Overlord Volumen 12

Overlord – Volumen 12: Capítulo 2 (Parte 3)

Serie: Overlord.
Volumen 12: El paladín del Reino Sagrado.
Capítulo 2: Buscando la salvación (Parte 3).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Asbeltrion (Overlord Novela Ligera).
Corrección: Sin corregir (cuando Erb lo corrija sustituiré esta traducción por la versión corregida).


Capítulo 2: Buscando la salvación

Parte 3

Podía ver la parte más externa de E-Rantel, la capital del Reino Hechicero, tres muros, y la puerta imponente puesta en ellos.

Sin embargo, ninguno de los dos podía llamar la atención de Neia de las dos gigantescas estatuas que flanqueaban la puerta.

Representaban a una extraña criatura muerta viviente que tenía un bastón que se parecía a serpientes que se enrollaban alrededor de sí mismas. Esas estatuas probablemente fueron hechas a la imagen del Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown.

A pesar de estar a una buena distancia de ellos, Neia podía distinguir los intrincados detalles de las estatuas. Con toda probabilidad, ella no sería capaz de encontrar un defecto en ellos, incluso en los pies de las estatuas.

Entonces, vio varias criaturas en forma humana trabajando cerca de las estatuas.

¿Eh? Ah … ¿no son demasiado grandes? ¿Qué altura tienen esas paredes? Aunque sé que las estatuas son grandes… ¿quiénes son esas personas que trabajan allí?

Los otros parecían tener las mismas preguntas que Neia, y los paladines comenzaron a discutir las identidades de esas criaturas humanas.

—…Esos no son humanos, ¿verdad?

—Sí. ¿Son gigantes? Aunque, no parecen ser los mismos que los Gigantes de las Colinas…

Neia, un simple escudero, nunca había visto un Gigante en persona antes, pero había oído hablar de estos seres durante una clase de conocimiento sobre monstruos.

Los gigantes eran seres humanos esencialmente agrandados, pero además de sus poderosos cuerpos, también poseían habilidades raciales. Gracias a estas habilidades, podían soportar ambientes en los que los humanos tendrían dificultades para sobrevivir, por lo que normalmente hacían sus casas en esos lugares. Eran una especie demihumana que tenía poco que ver con los seres humanos, que podían solamente vivir en las llanuras.

Algunas razas que eran expertos en magia eran más avanzadas que la humanidad.

La raza sola no determinó la bondad o la maldad de un ser. Uno de los Trece Héroes era un gigante. En el Reino Sagrado, los gigantes conocidos como Gigantes de Mar a veces venían a comerciar.

Dicho esto, los gigantes eran generalmente una raza violenta y peligrosa.

Sobre el tema de gigantes peligrosos en el mundo humano, habría que mencionar a los Gigantes de las Colinas, que vivían en las colinas. Los gigantes como los trolls y similares eran también muy famosos.

En ese caso, ¿qué estaban haciendo estos Gigantes en una ciudad de no-muertos?

—…¿Siempre hubo gigantes en esta área? ¿Los conquistó?

—¿El Rey Hechicero controla gigantes? Nunca he oído hablar de algo así.

Aquella exclamación sorprendida de uno de los paladines sólo era de esperar.

Se había reunido una gran cantidad de inteligencia en preparación para su viaje al Reino Hechicero. Por supuesto, una gran cantidad de información era incomprensible, por lo que no se puede decir que han logrado su objetivo, pero que todavía cuenta como hacer su trabajo. Tanto el barco fantasma y los gigantes eran asuntos desconocido.

El Rey Hechicero era un gigante no-muerto, pensó Neia. Pero tal característica distintiva debería haber aparecido en sus informes de inteligencia.

Justo entonces, Gustav se dirigió a ella desde atrás.

—Neia Baraja, ya es hora de que cambiemos de formación. Muevete hacia atrás.

—¡Entendido!

Durante su viaje, Neia había estado a la cabeza de la formación, pero ahora que estaban cerca de la ciudad, Neia ocuparía la posición de atrás. A su vez, Remedios y Gustav tomarían el lugar de Neia en el frente.

—Capitana Custodio, ¿enviaremos un enviado para anunciarnos?

Seguramente cualquier persona sospecharía de un grupo de gente que aparecieran cerca de una ciudad llevando armadura de placas y armas. Por lo tanto, cuando entraron en una ciudad o aldea del Reino, solían enviar un paladín para informarles que venían, y entonces el grupo se acercaría, llevando la bandera del Reino Sagrado. Esto era etiqueta.

Después de recibir el permiso de Remedios, enviaron a un paladín delante de ellos.

Después de llegar a las puertas del Reino Hechicero, se giró y volvió.

—Capitana, he informado a los vigilantes del Reino Hechicero. Nos dan la bienvenida.

—Así es, lo tengo. ¡Entonces vamos! Levante las banderas! ¡Mantenga sus pechos arriba! ¡No deshonre el nombre de los paladines del Reino Sagrado!

Con eso, el grupo guió lentamente sus caballos hacia el Reino hechicero.

Finalmente, llegaron a las imponentes puertas, así como a los gigantes que trabajaban allí.

Los gigantes parecían limpiar las estatuas, como si quisieran hacer las hermosas estatuas aún más hermosas.

Echaron un vistazo a la apariencia de los gigantes, y su piel era de color azulado blanco, mientras que sus cabellos y bigotes eran blancos. Parecían estar vestidos con ropa primitiva hecha de la piel de algún tipo de bestia, así como una exquisita armadura de malla.

—¿Qué clase de gigantes son esos?

Los agudos sentidos de Neia recogieron la conversación desde la primera fila.

—Esto es sólo una suposición, pero creo que deberían ser Gigantes de Escarcha, ¿verdad?

—Hmm. Remedios respondió vagamente. “¿Son fuertes? ¿Qué pueden hacer?”

—…Dios, sálvame… Los Gigantes de Escarcha son gigantes que viven en climas fríos, y son inmunes al frío. En contraste, son débiles al fuego.

—Ya veo. Así que si tenemos que luchar contra uno, deberíamos usar fuego, ¿no?

—Bueno, más o menos. Los aventureros de rango Mithril deberían ser capaces de vencerlos con facilidad. Sin embargo, pueden entrenar y aprender como nosotros, y a veces puede encontrarse con un gigante con habilidades de guerrero. Por lo tanto, debe tener cuidado.

Eran gigantes.

Uno podría entrenar para ser un guerrero, un lanzador mágico o un ladrón. No eran sólo los seres humanos quienes podían entrenarse en tales técnicas. Mientras que las criaturas con ventajas raciales en general no estaban inclinadas hacia tal entrenamiento, algunas de ellas se esforzarían por recoger tales habilidades, y eso les hacía adversarios muy difíciles.

El padre de Neia le había dicho repetidamente: “Las bestias te intimidan con su apariencia. Pero un enemigo poderoso que no parece ser uno es muy aterrador.”

—Hmm. Bueno, nunca he luchado contra un gigante antes. Sin embargo, los Ogros son un asunto diferente.

—Tenga cuidado de no molestarlos mencionando a Ogros en la misma frase que ellos. Para los Gigantes del Mar, al menos, sería como comparar a un mono con un ser humano. Por supuesto, eso es un rumor de un bardo, así que no se sabe cuánto de eso es cierto.

—Hmm. El Reino Sagrado no puede contratar Gigantes del Mar, pero el Reino Hechicero puede emplear Gigantes de Escarcha. ¿Cuál de ellos es más fuerte?

—Me temo que no sé la respuesta a eso…

Mientras que el capitana obviamente quería que los Gigantes del Mar fueran más fuertes, lo importante ahora era el tipo de tratamiento que enfrentaron estos Gigantes de Escarcha en el Reino hechicero.

¿Fueron tratados como amigos, esclavizados con la fuerza, o fue un cambio de moneda para el servicio en una relación mutuamente beneficiosa?

No había manera de saber de las formas de los gigantes que trabajaban silenciosamente.

Sin embargo, parecería que estos gigantes son excelentes obreros. El Reino Sagrado ha trabajado con demihumanos en el pasado, pero si ampliaron el alcance de eso, podría hacer muchas cosas más diferentes. Por supuesto, el Reino Sagrado nunca haría eso.

Por supuesto, hubo razas como la Mermen*, con quien el Reino sagrado tuvo una larga historia de cooperación mutua. Sin embargo, los recuerdos de la guerra con demihumanos seguían permaneciendo, así que nunca sería aceptado.
[NT: ¿Alguna sugerencia? Nunca escuché nada sobre la raza Mermen.]

¿Acaso el Reino Hechicero había aceptado sólo a los Gigantes? ¿O también tomó a otras razas extrañas. Si ella encontrase a demihumanos aquí similares a los que habían atacado el Reino Sagrado, ¿podría ella reprimir la cólera dentro de su corazón?

No, si no me controlo…

Por ejemplo, ¿qué pasaría si conociera a un Hombre Serpiente aquí? Sería un Hombre Serpiente que vino de una tierra muy alejada del Reino Sagrado, viviendo en paz con los humanos en esta nación. Tal vez no sería posible utilizar un atractivo emocional para disuadir a los demás de mostrar hostilidad, pero dadas las circunstancias actuales, tendrían que hacer precisamente eso.

Neia miró inquieto a la espalda de Remedios.

¿Podría ella hacerlo?

Mentalmente negó con la cabeza. Preocuparse por Remedios sería muy grosero. Ella era la líder de este grupo diplomático, y ella estaba trabajando para salvar al país. Ella ciertamente podía hacer eso. Preocuparse por ella era demasiado irrespetuoso para ella.

—¿Podemos entrar así? ¿Qué tal entrar por otra puerta?

Las puertas estaban abiertas, pero los gigantes estaban trabajando. Estaba preocupada por si les importaba el paso de los humanos a sus pies.

—Entraremos así. Si se llega a la conclusión de que los emisarios del Reino Sagrado entraron a través de otra puerta porque tenían miedo de gigantes, quedaríamos en ridículo.

—…Entendido. Entonces obedeceremos sus instrucciones, Capitana.

Y así, el grupo avanzó hacia las puertas.

Afortunadamente, los gigantes echaron un vistazo a ellos y luego detuvieron su trabajo por un tiempo, permitiéndoles pasar sin incidentes. Neia sentía que esto no era simplemente buena voluntad hacia los seres humanos sino más bien un misterioso sentimiento hacia los visitantes del Reino Hechicero.

Normalmente, hubieran sido detenidos fuera de las puertas, pero como habían enviado a alguien para anunciarles, fueron conducidos por soldados humanos que parecían guardias callejeros, y el grupo pasó a través de las puertas, bajo la luz de linternas mágicas. Su iluminación era distintamente diferente de la del sol, y el caballo de guerra entrenado relichó inquieto bajo su resplandor.

—Bienvenido a E-Rantel, ciudad del Reino Hechicero. ¿Es esta su primera vez visitando aquí, honorables paladines?

—Ahh, sí.

—Ya veo. Entonces, le ruego me disculpe, pero ¿pueden desmontar?

Probablemente era una verificación de equipaje, pensó Neia. Aunque era un tanto desconsiderado hacerlo con personas que se llamaban emisarios de otra nación, tenían razón al hacerlo.

No hubo protesta cuando el grupo bajó de sus caballos y obedeció las instrucciones de “caminar por este camino por favor”, lo que les llevó a una enorme puerta al lado de las puertas.

Siguiendo el sentido común, esto debería ser una torre lateral, una combinación de cuarteles de tropas y una base de defensa.

—Por favor ingrese aquí. Esta ciudad es diferente de las ciudades del Reino y el Imperio en el que posee todo tipo de lugares diferentes dentro, por lo que los visitantes por primera vez tendrá que asistir a un taller en la sala de adelante.

—¿Un taller?

—Sí. Esto es para minimizar las perturbaciones innecesarias. Sólo las personas que han asistido a este taller pueden entrar a la ciudad. ¿Qué dicen?

Habían venido hasta aquí, así que obviamente no pudieron rechazar la petición de asistir. Aunque era de esperar, la respuesta de Remedios fue un “sí” definitivo,

—Entonces, ¿puedo pedirle que dejen sus armas a nuestro cuidado?

Naturalmente, no podían negárselo, pero con la misma naturalidad, Remedios tenía una mirada puesta en su rostro.

La espada de Remedios era un tesoro divino del Reino Sagrado. Sólo por soportarlo, ni siquiera tendría que arrodillarse ante el Rey Sagrado. No podía entregar ese tesoro antes de reunirse con el rey del reino, y después de escuchar eso, el soldado asintió con la cabeza.

—¿Es eso así? Entonces no se puede hacer nada. Entonces, por favor, permanezca como está y entre, todo el mundo. La verdad es que, la petición para dejar sus armas era porque queríamos garantizar su seguridad. En ese caso, por favor, prometedme que no sacarás sus armas no importa qué una vez que estén dentro. Si no pueden hacer eso, os aconsejo que dejen esta ciudad.

—Entendido. Devolveremos la confianza que han demostrado al permitirnos llevar nuestras espadas, no sacaremos nuestras armas mientras estemos dentro.

Remedios puso su mano en su pecho, en el emblema del Reino Sagrado que estaba allí, cuando hizo esa declaración. Ella juró hacerlo por su honor como un paladín del Reino Sagrado.

—Entonces confiaré en que hagan eso. En primer lugar, pediré al guardia de esta zona que salga.

En el Reino Sagrado, esto era un juramento absoluto que incluso podía inspirar sorpresas a quienes lo veían, pero fue recibido con mucha más moderación en otros países. Después de esa suave respuesta, el guardia llamó a la puerta.

Después de eso, la puerta se abrió lentamente, y lo que de repente apareció ante sus ojos fue…

Neia soltó un “Aiiiieeee” en un tono que estaba entre un jadeo y un gemido.

El ser que lentamente emergía era excesivamente grande en todas las dimensiones.

Su armadura de placas de color negro estaba cubierta de tracería roja que se parecía a los vasos sanguíneos y estaba cubierta de púas. Los cuernos demoníacos sobresalían de su casco, y su casco abierto revelaba un rostro humano podrido. Sus ojos vacíos contenían puntos de luz roja llenos de odio y sed de sangre.

La temperatura de la habitación se hundió, como si la oscuridad acabara de derramarse.

—¡Por favor, no saquen sus armas!

Los hombros de todos se estremecieron ante el grito del guardia.

—¡Nada sucederá si no sacan sus espadas! ¡Pero si lo haces, serás asesinado instantáneamente! ¡Después de eso, estarán atados al sufrimiento eterno! ¡Por favor, no me hagan ver algo así de nuevo!

Su grito de tristeza sonaba como si hubiera experimentado este tipo de cosas antes. ¿Había sido testigo personal de tal acontecimiento en el pasado?

Los no-muertos se lanzaron lentamente hacia Neia y los demás. Había la sensación de que estaba esperando a que sacaran sus espadas.

—…Y este ser no-muerto es…

La voz de Remedios temblaba débilmente mientras hablaba.

—Son guardias que están estacionados por toda la ciudad en gran número.

—…¿En serio?

La voz temblorosa de Remedios estaba en algún lugar entre la sorpresa, el miedo y la consternación. Neia sentía lo mismo que ella. Era impensable que una nación tuviera tantos muertos vivientes de tal poder extraordinario.

—A-ah, disculpe. ¿Esta criatura no-muerta está bajo el control de Su Majestad, el Rey Hechicero?

El guardia asintió en respuesta a la pregunta reflexiva de Neia.

—De hecho, eso es así. Además, él gobierna a los no-muertos que son más poderosos que este aquí.

—¿No es peligroso?

El soldado respondió de inmediato a la pregunta de Gustav. Sonaba como si estuviera muriendo por derramar su corazón hacia él.

—No, hasta la fecha, no ha habido incidentes en esta ciudad donde la gente fuera asesinada sin provocación.

Los no-muertos eran seres que odiaban a los vivos. Como alguien que podría dominarlos completamente y evitar que lastimen a las criaturas vivientes, el Rey Hechicero debe ser una persona verdaderamente increíble. Neia estaba profundamente impresionada por el poder del Rey Hechicero.

—…Ya veo. ¡Ah! Entonces, ¿puedes llevarnos dentro de la habitación?

—Por favor seguidme.

La criatura no-muerta negra se alejó lentamente de la puerta y el soldado pasó audazmente por delante de él. En cambio, Neia y los demás parecían mirarse el uno al otro para ver quién iba a dar el primer paso.

Mientras decía que esta criatura no-muerta estaba gobernada por el Rey Hechicero, esos vínculos no eran visibles a simple vista. Esto hizo caminar delante de él varias veces más aterrador para ellos que ir ante, digamos, un carnívoro que estaba desatado, pero no atacaría porque estaba saciado.

Remedios planeó ir primero, pero Gustav la detuvo. Después de eso, miró a Neia.

Soy el canario, ¿eh?

No había nada de malo en esa lógica cuando se consideraba cuál sería la vida más importante si se perdiera. Aun así, a pesar de su determinación de proteger a los débiles, su propio escudero era un asunto diferente.

Neia se preparó para lo que había delante, apretó los ojos y luego avanzó.

Después de dar varios pasos adelante, abrió lentamente los ojos. Ella no había sido atacada. Ella aceleró el paso y se apresuró a pasar por delante de los no-muertos.

Después de ver que Neia había cruzado con seguridad, los otros paladines la siguieron. Al final, nadie fue atacado*, y llegaron a su destino.

El soldado abrió la puerta, revelando varias mesas y muchas sillas sencillas.

—Por favor esperen en esta habitación por un tiempo.

—Entendido. Gracias por llevarnos aquí.

Remedios sacudió su barbilla, y Gustav sacó una pequeña bolsa y se la entregó al soldado que los había traído aquí. Era una propina.

—¡Por favor no!

Su rechazo era tan violento que era casi como un grito de desesperación.

El soldado se puso las manos en la cabeza, totalmente incapaz de tocar esa bolsa.

Todo el mundo estaba sorprendido por su reacción, al igual que Neia. No podía pensar en por qué el soldado reaccionaría tan dramáticamente.

—Todos somos pagados por Su Majestad, así que permítanme que rechace su demostración de consideración.

—Pero, pero ya que nos hiciste un servicio… Y no es una suma muy grande, ¿no?

—No, no hay necesidad de eso. Esperaré fuera hasta que termine el seminario.

El soldado se retiró rápidamente de la habitación. Los demás se miraron, desconcertados por la reacción exagerada del soldado.

—¿Está realmente bien?

—Dijo que no, así que no hay nada que podamos hacer al respecto.

La propina era algo natural. Aunque no dar propinas no era un problema, la mayoría de la gente de gran estatus, dejaría propina. Por supuesto, algunas personas lo hicieron para minimizar el tiempo necesario para las inspecciones de equipaje y pedir a la gente cuidar de varios pequeños asuntos, no habían hecho ninguna de esas solicitudes. Francamente hablando, simplemente estaban haciendo lo que se esperaría de las personas de su estatus.

Si esa era una instrucción del Rey Hechicero, ¿cuál era su objetivo al hacerlo?

—No nos dijeron dónde sentarse. Así que son asientos libres, entonces.

Después de que todo el mundo se sentó como la capitana había indicado, pasó un corto tiempo antes de que la puerta se abriera una vez más.

Neia se volvió y sus ojos se abrieron de par en par.

La entidad que había entrado no era humana.

Era una criatura cuya especie tenía el cuerpo superior de un ser humano y el cuerpo inferior de una serpiente, un Naga.

Había varias ramas de la raza Naga, por ejemplo, los Nagas de Mar que ocasionalmente aparecían en las costas del Reino Sagrado, pero la sub-especie a la que pertenecía aquélla no estaba clara. Sin embargo, todos ellos eran demihumanos que no tenían buena voluntad para la humanidad, pero Neia no se sentía terriblemente sustada.

Todo esto fue gracias a ese no-muerto negro. En comparación con eso, podría por lo menos reunir una respuesta racional a esto.

¡Ah! ¿Era eso de lo que se trataba? Esa aterradora criatura no-muerta no sólo tenía la intención de asustar a la gente, sino de inmunizar a la gente ante el choque de ver demihumanos? Ellos realmente lo pensaron bien al dejar a los demihumanos coexistir con los humanos…

Parecería que el Rey Hechicero no era sólo un poderoso no-muerto.

El Naga se deslizó por la habitación silenciosa, sin prestar atención a la respuesta del grupo mientras se movía frente a ellos, con lo cual se inclinó ligeramente.

—Gracias por esperar, queridos humanos que desean entrar en la ciudad. Este es un funcionario de inmigración para el Reino Hechicero, Ryurarius Spenia Ai Indarun. Bueno, difícilmente es una vocación que lo pondrá a este contacto con vosotros, así que puedes olvidarlo si lo deseas. Entonces, sin más preámbulos, comencemos. Éste explicará brevemente las diferencias entre vivir en esta ciudad y las ciudades de los alrededores, así como cosas que uno debe tener en cuenta… en primer lugar, sacar las armas dentro de la ciudad está estrictamente prohibido.

Eso fue una advertencia muy razonable, y Neia dejó que la tensión fluyera de sus hombros.

—Mm, muchos considerarían esto como un recordatorio ordinario, Ryurarius señaló su rostro con un dedo delgado. Está escrito en tu cara. Sin embargo, quisiera que ustedes recuerden que muchas razas caminan las calles del Reino Hechicero. Ya han visto a los no-muertos con la cabeza erguida y caminando con orgullo. Incluso si os parecen seres peligrosos, sacar el arma ante ellos sin provocación sería un crimen serio, ¿no?

—Un momento por favor. ¿Significa esto que debemos huir si aparece un ser peligroso?

—Ese no es el caso. Incluso si hay entidades peligrosas en la ciudad, ninguna de ellas os harán daño. Aún así, hay casos en los que la gente siente miedo, sienten que pueden ser atacados, y así sacan sus armas de todos modos. Eso es de lo que estaba hablando.

—¿Puedes estar seguro de que no seremos atacados?

—Oh sí… De las muchas criaturas peligrosas que caminan por este lugar, los que más le alarmarán son probablemente los subordinados de Su Majestad.

Ryurarius sonrió cansadamente.

—Una vez que permanezca aquí por más de un día, su cautela disminuirá y ya no les importará. Bueno, el primer día es el mayor problema. Ah, por supuesto, sacar sus armas en defensa propia está perfectamente bien.

—Ya veo. Así que está bien siempre y cuando se haga en defensa propia.

—Mm, sí. Además, la magia de control de la mente se utilizará en la investigación de los crímenes en esta ciudad. Por favor tenedlo en mente.

Los ojos de Neia se abrieron de par en par. Tampoco era ella la única que lo hacía. Una conmoción surgió entre los paladines. Como su representante, Remedios expresó su opinión.

—Un momento por favor. ¿Es el Reino Hechicero una nación tan baja? ¿Se permiten los medios mágicos? ¿Los tribunales también son así?

En general, la magia de control de la mente no se usaba cuando se preguntaba a la gente sobre los crímenes.

Por ejemplo, usando [Dominar], uno podría hacer a cualquiera un criminal por un breve período de tiempo. Mediante el uso de [Encanto], uno podría encontrar un cabeza de turco para cualquier crimen. El hecho de que la magia de control mental pudiera ser usada para fabricar delincuentes hizo que fuera visto como un acto salvaje y tiránico.

—Los tribunales también utilizan medios similares. Oh, éste puede estar seguro de que Su Majestad no le obligará a hablar mentiras. En ese punto usted no necesita preocuparse.

¿Cómo podría creer eso? El uso de la magia de control mental significa que una vez que una nación decidiera que alguien era una persona peligrosa, podrían marcarlos como un criminal y luego tratar con ellos. Ningún ser humano confiaría en un ser no-muerto que nunca había conocido antes.

Nadie dijo eso, pero probablemente todos se sintieron de la misma manera.

—También, quisiera preguntar… si ustedes no entraran en la ciudad, se irán enseguida?

—…No, no podemos hacer eso. Por favor, permítanos entrar.

—Oh, esa es la respuesta más rápida hasta ahora. Los comerciantes pedirían tiempo y luego discutirían entre ellos. Entonces, continuemos.

Después de eso, Ryurarius habló sobre cómo “los caballos no-muertos tiraban de carruajes a lo largo de las carreteras” y otras cosas extrañas que parecían ensuciar su mente. Sin embargo, cuando dijo: “A veces los dragones volarán sobre sus cabezas, así que no os alarméis ni dejéis que vuestros caballos se desboquen”, contorsionó su rostro.

Tener dragones volar por encima de una ciudad no era sólo un “gran incidente”.

Los dragones eran criaturas contra las cuales incluso los héroes completamente armados y preparados podían caer en combate. Por eso todos los guerreros soñaban con matar a un Dragón. Matar a una criatura abrumadoramente superior con la fuerza que habían afinado, sus compañeros y sus armas era una acción gloriosa, y un hecho que sólo el más destacable de los guerreros podría realizar.

Seguramente causaría una gran perturbación si tal Dragón apareciera en una ciudad de los humanos.

Los no-muertos están bien, porque ya los hemos visto como guardias, pero Dragones… no, todavía, tener una mosca como un centinela debería estar bien, ¿no? Además, tienen muchas categorías de edad, y su fuerza varía mucho dependiendo de su edad…

Dragones recién eclosionados eran todavía dragones. Sin embargo, un Dragón tan diminuto sería más fácil de controlar que la criatura no-muerta desde ahora.

—Entonces, eso es todo. Gracias por escuchar. Ahora, ¿pueden seguir al soldado de vuelta a la puerta después de salir de esta habitación?

—Perdóname, pero ¿puedo hacer una pregunta?

Remedios levantó su mano

—¿Hm? ¿Y qué podría ser?

—No tiene la intención de matarnos o comer, ¿verdad?

—Tal vez este podría haber pensado en hacerlo en el pasado. Sin embargo, eso está terminantemente prohibido ahora. Además, después de ver a Su Majestad, siento que no tiene sentido pelear con formas de vida inferiores.

—¿Su Majestad es realmente tan poderoso?

Ryurarius sonrió cansadamente.

—Es diez veces más poderoso de lo que puedes imaginar. Aparte de él, incluso sus subordinados son extraordinariamente poderosos… francamente hablando, no hay una ciudad más segura que una que Su Majestad defiende.

Tal vez estaba pensando en algo, pero Remedios se quedó en silencio.

—Éste no sabe por qué han venido aquí. Sin embargo, permítanme darles un sabio consejo, que un viejo amigo, un contemporáneo de mi época, aprendió con su propio cuerpo. Declarar su oposición a Su Majestad sería una tontería extrema. Sería mejor arrodillarse ante él y suplicar su misericordia.

Había un palpable sentido de realidad ante esas palabras. Mientras decía que lo había oído de un amigo, era más como si el Naga llamado Ryurarius hablaba por experiencia personal.

—Gracias por su consejo.

Remedios se puso de pie, seguida de cerca por todos los demás.

Neia se inclinó ante Ryurarius desde donde estaba en la parte trasera del grupo antes de salir de la habitación.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario