Overlord Volumen 12

Overlord – Volumen 12: Capítulo 2 (Parte 4)

Serie: Overlord.
Volumen 12: El paladín del Reino Sagrado.
Capítulo 2: Buscando la salvación (Parte 4).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Asbeltrion (Overlord Novela Ligera).
Corrección: Sin corregir (cuando Erb lo corrija sustituiré esta traducción por la versión corregida).


Capítulo 2: Buscando la salvación

Parte 4

Caminaron por las calles de E-Rantel. El destino del grupo era la posada que los guardias de la puerta les habían dicho que era el establecimiento de clase más alta en esta ciudad, el Pabellón Dorado Brillante.

Neia miró a la multitud de personas por las calles.

Las palabras de Ryurarius le habían dado la impresión de que esta nación estaba llena de demihumanos y no-muertos. Sin embargo, la realidad era diferente: la mayoría de los peatones eran humanos.

Los únicos muertos vivientes que ella vio eran grupos del mismo no-muertos que habían visto cerca de las puertas de la ciudad, así como muertos vivientes en forma de caballo con cuerpos de huesos y niebla que tiraban de carros. No había otros tipos aparte de ellos.

Por otra parte, había todo tipo de demihumanos.

Un grupo de Goblins marchó por las calles en formación cercana, cada uno de ellos irradiando el aura de un veterano experimentado. Eso inmediatamente rompió la impresión que Neia tenía de Goblins. No, no era sólo Neia quien se sentía de esa manera. Los gemidos de sorpresa provenían del contingente paladín.

También había demihumanos con el rostro de conejos en uniformes de maid así como ranas demihumanas, bípedas, pero ella había visto solamente un ejemplo de cada uno en la ciudad.

Parece más normal de lo que imaginaba… bueno, eso no es normal, pero aún así, es bastante similar a una nación humana. Apenas se puede decir que está bajo el dominio de un terrorífico rey no-muerto.

No había miradas de miedo en los rostros de los ciudadanos que caminaban por las calles. Neia no estaba segura de que esto fuera porque se habían resignado, se habían acostumbrado a ello, o habían decidido que no había necesidad de preocuparse por vivir con los no-muertos. Sin embargo, no había señales de caos en las calles. A veces incluso oía el ruido de los niños riéndose.

Esto es mucho mejor en comparación con Jaldabaoth, supongo.

Justo entonces, Remedios de repente paró su caballo. Desde que su líder, que viajaba a la cabeza del grupo, se había detenido, el resto no tenían más remedio que seguir su ejemplo.

—Disculpe, Enano-san. ¿Puedo hacerle unas preguntas?

Remedios se dirigía a tres enanos que trabajaban al lado del camino. También había tres esqueletos que realizaban obras de tierra bajo las órdenes de los enanos.

El choque cultural que había recibido después de entrar en la ciudad había sido tan grande que ahora no pensaba mucho al ver esqueletos. Incluso había un toque de alivio en su mente que venía de ver a un oponente que incluso ella podría vencer.

—¿Qué? ¿Quienes son ustedes? ¿De qué país proceden?

—Me disculpo por hablar desde el caballo. Sin embargo, somos del Reino Sagrado, y estamos buscando el Pabellón Dorado Brillante. ¿Podemos preguntarnos cómo llegar?

—Brillante… Pabellón Dorado Brillante? Ahhh, ese es un lugar elegante.

Los Enanos les dieron una explicación aproximada. Sin embargo, difería ligeramente de lo que los guardias de la puerta les había dicho, y parecía que estaban siendo enviados un poco fuera de curso. Sin embargo, el verdadero objetivo no era pedir direcciones.

—Ya veo. Muchas gracias. Gustav, dales una muestra de agradecimiento.

Gustav desmontó de su caballo y sacó una pequeña bolsa de monedas.

—Seguramente no hay necesidad de esto sólo para dar direcciones?

—Está bien. Después de todo, hemos interrumpido tu trabajo.

—¿De verdad? Entonces gracias amablemente.

Los Enanos aceptaron el regalo de Gustav y sonrieron.

—Bueno, cuando tengamos algo de grub, agradeceremos a los hombres y mujeres del Reino Sagrado por ello.

—No, no hay necesidad… Hablando de eso, ¿qué hacen aquí?

—Hm ¿No puedes decirlo? Estamos construyendo caminos. Su majestad nos lo pidió a nosotros. Mientras que son principalmente los residentes los que están haciendo el trabajo, estamos aquí para servir como asesores técnicos.

—Gahahahaha, los Enanos se rieron con ganas.

—Ya veo. ¿Y los no-muertos por ahí…?

—Son Esqueletos que Su Majestad nos prestó, ¿no? Ahhh, honestamente, no se puede vencer a los no-muertos cuando se trata de puro trabajo manual. Sin duda ha cambiado mi visión de ellos.

—Controlando a los no-muertos, eh…

—No es como si hubiera algo superpuesto… Bueno, supongo que no se puede evitar porque son viajeros. Sin embargo, sólo es de esperar en el Reino Hechicero, ¿no? He oído que los no-muertos están mostrando su utilidad en los pueblos cercanos. Después de todo, pueden completar tediosas tareas como plantar y así sucesivamente con sólo una orden. Mira, los no-muertos no se cansan, no duermen y no comen. Además, también entienden lo que queremos decir, por lo que lo hacen de fantasía cuando se les da una tarea dentro de sus posibilidades. Las cosas son lo que son, ni siquiera tienes que trabajar como un perro. Incluso nuestro país está empezando a hacer uso de ellos también.

—Por su país, ¿quieren decir una nación de Enanos separada del Reino Hechicero?

—Oh si. De ahí procedemos, pero ahora nos quedamos en el distrito demihumano del Reino Hechicero.

—¿Región Demihumana?

—Sip. Es donde todas las razas que no son humanos viven. Dicen que solía ser el distrito de los pobres de esta ciudad, pero fue derribado. Entonces, fue reconstruido para permitir que las razas de todo tipo vivieran vidas cómodas. Bueno, puede que sea un tiempo antes de que esté completo, pero el trabajo en las viviendas para razas más pequeñas que los humanos, como nosotros enanos, por ejemplo, ya ha comenzado.

—Estamos aquí para hacernos cargo de ese trabajo de construcción!

El colega del Enano se metió en la conversación.

—Ya veo. Pero si el distrito de los pobres fue derribado, ¿a dónde fueron los residentes originales?

Los ojos de Remedios se dirigieron a los no-muertos.

—No estamos muy seguros, pero creo que fueron enviados a aldeas o algo así. Hay un montón de aldeas abandonadas y arruinadas por aquí, y oí que fueron enviadas allí para reconstruir y trabajar los campos allí. Ahí es donde poder ordenar a los no-muertos es muy útil. Si no me equivoco, han comenzado la agricultura a gran escala con los no-muertos, o algo así. Es por eso que los precios de los alimentos en este país son bastante baratos.

—¡No importa que sea barato! Lo importante es que es bueno! Y el vino! Ohhh, yo engorde justo después de mudarme a esta ciudad!

—Si vuelvo todo regordete como esto, mi esposa va a gritarme “¿Dónde está mi parte”. Será mejor que adelgace antes de volver a casa!

—Ahhhh, tuvimos mucha suerte cuando sacamos mucho.

Guhahahaha, los enanos se rieron de nuevo.

—Finalmente, hay esos no-muertos en forma de caballo. sabes sus nombres?

—No lo sé. Sin embargo, no importa si no lo sabemos, ¿verdad? No están haciendo daño a nadie. Son un montón de huesos, pero son tan condenadamente fuertes, los hace perfectos para mover los bienes, ¿no?

—Igual que aquí. ¡Buena suerte a todos!

Después de despedirse de los Enanos, el grupo continuó hacia la posada una vez más.

—Capitana, ¿por qué le preguntaste el nombre de esa criatura muerta viviente en forma de caballo?

Neia estaba desconcertada. Había pensado que eso era lo que más disgustaba a la capitana.

—Gustav. Eso fue porque estabas actuando extrañamente cuando viste esa cosa.

—¿De verdad…?

—¿Sabes el nombre de ese ser no-muerto?

—…Bueno, un nombre me viene a la mente… pero creo que debo haber cometido un error. No puede ser, probablemente estaba equivocado. No puedo imaginar que una criatura no muerta como esa pudiera ser controlada.

—Hmm. Bueno, si tú lo dices, entonces así sea.

Y ese fue el final de la conversación sobre ese tema.

Al poco tiempo, las instrucciones que habían seguido los trajeron ante una lujosa posada, probablemente el Pabellón Dorado Brillante que les habían recomendado los guardias de la puerta. Mientras que su nombre estaba escrito en el letrero, el guión del Reino era diferente del del Reino Sagrado, así que sólo podían hacer una estimación aproximada. El Reino y el Imperio habían sido una vez el mismo país, por lo que había muchas similitudes entre ellos, pero el Reino Sagrado nunca había estado vinculado a ninguno de esos países, por lo que había una gran diferencia entre ellos.

—Gustav, ve a reservar nuestras habitaciones.

—Entendido. Eh, vosotros dos, conmigo.

Gustav trajo dos paladines con él a la posada. Varios minutos más tarde, uno de ellos regresó.

—Capitana, hemos reservado las habitaciones con éxito. Los establos están detrás de la posada, así que les gustaría que trajéramos los caballos allí.

—De acuerdo, lo entiendo. Escudero Baraja, trae los caballos.

—¡Entendido!

Ató los caballos a un árbol frente a la posada, y luego los condujo a los establos uno a uno. Cuidar de los caballos era trabajo de un escudero, pero la posada también estaba obligada a ayudar, y así Neia aceptó su buena voluntad y entró en la posada.

Quizás era para evitar que el olor de los establos entrara en la posada, pero había una fragancia en el aire que le hizo pensar sólo eso.

¿Era de algún tipo de madera perfumada o perfume?

Desde afuera, parecía ser del mismo grado que la posada del Reino, pero después de ver el interior, podría haber sido un grado por encima. Incluso se sentía un poco incómoda caminando por dentro con su cuerpo que estaba sucio, bañarse para ellos era esencialmente sólo enjuagar con agua hasta que considerasen que no apestan, después de un largo viaje.

Neia se acercó a la habitación que le había asignado el personal de la posada y llamó a la puerta.

—¿Quién es?

—Escudero Neia Baraja.

Frente a la puerta había un paladín con armadura. Debido a la gran discrepancia entre el E-Rantel en su imaginación y la realidad, ella sentía que incluso el tiempo necesario para aliviar la fatiga del viaje era una vergüenza, y ella quería hacer un movimiento tan pronto como sea posible.

—Has llegado justo a tiempo. Estamos a punto de comenzar la reunión.

Mientras ella se preguntaba si ella necesitaba participar, no era bueno preguntar demasiado. La gente de arriba había hablado, y obedecerlos era el curso de acción apropiado.

—Entonces vamos a buscar una audiencia con el Rey Hechicero como planeamos. Gustav, estoy contando contigo.

—Por supuesto, Capitana. Pero ¿qué más podemos hacer aparte de eso? El plan original era conocer gente en el poder y pedir su ayuda…

Puesto que Momon era un aventurero, originalmente habían planeado dirigirse al Gremio de Aventureros. Sin embargo, según Ryurarius, el Gremio de Aventureros ahora estaba esencialmente cerrado, y las solicitudes fueron manejadas por el Rey Hechicero.

—Pasemos por el Gremio de todos modos. Veamos si no podemos atraer a algunos aventureros ociosos e individuos notables a venir al Reino Sagrado.

—Entiendo, entonces…

Gustav dio órdenes a dos paladines, e inmediatamente se pusieron en movimiento.

—Neia se preguntaba qué tipo de tareas se le darían.

Por lo general, era un trabajo de escudero pulir la armadura de los paladines, sus espadas y hacer su ropa, entre otras tareas diversas. El planchar y arreglar su ropa arrugada era también parte de eso. La mayoría de los paladines habían pasado por esas experiencias.

Por supuesto, nuestra increíblemente talentosa capitana, que se convirtió en un paladín de una sola vez, tal vez no haya encontrado esas cosas…

—Entonces, ¿qué hay de los otros? ¿Esperarán dentro de la posada?

—Ahh, cuando estaba reuniendo rumores en el Reino, me llevaron a creer que esta sería una ciudad sombría y oscura. Sin embargo, es mucho más ordinario de lo que esperaba… Confío en que dejar a algunas personas afuera no plantearía un problema?

—Aunque es difícil decir en este momento, creo que no debe haber ningún peligro repentino en eso.

—¿Es eso así? Entonces haga que varias personas vayan a los templos y vean si pueden ayudar a presentarnos a Momon.

—El gobernante de esta ciudad es el Rey Hechicero, un ser no-muerto. No será demasiado bueno tener lazos con los templos, ¿no?

—Sin embargo, somos paladines. ¿A dónde deberíamos ir si no a los templos?

Gustav tenía una mirada compleja en la cara. Remedios tenía razón.

—Eso, también es verdad.

—Y además del paisaje que el Rey Hechicero nos ha permitido ver, también sería bueno ver y escuchar sobre la vida en la ciudad de su gente. ¿derecho?

—Tienes un punto ahí…

Pero ¿qué deberían hacer si veían algo que ellos, como paladines, no podían tolerar?

Gustav estaba teniendo problemas para responder porque estaba pensando en esa pregunta.

Neia respondió a su propia pregunta.

Los paladines eran seres que encarnaban la justicia, así que tal vez hacer lo correcto para un paladín sería censurar al Rey Hechicero. Sin embargo, si el resultado de hacerlo significaba que el Rey Hechicero no ayudaría al Reino Sagrado, lo que significa que no podrían salvar a las masas de su sufrimiento, ¿sería eso lo correcto?

Recordó que su padre había dicho alguna vez que no entendía la justicia de un paladín. No había pensado mucho en ello durante sus días de entrenamiento con el objetivo de convertirse en un paladín en mente. Pero ahora que el Reino Sagrado estaba en este estado, tal vez su corazón se había vuelto suave y débil, pero ella había estado pensando en esto todo este tiempo.

Tal vez sus dudas pudieran aclararse si pudiera preguntarle a su madre, pero su madre ya no estaba entre los vivos.

Al final, sólo podía confiar en sí misma para encontrar la respuesta.

Mientras Neia continuaba ponderando estas cosas, el diálogo continuó. Un par de paladines iría a los templos de los Cuatro Dioses, mientras que dos grupos más de dos personas cada uno, recolectarían información en la ciudad. Remedios y los demás se quedarían atrás para cuidar de cualquier cosa que pudiera suceder.

Como era de esperar, a Neia le fue ordenado pulir las armaduras.

Después de que la reunión terminara, Neia cuidó de la armadura de todos.

Las limpió de mugre con un paño húmedo.

Como se podría esperar de la armadura mágica, estaba intacto y sin daños. Si hubiese abolladuras, habría que martillarlas desde el interior, pero si los dedos de uno de ellos fueran torpes, eso haría que la superficie fuera desigual y fea. Puesto que Neia no confiaba en sus habilidades en ese respecto, la armadura mágica que los paladines llevaban era la mejor de todos.

Ella estaba muy feliz de enterrar su corazón y mente en el trabajo, así que no necesitaba pensar en cosas innecesarias.

Y así, con la frente llena de sudor, Neia limpió la armadura de todos.

◆◆◆

Su audiencia con el Rey Hechicero llegó antes de lo esperado. Neia no pudo evitar sorprenderse. Eso se debía a que iba a tener lugar el día después de que Gustav hubiera ido a presentar su caso.

Los paladines del Reino Sagrado, arrastrados por Neia, encontraron que la residencia del Rey Hechicero a la que llegaron era bastante austera. Tal vez podría haber sido bastante ostentoso para alguien gobernar una ciudad de este grado, pero era totalmente inapropiado de alguien que se llamaba a sí mismo un rey. No había un sentido silencioso y reverente de la historia, ni un aura de celosía, y no mostraba los caprichos de quien tenía poder. Parecía un edificio construido para propósitos prácticos.

Era demasiado triste comparado con los palacios reales del Reino o del Reino Sagrado. Sin embargo, éste era el domicilio del Rey Hechicero. Dado que ésta había sido una ciudad regional del Reino, probablemente había decidido hacer uso de sus instalaciones después de tomar el control de la misma.

Cuando los paladines se quitaron sus cascos y examinaron esto, había rastros débiles de desdén que sólo Neia podía captar. Tal vez estaban comparando sus alrededores con el palacio real de sus casas.

¿Quién podría culparlos por eso?

Y entonces, Neia vio el barco fantasma que habían encontrado previamente. Así como los no-muertos caminando por las calles.

¿Por qué un rey que tenía dominio sobre los no-muertos de ese nivel prefería quedarse en un viejo palacio tan viejo?

Tengo la sensación de que hay alguna razón para ello… si él quería un lujoso palacio, todo lo que tendría que hacer es pedir a los Enanos que dirigieran a los no-muertos incansables construir uno…

Al pasar por las puertas del palacio, había dos filas de criaturas no-muertas, parecidas a la que habían encontrado al llegar a la ciudad. A diferencia de los no-muertos que habían visto en la puerta, eran más delgados y cruzaban sus lanzas en el aire entre ellos.

Banderas colgaban de las puntas de las lanzas cruzadas. A la derecha estaban las banderas del Reino Hechicero, ya la izquierda estaban las banderas del Reino Sagrado.

Debajo de las banderas había un pasaje por el que podían pasar.

Después de eso, la música sonó. Mientras que era una melodía que ella no había oído antes, era probablemente mejor aceptar esto como parte de la ceremonia.

Neia recordó una conferencia que había recibido una vez.

El factor más importante de resistir los hechizos es tener una mente clara.

No, no había manera de que esto pudiera ser un ataque mágico. Si esto fuera una trampa, no habría necesidad de levantar la bandera del Reino Sagrado.

Neia caminó en lo que parecía un camino sorprendente, mientras que simultáneamente exploraba su entorno.

Había una guardia de honor y las banderas del Reino Sagrado. Esta era una clara señal de que el Rey Hechicero trataba a su delegación como invitados de honor; en otras palabras, reconoció a Neia ya los demás como embajadores oficiales del Reino Hechicero, lo que significaba que Neia también tenía que mantener la reputación del Reino Sagrado.

La encantó, pero al mismo tiempo la llenó de estrés.

Caminó a lo largo del sendero por debajo de las banderas colgantes, y al final del pasillo estaba… Neia aspiró sorprendida.

Era una belleza de clase mundial.

Ella es hermosa… ella es increíblemente hermosa…

Ella tenía una belleza inmaculada. Su vestido blanco incalculablemente caro carecía siquiera de una mancha.

Su sonrisa compasiva fue suficiente para hacerla, a ella, una mujer confundirla con un ángel. Sin embargo, la realidad no era así, dado el par de alas negras de cuervo que brotaban de su cintura.

—Bienvenidos, damas y caballeros del Reino Sagrado. Permítanme que me presente; Soy la Supervisora de los Guardianes de Piso y Guardianes de Área en todo el Reino Hechicero de Ainz Ooal Gown. Para usar un término que es más familiar para usted, tengo el cargo de Primer Ministro.

—Yo, yo estoy agradecida por su cálida bienvenida. Soy la líder del partido diplomático del Reino Sagrado, Remedios Custodio, y estoy muy agradecida de que haya organizado arreglos para reunirse con nosotros.

—No hay necesidad de agradecer. Su Majestad el Rey Hechicero está profundamente preocupado por los acontecimientos dentro del Reino Sagrado, y Su Majestad ha dicho que debíamos hacer tiempo para ustedes.

—Nosotros, estamos muy agradecidos por eso.

Albedo sonrió, y su presencia aplastó las palabras de Remedios. Su belleza sobrenatural era tal que incluso un miembro del mismo sexo, no, era precisamente porque eran del mismo sexo, sería devorado por ella. La línea de visión de Albedo parpadeó rápidamente sobre todos, incluida Neia.

—Ahora, Su Majestad está esperándoos, así que os guiaré a la sala de audiencias. ¿Puedo pedirles que me sigan?

—S-sí, por supuesto. Entonces, ¿qué hay de nuestras espadas?

—Ah, sí, está ese asunto.

Albedo sonrió divertida.

¿Por qué iba a sonreír así, Neia se preguntaba. No podían llevar armas a la presencia de un rey, por lo que normalmente se les pedía que entregaran sus armas. Esto también fue una muestra de confianza en la otra parte.

—Normalmente, los mantendremos a salvo, pero no hay necesidad de eso. Ustedes pueden llevar sus armas.

Albedo dijo algo que Neia no pudo comprender.

Remedios también se preguntaba por qué. Seguramente alguien que había pasado todo su tiempo al lado de la Reina Sagrada tendría más razones para cuestionar esto.

Ante sus dudas justificadas, Albedo sonrió una vez más.

—Naturalmente, esto es porque confiamos en nuestros honrados invitados del Reino Sagrado, y también porque nosotros, como una nación que contiene muchos muertos vivientes, debe parecer un país bastante extraño para ustedes. Por lo tanto, siento que permitir que usted mantenga sus espadas les hará sentirse mejor. Por supuesto, no tenemos intención de hacerle daño a ninguno de ustedes. Pero si desea dejarlas con nosotros, sin duda podemos acomodar esa solicitud.

—Entonces, nuestro país aceptará graciosamente la buena voluntad de Su Majestad… puedo pedirle que guarde las espadas de todos aparte de mí misma. Me disculpo, pero llevo un tesoro nacional de mi país, así que espero que entienda cuando digo que no puedo dejarlo en sus manos.

—Entiendo.

Albedo miró a un lado, y la criatura no-muerta que apareció tomó sus espadas para guardarlas.

Tal vez había paladines que estaban descontentos por entregar sus espadas a los no-muertos, pero como su capitana lo había ordenado, no había forma de negarse.

Neia miró a Albedo mientras entregaba su arma.

No sabía qué estaba pensando mientras continuaba sonriendo con esa hermosa sonrisa suya. Más bien, se podría decir que los había mirado con pura buena voluntad, como si estuviera prodigando bondad de corazón a Neia y a los demás. Sin embargo, ¿fue correcta la evaluación de Neia?…

…Permitió que gente armada se presentara delante de su amo. ¿Fue debido a la orden del Rey Hechicero? O… ¿era porque sabía que no había manera de que pudiéramos hacerle daño?

El Rey Hechicero era un lanzador mágico increíblemente poderoso. ¿Fue esto debido a su arrogancia que ninguna cantidad de paladines del Reino Sagrado podría derrotarlo?

O tal vez tiene guardias no-muertos listos para la batalla cerca. Albedo-sama no parece tener ninguna habilidad de pelea…

El Primer Ministro, cuya belleza estaba lo más lejos posible de la violencia, sonrió suavemente.

Ahora, todo el mundo. El Rey Hechicero espera. Por favor, entrad y conozcanlo.

◆◆◆

La sala del trono tampoco era tan suntuosa como ella había imaginado. Parece que había sido prensado en servicio directamente después de ser tomadas, sin ninguna renovación.

Sin embargo, el trono mismo brillaba deslumbrante; se podría decir que brillaba con un resplandor dorado. Seguramente no fue forjado de oro macizo; debe haber sido dorado con papel de aluminio. Pero aun así, se podía ver cuánto esfuerzo y gasto debió haber tomado para hacerlo, dado el tamaño del trono.

Entonces, la bandera detrás del trono era igual de impresionante. Estaba hecha de algún tipo de tela y de color negro, con una profundidad inconmensurable. Una ligera alteración de los niveles de luz podría hacer pensar que era de un color púrpura profunda.

—Por favor, entre, Su Majestad.

—Todos, inclinaos. Oredenó Remendios

Los paladines se inclinan ante los no-muertos, incluso si Neia se sorprendió por cómo Remedios pudo tomar una decisión como esa, no ofreció resistencia cuando se puso de rodillas y bajó la cabeza ya que era un escudero, había aprendido esta práctica. Dicho eso, su experiencia en los encuentros con reyes se limitaba a la vez que vio al Rey Sagrado. Bajó la cabeza mientras movió sus ojos, frenéticamente echando rápidas miradas a los paladines alrededor suya.

Parece que… todo está bien.

Por supuesto, esa fue una decisión basada en mirar a sus espaldas. Quizás si los miraba de frente, podrían diferir un poco de sí misma.

¡Todo estará bien! No fui regañada por nadie, incluso en frente del Sagrado Rey-sama. Papá dijo que yo también lo hice bien, e incluso me alabó.

—Anunciando la llegada de Su Majestad, Ainz Ooal Gown.

Mientras Albedo hablaba desde donde estaba preparada y al lado de su grupo, Nea oyó un sonido muy débil que sólo ella podía recoger, como el del papel rompiéndose, seguido por el sonido de pasos y un sonido pon, pon de algo pesado golpeando el suelo. Pronto percibió a alguien

—Se ha concedido permiso para levantar la cabeza.

Era muy difícil respirar durante este tiempo, mirar demasiado pronto o demasiado tarde sería una violación de la etiqueta. Después de un retraso de unos segundos, levantó silenciosamente la cabeza.

Y entonces, el ser delante de Neia capturó su atención.

Él, él es el Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown…

Puntos de luz roja ardían dentro de las órbitas de su cráneo desnudo, una apariencia exacta de no-muerto. Sin embargo, Neia sabía que era algo completamente distinto.

Lo primero que la sorprendió fue su ropa.

Estaba vestido más ricamente de lo que un noble estaría en día de fiesta para celebrar la herencia de su título.

La ropa casual y la extensión de sus ropas son muy cómodas y las mangas estaban sorprendentemente sueltas, el dobladillo y las mangas estaban débilmente decoradas con oro y púrpura, estaba atado a la cintura con un marco, pero era ambos, extraño y no extraño al mismo tiempo. Tan bizarro como pudiera ser, exhumaba un sabor exótico, y “hermoso” era la única palabra que podría usar para describirlo.

Después de eso, llevaba un guante coloreado igual que sus vestidos, equipado con placas de metal que brillaban con todos los colores del arco iris, y esa mano sostenía una bastón místico que parecía siete serpientes que se enrollaban entre ellos. Esa debería haber sido la fuente de los sonidos pesados de antes.

Sin embargo, lo que era realmente sorprendente, era el halo de radiación color obsidiana detrás de él .

…¿Es realmente un no-muerto? No puede ser…

En la mente de Neia, los no-muertos eran criaturas como Zombies, Esqueletos, Espectros y otras criaturas de este tipo.

En este caso, el Rey Hechicero no podía ser descrito como un no-muerto en los ojos de Neia, misteriosamente su rostro esquelético no la asustaba, de hecho, se podría incluso decir que tenía un aire de pureza y santidad sobre él.

Era un ser fuerte, un ser asombroso, un ser cuyo poder excedía la capacidad que su mente podía comprender; en otras palabras, era un Ser Supremo.

Neia olvidó a Albedo, que estaba junto al trono, y contempló tiernamente al Rey Hechicero.

Lo que la devolvió a sus sentidos fue el “Bueno entonces”, que el Rey Hechicero dijo.

—Han recorrido un largo camino desde el Reino Sagrado, Remedios-dono, y señoras y señores de la orden de paladínes.

—Muchas gracias, Su Majestad.

—Aunque podríamos haber organizado un banquete de bienvenida para usted, confío en que ninguno de ustedes está de humor para tal cosa. Por lo tanto, he echo tiempo en mi apretada agenda para organizar una audiencia con ustedes. Este siendo el caso, no perdamos el tiempo en juegos de palabras inútiles, andando con rodeos y adulación insincera, vamos a llegar al núcleo de la cuestión. Confío en que no hay objeciones a una transparencia completa.

—En absoluto, Su Majestad.

—Muy bien, entonces, dígame el estado actual del Reino Sagrado. Hablar sin engaño u omisión le permitirá a usted en el Reino Hechicero ayudarle mejor.

Después de que Remedios indicó su comprensión, ella explicó todo lo concerniente al estado del Reino Sagrado.

Neia no entendía cuál era el razonamiento que la había llevado a estar tan directa con su información. Aunque, era muy probable que Remedios considerara que era problemático.

El contenido de su discurso era igual a lo que le había contado Gustav a Blue Rose, y terminó diciendo que la situación en las líneas de frente estaba en un estado de tensión, probablemente quería decir algo así como el Reino Sagrado estaba al borde de la destrucción a manos del enemigo, y no podía preocuparse por un rey no-muerto.

—Por lo tanto, ¿cuál es su objetivo al venir a mi país?

—Queremos presentar una petición a Vuestra Majestad; dicen que el aventurero llamado Momon le ha jurado a lealtad, y si pudieramos pedir prestado a ese guerrero que podría luchar a la par con Jaldabaoth, no habría nada que temer para nuestro país. Le ruego que envíe al guerrero Momon a nuestro país.

El resplandor carmesí de los ojos del Sorcerer King se desvaneció repentinamente, y luego se encendió un momento después.

—También he preparado una respuesta para esta eventualidad, la cual sería no.

—¿Puedo pedir las razones que llevaron a esa respuesta?

—Bien, esto es algo como una marca negra en mi nación Sin embargo, Momon es, por el momento, una parte insustituible de mi país Es precisamente porque él está alrededor, que la gente puede vivir con sus corazones a gusto.

—Pero, ¿no comandan legiones de muertos vivientes, Su Majestad?

—Huhuhu. el Rey Hechicero se rió en voz baja. Parece que ustedes, damas y caballeros del Reino Sagrado, han visto mis fuerzas no-muertas y las han considerado bastante satisfactorias. Entonces, ¿no aceptarán un préstamo de estas tropas no muertas en lugar de Momon? Confío en que todos ustedes han visto que todos los muertos vivientes que mando son muy poderosos, deberían ser capaces de eliminar una simple invasión demihumana.

Remedios se quedó sin habla.

Probablemente se imaginaba viéndose conduciendo a un ejército de muertos vivientes de regreso al Reino Sagrado. No, era inimaginable: comandar a llos no-muertos era totalmente antiético al ser un paladín.

Era cierto que los muertos vivos tenían muchas ventajas como tropas, no necesitaban comer, podían esconderse en medio de un bosque virgen y se podían ser llamados un ejército ideal.

Sin embargo, reclutar a los muertos vivientes, los llamados enemigos de todas las criaturas vivientes debido a su odio a la vida, en sus fuerzas era más aterrador que cualquier otra cosa. Para empezar, traer tropas de otra nación a su propio país era una fuente de inquietud. Después de resolver sus problemas, podrían entonces proceder a conquistar el Reino Sagrado.

—En, en ese caso…

El Rey Hechiceroo rió entre dientes ante la perturbación de Remedios.

—En efecto, Remedios-dono, hay quienes, en mi país, piensan lo mismo que tú, usar los no-muertos para la agricultura, cultivar campos y la seguridad son aplicaciones que el pueblo empiezan a aceptar. Pero desafortunadamente, aquellos entre mis ciudadanos que han tenido poco contacto con estas actividades no han llegado a aceptarlas plenamente.Por supuesto, la situación es mucho mejor que cuando acababa de establecer mi reinado, pero se necesitará más tiempo para eso. Momon puede escuchar sus preocupaciones y disuadirlos No se puede predecir cómo el descontento de la gente podría estallar.

—En ese caso, seguramente los paladines podremos quedarnos y completar el trabajo de construir confianza en los no-muertos, ¿no es así? Muchas personas saben que los paladines son los enemigos de los no-muertos. Por lo tanto, ¿no sería muy efectivo hacernos quedarnos atrás y declarar que los no-muertos de Su Majestad son dignos de confianza?

—Umu… esa es una propuesta que merece ser considerada.

Después de un breve período de reflexión, el Rey Hechicero volvió su rostro a la mano que no llevaba su bastón.

—…Hm. Parecería que tener extranjeros manejar eso no es muy apropiado, no. Uno puede confiar en alguien que había pasado por la misma dificultad que él. Sin duda, no hay manera de que la gente crea a alguien que aparece de la nada y afirma que los no-muertos son sus amigos, ¿no es así? Como pensé, no será capaz de tomar el lugar de un aventurero rango adamantita, que ya es renombrado a lo largo de esta ciudad.

Su lógica era impecable.

Por lo tanto, ella no podía refutarlo con la lógica. Además, Remedios sintió que el uso de cualquier forma de apelación emocional sería aún menos eficaz.

El Rey Hechicero preguntó entonces a los Remedios sin palabras:

—…Muy bien. Entonces cambiemos el tema. Quiero preguntar sobre algunas personas que no mencionaste, Remedios-dono. En el pasado, Momon me dijo que Jaldabaoth dirijía maids de considerable poder. ¿Puedo preguntar si ustedes, señoras y señores, han encontrado gente vestida así en el Reino Sagrado?

—No hemos encontrado a nadie vestido así en el Reino Sagrado. De hecho, hemos escuchado sobre ellas la primera vez cuando hablamos con Blue Rose del Reino.

—Ya veo… Lo que quiere decir que las sirvientas podrían ser la carta de triunfo de Jaldabaoth, ¿o eso significa que están activos en otros lugares?

—No podemos estar seguros.

—Creo que usted mencionó que el Reino Sagrado del Sur seguía aguantando.

—Hasta cierto punto, sí.

—…Entonces, ¿no se han infiltrado todavía en el Sur? Quizás estaba pensando demasiado.

El Rey Hechicero miró de repente al techo

—¿Siente Su Majestad que los secuaces de Jaldabaoth se han infiltrado en el Sur?

—Yo no he dicho eso. Pero estaba pensando que si posee tan poderosos peones, por qué no los ha usado todavía…y creo que he pedido completa transparencia al comienzo, ¿no es así? Por lo tanto, permitidme ir directo al grano, ¿qué tipo de remuneración me ofrece el Reino Sagrado a cambio de la ayuda de mi nación?

Esta era una pregunta perfectamente normal y totalmente esperable, pero contestarla era muy difícil.

—Podemos ofrecer amistad, confianza y respeto a mi país.

El Rey Hechicero resopló ante la respuesta de Remedios.

Sin embargo, uno no podía concluir que la respuesta de remedios había sido errónea. Ha habido momentos en que todo paladín tendría que precipitarse hacia una batalla de vida o muerte. Un paladin que defendía un pueblo pobre que no podía permitirse el lujo de pagar una recompensa adecuada frente a una horda demihumanos sería dado como ejemplo de la manera correcta de ser de un paladin.

—Eso es casi lo que un paladín diría. Tal vez uno de mis antiguos amigos bien podría haber estado dispuesto a tomar medidas basadas solamente en eso. Pero desafortunadamente, esas palabras no me pueden mover. Ya he dicho antes que prescindais de la adulación sin sentido. ¿Me puede ofrecer beneficios tangibles?

¿Está diciendo que Momon-dono es amigo del Rey Hechicero? ¿Se dirige a él tan familiarmente porque no es sólo un subordinado?

Mientras Neia reflexionaba sobre esa pregunta, Remedios quedó en silencio.

No.

La verdad que no podía hablarse era que Remedios Custodio no estaba en condiciones de hacer promesas de ese tipo.

¿Qué pasaría después de haber vencido a Jaldabaoth?

Por supuesto, tendrían que nombrar al siguiente Rey Sagrado, pero la probabilidad de que una persona se atenga a las palabras de un paladín sería muy baja. Si fue elegido de los nobles del Sur, que nunca se había llevado bien con ella, Remedios y los otros probablemente estarían bajo arresto domiciliario por su incapacidad para proteger a la Sagrada Reina.

En ese caso, incluso si forjaron un pacto con el Rey Hechicero, no había ninguna garantía de que dicho pacto sería realmente honrado.No, antes de eso, era muy dudoso que este grupo incluso tenía el derecho de representar a su nación.En última instancia, el verdadero propósito de esta delegación de embajadores ha sido la construcción de compasión entre los plebeyos que no entendieron la situación.

Por esa razón, no tenían ninguna capacidad para hacer promesas.Nadie podría representar a un país entero por sí mismos

—Perdóneme, Su Majestad, soy el Vice-Capitán Gustav Montanis, sirviendo bajo la Capitana Custodio. Permítame hablar en su nombre.

El Rey Hechicero levantó levemente la barbilla, para indicar que el hombre debía continuar.

—Muchas gracias, lo que Vuestra Majestad pide es algo que no podemos garantizar, incluso si recuperamos el territorio del Reino Sagrado, la restauración de la tierra que ha sido devastada por Jaldabaoth tomará mucho tiempo, no creo que podamos ofrecerte cualquier cosa que prometamos aquí en un corto plazo de tiempo. Sin embargo, hay una cosa que quiero decir a Su Majestad, que es el peligro de Jaldabaoth.

—Umu… sigue por favor.

—Sí. Los demihumanos desorganizados que amenazaron el Reino en el pasado están ahora bajo el mando de Jaldabaoth Si Jaldabaoth no se detiene ahora, y se le permite esconderse, no se puede predecir qué tipo de preparaciones puede hacer y dónde va a mostrarse de nuevo

—En otras palabras, usted está diciendo que ahora es el mejor momento para matarlo, dado que él se ha mostrado, por lo tanto, uno debe erradicar las semillas de cualquier discordia potencial tan pronto como sea posible ¿Es eso lo que estás diciendo?

—Es como usted dice, no esperaba nada menos de Su Majestad, por lo tanto, ¿podemos rogarle que despache a Momon-dono?

—Ya veo, es una razón perfectamente comprensible. En efecto, ya es hora de que este Jaldabaoth sea exterminado.

—En ese caso…

Justo cuando el rostro de Gustav se iluminaba con alegría, el Rey Hechicero extendió una mano para detenerlo antes de golpear su bastón en el suelo.

—Sin embargo, el despacho de Momon sigue siendo difícil, incluso si derrota a Jaldabaoth, la ausencia de Momon provocará malestar en nuestra situación política y alarmará a la gente.En ese caso, ¿qué debería hacerse ? Si tuviera más tiempo para estabilizar la política interna de mi país Entonces enviaría a Momon con su aprobación, por supuesto, teniendo en cuenta lo que acabas de decir, deberías poder aguantar un poco más, ¿no?

—Pero, pero por supuesto… ¿cuánto tiempo llevará eso?

—Umu… Albedo, ¿qué te parece?

El primer ministro, que se había quedado a un lado de todo esto, informó a su amo por primera vez.

—Después de considerar la inducción gradual de demihumanis en su nación, esto retrasará el proceso más de lo previsto, tomaría un período de varios años Sí… si tuviéramos cinco años, no sería un problema.

—Espero que no tenga preguntas.

Cinco años Gustav probó las palabras en su boca antes de mover suavemente la cabeza.

—En ese caso, el tiempo…

—Ya veo… en efecto. Debería haber considerado la situación de su país, después de todo, es una petición de una nación amiga.

El Rey Hechicero enfatizó particularmente las palabras “nación amistosa”

—Nuestro país hará todo lo posible para acortar esta vez Albedo, ¿cuál es el tiempo mínimo necesario para llevarlo a cabo?

—En ese caso, ¿qué tal unos tres años? Sin embargo, eso podría conducir descontento en nuestro país.

—Después de todo, estamos salvando un país amigo, supongo que habrá cierta pérdida de vida por nuestra parte… bueno, metafóricamente hablando.

El Rey Hechicero a hacer una broma, pero nadie se estaba riendo.

—… Hm. Ahora, ¿qué tal eso? Hemos acelerado por dos años.

Ya había hecho una concesión de dos años, pero incluso tres años era demasiado largo ¿Cuánto podía pasar durante ese tiempo? Y entonces, estaba la cuestión de si el Reino Sagrado podría sobrevivir como una nación durante ese tiempo. No, no habría manera de que pudieran lograrlo. Sin embargo, también existía la probabilidad de que no hubiese ninguna posibilidad de enviar a Momon después de tres años.

Sin embargo, la posibilidad de la salvación del Reino Sagrado estaba ante sus ojos.

Tal vez ella había venido aquí por este momento, debía apostar su vida.

Después de prepararse para morir, Neia respiró hondo y habló

—Mis más sinceras disculpas, Su Majestad el Rey Hechicero.

—…¿Quién eres?

—Esta es Neia Baraja, un escudero de la orden de los paladines del Reino Sagrado. Entiendo que esto es muy grosero, pero por favor permítanme solicitar su pronto envío de Momon-dono.

El Rey Hechicero parecía estar sumido en sus pensamientos.

—¡Neia! ¡Cómo se atreve un mero escudero como tú a pedir un favor al Rey Hechicero!

Hubo una sola cosa que me vino a la mente cuando Neia oyó la reprensión de Remedios.

Si usted debe matar a su escudero por su conducta irrespetuosa, espere un poco más.

—Ahh, está bien. Neia, ¿verdad? En ese caso, ¿cómo de rápido querrías que enviara a Momon?

—Siento que debe ser enviado tan pronto como sea posible, aunque sólo acelere su llegada por un solo día.

—¿E insistes en tu petición, aunque sabiendo que el envío de Momon dañará el Reino Hechicero?

—¡Sí!

Neia inclinó su cabeza.

Desde hacía mucho tiempo se había preparado para pedirle a su Capitana que le tomara la cabeza si sus palabras desagradaban al Rey Hechicero, para pagar sus pecados con su vida.

Cerró los ojos, porque sabía que podría ser cortada en cualquier momento.

—¡Su Majestad! Sinceramente pido disculpas por la falta de respeto de mi escudero! Nunca hemos tenido una intención alguna de dañar al Reino Hechicero.

—No, no le hagas caso. Como residente del Reino Sagrado, es natural querer salvar la patria, incluso a costa de los demás… Umu. Albedo, ¿podemos reducirlo a menos de dos años?

—Creo que sería muy difícil.

—Bien. Aún así, hazlo.

Neia reflexivamente miró al Rey Hechicero.

—¡Sí! ¡Su Majestad!

Tal vez las alas de Albedo estaban temblando porque se sentía intranquila con respecto a este imprudente esfuerzo, especialmente cuando la poderosa voz de ese soberano absoluto se dirigía a ella.

—Neia… Baraja. ¿Qué tal dos años? Tal vez pueda ser demasiado largo para ti, pero deberías poder aguantar mientras los ejércitos meridionales permanezcan, ¿no?

De hecho, dos años era demasiado largo. Sin embargo, no pudo prevalecer sobre la generosidad del Rey Hechicero.

—¡Muchas gracias, Su Majestad!

La gratitud en su voz era genuina, porque sentía que las posibilidades de la salvación de su nación habían surgido desde ahora.

Después de eso, Remedios inclinó la cabeza.

—¡Muchas gracias, Su Majestad! Estamos profundamente agradecidos de que haya accedido a la petición de nuestro escudero.

—Está bien. Capitana Custodio, tienes una buena mujer a tu cargo. Si no amaba tanto a su patria, ¿cómo se atrevería un simple escudero a hacer tal súplica al gobernante de otro país? No estoy encontrando faltas en ella, por supuesto.

—No, estoy segura de que debe estar muy contenta por las palabras de Su Majestad.

—¿Es eso así? Entonces eso será todo. Este ha sido un diálogo beneficioso.

—…Anunciando la salida de Su Majestad, el Rey Hechicero.

Neia inclinó la cabeza en respuesta a las palabras de Albedo.

Una vez más, el personal golpeó a lo largo de la tierra a tiempo con sus pasos, igual que cuando entró. Esos sonidos se alejaron más y pronto oyeron el sonido de la puerta que se cerraba. El Rey Hechicero probablemente había dejado la habitación.

—Se ha ido.

Cuando Neia alzó la cabeza, vio a Albedo con las mejillas rojas sonriendo y diciendo: —Por favor, permítanme que os acompañe afuera.

◆◆◆

Neia se había preparado para ser reprendida por Remedios, y desde luego, después de que volvieron a la posada, ocurrió.

—¡Tú! ¿Sabes lo que has hecho?

El rostro de Remedios era rojo mientras se acercaba a Neia. Vice-capitán Gustav extendió los brazos apresuradamente y se interpuso entre Neia y la capitana.

—¡Capitana Custodio! ¡Un momento por favor! No se puede negar que las acciones del escudero Baraja fueron desvergonzadas, pero en última instancia, nos salvó un año de espera. ¿No es algo digno de alabanza?

—¿¡Qué tontería estás hablando !? ¡Todo esto podría convertirse en humo por culpa de ella! Además, ¿quieres que la alaben por actuar por su cuenta? ¿¡Me estás tomando el pelo!?

—La culpa recae sobre su sirviente.

Neia se disculpó desde el fondo de su corazón mientras inclinaba la cabeza.

—¿De verdad crees que tienes la culpa? Tal vez tuviste suerte esta vez, pero ¿puedes asumir la responsabilidad si las cosas terminan acabando mal para nosotros?

—…La culpa recae en su siervo.

—¡Ya lo se! ¡Respóndeme! ¿Puedes enfrentar a toda la gente que sufre del Reino Sagrado y decirles que la ayuda no vendrá por ti?

—No, su siervo no puede soportar esa responsabilidad.

—En ese caso, entonces ¿por qué has interferido y has echo eso? ¿¡Qué demonios estabas pensando!?

Neia levantó la cabeza y miró directamente al capitana.

—Su sirviente sostiene que si la situación se desarrolla mal, su sirviente debe ser ejecutada por su oficial al mando como una disculpa al Rey Hechicero por los errores de su siervo.

Los ojos de Remedios se abrieron al oír eso. Sin embargo, rápidamente se estrecharon en disgusto una vez más. Junto a ella, el vice-capitán Gustav asintió vigorosamente con respeto.

—¿Crees que eso es suficiente para el que te perdone? ¿Crees que una vida como la tuya será suficiente de una disculpa?

—Su sirviente no lo sabe, pero estoy seguro de que será capaz de pensar en algo, Capitana-sama.

—¿Y qué harás si no podemos pensar en nada?

De hecho, al igual que la capitana dijo, era muy probable que incluso ejecutar a Neia no sería suficiente para ganar el perdón del Rey Hechicero. Sin embargo, Neia todavía había dicho lo que dijo en la sala de audiencias porque tres años eran demasiado largos.

¿Podría ser que la capitana estuviera dispuesta a aceptar la espera de tres años? ¿Por qué soy reñido por alguien que no hizo nada? Yo sabía que la vida del pueblo del Reino Sagrado estaba colgando de un hilo, así que no debería actuar por mí mismo. Aún así, alguien debería haber hecho algo en ese entonces…

¿No estaría bien mientras hubiera un buen resultado, o era el proceso más importante? Ella probablemente no podría dar una respuesta como ésa.

Aun así, era difícil para alguien que había dado un paso adelante, hacer algo para soportar un sermón de alguien que no había hecho nada.

Por supuesto, Neia tenía una idea bastante buena de lo que pasaría si ella realmente dijera eso. Por lo tanto, ella permaneció en silencio y simplemente bajó la cabeza.

—Capitana, eso debería ser suficiente. Gracias a ella, hemos ahorrado un año de espera. Las recompensas y el castigo necesitan ser usados en equilibrio. Tal vez deberías alabarla en una medida similar, capitana.

—…Cheh.

La Capitana parecía que no había reprendido lo suficiente a Neia mientras se volvía y se marchaba.

Gustav suspiró y se volvió hacia Neia.

—Su resolución es verdaderamente admirable. La capitana podría parecer así, pero la verdad es que respeta sus contribuciones.

Eso era definitivamente una mentira. Era una mentira que nadie podía encubrir.

Tal vez Gustav había sentido sus pensamientos de su expresión, pero él la miró a los ojos y luego sonrió amargamente.

—En cualquier caso, iré a hablar con la Capitana sobre esto. Sin embargo, si te encuentras con ella ahora, las cosas pueden ser un poco espinosas. ¿Podría pedirte ir a dar un paseo afuera?

—Su sirviente entiende. Gracias, Vice-Capitana.

Una vez fuera de la posada, Neia se encontró incapaz de moverse en los fríos vientos del invierno.

—Es que siento… hahhh…

Mientras se le había dicho que fuera a caminar fuera, ¿dónde debería ir en este país?

Neia buscó en sus bolsillos y sacó una pequeña bolsa de cuero. Había un poco de dinero en el interior, unas pocas monedas de cobre y plata del Reino Sagrado. Si no pudieran utilizarse, Neia todavía tenía una moneda de oro comercial. Sería más que suficiente para conseguir una comida. Sin embargo, esta moneda de oro fue la última pieza de dinero de bolsillo que los padres de Neia le había dado. ¿Dónde debería gastar esta valiosa pieza de dinero de bolsillo?

Neia miró la tierra extranjera ante ella.

—Qué molestia… hahh …

—Bueno, suenas deprimida.

La repentina voz de cerca hizo que Neia se estemezca

—Camina por esa carretera por allí, este lugar es demasiado obvio.

El dueño de esa voz no era alguien a quien se olvidaría fácilmente, y Neia se contenía justo cuando estaba a punto de gritar. Después de caminar según lo dirigido, oyó algo moviéndose detrás de ella. Parece que no era sólo una voz lo que estaba oyendo, sino que había alguien detrás de Neia, sólo que esa persona se había hecho invisible para que Neia no pudiera verla.

Después de ir pot el camino según lo dirigido, escuchó la voz decir: —Ve por el callejón de la izquierda —Neia obedeció en silencio.

El callejón era sorprendentemente limpio, sin transeúntes.

Después de caminar varios pasos, Neia se volvió y habló el nombre del dueño de la voz.

—Su Majestad, ¿me atrevo a preguntar por qué ha venido aquí? ¿No puedo verle debido a la magia?

—Ya veo, por eso es que eres una buena chica. Así que sabías quién era yo.

Diciendo esto, el Rey Hechicero se reveló.

Se había cambiado en una túnica negra sin pretensiones, pero incluso su túnica brillaba como el terciopelo. Uno podría imaginar que era una ropa de muy alta gama.

Neia inmediatamente genufló ante él.

—Sí, es como dice Su Majestad. También… ¿puedo preguntar dónde están los seguidores de Su Majestad?

—No, no traje seguidores conmigo. Después de todo, tenerlos alrededor haría las cosas incómodas.

—¿Por qué?

—Mm, quiero hablar con tu Capitana en privado, así que por favor vaya a buscarla… no, sería mejor hacerlo en una habitación … ¿Puedes ayudarme a abrir la ventana de la habitación? Entraré por allí.

Esa era una petición extraña. Normalmente, ella no abriría la ventana de esa manera. Sin embargo, ella estaba tratando con el rey de este país, y un rey que había accedido a ayudar al Reino Sagrado. Ante la petición del Rey Hechicero, no había manera de que Neia pudiera hacer nada para arruinar su estado de ánimo.

La palabra “asesinato” pasó a través de la mente de Neia, pero si el Rey Hechicero hubiera querido hacer eso, podría haberlo hecho en la sala de audiencias.

Por supuesto, esto podría ser alguien disfrazado del Rey Hechicero. Sin embargo, la persona ante ella tenía la forma de un gobernante imponente, por lo que era inconfundiblemente el rey hechicero de entonces. Cada movimiento que hizo fue algo que sólo fue posible por alguien que era un gobernante nacido.

¿Debería confiar en él? ¿O no?

Neia reflexionó sobre esto y escogió el primero.

—Entendido. Entonces, iré y lo haré inmediatamente.

—Mm… da que pensar, ¿fueron enviados en una misión? Si ese fuera el caso, tendría que disculparme con su capitana.

—¿Eh?

…¿Eh?

Neia no pudo evitar intercambiar miradas con el Rey Hechicero.

—…Si no fuera una misión, entonces este debe ser tu propio tiempo libre, ¿no? En ese caso, es muy valioso, mm, debo disculparme por tomar tu precioso tiempo de descanso pidiéndote hacer cosas.

—No, no, Su Majestad me muestra demasiada preocupación; no hay necesidad… en cualquier caso, iré y abriré la ventana a la habitación de la capitana ahora.

Neia corrió inmediatamente del lado del Rey Hechicero.

Esas amables palabras de otra persona eran como si alguien aplicara cuidadosamente una pomada calmante a una mano cubierta de raspaduras y magulladuras.

Se filtraron en el corazón de Neia, y eso la sorprendió.

Neia corrió con toda su fuerza, y de inmediato regresó a la posada.

Naturalmente, uno no podía correr en una posada de alta gama, pero Neia no podía demorarse por esa razón. Al final, se movió lo más rápido posible sin causar una violación de la etiqueta, y aunque las miradas de los empleados se sentían un poco heladas, finalmente llegó a la puerta de la habitación de la capitana.

Neia inmediatamente llamó a la puerta, luego encontró que estaba cerrada cuando pensó en probar el mango. Un escalofrío recorrió el corazón de Neia al darse cuenta de que ella era la única que había sido expulsada, pero ahora no era el momento de preocuparse por ese tipo de cosas.

—Soy la escudera Neia Baraja, por favor abra.

La puerta se abrió y un paladín mostró su rostro por detrás.

—Perdóneme, dijo ella. ahora no era el momento de observar cada uno de los puntos de la etiqueta. Neia se volvió hacia Remedios, que estaba dentro de la habitación, y dijo: —El Rey Hechicero quiere hablarte en privado, capitana.

Neia podía percibir los ojos de todos mirando a sus espaldas.

—No, no es eso. No está allí.

Neia se acercó a la ventana y abrió la puerta.

Como se esperaba de un establecimiento de clase alta, las ventanas se deslizan suavemente abiertas, sin ningún rastro de atascos.

—¿¡Qué estás haciendo!?

Desde el punto de vista de un tercero, esta era una acción repentina y precipitada. Era natural que un paladín le gritase. Era aún menos tolerable para un paladín que, una vez, había sido puesto a cargo de la seguridad de la Reina.

Sin embargo, Neia los ignoró mientras inclinaba su parte superior del cuerpo por la ventana y saludaba al Rey Hechicero, que debía estar afuera.

Después de eso, Neia fue arrastrada por su collar.

—¿Qué estás haciendo, Escudero Baraja? No sólo abres la ventana así. ¡Más aún, no hay rastro del Rey Hechicero!

Mirando hacia atrás, vio a un paladín de cara roja. Su cólera sólo era de esperar. sin embargo…

—Eso bastará, creo. Ella rompió sus reglas a mi petición. Si la culpa debe ser asignada, entonces que caiga sobre mí.

Una voz silenciosa resonó por la habitación.

El Rey Hechicero se reveló lentamente desde donde estaba parado sobre el marco de la ventana.

Neia vio a un paladín que alcanzaba la espada larga en su cintura, y frenéticamente logró detenerlo.

—Mm… parece que os he alarmado. Eso fue una falta de previsión de mi parte. Elegí venir por mí mismo porque quería hablar con usted en privado. Si bien puede ser algo grosero entrar a través de una ventana, no se puede evitar debido a que quise venir de incógnito. Espero que puedas entender eso… Y debo disculparme con ella también.

Después de descender de la ventana, el Rey Hechicero examinó la habitación a su alrededor.

—…Yo soy el Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown.

Al mencionar su nombre, Neia cayó de rodillas antes que cualquier otra persona. Un momento después, escuchó a los paladines detrás de ella al mismo tiempo arrodillarse simultáneamente

—Muy bien… Puede levantarse, ya que no hay tiempo, ¿es conveniente tener una palabra con usted, capitana Custodio?

—No tenemos objeciones, Su Majestad. Entonces, por favor venga por aquí.

Cuando Neia se levantó, dejó escapar el aliento, justo a tiempo para encontrarse con los ojos del Rey Hechicero, que se había vuelto. Por supuesto, no había ojos en las órbitas de ojos del Rey Hechicero, así que decir que lo miró a los ojos fue completamente la imaginación de Neia.

—¿El escudero no participará?

—Ella es sólo un escudero, Su Majestad.

—Sin embargo, ¿no estaba en la sala de audiencias ahora mismo?

El tono natural del Rey Hechicero le hizo sonar como si realmente no lo supiera. Sin embargo, sus palabras contenían un poderoso sentido de sarcasmo.

—Escudero Baraja, ven y únete a nosotros.

—¡Sí!

Aunque Neia no estaba muy dispuesta a participar, por alguna razón quería saber por qué el Rey Hechicero había venido a visitarlos.

Remedios y Gustav se puso de frente al rey hechicero sobre una mesa, mientras que Neia y los demás estaban junto a las paredes. Era la misma manera en que habían recibido a Blue Rose.

—Ahora, Su Majestad, permítanme que haga una pregunta directa. ¿Puedo preguntar por qué ha honrado nuestros humildes alojamientos con su presencia?

Remedios asintió con la cabeza ante la pregunta de Gustav.

—Pero por supuesto. Como dije antes, no me gusta andarme con rodeos. Al fin y al cabo, hacerlo facilita que las palabras de uno tengan sus significados torcidos o mal interpretados.

Las palabras del Rey Hechicero tenían un sentido de preocupación personal por ellos que era difícil de explicar.

—Si bien ya he decidido enviar a Momon dentro de dos años, si puede aceptar una solicitud mía, no es imposible para mi Reino Hechicero desplegar inmediatamente una entidad a la par de Momon.

—¿A la par con Momon? Remedios no pudo evitar exclamar.

—…¿Puedo saber la naturaleza de la petición que Su Majestad desea hacer? Dependiendo de la naturaleza de la petición, le ruego que nos perdone si no podemos responder inmediatamente a Su Majestad.

El Rey Hechicero rió en respuesta a las palabras de Gustav, y luego habló.

—Pero por supuesto. Dado su estado actual, puedo imaginar… ahora, llamarle un movimiento de resistencia sería un a manera bonita de llamarlo, pero el hecho es que es más probable es que seáis una banda de guerrilleros que se esconden en las cuevas, ¿me equivoco?

Todos en la habitación contenían la respiración. Neia no fue la excepción.

¿Por qué podría el Rey Hechicero hablar de la verdadera naturaleza de sus circunstancias? ¿Cómo había adivinado esto? Resaltar el tema de la cueva fue particularmente impresionante.

La capitana y los rostros de Gustav no se movieron, pero sus ojos miraron a Neia. Pareciera que creían que ella filtró la verdad sobre ellos al Rey Hechicero. Así, Neia sacudió la cabeza para indicar: —No fui yo.

El Rey Hechicero ignoró a Neia y el shock de los demás y continuó hablando.

—La fuerza del sur no ha sido tocada, pero aún así no buscó cooperar con ellos y llevar a cabo operaciones conjuntas. Eso es porque existe una grieta entre ustedes y los nobles del sur. Siendo así, una vez que ustedes, que no protegieron a la Sagrada Reinan caigan bajo el mando del nuevo Rey Sagrado, probablemente será muy difícil para ustedes aferrarse a sus posiciones anteriores. Por lo tanto, no me pueden ofrecer tierras, títulos, concesiones comerciales y otros privilegios de este tipo. Si realmente no mantienen sus palabras en este asunto, la posibilidad de guerra con mi Reino Hechicero existe, dependiendo de qué conclusiones alcanza el próximo Rey Sagrado.

El Rey Hechicero destacó claramente los puntos clave de la guerra con los demihumanos, así como las decisiones que habían tomado sobre su futuro.

—Del mismo modo, no se puede usar los tesoros de su nación como capital de negociación. Por ejemplo, la espada sagrada que lleva, capitana Remedios. Si en realidad trataras de comerciar con ellos, lo más que podrías hacer sería declarar los tesoros del país como si hubieran sido robados por Jaldabaoth y luego entregarlos a mí. Sin embargo, hacerlo es muy peligroso. Si alguien informara al siguiente Rey Sagrado que dicha riqueza fue realmente obtenida de ti, puede estar segura de que los paladines probablemente se hundirán como una piedra. Sin valor, en otras palabras. Por lo tanto, lo único que pueden hacer ustedes señoras y señores es lo que hicieron en la sala de audiencias, informarme de su situación… mm, me imagino que he dado en el clavo, dadas las expresiones en sus rostros.

Después de decir todo esto, el Rey Hechicero se apoyó contra el respaldo de su asiento.

El silencio llenó la habitación.

Perfecto. Era demasiado perfecto.

Neia sintió un incomparable respeto por el profundo entendimiento del Rey Hechicero. ¿Era este el hombre al que llamaban el Rey Hechicero? Se preguntó Neia.

Neia había conocido a la Sagrada Reina una vez, en el pasado, pero la Sagrada Reina simplemente la había saludado, y para Neia apenas había tenido la oportunidad de conocer a un verdadero monarca. Así, para Neia, era la primera vez que hacía contacto con un soberano absoluto, poseedor de una visión y dignidad que superaba a todos los demás, y además, un poder increíble, es decir, un ser perfecto.

Este poderoso impacto dejó una impresión indeleble en el corazón de Neia.

—Dicho esto, cualquiera podría haber pensado en eso. De hecho, estoy avergonzado de que haya venido aquí y haya arrojado presumidamente todo eso… Confío en que no creían que ni siquiera había considerado eso, ¿verdad?

—¡Po-por supuesto, Su Majestad! Respondió Gustav con una dura sonrisa en su rostro.

—Maravilloso. Si se me tomara por un idiota que ni siquiera podía averiguar eso, sería incapaz de enfrentar a los subordinados que trabajan duro por mi bien… ahora, basándome en eso, declararé lo que deseo, maids, en otras palabras . Quiero maids.

Todo el mundo, concluyó Neia, sólo podía mirar con asombro las palabras totalmente ridículas que acababan de dejar la boca del Sorcerer King.

…Ah, mis disculpas. Yo no estaba siendo claro. Hm, ¿cómo debería decir esto. Creo que el tema de Jaldabaoth teniendo bajo su control poderosas maids surgió durante nuestra reunión anterior. Las quiero. ¿Cuánto conocimiento mágico posees?

—Ninguno en absoluto.

Después de que Remedios lo dijo, el Rey Hechicero miró a su alrededor, como buscando ayuda.

—¿Es, es así… bueno, en ese caso, me pregunto de dónde debería empezar explicando… ah, bueno, eso también… Ah… pueden imaginar que Jaldabaoth controla a las maids con algún mecanismo. Por lo tanto, mi plan es derrotar a Jaldabaoth, tomar es formula y luego colocar a las maids bajo mi control. De esta manera, mi país ganará poderosos secuaces.

—P-pero, no encontramos a las maids de Jaldabaoth en nuestro país…

El Rey Hechicero se rió de la respuesta de Gustav.

—Después de todo, fueron vistos en el Reino. Me resulta difícil imaginar que no estaban allí. ¿O tal vez no aparecerán hasta que Jaldabaoth se vea forzado a entrar en una situación desesperada?

—Permítanme reiterar… todavía no estamos seguros de si las maids realmente existen. Si sucediera que las criadas no existen, ¿qué hará, Su Majestad?

—Cruzaremos ese puente cuando lleguemos a él. No les pido que produzcan algo que pueda sustituirlo, en cualquier caso. Como mucho, simplemente lo anotaré como un esfuerzo desperdiciado. Sin embargo, existe la posibilidad de que puedan haber aparecido sin el traje de maids, por lo que mi petición probablemente incluirá a los subordinados de Jaldabaoth. Ahh, eso es correcto. Podría haber usado algún tipo de elemento especial para dominarlos, así que pretendo añadir una condición de que cualquiera de los objetos mágicos de Jaldabaoth que no se pueda determinar como propiedad del Reino Sagrado será mío. Puede resultar que las maids que asolaron su Reino Sagrado podrían llegar a formar parte de mi Reino Hechicero, y en ese caso espero poder contar con que olviden sus rencores contra ellas, ya que entonces caerán bajo mi control.

—¿Quiere decir que quiere que perdonemos a las personas que podrían devastar nuestro país?

Después de que Remedios replicara descontenta, el Rey Hechicero se encogió de hombros.

—Eso es porque no puedo ganar nada más del Reino Sagrado. ¿O quieres decir que tienes algo más que ofrecerme?

Remedios se mordió el labio, incapaz de responder.

—Su Majestad, la capitana quiere decir que, como forasteros, será muy difícil para nosotros convencer a las víctimas de que olviden sus rencores.

—Entonces tendrás que trabajar duro para convencerlos —dijo el Rey Hechicero con voz fría. —…No, entonces, sólo digo que las criadas fueron dominadas por la magia del Rey Hechicero y se las llevaron. Eso debería calmar un poco su odio, ¿no?

¿Qué harían? Pensó Neia al oír al Rey Hechicero hablar. Si todavía se negaban a aceptar los términos del Rey Hechicero después de haberles echo todas estas concesiones, era muy probable que terminaran sin nada que mostrar. Era evidente que estos términos eran extraordinariamente favorables para el Reino Sagrado. Si no aprovecharan esta oportunidad, entonces la única manera de describirlos sería “Remedios”.

—Eso sería muy irritante. Permitir que los que asolan…

—…¡Su Majestad! Gritó Gustav sobre las palabras de Remedios. ¡Por favor, permítanos discutir esto por un momento! ¡Por favor, danos un poco de tiempo!

¿Todavía tienes que discutir asuntos después de que él se compromete tanto? Incluso Neia sintió que no sería extraño que el Rey Hechicero los reprendiera. Pero…

—Muy bien. Sin embargo, tomar demasiado tiempo me causará problemas, y no puedo molestarme en moverme. No te importa si espero aquí, ¿verdad?

Neia no pudo evitar sorprenderse por la generosidad del Rey Hechicero.

—Muchas gracias. Entonces, discutiremos rápidamente las cosas. Ruego que sea paciente, a pesar del mal servicio que le ofrecemos.

—Esta bien. Id a discutirlo.

Los dos se levantaron para marcharse, y luego regresaron con sorprendente rapidez. No, ya habían llegado a la conclusión desde el principio.

—Perdone la demora, Su Majestad.

—Oh no, seguid adelante y discutid más, está bien. Bueno, entonces, ¿cómo va?

—Sí, nuestra conclusión es que cumpliremos con todos los términos de Su Majestad.

—No os pido que me obedezcan. Simplemente estoy haciendo un intercambio. Bueno, eso no importa. Ahora bien, mientras lo pongamos por escrito, me falta el equipo necesario y sellos. Vamos a discutir esto más tarde… No te importa si uso la escritura del Reino, ¿no?

—Hay personas aquí que pueden leer, así que está bien. Entonces, ¿puedo molestarle para que nos presente a la persona que está a la altura de Momon?

—Ahh, él está parado delante de usted ahora mismo, en otras palabras, yo mismo.

El silencio llenó la habitación una vez más, y Neia y los demás no pudieron hablar mientras miraban.

Después de parpadear varias veces, sus cerebros finalmente recuperaron la capacidad de funcionar.

—Su Majestad es tan fuerte como Momon?

Las palabras de Remedios hicieron que Neia se congelara en su lugar, pero había un hombre que había hecho un movimiento a causa de estas palabras.

—Por favor, espere un momento, capitana. Hay algo más que necesitamos preguntarle a Su Majestad antes de esto.

Gustav se volvió hacia el Rey Hechicero. —Ah, ¿realmente estará bien si Su Majestad deja a su nación y va al Reino Sagrado? No sé cuánto tiempo tomará.

—Eso no será un problema. A diferencia de Momon, puedo usar la magia del teletransporte, siempre y cuando pueda encontrar su base, puedo regresar al Reino Hechicero en cualquier momento.

—P-pero, aun así, sin duda, tener el gobernante de una nación venir en persona es demasiado…

—Después de escucharme, ¿no pensabais que vendría en persona? Dije que pretendía derrotar a Jaldabaoth y poner a las maids bajo mi control, ¿saben? Sería demasiado exagerado hacer todo eso desde el Reino Hechicero. Además, con respecto a la pregunta de la capitana Custodio, soy más fuerte que Momon.

—Entonces, no debería haber problemas con eso, Gustav.

—Por supuesto hay problemas con eso! ¡Su Majestad! ¡Esta broma suya es muy desconcertante para nosotros!

El Vice-Capitán se aferró a sus tripas mientras gritaba eso.

—Esto no es una broma. Nadie más que yo puede derrotar a Jaldabaoth. Además, iré solo. No traeré un ejército conmigo. Por lo tanto, estaré viniendo solo, como ahora, para tener conversaciones secretas.

—¡Pero si Su Majestad recibe una lesión irrecuperable de Jaldabaoth, podría conducir a disturbios entre nuestro país y el Reino Hechicero!

—Es, como dice Gustav. Su Majestad, ¿no hay realmente ningún problema a ese respecto?

—Ninguno en absoluto.

—Pero…

—¡Gustav! ¡Todavía estoy hablando! ¡No me interrumpas!— Después de extender su mano para detener a Gustav, Remedios se inclinó profundamente. —Entonces, estaremos bajo el cuidado de Su Majestad.

◆◆◆

El aire de la habitación se calmó, como si una tormenta acabara de pasar, y de hecho lo había hecho, pero el grito de Gustav resonó en las paredes.

—¿¡Qué estás pensando!? Reclutamiento de un rey! ¡El rey de un país! ¡Para luchar contra Jaldabaoth además!

Neia estuvo de acuerdo con él.

Podía no operar por sensibilidad común, pero esto era simplemente insensato.

En medio de todo esto, Remedios habló en voz baja.

—¿No crees que no importa lo que le pase a los no-muertos?

La habitación volvió a quedar en silencio.

—…Tienes un demonio, y tienes un ser no-muerto. No seremos perjudicados sin importar quién es eliminado. ¿No crees?

Los ojos de Gustav se abrieron de par en par. Esto no era aceptación de la opinión de su capitana, sino shock en lo que su capitana acababa de decir.

—Ambos son enemigos de la humanidad. Entonces idealmente, sería mejor si ambas partes se destruyeran entre sí… dicho eso, no sólo nos sentaremos y cosecharemos los beneficios. Incluso si el Rey Hechicero es herido hasta la muerte por Jaldabaoth, no vamos a aprovechar su situación. Sin embargo, eso es todo.

La voz de Remedios se hizo más fuerte.

—…Capitana. Si el Rey Hechicero, que controla tantos muertos vivientes, es destruido, entonces cuando estos no-muertos sean liberados, ¿no causará todo tipo de estragos?

—Cuando llegue el momento, el Reino, el Imperio y la Teocracia amortiguarán el golpe. Por supuesto, también enviaremos ayuda, pero el Reino Sagrado ha sido demasiado devastado por Jaldabaoth. Hasta que nuestro país recupere su fuerza, todo lo que podemos hacer es animarlos… Desde ese punto de vista, nuestro país se beneficia más de un enfrentamiento entre Jaldabaoth y el Rey Hechicero…

—¡Capitana! —El rostro de Gustav era de piedra mientras hablaba. —¿Cómo es esto justicia?

—Lo es. Es todo por el bien de nuestra nación. Es para salvar a las personas que más sufren. No es como si esperara que las semillas del sufrimiento se extendieran a otros países. También deseo la victoria del Reino Hechicero mientras ayuda al Reino Sagrado.

¿Quién es esta?, pensó Neia mientras miraba a Remedios, que decía todo esto en un tono tranquilo y uniforme.

¿Era ésta realmente la Capitana de los paladines del Reino Sagrado, Remedios Custodio?

Neia no lo tenía muy claro acerca de su situación. Después de todo, siempre la había estado mirando desde lejos. Sin embargo, sentía que era una persona completamente diferente a la Capitana de la que había oído hablar.

—Gustav, no te opones, ¿verdad? Si puedes aceptar esto, entonces deberíamos considerar nuestro próximo paso.

—¿Nuestro siguiente movimiento, dice?

—…Tenemos que pensar en cómo hacer correctamente uso del Rey Hechicero.

Un escalofrío recorrió su espalda.

¿Por qué estoy escuchando una conversación así?, pensó Neia. No, ella no estaba sola. Mirando a su alrededor, vio que los paladines que estaban cerca de ella tenían la misma expresión en sus rostros. Neia debía de parecer igual.

—Gustav, ¿tienes alguna idea?

—No, no, no del todo. ¿No deberíamos pensar en lo que deberíamos hacer después de traer al Rey Hechicero con nosotros?

—Bueno, si el Rey Hechicero no es solo palabras, y él realmente puede luchar contra Jaldabaoth, ¿qué tal volver a tomar la capital? Y luego podemos pedirle que derrote a Jaldabaoth justo después de eso.

—…Eso sería malo. Su Majestad ha dicho que tiene la intención de derrotar a Jaldabaoth, hacer las incursiones, y luego regresar a su país. Por lo tanto, debemos dejar la derrota de Jaldabaoth al final, con el fin de obtener los mayores beneficios… Si seguimos su sugerencia, capitana, no tendremos la fuerza para derrotar a los demihumanos sobrantes.

—Entonces, ¿qué proponen?

Gustav hizo una pausa para pensar, y luego hizo una sugerencia.

—Vamos a aumentar nuestros números primero. En otras palabras, necesitamos rescatar a nuestros camaradas capturados de los campamentos.

—¡Ya veo! Una idea excelente. Después de todo, hay personas importantes que necesitamos para rescatar.

—¿Te refieres a los miembros de la familia real, verdad?

Remedios estuvo de acuerdo con un “Ah”.

Aunque la Sagrada Reina ya había perecido, no habían recibido noticias de que toda la familia real estaba muerta. Si uno de ellos aún estuviera vivo, tal vez podrían usarlos como figura de proa y quizás ganar la plena cooperación de los nobles del sur.

—Además, los nobles que podemos rescatar seguramente apreciarán a sus libertadores.

La mayoría de los nobles no habían expresado su aprobación de la Sagrada Reina, y por lo que sabía la capitana, no había nadie de quien la reina estuviera enamorada. Sin embargo, debe haber algunos nobles del Norte con lazos de sangre a los nobles del sur. Si les hacían un favor, deberían ser capaces de hacer una petición formal a los nobles del sur.

Remedios miró a Neia.

—Escudero Neia. Vaya acompañar al Rey Hechicero. Asegúrense de atraerlo a nuestro lado por nuestro bien.

—¿Hah? ¿¿¡Haaaahh!?? ¡Por favor, por favor espere! ¡No puedo servir a un rey o algo así como un escudero!

—Todo lo que necesitas hacer es trabajar duro en ello, ¿no?

—¡No se trata de trabajar duro o no!

Por lo general, ella habría aceptado de inmediato, pero ahora estaba desesperadamente tratando de negarse. No era algo que pudiera aceptar casualmente. Debe haber algo mal con la cabeza de Remedios.

—¡E-Eso es correcto! Capitana— interrumpió Gustav. —Si no tenemos a alguien de estatus adecuado para servir como su maid, será considerado como un insulto a Su Majestad.

—…¿Cuántas otras mujeres hay en el ejército de liberación?

Aquellas mujeres que no podían pelear habían huido hacía tiempo hacia el sur. Sin embargo, eso no quería decir que no existieran. El ejército de liberación todavía tenía algunas mujeres entre ellos. Gustav estaba a punto de nombrar algunos de ellos cuando la capitana lo interrumpió.

—Necesitamos una mujer del orden del paladín. Si doy órdenes a una mujer del sacerdocio, ¿qué crees que harían los templos? Mi hermana ya no está, ¿sabes? Además, la persona para este deber debe ser elegido de las personas que están presentes y que han escuchado mis pensamientos. ¿Podemos forzar esto a otra persona?

Eso sólo significa que me lo estás imponiendo, claro, pensó Neia, pero no dijo.

—En ese caso…

Gustav miró al capitana.

—Necesito estar en el frente, ¿sabes? Además, ¿quieres que vaya a acompañar a Rey Hechicero? ¿O debemos ceder toda la autoridad al Rey Hechicero?

—Incluso si los estamos utilizando, no podemos simplemente salir y hacer eso, ¿verdad? Habrá problemas con la confianza, y si el Rey Hechicero ve que no tenemos poder de lucha y decide conquistar el Reino Sagrado mientras él está en ello…

Después de ver a Gustav sin palabras, Neia se dio cuenta de que sus aliados podrían acabar volteándolos.

—Entendido. Aunque no sea suficiente para la tarea, trabajaré duro y haré todo lo posible.

—Ahh. Te lo diré primero. Su misión es hacer que el Rey Hechicero sea más fácil de usar. Satisfacerlo y mantenerlo de buen humor …

Esto ya no era sólo una petición imposible. Era simplemente ridículo. No tenía confianza en que pudiera hacer tal cosa en absoluto. Sin embargo, no importa lo que ella dijera, Remedios no cambiaría de opinión. Neia bajó la cabeza resignada.

—¡Entendido! Haré mi mejor esfuerzo para lograr ese objetivo, y espero poder contar con la ayuda de todos aquí.

—Bueno. Si hay algo, sólo pregúntale a mí y a él.

A pesar de que la desesperación llenaba su corazón, Neia se sorprendió de que en realidad se sintiera un poco entusiasmada.

Su Majestad, el Rey Hechicero huh…

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario