Ancient Godly Monarch

Ancient Godly Monarch – Capítulo 506

Serie: Ancient Godly Monarch.
Sexta recopilación: Capítulos del 501 al 600.
Capítulo 506: Matanza tiránica.
Autor: Jing Wu Hen (净无痕).
Traducción al español: Leedks (NochNovels).


Capítulo 506: Matanza tiránica

El silencio descendió en el escenario de batalla. Aunque Xie Yu fue considerado como un Elegido de las potencias principales en Ciudad Rey Xuan, no era el más deslumbrante. Pero aun así, su muerte atrajo la atención de todos los presentes.

Porque ese solo ataque de lanza fue simplemente demasiado brillante.

No sabían lo que Xie Yu había experimentado, no podían entender lo que habían visto. ¿Una poderosa existencia en el 5to nivel de Tiangang ni siquiera tuvo la oportunidad de mostrar toda su fuerza, antes de morir de una puñalada en la garganta por un Cultivador al azar?

Fue precisamente porque no entendieron que estaban llenos de terror.

La larga lanza en las manos del joven vestido de negro no era más que un arma común. Y en este momento, esta arma aún goteaba sangre que pertenecía a un genio demoniaco de una gran potencia de Ciudad Rey Xuan.

Yun Rou, que estaba en medio de la multitud, sintió que su corazón latía con incredulidad. Antes, cuando Qin Wentian salió corriendo, sintió el nerviosismo en su corazón elevarse a un clímax. Y cuando la lanza penetró a través de la garganta de Xie Yu, se quedó completamente sin aliento. Incluso ahora, después de un tiempo, aún no se había recuperado. Los latidos de su corazón aún martilleaban.

La avalancha de impacto que le provocó este joven al que le tenía curiosidad, era demasiado grande.

Los dos a su lado todavía estaban aturdidos. Inicialmente, pensaron que Qin Wentian definitivamente usaría el arma divina de 4to nivel de grado bajo para participar, aunque solo usó una lanza ordinaria.

Desde las tribunas de espectadores, varias siluetas se levantaron bruscamente, sus semblantes estaban helados y sus ojos se llenaron de una funesta intención de matar.

Obviamente eran expertos de la Secta Luohou. Xie Yu era un Elegido por su secta, pero este joven lo había asesinado descaradamente delante de todos.

Solo ahora entendieron la consulta anterior de Qin Wentian.

“Solo tengo una sola pregunta. ¿Podemos matar aquí?”

Las miradas de los representantes del Clan Real y de las nueve Grandes Sectas se extendieron hacia Qin Wentian. El joven de negro se quedó allí tranquilamente, la lanza ordinaria aún goteaba sangre.

Sin embargo, su mirada ahora había cambiado a Jin Yan. Solo una mirada de él se sintió como una cuchilla afilada, directamente perforando los ojos de Jin Yan, sacándolo de su estado de aturdimiento al ver a Xie Yu muerto en un solo ataque.

Aquel quien bloqueaba a Qin Wentian no solo era Xie Yu. ¿No era Jin Yan también lo mismo?

Pensando en esto, el aura de Jin Yan estalló de inmediato, mientras ardientes llamas estallaban alrededor de él. El poder de su línea de sangre se activó cuando la temperatura del entorno se disparó furiosamente.

“¡Bzzz!”

La larga lanza en las manos de Qin Wentian se abrió paso, tan silenciosamente como antes. Sin embargo, fue rápida, tan rápida que el sonido de su golpe no tuvo tiempo de alcanzar los oídos de los espectadores.

Esta vez, todos esos expertos miraron fijamente cuando desencadenó el ataque. Sus ataques de lanza no parecían tan profundos, o más exactamente, no sabían cómo describir tal ataque de lanza, por lo tanto no tenían forma de juzgarlo.

Ellos también, no podían entender lo que Jin Yan estaba experimentando actualmente. Enfrentando ese ataque de lanza ordinario, Jin Yan sintió que estaba escuchando el llamado de un dios de la muerte. Su mente estaba en un caos total mientras se hundía en un mundo de sueños. En este mundo que estaba lleno de oscuridad y sangre, lo único que existía era una larga lanza que avanzaba implacablemente hacia adelante. Y como ya había perdido la capacidad de juzgar las direcciones, parecía como si, sin importar dónde intentara eludirlo, la lanza todavía lo golpeara.

“¡Pu!” Un ligero sonido resonó. En este momento, Jin Yan finalmente entendió la desesperación que sentía Xie Yu. También entendió por qué Xie Yu cayó ante esta lanza, sin ninguna forma de resistirse. Solo cuando enfrentaba este ataque de lanza realmente sabía lo aterrador que era.

Se estrujo el cerebro, y por su vida, no podía recordar a quién podría haber ofendido. ¿Por qué la otra parte querría matarlo?

“Jin Yan, eres el número dos”. Una voz que sonaba extremadamente familiar se movió en su mente. Después de lo cual, la imagen de un joven de túnica blanca arrebatando las Frutas Fenómeno Celestial apareció en su memoria. Los seis Elegidos habían luchado contra él, pero él había logrado escapar. Después de eso, los Elegidos habían traído a expertos de sus clanes y sectas para rodearlo, pero aun así no podían tocarlo. Ese Ave Bermellón lo había defendido con poca consideración por su propia vida.

“Es él”. Una idea atravesó la mente de Jin Yan, este fue su último pensamiento consciente antes de desplomarse sobre el suelo, cayendo muerto.

“¡Jin Yan!” Un rugido ronco resonó en el aire, viniendo de la tribuna de espectadores donde estaba sentado el aristócrata Clan Resplandor Dorado. Los expertos del clan de Jin Yan se pusieron de pie, sus rostros eran pálidos mientras miraban su cadáver.

Jin Yan sufrió la misma suerte que Xie Yu, con una lanza sellando su garganta.

Dos genios demoníacos que mueren en las manos del mismo hombre, y por el mismo método, asesinados por un solo golpe de lanza sin la capacidad de resistir.

Actualmente, todos los Mandatos de Qin Wentian ya estaban en el Límite de Transformación de segundo nivel. Además, después de practicar sus artes de alabarda durante tanto tiempo, cada uno de sus golpes de alabarda podía generar una voluntad de sueño que arrastraba a las personas a un paisaje onírico de su propia creación. Incluso cuando se usaba una lanza, el efecto seguía siendo el mismo. Dado que su Mandato de Sueño había alcanzado el Límite de Transformación de segundo nivel, a pesar de que sus oponentes sabían que estaban en un Pasaje de Sueños, todavía no tenían forma de resistirse. Esta era la razón por la cual, a pesar de ser un nivel entero más alto que Qin Wentian en términos de su cultivo, todavía morían bajo sus manos.

Cuando Qin Wentian recurrió al poder de su línea de sangre, ya podía luchar en igualdad de condiciones con los seis Elegidos en total. Ahora que ya había llegado al 4to nivel de Tiangang, matar al Elegido le costó el mismo esfuerzo que mover las palmas de sus manos. Este fue el efecto de supresión causado por la diferencia en los Límites de un Mandato.

Las discusiones susurradas de la multitud resonaron en el aire: dos genios de las potencias principales de Ciudad Rey Xuan habían sido asesinados, uno tras otro, en un solo ataque. Al mirar fijamente los cadáveres aún por enfriar dejó un escalofrío en los corazones de los presentes.

¿Cuán despiadado fue este joven de negro? Además, ¿qué tan tiránico fue eso?

“¿Esta basura también está calificada para participar en las pruebas diseñadas por las nueve Grandes Sectas?” Qin Wentian blandió su lanza, su mirada recorría a los expertos en el escenario mientras hablaba. “A pesar de ser tan inútiles, Xie Yu y Jin Yan tienen el título de Elegidos de las potencias principales en Ciudad Rey Xuan? ¿Podría ser que los Elegidos del Clan Yin, el aristócrata Clan Roc de Viento y la Secta Espada Firmamento Impactante también sean tan débiles como ellos? Si ese es el caso, simplemente salgan de este escenario ahora por su propia voluntad en lugar de quedarse aquí y avergonzarse”.

Con solo esta frase, Qin Wentian había ofendido a todas las potencias principales de Ciudad Rey Xuan.

Feng Yunhe, el Elegido del aristócrata Clan Roc de Viento.

Yin Ting, del Clan Yin.

Jian Jingtian, de la Secta Espada Firmamento Impactante.

En este momento estos Elegidos todavía estaban en el escenario. Las palabras y acciones de este joven vestido de negro parecían estar completamente desgobernadas, no le importaba convertirlas en un enemigo.

“Señor, ¿no son sus palabras un poco demasiado arrogantes?” Yin Ting dio unos pasos hacia adelante, mientras arcos de relámpago crepitaban alrededor de su cuerpo. No sabía lo que Xie Yu y Jin Yan habían experimentado. De lo contrario, no estaría actuando tan audazmente, y saliendo en ese momento.

Sin embargo, en este momento, su objetivo era unirse a la Secta Trueno Violeta. ¿Cómo podría perder la cara delante de ellos?

“¿De verdad crees que tus lanzas son invencibles?” Feng Yunhe resopló con frialdad. Sabía que no tenía igual entre los Elegidos cuando se trataba de velocidad. Incluso si Xie Yu y Jin Yan no podían evadir ese ataque de lanza, eso no significaba que él tampoco pudiera.

Jian Jingtian no habló, pero una poderosa intención espada irradió de él. Jian Jingtian (Espada impactando en los Cielos) de la Secta Espada Firmamento Impactante. Sus técnicas de espada eran tan rápidas como un rayo e incluso podían conmocionar a los Cielos. No creía que sus artes de espada fueran a perder contra las técnicas de lanza de Qin Wentian.

Qin Wentian rió fríamente, luego blandió su lanza y se movió hacia el centro de la plataforma. “Los tres de ustedes pueden venir a mí juntos”.

Cuando el sonido de su voz se desvaneció, una suave brisa sopló, agitando sus negras túnicas.

En ese vasto escenario, hubo muchos genios mucho más destacados en comparación con los Elegidos de las potencias principales en Ciudad Rey Xuan. De hecho, algunos de ellos ya habían superado las pruebas establecidas por las nueve Grandes Sectas. Pero en este momento, el joven negro con la lanza fue el punto focal de la multitud, atrayendo la totalidad de su atención sobre él.

Feng Yunhe, Jian Jingtian y Yin Ting, los tres tenían bases de cultivo en el 5to nivel de Tiangang. Y al ser humillados por alguien con una base de cultivo Tiangang de 4to nivel en un entorno así, y frente a tanta gente, ¿cómo podrían encontrar excusas para no pelear?

Si no tuvieran las agallas para luchar contra alguien con una base de cultivo inferior, ¿cómo tendrían cara para permanecer en este escenario? ¿Cómo calificarían siquiera para unirse a cualquiera de las nueve Grandes Sectas como discípulo central?

Si realmente no se atrevían a luchar, incluso si sus talentos eran sobresalientes e incluso si pasaban las pruebas establecidas por las nueve Grandes Sectas, las nueve Grandes Sectas aún no los aceptarían.

“No necesitan dudar, solo vengan juntos. Si no, ni siquiera tendrán la oportunidad de demostrar sus fuerzas”. Las palabras arrogantes del joven espolearon a los tres Elegidos a la acción. Aunque tres contra uno no era exactamente un asunto glorioso, el asesinato de Qin Wentian de Xie Yu y Jin Yan era simplemente demasiado dominante. De hecho, si Qin Wentian los desafiara a una pelea uno a uno, realmente no se habrían atrevido a aceptar.

Las Novas Astrales de Jian Jingtian estallaron en su ser, y cortó con una espada de una manera inquisitiva. El violento Qi Espada era como las olas aterradoras de un océano, que fluía hacia Qin Wentian.

Al mismo tiempo, Yin Ting hizo su movimiento. Voló hacia los Cielos, mirando a Qin Wentian. Con un rugido, manifestó una tiránica impresión de palma relámpago, golpeando hacia abajo.

Qin Wentian se elevó hacia los Cielos, apuñalando directamente con su lanza. Su lanza no tenía presencia y estaba tan silenciosa como antes; su persona entera era como el tirano de una generación, exhibiendo un poder que sacudía el cielo.

Cuando la lanza perforó, el vacío se hizo añicos. La impresión de palma relámpago había explotado en pedazos, y Qin Wentian tomó prestada la fuerza de su impulso para volar hacia Yin Ting.

Rápido, simplemente demasiado rápido. Cuando Qin Wentian atacó con su lanza para destruir la impresión de palma, esquivó simultáneamente el ataque de espada de Jian Jingtian.

En este momento, Feng Yunhe también llegó. Se movió en la instancia en que atacaron Jian Jingtian y Yin Ting. Sus movimientos eran parecidos a los de un Gran Roc mientras se precipitaba hacia Qin Wentian. Sus garras doradas no tenían nada que no pudieran destruir, directamente atacó a Qin Wentian.

La palma izquierda de Qin Wentian disparó con el peso de una montaña. Su movimiento no se vio afectado, y continuó volando hacia arriba mientras exudaba esa aura tiránica. La voluntad de Yin Ting de su Mandato de Gran Tierra, presionó hacia abajo, mientras el efecto de la gravedad aumentó severamente el peso de Qin Wentian. Pero aun así, no fue suficiente para apagar su determinación de matar a Yin Ting.

“Bloquéalo”. La silueta de Jian Jingtian parpadeó cuando se apresuró a precipitarse. Los ojos de Yin Ting brillaron con electricidad mientras una poderosa energía relámpago brotaba de él, formando una gigantesca espada de trueno con sus voluntades de Mandatos imbuidas en ella.

La sangre de Qin Wentian estaba aumentando a medida que su Mandato de Poder y ​​Demonio simultáneamente se canalizaba hacia su lanza, dándole el poder de atravesar el hierro como si fuera bambú, atravesando el vacío hacia la gigantesca espada del trueno.

Esta lanza de Qin Wentian matará a los Dioses si los Dioses lo bloquearan y exterminaría a los Budas si los Budas se interponían en su camino.

“¡Peng!” La espada del trueno se hizo añicos; nada podía bloquear la intención asesina infundida en la larga lanza. La cabeza de Yin Ting estalló en pedazos mientras la sangre salpicaba desde el aire.

“El tercero”. La voz de Qin Wentian susurró suavemente, su voz hizo que los otros dos sintieran escalofríos por sus espinas.

Yin Ting había caído; este fue el tercer Elegido de Ciudad Rey Xuan.

“¡MUERE!” Jian Jingtian realmente sintió una sensación de desesperación cuando vio que Yin Ting había caído. Era como si la muerte de Yin Ting fuera el preludio de su propio final también.

Una espada sacudiendo los Cielos, incluso los Cielos tenían que ser exterminados con la intención de su espada.

En el instante en que Qin Wentian mató a Yin Ting, inclinó directamente su lanza y la balanceó horizontalmente, golpeándola contra las garras doradas de Feng Yunhe. Su cuerpo se fue con el flujo del viento, y continuó elevándose hacia arriba para evadir ese torrente de Qi Espada de Jian Jingtian.

“Qué rápido”.

Qin Wentian había cultivado Roc Destello antes, y con sangre demoníaca en sus venas, su velocidad era naturalmente incomparable. Se quedó en el aire, mirando a sus dos oponentes. Luego cambió la larga lanza con la gran hacha normal atada a su espalda y directamente se inclinó hacia Jian Jingtian.

“No lo creo”, dijo fríamente Jian Jingtian. Su Nova Astral tipo Espada directamente atravesó el cielo, estallando con poder temible. Qin Wentian no intentó evadir. En vez de eso, emparejó la fuerza para obtener fuerza y ​​continuó dividiendo con su hacha.

Un hacha dividiendo los Cielos: cuando la gran hacha aterrizó, incluso el vacío tembló. Cuando esa hacha se estrelló contra la Nova de Espada de Jian Jingtian, Jian Jingtian lanzó un gemido de desdicha. Sentía como si su Nova Astral estuviera a punto de romperse. Vio a Qin Wentian levantando los brazos y cortando una vez más. Esta vez, involuntariamente tembló y eligió retirarse. La fuerza detrás de esos golpes de hacha llenó su corazón de terror.

“¡DECAPITAR!”

Qin Wentian rugió de ira cuando el hacha en sus manos produjo una pizca de luz de hacha, que se redujo con una fuerza monumental. A pesar de la retirada de Feng Yunhe, todavía estaba herido. El centro entre sus cejas se abrió, dejando una línea roja a medida que la sangre fresca salía.

“¡Esta técnica de espada!” Los ojos de Jian Jingtian se abrieron con incredulidad, antes de que su cuerpo cayera del aire.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario