)

Serie: Overlord.
Volumen 12: El paladín del Reino Sagrado.
Capítulo 3: Comienza el contraataque (Parte 2).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Asbeltrion (Overlord Novela Ligera).
Corrección: Sin corregir (cuando Erb lo corrija sustituiré esta traducción por la versión corregida).


Capítulo 3: Comienza el contraataque

Parte 2

Un grupo de personas forjó durante la noche hacia un campo de prisioneros.

Habían decidido adoptar la sugerencia del Rey Hechicero de atacar el campo de prisioneros por la orilla que estaba lo más lejos posible de su base. Sería más fácil ocultar sus huellas por el mar, y dada la distancia, podrían comprar algo de tiempo antes de que el enemigo verificara la ubicación del Ejército de Liberación después del ataque.

Sin embargo, hubo un problema.

Si estaba demasiado lejos, las posibilidades de ser descubierto por los exploradores enemigos era muy alta.

Por lo tanto, decidieron atacar el campo de prisioneros más lejos dentro de su rango de viaje.

Neia hizo una pregunta al Rey Hechicero, que montaba un caballo a su lado.

—Su Majestad, haremos nuestro acercamiento a caballo hasta llegar al pueblo. ¿Están todos los preparativos completos?

—Ah, pero por supuesto. Sin embargo … no oí mucho sobre los detalles de la operación. ¿Qué táctica usarán? Lo espero con ansia.

—¿Lo espera con ansias?

—Kuku, podré ver algunas de las tácticas del Reino Ssagrado en el trabajo. ¿Qué habilidades usarán para derribar las puertas? ¿O volarán sobre las paredes y se infiltrarán desde el aire? Dudo que sean tan poco dispuestos a dejarme ver eso… La idea de que puedan tener una habilidad que no he encontrado me excita.

El Rey Hechicero seguramente estará decepcionado, pensó Neia con inquietud.

La táctica básica de asedio del Reino Sagrado fue lanzar un ataque de dos filas con ángeles del aire y la infantería desde el suelo. Probablemente harían lo mismo esta vez. O más bien, no tenían la mano de obra para hacer otra cosa.

Neia miró a Remedios.

Prácticamente todo el poder de combate del Ejército de Liberación estaba avanzando.

La capitana levantó su lanza, de la cual la bandera del Reino Ssagrado ondeaba al viento.

—¡Vamos!

—¡Ohhh!

La capitana espoleó su caballo, que empezó a moverse, y los paladines la siguieron. Todavía estaban a cierta distancia del pueblo, por lo que no podían ir a un galope completo, sino a un trote.

—Los paladines llevan troncos recién cortados; ¿Son carneros?

—Sí. Nuestro Ejército de Liberación sólo tiene paladines y sacerdotes. Nadie es experto en abrir puertas u otras habilidades de infiltración. Por lo tanto, todo lo que podemos hacer es montar un asalto frontal. Nuestro capitán es una espadachín experta, pero para romper puertas, herramientas como esa sería más rápido.

—¿Así que no están usando magia, pero buscan romperla físicamente con un ariete? ¿No van a usar escaleras o similares? ¿Puede la magia de los paladines llevarlos sobre las paredes?

Hubo varios tipos de hechizos: arcanos, divinos, espirituales y otros, y la magia que usaron los paladines cayó en la categoría “otro”, y suelen lanzar hechizos en forma de bendiciones. Los caballeros oscuros, que eran paladines caídos, también usaban hechizos de bendición.

Por lo que Neia había visto y oído, no había hechizos que les permitieran hacer escaleras.

—Me disculpo, pero nunca he oído hablar de esa magia antes.

—Tampoco yo. Aunque, hay algunos hechizos de paladín que les permiten volar, aunque son de muy alto nivel.

—Es eso así. Incluso sabes sobre hechizos de paladín …

Verdaderamente, él era el Rey Hechicero. Estaba bien informado incluso sobre hechizos que no podía lanzar.

—Eso es porque el enemigo podría usarlos. Tomó mucho esfuerzo memorizar cada hechizo que había. Como no tenía talento, tuve que compensarlo con mucho trabajo. Cuanto más sabes, más cerca estás de la victoria, aunque eso fue lo que un amigo me dijo, hm.

No podía creer lo que decía sobre no tener talento. Sin embargo, ella tenía una prioridad más alta que eso.

—Su Majestad, si tiene alguna estrategia que recomendar, yo la transmitiré a nuestro Capitán.

Era muy probable que alguien tan capaz como el Rey Hechicero ya hubiera logrado un plan más efectivo que el que tenía el Ejército de Liberación. Por eso estaba actuando así.

—¿Eh? No, no debería. Ah, bueno… sobre eso. Liberar este campo de prisioneros no es mi trabajo, sino el tuyo. Atacar estos campos de prisioneros es el primer paso para encontrar una mejor manera de hacer las cosas. Ellos necesitan darse cuenta de que ellos mismos, por lo que debe hacerse de esta manera.

El Rey Hechicero tenía razón. O más bien, todo lo que dijo estaba bien.

Sin embargo, sólo por hoy, Neia quería tomar prestada la fuerza del Rey Hechicero. Eso se debió a que su guerra se libró para salvar a las masas que sufrían, y ella quería elegir un camino más rápido y que pudiera salvar a más personas.

—Estoy totalmente de acuerdo en que lo que dijo Su Majestad es correcto. Sin embargo, te ruego que todavía nos prestas una mano.

Inmediatamente supo que estaba siendo muy grosera. Sin embargo, Neia todavía inclinaba la cabeza y rogaba al Rey Hechicero de todos modos,

El Rey Hechicero miró hacia adelante por un tiempo antes de hablar de nuevo.

—Umu … Neia Baraja. No me hagas repetir tantas veces. El fracaso es la madre del éxito. Las consecuencias de no confiar en mí y en lugar de pensar por sí mismo, incluso si deben terminar siendo fracaso, no debe ser temido, sino abrazado. Esto se debe a que son los fracasos necesarios para el éxito.

Las palabras del Sorcerer King apuñalaron el corazón de Neia. No podía seguir pidiendo al Rey Hechicero que lo ayudara. El Rey Hechicero estaba diciendo que las consecuencias de planear la recuperación de su nación eran un sacrificio necesario.

De hecho, fue como dijo Su Majestad.

Pero con el poder del Rey Hechicero, podrían salvar más vidas.

¿Sacrificarlos por el bien de la independencia sería justicia?

¿Qué era la justicia, de todos modos?

¿Era salvar más vidas justicia? O…

Sus pensamientos cayeron en un círculo vicioso, y no pudo encontrar una respuesta.

—Ahora bien, esperemos sus habilidades.

En este momento, Neia estaba simplemente orando para que los muchos sacrificios que harían no se desperdiciarían.

El grupo avanzó hacia el campo de prisioneros en línea recta.

La tierra antes de la aldea estaba inclinada, pero había torres de vigilancia. Si se acercaban desde el frente, sin duda serían vistos. Sin embargo, también era un hecho que esta era la única manera que podían atacar.

Pronto, vieron el pueblo.

Parecía haber centinelas en la atalaya por encima de la puerta. Golpearon las alarmas y una conmoción surgió de dentro del pueblo.

Neia entrecerró los ojos y miró la atalaya.

Los demihumans allí parecían cabras bípedas, llevando camisas de cadena y llevando grandes lanzas.

Si Neia los recordaba correctamente, esos demihumans eran conocidos como Bafolk.

Eran una especie demihuman que vivía en regiones montañosas, y sus piernas eran tan capaces como una cabra de montaña, haciéndolos los guerreros temibles que podrían escalar incluso el bulto más leve o la depresión. Además, su piel se enredaba en las espadas cortantes y en constante desbaratamiento de sus bordes, así que después de matar a uno, era importante despejar la piel de la hoja, o lo que su padre le había enseñado.

Las lanzas del Bafolk eran lo suficientemente largas como para apuñalar a la gente que pasaba por debajo de arriba.

Pensó que aquello sería problemático si reforzaban inmediatamente su defensa. Sin embargo, no parecían tan bien perforados, corriendo salvajemente, lo que les dio a su lado bastante tiempo.

Los sacerdotes desmontaron e inmediatamente convocaron ángeles.

Los paladines también desmontaron y levantaron sus escudos. Esto fue probablemente para proteger a la gente que portaba a los arietes de los ataques.

Sin embargo, no todos los paladines eran así. Alrededor de unas diez personas permanecieron montadas y empezaron a dar vueltas alrededor del pueblo.

—Baraja-san, confío en dispersar algunas tropas alrededor de la zona para impedir que cualquier demihumans escape con la inteligencia sobre esta batalla? Si alguien se escapa, entonces, incluso si ganas la batalla, será una pérdida a largo plazo.

—Eso, eso es todo! ¡Es como usted dice!

Había visto con tanta facilidad la táctica de los paladines. Lo único que Neia podía decir de él era que era increíble.

Sin embargo, eso planteó una pregunta. ¿De dónde había aprendido el Rey Hechicero tales tácticas?

Un ser con la piel dura como la de un demihumano no usaría armadura encima de ella. Con garras afiladas, uno no necesitaría espadas. Los seres humanos llevaban armadura y espadas debido a sus cuerpos frágiles.

Si no había necesidad de confiar en el ingenio, entonces las tácticas serían naturalmente innecesarias también. ¿Por qué el abrumadormente poderoso Rey Hechicero conocía las tácticas de asedio?

—Su Majestad, ¿de dónde consiguió ese conocimiento?

—Hm Por conocimiento que quiere decir… ¡ah! ¿Mis predicciones ahora mismo? Umu. Esas tácticas vinieron de la influencia larga de uno de los amigos que mencioné antes. Después de eso, los probé en combate yo mismo. Bueno, hay muchos, pero no esperaba que los pusieran en práctica aquí.

—Puesto que era amigo de Su Majestad, seguramente también debía de ser muy fuerte?

—Oh si. Bueno, su fuerza no estaba en cuerpo a cuerpo o magia, sino en otro campo. En ese sentido, todavía no he alcanzado su nivel de fuerza.

Huhu, el Rey Hechicero rió alegremente. Era el tipo de risa que uno tenía cuando recordaba el pasado.

En este momento, parecía como un ser humano.

¿Podría ser que el rey hechicero fue una vez humano…?

Tal vez se había transformado en un no-muerto, pero eso sería una cuestión desconcertante. Eso no debería haber sido posible. Para el conocimiento de Neia, los no-muertos no eran cosas naturales. sin embargo

El mundo es grande, después de todo.

El viaje de Neia con la delegación de embajadores le había hecho comprender cuán pequeño era el mundo que una vez conoció.

Al otro lado del océano, más allá de la montaña y en las profundidades de los bosques, debía haber algo ahí fuera. Los sabios que podrían burlarse de los problemas de Neia y decirle que las respuestas deberían estar ahí fuera también.

—¿Qué estás pensando?

—Ah, mis, mis disculpas.

No, no te estoy culpando. Estaba un poco preocupado cuando te vi espaciando a caballo … la batalla está a punto de comenzar, y entiendo si estás inquieta.

—Mu, muchas gracias Su Majestad.

Justo entonces, Remedios plantó su estandarte en el suelo y sacó su espada sagrada.

—¡Todo el mundo! ¡La primera batalla para salvar esta tierra de Jaldabaoth está por comenzar! ¡La justicia triunfará!

Hubo una acalorada respuesta de “¡La justicia triunfará!” Al grito de Remedios. Una vez que se reunieron, comenzaron su carga.

—Así que ha comenzado. Baraja-san, ¿no sería mejor moverte si quieres pelear?

—No, tengo el deber de ser la escudera de Su Majestad. Abandonando a Su Majestad para luchar…

—Es algo que no puedo hacer. Neia sacudió su cabeza.

—Hm, mm, es así. Entonces, entonces hablemos de otra cosa … No has prestado esa arma a nadie más, ¿verdad?

—¡Ni una sola vez! ¡Esta es un arma que tomé prestada de Su Majestad! ¡No me atrevería a permitir que nadie más que yo lo tocara!

—Ah… ¿en serio? Umu, supongo. Gracias.

Su voz sonaba un poco deprimida, pero no había forma de adivinar sus intenciones.

¿He hecho algo para ofender a Su Majestad?… No estoy muy segura de lo que está pasando, pero tal vez debería disculparme?

Mientras Neia estaba revolviendo, el Rey Hechicero cambió el tema.

—Ah, esta es una rar oportunidad. Miré alrededor de nuestro entorno, pero no descubrí ningún demihumano que se ocultara con magia de la invisibilidad. Tal vez deberíamos avanzar un poco para observar las condiciones del campo de batalla. Dudo que haya problemas para dejar a los sacerdotes aquí… ¿Qué te parece?

—Entendido.

Sería muy irrespetuoso decirle al Rey Hechicero, quien poseía una fuerza incomparable que superaba con creces la suya propia, que moverse al frente sería peligroso.

Mientras el sonido de las campanas resonaba por el campo de prisioneros, ella se quedó cerca del Rey Hechicero mientras se movía. Y así, la batalla comenzó en estas condiciones.

Los ángeles atacaron las torres de vigilancia en la parte superior de la puerta, y los Bafolk allí los encontró con sus lanzas.

Las torres del arqueros lanzaron flechas. No apuntaban a los ángeles, sino a Remedios mientras ella lideraba la carga. Era natural que apuntaran a ella, dado que ella no llevaba un escudo y no había ninguna posibilidad de fuego amigo.

Sin embargo, su fuerza estaba muy lejos de la de los demás.

Ella fácilmente cortó todas las flechas que que se dirigían hacia ella, manteniendo su velocidad mientras corría.

Como para contraatacar, varios ángeles se precipitaron hacia la torre de arqueros. Poco después, tres cadáveres Bafolk cayeron de la torre.

Fue entonces cuando los paladines llegaron a la puerta y empezaron a golpearla con el ariete.

Las puertas de troncos comenzaron a temblar, y se oyó un débil sonido de grietas por dentro, junto con los gritos de los paladines que decían: ¡Una vez más!

La puerta tembló de nuevo, con más violencia que antes.

Y entonces el ariete volvió a golpear.

Uno de los troncos que componían la puerta estaba fuertemente doblado y podían oír los gritos de triunfo de los paladines incluso desde aquí. Si bien no era lo suficientemente grande como para permitir que la gente pase, deberían ser capases de romper la puerta completamente después de varios intentos más.

Varios ángeles pasaron por delante de la puerta. Neia no podía ver lo que estaban haciendo desde aquí, pero probablemente estaban tratando de contener a los defensores Bafolk.

¡Todos vosotros, atrás!」

Todos los ojos se dirigieron a la fuente del gran grito.

Vino de una torre de vigilancia por encima de la puerta. Los ángeles deberían haber tomado ese lugar. Sin embargo, un solo Bafolk apareció allí. Sin embargo, el problema estaba en lo que el Bafolk llevaba.

—¡Atrás! El Bafolk gritó de nuevo.

El Bafolk tenía una niña de unos seis o siete años, y tenía una cuchilla afilada en su garganta.

—Si no retrocedéis, mataré a esta humana!

La niña estaba vestida con ropa sucia, su rostro también sucio, y su cuerpo temblaba de lado a lado. ¿Seguía viva? No podían detectar signos de vida de ella. Parecía hablar del estado de todos dentro del campamento.

—¡Eres despreciable! Gritó uno de los paladines.

—Daos prisa y retiraros! ¡Mirad!

Hubo una conmoción entre los paladines. ¿Qué ha pasado? Incluso Neia no podía ver lo que estaba sucediendo en este rango y por la noche. Sin embargo, fue diferente para el rey hechicero.

La garganta de la niña parece estar sangrando.

—¿¡Podría ser…!?

Fue sólo un corte; ella no está muerta todavía. De lo contrario, su valor como rehén…

—…¡Todos, retrocedan!

Los paladines obedecieron la orden de Remedios y retrocedieron.

Aunque los sacerdotes de la retaguardia tenían dificultades para comprender la situación, todavía entendían lo que estaba pasando y retiraron a los ángeles. Al mismo tiempo, los sacerdotes corrieron hacia Neia y el Rey Hechicero. Probablemente se habían acercado para ver qué pasaba.

—¡No es suficiente! ¡Más atrás!

Después de que el Bafolk lo dijo, los paladines comenzaron a retirarse lentamente.

Podían ver a los Bafolk cambiando apresuradamente las posiciones sobre la torre de vigilancia. Cambiaron a la gente que había sido herida en la batalla anterior con los ángeles con combatientes intactos.

—Esto es malo

—Sí, muy malo.

Neia lentamente sacó el arco que le habían prestado. El Bafolk parecía estar usando a la chica como un escudo. Por lo tanto ella tenía un espacio muy pequeño en el cual apuntar. Matarlo en un solo golpe sería muy difícil.

Aun así, si ella no lo hiciera, ¿quién lo haría?

Ojalá hubiera practicado mis habilidades de arco más, Neia pensó mientras sacaba una flecha de su carcaj.

Justo en ese momento, el Rey Hechicero extendió una mano, como para bloquear su tiro.

—No quiero decir esto, pero es mejor que te detengas. Ya no hay ningún sentido.

Justo cuando estaba a punto de preguntar lo que quería decir, el Rey Hechicero se dirigió hacia donde los paladines estaban reunidos.

Hubo una discusión en torno a cómo salvar a la chica.

La magia sacerdotal podía congelar al enemigo. Mucha gente aprobó eso, pero los hechizos tenían un alcance efectivo. Aunque se propusieron muchas ideas y se mezclaron entre sí, nadie tuvo ni siquiera una solución que les permitiera acercarse lo suficiente sin que el rehén fuera asesinado.

Justo entonces, el Rey Hechicero y Neia llegaron.

—¿Cuánto tiempo vas a pasar por alto tus pulgares sobre esto? La situación se ve mal.

Después de hablar, los otros se volvieron para mirar al Rey Hechicero todos a la vez.

—Por supuesto que lo sabemos…

—Capitana… por favor cálmese. El enemigo está por allí.

—No, Capitana Remedios. No sabes nada. Dado que el enemigo sabe que los rehenes son efectivos, aprovecharán esta amenaza, y la usarán como una excu…

Como si esperara esas palabras, la cabeza de la rehén de la niña fue cortada. Podían ver su sangre roja y brillante brotar incluso desde aquí. El Bafolk arrojó el cuerpo de la niña a un lado, y el cuerpo sin vida cayó al suelo como un títere cuyas cuerdas habían sido cortadas.

Todo el mundo quedó en silencio.

Sus mentes se negaron a aceptar lo que acababa de suceder.

Remedios fue el primero en recuperar sus sentidos, y mientras gritaba, Neia se recuperó también.

—¡Bastardo! ¡Lo hiciste! ¡Incluso después de obedecer tus demandas!

El Bafolk arrastró a un muchacho delante de él esta vez. “Es por eso que tengo otra, ¿lo ves? ¡Ahora retroceded!”

—¡Escoria sinvergüenza!

—Hmph. Realmente eres una persona obstinada, ¿no? ¿Quizás lo entenderás después de que traiga otro?

El puño apretado de Remedios tembló poderosamente. Entonces, como para expresar sus sentimientos, ordenó:

—¡Todos, retrocedan!

—Además, reune a la gente en los caballos alrededor de los lados! ¡Muévelos!

Podía oír el sonido de los dientes de Remedios. Era lo suficientemente fuerte como para pensar que estaba aplastando los dientes.

—Vice-capitán. Ordénelos que se reúnan aquí.

—P-pero

Si no lo haces, el niño morirá. ¡Hazlo!

—¡Que todo el mundo se retire!

—Un mal movimiento para hacer. Usted ha demostrado al enemigo que los rehenes son eficaces y les da tanto tiempo para prepararse. Si el enemigo te desmoraliza de nuevo, ¿no causará aún más daño?

Una Remedios de cara roja miró al Rey Hechicero como si estuviera mirando al enemigo.

—Si esto continúa, su ataque sorpresa será inútil. Además, puedo oír los sonidos de algo moviéndose allí. Si establecen obstáculos, romperlos tomará más tiempo, y las cosas serán más problemáticas…

—¡Cállate!

Remedios interrumpió al Rey Hechicero.

—¿Quién tiene una idea? ¿¡Una manera de resolver esto sin que nadie muera!?

Nadie dijo nada.

Por supuesto, nadie tenía una solución tan conveniente. Por ejemplo, si alguien era bueno en la infiltración, esta situación podría no haber surgido. Sin embargo, no había nadie así alrededor.

Incluso Remedios debería haber entendido esto. Si sus instintos animales analizaban la situación de batalla y le decían que no había manera, entonces ese método no existía.

Aun así, ¿por qué se negó a admitirlo?

¿Por qué se empeñaba en no dejar morir a una sola persona?

Las palabras del Rey Hechicero pasaron por su mente. ¿No era éste uno de esos sacrificios necesarios que mencionó? No había manera de salir de esto sin perder una sola persona sin una abrumadora ventaja en la fuerza o una gran suerte.

—Capitana Remedios.

La voz de Neia sonaba anormalmente fuerte.

—En este momento, ¿no podemos terminar la pelea con sólo unas pocas bajas?

La mirada intensa de Remedios se desplazó hacia Neia.

Las poderosas emociones que hervían aquel poderoso cuerpo de guerrero la hacían temblar, pero Neia estaba segura de que tenía razón.

—¡No hay justicia en eso! Gritó Remedios.

¿Justicia? Esa justicia…

Los paladines circundantes permanecieron en silencio. Parece que nadie estaba dispuesto a decir nada. Neia sintió que estaba rodeada de enemigos y ella inconscientemente retrocedió, y luego sintió la mano de alguien apoyándola por detrás.

Mirando hacia atrás, vio al Rey Hechicero, como ella había esperado.

—…Apoyo la opinión de Baraja-san.

Él la había afirmado en una voz tranquila. Pero para Neia, fue como una ovación cien millones de veces más fuerte..

—¡Cállate!

Remedios ladró de nuevo. Sin embargo, esto no era algo que ella debería estar diciendo a un rey de otro país que había venido de esta manera para salvarla. Había acciones que eran aceptables, y acciones que eran inaceptables.

La ira se acumuló en el corazón de Neia.

—Lo que usted necesita ahora es cambiar la situación, no sentarse alrededor y llenar cabezas de frustración… Ah, ¿qué voy a hacer con usted? Entonces cambiaré las cosas.

Después de murmurar para sí mismo, el Rey Hechicero se alejó de ellos hacia la puerta y comenzó a caminar. Debido a su movimiento repentino, nadie logró llamarlo antes de que el Bafolk gritase una advertencia.

—¡Tú, el de la máscara! Te dije que retrocedieras, ¿no?

—¡No voy a dar marcha atrás! ¿Qué crees que una sola vida humana significa para mí?

—¿!Q-Qué¡?

—¡Nuestro objetivo es matar a cada uno de los Bafolk aquí! ¡No importa lo que les pase a los humanos! [Ampliar Magia: Bola de Fuego]

El Rey Hechicero extendió su mano con un grito, y la bola de fuego que mandó a volar al Bafolk y al muchacho que él sostenía.

Después de eso, el enorme estallido de llamas también consumió la torre de vigilancia.

Todo el mundo había sido asesinado por ese ataque. El Bafolk y su rehén cayeron sobre el lado de la pared del Rey Hechicero.

—[Maximizar Magia: Onda de Choque]

El siguiente hechizo destrozó las puertas medio arruinadas. Además, dispersó a los Bafolk que estaban erigiendo barricadas detrás de él, formando un agujero enorme en sus defensas.

—¡Venid paladines! ¡Atacad! ¡Matad a los Balfok de dentro hasta el último hombre!

Como despertado por su voz, Remedios se acercó y respondió:

—¡Tú, hijo de puta…!

—¡Capitana!

—¡Grrrrgh! …¡A la carga!

Los paladines avanzaron en respuesta a las palabras de Remedios. O más bien, podría ser más exacto decir que habían abandonado todos los intentos de pensar y se habían subordinado completamente a sus órdenes.

—¡Gracias, Su Magestad!

Gustav dejó esas palabras y siguió adelante. Después de eso, los paladines y los sacerdotes, los más sensibles, por lo menos, le dirigieron miradas agradecidas. Remedios era la única que miraba al Rey Hechicero con desagrado abierto.

El Rey Hechicero se dirigió a Neia con voz tranquila.

—…Baraja-san. ¿Pensaste que salvaría al chico con un hechizo más allá de tu imaginación?

De hecho, el pensamiento había cruzado su mente. Sin embargo, el Rey Hechicero debe haber tenido alguna razón para sus acciones.

—Ah, sí, lo hice. Es como lo dices.

—Hm, tal vez podría ser así.

El Rey Hechicero asintió, y Neia escuchó en silencio.

—De hecho, podría haberlo hecho. Utilizando los diversos hechizos que he aprendido, salvar a un solo niño sería una tarea trivial. Sin embargo, no podía hacer eso. Eso era porque no podía permitir que el Bafolk me viera rescatar a un niño.

La duda cruzó el rostro de Neia por primera vez, y el Rey Hechicero se lo explicó suavemente.

Si les permitiera saber que los rehenes eran tan efectivos contra nosotros, los prisioneros que estaban dentro se usarían como escudos de carne para bloquear nuestros ataques en batalla. Los paladines estarían perdidos y podrían terminar como víctimas. Debido a nuestra extrema falta de mano de obra, incluso un paladín menos constituiría una gran desventaja… al menos, según las leyes de Lanchester.
(Nota de Nigel: Las leyes de Lanchester son fórmulas matemáticas diseñadas para calcular la fuerza relativa en el tiempo de un par de depredadores y presas.Estas son generalmente usadas para el modelado militar. En este caso, incluso una pérdida puede conducir a más pérdidas con el tiempo.

El Rey Hechicero caminó hacia la puerta, y Neia corrió tras él.

—Por otro lado, una vez que saben que los rehenes son inútiles, se convertirán en inútiles para los Bafolk. Ahora, cuando están siendo atacados y el enemigo está a punto de pasar a través de las paredes, ¿crees que tienen el tiempo para matar tranquilamente a sus prisioneros? Asesinar a personas que no pueden resistir debe ser una prioridad muy baja entonces.

—Es como usted dice.

—En efecto. En lugar de perder tiempo matando gente, se prepararían para detener la incursión enemiga en su lugar. Por lo tanto, era necesario usar un método que ilustre claramente la inutilidad de tomar rehenes.

Él tenía razón.

Si Remedios seguía así, podría terminar siendo incapaz de salvar a nadie al final.

El Rey Hechicero levantó lentamente el cuerpo del niño por los pies.

—Su Majestad, permítame…

—…Este es un trabajo para mi.

Neia acompañó al Rey Hechicero mientras llevaba al niño al lugar donde Remedios había plantado su estandarte.

El Rey Hechicero dejó al muchacho en el suelo. Neia mojó un paño con agua de una piel de agua, y limpió la mugre en la cara del muchacho.

Sus mejillas, sus muñecas y sus muslos eran increíblemente delgados.

Esto ilustraba claramente las duras condiciones en que vivían.

—Esos bastardos Bafolk…

—Tal vez esto no debería decirse, pero permítanme decirlo de todos modos. Yo soy el rey del Reino Hechicero, y no el rey del pueblo que reside en este país. Por lo tanto, puedo tomar esta decisión con tranquilidad. Yo elegiría salvar la vida de mil personas antes que una sola vida. Pero si este chico fuera un ciudadano de mi nación, daría prioridad a salvarlo en su lugar. Si no puedes aceptar eso…

—No, muchas gracias. Puedo entender cómo se siente… Su Majestad es justa.

—Hm ¿Qué quieres decir?

—Mis disculpas. Ah, tal vez debería decir, ¿Su Majestad está realizando acciones justas?

¿Qué demonios estoy diciendo, ella no podía dejar de preguntarse.

Mientras ella sentía que esto le dejaba sin nada con que responder, el misericordioso y compasivo Rey Hechicero todavía le respondía.

—¿Eh? Ah, no, no siento que soy justo. Y francamente hablando, la justicia debe ser determinada por otros. Los motivos de todo lo que hago son muy simples. Bueno, he pensado en difundir mi reputación también…

Neia recordó el asunto de las estatuas.

¿El deseo de difundir su reputación significa que el Rey hechicero es egomaníaco después de todo?

—Dicho esto, ahora siento que no hay necesidad de tratar tan duro con eso… Terminé hablando de cosas inútiles. Todo lo que deseo es vivir en la felicidad con mis hijos. Eso es todo lo que hay, pero al mismo tiempo, también es todo para mí.

No pensaba que el Rey Hechicero no-muerto podría tener hijos. Por lo tanto, probablemente no era un niño en el sentido de llevar su línea de sangre, pero en un sentido más amplio. Parecía que veía a los ciudadanos de su nación como sus hijos.

Es un hombre amable en todos los sentidos de la palabra… de hecho, qué mundo tan maravilloso sería si hasta el niño más frágil pudiera vivir en la felicidad. ¿Qué había pensado cuando se llevó la vida de este chico…

Mientras miraba el perfil de su rostro, vio algo como el dolor que se sentiría después de matar a un niño.

—Bueno, eso fue inútil. En ese caso, dejemos el tema aquí. Baraja-san, aunque no estoy calificado para hablar palabras bonitas, espero que encuentres la justicia que te pertenece.

—…¿Puedo hacer una pregunta más? Si sus propios subordinados hubieran sido tomados como rehenes de esa manera, ¿habría hecho lo mismo?

—Bueno, esto puede estar murmurando de mi parte, pero mis subordinados son muy problemáticos en más de una forma.

—¿Qué quiere decir exactamente?

—En el pasado, les pregunté por curiosidad, ‘¿qué harían si fueran tomados como rehenes para obligarme a negociar’. En ese momento, cada uno de ellos prontamente dijo que preferiría suicidarse de cualquier manera. ‘No,’ les dije. “No podríais decir que me esperarían para rescataros” o algo por el estilo… Aunque me agrada ver su fervorosa devoción, esto sigue siendo, cómo voy a ponerlo. Mis subordinados son todos un poco demasiado fanáticos.

Mientras giraba la muñeca, el Rey Hechicero continuó con una voz cansada.

Justo cuando Neia empezó a pensar, ¿no eran estas preocupaciones innecesarias para alguien en su posición, Remedios apareció en la puerta, llevando una espada larga ensangrentada, su armadura estaba salpicada de sangre también. Aunque se había quitado el casco, su pelo estaba pegado a su frente por el sudor. Parecía completamente agotada.

Después de decir algo a Gustav, Neia percibió que por un momento, los ojos de Remedios habían encontrado los suyos. No, era menos que ella hubiera mirado fijamente a Neia, pero más bien, ella había estado mirando al Rey Hechicero y Neia estaba en el camino.

Remedios no dijo nada, simplemente volvió a entrar con una mirada en blanco en su rostro.

Gustav, por su parte, se acercó a los dos.

—Su Majestad, deseo expresar mi agradecimiento. Aunque hubo algunas pérdidas leves, pudimos minimizarlas gracias al poder de Su Majestad. Mientras la capitana debería estar agradeciéndole en persona, la capitana está un tanto afligida en este momento debido a la condición trágica en la que encontramos a la gente, así que ruego que me perdone por tomar su lugar.

Gustav dejó escapar un vistazo al chico y luego miró al suelo.

—Está bien. Ve a atender a la capitana.

—Muchas gracias.

—Ahora que lo pienso, ¿cuáles fueron esas trágicas condiciones?

—Sí. Nosotros cuestionamos a varias de las personas que rescatamos, y dijeron que ‘ellos estaban desollando a los prisioneros’. Parecería que “ellos” no eran demihumanos sino demonios enviados por Jaldabaoth…

Mientras que ella sentía que el capitán siendo afligido no era más que una excusa para su grosería, ese no parecía ser el caso.

Justo cuando Neia estaba empezando a sentirse sorprendida, el Rey Hechicero a su lado inclinó su cabeza en desconcierto.

—¿Por qué la piel? ¿Por qué eso? ¿Lo van a comer? ¿Al igual que la piel de pollo?

—No, tampoco tenemos idea… aunque los demihumanos no parecían haber participado en esas actividades… ¿Su Majestad sabe algo de esto? ¿Podría ser esto para algún tipo de ritual demoníaco?

—No, me disculpo. Yo tampoco tengo idea. ¿Por qué Jaldabaoth haría tal cosa?

—El desconcierto del Rey Hechicero parecía provenir del fondo de su corazón, y después de eso todos se miraron, pero todavía no podían desentrañar el misterio. Aun así, puesto que era el trabajo de los demonios, podrían haberlo hecho sólo para hacer sufrir a los humanos.

—Les preguntaré a los sacerdotes más tarde. Entonces, Su Majestad, ahora estamos tratando de averiguar los escondites de los demihumanos con el fin de eliminarlos, así que me gustaría monopolizar un poco de su precioso tiempo después.

Después de decir eso, Gustav regresó al interior de la puerta.

Alrededor de diez minutos después de eso, las formas humanas dispersas comenzaron a aparecer en la puerta.

Eran los cautivos. Al igual que el muchacho que había sido tomado como rehén, estaban vestidos con una ropa arrugada y raída que no parecía capaz de resistir el frío invernal. Los paladines que deberían haberlos escoltado hasta la puerta simplemente volvieron atrás y desaparecieron detrás de la puerta. ¿Habían hecho esto porque tenían muy poca gente para manejar a los prisioneros, o era porque el trabajo de supresión aún estaba en curso, o ambos?

Los prisioneros tenían una expresión de deleite en sus caras mientras se precipitaban hacia Neia

Sin embargo, de repente se detuvieron en el sitio.

Eso fue probablemente porque habían visto la forma del Rey Hechicero. Y entonces, algunas personas continuaron acercándose a ellos. Tal vez pensaban que el Rey Hechicero sólo llevaba una máscara o algo así.

Un hombre corrió de entre las multitudes caminando.

Jadeando pesadamente, el hombre se arrodilló junto al muchacho que Ainz había puesto a los pies de Neia. No, sería más exacto decir que se derrumbó como un títere cuyas cuerdas habían sido cortadas.

El hombre acarició la mejilla del muchacho, y después de ver por sí mismo que el muchacho estaba muerto, se echó a llorar tristemente.

Claramente, él era el padre del niño.

Neia se mordió el labio.

Mientras el padre gritaba el nombre de su hijo mientras lloraba, el Rey Hechicero calmadamente dijo:

—Yo fui el que mató a ese chico.

Neia miró al Rey Hechicero con sorpresa. ¿Era el momento de decir este tipo de cosas?

Sin embargo, seguramente el sabio Rey Hechicero no lo habría dicho repentinamente sin ninguna razón.

—¿¡Por qué, por qué lo mataste!?

—El fuego del odio ardía en los ojos del padre. Frente a eso…

El Rey Hechicero respondió con una risa burlona.

—Para salvaros, por supuesto.

—¿¡Qué, qué has dicho!?

Por un momento, los ojos del padre se llenaron de miedo. Eso fue porque se dio cuenta de que el rostro del Rey Hechicero no era artificial. Entonces, sus ojos vagaron a los lados en busca de ayuda, y se acomodaron en Neia.

Sin embargo, antes de que Neia pudiera decir algo, el Rey Hechicero habló primero.

—Entonces, ¿puedo preguntarte algo? ¿Por qué no protegiste a tu hijo? Tu hijo fue traído ante mí como rehén.

—¡Lo protegí! ¡Pero él fue arrebatado! Esos bastardos eran más fuertes que yo, así que no podía hacer nada!

El Rey Sorcerer rio de nuevo.

—Entonces déjame preguntarte, ¿por qué sigues vivo?

El padre no supo cómo responder, y se congeló en su lugar.

—Te estoy preguntando por qué no has muerto para proteger a tu hijo. No todas las vidas son igualmente importantes. Deberías haber sido el que más valora la vida de ese niño. Entonces, ¿por qué no luchaste desesperadamente para protegerlo hasta tu último aliento?

La gente miraba al Rey Hechicero desde lejos mientras escuchaban la situación aquí.

Debían haber sentido malestar, miedo y cólera ante el Rey Hechicero que había tomado la vida del muchacho.

—¿Qué, qué estás diciendo…?

—Tú eres el que falló al protegerlo. No eches la culpa a los demás. Vsosotros, que eran débiles, tienen la culpa. Además, pareces estar equivocado acerca de algo… te das cuenta de que soy mucho más poderoso que el Bafolk que afirmas ser más fuerte que tú, ¿no? …Aunque puedo perdonar algunos insultos porque te compadezco por la pérdida de tu hijo, te mataré si se salen de las manos.

El Rey Hechicero extendió un índice óseo y lo apoyó en el rostro del padre.

—Eso, eso es porque eres fuerte, ¡por eso puedes decir eso! ¡No todo el mundo puede ser tan poderoso como tú!

—Bien dicho. Puedo decirlo precisamente porque soy poderoso. Entonces, es precisamente porque eres débil que, el que te quiten cosas es lo normal en tu vida, ¿no? El fuerte cazando a los débiles es una secuencia muy natural de acontecimientos.

El Rey Hechicero volvió los ojos hacia la gente que lo rodeaba.

—¿Vosotros no habéis experimentado también sufrimiento porque los Bafolk son fuertes?

—¿¡Estás diciendo que los fuertes pueden hacer lo que quieren!?

—Exactamente. Los fuertes hacen lo que quieren, y los débiles sufren lo que deben. Este es el camino del mundo. La misma regla se aplica a mí. Ante un oponente más poderoso, no tendría más remedio que sufrir. Por eso busco la fuerza.

Neia comprendió por qué el Rey Hechicero buscaba a las maids de Jaldabaoth

Su Majestad debe buscar fuerza porque quiere proteger a su nación, proteger a los hijos de su país. Así que la fuerza es lo más importante después de todo…

—Originalmente, los débiles como vosotros debieron haber sido defendidos por el Reino Sagrado, aquellos que debían haber sido fuertes… Realmente tengo piedad de vosotros. Si estuvieras bajo mi protección, bajo la protección de mi país, el Reino Hechicero, algo así no podría suceder. Eso es porque habría usado todas mis fuerzas para proteger al pueblo y acabar con los Bafolk.

Todos a su alrededor estaban en silencio.

Los argumentos del Rey Hechicero eran tranquilos, fríos y crueles, pero al mismo tiempo expresaban la verdad del mundo.

Si no pudieran oponerse a sus palabras con razón, ¿elegirían protestar con sus emociones? Sin embargo, su temor al Rey Hechicero les impidió hacerlo.

—Tú, ¿no es un no-muerto? ¿Qué están haciendo los no-muertos en un lugar como este?

El padre no podía decir nada al Rey Hechicero porque le temía, y así dirigió su ira a Neia.

Sin embargo, antes de que Neia pudiera responder, el Rey Hechicero se le adelantó, como era de esperar.

—Para ayudar a su país, por supuesto. Y el hecho es que todos ustedes fueron rescatados por el no-muerto del que hablan. Si no está contento con eso, ¿por qué no salvan a esta nación ustedes mismos?

Al oír eso, el padre interrogó a Neia con los ojos. Sin embargo, ella no podía decir nada.

Eso era porque era la verdad.

Si la gente de este país fuera suficiente para derrotar a Jaldabaoth, el Rey Hechicero no estaría aquí.

El hombre abrazó al cadáver del chico, como si tuviera miedo, luego se volvió y corrió. Las personas hacia las que el hombre corría también tenían miradas asustadas en sus rostros.

Neia oyó que el Rey Hechicero decía algo, pero no sabía si se dirigía al hombre que huía o a sí mismo.

Incluso yo estaría oprimido si fuera débil. Por lo tanto, uno no puede olvidarse de buscar la fuerza. Necesito grabar en mi corazón el hecho de que existan seres de poder comparable a mí mismo.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario