Overlord Volumen 12

Overlord – Volumen 12: Capítulo 2 (Parte 2)

Serie: Overlord.
Volumen 12: El paladín del Reino Sagrado.
Capítulo 2: Buscando la salvación (Parte 2).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Asbeltrion (Overlord Novela Ligera).
Corrección: Sin corregir (cuando Erb lo corrija sustituiré esta traducción por la versión corregida).


Capítulo 2: Buscando la salvación

Parte 2

Después de que la conversación con Blue Rose terminase, la delegación diplomática del Reino Sagrado a la que Neia pertenecía hizo una salida temprana de la Capital Real. Esto era porque ya habían visto que nadie en el Reino estaba dispuesto a ayudar al Reino Sagrado, la investigación de la forma verdadera de Jaldabaoth necesitaría varios meses, y también porque sabían que el único capaz de vencer a Jaldabaoth era Momon.

Además, el pensamiento de los ciudadanos del Reino Sagrado sufriendo los hizo sentirse ansiosos de hacer algo por ellos.

Descansaban sus caballos lo menos posible, a veces incluso lanzando hechizos sobre ellos, y viajaban hacia el Este a lo largo de las carreteras a velocidades que los viajeros normales no podían igualar.

Pasaron el pueblo final del Reino, y ahora estaban en la zona entre el Reino y el Reino Hechicero.

Las colinas, suavemente hinchadas, bloqueaban las líneas de visión de los viajeros y podían vislumbrar ocasionalmente un denso bosque primitivo. No había señal de vida humana dentro, y sólo era de esperar que un monstruo saltara en cualquier momento. Esto podría haber sido originalmente el territorio del Reino, pero eso era todo. La posibilidad de ser atacado por monstruos sólo había disminuido. De ninguna manera se había ido.

En un terreno como éste, el sentido de la visión y el olor de Neia se agudizaron, y ella siguió adelante.

No hay señales de criaturas esperando en una emboscada cerca. No hay huellas de grandes carnívoros cerca de la carretera tampoco.

Había muchos parches de tierra descubierta expuestos en la carretera. Si seguían adelante, entrarían en territorio anteriormente controlado por la Corona, cuyas carreteras parecían estar pavimentadas. Las carreteras pavimentadas eran más convenientes para los viajeros, pero para Neia, la tierra de ahora mismo haría más fácil detectar las mejores pistas.

Neia miró sus manos.

No le gustaban estas manos

No era que se resentía por el endurecimiento de sus manos en su entrenamiento. Era simplemente aversión por su falta de talento.

Podría haber heredado los agudos sentidos de su padre, pero, lamentablemente, no había recibido nada de su madre.

La madre de Neia había sido una paladín famosa en su tiempo, y ella tenía habilidades excelentes con la espada. Sin embargo, como su hija, Neia no tenía talento para la espada, por mucho que practicara. Estrictamente hablando, las técnicas de arco transmitidas por su padre significaban que podía usar arcos con habilidad incluso sin ningún entrenamiento.

El hecho era que Neia tuvo la suerte de heredar esa mitad de su herencia. Sin embargo, las habilidades utilizadas por los paladines que Neia tanto admiraba sólo podían utilizarse con armas cuerpo a cuerpo. Para Neia, que quería convertirse en una paladín, ser talentoso con armas a distancia era un desperdicio.

Una vez más, agarró las riendas fuertemente.

Se enderezó la cintura y ajustó su posición en la silla. Había pasado mucho tiempo a caballo después de salir de la capital real, y su trasero y muslos estaban muy doloridos ahora.

Ella podría haber pedido a los Paladines usar hechizos de curación de bajo nivel para deshacerse del dolor. Sin embargo, ella era una niña, y ella estaba un poco avergonzada de pedir eso. Además, aún no estaba en un nivel en el que afectaría su capacidad para llevar las riendas, por lo que hizo aún más difícil preguntar.

…Aplicar la cataplasma después, como de costumbre. Tengo que darle las gracias a papá por eso. En el pasado, cuando le dije que me dolía el culo, se había quedado con una mirada molesta en su cara… ¿Le di las gracias entonces? Hah.

Neia se obligó a detenerse antes de que sus lágrimas se derramaran.

—…Ah, capitana, veo caminos pavimentados. Estamos a punto de entrar en el dominio del Reino del Hechicero.

El camino de tierra de repente se convirtió en adoquines a medio camino. Se sentía extraño.

—Así que, ¿vamos a cabalgar todo el camino hasta el Reino hechicero? ¿O vamos a acampar por la noche?

Neia miró al cielo.

—Creo que deberíamos ser capaces de hacerlo antes de la puesta del sol si nada más sucede. Sin embargo, podríamos ser tomados por un grupo de saqueadores. ¿Qué debemos hacer?

—Déjame discutir esto.

Remedios tiró de sus riendas y su caballo se desaceleró, y luego empezó a hablar con Gustav.

Sin embargo, esto debería ser el dominio del Reino Hechicero de aquí en adelante… pero ¿dónde están sus tropas? Tampoco hay fortalezas. Había fortalezas en el lado del Reino…

Por lo general, habría fuertes en las fronteras de un país, pero no había ninguno aquí. Puesto que el Reino hechicero era apenas una ciudad, ¿habían concentrado todas sus fuerzas en la ciudad?

La mirada de Neia recorría el camino pavimentado.

La suave pendiente corría entre las colinas. A lo lejos, pudo ver un trozo de bosque estéril.

Recordó cómo había ido a acampar en invierno con su padre. Eso no cambió, sin importar dónde fuese. El paisaje aquí se sentía igual que el del Reino Sagrado.

…Vivir en el mundo es un dolor, eh.

Las palabras que su padre había casualmente murmurado se quedaron clavadas en su corazón como una espina.

Su padre había elegido vivir en una ciudad a causa de su madre. Si su madre no estuviera cerca, habría decidido quedarse en un pequeño pueblo cerca del bosque, viviendo de la abundancia de la naturaleza.

Cuando todavía era una niña, sentía que vivir en un entorno natural era un dolor. Sin embargo, después de emprender este viaje, pudo entender lo que su padre había querido decir con sus palabras. ¿Era eso un signo de madurez? Debería poder hablar de cosas diferentes con él ahora.

El dolor pasó por su corazón mientras pensaba en estas cosas. Sin embargo, fue sólo por un momento. Eso era porque delante de ellos, hacia el este a lo largo del camino, ella podía ver algo borroso a lo largo del camino serpenteante creado por las colinas.

…¿Podría ser un incendio?

Neia entrecerró los ojos y luego volvió a mirar cuidadosamente.

Había allí un objeto blanco, de humo. No, no era humo, sino niebla. Y…

—¡Siento interrumpirte mientras hablas! Hay algo como una niebla por delante!

—¿Y qué?

Después de que Neia informó a la retaguardia, Remedios se quitó el casco. Había una expresión de perplejidad en su rostro.

—Neia Baraja. ¿Hay algo que te molesta?

—Sí. Según este mapa, no hay grandes lagos alrededor, pero hay un gran banco de niebla por delante. Estoy seguro de que debe ser una ocurrencia anormal.

El banco de niebla espesa y lechosa parecía extenderse más y más, y parecía que llegaría a Neia ya los demás en cualquier momento.

Su padre le había enseñado sobre todo tipo de fenómenos naturales, y cuando reflexionó sobre la situación basada en ese conocimiento, la aparición de esta niebla fue realmente extraña.

—Neia Baraja. ¿Podría ser algún tipo de cambio ambiental especial?

Esa pregunta provenía de Gustav, que se había dado cuenta de lo que estaba pasando antes de Remedios.

Los cambios ambientales especiales en cuestión se referían a fenómenos generalmente imposibles que ocurren en una gran área. Por ejemplo, podría haber un lugar donde un hechizo ritual de gran escala que salió mal llenó un área con gases tóxicos de putrefacción, o un lugar donde una vez al año, un desierto pudiera rabiar con tormentas de arena durante una semana, o tal vez un lugar donde lluvia multicolor cayese en ciertos momentos.

En otras palabras, estaba preguntando si esta niebla era una de esas misteriosas ocurrencias. Sin embargo, Neia no había reunido ninguna información sobre tales cosas. Sentía que probablemente sería regañada si respondía eso, pero no tenía más remedio que contestar honestamente.

—Mis más sinceras disculpas, pero no tengo información sobre la niebla que ha aparecido ante nosotros.

—En otras palabras, fallaste en reunir inteligencia, ¿no?

Otra pregunta difícil. ¿Quién podría decir que habían recogido suficiente información?

—Capitana Remedios, su sirviente sugiere que decidir qué hacer ahora es más importante.

Sus caballos de guerra se habían detenido.

La niebla era lo suficientemente gruesa como para que los caballos no pudieran avanzar a través de ella. A pesar de lo que habían aprendido antes, no había acantilados cerca de E-Rantel. Si avanzaban lentamente, deberían ser capaces de lidiar con lo que Surgiera. Sin embargo, esta niebla les hizo dudar sobre si debían moverse a través de ella, aunque viejasen lentamente.

Neia olfateó la niebla.

Olía a vapor de agua y nada más. No había nada que la molestara. Sin embargo, eso era exactamente lo que le molestaba.

—Capitana, ¿podría haberse generado esta niebla por un monstruo? Mi padre dijo una vez que algunos monstruos tenían la habilidad mágica de generar niebla, y se escondían en ella para acechar a sus presas.

—…Todos, sacad vuestras espadas! Cualquiera que esté en la carretera, salid de ella de inmediato!

Esta decisión rápida fue una muestra de la excelencia de Remedios en la batalla.

Neia y los paladines movieron sus caballos según las instrucciones y salieron de la carretera, con lo cual se juntaron en círculo. Para entonces, la espesa niebla parecía que iba a tragar el mundo entero.

Era lo suficientemente gruesa para que apenas pudieran distinguir a sus compañeros a su lado, y la visibilidad era cero más allá de quince metros. Su inquietud hervía en su pecho, y su imaginación la hizo ver espectros en movimiento en las corrientes de niebla.

Sería bueno si pudiera detectar algo que se acercara a ellos por el sonido, pero estaba rodeada de caballeros completamente blindados. Cada movimiento que hicieron hacía que el metal se frotase contra el metal, y dificultó el sentido de la audición de Neia. Bajo estas condiciones, sería muy difícil detectar algo que se acercara a ellos. Por los recuerdos de Neia, el único que todavía podía discernir objetos por sonido en estas condiciones era su padre.

Cuando se dio cuenta de la grandeza de su padre una vez más, ella desesperadamente levantó sus oídos para escuchar.

—Esto es una niebla realmente extraña; no se hace tan gruesa ni siquiera en el mar.

—¿No estamos a punto de llegar a la ciudad del Reino Hechicero? ¿Todavía hay monstruos tan cerca de los límites de la ciudad? ¿O son estas cosas extrañas ocurren porque las crea Reino Hechicero?

—No sé… ¿podría ser algún tipo de hechizo defensivo usado por el Reino Hechicero?

—Dejemos la magia fuera de ello, sólo hablando de ella hace que me duela la cabeza. Si ves algo, hazme saber, y haz que sea fácil de entender. Si es un monstruo, lo mataremos para que el Rey Hechicero nos deba un favor cuando le pida que envíe a Momon. ¿Qué hay sobre eso?

—¿Cómo crees que resultará? Mientras ellos dicen que la eliminación de monstruos dentro de las fronteras de un país es responsabilidad de ese país…

Quizás era porque había concentrado todas sus energías en escuchar atentamente, pero podía distinguir claramente el contenido de la conversación entre la capitana y Gustav. Sin embargo, si se alejaba, ya no estaba segura de poder oírlos. ¿Qué haría su padre en un momento como éste?

¡No puedo seguir confiando en alguien que no está aquí! Necesito estar sobre mis propios pies!

Sin embargo, el hecho era que permanecer aquí sólo impediría sus habilidades. En ese caso, sería mejor ver si se le permitiría alejarse por sí misma para verificar la situación.

…Probablemente no.

Neia sofocó su deseo de hablar.

Incluso si no lo hacía, la capitana no estaba cerca de ella. Si ella lo pedía y fracasaba, no sabía cómo sería castigada. No quería abrir esa lata de gusanos.

Además, sería malo si la capitana dejara de confiar en mi guía como resultado.

Neia se esforzó por hacer excusas en su corazón. Sin embargo, sería muy malo para su salud mental si se encontraban en peligro y pensara, yo podría haber hecho una mejor elección en ese entonces, pero me mantuve callada.

Aunque parte de su mente pensaba, si todos morimos aquí, las personas que sufren en el Reino Sagrado tendrán que esperar aún más para la salvación, pero las púas de Remedios ya habían perforado incontables agujeros en el corazón de Neia, y ella no podía ser descuidada nunca más.

Justo entonces, Neia vio algo desde el rabillo del ojo que ella no podía ignorar.

En medio de la densa niebla, vislumbró el contorno turbio de algo enorme procedente del Reino Hechicero.

—Dime, ¿puedes echar un vistazo allí?

Neia asomó a uno de los paladines montados a su lado.

—…Nada. Lo siento, pero la niebla es demasiado espesa y no puedo ver nada. ¿Hay algo allí?

Oyó que el paladín llegaba a su cintura y sacaba con fluidez su espada, luego el sonido de él apretando fuertemente su empuñadura.

—Ah, no es nada. Pensé que había visto algo, pero tal vez estaba equivocada.

—¿De Verdad? Bueno, si crees que hay algo ahí, dímelo, no importa lo que sea.

—De acuerdo, entonces estaré contando contigo cuando llegue el momento.

Después de darle las gracias con una mirada seria, Neia se volvió hacia el frente. Si uno dividía a las mujeres en el mundo en aquellas que eran adecuadas para sonreír y aquellas que no estaban destinadas a sonreír en absoluto, Neia caería en esta última categoría. Incluso una palabra de agradecimiento de ella fue mejor entregada con una expresión seria que con una sonrisa. Neia siguió estudiando el banco de niebla. Tal vez sólo Neia podía verlo porque estaba demasiado lejos, pero estaba segura de que no se había equivocado.

Tal vez su interacción con el paladín le había devuelto el ánimo, pero Neia decidió decir algo al capitana. Sin embargo, seguía hablando con Gustav.

—¿Qué debemos hacer a continuación?

Es muy peligroso moverse en esta niebla. Vamos a esperar un poco más, y si no hay nada, desmontaremos y descansaremos. Ahora que lo pienso, ¿hay monstruos que emitan niebla en el mar?

—Claro que sí. Sin embargo, no hay ningún mar o lagos cercanos. Es como Neia Baraja dijo.

—¿Es posible que haya cometido un error o haya pasado por alto alguna información?

—Ella no se equivocaría así. Hablando francamente, nos ha traído a salvo todo el camino hasta aquí, ¿no? Cuando estábamos dejando el Reino Sagrado, los demihumanos patrullando cerca del muro roto no nos vio tampoco.* No podríamos haberlo hecho nosotros solos, ¿verdad?
[NT: Claro, porque no es como si Demiurge las hubiera dejado escapar o algo por el estilo.]

—Podríamos haber roto a través por la fuerza.

Una vez más, el corazón de Neia se hundió.

¿Cuántas frustraciones había sufrido para llevarlas hasta aquí?

Los recuerdos despertaban en su mente, de cómo les había pedido que se quedaran mientras ella exploraba a solas en la lluvia helada, arrastrándose por el suelo y llenándose toda de lodo para evitar ser vista por las habilidades de emboscada de tipo guardabosques.

Si la descubrieran, la solitaria Neia moriría. Aun así, Neia había continuado con la determinación de morir, aferrándose a la creencia de que estaba haciendo esto para salvar a sus compatriotas sufrientes.

Así es, no estoy trabajando duro para ganar elogios ni nada.

Intentó hablar consigo misma. Incluso si la capitana se negara a reconocer sus contribuciones, los demás seguramente aprobarían sus esfuerzos, aunque no lo dijeran.

Querer ser elogiado o recompensado por trabajar duro es sólo el egoísmo de un niño. Esto es lo que significa ser un escudo de la humanidad. Morderse el labio, convertirse en un escudo, todo para mantener lejos el dolor y el sufrimiento de la gente es el deber de un paladín. Seguramente la capitana debe pensar de la misma manera. Sin embargo… ¿podría bajar su volumen? No, tal vez los dos piensan que están hablando en voz baja.

Los dos seguían hablando.

Habiéndose quedado fuera, Neia pensó que no debían concentrarse en hablar y en cambio mantener un ojo en su entorno. Especialmente Remedios, cuyo sentido de peligro semejante al de una bestia y capacidad de lucha significaba que ella debería ser capaz de responder mejor que nadie.

Neia anuló la frustración en su corazón y se concentró en la sombra de la niebla. Eso era también porque ella no había recuperado todavía la fuerza necesaria para llamarlos de nuevo, y también porque no quería seguir escuchando su conversación.

Y entonces, tal vez la niebla había sido separada por las corrientes del viento, por un momento, sólo un momento, Neia vislumbró claramente la forma de la sombra.

—¿Eh? De ninguna manera… ¿es eso… un barco?

De hecho, Neia había discernido la verdadera naturaleza de la sombra; un barco que flotaba sobre el mar.

Además, era una nave grande, similar a una galera. Fue algo momentáneo, y la veloz niebla lo volvió a esconder de inmediato, de modo que ni siquiera estaba segura de que en realidad había visto un barco.

Por supuesto, tal cosa no era posible por el sentido común.

A pesar de la información que poseía, el mismo Gustav ya había dicho que no había lagos en las inmediaciones. No, incluso si hubiera, sólo un intelecto del nivel de Remedios metería un barco del tamaño de una galera en un lago interior.

Si se tratara de una región costera, podría ser posible que hubieran usado una antigua nave como fortaleza o la hubieran trasladado a tierra firme para otro propósito. De hecho, hubo varios ejemplos de eso en el Reino Sagrado. Sin embargo, hacerlo era imposible.

Yo estaba viendo cosas, ¿verdad?

Esa era la mejor manera de pensar en ello.

Sin embargo, sus ojos se negaron a abandonar esa dirección, escudriñando una y otra vez.

—… Así que después de todo viste algo, ¿eh?

En respuesta a la pregunta del caballero al que había hablado antes, Neia chilló un “Eh !?”

—Estabas buscando en la dirección de ahora mismo, lo que significa que has visto algo por allí, ¿verdad?

—¿Ah? No, eso…

Vi una sombra que parecía un buen barco. Si realmente dijese eso, probablemente pensarían que estaba loca. Ciertamente Neia lo haría. En ese caso, ¿qué debería decir?

—No importa si te equivocaste, pero ¿podrías decirme si viste algo? Ayudará si algo sucede allí.

Fue un argumento perfecto.

Miró a su alrededor de un lado a otro. Todos estaban escuchando el intercambio de Neia con el paladín, y todos los ojos estaban en Neia.

Las cosas eran lo que eran, ella no podía simplemente mentir y decir “Oh, yo estaba imaginando cosas”.

—…Ah, sólo sentí que había una gran sombra negra ahí fuera.

—¿Es esa gran sombra un monstruo?

La persona que Neia menos quería oír disparó una pregunta a su manera. Maldita sea, no me preguntes, pensó, pero obviamente no podía decir eso.

Neia suspiró varias veces en su corazón antes de contestar:

—No, no es así. Tuve la sensación de que vi un edificio o algo similar.

—…¿Realmente lo viste?

—No estoy muy segura, me sentía así. Es más probable que me equivoque.

—¿Un edificio? ¿Una fortaleza del Reino Hechicero o algo así?

—No lo sé. Sin embargo, el hecho es que no hemos visto nada que parezca un fuerte del Reino Hechicero cerca de las carreteras o cerca de las aldeas. No estarían fuera de lugar en las fronteras.

Aunque ella había sentido que era un barco, sería más convincente decir que era un edificio que parecía un navío en lugar de decir que había visto un barco.

—Ya veo … ¿qué te parece, Gustav?

—Yo la creo. Aunque no comprobaste que era un edificio, ¿verdad?

—Sí, fue sólo por un momento. Podría haber sido otra cosa.

—Capitana Custodio, en cualquier caso, creo que esperar en la niebla es la mejor opción. No creo que los fuertes del Reino hechicero Permitan a los extranjeros entrar.

—Tiene sentido. Hagamoslo entonces. Todos, manténgase alerta.

Le contestó coro de voces, así como también Neia.

Mientras que estaban continuamente vigilando, la atención de todos se centró en un solo punto. Eso era porque todo el mundo quería verificar lo que Neia había visto.

La espesa niebla seguía obscureciendo toda visión, y justo cuando todos empezaban a perder interés en el edificio, algo pasó.

—…¿¡Qué!?

Neia y el caballero a su derecha se quedaron boquiabiertos de sorpresa.

Una sombra se movía en la espesa niebla.

—¿Qué… qué? ¿Qué fue eso?

Neia no pudo contestar la pregunta del paladín. Decir que era una nave era una locura.

—¿Está esa sombra… moviéndose? ¿No es un edificio?

La pregunta de la capitana era muy razonable. Sin embargo, como Neia no le había dicho lo que realmente era, todo lo que pudo decir al final fue que parecía un edificio.

—Cuando lo vi, lo parecía…

—Pero se está moviendo ahora, ¿no? También… la sombra parece que se está oscureciendo; ¿Está dirigiéndose hacia nosotros?

De hecho, si eso era realmente un barco, entonces podría moverse hacia ellos. En otras palabras, aquella nave era una que podía navegar en tierra.

¿Cómo podría eso…? De ninguna manera…

Al final, la sombra se acercó lo suficiente a través de la niebla hasta que incluso la gente aparte de Neia pudo ver lo que realmente era.

Era indiscutiblemente una nave, y se movía como si estuviera navegando sobre las olas. Filas de remos largos y gruesos sobresalían de sus costados, remando como si estuvieran empujando a través del agua.

—¿Me estás tomando el pelo?

Las palabras sorprendidas que escaparon de la boca de Remedios hablaron por todos en el grupo.

—¿Los barcos del Reino Hechicero viajan en tierra? Los países interiores tienen todo tipo de juguetes sorprendentes…

No, no, no así, dijo Neia en su corazón. Probablemente no fue la única que pensó de esa manera.

—Una nave que viaja a través de la niebla… Me parece recordar haber escuchado algo así antes…

—¡No esperaba nada menos de ti, Gustav! Ven, trata de recordarlo, estoy seguro de que puedes hacerlo. Tú me enseñaste todo tipo de cosas en el pasado, estoy segura de que puedes hacerlo. ¿Quieres que te frote la cabeza?

—Por favor, no haga eso. Además, no soy un sabio ni nada. Es sólo porque nuestra capitana no tiene cabeza para esos hechos que me obligó a recordarlos en su lugar.

—…Eso es porque todo lo que necesitaba hacer era preguntarle o a Kylardos.

—Parece que te hemos malcriado demasiado. Una vez que envíes a Jaldabaoth de vuelta al infierno, voy a asegurarte de compensar todos tus años de aprendizaje perdido. Ah, gracias a eso, ahora lo recuerdo. Es un barco fantasma. Oí a algunos marineros hablar de ello, un barco que aparece fuera de la niebla. Es un barco que debería haberse hundido, pero que navega una vez más, y es dirigido por los no-muertos.

—Oh! Sí, he oído que los buques fantasmas están precedidos por una espesa niebla. …Todo el mundo, en formación! Si es un barco fantasma, entonces estaremos frente a los no-muertos! ¡Es el enemigo!

Incluso los paladines no podían dejar de ser sacudidos por la orden de su capitana.

—¡Espere! ¡Por favor, capitana Custodio! El Reino Hechicero que es nuestro destino es gobernado por un rey no-muerto, así que ¿qué pasa si este es uno de los barcos del Reino Hechicero?

—¿¡Qué!? ¿Trajo un barco fantasma a tierra firme y luego lo usó? …¿Qué demonios es esto?

Era natural que Remedios estuviera atónita.

Los no-muertos podrían controlar a otros no-muertos. Sin embargo, ¿qué tipo de seres no-muertos podría poner un barco fantasma, que originalmente había navegado por los mares?

Pronto, el barco se reveló en su totalidad.

Como el nombre lo indicaba, era el fantasma de un barco.

Estaba descompuesto por todas partes. Había un enorme agujero en el lado del casco, y los tablones de la cubierta estaban rizados hacia arriba en muchos lugares.

Era gigantesco, incluso más grande que el buque insignia de la Armada del Reino Sagrado “Martillo del Rey Sagrado”. Si no estuviera tan destartalado, daría una impresión de tremendo poder.

El último de sus tres mástiles colgaba destartalado, mientras que los otros tenían velas cuadradas regulares. Sin embargo, todos estaban desgarrados y andrajosos, y no parecían que pudieran cumplir su misión de impulsar un buque.

Había una agudeza anormal en la forma en que su proa sobresalía. Parecía muy impresionante, como si hubiera sido pulido. Además, brillaba con una tenue luz mística, y daba la sensación de que la nave estaba orgullosa de sí misma.

Después de eso, la característica más llamativa fue la bandera que voló en la parte superior del mástil principal. Llevaba el símbolo del Reino Hechicero.

La nave flotó a un metro del suelo mientras avanzaba.

Pronto, la nave pasó por el grupo, que estaban congelados en el lugar por la visión extraña, de lado.

Nadie fue capaz de moverse, y entonces la niebla comenzó a adelgazar. ¿Emanaba niebla cuando navegaba? No, si ese fuera el caso, entonces la niebla habría sido más espesa cuando uno estaba cerca de la nave, por lo que no debería haber sido capaz de ver siquiera el casco mismo. Era probablemente como una especie de capa oculta que envolvía el área alrededor de la nave con niebla.

O tal vez era una jaula para evitar que su presa escapara. Neia estaba asustada por aquel pensamiento.

El Rey Hechicero… un rey no-muerto. Podría ser un temible enemigo por todo lo que sabemos.

Cuando se enteró de que había convocado cabras gigantescas de origen incierto, las había imaginado como ovejas adorables, así que tal vez Neia podría haber subestimado al Rey Hechicero de alguna manera pequeña.

Eso la inquietaba.
Al igual que los paladines vieron a los muertos vivientes como enemigos, los no-muertos podrían considerar a los paladines como sus enemigos también. Si ese fuera el caso, el destino de su grupo sería…

Aun así, no tenían más remedio que pedirle ayuda, para encontrarse con Momon, el hombre que una vez había luchado a la par con Jaldabaoth. Neia se secó el sudor con la palma de la mano.

—La niebla está despejada. Todos, vamos.

El rey no-muerto que gobernó a estos seres extraños.

Neia recogió su resolución.

El Rey Hechizero es un no-muerto, sin embargo, permite a los seres humanos a vivir… ¿Qué clase de persona es él, en realidad? Bueno, no podré ver ese lado de él, siendo un escudero.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario