Ancient Godly Monarch

Ancient Godly Monarch – Capítulo 515

Serie: Ancient Godly Monarch.
Sexta recopilación: Capítulos del 501 al 600.
Capítulo 515: Dominio invencible.
Autor: Jing Wu Hen (净无痕).
Traducción al español: Leedks (NochNovels).


Capítulo 515: Dominio invencible

El Dao de subir de nivel el Mandato depende únicamente de la comprensión de uno. Muchas personas no pudieron avanzar en su cultivo, no por falta de recursos, sino más bien por las dificultades que enfrentan al subir de nivel sus Mandatos. Por lo general, solo las personas en el pico de Tiangang tendrían Mandatos en el Límite de Perfección del segundo nivel. También hubo muchos en la cima de Tiangang que incluso no lo lograron, quedando atrapados en el Límite de Transformación de su percepción de segundo nivel por el resto de sus vidas.

Sin embargo, Qing’er estaba solo en el 6to nivel de Tiangang, pero su Mandato de Espacio ¿ya había alcanzado la Perfección? Uno solo puede imaginar cuán grande fue la avalancha de impacto que esto tuvo para todos los presentes.

Para las personas cuyos Mandatos excedieron el nivel de su cultivo, estas personas generalmente tendrían logros sobresalientes y aterradores en el futuro. No necesitaban preocuparse si estuvieran atrapados en su cultivo, incapaces de abrirse paso. Esta era una regla rígida y, por lo tanto, nadie dudaba de que Qing’er ciertamente sería capaz de entrar en Tianxiang en el futuro. Aunque el paso de Tiangang a Tianxiang era como una barrera que había bloqueado a tantos, no sería problema para existencias como Qing’er.

“Un Mandato de Espacio en el Límite de Perfección”. Incluso los ojos dorados de Shang Tong quedaron vidriosos por la sorpresa. Antes, todavía había querido reclutar a Qing’er para el Clan Real y convertirla en su consorte, pero ahora comprendía que tal vez ni siquiera sería capaz de controlar a alguien de su nivel. Qing’er, con una base de cultivo en la cima del 6to nivel, y ¿teniendo su Mandato de Espacio en el Límite de Perfección? Incluso si luchara contra ella, no tenía la confianza de que él prevalecería al final.

Sin embargo, lo que era insoportable para Shang Tong era que una diosa como Qing’er realmente salió, porque quería ayudar a Qin Wentian.

“Es ella”. Jun Yu reconoció inmediatamente a Qing’er en el momento en que ella salió. Había conocido a esta mujer en Gran Dinastía Xia, y aunque no había considerado a Qing’er como alguien muy poderosa, había logrado dejarle una profunda impresión. Después de todo, ella era extraordinaria en su porte.

“Qing’er, todavía no estoy en peligro mortal”. Qin Wentian sonrió mientras transmitía su voz a ella. Aunque era peligroso para él luchar contra más de diez Soberanos Tiangang de las otras ocho Grandes Sectas, la batalla misma aún no había comenzado. En el pasado, Qing’er definitivamente no aparecería hasta la última instancia posible, pero hoy, ¿Qing’er realmente estaba eligiendo aparecer incluso antes de que la batalla se haya librado? Su decisión lo sorprendió.

Parecería que después de interactuar con él durante tanto tiempo, la personalidad de Qing’er estaba sutilmente experimentando un cambio también.

Después de todo, durante casi una década, Qing’er siempre lo había protegido desde las sombras. En ese entonces, ella solo estaba siguiendo las órdenes de su Maestra, Hada Qingmei, pero ahora, ella protegía a Qin Wentian de buena gana. En esto, ella estaba siguiendo su corazón y no a causa de las órdenes de su Maestra.

“Oh”. Los ojos de Qing’er parpadearon. Y cuando el silencio se prolongó, justo cuando Qin Wentian pensó que Qing’er no iba a responder, de repente habló.

“Pero… ¿no te están intimidando?” Su melodiosa voz se transmitió a la mente de Qin Wentian, causando que se quedara aturdido mientras las corrientes de calor fluían en su corazón. Aunque las palabras que habló eran un poco extrañas por el contexto, esta era precisamente la personalidad de Qing’er.

Con una suave sonrisa en su rostro, Qin Wentian se quedó mirando esa silueta de aspecto frágil, pero hermosa de pie frente a él. Al salir, se puso hombro con hombro junto a Qing’er, y se enfrentaron juntos a los Soberanos de 6to nivel de las ocho Grandes Sectas.

“Qing’er, déjame ser la vanguardia”, dijo Qin Wentian en voz baja. Qing’er lo miró, antes de asentir lentamente con la cabeza. “Te apoyaré desde atrás”.

“Está bien”. Qin Wentian no se negó. Su aura explotó mientras salía hacia afuera. Las paredes espaciales de Qing’er eran demasiado increíblemente densas: a pesar de que se liberaron de sus restricciones, incluso después de que los expertos combinaron sus fuerzas y frenéticamente propinaron varios golpes en las paredes espaciales, todavía no lograron atravesar la barrera.

“¡Bzz!” Un viento embravecido soplaba, Qin Wentian corría hacia adelante, perforando con su Alabarda Demonio Escarlata. La barrera espacial entre él y su objetivo instantáneamente se disolvió en la nada, permitiendo que la Alabarda Demonio Escarlata descendiera sobre la pobre víctima. Cuando se acercaba la alabarda, un sueño de pesadilla brotó en su mente a medida que sucedían escenas de sangre y muerte, una tras otra. Qin Wentian se parecía al dios de los demonios mientras empuñaba la alabarda. Cuando lo enfrentaba, no había forma de resistirse en absoluto.

El Mandato de Sueño de Qin Wentian ya estaba originalmente en el Límite de Transformación. Además del aumento proporcionado por la Alabarda Demonio Escarlata, su sueño era básicamente ineludible.

“¡BANG!”

La alabarda demoníaca penetró directamente en la cabeza de la víctima, matándolo instantáneamente. Los movimientos de Qin Wentian no se detuvieron, y continuó hacia su segundo objetivo.

Qing’er siguió a Qin Wentian, escoltándolo de forma protectora. Cada vez que se acercaba a un objetivo, las paredes espaciales se cerraban alrededor de los tres, separándolos del mundo exterior. Nacidas del Mandato de Espacio en el Límite de Perfección, tales técnicas innatas dejaron a los espectadores completamente asombrados. Fue simplemente demasiado aterrador.

“¡Puchi!” Otro sonido cortante resonó en el aire. Muy rápidamente, otro experto cayó debajo de la Alabarda Demonio Escarlata de Qin Wentian. Sostenido en un lugar aislado que fue provisto por Qing’er, fue un duelo justo, uno-a-uno entre Qin Wentian y su objetivo. Sin embargo, a pesar de ser de una de las nueve Grandes Sectas, su objetivo no tenía forma de enfrentarse a él en absoluto.

“¡CORRAN!” Gritó abruptamente uno de los expertos en el escenario, rompiendo el silencio. Si esto continuaba, todos serían asesinados por Qin Wentian, uno tras otro.

“Ni siquiera lo piensen”. La voz de Qing’er estaba helada. Con un movimiento de sus manos, el Qi Espacial estalló hacia fuera, transformándose en hebras doradas de espacio que se convirtió en una Prisión Espacial, encerrando a cada individuo dentro de un espacio separado.

“Prisión Espacial…”

Incluso los principales representantes de las nueve Grandes Sectas quedaron conmocionados por la proeza de Qing’er. Los expertos que enviaron ya estaban en el escenario de batalla. Pero ahora que Qing’er los había aislado por separado, no tenían forma de unir sus fortalezas. Dado que ese era el caso, considerando qué tan aplastante era la fuerza de Qin Wentian, solo quedaba un camino para sus miembros que ya habían pisado el escenario: la muerte.

Y en un abrir y cerrar de ojos, ya ocho expertos más cayeron ante la Alabarda Demonio Escarlata de Qin Wentian.

En ese momento, Qin Wentian llegó a otro segmento de la prisión y se enfrentaba a un experto vestido de azul, cuyos ojos parpadeaban con una luz temible.

Qin Wentian no dudó, y apuñaló directamente con su Alabarda Demonio Escarlata mientras un rayo de luz resplandeciente se encendía desde el centro de sus cejas.

El joven de túnica azul tenía una expresión cada vez más cautelosa después de ver a Qin Wentian caminar hacia él antes. En el instante en que el sueño de pesadilla brotó en su mente, al instante empujó sus palmas hacia afuera cuando un paraguas apareció frente a él, conteniendo aterradoras fluctuaciones de energía. En el instante en que se abrió, ola tras ola de energía de un rayo destructivo abrumadoramente convergieron en un rayo láser. Capaz de convertir cualquier cosa que tocara en polvo, estallando contra Qin Wentian.

“¡CUIDADO!” Gritó Qing’er. El láser violeta del rayo continuó su camino. Qing’er instantáneamente se lanzó frente a Qin Wentian y golpeó con la palma hacia afuera, con la intención de apagar el rayo de energía.

“¡RUMBLE!” Los dos ataques colisionaron juntos, sus impactos respectivos cancelaron al otro. Qing’er disparó airadamente un loto dorado, enterrándolo dentro del hombre con túnica azul mientras unas terribles fluctuaciones espaciales sacudían todo el espacio. Un instante después, una luz dorada implosionó dentro del joven vestido de azul mientras su cuerpo se desvanecía en el vacío. Lo único que quedó atrás fue ese paraguas de rayos.

Antes, cuando notó que aparecía este artículo en particular, la percepción de Qin Wentian ya lo había advertido de los peligros. Inmediatamente ejecutó el Movimiento de Lucha Estelar para esquivar hacia atrás, mientras arrojaba la Alabarda Demonio Escarlata hacia el paraguas. Incluso después de que Qing’er y su alabarda habían absorbido parte de la fuerza de ese ataque, las ondas de choque fueron suficientes para causar que su piel se rasgara a medida que la sangre fresca goteaba.

“Arma divina de 5to nivel, una arma divina tipo Ataque, de atributo Rayo”. La sangre se filtró desde la esquina de los labios de Qin Wentian, su semblante era ligeramente pálido. Él no pensó que este hombre poseería una carta de triunfo. De hecho, con un arma divina tipo Ataque de 5to nivel, esa persona podría haber roto la Prisión Espacial y haber escapado mucho antes. Sin embargo, eligió esperar aquí por él, tratando de montar un ataque furtivo para matarlo por la oportunidad de adquirir la Píldora Suplemento del Cielo de Shang Tong.

“Imbécil”, en la dirección de la Secta Trueno Violeta, el tío de Yin Ting maldijo en voz baja. Ese paraguas de atributo Rayo era un tesoro suyo y solo podía liberar el poder de los rayos por un total de cinco veces. Se lo prestó a ese joven por el bien de matar a Qin Wentian aún en este momento, el hombre con túnica azul falló y Qin Wentian se llevó su arma divina.

“¡MI HIJO!”, Gritó un experto de la Secta Trueno Violeta. Sus ojos se enrojecieron cuando se volvió y miró peligrosamente al tío de Yin Ting. “¿A quién llamas imbécil?”

“…” El tío de Yin Ting se estremeció al mirar hacia abajo, sin atreverse a decir nada más a pesar de la furia en su corazón. Había perdido un arma divina tan valiosa y Qin Wentian todavía estaba vivo.

La animosidad de Qing’er no se había disipado todavía, y ella sacó su ira sobre los Cultivadores atrapados en las celdas circundantes. Bajo su control perfeccionado del espacio, nadie podría oponer resistencia.

“Qing’er, estoy bien”. Viendo lo enojada que estaba Qing’er, Qin Wentian se puso de pie y una sonrisa floreció en su rostro. Qing’er volvió la cabeza para mirarlo, pero no dijo nada más.

“Esta arma divina no es una broma, creo que debería pertenecer a un experto de una de las Grandes Sectas”, reflexionó Qin Wentian. Luego guardó el paraguas, antes de volver su mirada aguda hacia los demás antes de continuar su masacre. Esas personas atrapadas en el escenario de batalla tenían expresiones de desesperación. Qin Wentian solo ya era extremadamente difícil de manejar, y ahora, incluso la monstruosamente poderosa Qing’er también se unía a la refriega. ¿Cómo podrían tener una oportunidad contra ellos?

La matanza continuó y después de un tiempo, aparte de los expertos espectadores que habían querido matar a Qin Wentian antes, fueron completamente aniquilados. Tal escena causó que las nueve Grandes Sectas, que habían enviado a esos expertos, sintieran dolor en sus corazones. Sus miembros habían perecido todos. No solo no lograron obtener la Píldora Suplemento del Cielo, sino que incluso pagaron con sus vidas.

“¿Tratando de intimidar con números?”. Un viejo de la Secta Espada de Batalla burló satíricamente. Luego habló, “¿Hay alguien que desee continuar? Cualquiera que esté por debajo del 7mo nivel de Tiangang puede subir al escenario si quiere morir”.

Nadie respondió. Todos sabían que si subían se verían obligados a luchar contra Qin Wentian con el apoyo de Qing’er. Y si peleaban uno contra uno, sabían que en términos de usar un arma o luchar con las manos desnudas, ninguno de ellos sería capaz de vencer a Qin Wentian.

“¿Puedo unirme a la Secta Espada de Batalla también?” Preguntó Qing’er con voz suave. Lin Shuai la miró mientras la risa parpadeaba en sus ojos. “Solo basado en el hecho de que tu Mandato de Espacio ya ha alcanzado la perfección, la prueba no tendría ningún significado para ti. Puedes hacerlo”.

Al escuchar esto, las otras ocho Grandes Sectas se sintieron extremadamente incómodas en sus corazones. La Secta Espada de Batalla ya había adquirido un genio monstruoso como Qin Wentian. Y ahora, ¿tendrían la Qing’er aún más fuerte? Esto hizo que todos especularan, ¿realmente valía la pena no ofender a Jun Yu y Shang Tong por estos dos genios demoníacos?

“Estos dos son demasiado ingobernables, en el escenario de batalla solo buscamos la guía de otros para mejorarnos a nosotros mismos y, por lo general, no llegaríamos al golpe fatal. Sin embargo, estos dos los mataron a todos. Deberíamos eliminar el límite de restricción de las bases de cultivo y matarlos a los dos”. El tío de Yin Ting rugió de rabia: estaba extremadamente poco dispuesto a aceptar tal final.

“¡Está bien! No debería haber límites impuestos a las bases de cultivo”. Un experto del Clan Yin se puso de pie y gritó.

Sin embargo, en este momento, en la dirección de la Secta Espada de Batalla, un viejo se levantó de repente. Este viejo parecía extremadamente calmado, y en el momento siguiente, su silueta desapareció abruptamente, transformándose en un rayo de luz de espada, disparando a través del espacio.

“¡ARGHH!” Un grito miserable resonó, sorprendiendo a todos en la multitud. Para su gran asombro, el resplandeciente rayo de luz de espada todavía se podía ver en el aire, pero en la dirección que conducía al área de asientos de la Secta Trueno Violeta. Los ojos del tío de Yin Ting estaban abiertos de par en par en la muerte, como si haya muerto con remordimientos. La sangre se filtró desde el centro de sus cejas cuando se podía ver un enorme agujero. ¿Alguien lo había asesinado en pleno día?

“Eliminar el límite de restricción en las bases de cultivo, ¿verdad? ¿Quién más quiere matar a los nuevos discípulos de mi Secta Espada de Batalla? Estoy aquí esperándolos a todos ustedes”. Cuando el viejo apareció en el escenario, ese rayo de luz de espada desapareció. Era como un viejo ordinario sin rastros de ningún aura que exudara de él. Sin embargo, la rapidez de su ataque anterior hizo que los corazones de todos latieran de terror.

AnteriorÍndiceSiguiente

image_pdfDescargar en PDF

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario