Release That Witch

Release That Witch – Capítulo 66

Serie: Release That Witch.
Libro 2: Meses de los Demonios.
Capítulo 66: Batalla de Hermes (Parte 1).
Autor: Er Mu (二目).
Traducción al español: Ben (Novelas Ligeras LX).


Capítulo 66: Batalla de Hermes (Parte 1)

Como la lluvia helada caía, diluía el olor de la sangre que cubría toda la Nueva Ciudad Santa. Mientras en estas condiciones inhumanas, Alicia estaba peleando por su vida ondeando su gran espada mientras pintaba violentamente.

No era su primera vez participando en la batalla para defender Hermes, pero nunca había pensado que llegaría el día en que la Nueva Ciudad Santa caería.

Las murallas estaban completamente destruidas.

En toda su vida, Alicia nunca había visto tan horrible monstruo. Una enorme especie híbrida como gusano salió del suelo y recargó su cuerpo cerca del peñasco glacial, perforando sus garras de hueso sobre el peñasco y trepando la muralla paso a paso. Incluso cuando había alcanzado la cima, la parte baja de su cuerpo no había dejado el suelo completamente.

Si solamente tuviera un cuerpo enorme no habría sido tal desastre, pero ninguno de ellos pudo esperar lo que había pasado después. Cuando la enorme especie híbrida abrió su boca, una horda de bestias demoníacas corrieron hacia afuera y convirtieron el muro en un infierno en unos segundos. Originalmente, aún podía decirse que todos en su equipo estaban calmados y listos, pero cuando las bestias demoníacas atacaron, todo se rompió y se volvió un desorden. Durante el caos, Alicia fue separada de su escuadrón, por lo que sólo pudo ver desesperadamente como uno de sus camaradas era tragado por una bestia demoníaca. Sangre humana caliente y sangre oscura de monstruo se mezclaron juntos y fluyeron a lo largo de surcos en el suelo pavimentado con piedra.

Cuando el cuerno dio la señal de retirada, las catapultas de la Ciudad Santa empezaron abrir fuego, arrojando bloques de granito del tamaño de la mitad de una persona desde el cielo, totalmente ignorando a los muchos defensores quienes aún estaban peleando en los muros de la ciudad.

Alicia aún podía recordar claramente la imagen cuando su capitán fue golpeado al lado de su cabeza por una roca. Cuando se levantó del suelo y finalmente fue capaz de verlo, vio que estaba incrustado en el suelo de roca junto con su armadura. Doblados juntos como un pergamino, sus intestinos estaban chorreando de su abdomen, y su sangre caliente reunida en pequeños charcos.

Alicia pensó, si no me hubiera arrojado al suelo en el último segundo cuando descubrí la roca, ¡me temo que hubiera terminado justo como él!

Respecto a cómo exactamente logró permanecer viva y regresar de los muros, Alicia no era capaz de recordarlo claramente. Ella sólo estaba rodeada por gritos y maldiciones; todos estaban frenéticamente agitando sus brazos, tratando de defenderse a sí mismos, pero al final, a quién estaban golpeando era desconocido y no importaba si golpeaban a una bestia demoníaca o a uno de los suyos.

De su propio equipo, el cual comenzó con cien soldados, sólo doce sobrevivieron, incluyéndose.

“¡Qué hacemos después capitán!”

“¡Capitán Alicia!”

Desde que Alicia sobrevivió, ella tenía que tomar el puesto de capitán, según las regulaciones militares. Si el capitán era asesinado durante la batalla, el vice- capitán tomaría el puesto de capitán y dirigiría al equipo para continuar la guerra.

Para aclarar su mente, Alicia mordió sus labios hasta que un sabor a hierro llenó su boca, entonces finalmente decidió, “Iremos a la puerta norte. Si las bestias demoníacas quieren abandonar la Nueva Ciudad Santa ellos tienen que pasar por ese punto.” Seguir esta orden significaba que renunciaban al área entre los muros y toda la ciudad interior, pero ella no tenía otra opción. No había lugar comparable a la Iglesia central – nada era más importante que la catedral de Hermes.

No lo dijo en voz alta, pero todos sabían que, con sólo doce personas, no podían jugar un papel importante en la defensa de los muros.

En su corazón, Alicia oró, tal vez hoy será el día en que moriré defendiendo el reino. Que Dios se apiade de mí. Sin embargo, para el mundo exterior gritó, “¡Veredicto nunca se rendirá! ¡Marcharemos!”

“¡Veredicto nunca se rendirá!” gritaron los otros en unión.

El equipo de Alicia de doce lo siguió y trotaron en la dirección de la puerta norte. Durante su recorrido el sonido de la guerra se volvió menos y menos claro bajo la lluvia y el viento soplando hasta que completamente se apagó.

A su llegada a la puerta norte, Alicia vio que ya había una multitud de sobrevivientes de otros escuadrones frente al puente levadizo. Viendo esto Alicia empezó a fruncir y caminó hacia el guerrero bien parecido a cargo, que estaba usando la estándar túnica roja de un funcionario Juez. Ella le dio un saludo, “¡Funcionario Juez, ¡Señor, soy la capitana del equipo del cuarto batallón de avanzada, Alicia Quinn!”

“Soy Tucker Thor, responsable de la defensa de la puerta norte. Has trabajado duro,” el hombre asintió reconociendo y dijo, “Hemos preparado un área de emergencia al otro lado de la puerta, si tu equipo tiene algún herido puedes enviarlos ahí.”

“Su señoría, no entiendo ¿Por qué no está levantando el puente levadizo en este momento de crisis? Las bestias demoníacas en el muro pueden atacarnos en cualquier momento, debemos asegurarnos de que no conquisten la ciudad interior.”

“¡Cálmate capitán! Sé que tú y tu equipo no temen sacrificarse por una gran causa, pero ese sacrificio sería en vano. Aún estamos lejos del punto sin retorno de la iglesia,” trató de calmar a Alicia, limpió el agua de lluvia de su frente y continuó, “Tenemos que trabajar juntos. Si te quedas sin píldoras para repeler el frío, recuerda pedirle más al oficial de intendencia.”

Cuando el funcionario Juez le recordó, Alicia finalmente se dio cuenta de que estaba completamente congelada. Después de que dejó de escuchar el sonido del campo de batalla detrás de ella, la lluvia helada y el sudor de su cuerpo se mezclaron, casi convirtiéndola en una marioneta de hielo. Enfrentando la siempre helada corriente de aire, no podía suprimir más a su cuerpo de temblar.

Ella agarró dentro de su bolsillo del chaleco de lana para jalar una bolsa cuyo contenido arrojó a su mano, sólo para descubrir un líquido viscoso fluir. Parecía que accidentalmente daño las píldoras durante la batalla. Sin encontrar nada de valor, suspiró, levantó su cabeza decepcionada, sólo para descubrir una nueva píldora repelente de frío frente a ella.

“Tómalo y trágalo.” Tucker Thor dijo mientras tranquilizadoramente le sonreía, “Cuando el momento llegue de nuevo tal vez pueda pedirte el favor de vuelta.”

Alicia no intentó ser cortés, inmediatamente tomó la píldora y la tragó, “Tal vez no tendremos una próxima vez en que necesitemos este tipo de cosas.”

“Sí, bueno, eso también estaría bien,” Tucker de hecho asintió en aprobación, “Si tuviera que elegir elegiría morir en lugar de tomar la píldora.”

Justo cuando su voz calló, un fuerte olor a pescado lavó el estómago de Alicia. Incluso el olor a muerte revolviendo los estómagos en la ciudad no tenía tal desagradable sabor. No sintió como si hubiera tragado una píldora. En su lugar, creyó que había comido una mezcla de carne y sangre, soltando una insoportable sensación de estremecimiento desde su abdomen hacia su cuerpo. No obstante, el escalofrío se desvaneció repentinamente, seguido por flujo caliente de sangre dentro de todo su cuerpo. La temperatura del cuerpo de Alicia era lentamente reestablecida a su temperatura normal por lo que el sudor ya congelado empezó a caer. Su cabeza también empezó a soltar vapor de agua y finalmente pudo sentir nuevamente sus dedos entumecidos de los pies.

“Pero nosotros no moriremos hoy,” viéndola tragar la píldora, el funcionario Juez agitó su mano, “En este momento el Ejército de la Retribución de Dios está viniendo desde la catedral. Cuando ellos lleguen aquí, las bestias demoníacas no serán capaces de atravesar la puerta norte. Toma a tu gente y mándalos a la formación, y también recuerda permitirles revisar si aún tienen sus píldoras para que no terminen como tú y descubran que sus píldoras fueron destruidas cuando más lo necesiten.”

¡El Ejército de la Retribución de Dios es la armada más fuerte en la Iglesia! Alicia ya había oído de ellos desde hace mucho, pero nunca los había visto pelear. Pero… incluso si el Ejército de la Retribución de Dios era tan poderoso como decían los rumores, ellos aún eran humanos ¿cierto? Con sólo un cuerpo humano, no importa que tan duro hayan entrenado, no podrían vencer fácilmente a una multitud de especies mixtas.

Pero desde que el funcionario Juez dijo eso, no tenía forma de enviar sus once sobrevivientes a la puerta norte, cerca del lado oeste de la formación.

Cientos de tropas se habían reunido aquí después de su retirada. Ellos se parados en grupos de dos o tres en la lluvia helada, sin importar el agua fría que estaba fluyendo de sus mejías. Algunos de ellos incluso se sentaron en el suelo con miradas apáticas en sus rostros. Sólo un pequeño grupo de personas se habían alineado en filas ordenadas, esperando para que el enemigo llegara en cualquier momento.

Si hubiera sido hace unos días, Alicia ciertamente se habría parado a regañarlos, pero ahora, ella estaba en una pérdida. En aras de establecer esta Nueva Ciudad Santa, un sin número de personas fueron enterradas aquí. Incluso se podía decir que cada ladrillo fue construido con la sangre de los creyentes y la gente enviada por el juicio militar. El obispo había dicho en varias ocasiones que Hermes fue construido en tierra santa, le capital del reino de Dios.

Hoy, sin embargo, el reino de dios parecía estar cayendo por las manos de las bestias demoníacas.

“¡Las bestias demoníacas están llegando!” alguien repentinamente gritó, “¡Tomen sus posiciones para enfrentar el enemigo!”

Alicia gritó fuertemente para levantar el espíritu de los soldados, levantó su espada, y miró hacia la horda que se acercaba rápidamente: “¡Por Hermes!”

“– ¡Por la Nueva Ciudad Santa!”

AnteriorÍndiceSiguiente

image_pdfDescargar en PDF

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario