Overlord Volumen 12

Overlord – Volumen 12: Capítulo 3 (Parte 3)

Serie: Overlord.
Volumen 12: El paladín del Reino Sagrado.
Capítulo 3: Comienza el contraataque (Parte 3).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Asbeltrion (Overlord Novela Ligera).
Corrección: Sin corregir (cuando Erb lo corrija sustituiré esta traducción por la versión corregida).


Capítulo 3: Comienza el contraataque

Parte 3

Después de atacar el primer campo de prisioneros y liberar a las tropas del ejército de liberación encarceladas en su interior, no perdieron tiempo en ir tras el próximo campo de prisioneros.

Esto no fue un gran avance, sino más bien, debido a varias razones que significaron que no tenían otra opción más que hacerlo. La más acuciante fue porque las reservas de alimentos en los campos de prisioneros eran menores de lo que habían estimado.

Esto, a su vez, fue el resultado de la doble política de los demihumans de no alimentar a sus cautivos lo suficiente, y debido al envío regular de alimentos a una pequeña ciudad cercana.

Además, los demihumanos que acompañaban los envíos de alimentos también eran responsables de inspeccionar los campos de prisioneros por cualquier anormalidad.

Incluso si mataron a todos estos demihumans y tomaron toda su comida, la oposición concluiría definitivamente que algo había ido mal en los campos de prisioneros.

Por supuesto, Jaldabaoth también se enteraría de eso. Siendo así, era muy probable que enviara una fuerza enorme con la que Neia y los demás tendrían problemas para lidiar.

Después de estar detrás del Rey Hechicero y participar, pero obviamente no hablando, en las reuniones, después de un largo argumento que le hizo doler las piernas, Neia había llegado finalmente a dos posibles líneas de acción.

La primera fue huir al sur con los frutos de los campos de prisioneros liberados, Probando su suerte con los ejércitos que debían estar allí.

El segundo era atacar primero y conquistar esa ciudad.

Aunque ambas de estas opiniones completamente antitéticas tenían sus propios méritos y defectos, eventualmente fueron con el segundo, después de que la capitana del paladín, Remedios Custodio, lo gritase.

Remedios tenía una razón secreta para elegir asaltar la ciudad.

Después de interrogar a los demihumanos, y, naturalmente, matarlos después, la ciudad que era su objetivo aparentemente contenía un noble con sangre real en sus venas.

Si fueran verdaderos de la línea de sangre real, era muy probable que la situación mejoraría. Incluso si no fueran realeza, sería una bendición si fueran un gran noble con cierto grado de estatus y conexiones. Podrían apostar por el hecho de que habían salvado su vida para pedir a los ejércitos meridionales que presionaran y, posiblemente, pedir refuerzos.

Sin embargo, Neia tenía sus dudas.

—Su Majestad, ¿cree usted que habrá un miembro de la familia real o un noble poderoso allí?

A Neia se le había permitido montar a caballo por deferencia al estatus del Rey Hechicero. De lo contrario, el tipo de caballo que una escudera de bajo rango como Neia se hubiera permitido montar habría sido tomado para el uso como un animal de carga hace mucho tiempo.

—Probablemente sea una trampa. Incluso si no es así, la ciudad será guarnecida con muchas tropas, y dependiendo de la situación podría haber demonios presentes. La capitana Custodio debe ser muy consciente de ello. Aun así, ella ha decidido luchar una batalla cuesta arriba como esta. A veces, es necesario apostarlo todo a una sola opción.

Si no buscaban la ayuda del Sur, la gente comenzaría pronto a morir de hambre. Si eso sucedía, Neia sabía que el Ejército de Liberación no podría seguir adelante.

Pronto vieron su objetivo, la pequeña ciudad, a lo lejos.

De su caballo al final de la columna, Neia miró a los soldados ciudadanos marchando delante de ella.

Eran ciudadanos del Reino Sagrado que habían sido rescatados de los campos de prisioneros. La razón por la que los habían presionado en servicio militar cuando debían haber estado descansando era porque descubrieron que había mucho más demihumanos en la ciudad que en los campos de prisión de antes.

Había muchas más personas debilitadas de lo esperado, por lo que no se esperaba que fueran soldados a pie. Aun así, era mejor que nada, y así se movilizaron.

El nivel de habilidad de Neia sería difícil presionar para ocultar una fuerza tan grande de los ojos de los exploradores demihumanos, por lo que tenían que moverse lo más rápido posible.

Y el resultado de ello fue que la gente sólo se agotaba cada vez más, y el número de adultos sentados en vagones de carga sólo crecía. El hecho de que pudieran dormir en las abultadas y desagradables camas de vagones sólo servía para mostrar lo cansados que estaban. A su vez, los niños corrían con energía. Probablemente los sacerdotes no estaban acostumbrados a largos viajes a pie, dado que de vez en cuando mirarían con envidia a los vagones de carga.

Incluso en este estado, van a ser lanzados directamente a una batalla una vez que lleguen. ¿Está realmente bien?

Durante sus reuniones de estrategia en el camino, habían decidido atacar inmediatamente la ciudad al llegar a ella. Eso se debía a que carecían tanto de provisiones como de tiempo.

Atacar una ciudad con enemigos acechando durante el día era extremadamente peligroso.

Sería más fácil aproximarse por la noche, pero sería muy desventajoso para los seres humanos, que no tenían habilidades de la visión nocturna. En particular, las batallas nocturnas eran muy peligrosas para los ciudadanos, que sólo tenían el entrenamiento de combate que habían recibido como reclutas.

Con eso en mente, habían decidido atacar al amanecer.

Las líneas de batalla ya se habían formado ante ellos. A la cabeza estaban los paladines. Detrás de ellos había milicianos que sostenían los muros de madera que habían hecho después de destrozar los campos de prisioneros, y en la parte trasera estaban los sacerdotes.

El plan era el mismo que el de la última vez, usando a los ángeles para reprimir a los enemigos en las paredes mientras los paladines rompían las puertas, una táctica que dependía de la fuerza bruta para todo. El trabajo de los milicianos estaba limitado en gran medida a asustar al enemigo a través del peso de los números. Por lo tanto, habían ordenado a los civiles que evitaran la lucha, y si tuvieran que luchar, que lucharan muchos contra uno, entre otras cosas.

—… Ahora entonces, mostradme cómo haréis esto.

El Rey Hechiceroo murmuró para sí mismo.

Como observador, el Rey Hechicero no estaría involucrado en la batalla.

Mientras que querían aprovechar sus fuerzas para un asedio como este, nadie abrió la boca para preguntarle durante sus reuniones. El Rey Hechicero no prestó atención a las miradas suplicantes dirigidas a él, y ahora estaba posicionado en la fila trasera.

La batalla comenzó como lo había hecho la última vez.

Podría ser una pequeña ciudad, pero era muy grande para la región. Sus puertas de madera estaban reforzadas con bandas de hierro, y había agujeros de asedio por encima, mientras que las paredes no estaban construidas de madera, sino de piedra. Las paredes y las puertas también estaban mucho mejor hechas que las de los campos de prisioneros, que habían sido en gran medida rescatados de los materiales tomados de los aldeanos. Sin embargo, debido a que esta ciudad tenía menos de diez mil habitantes, todavía no era inexpugnable.

Los atacantes lo encontraron problemático, mientras que esta situación dejó a los defensores inquietos. Esa fue probablemente una evaluación más apropiada de la situación.

Remedios condujo a los paladines en una carga, mientras que los ángeles atacaron a los demihumanos en las paredes.

Sin embargo, los ángeles ocasionalmente desaparecían bruscamente después de ser golpeados por los ataques enemigos.

Parecería que los demihumanos eran los mismos Bafolk que habían encontrado antes en los campos, pero como era de esperar, los que defendían esta ciudad eran tropas extraordinariamente capacitadas.

El más obvio de ellos era un Bafolk en las paredes – escondido detrás de una almena – y sosteniendo una lanza muy larga. Ya había empalado a muchos ángeles.

Ese Bafolk emitió un rugido.

Tal vez era alguna habilidad, pero no afectó a los ángeles o a los paladines que estaban rompiendo las puertas debajo de él. ¿Fue debido a que era una habilidad con una estrecha área de efecto, o fue porque solo era eficaz en los aliados? Los detalles no estaban claros. Sin embargo, sería bueno recordar que poseía algún tipo de habilidad.

Mirando hacia abajo, ambos bandos luchaban ferozmente fuera de las puertas

Los Bafolk empujaban sus largas lanzas desde el otro lado de la puerta, de dentro de la ciudad, hacia los paladines, que los bloquearon con escudos con pinchos, impidieron al enemigo atacar a los paladines con los arietes. Remedios, por el contrario, cortó directamente las largas lanzas que se dirigían hacia ella.

Los demihumanos arrojaron agua hirviendo sobre ellos a través de los agujeros de asedio. Sin embargo, los paladines ya tenían [Protección contra el fuego] lanzado sobre ellos ya que anticiparon algo similar a esto, por lo que no importó cuánta agua se les vertió encima, los paladines salieron ilesos.

Por supuesto, ya que esto era invierno, las cosas serían problemáticas si estaban empapados y luego la temperatura caía en picado, pero estaba bien por el momento.

Si hubieran usado aceite hirviendo en lugar de agua, sus espadas se habrían deslizado fácilmente de sus manos. Tal vez el petróleo era precioso para los demihumanos, ya que no hicieron tales preparativos.

Los civiles que avanzaban lentamente llevaban los muros de madera que habían traído para usarlos como escudos. Aunque hubiera sido mejor si hubieran sido hechos de metal, no podrían hacer nada al respecto dado su falta de armas apropiadas. Puede que no fuera terriblemente robusto, pero era mejor que nada, y los soldados ciudadanos ocultos detrás de ellos comenzaron a enrollar sus hondas. Estaban apuntando a los demihumanos que estaban luchando con los ángeles. Por supuesto, ya que no estaban acostumbrados a combatir, las piedras que lanzaban golpeaban a los ángeles con más frecuencia que a los enemigos.

A pesar de que estaban tomando fuego amistoso, los ángeles eran resistentes a los ataques sin encantamientos, por lo que no era un problema para ellos. Por supuesto, era sólo resistencia, no inmunidad, pero aún así, los milicianos no hicieron mucho daño a los ángeles. Fueron utilizados simplemente porque harían más daño a los demihumans si los golpean.

Cada vez que un ángel caía, los sacerdotes convocaban a un nuevo ángel y lo lanzaban a la refriega. Aunque había muy pocos de ellos, esta inagotable e infatigable provisión de tropas frescas seguía derramándose, y la resistencia demihumana comenzó a vacilar

—…Mm. Después de considerar que la oposición podría usar magia defensiva, deberían haber salpicado agua fría en ellos. Combinado con el frío del invierno, haría que la temperatura corporal de su oponente se desplomase… después de todo, la mayoría de la gente lanzaba hechizos para protegerse contra el fuego.

Cuando el Rey Hechicero miró el campo de batalla, murmuró a sí mismo como si estuviera analizándolo.

Era difícil responder a esas palabras. Aunque nadie había muerto aún, había quienes ya estaban heridos, por lo que no pudo hablar.

—Hablando de eso, ¿está bien si no participas en la batalla, Baraja-san? Deberías ser capaz de hacer una buena contrinución con el arco que te di.

Neia fue asignada a estar de guardia al lado del Rey Hechicero. Utilizar su propio cuerpo como un escudo para él era su deber. Por lo tanto, no se le había ordenado luchar. Sin embargo, al igual que antes, el Rey Hechicero parecía muy ansioso de que ella usara su arco.

¿Quiere que use el arma que me prestó? Podría intentar tomar un tiro de aquí, pero fallar el primer tiro con un arma prestada sería un poco demasiado…

Justo cuando Neia estaba dudando sobre cómo responder, un fuerte ruido provenía de la vecindad de la puerta de la ciudad. Mirando hacia arriba, parecería que la puerta se había roto. El ruido era una combinación de los regocijos de los paladines y los gritos ansiosos de los demihumanos.

Una vez que cayó la puerta de la ciudad, los paladines inundaron la ciudad como una avalancha.

Después de ver las habilidades de Remedios, los hombres bestia asustados se volvieron cada vez más frenéticos.

Después de eso, los paladines se retiraron en medio de un gran clamor.

La aguda visión de Neia veía dentro de lo que estaba en la estrecha abertura de las puertas antes de que los paladines llegaran allí.

Era lo mismo que antes.

Un Bafolk estaba abrazando a un niño, incluso más joven que antes, y dando órdenes a los paladines del otro lado de la puerta de la ciudad. Mientras su voz no les llegaban, uno podía imaginar las órdenes que se habían dado.

Los paladines comenzaron a retroceder ya dirigiendo la retirada estaban Remedios y Gustav. Después de eso, les dijeron a los sacerdotes que “hicieran retroceder a los ángeles, de lo contrario matarían al niño”.

—Aquí vamos de nuevo. No puedo escuchar desde aquí, quiero ir allí y tomar parte en su conversación. ¿Qué tal?

—No tiene necesidad de buscar mi opinión, Su Majestad.

Neia y el Rey Hechicero se dirigieron hacia Remedios, que estaba situada a cierta distancia, entre el Rey Hechicero y las puertas de la ciudad, y discutiendo algo bajo los ojos de los inquietos milicianos.

—Después de todo debemos negociar con ellos. Dijo Remedios, pero el que frunció el ceño después de quitarse el casco fue otro. Tal vez fue porque sabían lo que había sucedido en el primer campo de prisioneros, pero todos ellos tenían “¿Cómo podemos aprobar esto?” escrito en sus rostros.

Incluso después de que el Rey Hechicero vino, todavía no habían encontrado una respuesta.

No, todo el mundo estaba tratando de pensar en cómo quitar a Remedios desde su posición de “en cualquier caso, tenemos que salvar a ese niño”, pero parecía poco probable conseguir convencerla.

Después de proponer algunos vagos planes de compromiso que eran una pérdida de tiempo, varias personas intercambiaron miradas, y pronto Gustav levantó la voz para gritar: “¡Capitana!” Mientras le daba fuerza a los ojos.

—Ya hemos pasado por esto incontables veces, ¡incluso en aquel entonces, sin importar cómo discutimos las cosas, no funcionó! ¡No podemos salvar a ese niño!

Después de escuchar las líneas de Gustav, Neia sabía que la capitana había continuado la reunión estratégica incluso después de que el Rey Hechicero hubiera salido de su tienda. Al mismo tiempo, ella sabía que los paladines no podrían solucionar esto sin derramar sangre.

Remedios se mordió el labio y se quedó en silencio.

—¡Capitana! ¡No podemos ganar esta batalla sin sacrificio! ¡Ahora debemos sacrificar a pocos para salvar a muchos!

Neia vio que los ojos de Remedios ardían con una llama carmesí ante las palabras.

—…¡Esa no es la clase de guerra que Su Majestad haría, somos las espadas de Su Majestad, servimos a la Sagrada Reina, la que quiere que la gente de esta nación viva y trabaje en paz!

—Pero la Sagrada Reina-sama está…

Está muerta, pero antes de que Gustav pudiera decir eso, Remedios se encogió para interrumpirlo.

—El próximo Rey Sagrado no ha sido nombrado aún ¿No deberíamos proteger los ideales de la Sagrada Reina-sama a quienes nosotros prometimos nuestras espadas hasta entonces? ¿Qué significa el voto de lealtad que hicimos si lo rompemos nosotros mismos?

Ah, ya veo, Neia entendió.

Remedios había estado atada, atada por los deseos de la persona a quien había prometido su lealtad.

Un caballero de la Sagrada Reina que amaba al pueblo no podía hacer nada que pudiera dañar al pueblo.

El único que podía romper sus lazos era la siguiente persona a quien le ofrecía su lealtad.

—¿Qué es lo que está mal con eso? ¿A quién prometieron sus espadas? Todos ustedes pasaron por la ceremonia para ser designados como paladines! ¿A quién creen que el orden de los paladines sirve?

Cuando un escudero se convertía en un paladín, se reunían con el Rey Sagrado y ofrecían ritualmente la espada que tenían a su cargo, y de la misma manera, cuando había un cambio de Rey Sagrado, los paladines se reunían con él y ofrecían sus espadas al Rey Sagrado reinante mientras que juraban su lealtad.Por lo tanto, todos en este grupo de paladines habían prometido sus espadas a la Reina Sagrada.

—¿No es así? —Su tono cambió en un instante. Después de calentarse, se enfrió de inmediato y su voz se llenó de frío helado. ¿Estaba la Sagrada Reina-sama equivocada al querer dar a su pueblo la felicidad y construir una nación donde nadie tendría que llorar?

—Ella no estaba equivocada, pero… dependiendo de la situación … las cosas quizás necesiten cambiar.

—¿Quién? ¿Quién necesita cambiar? Dime, entonces. ¿Hay una forma de justicia más alta que ‘no tener que sacrificar a nadie’?

Gustav cerró su boca.

Neia se dio cuenta de que había cometido un error en aquel momento.

No estaba gobernada por su obediencia a su lealtad a la Sagrada Reina, a quien había prometido su lealtad.

Remedios decía que se debía hacer justicia, sin importar lo espinoso que fuera el sendero, sin importar lo difícil que fuera seguir adelante, debía atravesar todas las dificultades y seguir adelante sin tener en cuenta lo que había alrededor de sí mismo

Sacrificar a los pocos para salvar a los muchos, y salvar a todos, no importa cuán grande o pequeño, ¿cuál era realmente justo?

Eso es mucho más obvio.

Claramente, era la segunda, pero era demasiado idealista y una persona normal se rindiría de inmediato, pero aún después de saber esto, Remedios seguía insistiendo en salvar a todos.

Ella mantenía firmemente un ideal que una persona normal abandonaría inmediatamente.

Por eso era la capitana de los paladines, el paladín de más alto rango de todos ellos

Remedios era la única que buscaba su elevada definición de justicia, aquellos que no podían entender esto eran los lamentables.

Tal vez la entendieran, pero varios paladines bajaron la cabeza con vergüenza.

Si uno consideraba la justicia del Rey Hechicero de “matar a uno para salvar a mil” ser la justicia de un rey, entonces la justicia de Remedios de “uno o mil, todos son iguales” era un ideal – una forma brillante de justicia.

—Ambos lados eran justos. Aún así…

¿No hay justicia sin fuerza?

Por ejemplo, si Remedios era más fuerte, si poseía un poder divino que Neia no podía imaginar, podía salvar al niño y salvar a los habitantes de la ciudad, en cuyo caso no habría habido ningún problema.

Sin embargo, ese no fue el caso.

Estaba estancada aquí porque no había manera de continuar sin sacrificio.

Llevar a cabo la justicia requiere fuerza… Ahhh, quiero ser fuerte… de esa manera, puedo borrar la mancha de Jaldabaoth de este país…

—…Perdóname por interponerme mientras estás en un punto muerto, pero no llegarás a una conclusión de esta manera.

Esa voz excepcionalmente fría sopló lejos el calor que se acumulaba en el aire.

—Su Majestad…

—Capitana Custodio. Si esto continúa, sólo servirá para que los enemigos conozcan la efectividad de los rehenes. En mi opinión, no podrás conquistar esta ciudad sin sacrificar a nadie.

—Ciertamente no, debería haber una mejor manera de hacerlo: ¡Una manera en la que nadie necesita ser sacrificado y donde nadie necesita ser herido!

En respuesta a esa voz, que sonaba como si estuviera sangrando, el Rey Hechicero dio una respuesta plana.

—Lo dudo… Habría perdido demasiado tiempo, y si esto continúa, volveremos a cometer el mismo error.

Remedios se mordió el labio con fuerza, y un diminuto torrente de sangre

—…Entonces… Capitana, sólo sacrifica a ese niño.

—¡¡Eso…!!

—Mm. Dejame el resto a mí. Dado que ha pasado tanto tiempo, dudo que pueda resolver esto con un pequeño sacrificio.

—¿Está realmente bien? Fue Neia quien no pudo evitar gritar. Su Majestad ha estado conservando su maná para luchar contra Jaldabaoth; no sería desfavorable no usar ese maná en la lucha contra Jaldabaoth?

—Es como dices, Baraja-san. Sin embargo, no hay otra manera para salvar a más personas… mientras que no puedo garantizar que no habrá pérdidas, por lo menos, habrá muchas menos que si lo intentas tú. ¿Qué tal esto? ¿Me lo dejarías a mi?

—Así que todavía habrá… sacrificios

—Desafortunadamente, Capitana Custodio.

Remedios inclinó la cabeza y se marchó sin decir una palabra. Caminó hacia la ciudad, donde los milicianos miraban con ojos inquietos.

—Mis disculpas, Su Majestad… En el lugar de la capitana, permítame a mi, Gustav, rogarle que nos ayude.

—Mm… Bueno, es una pregunta sin sentido, pero me lo agradecerás, ¿verdad?

Todos los presentes estaban desconcertados por la pregunta del Rey Hechicero, pero inmediatamente estuvieron de acuerdo: Neia no perdió el malestar de sus corazones por haber formulado una pregunta tan razonable.

—En verdad, ahora, apaciguaré la ciudad por mí mismo, vosotros caballeros deben vigilar a los peces que se deslizan por la red y matarlos o hacerlos prisioneros. Personalmente, los tomaría cautivos para interrogarlos para obtener información. Además, estaré usando a los no-muertos, así que no se emocionen demasiado.

Diciendo esto, el Rey Hechicero salió a las puertas de la ciudad sin esperar una respuesta.

—[Sello Mágico Superior], [Retención de Especies en Masas]

El Rey Hechicero no dejó de caminar mientras lanzaba sus hechizos.

Después de encantar esos dos hechizos, él movió una mano y conjuró varias sombras parpadeantes.

Había diez en total.

Ellos irradiaban un aura única para los no-muertos, algo que los vivos no podían soportar. Sus formas translúcidas mostraban expresiones de miseria.

Eran Espectros. Neia había oído una vez que tomarían la forma de la especie que los veía. Sin embargo, sus extrañas apariencias parecían sombras de tres personas pegadas.

—Vosotros, Altos Espectros

Las monstruosas sombras siguieron al Rey Hechicero mientras caminaba. La hierba de sus pies se marchitó rápidamente. Ya marrones desde el invierno, se marchitaron rápidamente a medida que perdían su contenido de agua.

—Id allí y espera mis instrucciones.

Los no-muertos se movieron en perfecto unísono, sin restricciones por la gravedad, y flotaron rápidamente en el aire. En segundos, los muertos vivientes se fundieron con el cielo celeste y el hecho de que no pudiera verlos con los ojos de los que estaba tan orgullosa sólo intensificó su sorpresa.

Mientras se preguntaba si realmente estaba bien no explicar en detalle a los muertos vivientes convocados, el Rey Hechicero que podría hacer planes de batalla tan perfectos seguramente no habría pasado por alto ese punto.

—Esos, esos eran…

—Altos Espectros. Puesto que son seres incorpóreos, pueden pasar a través de las paredes y otros obstáculos… por supuesto, no pueden pasar por las cosas sin límite … probablemente no quierrás saber los detalles, ¿verdad? Bueno, son parte de mis preparativos para tomar la ciudad. Ahora, espere aquí, Baraja-san…

—…Por favor, permítanme que los acompañe.

—Mm… en ese caso, por favor lleva este item alrededor de tu cuello.

—¿Esto, esto es?

El Rey Hechicero produjo un collar con un colgante de estrella de cinco puntas, con un gran rubí en el centro.

—Este ítem concede inmunidad al miedo. Los Altos Espectros tienen la habilidad de propagar el terror… déjame sacar esto del camino primero. Después, caminarás en medio de un completo caos. La gente conducida por el miedo a veces puede mostrar una fuerza aterradora. Incluso podría no ser capaz de protegerte, así que si aún quieres seguir…

—Por favor, permítanme que los acompañe.

—Mm, mm. Es, es así. Entiendo.

Neia sujetó el collar alrededor de su cuello.

—Aún así… vaya caos, están en guerra, ya sabes. ¿Cómo podría haber una guerra sin víctimas?

Neia sonrió amargamente en respuesta a los tonos ligeramente joviales del Rey Hechicero.

Por supuesto, Remedios no estaba hablando de eso. El Rey Hechicero no podría haber entendido el significado de sus palabras. Esta era probablemente la manera del Rey Hechicero de contar una broma, pero aún así…

Su Majestad no parece tener mucho talento contar bromas.

Tal vez esto podría ser la única debilidad del Rey Hechicero. Justo cuando ese pensamiento llegó a la mente de Neia, habían llegado a la vecindad de la puerta.

—Retrocedan, paladines. Voy a conquistar esta ciudad ahora. Moveos a la parte trasera… Creo que deberían llegar por lo menos tan lejos, no

El Rey Hechicero indicó a los paladines más retrasados y luego, entró en las puertas de la ciudad, como si estuviera paseando por la tierra de nadie.

—¡Volved! Si no se mueve rápidamente, este mocoso va a…

Pronto, el Rey Hechicero se topó con el Bafolk que estaba reteniendo al niño como rehén.

Era difícil decir qué clase de expresión hacía el demihumano. Probablemente fue un shock. Los otros demihumanos alrededor del Bafolk tenían probablemente la misma mirada en sus caras. Bueno, incluso Neia se sorprendería si de repente viera al Rey Hechicero.

—…¿El, el no-muerto?

Con eso, la palabra “no-muerto” corrió a través de los demihumans.

—En efecto. Ah, creo que se llaman “los vivientes”? Lo oí una vez, pero no confío mucho en mi recuerdo.

—¿Qué-qué? ¿Por qué eres? ¿Qué demonios… espera, un ser humano? Los ojos del Bafolk se volvieron hacia Neia. “¡Tú! Tú controlas a esa criatura no muerta, ¿no? ¡Qué tipo tan espeluznante!

Pensamientos como “No soy una nigromante” o “Estás siendo grosero con el Rey Hechicero” pasaron por la mente de Neia, pero ella permaneció en silencio.

—Siento intentar mientras estás en el caos, pero…

—¡Vuelve, no muerto! ¡O bien este niño la palma!

El Bafolk agarró la garganta del muchacho.

El rostro del chico perdió signos de vida. Sus ojos turbios reflejaban el rostro del Rey Hechicero, pero no reaccionó. Aun así, él todavía jadeó después de que su captor le agarrara de la garganta.

—¡Fuhaha! ¿De verdad estás tratando de usar la vida como rehén contra un no-muerto? Honestamente, honestamente.

Los ojos del Bafolk se abrieron de par en par. Su expresión era asquerosa, y Neia pensó que la razón por la que tenía la psibilidad de pensar tranquilamente así porque estaba apoyada por la montaña que era el Rey Hechicero.

—¡Humana! ¡Llama a este no-muerto!

No es como si lo estuviera controlando…

—Umu. Entonces, ¿comenzaremos?

—¿Qué? ¡Quedate atrás! ¡Vuelve ahora mismo!

Tal vez había sentido algo, pero el Bafolk dio un paso hacia atrás mientras seguía reteniendo a su rehén.

Cuando miró a su alrededor, pudo ver las formas de otros niños; ¿habrían sido traídos aquí también como rehenes? Aún así, no parecían querer matar a sus rehenes para enseñarles una lección. Probablemente pensaban, ¿los rehenes vivientes realmente funcionaban contra los no-muertos, quiénes eran los enemigos de los vivos?

Neia sintió algo como un viento negro que se curvaba a su lado. En ese momento, todos los Bafolk se congelaron en el sitio. Desde que el Rey Hechicero había aparecido, todos los presentes se habían quedado quietos, estudiándolo para no perder ni un solo movimiento, pero este cambio era demasiado extremo. Sus ojos y sus bocas se abrían, sus rostros se retorcían de una manera fea. También, no era sólo los Bafolk. Incluso los niños casi sin vida mostraron una respuesta dramática a esto. Mientras ella no podía leer las caras de los demihumanos, Neia entendía las expresiones humanas. El miedo estaba escrito en los rostros de los niños. Y era un miedo inimaginable, frágil, que se derrumbaba.

—¡Aiiiieeeee!

El Bafolk gritó de una manera extraña

—…Hmph. Liberar, [Retención de Especies en Masas]

Apareció un círculo mágico y una especie de hechizo voló del Rey Hechicero. En el momento siguiente, los numerosos demihumanos y los niños secuestrados se congelaron en su lugar como horrendas estatuas, con las caras aún torcidas. Sin embargo, no parecían estar muertos. Podía oír los débiles sonidos de la respiración, bastante desigual, al parecer.

Y luego, por encima de ellos, gritos innumerables resonaron cerca de la pared. Después de eso, el golpe, los sonidos de golpe de la carne que estaba siendo cortada envolvió a Neia.

—Esta bien vamos.

Ella estaba brevemente distraída por ese sonido, así que cuando volvió a mirar hacia adelante, a la puerta

—[Romper Objeto Mayor]

—Un ruido estridente resonó. Era el sonido de las piezas de la puerta pulverizada cayendo como la lluvia.

—Como pensé, destruir edificios con esto drena mucho maná… aunque no lo usé así por allá… Supongo que todo lo que puedo hacer es aceptar el hecho de que necesito elegir mis objetivos para obtener el mejor efecto. Después de todo, no puedes mirar hacia abajo las cosas pequeñas.

El Rey Hechiceroo murmuró para sí mismo mientras caminaba sobre la colina de los escombros de las puertas y pasaba por la puerta de la ciudad, sin que nadie bloqueara su camino.

La situación rápidamente cambiante dejó a Neia confundida e incapaz de moverse. Una vez que recuperó su calma, sonrió para sí misma.

El Rey Hechicero había destruido en segundos la puerta que había causado tantos problemas a los paladines.

Los fuertes son realmente injustos…

Neia corrió tras el Rey Hechicero, y se volvió frente al Bafolk inmóvil y dijo: -¿Y qué hay de ellos ?, mientras indicaba a los demihumans inmóviles ya los niños que estaban sosteniendo.

—Es sólo temporal, ya sabes. Ve a atar a todos aquí.

—Entonces llamaré a los paladines aquí.

—Una idea excelente. Por desgracia, todavía estoy irradiando un aura de miedo. Todo el que entre en ella estará lleno de miedo. Por lo tanto, pídales que tomen las medidas apropiadas. Creo que los sacerdotes deben tener 「Corazón de León」 mientras que los paladines tienen … hm, pídales que usen 「Bajo la Bandera Divina」, ¿qué tal eso?

—Usted realmente sabía de eso…

El Rey Hechicero rió entre dientes, y luego caminó a través de los Bafolk, como para llenar las lagunas entre ellos.

—¡¡Gooooohhh!!

Un Bafolk de aspecto fuerte cayó desde arriba con un gruñido, sosteniendo una lanza. Probablemente había saltado de la pared del castillo.

Sus ojos eran rojos y él estaba echando espuma por la boca. Claramente no estaba en un estado mental normal. Parecía que había caído en la locura.

—Ya veo. ¿Salvajismo … no, berserk? Ciertamente, eso negaría el miedo y otros efectos mentales, oho.

El Rey Hechicero esquivó la lanza que se dirigía hacia él con movimientos practicados. Fue un movimiento nítido y eficiente, uno único para individuos entrenados. Sin embargo, la evasión del Rey Hechicero hizo que que un Bafolk que se había convertido en una estatua terminase siendo apuñalado por la lanza de su compatriota en su lugar. Lo atravesó directamente, y se derrumbó al suelo, rociando sangre por todas partes.

El loco Bafolk ya no parecía tener el concepto de aliados en su cabeza.

—Dame un respiro.

El Bafolk levantó la lanza. ¿Era un barrido? Sin embargo, Neia no pudo lanzar una flecha.

El Rey Hechicero se acercó al Bafolk, como si quisiera bloquear su tiro.

Ciertamente, era prudente cerrar la distancia dada la longitud de la lanza. Sin embargo, el siguiente paso del Rey Hechicero se desvió del sentido común.

Con un rápido movimiento, presionó sobre la cabeza del Bafolk de izquierda y derecha.

Quizás fue porque el Rey Hechicero era sorprendentemente fuerte, pero el Bafolk no podía escapar del agarre del Rey Hechicero, sin importar cómo lo golpeara. Habiendo renunciado a eso, el Bafolk pensó en otra cosa; agarró la parte delantera de la lanza y la llevó através del Rey Hechicero. No, para ser exactos, para Neia se veía como si lo hubiera atravesado.

Sin embargo, el Rey Hechicero permaneció inmóvil. Tal vez un hechizo defensivo lo había detenido.

—Después de todo, no eres como ese Troll.

Con un crujido repugnante, los ojos del Bafolk salieron de su cráneo; una lesión claramente letal. No, se podría decir que esto era incluso peor que una herida fatal.

El Rey Hechicero soltó, y el Bafolk se derrumbó en el suelo. Sus miembros se movían en el suelo, pero era difícil decir que esos movimientos eran conscientemente impulsados.

—Puedo saber lo que hiczo?

Neia nerviosamente preguntó por detrás, y el Rey Hechicero sacudió su mano mientras él, indiferente, respondía:

—Yo aplasté su cráneo, por supuesto. A veces, las personas locas no mueren cuando mueren. Sin embargo, si destruyes el cerebro, debería estar bien… Sin embargo, realmente era débil. Ligeramente más duro que una cáscara de huevo… ¿me estás tomando el pelo?

El rostro de Neia se crispó.

Su Majestad realmente no tiene ningún talento para hacer chistes…

—Muy bien, Baraja-san, llame a los paladines. Diles que aseguren esta área para que podamos seguir adelante juntos.

—¡Sí!

Neia salió corriendo a toda velocidad, donde estaban los paladines. Cuando vio allí vio a varios Bafolk caídos a sus pies.

Como no podían haber salido corriendo de la puerta, probablemente habían sido Bafolk quienes, en su intento de huir de la fuente del miedo que era el Rey Hechicero, habían optado por saltar de las paredes, y este fue el resultado.

Después de alcanzar a los paladines, Neia transmitió apresuradamente las instrucciones del Rey Hechicero. Después de eso, corrió a toda velocidad hacia el lado del Rey Hechicero. Después de que Neia volvió, el Rey Hechicero dijo, “Entonces vamos”, y entró en las calles de la ciudad.

La cuestión de por qué ningún nuevo Bafolk había llegado después de que las puertas de la ciudad habían sido atravesadas inmediatamente se desvaneció.

Neia oyó gemidos tras gemidos. La hacía pensar que esta ciudad sin vida estaba gimiendo.

—Esto, esto es…

—Ordené a los no-muertos que liberé para difundir el miedo. Este es el resultado. Algunos rehenes podrían haber sido pisoteados por la confusión… bueno, todo lo que puedes hacer es tratarlo como una historia triste. Abandonarlos.

Ella echó los ojos hacia fuera, y un Bafolk corría hacia ellos con toda su fuerza (probablemente). Parecía un animal de presa perseguido, y Neia incluso lo encontraba un poco lamentable.

Debe haber estado expuesta a un miedo extraordinario. De lo contrario, ¿por qué correría hacia un ser que era aún más poderoso que la criatura no muerta de la que huía?

—¿No hay señales de humanos, entonces? En ese caso… [Maximizar Mágia Amplificada: Bola de Fuego]

El Rey Hechicero descargó una bola de fuego en la sección media del Bafolk, y estalló en un resplandor masivo. Después de eso desapareció, partes del cuerpo demihumano llovió por todas partes.

—Mientras que esperar aquí puede ser lo mejor que se pueda hacer… el enemigo parece tener un líder. Está esperando en una plaza cerca del centro de la ciudad, y ha resistido el miedo de los Altos Espectros, así que vamos a seguir… ¿qué te parece?

—Creo que todo saldrá bien si hacemos lo que Su Majestad desea.

—Bien. Entonces vamos.

Cada vez que daban un paso adelante, los terifiantes gritos parecían resonar por todas partes, como si estuviera ocurriendo una gran matanza. Además, debido a la falta de higiene de los demihumanos, sus desperdicios y basura estaban por todas partes, lo que hizo que a Neia se le arrugara la nariz.

—Hablando de eso, Baraja-san, ¿qué se debe hacer con ellos?

Ella miró en la dirección donde el Rey Hechicero estaba señalando. Había un grupo de gente desnuda.

Independientemente del género, sus manos habían sido clavadas en estacas de madera que habían sido arrojadas al suelo. En sus esfuerzos por huir de su miedo, habían luchado violentamente, y sus brazos estaban recubiertos de sangre fresca.

Con toda probabilidad, probablemente eran vayas hechas de seres humanos.

Estaban exhaustos, delgados, pero sus vidas no parecían estar en peligro.

Había atacado esta ciudad para liberar al pueblo. Incluso si seguía siguiendo al Rey Hechicero, Neia no sería de ninguna utilidad. En ese caso, ayudarles ahora y llevarlos a un lugar seguro era lo correcto. Sin embargo, había una cosa que la hacía incómoda.

¿Qué debe hacer si la gente era atacada por demihumanos mientras evacuaban?

Qué broma. ¿Por qué estoy vacilando? La capitana habría decidido ayudarlos sin vacilar. Y la razón por la que no puedo es… es por la fuerza… después de todo?

—Estás dudando, hm. Entonces, déjalos aquí por ahora. No debería haber demihumanos cerca. Dejarlos aquí debería ser más seguro. Vamos.

—¡Sí!

Mientras ella todavía tenía sus dudas, Neia continuó siguiendo al Rey Hechicero a la plaza de la ciudad. ¿Por qué el Rey Hechicero podía avanzar sin el menor retraso? Aunque tenía sus dudas, se convenció diciendo, “él debe haber lanzado un hechizo”.

Pronto, los dos llegaron a una plaza que parecía un mercado con calles por todas partes.

—Mm… como pensé, no había forma de que esto podría haber sido resuelto sin pérdida de la vida.

Siguió los ojos del Rey Hechicero, y había cadáveres humanos mezclados con cadáveres demihumanos. Probablemente eran personas que habían sido pisoteadas en el caos inducido por el miedo.

—No se puede evitar

Mientras el Rey Hechiceor estaba bromeando, el ataque a esta ciudad por la fuerza bruta probablemente habría causado un número coincidente de bajas. Pasando por eso, dejar que el Rey Hechicero usara su abrumador poder para conquistar la ciudad minimizó el número de vidas que se perdieron.

El Rey Hechicero se encogió de hombros en silencio, y luego indicó el centro de la plaza con su barbilla.

Allí había un demihumano que era más grande que todos sus semejantes.

Sus cuernos enroscados se parecían a los de una cabra de montaña, y estaba cubierto de piel plateada. Su excelente físico mostró claramente que no era un demihuman medio.

Las puntas de sus cuernos estaban envueltas en una capa de oro que estaba sujeta con joyas, y llevaba una pechera que tenía patrones de concha de tortuga en él. Llevaba una capa de color marrón rojizo hecha de piel de animal trabajada. Su mano izquierda sostenía un gran escudo con un topacio metido en él, mientras que su mano derecha sostenía una pesada espada cuya hoja era de color amarillo claro. Su panoplia ilustró vívidamente el valor y la ferocidad de un guerrero llamativo.

Era el más temible y bien entrenado de los demihumanos. Probablemente era un Señor o algún tipo de ser especial similar.

Si Neia estuviera sola, habría huido de este oponente con toda su fuerza.

—Maravilloso. Me pregunto cuál de sus artículos detuvo el miedo.

Las palabras del Sorcerer King se referían a los objetos mágicos que adornaban al demihumano. Tenía anillos en ambas manos y joyas colgadas de su cuello que cubrían todo su pecho. Había cosas colgando de ambos lados de su cintura, cosas que podrían haber sido un conjunto de tres cráneos de bebé unidos.

El demihumano de ojos verdes estudió al Rey Hechicero mientras se acercaba, y luego su mirada se desplazó hacia Neia.

—Un no-muerto recién aparecido… y es esa una nigromante en la parte posterior?

El demihumano se oscureció detrás de su gran escudo, como si estuviera temeroso de un ataque de mirada como el que lanzaría una Medusa.

—No está mal. Habéis conseguido empujar a esta ciudad, mi tribu a este punto… Tú, la que controlas al enemigo de toda vida, la usuaria de magia temible. Di tu nombre.

El Bafolk apuntó su espada hacia Neia.

—No, espera, espera. Te has equivocado. ¡No soy yo!

—…¿Qué?

Miró al Rey Hechicero para pedir ayuda, y se cruzó de brazos y miró a Neia.

—Lo entiendes. Así es, es ella. Ella es mi maestra.

—¡No, no! ¡¡Espera espera!! ¡¡¡Su Majestad!!!

¿Qué demonios estaba diciendo? En verdad, no tenía talento para hacer bromas.

Al ver cómo Neia agitaba las manos en pánico, el Rey Sorcerro rió entre dientes.

—Mm. ¿Estás relajada ahora?

—¿Eh?

—Ah… era una broma tonta.

Arrojando su capa con los movimientos reales de un rey, el Rey Hechicero se volvió para considerar el demihumano delante de él.

—Yo soy la entidad que envió a los no-muertos a tu lado. Yo soy el rey eterno que gobierna un país al noreste, el Rey Hechicero Ainz Ooal Gown del Reino Hechicero. ¿Y cuál es tu nombre?

—Mi nombre es Buser*, el Gran Rey Buser… O Rey Hechicero, ¿qué hay de la mujer a tu lado?
[NT: Se pronuncia Bazahhh.]

—Ella es mi seguidora. Bueno, entonces, ¿qué quieres hacer? ¿Prefiere ser asesinado por mi? ¿O arrodillarse en servidumbre? Elija como desee.

—¡Con mi nombre como Lord en juego, arrodillarme una vez en la sumisión será suficiente!

Buser levantó su escudo y avanzó, levantando su espada en una posición horizontal. Parecía una cabra a punto de cargar.

—Mm… Entonces voy a jugar con usted por un tiempo. Baraja-san, solo siéntate y mira. Hablando de eso, cabra. Estás equipado con todo tipo de objetos mágicos, pero no detecto magia del objeto en tu cintura. ¿Es algún tipo de artículo especial?

—Fuhahaha. Lo llaman moda. Son huesos.

—Mm… eso me recuerda a mis subordinados.

Neia se estremeció por detrás al oír eso. Así que tenía tales subordinados…

—Están bien formados, ¿no? Los elegí cuidadosamente de esta ciudad, ¿sabes?

—…Ya veo. Entiendo. Siento simpatía por tus sentimientos. Parece que esta cosa de la moda es muy importante. Las camareras me han enseñado eso muy bien… bien, comencemos. [Crear Item Mayor]

Después de lanzar su hechizo, una espada negruzca apareció en la mano del Rey Hechicero.

¿Por qué usa Su Majestad un arma?

El Rey Hechicero debería haber sido un lanzador de magia arcana. Y uno de primera categoría para empezar.

En ese caso, utilizaría armas sólo después de que se quedase sin maná y opciones. Los lanzadores de magia arcana sabían eso bien, y eso era por qué no tocaban ningún arma.

El Rey Hechicero debe haber elegido luchar con una espada por alguna razón.

…¿Podría ser que haya gastado una gran cantidad de maná? Eso sería malo… Su Majestad vino aquí para luchar contra Jaldabaoth…

Después de los repetidos lanzamientos de 「Bola de Fuego」, el hechizo que había inmovilizado a un gran grupo del enemigo, y luego, sus invocaciones masivas de muertos vivientes, podría entender si hubiera agotado una gran cantidad de su maná.

El hechizo para convocar a los no-muertos debe haber sido de un nivel bastante alto.

Aunque no sabía lo poderosos que eran los Altos Espectros, eran definitivamente más fuertes que los Espectros. Por lo tanto, convocar a tantos Altos Espectros habría requerido mucho poder.

Bajo circunstancias normales, cada vez que un sacerdote lanzaba un hechizo para convocar a ángeles, sólo los podía llamar uno a uno. Si estuvieran dispuestos a convocar ángeles más débiles, podrían llamar a múltiples entidades. Por esa lógica, él debe haber utilizado un hechizo de muy alto nivel – posiblemente un hechizo inimaginablemente potente del sexto nivel.

…El sexto nivel…

—Neia tragó saliva.

El sexto nivel era un reino donde nadie había explorado antes. Según la leyenda, la Reina Sagrada podría usar hechizos del cuarto nivel. Estaba dos niveles por encima de ella.

Podría haber sido un reino más allá del conocimiento común, pero el Rey Hechicero podría haber sido capaz de hacerlo realidad.

Tal vez, si usara un hechizo de sexto nivel para su convocatoria, ese enorme gasto de maná sería comprensible. Pero en ese caso, ¿no sería mejor para mí ayudar al Rey Hechicero?

Neia miró la espalda del Rey Hechicero mientras se alineaba contra el demihumano. El demihumano que ella podía ver por encima del hombro del Rey Hechicero era muy fuerte, e incluso varias Neia no serían útiles. Sin embargo, el Rey Hechicero se comportó con una actitud franca y abierta, sin ninguna señal de que él estaba escogiendo una pelea que no podía ganar.

¿Podría ser que Su Majestad es un caballero místico de algún tipo?

Hubo beneficios e inconvenientes para mejorar la esgrima y el lanzamiento de conjuros. Los beneficios incluyen ser capaz de usar muchos métodos de lucha, pero los inconvenientes fueron que era difícil lograr la verdadera excelencia en ambos.

Entonces, ¿cómo era el Rey Hechicero?

Los dos se estudiaron, y luego comenzaron lentamente.

Ellos cerraron la brecha entre ellos, hasta que estuvieron en el rango de la espada. Buser fue el primero en hacer un movimiento.

—[Golpe con Escudo]

Una carga repentina, hecha con un escudo sostenido delante de sí mismo. Y el Rey Hechicero lo tomó con la espada.

Como era de esperar, no había manera de tomar la fuerza de ese cuerpo masivo de repente carga adelante. El Rey Hechicero envió volando. No, sus pies todavía estaban firmemente plantados en el suelo cuando aterrizó, por lo que no encajaba perfectamente. Más bien, había sido empujado.

Aunque el hecho de que el Rey Hechicero, que podía aplastar el cráneo de Bafolk con sus propias manos, hubiera sido rechazado era bastante sorprendente, seguramente un cuerpo de huesos no sería capaz de defenderse completamente contra ese ataque. Por lo que Neia sabía, había un arte marcial avanzado llamado [Fortaleza] que podía anular completamente la fuerza de un impacto, pero esa era una técnica que sólo un guerrero veterano podría usar.

Los dos se adelantaron, y ambas espadas chocaron.

Su ida y vuelta era demasiado rápido para que los ojos de Neia lo siguieran. Lo único que pudo ver fue el breve momento en que sus hojas se golpearon y se congelaron en el lugar.

Si Neia se uniera a esta batalla, seguramente sería troceada hasta morir.

El acero chocaba con el acero a altas velocidades, y el sonido penetrante del metal resonaba a su alrededor.

Ambos tenían fuerza de brazo equivalente, así que cuando cruzaban cuchillas, sus ataques y defensas se realizaron simultáneamente.

¿Debería quedar impresionada por cómo Buser podía balancear una hoja tan pesada con una mano, o mostrar respeto al Rey Hechicero por manejar una espada de dos manos mientras era un lanzador de magia?

Esta era una batalla de alto nivel del tipo que nunca había visto antes, y Neia estaba segura de que no podía interferir.

Con el fin de no interponerse en su lucha, Neia se movió lentamente detrás de un pedazo de cobertura y se escondió.

Balancean sus armas el uno al otro así, pero ninguno de ellos era herido… Hablando de eso, el Rey Hechicero parece un poco demasiado fuerte…

El cerebro de Neia ya no podía reaccionar ante un lanzador mágico que podía luchar con una espada hasta este punto.

¿Utilizó algún tipo de hechizo asombroso?

Todo lo que Neia podía hacer era atribuirlo a algún hechizo superpoderoso del cual nunca había oído hablar antes.

Aún así…

Si esto continúa, no hay duda de que el Rey Hechicero ganará. No, ¿planeaba sacar la batalla para ese objetivo?

Los no-muertos no sentían fatiga y no se conmocionaban en combate. Todos estos fueron desfavorables para Buser. Buser parecía darse cuenta de esto, porque su cara comenzó a distorsionarse.

Si tuviera algún tipo de carta de triunfo

Neia estaba sorprendida. El Rey Hechicero había lanzado de repente su enorme espada a Buser.

Después de eso, un hemisferio de luz apareció alrededor de Buser y bloqueó la espada lanzada.

La burbuja de luz se desvaneció, y la espada lanzada sólo había arañado ligeramente a Buser.

¡Esto es malo!

Neia se preparó para salir corriendo de detrás de la cubierta. El Rey Hechicero estaba con las manos vacías ahora…

—…¿Eh?

En algún momento, una alabarda negra había terminado en las manos del Rey Hechicero.

Buser debe haber sentido lo mismo que Neia. Sus ojos eran tan anchos como platillos.

—No invocaste un hechizo, ¿cómo lo hiciste…? ¿Y a dónde fue esa espada que lanzaste…?

—Simplemente lancé un hechizo silencioso. No te preocupes por eso… Muy bien, mi subordinado me enseñó esto, pero no tengo mucha confianza en mis habilidades. Le pido disculpas por adelantado si termino yendo a tientas.

El Rey Hechicero preparó su alabarda. Él irradiaba una extraña sensación de opresión.

Los guerreros a menudo favorecían las armas dentro de las mismas clases generales. Espadas, hachas, mazas, ese tipo de cosas.

El Rey Hechicero usó el ímpetu para balancear su alabarda. Él atacó los pies de Buser, que eran difíciles de defender, con un movimiento de barrido. Se trataba de una técnica que sólo se podía realizar con un arma larga.

Justo cuando Buser sacó su espada para intentar bloquear el ataque, la alabarda saltó de repente.

Fue una finta.

Este era un movimiento que requeriría considerable fuerza de brazo para realizar, pero Buser levantó su espada para bloquearlo en un instante.

Como era de esperar, el Rey Hechicero favoreció la espada, y no parecía muy hábil con la alabarda. Mientras repetía elegantemente los ataques de los libros de texto, parecía que había algo extraño en sus ataques, e incluso Neia podía verlo con los ojos.

Después de bloquear el impulso de la alabarda, Buser saltó de nuevo.

—¡[Tormenta de Arena]!

Las partículas de arena de dentro de la espada se extendieron como una pared, corriendo hacia el Rey Hechicero. probablemente había oscurecido completamente la visión del Rey Hechicero.

Mientras ella dudaba que el Rey Hechicero tuviera ojos, tener la visión bloqueada era una tremenda desventaja.

—¡[Sello Breve]! ¡[Gran Golpe de Poder]!

Uno era un arte marcial que Neia no entendía, mientras que el otro era una técnica avanzada, un ataque de poder que infligiría daño adicional. Después de usar ambos, Buser cargó, más rápido que antes.

Las decoraciones de cuerno de Buser brillaban con una extraña luz, y parecía una estrella fugaz.

—¡Haaaaaa!

—¡Hmph!

El Rey Hechicero atrapó el golpe en su alabarda

—¡Haha! —Buser se rio.

El sonido del metal que estaba siendo triturado resonó.

Los ojos de Neia se abrieron de par en par.

—¡Podría ser! ¡Un ataque rompedor!

Los ataques rompedores dañaban directamente las armas de un enemigo, pero la cantidad de daño causado fue muy afectada por la composición de ambas armas y su potencial de daño. Las artes marciales de Buser fueron probablemente destinadas a fortalecer estos dos atributos.

Neia empezó a sentirse ansiosa, pero en el momento siguiente, se quedó inmóvil al ver a Buser mirándolo con los ojos muy abiertos.

—¡No fue dañada!

Buser gritó en estado de shock.

—¿Qué diablos es esa arma?

Cuando Buser retrocedió, su expresión cambió completamente y sin intención de presionar el ataque, el Rey Hechicero hizo girar su alabarda, trazando un hermoso arco en el aire.

—…Sabes que hice esta arma con mi magia, ¿no? ¿Cómo podría romperse tan fácilmente?

—Pero las armas hechas por magia son frágiles, ¿verdad?

—Oh, parece que has tenido experiencia luchando contra oponentes con armas convocadas, pero es peligroso estar atado por una visión del mundo tan fija, ¿no? En otras palabras, podría haber oponentes que puedan fabricar armas que no puedes romper.

El Rey Hechicero soltó su alabarda. La alabarda desapareció, como si se derritiera en el aire. Lo mismo debe haber sucedido con la espada de ahora. Después de eso, el Rey Hechicero hizo un movimiento como si agarrase algo del aire, y esta vez tenía una espada negra en cada una de sus manos.

—Ahora bien, ¿qué harás? No me digas que ese ataque fue tu as en la manga? ¿Me puede ayudar a ganar más experiencia?

El Rey Hechicero dio un paso adelante, acortando la distancia entre ellos.

—…Si tienes más cartas de triunfo, sería mejor si te apresuraste y las usas, ¿no? No tengo la amabilidad de dejar vivir a un enemigo inútil.

—¡Ku, kuku! ¿Qué estás diciendo, no-muerto? De hecho, estoy muy impresionado por cómo lograste defenderte completamente de mi ataque. Muy bien hecho. Sin embargo, eso no fue porque estuviera enfocado en la defensa. Sé que no te cansarás, así que sientes que puedes vencerme si me molestas!

¡Vio através de él!

Neia se sintió nerviosa de nuevo. Incluso ella lo había notado. Buser, un guerrero mejor que ella, no podría haber fallado en notarlo.

—Ya veo. Así que eso era lo que pensabas. De hecho, estaría en lo correcto al pensarlo. Pero desafortunadamente, eso no es todo.

El Rey Hechicero abrió los brazos y se acercó. Las espadas en sus manos se desvanecieron como humo.

—Cui…

Buser ya había apuñalado ese cuerpo desprotegido más rápido de lo que Neia podía gritar.

Después de eso…

—…¿Qué?

Buser frenéticamente, repetidamente sacudió su espada.

—¡Por qué! ¡¡Por qué!! ¿¡Qué es esto!?

Gritó con cada giro que hizo. Eso se debía a que el Rey Hechicero estaba ileso a pesar de haber recibido cada golpe.

—En ese caso–

Buser apoyó su escudo y usó un arte marcial. Sin embargo, el Rey Hechicero permaneció impasible a pesar de tomar un golpe de escudo.

En cambio, fue Buser quien retrocedió.

—¿Por qué? ¿Por-por qué?

Los humanos tenían dificultades para leer expresiones demihumanas, pero en este momento era muy fácil.

En su rostro estaban las emociones de terror y desesperación.

—Las artes marciales son una técnica desconocida para mí. ¿Las artes marciales derivan de habilidades, o son una magia de guerrero? Incluso hasta ahora, todavía no lo sé. Sin embargo, ¿no sientes que al luchar contra un oponente de igual habilidad, la victoria podría ser decidida por la experiencia y el conocimiento de las artes marciales? Es por eso que voy a tomar sus ataques de frente. Sin embargo… Me las has enseñado todas, ¿no?

El Rey Hechicero se encogió de hombros de una manera exagerada, y al mismo tiempo arrancó uno de los nueve anillos que llevaba de su dedo.

No pasó nada más. Ese fue el único movimiento que el Rey Hechicero había hecho. Sin embargo, un aire anormalmente espantoso y frío llenó toda la zona.

Neia se apresuró a mirar al cielo. Casi había pensado que el sol en el cielo se había congelado y destrozado. Sin embargo, el sol todavía estaba allí, derramando su resplandor.

…Entonces, ¿podría esta emanación frígida y negra ser algo liberado por el Rey Hechicero? ¿Podría un solo individuo producir una presencia como esta?

Éste es el Rey Hechicero. Esta es la verdadera forma del lanzador mágico que mató a un ejército de decenas de miles…

—Y ahora parece que ya no hay necesidad de pelear contigo.

Dio un ligero paso hacia Buser.

Buser, por el contrario, retrocedió temblorosamente. Era como si lo estuviera empujando hacia atrás por una presión invisible que irradiaba del Rey Hechicero.

Buser podía sentir esa presencia anormal mejor que Neia. Estaba muy claro el hecho de que el Rey Hechicero no era un oponente al que pudiera enfrentar. La forma en que su pelaje se puso de punta probó eso.

—Espera, espera. No, espera un segundo. Te lo suplico, solo espera un poco!

Buser levantó la mano derecha y dejó caer al suelo la espada que estaba sosteniendo.

—Me… Me rindo

—Mm.

—Tengo noticias sobre Jaldabaoth. ¿Qué tal? Eso debería ser muy útil, ¿verdad? Definitivamente será útil.

—Ya veo.

—…Además, hay más. ¿Quieres luchar contra Jaldabaoth, verdad? Soy mucho más fuerte que los seres humanos. Puedo arreglar para traer a mi tribu para ayudarle a luchar contra Jaldabaoth, ese pedazo de mierda Jaldabaoth. ¿Qué hay sobre eso?

—Oh.

—…Espera, espera! ¡Eso no es todo! Si quieres, te puedo dar parte, todo mi tesoro recolectado! Eso debería ser suficiente para mi vida, ¿verdad?

—¿Eso es todo? ¿Se acaba la venta?

—Oh, uwah, eh, “Buser frenéticamente miró a su alrededor, y luego miró al Rey Hechicero una vez más. “Sí Sí. No, no es eso. Yo, tengo más, mucho más además de eso. Puedo ayudarte a conseguir lo que quiera. No. ¡Definitivamente lo conseguiré para usted! ¡De Verdad! ¡Por favor créeme!

—Mm. Lo que realmente quiero es algo que nunca podrás obtener.

Neia percibió la desdicha en el tono del Rey Hechicero. Naturalmente, Buser, como quien lo miraba, debió sentirlo aún más fuerte.

—Espera, espera, espera un momento. En serio, espera un poco. Aw, je, heheheh.

Estaba riendo como un sirviente. La actitud de rey que había mostrado cuando los había enfrentado en la plaza no se veía en ninguna parte.

—Lo siento si dije algo mal. No, me disculpo. De Verdad. Fue mi culpa. De Verdad.

—Hm…

—Entonces, entonces, ¿qué tal, esto? Yo. Yo, éste siente, éste puede ser útil para usted. Jeje ¡Ah, qué estúpido fui para hacerme enemigo del gran rey no-muerto! Por lo tanto, si me daría la oportunidad de compensar ese error, yo … hehe, no se arrepentirá!

Buser se puso de rodillas y juntó las manos mientras oraba pidiendo misericordia.

Qué patética pose que era. Sin embargo, Neia no pensó de esa manera en absoluto. No, ella ya había aceptado que ésta era la acción apropiada que un enemigo debía tomar cuando se enfrentaba a la verdadera forma del Rey Hechicero. Al mismo tiempo, recordaba vivamente las palabras de aquel Naga que habían conocido en el Reino Hechicero: “Un hombre sabio se arrojaría inmediatamente a sus pies y pediría misericordia”.

En ese caso, el destino de los que no se arrodillaron enseguida era…

—Ya veo… bueno, me gustan los que entienden que estaban equivocados y trabajan duro para corregir sus errores.

—¡Eso, eso significa!

El rostro de Buser se iluminó con alegría. Sin embargo, esa alegría fue arrebatada en un instante.

—…Sin embargo, si te dejo convertirte en uno de mis subordinados, Pestonya y Nigredo no serían felices. Además, no voy a hacer nada inútil como sólo usar el cráneo. Voy a hacer pleno uso de cada parte de ti.

—Ahora muere, dijo el Rey Hechicero al erigir un dedo delgado.

—¡Aiiiieee! ¡No, no, nooooo! ¡No quiero morir! ¡¡Espera!! ¡¡¡Te lo ruego!!! ¡¡¡Por favor, te lo ruego!!! Yo, yo todavía, todavía tengo algo de valor !!!! – ¡Soy lo suficientemente útil como para hacerte feliz! ¡¡¡¡¡De Verdad!!!!! ¡¡¡¡¡Créeme!!!!!

—Todas las cosas que viven deben morir. La diferencia está en cuán temprano o tarde cumplen su destino.

—¡¡¡¡¡No!!!!! ¡No me mires así !!!!! ¡No, no me mates !!!!!

Buser se puso de pie, luego se volvió y salió corriendo.

Neia se quedó boquiabierta ante la rapidez con la que la vida podía correr cuando la muerte de uno estaba al alcance de la mano.

Sin embargo, el hechizo del Rey Hechicero era aún más rápido.

—Sinsentido… [Muerte]

No pasó nada. No hubo una gran explosión, ninguna catarata de relámpagos rugientes.

Buser simplemente cayó de rodillas y se arodilló.

Eso fue todo.

—Bueno, es una pena por la información… bueno, así es. ¿Te opones, Baraja-san?

—Eh, no, en absoluto, las decisiones de Su Majestad son impecables.

—¿De verdad? Bueno, entonces… ve a buscar a los paladines. Diles que me he encargado del líder de los demihumanos. Aunque… esto es algo malo…

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario