Overlord Volumen 12

Overlord – Volumen 12: Capítulo 3 (Parte 1)

Serie: Overlord.
Volumen 12: El paladín del Reino Sagrado.
Capítulo 3: Comienza el contraataque (Parte 1).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Asbeltrion (Overlord Novela Ligera).
Corrección: Sin corregir (cuando Erb lo corrija sustituiré esta traducción por la versión corregida).


Capítulo 3: Comienza el contraataque

Parte 1

El carro se sacudía.

Este carruaje era propiedad del Rey Hechicero, y en contraste con su apariencia lisa en el exterior, su interior era elegante y refinado, y era muy funcional para arrancar. Neia estaba particularmente agradecida por los cojines que no le hicieron daño a su trasero no importa cuánto tiempo se sentó en ellos.

Neia se asomó al Rey Hechicero, que estaba sentado frente a ella y miraba afuera.

Podría ser un temible rey no-muerto, pero no había nada de la majestad opresiva que había mostrado cuando los había atendido en la sala de audiencias.

Esto fue probablemente porque ella había pasado más tiempo en la conversación con el Rey Hechicero durante su viaje.

Durante todo esto, una cosa que Neia había aprendido era que el Rey Hechicero era extremadamente magnánimo…

Era cierto que el Rey Hechicero actuaba con la dignidad de un soberano, cada una de sus acciones reflejaba su calidad de monarca.

Sin embargo, cuando Neia se sentaba en un carruaje con él, de vez en cuando él actuaba no diferente de una persona común. Además, estos acontecimientos se habían estado haciendo más y más comunes recientemente.

Con toda probabilidad, el Rey Hechicero había considerado que Neia estaría nerviosa a su alrededor, y en su generosidad, había elegido actuar más como un plebeyo. La razón por la cual tales incidentes eran cada vez más frecuentes eran seguramente porque sus habilidades estaban mejorando.

La razón por la que no actuó de esa manera alrededor de los otros fue probablemente porque todavía estaban jugando el papel de paladines.

Pensar que trataría a los ciudadanos de otro país de esta manera… qué señor compasivo…

¿Estaba mirando a los paladines que cabalgaban junto al carruaje? O tal vez, tal vez vio algo más lejos, algo diferente de Neia

—¿Umu? ¿Hay algo interesante en mi cara?

—¡…Eh! No, disculpe, Su Majestad. No hay nada en su cara…

Pareciera que había estado mirando demasiado intensamente al Rey Hechicero. Desconcertado, el Rey Hechicero tocó su rostro con sus huesudas manos.

—Supongo que debe ser bastante incómodo sentarse en un carruaje y no decir nada. Sí, en ese caso, hablemos.

Aunque se había acostumbrado un poco, hablar con el Rey Hechicero siempre le provocaba dolores de estómago.

—No nos conocemos bien, así que supongo que podemos eliminar las preguntas personales o privadas, pero hemos compartido el mismo carruaje durante varios días. Supongo que ahora podemos ser honestos. Neia Baraja. ¿Puedes hablarme de ti?

—¿Sobre mi?

Incluso hablar de ella misma era un tema demasiado vago. No tenía ni idea de lo que podía decir para complacer al Rey Hechicero.

—Sí, de hecho. Por ejemplo, por qué querías convertirte en un escudero. Qué clase de trabajo hace un escudero. ¿Podría hablarme de eso?

—Si le agrada, Su Majestad.

Después de bajar la cabeza, Neia comenzó a hablar de lo que le habían pedido, pero no era un tema emocionante. Hablar de la familia y el trabajo de un escudero no era particularmente interesante.

Además, se me dijo que no revelara nada al Rey Hechicero sobre asuntos dentro del país, pero esto debería ser suficiente.

Más bien, si tuviera que encubrir hasta esos detalles, entonces realmente no habría nada de que hablar.

Pronto, la exposición sombría sin estructura terminó, y el Rey Hechicero asintió profundamente.

—Ya veo, ya veo. Así que eres una arquera, una rareza entre los escuderos, Baraja-san.

—Mis habilidades no son lo suficientemente buenas como para llamarme a mi misma arquera, Su Majestad. Soy simplemente mejor en el tiro con arco que la esgrima, y la verdad es que la gente me ha regañado y me ha dicho que debo concentrarme más en entrenar mis habilidades de espada.

Para Neia, un arquero era alguien como su gran padre, y ella era poco más talentosa que un plebeyo.

—…No, debo decir que un candidato paladín que tiene afinidad por las armas a distancia es algo muy raro. Si fuera yo, te aconsejaría que perfeccionaras tu técnica de arco. Dado que hay otros más adecuados para el arte de la espada, entonces debe dejar que esas personas manejen la espada.

—… Muchas gracias.

Las palabras del Rey Hechicero eran sinceras, e hizo que Neia pensara que estaba pensando seriamente, qué extraña combinación; ella debe estar viajando un camino hacia una vocación rara. Sin embargo, no tenía idea de qué hacer con lo que el Rey Hechicero dijo a continuación, y su murmullo significativo, auto-dirigido molestó a Neia.

—Me siento avergonzado por dejar de trabajar en mí. Tampoco es sólo tú; lo mismo ocurre con los demás paladines. La mejor manera de hacer uso de sus habilidades sería colocarlo afuera.

Sus dulces palabras hicieron que Neia lo mirara.

Por eso el hablar con este rey era tan malo para su corazón.

No sólo estaba en la cumbre de su país, sino que también era un individuo de poder abrumador. Sin embargo, no había elegido hablar con ella desde arriba, pero se había bajado hasta estar a la altura de sus ojos antes de entablar una conversación.

¡No! ¡No puedo aceptar tan fácilmente la bondad de Su Majestad! ¡Neia! Si no te rebajas un poco más…

Neia se recompuso.

—Todo el mundo sabe que he sido designado como escudera de Su Majestad, así que por favor no lo tome a pecho. Además, no hay trabajo más importante que servir como escudera de Su Majestad.

—Bien… Sin embargo, me gustaría ofrecerle alguna forma de recompensa.

En el pasado, el Rey Hechicero había planteado el tema del pago, y en ese entonces lo había rechazado de una manera indirecta. Pero parecería que estaba volviendo a traer el pasado. Neia inmediatamente comenzó a pensar en cómo rechazar su oferta educadamente, pero el Rey Hechicero no había terminado todavía.

—Dicho esto, podría no ser bueno recibir un regalo del rey de otro país. Así que por lo menos, permítanme expresar verbalmente mi agradecimiento. Creo que te he molestado de muchas maneras, y espero seguir estando a tu cuidado.

Y entonces, el Rey Hechicero se inclinó ante ella.

Un rey se inclinaba ante alguien como ella, que no era más que una escudera.

Era natural que un rey llevara el peso de su nación sobre sus hombros. Faltarle el respecto a un rey sería lo mismo que despreciar a todo el país. La idea de que un país vivía a través de su rey era una situación muy común.

En otras palabras, el hecho de que un rey se inclinara era lo mismo que una nación que se inclinara. Naturalmente, no era algo impensable cuando se trataba de alguien de la alta estación.

Sin embargo, Neia era poco más que un ciudadano de otro país, y francamente hablando, no había necesidad de que se disculpara con alguien del estatus de Neia.

No lo puedo creer. El Rey Hechicero es sabio y sagaz, y seguramente debe saber el significado de la reverencia. Aun así, él todavía se inclinó ante mí como una persona ordinaria… No. No te llenes de ti misma. No puedo ser tan valiosa. Esto simplemente muestra cuán magnánimo es el Rey Hechicero; incluso trata a un plebeyo de forma cortés. ¡Ah! ¡No debe!

—¡Por favor no haga eso! ¡Su Majestad! ¡Por favor levante su cabeza!

Sí. Eso fue lo que ella debería haber dicho antes.

El Rey Hechicero alzó la vista y Neia suspiró en silencio. Francamente hablando, si alguien más hubiera visto lo que había sucedido ahora, algo terrible habría sucedido.

—Su Majestad…

Neia se arrodilló entre los estrechos espacios del suelo de los vagones.

—Su siervo es de orígenes humildes, pero juro que hasta que el trabajo de Su Majestad esté completo, le serviré leal y fielmente.

Neia respondió apropiadamente a un rey que le había mostrado su respeto.

Ignoró la voz en su cabeza que decía que él no era el rey del Reino Sagrado, y se inclinó.

—No no. Levanta la cabeza… mira, ¿podrías tomar asiento y continuar con tu tema anterior? Todavía no hemos llegado a nuestro destino, ¿verdad?

—No, todavía no.

Se sentó en el cojín y miró hacia fuera.

—Ayer pasamos sin peligro por las ruinas de la muralla por la gracia del poder de Su Majestad. Hemos elegido una ruta que nos hará más difíciles de descubrir, por lo que puede tomar un poco más de tiempo, pero creo que llegaremos a nuestra base mañana, o al día siguiente.

Aunque, dicha base era sólo una cueva.

—¿Es eso así? Aún así, todavía tenemos tiempo, ¿no? Háblame del tema de hace un rato. Además, todavía no he oído por qué tienes la mira puesta en convertirte en paladín. Seguramente debe haber un camino que puedes tomar, dado tu talento con el arco? ¿Por qué apuntar a ser un paladín? ¿Para hacer cumplir la justicia? ¿O tal vez ser el orgullo de tu nación?

—No… Cuando entrecerró los ojos, lo que vino a su mente fueron sus experiencias personales. “Mi madre era paladín.”

Ella era un paladín que era hábil con la espada, completamente a diferencia de Neia.

—Ya veo, por lo que te entrenó tu madre o la admiraste, hm.

—Ah, no. Mi madre a menudo decía que no debía ser un paladín. Y mi madre no podía hacer el trabajo de su madre, y aunuqe podía lavar la ropa y coser, era completamente inepta para cocinar y ese tipo de cosas. Ella hacía todo descuidadamente, la carne asada siempre estaba mal cocida, ese tipo de cosas era común.

Por lo tanto, era natural que su padre hubiera sido el que cocinaba en su casa. Cuando era joven, incluso pensó que era cierto para todas las familias.

—…¿Es eso así? Bueno, ella todavía no impidió que su hija se convirtiera en una paladín, así que supongo que seguía siendo una buena madre.

—Ah, no. Cuando le dije a mi madre que quería ser una escudera, ella sacó su espada y dijo: “¡Te dejaré si puedes derrotarme!” Y así sucesivamente. La única razón por la que se me permitió convertirme en uno fue porque mi papá la bloqueó desesperadamente. Si la hubiera enfrentado normalmente no la habría golpeado.

Esa fue la primera vez que comprendió el significado de la intención de matar.

—…Ahhhh, mm, bueno, bueno, ¿cómo voy a decir esto… fue una buena familia… mm.

—Sí. Mientras que los vecinos a menudo nos miraban extrañamente, pensé que era una buena familia.

—…Realmente, qué bonito… e-entonces, ¿por qué, por qué convertirse en paladín? ¿No pensaste en seguir el camino de tu padre…? Umu. ¿Tu padre era un amo de casa?

—No, mi padre también era un soldado que servía a su país. Sin embargo, nunca pensé en seguir los pasos de mi padre… ¿por qué era eso? Quizás es porque papá me dio esos ojos de aspecto feroz, así que terminé resentida con él…

Neia apretó sus dedos índice a los ángulos de sus ojos y los tiró en círculos.

Cuando era joven, sus amigos a menudo decían: “¿Por qué me estás mirando?”, “¿Estás enfadada conmigo?” Y cosas por el estilo, y ella se había quejado a menudo a su padre por ello. Después de eso, cuando su madre la había oído decir eso, había golpeado a Neia por ello.

Pensar en ellos era bastante nostálgico, dijo Neia.

—Pero quizás después de convertirme en una escudera, mi visión se hizo más amplia. En algún momento, comencé a pensar que esto era un regalo de mi padre. Bueno, yo podría prescindir de la feroz mirada, sin embargo.

—¿Cómo están tus padres ahora?

—Mi padre peleó contra el ejército de Jaldabaoth y murió. Perdí el contacto con mi madre, y no sé qué pasó con ella, pero creo que debió haber muerto durante la defensa de la ciudad. Después de todo, eran el tipo de gente que habría luchado hasta el amargo final.

—Parece que he preguntado sobre un tema doloroso.

El Rey Hechicero se inclinó ante ella una vez más. Como esta fue la segunda vez, el impacto no fue tan grande. Sin embargo, fue suficiente para que Neia se sintiera ansiosa.

—¡Por favor, levante la cabeza! ¿Cómo pudo inclinarse ante alguien como yo?

—Inconscientemente pregunté por tus parientes. Aunque no sabía de antemano, ahora que conozco los hechos, una disculpa todavía está en orden…

El Rey Hechicero inclinó la cabeza en señal de desconcierto después de levantarla.

No, eso no es correcto, así es como debe ser entre iguales. Un rey no es igual a un ciudadano de otro país. Además, somos los que le pedimos ayuda …

—Erm… bueno, tales excepciones están por todas partes. Er, si alguien ve a Su Majestad inclinarse ante mí, ah, pueden mirar hacia abajo a Su Majestad, porque yo soy sólo una escudera, después de todo.

—…Umu, realmente ahora, tienes un punto. Así son los reyes.

Cuán difícil son estas cosas, murmuró el Rey Hechicero.

Debe haber querido decir que era difícil mezclarse con personas de otras naciones, incluso si quería mostrar su sinceridad, probablemente.

—Ah sí, aunque esto no puede comenzar a contar como una disculpa, te lo prestaré, Baraja-san.

El Rey Hechicero rápidamente alcanzó su túnica y produjo un arco.

…¿Hah?

Era más grande de lo que podría estar escondido dentro de sus ropas. Neia parpadeó varias veces, pero la realidad se negó a cambiar.

—Este es un arma mágica. Úsalo para protegerme.

Parte de la proa estaba hecha con partes de animales, pero no había un aire de sangre y gore sobre él; en su lugar tenía un sentimiento sagrado.

De un vistazo, ella lo sabía. En otras palabras, este arco era una obra maestra que necesitaba ser descrita con la palabra “super”.

—Esta es el Ultimate Shooting Star Super, hecho con el arte antiguo de la forja rúnica. Por varias razones, lo estaba llevando encima para prestarlo a alguien más. Ahh, normalmente habría runas talladas aquí, pero ahora no puedes verlas por el desgaste. ¿Qué piensas?

Neia utilizó todas sus fuerzas para suprimir la necesidad de gritar.

Típicamente hablando, ella debe rechazarlo. Esto era muy probable que fuera un tesoro nacional del Reino Hechicero. Sin embargo, ¿alguien prestaría tal tesoro a un seguidor de otro país?

Tal vez sólo se ve increíble. ¡Como si fuera posible! Este es definitivamente un arma muy poderosa!

—¿Qué piensas? ¿No lo aceptarás? Tu trabajo es hacerme compañía y protegerme, ¿no? Por lo tanto, creo que sería bueno equiparte con una mejor arma, ¿no?

—¡Ngh!

Tenía razón.

Neia sintió que la cabeza le daba vueltas.

—Ahh, mis disculpas. ¿Es porque se ve demasiado vistoso? En ese caso, tengo algo más tranquilo, el Great Bow Special, que también es el producto de la forja rúnica.

Diciendo esto, volvió a meter su túnica…

—P-por favor no se moleste! Estoy más que satisfecha con este! Por favor, permítame rechazar educadamente.

Las palabras de Neia se mezclaron con un grito tristes cuando detuvo al Rey Hechicero de producir más armas. Si sacaba otra arma delante de ella, Neia no pensaba que pudiera retener sus sentidos, y prestarle a ella probablemente implicaría que tenía que pasar todo el día aguantando.

—¡Su Majestad! ¡Acepto humildemente este Ultimate Shooting Star Super que me ha concedido!

Ella tomó el arco con manos temblorosas.

Dado sus accesorios y decoraciones, parecía mucho más pesado que un arco promedio, sin embargo, se sentía anormalmente ligero en la mano. Sostenerlo hacía que su cuerpo se sintiera más fuerte, como si hubiera estado imbuido de poder, o fue porque el arco en sí era sorprendentemente ligero?

Ah, esto es malo. Quería tranquilizarme con la idea de que esto era sólo un elemento mágico que era elegante en el exterior pero sencillo en el interior. Esto… esto es definitivamente una cosa mala. Por lo que sé… Esto podría ser mejor que la sagrada espada… ¿eh? Espera, espera un minuto… no, seguramente no podría…

—¿Ah sí? Para mí, eso no vale la pena estar orgulloso, ¿sabes? Si quisieras algún otro… si quieres un arma mejor, por favor avísame.

Esto es malo. Si esto continuaba, si seguía oyendo hablar de ello, las cosas se volverían extremadamente malas. No podía imaginar qué pasaría si un escudero terminara con un mejor equipo que la persona de primer nivel de su país.

—Muchas gracias, Su Majestad. Estoy muy agradecida de que hayaa pasado tanto tiempo considerando a alguien como yo…

Dejar que alguien sostuviera esto sería muy peligroso, así que Neia se aferró a sí misma.

Ella sonrió al Rey Hechicero mientras asentía mientras decía, “Umu”. Mientras la sonrisa era un poco rígida, había logrado esconder hábilmente sus pensamientos.

—Si otros ven esto, diles que te lo presté.

¿No puedo dejar que lo vean? Si es posible, prefiero envolverlo o algo así… pero no puedo hacerlo con un arma que Su Majestad me prestó para protegerlo… Ahh… espera, mi cabeza empieza a doler. Así que algo como esto no es algo de lo que enorgullecerse… Los estándares de Su Majestad son demasiado altos… ¿Tendré que pagar si daño este arco? ¿Yo? Ahhh, me duele la barriga… Ojalá no tuviera que pensar en este arco… ¡Ah!

Neia pensó en algo que aún no había mencionado.

—¡Su Majestad! ¡Vi esas inmensas y grandiosas estatuas de usted mismo en el país de Su Majestad!

—…Hoh.

Él respondió con una voz tranquila que era tremendamente diferente de la que había usado en el pasado. Neia se sentía incómoda acerca de si lo había ofendido de alguna manera.

Había nombrado a su país después de sí mismo. Por lo tanto, Neia adivinó que el Rey Hechicero podría ser un egomaníaco, que también era por qué había construido esas enormes estatuas de sí mismo para proclamar su poder.

¿No le he alabado lo suficiente?

—Esas estatuas no sólo mostraron la grandeza de Su Majestad, sino que también demuestran su poder! ¡No tenemos estatuas como esas en el Reino Sagrado!

Eso definitivamente no fue una mentira. A pesar del tamaño, se necesitarían técnicas de ingeniería que se hubieran refinado hasta convertirse en un arte con el fin de producir un semejante producto similar a la vida. Había una estatua del mismo tamaño de un Dragón de Mar en un lugar llamado cabo del faro, pero era más burdo, y parecía muy monótono después de ser desgastado por los elementos.

—Mis subordinados a menudo dicen eso.

Ahhhh, ¿es eso? Ha escuchado alabanzas de sus subordinados, así que esto es lo único que cabe esperar, ¿es eso lo que quiere decir?

—Mis subordinados ahora planean levantar estatuas como éstas en varios lugares de mi nación.

—Ya veo. De hecho, sería una buena manera de proclamar la gloria de Su Majestad.

El Rey Hechicero miró a Neia en lo que parecía una sorpresa.

—Uh, mm. Sin embargo, siento que poner estatuas de mí mismo dentro de mi país es un poco… ¿cómo debería decir esto. Aun así, mis subordinados construyeron estatuas de mí mismo que son más de cien metros de altura en el centro de la ciudad con el fin de mostrarme al mundo … Creo que se han dejado llevar por el concepto cuanto más grande, mejor.

—¿Pero por qué es eso?

El Rey Hechicero tose para aclararse la garganta, y fue entonces cuando surgió una pregunta en la mente de Neia; ¿los muertos vivientes aún tenían gargantas para limpiar? Sin embargo, el Rey Hechicero estaba hablando, y ella no podía interrumpirlo.

—La grandeza de un rey no se puede mostrar con objetos físicos.

—¡Ahhh!

Neia estaba sorprendida, pero eso era de esperar.

Neia no sólo había olvidado que el Rey Hechicero era no-muerto, sino que había llegado a albergar sentimientos de genuino respeto por él.

Este hombre era verdaderamente un rey.

De repente, vio al Rey Hechicero cerrando el puño con el rabillo del ojo.

—Por supuesto, declarar mi grandeza al mundo al permitir que mi pueblo viva en vidas libres y prósperas es otra cosa. Pero demostrarlo con estatuas de mí mismo es… Deseo ser conocido por la paz de mi reinado.

—¡Es como usted dice!

Neia tragó saliva, y luego hizo una pregunta.

—Siendo un no-muerto, ¿por qué su Majestad pasa tanto tiempo pensando en la gente?

Neia no creía que la compasión del Rey Hechicero por las masas fuera un acto. Ella incluso comenzó a preguntarse si él era un no-mueto.

—…No he pasado mucho tiempo pensando en eso. Pero eso debería ser lo normal, no?

Neia estaba sorprendida.

¿Eran todos los reyes gente tan increíble?

La Sagrada Reina, los nobles, ¿podrían gobernar al pueblo con estos pensamientos en su corazón?

¿O era porque era un no-muerto? ¿Tenía esta perspectiva porque era un no-muerto?

Neia no pudo responder a esa pregunta.

—Además, si realmente estuviera a cien metros de altura, habría quejas por no recibir suficiente luz del sol.

El Rey Hechicero siguió con lo que sonó como una broma, que sólo sirvió para perforar la humildad de este increíble monarca en el corazón de Neia una vez más. Este hombre era verdaderamente un Rey de Reyes.

Como el Rey Hechicero había señalado anteriormente, la base del Ejército de Liberación del Reino Sagrado era una cueva natural en una montaña.

Había un manantial subterráneo en una esquina de la cueva, y aunque no era muy alto, era muy espacioso, lo suficiente como para que un caballo y un carro entraran. Además, las setas que emitían luz blanca azulada brotaban alrededor, medían alrededor de la mitad de la altura de un hombre, por lo que no necesitaban otras fuentes de luz.

La razón por la que sabían de este lugar era porque los paladines habían sido enviados una vez para exterminar a un monstruo que hizo de este lugar su guarida.

Además, reformaron este lugar después de que habían huido aquí, y ahora había varios sectores dentro de las cuevas, divididos por su propósito. Incluso habían dado a sus dormitorios una apariencia de habitaciones. Después de cortar los árboles, de más de cien metros de altura, del bosque que rodea las montañas, incluso les habían dado la forma de muebles simples.

Pero en última instancia, era sólo una cueva.

Había un total de 347 personas aquí: 189 paladines, 71 sacerdotes, incluidos los aprendices y otro personal de este tipo, así como 87 plebeyos con ningún otro lugar para ir. Naturalmente, la esperanza de una habitación privada estaba fuera de cuestión.

Aun así, no podían permitir que el rey de otro país se quedara con todos los demás.

Por supuesto, hubo el deseo de minimizar el contacto entre el Rey Hechicero no-muerto y los ciudadanos del Reino Sagrado, así como el deseo de impedirle entrar en contacto con la información secreta dentro de su base, y otras consideraciones por parte de la Reino Sagrado.

Sin embargo, no podían decirle que les gustaría que utilizara la magia de teletransportación para poder descansar en el Reino Hechicero.

Al final, tuvieron que mover forzosamente las cosas ajenas y crear una habitación personal para que el Rey Hechicero descansara.

En circunstancias normales, habrían enviado mensajeros para informar de la llegada de la llegada del Rey Hechicero y hacer que los demás hicieran preparativos para recibirlo, pero el Reino Sagrado estaba ahora en las garras de los demihumanos. No podían enviar a paladines, que tenían habilidades de detección enemiga pobres, como caballeros. Además, Neia estaba ahora en el carruaje del Rey Hechicero y esperaba fuera de la cueva. La gente de la cueva estaba moviendo frenéticamente los bienes personales y transfiriendo camas y armarios y cosas por el estilo. Además, ya habían colgado una bandera prestada del Reino Hechicero.

—…Hm.

—¿Qué pasa, Su Majestad?

—…Aunque no tengo la intención de insultarte, tengo algunas preguntas sobre todo esto que espero que puedas responder de la mejor manera posible. Parecería que no estás escondiendo tus huellas; ¿No es eso un problema? ¿O alguien más se encargará de eso?

El Rey Hechicero hizo su pregunta en un plano, como si estuviera leyendo algo, tono de voz, y entonces los ojos de Neia se abrieron de par en par.

Estába en lo correcto.

Dejarían huellas en el proceso de escalar esta montaña deshabitada.

Cuando se le añadieran las huellas de las monturas de los paladines, sería inmediatamente obvio. En ese caso, el hecho de que aún no se habían descubierto era pura coincidencia. ¿Lo era?

—Su, Su Majestad. No hemos realizado ningún trabajo de ocultación hasta hoy; ¿podría ser que nos hayan dejado deliberadamente? …¿Pero por qué?

La voz de Neia tembló cuando le preguntó al Rey Hechicero su pregunta.

A lo largo de este viaje, Neia se había dado cuenta de que el Rey Hechicero antes de ella era una persona sumamente sabia. Por lo tanto, pensó que él podría darle inmediatamente la respuesta, y sus pensamientos no se equivocaron.

—…Hay muchas posibilidades para eso, pero en circunstancias normales, eso sería lo más probable…

Por un momento, Neia pensó que no debía escuchar la respuesta del Rey Hechicero sola, pero en ausencia de la Capitana, no podía controlar la curiosidad que brotaba dentro de ella.

—¿Podría ser porque no quieren perder de vista al Ejército de Liberación?

—¿Perder pista del Ejército de Liberación?

—Hm… Bueno, me disculpo por esta comparación, pero digamos que ha encontrado un nido de ratas causando problemas, dejándolos correr libres sería muy molesto, ¿no? Lo mejor sería esperar a que todas las ratas se reúnan y luego eliminarlas todas de una sola vez.

¡El tiene razón! Es como dice Su Majestad. Me resulta difícil imaginar otra posibilidad. Ya lo ha pensado en tan sólo unos minutos… es como si supiera exactamente lo que el enemigo está pensando, es increíble…

—Bueno, mientras la situación siga siendo la misma, no habrá nada de qué preocuparse. No estoy hablando sólo de la situación aquí, pero los cambios en el lado del enemigo podrían dar lugar a una alta probabilidad de ser atacado, lo que sería problemático.

Neia no sentía más que respeto por la inteligencia del Rey Hechicero mientras destacaba los puntos más precisos de sus circunstancias.

—¡Muchas gracias, Su Majestad! Voy a informar de esto al capitana de inmediato!

—Entonces debería ir yo también.

—¿Eh? Pero seguramente debe estar cansado del largo viaje. Hemos preparado una habitación para usted, ¿no sería mejor descansar allí por un tiempo?

—¿Lo has olvidado? Soy un no-muerto, ¿sabes? No necesito descansar.

Él tenía razón. Neia lo había olvidado por completo.

Los no-muertos eran seres que no sentían fatiga. También le habían enseñado que tratar de huir de un no-muerto de una velocidad comparable era muy difícil. Aunque eso era simplemente sentido común, las experiencias de Neia con el Rey Hechicero habían destrozado completamente su percepción de los no-muertos. A veces, incluso se encontró pensando que él era sólo un lanzador mágico humano con una máscara esquelética.

—Muchas gracias. Entonces, ¿puedo molestarle para que venga conmigo?

—Pero por supuesto. Y no hay necesidad de agradecerme. Dado que estamos aquí para derrotar a Jaldabaoth, debemos ayudarnos mutuamente.

Aunque ella sabía que “ayudarnos” en este caso se refería al Reino Sagrado y al Rey Hechicero, también podría ser interpretado como hablando de Neia y el Rey Hechicero. Eso hizo que Neia se sintiera un poco excitada.

Finalmente, alguien llamó a la puerta del carruaje desde el exterior.

—Su Majestad, hemos preparado una habitación para usted.

Neia abrió la puerta.

Cuando el paladín de fuera vio el arco que Neia sostenía, sus ojos se abrieron de sorpresa.

Esta fue la primera vez que había traído el arco que había recibido del Rey Hechicero fuera del carruaje. Eso era porque el Rey Hechicero no había abandonado su carruaje desde que le había prestado el arco. Por lo tanto, nadie más lo había visto hasta ahora.

…Debes estar sorprendido, ¿eh? Mm. Entiendo como te sientes. Esto no es un arma que dejarías llevar a un escudero…

Mientras el paladín la bañaba en su mirada, Neia se volvió hacia el carruaje y se inclinó.

Aunque simplemente estaba mirando a sus pies, después de ver que el Rey Hechicero había pisado el suelo, Neia levantó la cabeza y le preguntó al paladín:

—Lo siento, pero necesitamos hablar con la Capitana Remedios, ¿puedes llevarnos a ella? Su Majestad dice que también irá.

—Ah, sí, sí. Entendido. Entonces, por favor, síganme.

El paladín, seguido por el Rey Hechicero, y luego Neia, entró en la cueva.

La iluminación blanca azulada de los hongos, que medían la mitad de la altura de un hombre, era muy espeluznante. Donde los hongos eran particularmente prolíficos, monstruosas sombras bailaban en las paredes entre las setas. Además, la luz blanca azulada de los hongos la hacía parecer un cadáver, pero misteriosamente, ya no le importaba.

Mientras caminaban a través de la cueva, verían paladines de vez en cuando de pie, así como plebeyos y sacerdotes.

Deberían haberse enterado de todo de la capitana y de los otros que se habían adelantado a ellos, pero no podían evitar mirar al Rey Hechicero.

Es un poco descortés, aunque…

El Rey Hechicero no se enfadaría, ¿verdad? Era un gobernante muy amable. Sin embargo, las personas más amables solían se, más aterrador cuando se enfadaban.

¿Debería decirles que detuvieran su grosería para evitar ese suceso? Sin embargo, ella no podía ir y decir a todos y cada uno de ellos en persona, y no era un problema que podría ser resuelto solo por palabras de todos modos. Después de todo, para los ciudadanos del Reino Sagrado y para todos los vivos, los no-muertos eran fundamentalmente el enemigo.

Le diré al capitana sobre esto más tarde… bueno, es bueno que no hayan sacado sus armas.

De repente, Neia percibió que el Rey Hechicero había producido un pedazo de papel, y que estaba mirando las letras escritas en él. Aunque Neia estaba interesada en lo que estaba escrito allí, no podía ver las letras debido a la forma en que estaba oculta en su mano.

Finalmente, fueron llevados a una habitación que estaba dividida por una cortina colgante, y los sonidos de un intercambio de opiniones ruidoso vinieron de adentro.

—Capitana Remedios. El Rey Hechicero y la escudera Baraja han llegado.

El interior estaba silencioso.

El papel en la mano del Rey Hechicero había desaparecido en trozos.

—Déjalo entrar.

Después de oír la voz de la capitana, el paladín movió la cortina.

Los paladines y los sacerdotes que se levantaron para dar la bienvenida al Rey Hechicero, que no había sido parte de la delegación, tenían una mezcla compleja de emociones en sus ojos. Incluso Neia podía sentir esto. Naturalmente, el Rey Hechicero debe haberlo sentido también. Sin embargo, no había manera de saber cómo había reaccionado con sólo mirar su espalda.

No hay manera de que Su Majestad no pueda sentir el estado de ánimo en el aire… tal vez simplemente no se preocupe por los mezquinos chistes de hombres diminutos. ¿Es esto el peso de un rey?

—Todos, escuchen. Ante nosotros está Su Majestad, el Rey Hechicero Ainz Ooal Gown. Incapaz de ignorar la difícil situación de nuestra nación, ha venido especialmente aquí por su cuenta para ayudarnos. ¡Le concederán todo el debido respeto!

Después de que Remedios lo dijo, todos en la sala se inclinaron ante el Rey Hechicero.

Una vez que todos levantaron la cabeza, el Rey Hechicero habló en tono grandilocuente.

—Encantado de conoceros. Soy el CORTADOR DE CUERDAS*. He venido a ayudaros, no en nombre de mi nación, sino en mi propio nombre. Por lo tanto, aunque esto podría ser un poco repentino, he notado algunas cosas en mi camino, así que busco vuestra opinión en el asunto. Por favor permitan que mi seguidora explique.
[NT: Esto es la mano de Nigel.]

El Rey Hechicero se apartó, permitiendo que Neia pasara delante de él.

—Disculpe, permítame que explique lo que Su Majestad dijo antes.

Neia transmitió las preguntas del Rey Hechicero a todos los presentes. Después del breve discurso, un silencio pesado cubrió la habitación.

—…Entonces, ¿qué es lo que Su Majestad propone que hagamos?

Remedios dirigió su pregunta a Neia, que estaba a su lado.

—Yo sólo he venido a tener una batalla con Jaldabaoth, no para lideraros a todos ustedes.Si termino participando demasiado en sus sesiones de planificación estratégica, no creo que las cosas se volverán muy problemáticas después de derrotar Jaldabaoth?

La conmoción atravesó la habitación por un momento.

—En ese caso, también usaré los medios más apropiados para salvar a esta nación.

Seguramente cumplirá con todos los acuerdos que haga. En este momento, en este mismo momento, si quieres salvar a la gente que sufre, doblar la rodilla ante rey de otro país por un tiempo debe ser la elección correcta para hacer, no?

—El único que puede estar por encima de nosotros es Su Majestad, la Sagrada Reina. Lamentablemente, no podemos aceptar los mandamientos del rey de otra nación.

Sin embargo, Remedios rápidamente rechazó la oferta.

—…¡!

Usted debe estar dispuesto a cualquier cosa para salvar a la gente! ¿No era esa la razón por la que estamos usando el rey de otra nación, y un rey tan increíble además!

Neia bajó la cabeza, para no mostrar las oscuras y turbias emociones que brotaban de su interior.

—¿Podemos preguntarnos cuál es el curso de acción que Su Majestad tomaría en nuestra posición?

—Si fuera yo, hm… Bueno, lo lógico sería mudarse inmediatamente a una nueva ubicación, ¿no?

—Una nueva ubicación…

Eso era porque no sabían qué otro lugar lo que era adecuado como escondite.

—A juzgar por su respuesta, supongo que no lo sabe. Me temo que cuanto más rápido se muevan, antes el ejército de Jaldabaoth os atacará… Entonces, ya que esto es todo , Volveré a mi habitación.

Justo cuando Neia estaba a punto de seguirlo, el Rey Hechicero extendió su mano para detenerla.

—Perdóname, pero quisiera que te quedaras aquí y escucharas la opinión de los demás en mi nombre, Baraja-san.

—Entendido, Su Majestad.

Aunque no la había reconocido como su mujer, parecería que el Rey Hechicero la estaba tratando como una suplente para sí mismo. En ese caso, si ella no completaba su tarea adecuadamente, él estaría decepcionado. Tan solo imaginar que el Rey Hechicero estaba decepcionado hizo que su corazón se agite por alguna razón.

—¿Entonces puedo contar contigo? ¿No le importa, Capitana Remedios?

—Si Su Majestad lo permite, no nos opondremos.

Después de oír eso, el Rey Hechicero se volvió para irse con el paladín asignado para ser su guía.

Una vez que desapareció detrás de una esquina, un sacerdote habló.

—Así que ese es el Rey Hechicero… Capitana Remedios… ¿Realmente estará bien? Espero que no hayamos traído un tigre para ahuyentar a un lobo. Eso sería muy problemático.

—Tomar veneno para escapar de la agonía presente… ¿no es eso lo que hacen los pobres?

—Hemos hablado de esto antes, ¿no ?, no me hagan repetirme. El veneno ya está en nosotros ahora.

¿No lo llaman Su Majestad? ¿No le van a mostrar respeto?

Neia estaba disgustada por el dramático cambio de actitud que habían mostrado en el momento en que el Rey Hechicero se había ido.

Si uno entendía la actitud de los ciudadanos del Reino Sagrado hacia los no-muertos, entonces su actitud sólo era de esperar. Más bien, era el disgusto de Neia lo que era anormal. ¿Por qué se sentía infeliz con esto?

—Bueno, sigue siendo útil ahora, por lo que no puede evitarse… y hemos visto concretamente cómo puede ayudarnos… pero como sacerdotes, podríamos tener problemas para neutralizar ese veneno, ¿no?

¿Qué quieres decir con útil? Alguien se da cuenta de un error que cometimos e incluso va a proporcionar una solución, pero no sólo son ingratos, sino que siguen pensando en cómo usarlo… Ah, eso es todo. Eso es lo que sentía de Su Majestad, algo de lo que el Reino Sagrado ahora carece… un sentido de pureza. Por eso me siento así…

¿Cuánto de su gracia había recibido?

Después de compartir un carruaje con él, se le había dado la oportunidad de darse cuenta de que a pesar de ser un no-muerto, el Rey Hechicero era un rey que era digno de respeto.

Por lo tanto, lo que ella sentía por este pueblo era en realidad lo que se conocía como compasión.

—Hablando de eso, Escudera Baraja. ¿Qué es ese arco que llevas?

—Ah, sí. Su Majestad dijo que me prestaría esta arma durante la duración de mi misión.

—…¿Puedo echarle un vistazo, Escudera Baraja? Quiero ver si el arco está encantado con cualquier magia siniestra.

El sacerdote le extendió la mano.

Normalmente, debería habérselo entregado. sin embargo…

—Permítanme que lo rechace.

El sacerdote quedó atónito. Era un rostro que decía que no esperaba ser negado.

—Este es un arma que he recibido de Su Majestad para proteger a su persona. No permitiré que deje mis manos.

Ella no permitiría que alguien que sólo estaba pensando en usar un aliado, tocar su ni por un solo momento. Neia bajó la cabeza mientras ella respondía para mantener la ira en su corazón de mostrar en sus ojos.

—…Capitana Custodio, ¿cuál es el significado de esto?

—Ahhh, Escudera Baraja, entrega ese arco

—En otras palabras, ¿no le importa que le informe a Su Majestad entonces?

El aire de la habitación se congeló.

—Suficiente. Entiendo. Continuemos hablando.

Hmm, por lo menos todavía saben que las cosas van mal para ellos si Su Majestad lo descubre.

—Antes de eso, capitana Custodio, ¿no sería mejor que la escudera Baraja regresara al lado del Rey Hechicero?

Neia notó que uno de los sacerdotes echaba un vistazo al arco por un momento.

Neia comprendió el significado que estaba tratando de transmitir, pero a pesar de la furia que ardía en su corazón, no la dejó caer en sus palabras o acciones.

—Me disculpo, pero estoy aquí para escuchar las palabras de todos por orden de Su Majestad. Le agradecería mucho que me dejara seguir aquí y escuchar sus palabras desde el lado.

—Es cierto… Gustav. ¿Qué crees que deberíamos hacer?

—Su Majestad nos lo dijo en persona. Si hacemos que se vaya ahora, probablemente causará más problemas en el futuro.

—Es verdad. ¿Entonces la dejaremos tal cual?

¿Es esto algo que deberían estar diciendo delante de la persona en cuestión? Mientras Neia pensó esto, ella se inclinó en gratitud silenciosa.

—Ahora, siguiendo lo que el Rey Hechicero ha dicho, ¿qué debemos hacer? ¿Alguien tiene alguna idea sobre dejar este lugar y buscar otro espacio seguro?

Tal vez alguien con las habilidades de guardián de su padre podría ser capaz de encontrar un lugar para que muchas personas se queden por períodos prolongados. Sin embargo, no había nadie aquí como ese.

—El Rey Hechicero, Su Majestad dijo anteriormente que si no hacemos nada, Jaldabaoth tampoco hará un movimiento. En ese caso, ¿por qué no buscar un nuevo lugar antes de tomar acción?

Esa sugerencia, hecha por uno de los paladines, se reunió con aprobación dispersa. Sin embargo, Neia sabía muy bien dejando el asunto de lado no resolvería nada. Al final, todo lo que haría sería causar un montón de problemas en el futuro.

—El problema no es sólo encontrar un nuevo lugar, sino también el asunto de las provisiones. Mientras que es invierno y el alimento es fácil de preservar, encontrar suficiente alimento para dorarnos todo el invierno no es fácil. Incluso si no hemos asegurado la cooperación del Reino, ¿no deberíamos al menos comprar algo de comida de ellos? ¿No sería de ayuda hacer eso?

—Por desgracia, los precios son increíblemente altos en el lado del Reino. Además, incluso si logramos comprar la comida, necesitaríamos una cantidad enorme para sostener a muchas personas durante varios meses, por lo que transportarla sería muy difícil.

—Vice-Capitán-dono, entiendo lo que estás tratando de decir. Sin embargo, ni siquiera habrá nada que discutir sin esa comida. Al final, necesitamos alguna forma de obtener raciones del sur, ¿no? O tal vez cambiar nuestra base más cerca de la costa, para que podamos transportar desde el Reino.

—Por desgracia, nos faltan los fondos para eso, y no recibimos una buena respuesta de los comerciantes del Reino. En cuanto a conseguirlo desde el sur…

Gustav se echó a reír mientras le respondía.

—Probablemente no se han dado cuenta de que el peligro se está acercando a ellos. Nuestra armada se está desgastando lentamente, como si estuvieran dando un paso más cerca del final con cada día que pasa.

—Así que necesitamos producir algún tipo de garantía para hacer que el sur esté dispuesto a ayudarnos, ¿verdad?

—Después de todo, los problemas con nuestro campamento base y comida están apilados como una montaña.

—…En cuanto a la resurrección de la Sagrada Reina-sama… se puede hacer? Después de todo, una vez que podamos solucionar esto, todo lo demás será discutible.

—Desafortunadamente, según lo que aprendimos de Blue Rose, incluso ese hechizo de quinto nivel tendrá dificultades para trabajar sin un cadáver, o si está mal dañado.

—…¿Podemos contar con el poder de Su Majestad?

—¿Quieres tomar prestado el poder de los no-muertos?

—Las cosas son lo que son, ¿qué más podemos hacer? Si la Sagrada Reina-sama fuese resucitada, entonces el principal problema sería Jaldabaoth.

Los ojos de todos se volvieron hacia Remedios, que tenía un rostro agrio.

—Dejemos eso de lado por el momento. Hablamos de esto mientras viajábamos por otros países, pero nuestro principal objetivo será atacar los campos y liberar a la gente.

Muchas personas asintieron de acuerdo.

—Ya veo. Todo el pueblo del Reino Sagrado es entrenado en combate. En ese caso, liberar solo una aldea nos dará una cierta cantidad de fuerza de combate… suponiendo que estén dispuestos a ayudar, por supuesto. Sin embargo, en ese caso, ¿no empeoraría el problema de los alimentos?

—Por eso estoy diciendo que deberíamos atacar los campos. Debería haber comida allí.

—¡Ya veo! ¡Ese es nuestra capitana Remedios para!

Remedios sonrió al oír a uno de los paladines decirlo.

Sin embargo, los ojos de Neia estaban fríos al mirar a Remedios. Después de todo, sabía de quién había venido esa sugerencia.

—Además, con la ayuda de la gente, continuaremos atacando y liberando los campamentos en varios lugares. De esa manera, podremos encontrar nobles con lazos hacia el sur. Reuniremos a sus tropas antes de que Jaldabaoth pueda destruirnos y darle un golpe aplastante. Eso debería evitar que hagan algo.

—¡Ya veo!

Esta vez, hubo más voces de acuerdo.

—Vamos con eso. En ese caso, Escudera Baraja, vaya a decírselo al Rey Hechicero…

—Espere, capitana. Siento que sería mejor si se lo dijera yo mismo. Sería cortesía básica mostrar al rey de una nación cuando se informa a un rey sobre nuestras operaciones.

Gustav tenía razón, pero por alguna razón algo parecía faltar.

Sin embargo, Neia no podía oponerse a esto sin saber lo que le faltaba.

—Muy bien. Hazlo entonces. Te lo dejaré.

—¡Entendido!

Neia y Gustav regresaron juntos a la habitación del Rey Hechicero. Aunque sólo había un pedazo de tela para que sirviera de puerta, un paladín todavía estaba de pie frente a ella. ¿Estaba allí para vigilar a las personas que podrían perjudicar al huésped dentro, ¿o vigilar al huésped?

Después de que se lo ordenara a Gustav, el paladín se marchó.

Neia frunció mentalmente las cejas.

Desde que había echado al guardia, viniendo aquí definitivamente significaba que tenía algo más en mente, además de contarle sobre el plan. Era difícil imaginar que quisieran asesinarlo. Sin embargo, si realmente llegara a pasar, entonces ella necesitaría manejar su arma como el escudo del Rey Hechicero.

—Su Majestad, éste es Gustav Montanis; Yo y la escudera Neia Baraja buscamos su permiso para entrar.

Después de que se concedió, Gustav dio un paso en la habitación.

Cuando uno recordaba las posadas que habían visto en el Reino y en el Reino Hechicero, este lugar parece terriblemente austero. Esto no era lugar para que el rey de una nación descansara.

No había nada que hacer sobre el hecho de que las paredes de la cueva eran roca desnuda, pero incluso los muebles estaban en ruinas.

Mientras que los paladines aprendieron a coser durante sus días escuderos, No era suficiente para que ellos puedan hacer muebles.

Sin embargo, la cama donde el Rey Hechicero se sentó era extremadamente hermosa. Brillaba con resplandor de obsidiana, como si estuviera hecho de ónice. Además, había una manta blanca pura encima.

Cualquier otra persona se habría asustado sin sentido por la vista de esta colcha hermosa que se había producido de quién sabe dónde. Sin embargo, para Neia, desde hacía mucho tiempo había llegado a pensar que tales asuntos no eran nada de lo que extrañarse cuando se trataba del Rey Hechicero. Además, era posible que simplemente se hubiera teletransportado a casa y regresado con una cama.

Sin embargo, era diferente para Gustavo, que no conocía al Rey Hechicero como Neia.

—Su, Su Majestad. ¿Qué, qué es eso?

—Oh, ¿esto?

El Rey Hechicero indicó su cama.

—Lo hice con magia. En cuanto a esta manta, bueno, también lo hice con magia. Dicho esto, no tengo ni idea de dónde viene esta lana, pero se siente bien para acostarse. Estoy seguro de que podrías descansar cómodamente.

Incluso después de recibir esa respuesta, todo lo que Gustav pudo hacer fue contestar duramente, “ah, ahh”. Sin embargo, Neia no tenía derecho a juzgarlo. Después de todo, ella también estaba mirando en la distancia y pensando, la magia realmente puede hacer cualquier cosa…

—Ahora bien, entiendo por qué Baraja-san ha regresado. Pero, ¿por qué has venido también, Vice-Capitán-dono?

—¡Ah, sí, sí! Aunque no tengo ninguna intención de despreciar a la escudera Baraja, sentí que sería más apropiado, como el Vice-Capitán, entregar el siguiente reporte yo mismo; de ahí mi presencia aquí.

—Umu… si usted ha hecho tales consideraciones, entonces yo como un forastero no tengo lugar para desaprobar. Sin embargo, quisiera decir algo.

Justo en ese momento, los puntos carmesíes de luz que servían como ojos del Rey Hechicero estaban infundidos con algún tipo de sustancia negra.

—Le di esas órdenes porque sentí que podía llevarlas a cabo. Sin embargo, interferir en el asunto por el peso de su posición como un superior es comparable a despreciar mi juicio. Eso me desagrada hasta cierto punto.

Hasta ahora, no importaba cómo la hubiera mirado, sin importar cómo la hubiera tratado, el Rey Hechicero nunca le había mostrado a Neia su infelicidad. Sin embargo, por primera vez, estaba mostrando su enojo ante Neia. Esta cólera nació de su confianza en Neia, y causó que una corriente de calor recorriera su pecho. Él era el único que sostenía esa opinión de ella.

—¡Me disculpo sinceramente!

—Esa disculpa debe dirigirse a ella. Sin embargo, bueno, no importa. Adelante y reporte.

Gustav resumió brevemente los detalles de lo que se había dicho, pero recibió un vago “Umu” a modo de respuesta.

—Ya veo. Entonces, ¿qué esperas que haga? ¿O estás diciendo que has venido sólo para informarme de esto?

—Por supuesto que no; Deseo preguntarle si Su Majestad tiene alguna opinión sobre esta operación…

Así que fue eso.

Quería tomar prestado el intelecto del Rey Hechicero. Eso era lo que preocupaba a Neia cuando él insistió en venir. Ordenando que el paladín se fuera también fue por esa razón. Si escuchaba lo que decía Gustav, si se enteraba de que el Vice-capitán había inclinado la cabeza al rey de otro país y encima era un no-muerto, las cosas irían muy mal.

En este punto, ¿de qué serviría tratar de cubrir las cosas…?

Era evidente que estaban desamparados sin el poder del Rey Hechicero. Siendo este el caso, sin importar lo tarde o temprano que podría ser, la noticia de esto eventualmente comenzará a extenderse por todo el pueblo.

Lo que el pueblo del Reino Sagrado debería haber hecho era difundir la palabra de la misericordia y compasión del Rey Hechicero en toda la tierra, y luego tratarlo con gratitud.

Aunque entiendo que están preocupados por él porque es un no-muerto, no creo que el Rey Hechicero sea ese tipo de hombre…

Sin embargo, incluso si Neia le decía esto a todo el mundo, era probable que nadie la creyera. Incluso podrían pensar que ella había sido encantada o caído bajo la influencia de magia similar.

¿Qué puedo hacer para que todos confíen en el Rey Hechicero? Parece que necesito hacer algo para cambiar la primera impresión de él. Sin embargo, no puedo decir algo grosero como, “por favor, permita que más personas le acompañen…

Justo cuando Neia estaba reflexionando sobre el asunto, el Rey Hechicero seguía hablando con Gustav.

—…No, ya he dicho esto. No interferiré con su planificación estratégica.

—Ruego que nos proporcione una solución sobre este punto, porque no tenemos a dónde ir. Nos gustaría evitar la posibilidad de fracaso, por pequeña que sea.

—Y ese es el por qué. Si usted escucha mis sugerencias y la operación termina en un fracaso, ¿qué se hará? No tengo la intención de asumir esa responsabilidad.

—Sí. Por lo tanto, siento que lo que discutimos aquí debe permanecer con mi corazón, el de su Majestad, y el de la escudera Baraja.

—¿Baraja-san también? ¿No sería mejor no dejarla oír esto?

—No, por varias razones, sería mejor que hubiera un tercero presente. Además, con alguien de su talento alrededor, podríamos ser capaces de llegar a algo bueno.

—…Hm, entonces podemos discutir el asunto. Baraja-san, ¿estás de acuerdo con esto?

—¡Ah! Sí, estoy bien.

—En ese caso… había varios puntos en la operación que usted sugirió ahora mismo que me molestan. La primera es la cuestión de las raciones. Estoy de acuerdo en que puede haber reservas de alimentos en los campos de prisioneros, pero no creo que haya mucho allí. Si pensamos en ello, ¿crees que alimentarían a sus cautivos adecuadamente? Si dependiera de mí, disminuiría su ración diaria de alimentos y los debilitaría para que no tuvieran oportunidad de rebelarse. También, está el asunto de obligarlos servir como soldados después de rescatarlos. ¿Y sus armas? ¿Los has transportado a esta cueva?

—No, no tenemos. Me gustaría pensar que podríamos obtener los de los campamentos.

—Su plan de apostar todo en estos campos es muy peligroso. Lo entiendes, ¿verdad?

—Sí. Sin embargo, salvar a la gente que sufre allí es muy importante.

—En ese punto estoy de acuerdo. Cuanto más tiempo pase, menos sentirán por este país. Sin embargo, sería mejor hacer algo con respecto a la situación alimentaria. En verdad, siento que buscar la ayuda del sur es la mejor opción en muchos aspectos. ¿Qué se puede hacer para lograr eso más fácilmente?

—La familia real ayudará. Aunque Su Majestad ya ha fallecido, no creo que todos los miembros de la realeza hayan sido exterminados. Podríamos ayudar a los miembros de la familia real, apoyados por los nobles del sur, y luego pedirles a los nobles del sur que cooperen con nosotros. Si lo hiciéramos, también tendríamos un refugio seguro… hablando de eso, Su Majestad. La Sagrada Reina está muerta, pero quizás Su Majestad podría hacer algo al respecto?

—¿Qué quieres que haga al respecto?

—Resurrección.

—Ya veo. Eso no es imposible.

Lo dijo en un tono tan casual que Neia dudó de sus oídos por un momento. La magia de resurrección podría considerarse el secreto supremo de la magia divina. Muy pocos humanos podrían usarlo. ¿Cuántas personas en este mundo podían hablar esas palabras tan fácilmente?

—Naturalmente, espero alguna forma de compensación por esto. Entonces, ¿dónde está el cuerpo? ¿En qué estado es?

—La ubicación del cuerpo es actualmente desconocida, así como su estado. Sobre el tema de la compensación, con gusto pagaremos tanto dinero como Su Majestad desea.

El Rey Hechicero agitó su mano ante su rostro.

—La falta de un cuerpo hará las cosas muy difíciles. Incluso con uno, la condición del cuerpo podría complicar las cosas. Sin un cadáver intacto, existe la posibilidad de que si uso la magia de resurrección, podría convertirse en una no-muerta.

—Eso, eso sería muy problemático para nosotros.

Si la Sagrada Reina se convirtiera en muerta viviente, no sólo eso causaría problemas, sino que sumergiría a todo el Reino Sagrado en guerra.

—¿No hay lanzadores de mágia en el Reino Sagrado que puedan usar la magia de la resurrección del quinto nivel?

—Me disculpo, pero no he oído hablar de ninguno.

—Hoh… ¿y los demás miembros de la familia real?

—Probablemente están en uno de los campos de internamiento. Después de tanto tiempo, dudo que alguno de ellos esté oculto dentro de las ciudades.

—¿Hoh, prisioneros, dices? …¿Tienes alguna información sobre dónde podrían estar?

—Ninguna en absoluto, respondió Gustav con un movimiento de cabeza. El Rey Hechicero miró el techo.

—Umu. Realmente estás inventando esto a medida que avanzas, ¿no?

—De hecho, así es. Nadie en la orden de los paladines está capacitado para recopilar información…

—¿Es así?… El Rey Hechicero se dijo a sí mismo. “Como yo pensaba, una organización sólida para permitir a cada subordinado hacer frente a todo tipo de situaciones es esencial. Además, se necesitan múltiples aparatos de recopilación de inteligencia.

—Por lo tanto, esperábamos aprovechar el poder de Su Majestad. ¿Puedo saber si podrías ayudarnos con su magia?

—Bueno, la magia no es tan omnipotente… Para empezar, necesitamos información detallada sobre los campos de prisioneros. ¿Confío en que tenga un mapa detallado para que yo lea?

—Mis más sinceras disculpas…

—No creo que haya uno aquí; ¿Voy a buscar una? Neia interrumpió a medio camino.

Los mapas eran el tesoro de un reino: cuanto más precisos eran, más útiles eran en la batalla, permitiendo a una posible nación enemiga saber mucho sobre la geografía de uno hizo mucho más daño que bien, por lo tanto, Gustav debía haber planeado negarse.

Sin embargo.

Neia no podía echarse hacia atrás en este punto.

No podía tolerar su uso unilateral del Rey Hechicero.

Si quisieran aprovechar su sabiduría, tendrían que pagar ese precio.

Gustav la apuñaló con la mirada, Neia fingió no haberlo notado

—Ah, en ese caso, permítanme echarle un vistazo después… También, disculpa las molestias, pero dime todo lo que sabes sobre el terreno, Baraja-san.

—¡Entendido!

Después de que los dos respondieron, Gustav apartó la cortina y se fue.Después de que los sonidos de sus pasos se desvanecieron, el Rey Hechiceroo murmuró:

—Tú no tienes que preocuparte por eso, vengo aquí por mi propio beneficio, así de valiosas son las maids del demonio Jaldabaoth.

—Sí.

Debe haber estado hablando de los mapas.

El pecho de Neia estaba caliente. En verdad, era una alegría que todo lo que hiciste fuera aprobado por otro.

—Sin embargo, esto realmente lo está empujando. Me sorprende que una organización que se fragmenta tan fácil se haya mantenido durante tanto tiempo.

—…Mis más profundas disculpas

—No, no hay necesidad de disculparse conmigo… sin embargo, es muy problemático cuando una organización no está unida. ¿No usan el voto mayoritario cuando ocurre una diferencia de opinión? Y, por supuesto, una regla para no guardar rencores sin importar cual sea el resultado.

—Qué maravilloso sería si pudiéramos unir al grupo de esa manera. Parece un equipo de ensueño.

—Mm… maravilloso, dices? El Rey Hechicero de repente miró el techo, pero sus ojos parecían mirar algo más lejos. “Sí, realmente era un equipo de ensueño.”

—¿Podría ser que la nación de Su Majestad está organizada sobre esa base?”

—Ah, ahhh No, no así, desgraciadamente, mi país no es un grupo así, todavía… kuku.

El Rey Hechicero se calló, y luego se rió cálidamente. “Sería interesante si lo fuera”.

—¿Interesante, dice?

—…Ahora, entonces, ¿puede decirme acerca de los alrededores?

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario