Overlord Volumen 12

Overlord – Volumen 12: Capítulo 3 (Parte 5)

Serie: Overlord.
Volumen 12: El paladín del Reino Sagrado.
Capítulo 3: Comienza el contraataque (Parte 5).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Asbeltrion (Overlord Novela Ligera).
Corrección: Sin corregir (cuando Erb lo corrija sustituiré esta traducción por la versión corregida).


Capítulo 3: Comienza el contraataque

Parte 5

Ainz miró por encima de la ciudad, que estaba en pánico por la aparición del ejército demihumano, y él se derrumbó lentamente.

No era una forma de hablar.

El corazón y el alma de Ainz fueron estirados hasta sus límites por la fatiga, y a pesar de su naturaleza no-muerta, cayó de rodillas por agotamiento espiritual y agarró su rostro.

¿Qué debo hacer… qué debo hacer después de esto…?

Fundamentalmente, Ainz había estado siguiendo el guión de Demiurge.

Por supuesto, no todas las palabras y acciones estaban escritas, así que había improvisado un poco, pero aún así, Ainz planeaba seguir los desarrollos del plan de Demiurge.

O más bien, el problema era que había improvisado demasiado.

Francamente hablando, las directivas operativas que había recibido de Demiurge básicamente decían: “Por favor, adaptarse a la situación” y otras cosas como esas.

Esto era demasiado. Eso era lo que Ainz había pensado cuando miró por primera vez las instrucciones.

Si Ainz era una persona excelente, tal vez podría seguir esas instrucciones y desempeñar el papel de un perfecto Rey Hechicero. Sin embargo, a su pesar, las habilidades de Ainz eran perfectamente normales, o quizás incluso peores.

Recordó que las cosas iban así: Ainz había pedido: “No entiendo, escribo con más detalle”, y Demiurge contestó con humildad: “¿Cómo podría hacer algo tan grosero con el sagaz Ainz-sama?” condujo a una intensa ida y vuelta. Había forzado a Albedo en esta batalla a medio camino, y Ainz, que había comenzado en gran desventaja, terminó con una pérdida total.

Y así, las directivas operativas que le otorgan la discreción completa terminaron en manos de Ainz.

Si esto era una broma de parte de Demiurge, podría ser capaz de tratar con ella de alguna otra manera, pero este fue el fruto de la confianza y el respeto de su subordinado.

En particular, eso quedó muy claro por medio de declaraciones tales como “Usted seguramente será capaz de llegar a una mejor conclusión, Ainz-sama, ¿cómo podría alguien tan insignificante como yo enlazarlos con mis palabras y hechos?”

Si ibas por el sentido común, ¿por qué el rey de otro país vendría solo… qué argumento irrazonable… todavía, he venido todo este camino. Aunque me despertó algunos problemas a lo largo del camino y me descuidé unas cuantas veces, seguí viniendo hasta aquí…

No creía en los dioses, pero quería orar con todo su corazón.

No podían Demiurge y Albedo considerar mis habilidades antes de arrojarme misiones…

Ser invitado a hacer lo imposible hizo que su motivación se marchitara.

…Muy bien, cálmate, yo. Será más fácil después de pasar por esto.

Ainz derramó su fuerza en sus piernas, y luego se levantó.

El plan había llegado a las etapas medias vitales, pero eso también era algo malo.

Según Demiurge, si formaran una línea defensiva en esta ciudad, atacarían hasta que hubieran un 85% de bajas.

Ainz no tenía ni idea de lo que estaba hablando.

Como Demiurge pensaba que debía ser de esta manera, entonces debería ser una mejor respuesta que cualquier cosa que Ainz le diera. Si todas esas muertes trajeron beneficios a Nazarick, déjalos morir. Más bien, Ainz pensaría si matar más traería aún más beneficios a Nazarick y cosas así.

Sin embargo, el problema radicaba en el hecho de que Demiurge le había pedido a Ainz que no matara a los humanos.

Francamente hablando si eso era todo, entonces él seleccionaría al azar unos pocos y con esos bastaría, pero había una cosa más que anotar.

Eso eran los seres humanos que se dedicaban a Ainz, o que podría ser persuadido a unirse a lado de Ainz.

Siento que debe haber varios seres humanos que son tan devotos a usted como esos Enanos, así que por favor, dígame sus nombres, y cuando yo haga mi movimiento, tendré cuidado de no matarlos.

Cuando recibió ese mensaje de Demiurge, incluso había pensado: “¿Me estás tomando el pelo?”, Ya que dudaba del pensamiento de Demiurge.

—…No hay nadie así.

Aquellas palabras desalentadas escaparon de Ainz.

Aquí no había humanos que se dedicaran a Ainz.

Más bien, había experimentado vivamente lo mucho que los muertos vivientes eran odiados en el Reino Santo.

Bajo estas circunstancias extremas, ¿cuántas personas estarían dedicadas a su yo no-muerto?

Así, le había dicho a Demiurge que no había ninguno.

Demiurge creía sinceramente que Ainz podía fascinar a varios humanos. ¿Qué pasaría si le dijera a Demiurge que no había conseguido hacerlo con nadie?

Me duele el estómago…

El Enano del que Demiurge estaba hablando debe haber sido Gondo Firebeard, pero eso simplemente había sido suerte. Había marcado un golpe crítico en una debilidad en su corazón por pura casualidad, y tal suerte no se repetiría.

Y precisamente porque tenía la fuente de información que era Gondo, había conseguido acertar en los corazones de los forjadores rúnicos. Sin embargo, no había nadie así en el Reino Sagrado.

Había una persona con la que había formado una relación amistosa, Neia Baraja, pero eso era todo.

Además, le había dado un objeto mágico para mejorar su relación, así como por otra razón, pero lo eficaz que había sido aún no estaba claro.

Ella seguía mirándolo con ojos asesinos, así que probablemente no debería esperar que nada bueno saliera de ello.

¿Qué pensaría Demiurge si le dijera que sólo había una persona ?, se preguntó Ainz.

¿La imagen de Ainz que Demiurge mantuvo en su corazón no se derrumbaría por completo?

Y entonces, ¿qué pasaría en el futuro?

En el Reino de los Enanos, le dije a Demiurge que yo no era tan inteligente, pero en ese momento no parecía que me creyera completamente… esto es malo. ¿Cuán gran persona soy en sus ojos? O más bien, parece que soy cada vez más grande; ¿Estoy imaginando cosas? Normalmente, ¿no sería al revés?

La espera dolía. No era pesado; solo duele

En el pasado, había meditado cuán pesada y dolorosa podía ser la palabra “deber”. En particular, la parte en la que sus subordinados consideraban a Ainz como un gran ser era la más dolorosa de todas.

Supongo que debería aprovechar esta oportunidad para decirle a Demiurge que no soy realmente increíble, pero ¿qué pasaría si lo hiciera? ¿Qué debo hacer si causo que el plan que Demiurge trabajó durante tanto tiempo acabe en fracaso? Si hubiera pasado varios años cortejando a un gran cliente, sólo para que perderlo a causa de una palabra de un jefe bastardo que no le importaba todo eso…

Ahhh, Ainz dijo mientras rascaba su cabeza sin pelo.

¿Qué debería hacer?

¿Cuál fue la mejor respuesta que pudo dar?

No importa cómo trató de simularlo, todo terminó en Demiurge mirándolo con decepción. No pudo llegar a una conclusión que pudiera aceptar.

Él está esperando demasiado de mí, cuanto más alta sea la subida, más dura será la caída. Por eso dije que no soy nadie increíble…

Y entonces, el propio plan de Ainz había sido un fracaso bastante grande.

Ainz metió la mano en el bolsillo y sacó una espada.

Era una espada ordinaria inscrita con runas.

Sin embargo, contenía poder comparable al arco que había prestado a Neia.

Por supuesto, éstas no eran runas enanas. Las runas talladas en él no tenían energía en absoluto. Éste era un pedazo de equipo hecho con técnicas de YGGDRASIL.

—Haaaa…

Ainz suspiró. Tenía varias armas como ésta. El plan original era prestar estas armas al Reino Sagrado.

El pueblo del Reino Sagrado estaría impresionado por el poder abrumador de la espada y pensaría, “así que este es el poder del armamento rúnico”, lo que a su vez mejoraría la reputación de las armas rúnicas del Reino Hechicero.

Esta era la otra razón por la que le había prestado el arma a Neia.

Sentía que la gente del Reino Sagrado vería esa arma y secretamente las tomaría de Ainz.

Sin embargo…

Ainz se agarró la cabeza.

¿Por qué nadie los tomó prestados? Incluso pensé que la gente hablaría de ello porque era tan llamativo… Supongo que debería haberla obligado a entrar en el frente y haberla hecho pelear, eh …

En ese momento, había un tok tok tok cuando alguien llamó a la puerta.

Él rápidamente revisó su túnica y otros lugares desordenados antes de poner la espada de nuevo en su dimensión de bolsillo. Entonces puso sus manos detrás de su espalda, miró a la puerta como un soberano, y habló en voz alta:

—¿Quién es?

—Su Majestad, ¿puede entrar su sirviente?

No había manera de saber si era una voz masculina o femenina a través de la puerta. Normalmente, debería haber preguntado el nombre del visitante, pero Demiurge ya le había dicho que alguien venía, por lo que Ainz concedió su permiso sin ninguna duda.

—Ahh, está bien. Adelante.

La persona que entró en la habitación de AInz cerró la puerta tras sí, y su cuerpo también cambió.

Tenía una cabeza en forma de huevo con una boca y dos ojos que parecían agujeros hundidos. Sus manos de tres dedos eran tan delgadas como insectos palo.

Era un Doppelganger

Era un Doppelganger que había prestado a Demiurge a petición suya.

Como era un monstruo Doppelganger, no era muy fuerte.

Incluso cuando se transformaba, sólo podía copiar habilidades de nivel cuarenta, y era aún más débil sin transformación. Sus capacidades más potentes eran cómo podía utilizar libremente el equipamiento limitado por el karma. Dicho esto, no podía usar objetos mágicos por encima de la clase reliquia.

Sus vacíos ojos de agujero se volvieron hacia Ainz, y luego se inclinó profundamente.

—Su sirviente se disculpa sinceramente por los muchas ofensas que le ha causado durante el desempeño de sus funciones. Él reza que le perdone.

—No te preocupes. Estabas haciendo tu trabajo. No tengo nada que decir al respecto.

—Su siervo está agradecido por tus generosas palabras.

Ainz miró la puerta de la habitación.

—¿No estás ocupado ahora? Debe haber muchas cosas que usted necesita dirigir, ¿no? ¿Y hay alguien afuera? Si hay alguien, estaremos en problemas si no mantenemos nuestras voces bajas.

—Está bien. Nadie se opondrá a que su sirviente vaya solo a verle, Ainz-sama.

—¿Es eso así?

Oh sí, respondió el Doppelganger. Sin embargo, todavía era importante tener cuidado.

—Entonces, Ainz-sama, por favor informe a su sirviente de su decisión.

—¿Informarte de qué?

Dicho esto, Ainz sabía muy bien por qué el Doppelganger había venido aquí.

O mejor dicho, era el momento de contarle a Doppelganger.

Sí, la cuestión de quién había cautivado.

—Perdóneme. Éste habla del asunto desde antes: el asunto de aquellos humanos que se dedican a usted y cuyas vidas deben ser libradas, Ainz-sama.

—Mm…

Ainz asintió con fuerza y empezó a caminar.

Por supuesto, no podía salir de la habitación. En última instancia, sólo podía andar alrededor de esta habitación. No sabía dónde estaban los ojos del Doppelganger, pero Ainz estaba seguro de que seguían sus movimientos, Ainz estaba seguro. En verdad, sería bastante espantoso si no miraran en su dirección.

El tiempo se estaba acabando. Como Ainz pensó con todas sus fuerzas, de repente se detuvo en su lugar.

No pudo encontrar la respuesta correcta. Naturalmente, no tenía ideas para permitirse seguir cubriendo las cosas.

Seguramente un corazón humano estaría golpeando ahora, pero su cuerpo carecía de órganos que pudieran moverse de esa manera…

Una poderosa emoción surgió, provocando que su emoción se sobrepusiera a su efecto, y como las pequeñas ondulaciones rebotaron dentro de su corazón, Ainz le dijo al Doppelganger la respuesta.

—Umu. Seré franco. No hay seres humanos que necesiten ser salvados. Deja unos cuantos vivos según sea necesario.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario