Overlord Volumen 12

Overlord – Volumen 12: Capítulo 2 (Parte 1)

Serie: Overlord.
Volumen 12: El paladín del Reino Sagrado.
Capítulo 2: Buscando la salvación (Parte 1).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Asbeltrion (Overlord Novela Ligera).
Corrección: Sin corregir (cuando Erb lo corrija sustituiré esta traducción por la versión corregida).


Capítulo 2: Buscando la salvación

Parte 1

Una solitaria chica caminaba por las calles del Reino.

No había nada adorable en ella, por no hablar de la belleza que haría que los observadores miraran dos veces. Sin embargo, ella seguía siendo el centro de atención, aunque en un sentido negativo.

Sus negros ojos negros se inclinaban hacia arriba, dando la impresión de que ella estaba constantemente mirando a los demás, mientras que los círculos oscuros alrededor de sus ojos hacían pensar que ella era la clase de persona que se juntaba con criminales en los callejones.

Era útil para caminar entre las multitudes, pero una vez que llegara a las puertas de la ciudad y otros lugares de ese tipo, recibiría un escrutinio intensivo y búsquedas de las autoridades locales.

Esa chica, Neia Baraja, miró al cielo.

El corazón del invierno había pasado, pero la primavera estaba llegando desde hace mucho tiempo.

Neia suspiró cansadamente, luego reunió los agudos sentidos que había heredado de sus padres y caminó hacia la calle que conducía a una posada.

La razón por la que tenía que ser tan cautelosa incluso en una ciudad era porque sentía una poderosa sensación de exclusión desde que había entrado en esta ciudad.

Naturalmente, no era más que la imaginación de la chica.

Después de todo, cuando llevaba una capa con la capucha sobre su cabeza, no había forma de saber si era extranjera. Sin embargo, no se había equivocado acerca de la depresión en el aire. Miró a los transeúntes y vio que sus rostros estaban abatidos y que sus pasos eran pesados. Era como si encarnaran la oscuridad del invierno.

Bajo circunstancias normales, ella pudo haber pensado que era debido al tiempo nublado. Sin embargo, el sentimiento de estar atrapada, o tal vez una melancolía sin nombre, que ella sentía aquí, en la capital del Reino de la Re-Estize, debería haber provenido de otra fuente.

Tal vez sea porque fueron derrotados hace no mucho tiempo. Sin embargo, en comparación con la gente del Reino Sagrado, que están prácticamente saltando de alegría.

Aunque la región meridional de la bahía del Reino Sagrado era todavía relativamente segura, los tramos del Norte eran esencialmente un infierno ahora.

Para el ejército de liberación formado por los restos del ejército del Reino del Norte y para ella, que había venido aquí como miembro de un partido de embajadores, esa noticia era devastadora.

Cuanto más lo pensaba, más deprimida se ponía, y Neia alcanzó su cintura, buscando la salvación. La fría sensación de acero subió por su mano.

Era la espada que llevaba, adornada con la cresta del orden del caballero del Reino Sagrado, que servía de prueba de su identidad.

Por lo general, la espada de un paladín se mejoraba con encantamientos menores, pero la de ella no. Eso se debía a que se trataba de una arma de fuego del tipo que se concedía a los soldados en prácticas.

Sólo después de completar su entrenamiento y de ser oficialmente reconocida como paladín, su fiel espada estaría imbuida de magia. Ese fue uno de los rituales involucrados en ponerse el manto de un paladín. Aunque era poco más que una losa afilada de acero hasta que se convirtió oficialmente en un paladín, todavía era un arma personal que la había acompañado durante largos años de entrenamiento y práctica. No se podía reprocharle que desarrollara el hábito de acariciarla cuando se sintiera incómoda.

La sensación de su amada hoja calmó a Neia y suspiró en silencio. Luego abrió la capa y aceleró el paso.

Sus pies se arrastraron cada vez que pensaba que tenía que reportar malas noticias. Sin embargo, era porque no le gustaban esas cosas, que tenía que moverse rápidamente, para terminar con esto lo antes posible. De lo contrario, tendría que seguir llevando esos sentimientos desagradables en su corazón.

Finalmente, la posada en la que residía su grupo de embajadores.

Era una posada muy llamativa, que se dice que está entre las cinco primeras en el Reino. Naturalmente, los precios que cobraban eran tan altos como su clasificación.

Mientras pensaba en el trágico estado de su patria, el Reino Sagrado, no podía dejar de sentirse culpable por la forma en que estaba disfrutando de ese lujo mientras sus compatriotas estaban sufriendo. La verdad era que la jefa del grupo de embajadores se había opuesto a quedarse aquí precisamente debido a su decadencia. Ella sentía que debían reducir sus gastos en este viaje y usar el dinero sobrante en otra parte.

Sin embargo, su opinión había sido rechazada, gracias a la sugerencia del líder asistente masculino.

—Como representantes del Reino Sagrado, si no nos alojamos en una posada apropiada, las personas que nos ven podrían pensar que el Reino Sagrado es muy pobre. Por lo tanto, necesitamos permanecer en una posada superior para mostrar que nuestra nación sigue siendo fuerte.

La lógica del líder asistente fue irrefutable. Nadie más en el grupo podía negarlo. Sin embargo, su líder estaba impulsado por la emoción y no podía aceptar esa propuesta, y ella se negó obstinadamente a aceptarla. Después de un largo estancamiento, finalmente fue persuadida por todos los demás miembros de la delegación a elegir a regañadientes esta posada.

Sin embargo, todos entendieron que sus fondos para este viaje eran muy limitados, por lo que no podrían acumular gastos innecesarios. Para cumplir sus tareas lo más pronto posible, incluso Neia, una escudera, había sido obligada a realizar misiones.

El objetivo de la visita del grupo de embajadores al Reino no era otro que asegurar la ayuda para el Reino Sagrado. Por lo tanto, Neia y los otros miembros de la delegación estaban corriendo alrededor tratando de arreglar citas con los altos cargos del Reino.

Cualquiera podía hacer una cita, incluso un escudero. No había ningún problema con esa parte del pensamiento del líder.

Sin embargo, Neia era el único escudero entre la delegación. Los otros eran paladines apropiados. Incluso si ella hiciera una cita, ¿qué pensaría la otra parte en el futuro cuando descubrieran que otros habían sido visitados por paladines, pero a ello sólo les habían enviado un mero escudero?

Seguramente estarían descontentos. Incluso Neia sabía eso. Sin embargo, a pesar de sus protestas rotundas, las órdenes dadas a ella no han cambiado. Como escudero, poco podía decir de ella. Dicho esto, Neia no había renunciado por eso.

Si se trataba de un fracaso personal, podría aceptarlo con mucho gusto. Sin embargo, hacerlo podría conducir a que el maltratado Reino Sagrado perdiera más ayuda del Reino. Neia no podía simplemente ignorar el hecho de que sus fracasos podrían llevar a más de sus compatriotas a morir debido a un simple, “Sí, entiendo”.

Sin embargo, el hecho de que un simple escudero se hubiera precipitado inmediatamente a la acción sin esperar órdenes sólo había molestado más al líder. Parecía pensar que todo era culpa de Neia. Afortunadamente, el líder asistente logró aplacar las cosas, pero el líder de la delegación tenía una mala impresión de Neia ahora.

Neia había sido seleccionada para este grupo de embajadores sólo por sus sentidos agudos, lo que garantizaría su seguridad en el camino aquí. No esperaban que ella contribuyera de otras maneras.

Pero no es como si yo pudiera decir eso…

Neia miró al cielo y suspiró. Entonces, observó cómo la blanca niebla que exhalaba se movía lentamente en el aire y desapareció. Mientras pensaba en la incómoda recepción que le esperaba en la posada, su tripa empezó a calmarse.

El noble con el que Neia se suponía que debía reunirse no era una persona muy importante, no estaba muy bien clasificado en el Reino, por lo que no ser capaz de tener un encuentro con él no fue un gran revés, pero incluso así su líder se quejaría de ella.

… Por lo general, incluso si quisieras conocer a alguien importante de inmediato, todavía necesitaría algún tiempo para investigar tu historia y aprender más sobre ti. Así que lo más temprano que podrías tener una reunión era en una semana.

Según las instrucciones de nuestro líder, saldremos de la Capital Real en unos días… nuestro líder, huh…

Su líder era ahora una persona malhumorada. No parecía que pudiera controlar adecuadamente sus emociones. En el pasado, no había sido así. Neia sabía eso. Había sido una persona tranquila… o despistada. Sin embargo, desde la batalla donde habían perdido a la Sagrada Reina, había habido un cambio dramático en su personalidad.

—…Un rendimiento insatisfactorio, eh.

Por muy irracionales que fueran las conferencias de su líder, todo lo que podía hacer como escudero era colgar su cabeza y aceptarlas en silencio.

Aun así, esto no era nada comparado con cómo la gente sobreviviente en el Reino sagrado estaba luchando. Lo único que tenía que hacer era mantener la cabeza baja y aguantar la tormenta.

Después de haberse resuelto, por más frágil y débil que fuera, Neia llegó al frente de la posada.

Respiró hondo, apartó su capucha y abrió las puertas de lujo de la posada.

Como era de esperar de una posada de clase alta, no entró en un salón, sino en una pequeña habitación. Parece que había sido diseñada para los huéspedes para limpiar la suciedad de su calzado.

Sin embargo, el lugar que había visitado estaba en un barrio de alta gama, muy parecido a esta posada, y estaba pavimentado con piedra. Tampoco había llovido, así que no había nada que ella necesitaba sacudirse.

Por lo tanto, Neia fue a abrir la puerta ante ella.

Una ráfaga de aire caliente la invadió.

Después de entrar, el conserje yacía ante ella, el bar estaba a su derecha, y las escaleras estaban a su izquierda. Junto a ellos había sofás utilizados para recibir invitados.

No había estufas dentro de la habitación. Sin embargo, el hecho de que todavía había una diferencia de temperatura a pesar de su ausencia fue probablemente debido a un objeto mágico. Los jinetes mágicos en el Reino Sagrado eran generalmente sacerdotes, y aunque podían hacer algunos objetos mágicos, muy pocos de ellos eran hechos para mejorar la calidad de vida.

En este aspecto, el Reino era superior al Reino Sagrado. Siendo así, ¿cuánto más avanzado era el Imperio, que su padre había mencionado una vez?

A pesar de que nunca podría tener la oportunidad de llegar allí en su vida, Neia todavía alberga una vaga sensación de admiración por el Imperio.

Hablando típicamente, una aldeana sólo sería capaz de ver su pueblo a lo largo de su vida. Una guerrera sin talento como Neia podría pasar toda su vida sirviendo a su nación y nunca tener la oportunidad de visitar otros países.

En ese caso, tal vez la oportunidad de viajar al extranjero podría ser un ligero revestimiento de plata sobre una nube sombría y oscura.

Estos pensamientos pasaron por la cabeza de Neia mientras subía las escaleras, hacia la habitación del segundo piso donde estaba la delegación. La gente de la posada parecía haber recordado el rostro de Neia, ya que ninguno de ellos la tomó por extraña ni la detuvo.

Teniendo en cuenta la cuestión de los gastos, sólo el líder y el líder asistente deben estar aquí; los otros miembros deberían haber residido en posadas más baratas. Sin embargo, pellizcar centavos* de ese modo podría hacer que el otro lado piense que no había futuro para el Reino Sagrado. Al final, el líder asistente había logrado convencer a su líder de la sabiduría de sus palabras.
[NT: Ser avaro]

Neia alcanzó la puerta de la habitación de sus superiores y llamó a la puerta, con lo cual se abrió ligeramente. Dentro estaban los paladines estacionados dentro de la habitación para seguridad.

La persona que guardaban era el paladín más fuerte del Reino Sagrado, que también era el líder de su partido de embajadores. En ese caso, serían más seguidores que protectores. Pasando por esa lógica, ¿no habría sido más sabio que ella misma se quedara atrás? Neia sabía bien que no podía dejar que su boca la metiese en problemas, por lo que nunca lo mencionaría.

—Neia Baraja, informando.

Cuando la puerta se abrió, entró en la habitación.

Ante ella había una habitación grande. Había una larga mesa en el centro, donde estaba sentada su capitana.

La Capitana Remedios Custodio y el Vice-Capitán Gustav Montanis estaban sentados allí. Y de los diecisiete miembros de su delegación, más de la mitad de ellos se mantuvieron atentos a lo largo de los muros.

Echó un vistazo a los documentos apilados sobre la mesa ante ellos. La mayoría de ellos habían sido tachados.

—Capitana. Neia Baraja está aquí para entregar su informe.

Ella hinchó su pecho, ajustó su postura, y declaró su nombre.

—…¿Cómo respondieron?

—Mis más profundas disculpas. Ellos rechazaron debido a una falta de tiempo. Dijeron que les gustaría al menos dos semanas.

—Cheh.

Remedios chasqueó su lengua

El intestino de Neia se estrechó. ¿Estaba expresando su disgusto hacia Neia, o hacia los nobles que los habían rechazado? Aunque ambas posibilidades parecían probables, no se atrevió a aclarar una cuestión tan espantosa.

—Bueno. Gracias por salir en medio del frío. Vuelve a tu habitación y descansa, entonces.

—¡Sí!

Neia suprimió su suspiro de alivio ante las palabras de Gustav. Mientras ella quería marcharse enseguida, Remedios la llamó y la detuvo en seco.

—…Quería preguntarle antes, pero ¿realmente les dijiste que queríamos abrir negociaciones lo antes posible?

—…¿Ah? Mmm ¡Sí! Traté de preguntarles, pero desafortunadamente dijeron que no…

—Entonces, ¿no fue por un fracaso de tu parte?

—Ah, eso, eso es…

Eso no es cierto, quería decir, pero ¿quién se atrevería a decirlo? Además, ella ya sabía que ella no sería capaz de escapar de esta reprimenda no importa cómo ella respondiera.

—…Capitana. No sólo son los nobles a los que ella le preguntó quienes se negaron. Los otros nobles han rechazado la solicitud de una reunión de una manera similar. Entre ellos estaban algunos nobles que indicaron que no podían prestar ayuda al Reino Sagrado, pero que querían hablar, no obstante.

Remedios miró a Gustav, que parecía haber hablado para interrumpir su conversación. No pasaron palabras entre ellos, pero sí tensión en el aire.

—…Neia Baraja.

—¡Sí!

Después de todo, ella seguía mirando hacia ella. Mientras Neia había mentalmente redondeado sus hombros en la derrota, ella no lo expresó externamente, en lugar de eso respondió en un tono tímido.

Gustav se había movido entre las dos, pero Remedios no le prestó atención y continuó mirando a Neia.

—Mientras estamos perdiendo el tiempo aquí, muchos de nuestros pueblos están siendo asesinados por los demihumanos liderados por Jaldabaoth. Además, cuatro ciudades importantes ya han caído, además de innumerables ciudades y pueblos.

Las cuatro ciudades en cuestión eran, respectivamente: la capital Hoburns, que albergaba la Gran Catedral que era considerada como el templo alto de la fe del Reino Sagrado.

La ciudad portuaria de Rimun, que se encuentra al Oeste de la capital.

La ciudad fortaleza de Kalinsha, que era la más cercana a la muralla, y la primera en ser atacada por los demihumanos.

Y luego estaba Polonia, la ciudad entre Kalinsha y Hoburns.

En otras palabras, la mayoría de las principales ciudades del Norte estaban ahora bajo el control de las hordas demihumanos de Jaldabaoth.

—Y han capturado a muchos prisioneros, que han encarcelado en campamentos hechos de aldeas y ciudades capturadas. Sólo la mención de ser enviado allí es suficiente para enfriar la sangre.

—¡Sí!

Esos campamentos estaban rodeados de muros, y nadie había presenciado personalmente lo que estaba sucediendo en el interior porque nadie había logrado infiltrarse en el interior. Sin embargo, los rumores dijeron que estaban custodiados por demihumanos. Aquellas personas que habían intentado acercarse tan cerca como se atrevieron, dijeron que podían oír gemidos y gritos de agonía desde dentro.

Lo que era más convincente era el hecho de que nadie sentía que Jaldabaoth, como un líder demoníaco, concedería cualquier forma de trato humano a sus prisioneros humanos.

—Así que sabiendo todo eso, ¿todavía regresaste con un resultado como este? ¿Realmente hiciste lo mejor que has podido? Normalmente tendrías algo que mostrar si lo hicieras, ¿no?

—¡Sí! Mis más sinceras disculpas!

De hecho, tenía razón. Remedios tenía razón. Sin embargo…

El pensamiento que brotaba en el corazón de Neia se negó a desvanecerse.

En ese caso, ¿de qué sirve el paladín del Capitán del Reino sagrado si no rescata a esos prisioneros?

Ella quería retorcerse con esas palabras. Sin embargo, como un escudero del Reino Sagrado, ella no podría decir tal cosa.

—Ya que lo sientes, ¿qué piensas hacer? ¿Qué puedes hacer para mostrar resultados concretos?

Neia no sabía qué decir.

Al final, Neia era simplemente una ciudadana ordinaria del Reino Sagrado. No tenía nobleza, poder o riqueza. Ni siquiera era un paladín, sólo un escudero. No había nada que Neia, como ella era, podía ofrecer a un noble del Reino que pudiera convencerles. En ese caso, todo lo que podía hacer era…

—Trabajaré más duro.

…Psicología. Sin embargo, parecería que la respuesta no se encontró con la aprobación de Remedios.

Te estoy preguntando cómo piensas trabajar más duro. El esfuerzo inútil es …

—Capitana.

Gustav interrumpió a Remedios cuando estaba a punto de comenzar algo.

—¿Por qué no dejar las cosas por ahora? Después de todo, ya es hora de que comencemos nuestros preparativos, ¿no? Los estimados miembros de Blue Rose llegarán pronto. Si tardamos demasiado en darles la bienvenida, los enfadaremos, ¿no?

—En efecto. Neia Baraja, trabaja más duro y muéstrame algo la próxima vez.

—¡Entendido!

Remedios hizo un movimiento de disparo con la mano. En otras palabras, estaba diciendo que se diera prisa y se largue.

—¡Mis disculpas, Capitana Remedios!

Aunque estaba cansada, Neia estaba gritando “¡bien!” Y temblando de alegría mientras salía de la habitación. Sin embargo, su aliado de ahora mismo se transformó en su más terrible adversario en un instante.

—Capitana, ¿puede estar ella presente cuando llegue Blue Rose?

Las palabras de Gustav hicieron que la visión de Neia se apagara por un momento. Sin embargo, este fue un tema que la involucró, ya que ella era un escudero.

Remedios miró a su ayudante. Esto era completamente diferente a la forma en que había mirado a Neia. Sus ojos cariñosos la hacían parecer que había cambiado de personalidad, y casi la confundía.

—¿De Verdad? Bueno, si lo dices… pero ¿por qué?

—La razón principal para traerla como un escudero fue porque tiene sentidos excepcionales. Tal vez podría haber cosas que sólo ella puede notar.

Muchos paladines y escuderos habían muerto durante las batallas con Jaldabaoth, pero bastantes de ellos habían sobrevivido. Aún así, la razón por la que había sido elegida para acompañar a su grupo era precisamente por sus sentidos.

Mientras que los paladines eran excelentes combatientes, eran poco diferentes del plebeyo común en otros aspectos. En esta misión, puede ser necesario que alguien pase sin ser notado, vea al enemigo a gran distancia, infiltre las líneas de defensa y realice otras tareas, lo que significa que sería necesario tener un compañero que fuera capaz de tal reconocimiento habilidades.

Bajo circunstancias normales, se acudía a un aventurero o cazador, pero la mayoría de ellos ya estaban muertos, y el resto ya había huido al Sur oa otros países. Por lo tanto, sin más candidatos calificados para elegir, Neia había sido elegida.

Mientras ella estaba muy lejos de su padre, ella tenía cierto orgullo en el hecho de que sus sentidos eran más agudos que aquellos que sólo habían sido entrenados como paladines. Estaba muy feliz de que su talento pudiera servir a su nación, pero ese sentimiento se estaba desgastando constantemente. Ahora, ella estaba empezando a resentir el hecho de que había sido elegido.

—¿De verdad?… Bueno, si usted piensa así, entonces hágalo. Lo apruebo.

—Muchas gracias, capitana.

—…Escudero Baraja. Como acabamos de decir, usted permanecerá en la esquina de la habitación y escuchará nuestra conversación. Si algo sucede, infórmenos. …Ahora vuelve a tu habitación y prepárate antes de volver.

—¡Entendido!

Finalmente, pensó Neia, pero Gustav la siguió justo cuando ella se disponía a marcharse. Después de que salieron de la habitación, le habló en voz baja.

—Lo siento por la capitana.

Neia se detuvo, se dio la vuelta y luego expresó las dudas que había estado guardando en su corazón durante todo este tiempo.

—…¿Hice algo para molestar a la Capitana? Quiero decir, he oído que la batalla en la que perdimos la ciudad la cambió completamente, así que ¿qué pasó?

—…Muchos paladines murieron en la batalla con Jaldabaoth, incluyendo la Reina Sagrada-sama y la hermana de la Capitana.

Yo sé eso. ¿Y qué?

Lo mismo le había ocurrido a Neia.

Tanto su padre como su madre habían muerto. Las personas así no eran raras en todo el Reino Sagrado. Por supuesto, en realidad no podía decir eso.

—Sin un lugar para desahogar el dolor y la ira que sentía por eso, la capitana decidió desahogarse contigo. Creo que la razón por la que no lo hizo con nosotros los paladines fue porque luchamos y sufrimos con ella.

Qué diablos. Neia se quejó en su corazón.

En otras palabras, todo esto se debía a que Neia no había participado en esa batalla.

Esto era demasiado.

La mitad de los compañeros de Neia habían viajado a la misma ciudad y muchos de ellos habían terminado como víctimas. La razón por la que Neia no había estado en esa mitad fue debido a su suerte, y no por ninguna elección que Neia había hecho.

Permítanme también decir esto: por favor, ten paciencia. En este momento, la capitana es una persona insustituible para el Reino Sagrado.

—…¿Incluso si ella desahoga su cólera sobre otros y les hace pasar un rato duro?

—En efecto.

Gustav la miró con una expresión de dolor en los ojos.

La ira recorrió su cuerpo. Quería gritar. Neia sabía que la mujer era fuerte, pero aún así, Neia también había hecho su parte para llevarlos a salvo al Reino. Había visto las miradas de los demihumanos y había sido más cuidadosa que nadie cuando acampaban en la noche. Neia tenía el deber de llevar el grupo de embajadores a su destino. Siendo así, Neia no se sentía menos valiosa que esa mujer.

Sin embargo, Neia anuló sus sentimientos cuando empezaron a hervir.

Ella tuvo que soportar esto por el bien de las personas que sufren en el Reino sagrado. Permitir que cualquiera de ellos se perdiera, y así prolongar los suspiros de innumerables personas, era el más tonto curso de acción imaginable.

Además, estaría libre de este deber una vez que regresara al país. Por lo tanto, todo lo que tendría que hacer era soportarlo un poco más.

Neia sonrió y asintió con la cabeza.

—Entendido. Si es por el bien del Reino Sagrado, lo soportaré con una sonrisa.

◆◆◆

Blue Rose llegó a la posada poco después de que Neia regresara a la habitación.

Neia esperó, entre los paladines que permanecían inmóviles junto a las paredes.

Pronto, la puerta se abrió y un grupo de personas entró.

Aunque no eran exactamente celebridades, su reputación aún relucía brillantemente en el Reino Sagrado, y hacía que el corazón de Neia vibrara. Eran personas de su género que ascendían a alturas que ella misma no podía alcanzar. Personalmente, habría querido hacerles todo tipo de preguntas. Dicho esto, ella no podía hacer tal cosa.

Son… uno de los tres equipos de aventureros de rango adamantita en el Reino. Blue Rose… son impresionantes…

Mientras ella había oído sus descripciones y nombres de rumores, ésta era la primera vez que las había visto en persona. Había una discrepancia muy grande entre cómo ella las había imaginado de sus historias y cómo eran realmente.

De pie en el frente estaba la líder de Blue Rose. Ella era una sacerdotisa que llevaba el sagrado símbolo del Dios del Agua, el portador de la hoja demoníaca, Kilineyram – Lakyus Alvein Dale Aindra.

Sus hermosos rasgos eran tales que incluso sus compañeras mujeres serían cautivadas por ellos, y era difícil creer que ella era una aventurera de primera clase del tipo que sólo los genios de la lucha podría llegar a ser. Si llevaba un vestido, sería la misma imagen de una princesa que una plebeya como Neia imaginaba.

Aquella hermosa mujer hablaba con una voz suave que igualaba todas las fantasías de Neia sobre ella.

—Gracias por su invitación. Somos Blue Rose.

Remedios, que se había levantado para darles la bienvenida, asintió ligeramente para expresar su gratitud.

—No puedo agradecerle lo suficiente por aceptar nuestra invitación, honorables miembros de Blue Rose.

—Somos las que estamos honradas de recibir una invitación de la paladín que lleva una espada sagrada y que tiene las habilidades para llevarla, Remedios Custodio-sama.

Su intercambio puso de relieve la manera directa y algo rígida de hablar de Remedios y la contrastó con la manera natural de hablar de Lakyus. Parece que realmente era una noble heredera.

—Ah, yo soy la que debería estar feliz de conocer a un portador de una espada demoníaca como tú. Ejem. Por favor tome asiento. La gente que nos rodea son todos paladines del Reino Sagrado. Sería bueno si todos pudiéramos escuchar. Erm, si hay tiempo después de eso, me gustaría mucho ver la espadda demoníaca.

Con mucho gusto, y la oportunidad de contemplar tu espada sagrada me agradaría más allá de las palabras. Entonces, hagamos nuestros deberes de anfitrión y tomemos un asiento, cada uno.

Los miembros de Blue Rose se sentaron a su manera. Algunas de ellas ya habían doblado los brazos y agarraban los codos. Dadas sus habilidades, Neia se preguntó si siempre habían sido así o si lo habían aprendido en el camino.

—¿Deberíamos presentamos?

El vice-capitán respondió, probablemente para ayudar a Remedios.

—No, no hay necesidad de eso. Las noticias de sus hazañas han dado la vuelta alrededor del Reino Sagrado. Ah, y aunque es un poco tarde para esto, soy el vice-capitán de la orden de los paladines, Gustav Montanis.

Lakyus sonrió suavemente a la respuesta de Gustav.

—Bien. Sería bueno que esa noticia fuera halagüeña.

—Ah…

—…Sí. No hemos oído nada más que buenas cosas sobre vosotros. En verdad, me cuesta ocultar mi excitación por sus heroicas hazañas.

Parecía que Remedios quería decir algo, pero Gustav la había interrumpido. Después de eso, sonrió a Lakyus como si no pasase nada.

—Que encantador. Si bien deseo preguntar sobre qué tipo de rumores eran, estamos aquí hoy para aceptar una solicitud. No es nuestra intención perder el valioso tiempo de nuestros clientes. Siendo este el caso, discutamos los detalles de esta solicitud.

—Mhm. Antes de eso, me gustaría preguntar el nombre de esa chica

Neia se sobresaltó cuando se dio cuenta de que uno de las ladronas gemelas la estaba señalando. El otro también la miraba interesada.

Las dos deberían ser las ladronas gemelas conocidas como Tia y Tina. A pesar de ser miembros de Blue Rose, que era famosa incluso en el Reino sagrado, no había rumores o cuentos de sus hechos. Eran un par de individuos misteriosos.

Y ahora esas personas estaban señalándola.

Se sentía como si de repente la hubieran empujado en el escenario desde un asiento de audiencia. Pensamientos como por qué está sucediendo esto rebotó dentro de su mente.

—Esa chica no tiene el cuerpo de un guerrero. Diferente de nuestro musculitos.

—Oi! ¿¡Qué se supone que significa eso!?

La persona que había hablado era Gagaran, la señora guerrera que tenía el cuerpo como la silueta de un ladrillo.

—Exactamente lo que dije. …Ella no es una guerrera, no importa cómo lo mires. Ahora, esto es una guerrera.

—Oi oi, puedes entrenar tu cuerpo con experiencia, ya sabes.

—Entonces, ¿vas a evolucionar entonces, Gagaran?

Los rostros de las ladronas se endurecieron.

—No seas mala, siento pena por esa chica.

—¡Oye! ¿Soy yo o te has llenado de ti misma desde que te has entrenado conmigo? ¡Oi!

—Nada ha cambiado. Sólo que duele cuando me agarras con fuerza cuando estoy durmiendo…

—Eso es suficiente… Lo siento, así es como somos.

—Por favor, no le prestes atención. Su nombre es Neia Baraja. Ella tiene sentidos agudos, y ella ha hecho un montón de contribuciones durante nuestro viaje aquí.

—Entiendo.

La respuesta fue plana y sin emoción, no fue lindo en lo más mínimo.

—…Mmm. Bueno, aunque eso fue culpa nuestra, no hemos hecho ningún progreso en absoluto. Si a nadie le importa, ¿empezaremos a discutir el asunto? Además, no tiene sentido hablar como nobles, ¿verdad? Vamos a hacerlo bien, ¿verdad?

—Eveileye. —dijo Lakyus con un tono de reproche.

Esa era la misteriosa conjuradora mágica Evileye. Vestida con su máscara, podía usar hechizos poderosos, pero nunca se había había quitado la máscara bajo ninguna circunstancia. Algunos rumores decían que ella podría ser de una especie de cuerpo pequeño.

—No, esta bien. Yo no soy buena en todas estas complejas.

—Capitana…

—Kuku Bueno, la jefa del otro lado ha dado su aprobación, ¿qué tal la nuestra? Además, una vez que paguen el honorario apropiado, serán nuestros clientes. No perdamos mucho tiempo y lleguemos a la cuestión del dinero. ¿No será mejor sellar el trato cuanto antes?

Lakyus suspiró, y Evileye continuó, aparentemente burlándose de ellos.

—Bueno, nuestra jefa le ha dado el visto bueno, así que qué tal si vamos a firmar los detalles antes de hablar del pago? Supongo que quieres hablar de la persona que está invadiendo vuestro país. Jaldabaoth?

—¿Lo sabías?

—Oye oye, ¿crees que no sabríamos algo que hicieron los nobles? El Reino también tiene comerciantes marinos, ¿sabes? Además, los Gremios de Aventureros también intercambian información. Dicho esto, ¿qué tal? ¿Quieres compartir lo que sabes, también? Francamente hablando, estaríamos más felices de obtener información que dinero.

—Mm… puede, ¿puedo tener un momento para discutir esto con Gustav?

Evileye agitó la mano para indicar que debían proceder, y luego Remedios y Gustav se levantaron y entraron en la habitación contigua, el dormitorio.

Entonces, ¿podemos usar este frasco?

Gagaran señaló el frasco de agua y las gafas a su alrededor mientras se dirigía a Neia.

¿Por qué yo? Neia se preocupó cuando ella respondió con un “Por favor.” Ella quería alabarse por su tono perfecto y no dejar que su voz temblara.

Después de que Gagaran hubiera vertido agua para todos, Remedios y Gustav regresaron.

—Pagaremos su cuota, así que ¿puede decirnos lo que sabe?

Uwah, pensó Neia. Por alguna razón, tenía la sensación de que Remedios, que se había quejado del gasto de permanecer en una posada, no lo aprobaría. Aunque Gustav probablemente le había dicho algo, Neia no tenía ni idea de las razones que había utilizado para convencerla.

—Eso también está bien, aunque creo que podríamos decirle lo que necesita saber si nos ha contado sobre el estado absoluto del Reino sagrado ahora.

—Por favor, permitenos pagar la tarifa establecida.

Gustav colocó rápidamente una pequeña bolsa sobre la mesa.

—Mm, vaya.

Evileye sacudió la barbilla a uno de los ladronas. En respuesta, ella rápidamente extendió la mano y agarró la bolsa, lanzándola hacia arriba y hacia abajo ligeramente en su mano. Entonces lo cogió y asintió con la cabeza a Evileye.

Probablemente estaba tratando de ver si contenía la cantidad esperada por la sensación de lanzarla y cogerla.

—Bien. Entonces yo, Evileye, explicaré en su nombre … Aunque, como dije hace un momento, es un poco, poco realista para ti exigir toda la información que tenemos sobre Jaldabaoth. Comencemos por hablar de lo que pasó en nuestro país. Pero antes de eso, quiero verificar algo con usted. Su Jaldabaoth tiene este aspecto, ¿verdad?

Evileye cogió una pluma y papel de la mesa y empezó a dibujar con movimientos fluidos. Sin embargo, la imagen que ella produjo sólo podía ser considerada como garabatos infantiles como mejor.

Remedios estaba a punto de decir, “No, eso no es …” antes de que una de las gemelas recogiera el papel y lo rasgara por la mitad.

—¿Qué demonios estás haciendo?

Mientras Evileye estaba furiosa, la otra gemela arrebató la pluma en el ínterin y dibujó rápidamente el nuevo trozo de papel, luego mostró a Evileye el producto final. La lanzadora mágica enmascarada murmuró, “Uguu …” en un tono descontento. La verdad era que era de una calidad mucho mayor que la de ahora.

Su aparición era muy difícil de describir con palabras. Estaba vestido con ropa extranjera y llevaba una extraña máscara. Después de ver el cuadro, Remedios apretó los puños y gruñó como una bestia salvaje.

—Ese es el bastardo.

Después de ver esto, las gemelas y Evileye se volvieron hacia Remedios.

—Entonces hemos verificado una cosa, que esto es lo mismo… el mismo demonio. Bueno, si demonios como ese pudieran aparecer uno tras otro, estaríamos en problemas. Gracias al cielo por las pequeñas misericordias, como dicen. Ahora…

Evileye procedió entonces a narrar los acontecimientos que habían ocurrido en la Capital Real, y Neia se estremeció en su corazón.

Sabía que Jaldabaoth era fuerte. Y ella sabía que el ejército demonio y ese demonio escamoso existían, por lo que no se sorprendió por ellos. Pero el hecho de que hubieran cinco demonios de criada que pudieran asumir por sí mismos todo un equipo de aventureros adamantita, intensificó por sí misma su sentido de total desesperación.

No creo que nadie haya visto a los demonios de limpieza en el Reino sagrado. ¿Así que son la carta de triunfo de Jaldabaoth? Pensar que tenía algo así …

—…Entonces, ¿qué estima usted que la calificación de dificultad de Jaldabaoth es?

La pregunta de Gustav hizo que Blue Rose se mirara, pero al final seguía siendo Evileye quien hablaba en nombre de todos.

—Déjame sacar esto del camino primero; este valor es sólo una conjetura. Puede ser más alto, podría ser menor, así que espero que lo tengas en cuenta. Estimamos que la dificultad del demonio es de unos doscientos.

Doscientos…

Gustav jadeó. Neia casi jadeó también, pero logró resistirse a ese impulso. Algunos de los paladines que cubrían las paredes no tuvieron tanto éxito. Remedios era el único que permanecía tranquilo, sin cambiar su expresión.

Si Neia recordaba correctamente, la dificultad de cien monstruos no era algo que los humanos pudieran derrotar.

—Exactamente lo poderoso es una calificación de doscientos?

Evileye parecía tener un poco de problemas para responder a la seria pregunta de Remedios.

—Mientras que la dificultad de doscientos seres nunca han aparecido en el mundo humano antes… bueno, los viejos Dragones serían alrededor de cien.

—Un viejo dragón… mientras yo nunca he peleado con esos antes, ¿sería eso lo mismo que la Deidad Guardiana de los océanos?

La Deidad guardiana del océano se refería a un Dragón del Mar que habitaba en el mar.

Tenía dos brazos y pies y una cola larga y gruesa que reemplazaba sus alas atrofiadas. Se parecía a una serpiente de mar más que a un dragón, y su intelecto estaba a la par con o superó a la humanidad. Era un ser muy benevolente que protegería a los barcos si fuera venerado adecuadamente.

Neia tuvo la muy buena suerte de verlo una vez, de lejos, cuando se habían ido de vacaciones a Rimun.

Había elevado la cabeza por encima de la superficie de los mares, y era un espectáculo lo suficientemente majestuoso como para ganarle el título de Deidad Guardiana. Era difícil imaginar que un ser humano pudiera derrotar a tal ser.

—Capitán Remedios. Si usamos la derrota de la Deidad Guardiana como base … hm, si hubiera un pescador aquí nos estaría dando el ojo apestoso. Sin embargo, eso significa que es dos veces más fuerte que un viejo Dragón.

—En efecto. Hemos determinado que él es más fuerte que los legendarios Demon Gods que fueron derrotados por los Trece Heroes. Es decir, su aparición en el mundo humano sería una gran tragedia y varias naciones serán destruidas. Eso es lo poderoso que es.

—A pesar de que Jaldabaoth estaba causando estragos en el Reino, fue expulsado por Momon-dono. Eso significa que Momon-dono debe ser igual de poderoso, ¿verdad?

Remedios tragó saliva y continuó.

—¿O eso significa que usó algún tipo de artículo especial al derrotar a Jaldabaoth?

Fue entonces cuando la actitud de Evileye cambió.

Neia no podía ver su rostro, pero tenía la sensación de que su cara estaba ruborizada bajo su máscara.

—No creo que utilizó ningún artículo de este tipo. Sin embargo, Momon-sama luchó magníficamente cuando dueló Jaldabaoth. Estaba luchando contra los subordinados de Jaldabaoth en ese entonces, así que no vi la pelea completa, pero fue una batalla aterradora. Fue una batalla librada por un héroe entre héroes, un campeón entre los campeones.

¿Es, es eso así?

Era todo lo que Gustav podía hacer para exprimir esas palabras después de ser aplastado por la presencia de Evileye mientras se inclinaba.

—¡Precisamente! ¡Ah, qué batalla increíble! Momon-sana me defendió mientras luchaba contra Jaldabaoth.

Así que luchó contra Jaldabaoth, ese monstruo, y lo expulsó? ¿Es eso cierto?

—¿¡Qué!? ¿Estás diciendo que lo que vi con mis propios ojos fue una mentira?

Evileye contestó la pregunta de Remedios con una réplica viciosa. Gustav se esforzó por despejar el inquieto estado de ánimo en el aire.

—Ah, no, lo que nuestro Capitán quería decir era que si la Oscuridad pudiera atacar un punto débil de Jaldabaoth, tal vez podríamos hacer algo también. Me disculpo por no aclarar.

—No, debemos disculparnos por el tono infantil que su Evileye está tomando con un cliente.

Esa respuesta vino de Lakyus. ¿Qué fue esto, cuando los dos principales actores fueron echados a un lado y su elenco de apoyo fue a suavizar las cosas entre sí.

Mm… bueno, suponiendo que Jaldabaoth realmente tiene algún punto débil, Momon-sama debe haber ganado atacándolo. Es difícil imaginar que un demonio así dejaría sin vigilancia sus debilidades.

—De hecho… quizás usó un artículo o un subordinado para compensarlo.

Si bien ésta era la primera vez que ella había oído hablar de las sirvientas demonios, Jaldabaoth tenía varios poderosos secuaces demonios.

Después de interrogar a cautivos demihumanos, sabían que había por lo menos tres de ellos.

Estaba el demonio que gobernaba el desierto donde vivían los demihumanos.

Estaba el demonio que gobernaba la ciudad portuaria de Rimun.

Y luego, estaba el demonio de escamas que comandaba el ejército demihumanos.

—Bien, ¿puedes decirnos en detalle sobre ese demonio escamoso que mencionaste antes?

—Así es, ¿puede decirnos qué habilidades tiene?

Bien, lo peleé antes, así que tomaré el lugar de Evileye y lo describiré en detalle.

Ella describió sus habilidades y cómo lucharon contra ella. La historia de Lakyus terminó con Brain Unglaus, un hombre en el nivel de Gazef, matando a ese demonio.

—…Eso es extraño. Jaldabaoth no ha hecho ningún movimiento después de conquistar la capital del Reino sagrado, pero ese demonio escamoso ha estado mandando a los ejércitos demihuman en su lugar. ¿No estaba ya derrotado?

—Ya veo… sin embargo, ya hemos conocido a este cerebro antes, y no creo que estuviera mintiendo. Probablemente no es un demonio único, solo uno de alto nivel.

En otras palabras, Jaldabaoth puede conjurar a ese demonio cualquier número de veces, siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones? ¿O quizá pueda convocar al mismo demonio varias veces?

Neia no podía lanzar hechizos, pero ella había oído esto durante sus conferencias.

Cuando se trataba de convocar la magia, convocar a múltiples seres era una cosa muy difícil.

En otras palabras, cuando un hechizo de convocatoria estaba activo, lanzar otro hechizo de invocación haría que el hechizo de invocación anterior terminara. Los monstruos actualmente convocados regresarían de donde venían y nuevos monstruos serían convocados en su lugar.

Sin embargo, las personas capaces de convocar hechizos de alto nivel simultáneamente podrían conjurar a varios monstruos más débiles a la vez, del tipo que uno evocaría con un hechizo de convocatoria de bajo nivel. Por ejemplo, uno podría usar un hechizo de cuarto nivel para invocar a varios monstruos que podrían ser invocados por un hechizo de tercer nivel.

—No entiendo nada. Sus métodos de convocar demonios siguen siendo un misterio. Aunque parecía que los convocaba con hechizos, no podía haber convocado a múltiples demonios de tal poder… pero si pudiera, eso suplicaría la pregunta de por qué no lo hizo en el Reino. Tal vez si fuera un conjurador mágico que se especializara en invocar, podría simultáneamente convocar copias múltiples de tal criatura…

—Así que, incluso si derrotamos a todos los demonios escamosos, Jaldabaoth podría inmediatamente resummon ellos?

—Tan. Sin embargo, eso se refiere a la situación donde Jaldabaoth los conjura con magia. Si usara algún tipo de habilidad especial para hacerlo, eso sería otro asunto completamente.

—Así que no sabes mucho sobre ese lado de las cosas.

—Lo siento, pero no lo hago. Sabemos muy poco acerca de él.

Evileye sonaba claramente desalentada.

—…Erm, no conseguí nada de eso, ¿sabes?

—Te lo explicaré más tarde, capitán.

—No, empieza a aclarar ahora. No he podido mantenerme actualizado desde hace poco.

Esta es nuestra Capitana… la persona a cargo de todos nosotros…

—Ese era el caso, ¿era esa asquerosa doncella de insectos uno de los llamamientos de Jaldabaoth también?

—No lo sé. No quiero pensar de esa manera…

Los miembros de Blue Rose comenzaron a discutir entre ellos.

—Erm, ¿puedo preguntar algo?

Todo el mundo se volvió para mirar a Neia después de que ella habló nerviosamente, y la tremenda presión la hizo arrepentirse de hacerlo. Tal vez podría ser mejor que otra persona aparte de ella lo mencionara. Sin embargo, el dado había sido echado, y después de reafirmar su resolución, ella preguntó:

—Esta podría ser una pregunta muy básica, pero ¿de dónde vino Jaldabaoth? ¿Es el nombre de Jaldabaoth uno antiguo?

—Eso no está claro. Hemos estudiado todo tipo de literatura, pero no hemos podido encontrar ese nombre en ninguno de ellos. También hemos intentado buscar pistas basadas en su apariencia, pero de manera similar, tampoco hemos podido avanzar.

—¿Podría ser un alias? Tal vez causó problemas bajo un nombre diferente en el pasado.

—Lo dudo. Para los demonios, esto también se aplica a los ángeles, sus nombres son una parte muy importante de su ser. Si un demonio quiere aparecer, tiene que grabar su nombre en el mundo. Por lo tanto, no pueden utilizar nombres falsos. Los experimentos muestran que el uso de un nombre falso podría incluso hacer que desaparezcan en el lugar.

Neia no sabía casi nada acerca de los demonios y los ángeles, pero si un conjurador mágico de rango adamantita lo decía, entonces ese debería ser el caso.

—En cuanto a sus orígenes, si viene del otro lado del continente, entonces es natural que no haya información sobre él… pero después de pensar tanto, todas las posibilidades parecen igualmente probables, y por lo tanto no se sabe por dónde empezar .

Evileye se encogió de hombros.

—…Entonces. ¿Qué pasaría si esa no fuera la apariencia de Jaldabaoth? ¿Fue el Jaldabaoth que viste en la foto? ¿Y si se disfrazó?

—Oh. Evileye se inclinó sobre la mesa hacia Remedios. “¿Puedes entrar en más detalles?”

—Hemos logrado presionar a Jaldabaoth en esa forma difícilmente, y luego reveló su verdadera forma…

Remedios cerró los ojos.

—Fue una derrota absoluta para nosotros.

—¿Puedes ser mas específica?

—Eso debería estar bien, ¿verdad, Gustav?

—Sí, no hay objeciones aquí. Si podemos aprender más sobre él desde su apariencia, esconder esa información sería perjudicial en su lugar.

—Mientras siento que una divulgación completa sería mejor…

Remedios empezó a murmurar y murmurar, y luego le dijo a Evileye sobre la aparición de Jaldabaoth.

A medio camino, el rostro de Remedios se retorció de rabia. Probablemente había recordado la batalla de la que nadie sabía nada.

—Ya veo, entonces continuaremos nuestras investigaciones basándonos en lo que acabamos de aprender. Le mantendremos informado con nuestros hallazgos, así que ¿podría decirnos si desea permanecer en la ciudad?

—Aún no lo hemos decidido. En cualquier caso, ¿significa que no sabes nada de esa forma de él?

—…Lakyus, ¿lo recuerdas?

Lakyus sacudió la cabeza.

—Así es como es. Lo siento.

—Entiendo. Luego, después de tomar nuestra decisión, nos pondremos en contacto con ustedes de inmediato.

—Pero en ese caso, tendremos que considerar el peor de los casos, la posibilidad de que su aparición en el Reino pretendiera crear una falsa impresión, por lo que se abstuvo deliberadamente de mostrar su verdadero poder.

—En otras palabras, ¿nuestro país era el verdadero objetivo de Jaldabaoth, y que tenía algún otro plan para el Reino?

—Quizás. Si el Reino fuera su principal prioridad, habría mostrado su verdadera forma como lo hizo en el Reino Sagrado, ¿no? ¿O fue porque se sorprendió por la fuerza de Momon-sama, y optó por proteger su verdadera identidad en lugar de dejar que su plan se arruinara? Realmente no quiero pensar que ese sea el caso.

Las palabras de Evileye dejaron la habitación en un silencio sombrío, tan profundo que incluso los débiles sonidos de la respiración parecían muy fuertes. ¿Quién hablará primero? En esta atmósfera tensa, Lakyus demostró su valentía.

—Ahora, permítanme decir otra vez: estamos en el mismo barco que ustedes. Queremos saber más sobre Jaldabaoth. Francamente hablando, todo lo que hemos aprendido es básicamente análisis de nuestro encuentro con él. No tenemos idea de los objetivos de Jaldabaoth, su verdadera identidad o sus habilidades.

—Tal vez podríamos convocar demonios para aprender sobre Jaldabaoth… Pero eso manchará el alma… E incluso si convocamos demonios de bajo rango, es muy probable que no sepan nada acerca de los demonios de alto rango. En ese caso, deberemos ponernos en contacto con un adepto convocante…

—Desafortunadamente, no conocemos a nadie que sea bueno en convocar demonios.

Evil Eye ha sido la primera en complementar las palabras de Lakyus, seguida por una de las gemelas.

Seguramente nadie lo haría, al menos no bajo las circunstancias habituales, pensó Neia.

Estos demonologos eran típicamente seres malvados, y afortunadamente muy pocos de ellos eran poderosos por derecho propio. Eso se debía a que la mayoría de las veces, o bien se destruían, o eran asesinados por escuadrones de la muerte.

Por supuesto, podría haber algunos expertos en el campo que habían conseguido mantenerse escondidos, pero esas personas normalmente se escondían en la oscuridad, y no hacían amigos.

—Aún así, esperar allí para morir es muy frustrante. La próxima vez que ese monstruo llegue al Reino, quiero hacerlo llorar con mis propias manos. Para hacer eso, necesito aprender todo lo que pueda acerca de él.

—Además, no llevó a ningún demihumano en el Reino. Si reclutó a los demihumanos debido a su fracaso en el Reino, entonces tendremos que ser aún más cautelosos con él.

Esas palabras fueron pronunciadas por Gagaran, y luego por la otra gemela.

—¿Es por eso que querías saber lo que sabíamos?

Todo el mundo en Blue Rose asintió. Lakyus resumió para ellos.

—Pagaremos una suma igual a los honorarios que habríamos recibido de otra manera.

—Capitana. ¿Puedo manejar las próximas negociaciones?

Remedios inmediatamente estuvo de acuerdo con la pregunta de Gustav.

—…En lugar de dinero, nos gustaría alguna otra forma de pago.

—¿Qué es? Si bien queremos satisfacerte, no podemos hacer de todo… Sin embargo, si quieres hacer contactar con poderosos nobles, eso podría arreglarse.

—¿Es eso así? Muchas gracias. Sin embargo, no pensábamos en eso, ¿podrías venir a nuestro país y luchar junto a nosotros?

La habitación quedó en silencio una vez más. Duró varios segundos, no, tal vez fue más. El siguiente sonido que escucharon fue el de Lakyus jugando con su cabello.

—Lo siento mucho, pero no podemos ofrecer esa forma de pago.

—…Estamos reuniendo inteligencia para no morir. Hacer eso sería contrario a nuestros propósitos.

Evileye se encogió de hombros, como para decir que no se podía hacer nada al respecto.

—No os pediremos que luchen contra Jaldabaoth. Todo lo que necesitas hacer es esperar en la parte trasera y ayudar con la magia curativa.

—Venga, no tiene el lujo de hacer eso.

Gagaran no se molestó en embellcer sus palabras.

Eso era correcto. La mitad Norte del Reino sagrado estaba ahora subyugada por los hombres bestia de Jaldabaoth, y todo lo que podían hacer era montar una resistencia débil. Muchas personas habían sido encarceladas en campamentos y los paladines restantes estaban escondidos en las cuevas y vivían como combatientes de la resistencia.

—No, ese no es el caso. Paramos el avance demihumano un tiempo.

Todavía sostenían el Sur, donde el ejército y las fuerzas de Jaldabaoth se miraban fijamente, así que llamarlo punto de inflexión podría ser exacta.

Para Neia, que sabía lo que estaba pasando, las palabras de Gustav sonaban más como mentiras que como verdad.

—¿Puedes venir, en ese caso?

—Me niego.

Remedios pronunció su pregunta desde una postura adecuada, y Evileye la rechazó rotundamente. Dada la forma en que todas en Blue Rose permanecieron en silencio, ella definitivamente no estaba sola en su opinión. Todos debían de sentir lo mismo.

—…Francamente hablando… podríamos haberlos detenido a tiempo, pero también estamos al final de nuestra cuerda. El Reino Sagrado está en ruinas, pero las tropas del Sur siguen intactas. Sin embargo, ellos solos no serán suficientes para vencer a Jaldabaoth.

Gustav se sirvió un vaso de agua, bebió de él y continuó.

—La razón por la que todavía no hemos sido completamente conquistados es porque la marina ha estado anclando el ejército de Jaldabaoth en la costa Norte y manteniéndolos fuera. Si Jaldabaoth se las arregla para averiguar alguna manera de lidiar con eso y avanza sus tropas hacia el Sur, nos arrollará inmediatamente.

Sin embargo, ese era el pensamiento de un hombre del Norte, que conocía el poder de Jaldabaoth. La gente del Sur probablemente tendría planes diferentes. Por ejemplo, expulsar a Jaldabaoth con su propio poder.

Si bien parte de la razón de esto era porque no habían compartido su información, también era debido a la larga disputa entre el Norte y el Sur.

Desde el principio, los nobles del Sur siempre habían protestado por el hecho de que una mujer, saltando por delante de su hermano mayor, debía ser coronada como Sagrada Reina por primera vez en la historia.

Por esta razón, la ex-Reina Sagrada ignoró incluso acusaciones infundadas como “La Sagrada Reina asumió su posición porque ella tenía algún trato con los templos, y ella fue ayudada secretamente por Kylardos Custodio” que vino del Sur, por el bien de evitar una disputa entre el Norte y el Sur.

Después de eso, el Sur no llevó más lejos las cosas y así se evitó un enfrentamiento a gran escala, pero eso fue sólo porque el Norte y el Sur habían estado en equilibrio de poder. Ahora que el Norte estaba en ruinas, el Sur ya no tenía ninguna razón para reprimirse. Así que ahora el Sur comenzó a despreciar al Norte.

Incluso en la cara de la invasión de Jaldabaoth, los seres humanos todavía guardaban rencores entre sí. Neia simplemente lo encontró ridículo. Además, habían rumores de una lucha de poder por la posición del próximo Rey sagrado, y sólo sirvió para hacer Neia, un plebeyo, aún más infeliz.

—Eso es bastante malo.

—En efecto. La marina tiene muy pocas fuerzas aéreas, y sus batallas contra demonios voladores les ha costado caro. Si esto continúa, no podrán sostener el ejército de Jaldabaoth para siempre. Necesitamos fuerza para acabar con este estancamiento! ¡Por favor, os lo ruego, prestadnos vuestra fuerza! Todo lo que necesitamos es un mes o dos! Podemos pagar lo que quieran! os lo ruego, por favor, salvad el Reino Sagrado.

Mientras Gustav inclinaba la cabeza hacia ellos, Neia y los otros paladines dijeron “¡Por favor!” Y se inclinaron también.

La habitación quedó en silencio una vez más, y luego la voz de Lakyus se extendió a través de ella.

—Por favor, levanten la cabeza. Y, lo siento mucho, pero no podemos ir al Reino Sagrado.

—¿Por qué?

Neia levantó la cabeza bruscamente ante el repentino grito de Remedios. Vio que Remedios se había levantado de su asiento y miraba fijamente a Lakyus.

—No hay manera de que Jaldabaoth se detenga en la conquista del Reino Sagrado! Él reunirá sus fuerzas allí y luego invadirá el Reino, ¿sabes? ¡Si no le vencéis ahora, se volverá aún más fuerte en el futuro!

—Estás en lo correcto. La posibilidad de eso es muy alta.

—Ya que entiendes, ¿por qué no nos están ayudando!? Y no sólo vosotros, sino también los nobles de este país, de nuestro país! ¡Ninguno de ustedes lo entiende! ¿No es ahora el momento de unirnos y luchar como uno?

—…La razón por la cual los nobles de este país no les prestarán su fuerza es ligeramente diferente a la nuestra. ¿Qué sabes sobre el Reino Hechicero?

Los no-muertos habían tomado una ciudad del Reino y fundado una nación alrededor de ella. Era un lugar muy aterrador. Eso era todo lo que el ciudadano medio del Reino Sagrado sabía. Como Remedios dijo, Lakyus le sonrió amargamente.

—Eso es cierto, y es en gran parte exacto… pero está mal en algunos lugares… Mientras que los no-muertos están en todas partes, los humanos allí viven vidas seguras y pacíficas.

—¿Eh? ¿En un país fundado por los no-muertos, que odian a los vivos?

—Hay muchos tipos de muertos vivientes, y el Rey Hechicero es un gobernante de los no-muertos. Ordenar a los muertos vivientes bajo su mando que no dañen a los seres humanos y hacer cumplir esa orden es una cuestión sencilla para él.

Evileye hizo un ruido de desaprobación.

—Evileye… Mm, de todos modos, todavía tenemos el Reino Hechicero ante nuestros ojos para tratar, por lo que es difícil para ellos para ayudar a su país. También, mucha gente pereció durante la batalla con el Reino Hechicero, lo que tendrá consecuencias graves en el futuro. Los nobles que parecen tan buenos no son tan buenos como creen.

—Aun así, ¿no es Jaldabaoth un problema que debe ser tratado tan pronto como sea posible? El hecho es, innumerables personas están sufriendo a causa de Jaldabaoth. Y el Hechicero lo que sea no ha dañado a nadie, ¿verdad?

—…Luchar en dos frentes a la vez mientras estás agotado es muy peligroso. Confío en que no necesito decirte eso, ¿verdad?

Remedios dejó de hablar.

—Además, somos iguales. Dos de nosotros acabaron muertos en combate contra Jaldabaoth y aunque fueron resucitados, todavía no han recuperado su fuerza completa . Si invadimos el territorio de Jaldabaoth en este estado, todos podríamos acabar siendo asesinados.

—¿No dijo Gustav que no tendrías que luchar contra Jaldabaoth?

—¿Qué diablos? Ella realmente creía que…

—¡Tia! Disculpe. Ejem. Lo siento mucho, pero no creo que las cosas salgan como te imaginas. Siempre que involucre el riesgo de enfrentar a Jaldabaoth, rechazaremos este trabajo. Necesitamos ser más fuertes de lo que somos ahora para prepararnos para el futuro. …Esto es sólo una hipótesis, pero tenemos que prepararnos en caso de que Jaldabaoth decida atacar al Reino una vez más.

Las caras de cada miembro de Blue Rose no se movieron. Parecería que no podían ser influenciados.

Pronto, Remedios logró esconderse algunas palabras.

—Entonces, ¿quién más puede salvar a nuestro país?

Los miembros de Blue Rose se miraron.

—Sólo hay una persona, replicó Evileye. O más bien, él es la persona a la que deberían haber ido en primer lugar, ¿no?

—…¿Quién es ese?

—Momon-sama, por supuesto. El Momon-sama que venció a Jaldabaoth.

—¡Ohhh! ¿Lo hizo?

—Un momento, capitana Custodio… Si no me equivoco, ¿es…?

—Has oído hablar de él, ¿eh? Sí, Momon-sama está ahora en el Reino Hechicero y es uno de los subordinados del Rey Hechicero. Por lo tanto, es muy probable que tengas que convencer al Rey Hechicero de que te ayude.

—¡Guh!

Remedios gruñó.

Neia comprendió cómo se sentía. Cualquier ciudadano del Reino Sagrado tendría sentimientos muy complejos acerca de pedir algo a los muertos vivientes.

Considerando que ella, como escudero, se sentía así, ¿cuan peor sería para la capitana de una orden de paladines que llevaban una espada sagrada? Sin embargo, Remedios miró con fuerza a los miembros de Blue Rose.

—…Si esa es la mejor manera de derrotar a Jaldabaoth, entonces hagámoslo. No, eso es todo lo que podemos hacer. Si podemos, pondremos nuestras esperanzas en ese Momon…

—…Creo que es Momon-sama, capitana.

—Er, Erk! ¿Podrías por favor escribir una carta presentándonos a Momon-sama?

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario