Ancient Godly Monarch

Ancient Godly Monarch – Capítulo 525

Serie: Ancient Godly Monarch.
Sexta recopilación: Capítulos del 501 al 600.
Capítulo 525: Lágrimas brillantes.
Autor: Jing Wu Hen (净无痕).
Traducción al español: Leedks (NochNovels).


Capítulo 525: Lágrimas brillantes

Qin Wentian estaba entre los de la Secta Espada de Batalla. Supervisó en silencio el lugar, admirando la majestuosidad de este antiguo país. Un país con una historia de más de diez mil años sería naturalmente extremadamente temible, y mientras estaba en el camino, Liu Yun ya le había explicado que el índice de eliminación de las potencias principales era excesivamente alto en la Región Sagrada Real. Las disputas eran todas de una escala mucho mayor y también había la aparición ocasional de un genio que desafía al cielo: los que eran capaces de derrocar a las potencias principales una vez que habían madurado.

Por lo tanto, habría muchas potencias desapareciendo de la Región Sagrada Real ya que no pudieron resistir las pruebas del tiempo. Pero, por supuesto, eso también significaba que habría tantas nuevas potencias surgiendo en prominencia. En última instancia, solo aquellas potencias realmente fuertes podrían solidificar consistentemente sus cimientos y crecer más y más fuertes. Había potencias cuya historia/patrimonio ni siquiera había alcanzado la marca de los diez mil años, sin embargo, todavía se les consideraba indomables. Pero incluso ellos no podían comenzar a compararse al País Ye, con su propia historia de más de diez mil años.

Mirando al grupo de jóvenes Cultivadores de la Secta Trueno Violeta, los de la Secta Espada de Batalla descubrieron que ellos también los estaban mirando. La persona a la cabeza no debería ser otra que el hijo del Rey Qi, Ye Kongfan, un genio demoniaco de la Secta Trueno Violeta. El talento innato de esta persona era espantosamente alto y poseía la Línea Sanguínea Calamidad de Relámpagos con un físico de relámpago celestial innato. Era excepcionalmente idóneo para cultivar las mejores artes de la Secta Trueno Violeta y ahora su base de cultivo estaba en el 7mo nivel de Tiangang, poseyendo un asombroso nivel de fuerza de combate.

Ye Kongfan estaba vestido con túnicas doradas imperiales y exudaba el aura de un rey. Sus resplandecientes ojos brillaban con un aura temible que amenazaba con estallar en cualquier momento.

En este momento, los ojos de Ye Kongfan habían aterrizado en Duan Han. Luego dijo sin emoción: “El Noveno discípulo personal bajo el Soberano de Espada Ling Tian, ​​Duan Han”.

“Ye Kongfan”. Los ojos negros de Duan Han brillaron con un brillo resplandeciente mientras lo miraba fijamente.

Los ojos de Ye Kongfan contuvieron una sonrisa aguda mientras barría a los otros miembros de la Secta Espada de Batalla. “Pensar que la Secta Espada de Batalla sería tan libre de visitar mi País Ye, realmente tengo que darle una gran bienvenida. Sin embargo, pensé que los miembros de la Secta Espada de Batalla solo seguían el Dao Marcial y no tenían ningún interés en las cosas seculares. Coincidentemente, ya he invitado a la Santa Doncella a la Arena de batalla de nuestro País Ye para que pueda admirar la fortaleza de nuestro País Ye. Como los miembros de la Secta Espada de Batalla también han llegado, ¿por qué no visitamos el campo de batalla juntos después de que la Santa Doncella termine el tratamiento?”

La competencia en la Región Sagrada Real era extremadamente cruel, con todos poniendo énfasis en el Dao Marcial. Naturalmente, el País Ye también era lo mismo: este campo de batalla era la Arena principal en el País Ye y fue construido con el propósito de reclutar talentos dentro de sus filas.

“Dado que el Príncipe personalmente ha extendido una invitación, ¿cómo podrían atreverme a rechazarla?” Ye Kongfan era el hijo del Rey Qi y también era Elegido de la Secta Trueno Violeta. Por supuesto, ya que ahora estaban en el País Ye, su condición de Príncipe tenía más prioridad.

“Escuché que los discípulos personales bajo el Soberano de Espada Ling Tian todos se jactaban de su abrumadora habilidad para el combate. Si el hermano Duan Han mostrara su poder en el campo de batalla, todos en Ye seguramente estarán llenos de emoción”, agregó un miembro de la Secta Trueno Violeta, sus palabras causaron que las miradas de aquellos de la Secta Espada de Batalla se volvieran nítidas. Este hombre fue realmente descortés.

¿Cómo podían los miembros de la Secta Espada de Batalla mostrar su destreza en combate solo porque se les dijo que lo hicieran? ¿Y todo para el entretenimiento ciudadano de Ye? Si lo hicieran, ¿no se reducirían sus estatutos a partir de un acto tan degradante?

“Si los miembros de la Secta Trueno Violeta también participan, definitivamente subiremos a la Arena para buscar su guía”, respondió fríamente Jiang Huai, y sus palabras hicieron que ese joven de la Secta Trueno Violeta riera fríamente. La enemistad irradiada por la gente de ambas sectas, todos estaban en un estado de hostilidad mutua. Era como si una palabra incorrecta pudiera causar una pelea que estallara instantáneamente.

La competencia entre las nueve Grandes Sectas era más intensa de lo que uno podría imaginar. Los miembros de las nueve Grandes Sectas solían entrar en confrontaciones cuando deambulaban por la Región Sagrada Real. Esto fue especialmente cierto para los miembros de la Secta Espada de Batalla. Tenían el menor número de expertos de las nueve Grandes Sectas, pero su destreza de combate individual era la más fuerte. ¿Cómo podían los miembros de las otras ocho sectas no provocarlos cada vez que se podía encontrar una oportunidad?

Durante su tiempo en Ciudad Rey Xuan, Qin Wentian ya había experimentado por sí mismo la competitividad entre las nueve Grandes Sectas. No había nada de extraño en esta situación hoy.

En este momento, un viejo del País Ye caminó hacia los de la Secta Espada de Batalla mientras agradecido dijo, “Este viejo les agradece a todos por proteger a la Princesa en su viaje de regreso a casa”.

El viejo era un súbdito leal del Emperador Ren del País Ye. ¿Cómo no entender las buenas intenciones de la Secta Espada de Batalla cuando los vio escoltar a Ye Lingshuang?

“Lingshuang es mi Junior hermana, esto es solo algo que deberíamos hacer. Señor, no hay necesidad de dar las gracias”, respondió Duan Han con cortesía.

El rostro del viejo se pintó con gratitud mientras hablaba: “Actualmente, nuestro País Ye está en un estado de caos. No me atrevo a ser presuntuoso, pero si algo realmente sucede, espero que todos ustedes, héroes, puedan proteger a la Princesa. Evitar que haga algo tonto”.

“Lo haremos”. Duan Han asintió con la cabeza, “Señor, no es necesario que esté tan preocupado. Como la Santa Doncella del Valle Soberano de Medicina, está aquí personalmente, el Emperador Ren ciertamente podrá recuperarse por completo”.

El viejo suspiró mientras negaba con la cabeza, la preocupación en su rostro aún era evidente. Evidentemente, no compartió su optimismo sobre la situación.

“El Emperador Ren ha soportado esta enfermedad por bastante tiempo”. El viejo suspiró de nuevo.

Duan Han y el resto intercambiaron miradas con ceño fruncido; parecería que la situación del Emperador Ren era extremadamente seria, en la medida en que este viejo ni siquiera estaba seguro de que el Emperador se curaría, a pesar de que la Santa Doncella vino aquí personalmente.

No solo eso, el País Ye era un país antiguo, por lo que no había necesidad de dudar del poder que ejercía. Cuando la enfermedad del Emperador Ren había actuado, debería haber muchos curanderos y Alquimistas experimentados que ya le habían atendido, pero ninguno había podido hacer nada para sanarlo. Ahora, no había más remedio que invitar al Valle Soberano de Medicina para intervenir.

El Valle Soberano de Medicina siempre ha adoptado una postura pasiva y su estatus se considera extraordinario. ¿Fue extremadamente difícil para la gente común invitarlos y hacer que la Santa Doncella aparezca para brindar tratamiento? El País Ye debe haber pagado un alto precio para poder hacerlo.

Después de esperar un rato afuera, Ye Lingshuang salió. Los bordes de sus ojos eran rojos, evidentemente ella había estado llorando no hace mucho tiempo. También había varias personas a su lado, algunas sirvientas de palacio y dos jóvenes que se parecían a ella. No eran otros que los Príncipes legítimos del País Ye.

“Ye Tan agradece a los miembros de la Secta Espada de Batalla”. El Príncipe heredero Ye Tan caminó hacia los miembros de la Secta Espada de Batalla e hizo una reverencia, mostrando su gratitud.

“De nada”, Duan Han respondió suavemente. Luego volvió su mirada hacia Ye Lingshuang, “Lingshuang, ¿cómo está la situación?”

“Mi padre ha contraído un veneno de acción lenta, y aparentemente el veneno ya ha estado activo durante un largo período de tiempo. Este veneno se escondió en lo profundo de su cuerpo y una vez que entra en erupción puede robarle la vida a la víctima. Y como mi padre acaba de pasar por una batalla mortal, el veneno circuló instantáneamente alrededor de su cuerpo y ahora está en peligro inminente”. La voz de Ye Lingshuang era ronca, y mientras hablaba, sus ojos se enrojecieron una vez más.

“¿Los del Valle Soberano de Medicina tienen algún método para curarlo?” Preguntó Qiao Yu.

“La Santa Doncella dijo que solo tiene la capacidad de suprimir temporalmente el veneno de actuar, pero si hablamos de una recuperación total…” Ye Lingshuang interrumpió a mitad de la frase. Los demás entendieron sus palabras no pronunciadas, mientras sus corazones se estremecían en silencio. ¿El veneno fue suficiente para reclamar la vida de una potencia tan poderosa como el Emperador Ren? Uno podía ver cuán temible era este veneno exactamente.

En este momento, una fila de figuras salió del Salón del Emperador Ren. Estas figuras estaban todas vestidas de blanco, y todas eran hermosas mujeres con portes similares a las hadas.

Las miradas de todos se movieron en su dirección. Ye Kongfan y sus compinches tomaron la iniciativa, caminando con una sonrisa en su rostro, “Todas han trabajado duro”.

Qin Wentian igualmente miró en dirección a las doncellas vestidas de blanco. Deben ser las guardias designadas por el Valle Soberano de Medicina para proteger la seguridad de la Santa Doncella.

Y a la cabeza, había otras tres doncellas. Los que estaban de pie a la izquierda y a la derecha eran extremadamente bellas, pero su resplandor y esplendor se veían eclipsados ​​cuando se veían junto a la hembra que estaba en el centro.

Debido a que la doncella de pie en el centro era simplemente demasiado deslumbrante, era como si su apariencia pudiera hacer que todo a su alrededor perdiera su color.

“Tan devastadoramente bella que puede derrocar reinos”.

Los ojos de Liu Yun se iluminaron mientras miraba esa figura. No solo él, los otros de la Secta Espada de Batalla la miraban con estados de asombro similares. El resplandor que irradiaba de ella era indescriptible.

Todos estos eran expertos de la Secta Espada de Batalla, y cada uno tenía corazones firmes y voluntades tenaces, pero en este momento, todos ellos no podían evitar estar distraídos.

Sin embargo, Qin Wentian fue el único que sintió un intenso dolor retumbar en su corazón. De hecho, incluso se había olvidado de respirar. Poco después del dolor, una calidez floreció lentamente desde el interior de su pecho, que fue seguida por una radiante sonrisa cuando finalmente se liberó esa gran roca incrustada en su corazón.

“Qingcheng…”

Qin Wentian no quería nada más que echar la cabeza hacia atrás y aullar hacia el cielo. Inmediatamente, su silueta parpadeó, moviéndose tan rápido como un rayo mientras corría en dirección a la Santa Doncella. ¡La Sagrada Doncella de la Villa Soberano de Medicina era en realidad Mo Qingcheng!

“¿Mhm?” Al ver las acciones de Qin Wentian, los otros de la Secta Espada de Batalla quedaron asombrados de sus aturdidos estados. Los de la Secta Trueno Violeta miraban a Qin Wentian con ojos llenos de oscuro siniestro, como si no quisieran otra cosa que matarlo. Tal audacia ¿Cómo se atreve?

“¡IMPRUDENTE!”

Ye Kongfan gritó fríamente, explotando con una impresión de palma. Un rayo aterrador de relámpagos calamitosos disparó hacia Qin Wentian. Qin Wentian levantó la palma de su mano en respuesta, provocando un boom titánico. Su cuerpo fue forzado a retroceder unos pasos del impacto cuando sintió un intenso dolor en la palma de su mano. El poder de ese rayo en realidad había entumecido todo su brazo.

Las doncellas de la Villa Soberano de Medicina miraron fríamente a Qin Wentian, irradiando ondas de frialdad que envolvieron a Qin Wentian en su interior. Una presión abrumadora descendió sobre Qin Wentian: si avanzaba un paso, lo matarían instantáneamente sin dudarlo.

“¡JUNIOR HERMANO!” Aquellos de la Secta Espada de Batalla emitieron intención de matar y de inmediato se precipitaron hacia adelante, rodeando a Qin Wentian protectoramente.

Sin embargo, desde el principio hasta ahora, los ojos de Qin Wentian estaban exclusivamente en Mo Qingcheng. Era como si haya olvidado todo lo demás.

Mo Qingcheng todavía estaba viva, ¡ella no murió! ¿Hay algo en este mundo que sea más hermosa que ella? Su sonrisa era tan radiante como antes, como si no pudiera sentir el entumecimiento en su brazo o la abrumadora presión que lo presionaba mientras miraba esa figura familiar que veía innumerables veces cada vez que cerraba los ojos.

La Santa Doncella del Valle Soberano de Medicina volvió su mirada hacia Qin Wentian. En el instante en que sus ojos se posaron en su silueta, en realidad sintió una punzada de dolor justo en su corazón. Sin embargo, ese dolor pronto se desvaneció cuando sus ojos recuperaron su mirada impasible anterior. El aura que estaba proyectando parecía tan distante, como si nadie fuera capaz de acercarse a ella. Este chico frente a ella ahora parecía tan familiar, pero parecía un extraño.

“¿Cómo te atreves? Al ver que eres alguien de la Secta Espada de Batalla, esta vez olvidaremos tu transgresión. Si esto vuelve a ocurrir, no nos culpes por no mostrar misericordia”. Ye Kongfan resopló fríamente. Después de lo cual cambió su mirada y dijo, “Santa Doncella, ¿deberíamos pasar a la Arena de Batalla?”

Mo Qingcheng se detuvo por un momento cuando el más mínimo rastro de confusión brilló más allá de sus ojos. Después de lo cual, giró para dirigirse hacia el campo de batalla del País Ye, escoltada por un grupo de sus guardias. Los de la Secta Trueno Violeta miraban a Qin Wentian con una fría sonrisa en sus caras.

“Será mejor que te controles, esa es la Santa Doncella del Valle Soberano de Medicina”. El joven de la Secta Trueno Violeta resopló. Aunque los miembros de la Secta Espada de Batalla no estaban contentos con su actitud, no dijeron nada. Después de todo, Qin Wentian había actuado un tanto impulsivamente.

Qin Wentian se quedó mudo en su ubicación original, esa radiante sonrisa en su rostro se desvaneció con la rapidez de un rayo azul. ¿Mo Qingcheng no lo había reconocido?

¿Que estaba pasando?

Mo Qingcheng estaba en el centro de la multitud, pero las dos mujeres que caminaban junto a ella pudieron ver que tenía una expresión aturdida en la cara, como si estuviera fuera de sí con agonía.

“Santa Doncella, ¿qué sucede?” Preguntó una de las mujeres en voz baja.

“¿Por qué su rostro es tan familiar, mi corazón se siente tan dolido…?” Susurró Mo Qingcheng, sus palabras causaron que las expresiones de las dos mujeres calleran. En aquel entonces, Mo Qingcheng estaba al borde de la vida y la muerte y había sido salvada por el Soberano de Medicina. Después de que ella despertó, había agujeros en sus recuerdos: sufría de amnesia.

No dijeron nada más, sin embargo, nunca antes habían visto tal expresión en la cara de Mo Qingcheng. Era como si haya perdido su alma, su cara estaba totalmente desprovista de sangre.

Mo Qingcheng sintió que el dolor en su corazón se hacía cada vez más intenso a medida que gotas de sudor aparecían en su frente. Tan familiar, ¿por qué era tan familiar? En este momento, se sentía como si haya una avalancha de recuerdos que quisieran romper una barrera en su mente, sintió como si estuviera a punto de recordar algo.

“Mi cabeza se siente tan dolorosa”. Mo Qingcheng cerró los ojos y, sin darse cuenta, brillantes lágrimas comenzaron a fluir por sus mejillas, como un trueno desde un cielo despejado.

Ese día en invierno, donde los copos de nieve flotaron. Un apuesto joven estaba sentado debajo de un árbol, sin embargo, parecía tan tonto al mismo tiempo, que no estaba al tanto de las intenciones de la joven mientras se sentaba a su lado.

Los copos de nieve eran extremadamente hermosos, los dos se sentaron debajo del árbol, sentados allí con la dulce alegría de la inocencia.

La joven extendió su mano, permitiendo que los copos de nieve aterrizaran en su palma. Luego se fue con una sonrisa y se fue después de llamar al joven tonto.

Este escenario era tan hermoso, tan hermoso en la medida en que podía derretir el corazón de cualquiera que lo viera.

“¡Santa Doncella!” Las dos mujeres a su lado quedaron completamente desconcertadas. ¡La cara de Mo Qingcheng estaba completamente cubierta de lágrimas!

AnteriorÍndiceSiguiente

image_pdfDescargar en PDF

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario