Ancient Godly Monarch

Ancient Godly Monarch – Capítulo 526

Serie: Ancient Godly Monarch.
Sexta recopilación: Capítulos del 501 al 600.
Capítulo 526: Cómo podría olvidarte.
Autor: Jing Wu Hen (净无痕).
Traducción al español: Leedks (NochNovels).


Capítulo 526: Cómo podría olvidarte

Aquellas del Valle Soberano de Medicina todos detuvieron sus pasos porque la Santa Doncella se había detenido de repente, inmóvil.

Varias de las doncellas vestidas de blanco miraron fijamente a la Santa Doncella, asombradas más allá de las palabras. ¿Las manchas de lágrimas en realidad se pueden ver en ese semblante impactante del mundo? ¿Qué pasó exactamente?

Las otras doncellas no pudieron evitar volverse hacia las dos delante de Mo Qingcheng, “¿Qué pasa con la Santa Doncella?”

“No sé”. Ahora mismo, el pánico también se podía ver en las caras de las dos doncellas. “Sin embargo, según nos dijo antes, la Santa Doncella parecía haber recordado algo de su pasado”.

Los ojos de las otras doncellas del Valle Soberano de Medicina brillaban con fuerza. Las habilidades del Soberano de Medicina eran simplemente demasiado desafiantes. Aunque la Santa Doncella había resultado gravemente herida, condensando su fuerza vital en una píldora, colgando suspendida entre la vida y la muerte, él todavía era capaz de salvarla. El Soberano de Medicina dijo que la Santa Doncella sufriría amnesia a corto plazo, pero que una vez que un estímulo intenso la desencadenara, ella se recuperaría tarde o temprano.

¿Podría ser que la Santa Doncella había recuperado sus recuerdos?

Pero… ¿cuándo estuvo expuesta a un estímulo intenso?

Siempre habían estado del lado de la Santa Doncella y nada extraordinario había sucedido. La única excepción fue antes cuando ese joven se había precipitado. Para ellos, un asunto tan pequeño fue totalmente ignorado. Simplemente no podrían vincular este evento a un ‘estímulo intenso’.

Su Santa Doncella continuó parada allí, aparentemente de mal humor con lágrimas fluyendo por su rostro sin cesar. No solo eso, una de sus manos estaba agarrando su pecho como si estuviera en extrema agonía. En este momento, nadie se atrevió a molestarla.

“¿Mhm?” Ye Kongfan y sus compinches se aturdieron con sorpresa, estaban aturdidos por este escenario. ¿Qué le había pasado a la Santa Doncella?

Nadie entendía por lo que estaba pasando ahora. Fue como si un relámpago cruzara por su mente, el semblante del joven continuamente aparecía dentro.

La primera vez que se encontraron, fue en un bosque fuera de las fronteras de una ciudad. Ella salvó a un joven pero eligió permanecer en el anonimato.

La segunda vez que se encontraron fue en la Capital Real de Chu. En ese momento, la Academia Estrella Emperador estaba llevando a cabo un evento de reclutamiento de discípulos. Estaba sentada en una silla de manos con su amiga, cuando notó que estaba de pie en las calles entre la multitud. Ella lo miró por un instante y le dirigió una sonrisa deslumbrante.

Después de eso, durante el ejercicio de entrenamiento en el Bosque Oscuro, ella lo había malentendido, causando que su corazón fuera bombardeado por una intensa culpa.

Escena tras escena de sus encuentros pasaron por su mente. Hasta el Banquete Jun Lin, ese tipo tonto que una vez fue un joven ya había crecido y se había convertido en un hombre joven. Su temperamento desenfrenado y despreocupado se imprimió constantemente en su corazón. Poco a poco, ella descubrió la sensación de estar enamorada. Este sentimiento era realmente hermoso, tan dulce como la miel. Ella pensaba en él a menudo, y lo veía cada vez que cerraba los ojos.

Y en la siguiente escena, cuando llegó al Salón Rey Píldora, finalmente comprendió que la sensación de anhelo por alguien era incluso más terrible que el dolor. Pero, viajó desde Chu hasta las puertas del Salón Rey Píldora para encontrarla. Por ella, mató a Hua Xiaoyun del Clan Hua. Por ella, se paró con orgullo y arrogancia en lo alto de la Arena de batalla de la Clasificación Destino Celestial sosteniéndole la mano, proclamando al mundo que ella, era su mujer. En ese momento, ella sintió como si todo el mundo fuera suyo. Por toda la eternidad, nunca olvidaría el momento en que la multitud de miradas aterrizó sobre ella. La determinación y la resolución en sus ojos les dijeron a los varios Elegidos que incluso si tuviera que enfrentarse uno contra todos, él todavía se agarraría firmemente de su mano.

Sus lágrimas empaparon sus túnicas pero nadie entendió lo que estaba pasando. Parecía que ella recordaba algo, pero ¿qué recuerdo fue tan impactante que le causaría tanta agonía?

Mo Qingcheng sintió como si su corazón estuviera siendo desgarrado, sus dos manos ahora estaban agarrando su pecho. Ella pensó en la última escena… Qin Wentian alimentando a la espada demoniaca con su sangre, transformándose en un Gran Roc primordial y dividiendo al Salón Rey Píldora, haciendo todo esto solo para salvarla. Ella recordó que estaba rodeado de incontables potencias, y que los Ascendentes Tianxiang lo hirieron hasta el punto de estar al borde de la muerte. ¿Cómo podría ella olvidar esto? ¿CÓMO PUDO HABER OLVIDADO ESTO?

De repente, la multitud vio a Mo Qingcheng voltearse, mientras ella corría velozmente hacia cierta dirección. Sus lágrimas continuaron fluyendo incesantemente, como destellos de lágrimas de cristal, aterrizando en el suelo.

“¡SANTA DONCELLA!” Las doncellas del Valle Soberano de Medicina y los expertos de la Secta Trueno Violeta se pusieron pálidos de miedo. Instantáneamente corrieron detrás de Mo Qingcheng, ¿qué pasó exactamente con ella? ¿Por qué ella reaccionaría de esta manera?

Mo Qingcheng había experimentado su vida una vez más en el lapso de unos breves momentos. ¿Cómo podría no afectarse su estado emocional cuando recordó los recuerdos entre ella y el joven a quien atesoró tanto?

Sin embargo, antes, cuando Mo Qingcheng simplemente pasó por su lado, Qin Wentian también sintió un intenso dolor desgarrar su corazón.

¿Qué está pasando? Qingcheng, ¿realmente ella lo había olvidado?

Sin embargo, cuando recordó que Qingcheng había usado la mayoría de su fuerza vital para condensar una píldora, de repente lo entendió. Él no la culpó en lo más mínimo. ¿No era solo verla todavía viva la mayor bendición de los Cielos?

Una vez, no temió más que perderla para siempre. Pero ahora, como ella todavía estaba viva, ¿no era esto ya perfecto? Aunque ella no lo recordaba ahora, él creía que ella no estaba haciendo esto intencionalmente. Ella solo ha olvidado debido a las secuelas de esa terrible lesión. Mo Qingcheng finalmente lo recordaría, definitivamente lo haría.

Mientras pensaba en esto, una sonrisa apareció en el rostro de Qin Wentian una vez más. Todo era bueno.

Levantando la cabeza y mirando la brillante luz del sol, sintió que hoy era realmente un hermoso día.

Como ella estaba viva, nada más importa.

“Junior hermano, realmente amplías mis horizontes. Aunque la Santa Doncella es una belleza suprema, ¿cómo puedes correr hacia ella así como así? Eres demasiado feroz”. Liu Yun le dio unas palmaditas a Qin Wentian en el hombro, mirando a Qin Wentian con insinuaciones de admiración en sus ojos.

“Junior hermano eres demasiado impulsivo. La Santa Doncella del Valle Soberano de Medicina tiene un estatus extraordinario. Como miembros de la Secta Espada de Batalla, debemos tomar nota de nuestra reputación”, agregó Qiao Yu. El comportamiento de Qin Wentian fue realmente demasiado impulsivo.

Qin Wentian asintió con la cabeza ligeramente pero no se molestó en explicar nada. Esa sonrisa en su rostro aún permanecía allí, indescifrable.

Ye Lingshuang quedó totalmente muda cuando vio la reacción de Qin Wentian. Una cosa era ser lascivo. Pero en este momento, la Santa Doncella fue la responsable de tratar a su padre. Ni siquiera se atrevió a imaginar las consecuencias si ofendían al Valle Soberano de Medicina.

“Junior hermano Qin… En el futuro, solo tómalo como si me hicieras un favor, por favor no hagas más acrobacias como la que acabas de hacer, ¿de acuerdo?” Ye Lingshuang no se sentía bien culpando a Qin Wentian. Después de todo, él era parte de la escolta que la protegía durante todo el camino de regreso al País Ye. Ella solo podía tratar de persuadirlo gentilmente.

“Sénior hermana, ese fue mi error antes. No lo repetiré”. Qin Wentian también entendió de dónde venía Ye Lingshuang. El Valle Soberano de Medicina era su única esperanza, por supuesto, Ye Lingshuang no querría ver ningún conflicto entre la Secta Espada de Batalla y ellos.

“Gracias por tu comprensión”. Ye Lingshuang respondió suavemente.

Qin Wentian asintió con la cabeza en señal de disculpa. Había algunos otros expertos del País Ye al lado del Emperador Ren que ahora lo miraban con miradas hostiles. En cuanto a los que estaban del lado del Rey Qi, sus ojos se llenaron de una risa burlona.

“Qingcheng”. Suspirando silenciosamente en su corazón, Qin Wentian se volvió y dijo: “¿No dijeron los miembros de la Secta Trueno Violeta que querían ir al campo de batalla? Vamos allí también”.

“Mhm”. Los otros estuvieron de acuerdo y se dirigieron en esa dirección. Ye Lingshuang también fue, habría asistentes cuidando al Emperador Ren.

Sin embargo, justo en este momento, se quedaron atónitos, incapaces de creer lo que veían.

Delante de ellos, una figura de impresionante belleza estaba corriendo. Esa hermosa cara estaba cubierta de lágrimas. Con solo echarle un vistazo, la gente sentiría que sus corazones estaban a punto de romperse.

“¿La Santa Doncella del Valle Soberano de Medicina?” Todos estaban estupefactos, no sabían cómo reaccionar.

La Santa Doncella en realidad estaba llorando y ella se apresuraba en su camino.

Qin Wentian también quedó atónito. Él sonrió rápidamente al ver que Qingcheng corría hacia él.

Los pasos de Mo Qingcheng se detuvieron. Ella se paró frente a estas personas, bajando la cabeza ligeramente. Ella levantó su mano como si quisiera limpiar sus lágrimas, pero… no tuvo éxito. Cuando volvió a inclinar la cabeza, las lágrimas seguían cayendo, pero ahora, bajo las lágrimas que caían, había una sonrisa pura e impecable en sus ojos. Tal nivel de belleza dejó a todos los chicos en la Secta Espada de Batalla atónitos. Incluso Ye Lingshuang estaba profundamente hipnotizada.

Qin Wentian caminó hacia el lado de Mo Qingcheng. Él estiró sus manos, colocándolas suavemente sobre su rostro mientras él limpiaba las lágrimas para ella. Sonriendo dulcemente a ella, él habló, “No llores más, estamos juntos ahora, ¿no es así?”

Su voz era extremadamente amable, Mo Qingcheng no pudo evitar reírse de sus palabras. Sin embargo, sus lágrimas aún no tenían forma de detenerse. Ella tembló allí, antes de lanzarse hacia Qin Wentian abrazándolo con fuerza, como si temiera perderlo una vez más.

Los de la Secta Espada de Batalla se quedaron mudos como idiotas, frotándose los ojos y preguntándose si lo que acababan de ver era una ilusión.

La boca de Liu Yun estaba abierta en forma de ‘O’. Luego se tragó la saliva y maldijo en silencio: “¿Qué bastardo está usando técnicas de ilusión con este papi, yo?”

El corazón de Ye Lingshuang también latía violentamente, no se atrevía a creer lo que estaba viendo. ¿La Santa Doncella del Valle Soberano de Medicina conocía a Qin Wentian antes de esto?

“Santa Doncella”. Aquellos del Valle Soberano de Medicina finalmente la alcanzaron. Ellos también estaban muy conmocionados por esta escena. Todos permanecían inmóviles como títeres de madera, mirando mientras la Santa Doncella de su secta abrazó a un joven fuertemente.

¿Las lágrimas fueron antes por él?

¿Fue la agonía que sintió antes todo por él?

Ese estímulo intenso del que hablaba el Soberano de Medicina, ¿era por él?

Sintieron que sus cabezas giraban. No tenían forma de reconciliar lo que estaban viendo con la realidad. ¿Alguna vez su Santa Doncella y este chico tuvieron una historia de amor inolvidable profundamente grabada en sus recuerdos?

En ese caso, las acciones impulsivas del joven antes no se debieron a que fue afectado por la belleza de la Santa Doncella. Pero, en cambio, ¿eran amantes?

Los miembros de la Secta Trueno Violeta tenían expresiones pálidas. No esperaban esto en absoluto.

Especialmente Ye Kongfan, él era un Elegido de la Secta Trueno Violeta, un Príncipe del antiguo País Ye. Inicialmente había querido aprovechar esta oportunidad para establecer una buena relación con la Santa Doncella y robar lentamente su corazón. Pero ahora, el impacto de este golpe de realidad directamente destruyó sus esperanzas en pedazos.

Incluso un idiota podía ver que no solo los dos se conocían, sino que eran amantes.

Sin embargo, a pesar del amor que la Santa Doncella tenía por él, ¿cómo podría este hombre ser digno de su amor? Mientras pensaba en esto, un frío destello de luz brilló más allá de los ojos de Ye Kongfan.

“Lo siento, lo siento, lo siento…” Mo Qingcheng siguió pronunciando estas palabras. Se odiaba a sí misma, ¿cómo podría haberlo olvidado alguna vez? Incluso ahora, no tenía forma de perdonarse a sí misma, se odiaba por eso.

“Qingcheng, no actúes así, está bien”. Qin Wentian sintió que su corazón temblaba cuando vio a Mo Qingcheng consumirse por su culpa. Pero, ¿no se sentía él también de la misma manera? Todo fue desde que era débil lo que causó que Qingcheng casi muriera, perdiendo sus recuerdos.

“Mhm”. Mo Qingcheng asintió con la cabeza, pero su abrazo era tan fuerte como antes. En este momento, era como si estuvieran solos en el mundo, sin nadie a su alrededor para molestarlos.

AnteriorÍndiceSiguiente

image_pdfDescargar en PDF

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario