Overlord – Volumen 1: Capítulo 5 (Parte 1)

Serie: Overlord.
Volumen 1: El Rey No-Muerto.
Capítulo 5: El gobernante de la Muerte (Parte 1).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 5: El gobernante de la Muerte

Parte 1

No había un solo rastro de la batalla que acababa de ocurrir en los pastizales.
La sangre que cubría el pasto estaba oculta por el resplandor del sol poniente y el olor de la sangre en el aire también había sido dispersado por los fuertes vientos.

En el prado se encontraban dos figuras que no habían estado ahí antes.
Nigun, el capitán de las Fuerzas de Inteligencia Especial de la Teocracia Slane, La Escritura de Luz Solar, observaba con sorpresa a aquellas dos personas…
Uno de ellos llevaba una túnica de Encantador Mágico, una extraña mascara para ocultar su rostro y sus manos estaban cubiertas con guantes de metal. Su larga túnica negra parecía bastante cara y le daba al portador un aire aristocrático.
La otra persona llevaba una armadura de cuerpo entero de color negro. La armadura también parecía ser realmente extraordinaria, seguramente no era algo barato ni un ítem común. Su mera presencia daba a entender que se trataba de un ítem encantado de alto nivel.

El severamente debilitado Gazef y sus hombres habían desaparecido y estas dos figuran habían aparecido en su lugar. Esto debía ser algún tipo de magia de teletransportación, pero no tenía idea de que era. Una persona misteriosa con una magia desconocida. Tenía que estar en guardia.
Nigun ordenó que los ángeles se retiraran, diciéndoles que mantengan cierta distancia alrededor de él para protegerse. Nigun observó cuidadosamente a sus oponentes en frente suyo, pero entonces en Encantador Mágico dio un paso al frente:

“Buen día, hombres de la Teocracia Slane. Me llamo Ainz Ooal Gown. Sería un gran honor para mí si pudieran llamarme simplemente Ainz.”

Aunque era algo distante, e incluso con el viento soplando, la voz se oía bastante clara.

Nigun no respondió, entonces el hombre llamado Ainz continuó:

“La persona detrás mío se llama Albedo. Quiero hacer un trato con todos los presentes, ¿sería posible que me dieran un poco de su tiempo?”

Buscando en su mente el nombre de Ainz Ooal Gown, no pudo encontrar nada, podría ser posible que sea un nombre falso. Parecía que sería mejor saber qué es lo que el hombre quería decir, y obtener inteligencia a partir de ahí.
Juzgando que sería bueno escucharlo, Nigun levanto su barbilla, indicándole a Ainz que continúe.
“Excelente. Gracias por tomarse el tiempo de escucharme. Primero, hay una cosa que quiero mencionar, y es que no hay forma de que ustedes puedan derrotarme.”
Hablando en un tono de voz sin ninguna duda, uno podía oír su confianza absoluta. Este definitivamente no era un farol o alguna tontería sin base, este hombre que se llamaba a si mismo Ainz tenía una confianza absoluta en sus habilidades.
Nigun frunció el ceño ligeramente.
Dentro de la Teocracia Slane, nadie diría este tipo de cosas a personas con poder.

“Tu ignorancia es lamentable y pagaras por tu estupidez.”

“…Acerca de eso, ¿es ese realmente el caso? he estado observando cuidadosamente esta pelea, así que el que yo este parado aquí significa que tengo plena confianza en mi victoria. ¿Realmente crees que vendría al rescate de ese hombre si no creyera que puedo ganar?”

Absolutamente correcto.
Si esta persona era un Encantador Mágico que dependía de hechizos, tendría otros métodos disponibles más adecuados. Místicos, Brujos y Magos solo podían usar armadura ligera así que la mayoría evitaban el combate cuerpo a cuerpo, y en lugar de eso optaban por usar [Vuelo] para lanzar [Bolas de Fuego] continuamente desde la distancia. Pero Ainz había decidido venir al frente, lo que implicaba que poseía por lo menos algún poder considerable.
No estando seguro de como los otros manejarían el silencio, Ainz continuó:

“Si lo entienden, hay algunas preguntas que quería hacer. Sobre los ángeles que invocaron, deben de haber usado el hechizo de nivel 3 [Invocar Ángel], ¿estoy en lo correcto?”

Una pregunta retórica.

Ignorando la mirada de desprecio de Nigun, Ainz continuó:

“Los monstruos que han invocado son bastante similares a los que existen en Yggdrasil, así que tenía curiosidad en saber si tenían los mismos nombres. Los monstruos de Yggdrasil fueron nombrados basados en mitos… lo monstruos ángeles y demonios deberían estar relacionados a mitos. Estos Ángeles y Demonios usualmente están relacionado al Cristianismo, pero con la ausencia de Cristianismo en este mundo, sería bastante extraño que algo llamado Arcángel apareciera por sí solo. Eso significa que en este mundo, existe gente similar a mí.”

Nigun que no tenía idea sobre lo que estaba hablando furiosamente contesto:

“Deja de hablar contigo mismo, ¿a dónde mandaste a Gazef Stronoff?”

“Al pueblo.”

“…¿Qué?”

No había esperado que su oponente respondiera, Nigun se sentía perplejo, rápidamente llego a la conclusión de que la otra persona tenía una razón para responder así:

“Que estúpido, incluso si estas mintiendo, una simple búsqueda debería…”

“No miento, solo respondía a tu pregunta…y para ser honesto, sí hay una razón.”

“…¿Podría ser que quieres pedir piedad? Si nos ahorras algo de tiempo podría considerarlo.”

“No, no, no… En realidad… escuché tu conversación con el Caballero Capitán… qué valiente.”

El tono y los modales de Ainz cambiaron, mirando la expresión burlona de Nigun:

“Te atreviste a decir sin ninguna vergüenza que matarías a los pobladores que yo, Ainz Ooal Gown me he tomado tantas molestias de proteger. Nada me haría enojar más.”

Los fuertes vientos revolotearon la túnica de Ainz y soplaron a través de Nigun y sus hombres.
Era solo una coincidencia que el viento viniera de las praderas en la dirección de Ainz, pero Nigun rápidamente se sacudió el concepto erróneo que había aparecido en su mente, seguramente estaba equivocado y el viento no olía a muerte.

“…A-, así que estas enfadado por eso Encantador Mágico. ¿Y qué?”

Aunque estaba intimidado, Nigun todavía no cambiaba su cínica actitud.

Como podría el capitán de la Escritura de Luz Solar, quien poseía aquella carta del triunfo de la Teocracia Slane, tener miedo luego de escuchar las palabras de un tipo desconocido.
Definitivamente no.
Pero…

“El trato que mencioné antes es que espero rindan sus vidas tranquilamente, de esta forma les evitaré los sufrimientos físicos. De otro modo, si se resisten, lo que sería realmente estúpido de su parte, tendrán que pagar a costa de morir con desesperación y miseria.”

Ainz dio un paso adelante.
Aunque solo fuera un paso, la figura de Ainz parecía enorme. Todos los hombres de la Escritura de Luz Solar retrocedieron.

“Ahh…”

Varias voces ásperas vinieron de los alrededores de Nigun.

Era la voz del miedo.
Lleno de la increíble actitud de un fuerte guerrero. Esta era la primera vez que Nigun experimentaba una presión tan intensa. Por tanto podía entender el miedo que sentían sus subordinados.
Incluso Nigun, un veterano de incontables batallas que había perdido la cuenta de las veces en las que se encontró al borde de la muerte, o del número de vidas que había tomado, podía sentir esta presión sofocante emitida por Ainz, este misterioso Encantador Mágico. Lo que sentían sus subordinados era probablemente más intenso.
¿Quién diablos es él?
¿Cuál es la verdadera identidad de este Encantador Mágico, quien es en realidad el que se esconde bajo esa máscara?

Ignorando la ansiedad de Nigun, Ainz hablo fríamente:

“Esa es la razón por la que no mentí. Porque no hay razón para mentir a hombres que están a punto de morir.”

Ainz lentamente abrió los brazos y dio otro paso adelante. Daba la impresión de que quera abrazar algo, pero sus extraños dedos curvados parecían como los de una bestia mágica apunto de atacar.
Nigun sintió un escalofrío recorrerle la espalda. Habiendo estado a punto de morir antes, él sabía que este sentimiento era una premonición de su muerte.

“¡Ordenen que los ángeles ataquen! ¡No dejen que se acerque!”

Con una voz áspera, Nigun gritó sus órdenes.
En lugar de querer incrementar la moral de sus hombres, el simplemente tenía miedo del avance de Ainz Ooal Gown.
Dos Arcángeles de Fuego, habiendo recibido las órdenes de Nigun, comenzaron el ataque.
Aleteando sus alas, avanzaron cabalgando el viento.
Los ángeles fueron directamente hacia Ainz, y sin dudarlo lo apuñalaron con sus espadas llameantes.
Albedo que permanecía de pie detrás de Ainz se apresuraría e interceptaría los ataques. Eso era lo que todos esperaban, pero nadie podía creer la escena frente a sus ojos. Nada sorprendente había pasado, era exactamente lo opuesto.

Absolutamente nada pasó.
Sí. Ainz no hizo nada, simplemente dejó que los ángeles perforaran su cuerpo. No usó magia, no esquivó, no se defendió ni hizo que su seguidora lo defienda, nada de eso había pasado.

La sorpresa se tornó en ridículo.
Estaban mostrando una actitud tan arrogante, pero todo era un farol. No era que no quería proteger a Ainz, Albedo implemente no pudo reaccionar ante la velocidad de ataque de los ángeles. Luego de conocer la verdad, resultaron no ser gran cosa.

Sus subordinados respiraron aliviados. La ansiedad inexplicable que habían sentido hizo que miraran avergonzados a Albedo:

“Que deshonroso. Fingir ser fuertes para engañarnos…”

De pronto apareció una duda.
¿Por qué el cuerpo de Ainz no caía?

“…¿Qué están haciendo? Apresúrense y hagan que los ángeles retrocedan. Su cuerpo no puede caer al suelo si las espadas siguen clavadas en él.”

“P-pero ya dimos la orden.”

Sus subordinados dijeron con voces llenas de dudas, y una vez más miraron a Ainz.
Los dos ángeles agitaban las alas fuertemente, parecían mariposas atrapadas en una telaraña.
Con movimientos extraños, los ángeles lentamente se movieron hacia los costados, era como si estuvieran siendo empujados a la fuerza.
Fue entonces en que Ainz, que había estado oculto detrás de los ángeles, pudo ser visto de nuevo al medio de los dos ángeles.

“¿No lo mencione antes? No hay forma en que puedan derrotarme. En serio, deberían escuchar lo que se les dice.”

Una tranquila voz llegó a los oídos de Nigun.
Nigun estaba perplejo debido a la situación frente a él.

Aunque su pecho y abdomen estaban atravesados, Ainz se mantenía tranquilamente de pie.

“No es posible…”

Uno de sus hombres dijo lo que Nigun estaba pensando. Desde la perspectiva de todos los hombres reunidos alrededor, las espadas clavadas en su cuerpo eran fatales. Incluso así, Ainz no parecía sentir dolor.
Y esa no era la única sorpresa.
Las manos de Ainz estaban agarrando fuertemente los cuellos de los ángeles que trataban de liberarse, manteniéndolos en ese lugar.

“Imposible…”

No tenía claro quién murmuro esas palabras. El cuerpo de un ángel invocado era creado por la magia del invocador, pero incluso ellos no eran para nada livianos. Eran incluso un poco más pesados que un hombre adulto y si incluías el peso de la armadura con la que estaban equipados. No era un peso que alguien podría levantar fácilmente con una sola mano.
Por supuesto, si se tratara de un guerrero que entrenaba constantemente sus músculos, podría ser posible hacerlo. Pero la persona frente a ellos no tenía ningún musculo visible, y parecía más bien del tipo que se concentraba en sus estudios para incrementar su fortaleza y hechizos mágicos. Incluso si había incrementado mágicamente su fuerza, si el valor base no era suficientemente alto no habrían resultados aparentes.
¿Por qué pasaba algo así? Incluso si había sido atravesado con espadas, parecía que no le molestaba.

“…Debe haber algún tipo de ilusión aquí.”

“¡Sí, debe ser eso! ¿Cómo puede alguien estar tan bien luego de ser atravesado por espadas?”

Las fuerzas especiales de la Teocracia Slane gritaban con una voz vergonzosamente fuerte. Aunque todos estaban acostumbrados al peligro y habían sobrevivido incontables batallas, ellos nunca habían visto algo como esto antes. Incluso Nigun y los ángeles invocados no podían creerlo.

Un sonido aburrido sin una pisca de dolor, llego a los oídos del inseguro Nigun y de los otros hombres.

“Esta es un habilidad pasiva de negación de daño físico de alto nivel, esta provoca que todo daño hecho con armas de bajo nivel y algunos hechizos de bajo nivel sean completamente ineficaces. Como mucho cualquier ataque por debajo del nivel 60 seria ineficaz, en otras palabras un ataque de nivel 60 todavía podría dañarme. Esta es una habilidad que funciona o no funciona. No esperaba que me fuera útil en este momento. Así que…estos ángeles en realidad simplemente me estorban.”

De pronto, Ainz aplastó a los ángeles a lo que todavía tenía agarrados en sus manos contra el suelo. El suelo hizo un gran ruido, el poder detrás de ese golpe parecía estar fuera del sentido común.
Los ángeles murieron, transformándose en incontables esferas de luz. Por supuesto, las espadas en el cuerpo de Ainz desaparecieron.

“Si supiera el nombre que le dan a estos ángeles, entonces tal vez podría entender por qué ustedes saben usar magia de Yggdrasil… pero esto es un asunto para otro momento.”

Levantándose lentamente, Ainz habló sobre cosas incomprensibles.
Pero provocó que las personas tuvieran aún más miedo de su misteriosa fuerza.
Nigun trago saliva fuertemente.

“Muy bien, este juego se está volviendo aburrido. ¿Ya tuvieron suficiente? Ya que parece que no están dispuestos a aceptar mi trato, parece que es mi turno ahora.”

Acabando con los ángeles, Ainz una vez más abrió lentamente los brazos. Parecía que quería probar que no tenía nada en las manos.

Un extraño silencio pasó y la voz de Ainz fue oída por todos.

“Ahora es mi turno de…matar a todos.”

Sintieron como témpanos de hielo hincándoles las espaldas, un sentimiento que hizo que algunos sintieran nauseas. El experto asesino Nigun, nunca había experimentado nada como esto antes.
Debemos retirarnos. Con la ausencia de cualquier forma de ganar esta batalla, cualquier pelea contra Ainz sería extremadamente peligrosa.
Pero Nigun trató de ignorar su intuición. Ya que había logrado finalmente atrapar a su presa Gazef en su trampa, ¿cómo podría simplemente dejarlo escapar?
Ignorando las advertencias instintivas que sentía en sus tripas, Nigun ordenó en voz alta:

“¡Que todos los ángeles ataquen! ¡Rápido!”

Como balas, todos los Arcángeles de Fuego volaron hacia Ainz.

“Realmente que grupo tan animado de personas…Albedo, permanece atrás.”

Con la voz tranquila a pesar del inminente ataque. Ainz se vio rodeado completamente por ángeles, pero no quería actuar preocupado a pesar de no tener forma de escapar.

Cuando parecía que iba a ser atravesado, Ainz había terminado de lanzar su hechizo.

“[Ráfaga Negativa]”

El aire tembló violentamente.
Una luz negra vino de todas las direcciones y se concentró alrededor de Ainz. Fue solo por un momento pero los resultados fueron obvios.

“Im- imposible…”

Una voz vino, llevada por el viento. La escena frente a sus ojos era así de increíble.
Casi cuarenta ángeles habían sido destruidos luego de ser envueltos por una ola de oscuridad.
Su oponente no había usado algún tipo de hechizo para desvanecer invocaciones. Luego de ser golpeados por la ola negra, los ángeles parecían heridos. Para ponerlo de forma simple, Ainz había usado algún tipo de magia poderosa y había arrasado con todos los ángeles.
Nigun no podía evitar temblar de terror. En su mente recordaba las palabras que el guerrero más fuerte del Reino, Gazef Stronoff, había pronunciado.

“…je, eres tú el tonto. En ese pueblo…hay alguien incluso más fuerte que yo. Ese hombre es inalcanzable, sería capaz de derrotarlos a todos ustedes por sí solo…piensas que puedes tocar…a los pobladores que él está protegiendo, esa es una tarea imposible…”

La escena frente a sus ojos confirmaba esas palabras. Nigun trató de deshacerse de las palabras en su mente, desesperadamente tratando de convencerse a sí mismo.
Hasta donde sabía, los miembros de la rama más fuerte, la Escritura Negra, también podían lidiar con este número de ángeles. Todo estaría bien si solo pensaba en Ainz como un oponente de ese nivel. Incluso si su fuerza estuviera a la par de la Escritura Negra, todavía existía una oportunidad de victoria usando sus números superiores.
Pero incluso entre los miembros de la Escritura Negra, ¿cuántos de ellos podrían derrotar a todos esos ángeles usando solo un hechizo?

Nigun sacudió la cabeza para alejar esos pensamientos. No podía seguir pensando en estas preguntas. Si obtenía una respuesta, realmente estaría indefenso. Es por eso que Nigun puso la mano dentro de su bolsillo, obteniendo el coraje del ítem mágico que tenía ahí.
Estaba convencido de que mientras tuviera aquel ítem, todo estaría bien. Sin embargo, sus subordinados no podían hacer lo mismo, así que intentaron otros métodos.

“¡wooo, Woooaaaa—!”

“¡¿Cómo pudo pasar esto?!”

“¡Monstruo!”

Encontrando inútiles a los ángeles, sus subordinados comenzaron a usar los hechizos en los que confiaban.
[Confundir Humano], [Martillo de la Justicia], [Encadenar], [Lluvia de fuego], [Ataúd de Jade], [Rayo Sagrado], [Explosión], [Asalto de Estalagmitas], [Heridas Abiertas], [Veneno], [Miedo], [Maldición], [Ceguera]…

Todos estos tipos de magia golpearon a Ainz.
Soportando la tormenta mágica Ainz todavía tenía una expresión tranquila.
“Estos son hechizos muy familiares… ¿Quién se los enseño? ¿Alguien dentro de la Teocracia Slane? o ¿alguien más? Parece que hay más y más cosas que debo averiguar”
No solo podía matar a los ángeles con un solo golpe, también era inmune a la magia. Nigun sintió que se encontraba atrapado en una pesadilla.

“¡Yiiii—!”

Debido a que ninguno de los hechizos tuvo ningún efecto, uno de los hombres de Nigun dio un grito extraño y tomó una bola de hierro para una catapulta. Nigun pensaba que si las espadas de los ángeles no habían sido capaces de hacerle daño, ¿qué uso podría tener una bola de hierro? Pero no detuvo las acciones de su subordinado.

Una bola de hierro capaz de aplastar huesos humanos voló de forma certera hacia Ainz.

Se oyó el sonido de una explosión.
Instantáneamente.
Realmente había pasado en un instante.
Cuando alguien estaba peleando, uno no podía dejar que sus ojos perdieran de vista el objetivo. Pero Albedo, quien debería estar detrás de Ainz, de pronto había aparecido delante de él. El lugar donde estaba parada antes se había hundido debido a la fuerte patada, esa fue la razón del sonido.

Albedo, con una velocidad que era casi imposible de ver, levantó el hacha que tenía en la mano. Dibujando con ella un bello camino verde en el aire.
Lo siguiente fue que el hombre que estaba cargando la bola de hierro cayó al suelo.

“…¿Qué?”

Nadie sabía que había pasado ante sus ojos. Ellos deberían ser los que atacaban, pero como atacantes estaban siendo derrotados.
Uno de los hombres se apresuró para atender a su compañero y lo había encontrado muerto:

“¡Su- Su cabeza ha sido aplastada por la bola de acero!”

“…¿Qué? la bola de acero… ¿¡No era esa la bola de acero que estaba volando hacia allá!?”

¿Por qué había muerto por la bola de acero que acababa de lanzar?
En este punto, el viento llevó una voz a oídos de Nigun.

“Lo lamento mucho, parece que mi subordinada ha usado dos hechizos, Escudo Anti-Misiles y Reflejar Misil para enviarla de vuelta. Parece que ustedes tienen barreas resistentes a proyectiles, pero ¿un ataque que es más fuerte que las defensas igualmente pasaría a través de ellas correcto? no hay necesidad de sorprenderse.”

Ignorando a Nigun luego de explicarle lo sucedido, Ainz se volteó hacia Albedo:

“Sin embargo, Albedo, deberías saber que ese tipo de armas no pueden herirme. No había necesidad.”

“…Por favor espere, Ainz-sama. Si ellos quisieran retar al supremo Overlord a una pelea, tendrían primero que haber alcanzado un nivel estándar en fuerza primero. Esa bola de hierro… ¡era simplemente demasiado grosera!”

“Jaja, eso es lo mismo que decir que Nigun y sus hombres no están calificados, ¿estoy en lo correcto?”

“¡Wuu! ¡Je! ¡Principado de Observación! ¡Acércate!”

Oyendo las órdenes de Nigun, los ángeles que estaban batiendo lentamente las alas comenzaron a moverse.
Principado de Observación eran ángeles que llevaban una armadura de cuerpo completo. En una mano tenían un enorme martillo de guerra y en la otra sostenían un escudo redondo. Una larga túnica cubría sus piernas.

Ángeles que eran más fuertes que los Arcángeles, la razón por la que no habían sido usados hasta ahora era por su habilidad especial. El Principado de Observación como su nombre indicaba, aumentaba las capacidades defensivas de las fuerzas aliadas dentro de su campo de visión. Perdían esa habilidad si no estaban quietos, así que hacer que los Principados de Observación se quedaran atrás era una elección sabia.
El hecho de que la orden de moverse había sido dada, mostraba que Nigun ya no podía pensar en otra solución. Mientras existiera una probabilidad de supervivencia, incluso si fuese tan delgada como una hoja de pasto, él se aferraría a ella.

“Retírate, Albedo.”

Los ángeles que habían aceptado la orden aparecieron frente a Ainz en un suspiro, y levantaron sus martillos de guerra. Ainz impacientemente estiró sus guantes de metal para enfrentarlos.
Aunque era un ataque que normalmente le rompería los huesos, pero Ainz se mantuvo seguro, podía tranquilamente soportar múltiples ataques de los ángeles.

“…Parece que es mi turno de atacar. [Fuego Infernal].”

Una pequeña llama había aparecido del dedo de la mano estirada de Ainz, parecía como si en cualquier momento se extinguiría, pero se pegó al Principado de Observación más cercano. En el cuerpo del brillante ángel, esa llama tan pequeña parecía un chiste.
Pero…
El cuerpo del Principado de Observación fue envuelto en una llama negra, una llama tan poderosa que incluso Nigun que se encontraba tan lejos podía sentir el calor, tanto que no podía mantener los ojos abiertos.
Dentro de la llama imposiblemente caliente, el cuerpo del ángel se derritió sin oponer resistencia. La llama desapareció luego de consumir a su objetivo.
No quedaba ningún rastro en la escena.
La escena previa, el ángel atacante, la llama negra, todo parecía una ilusión.

“¿Co-, cómo es posible?”

“Con solo un golpe-”

“¡Yii!”

“E-, eso es imposible ¡ahhhhh!”

En medio de la confusión de sonidos, se oyó el grito de Nigun. Nigun no tenía idea de que había gritado. Solamente había querido traducir lo que sentía en palabras, y sin darse cuenta había empezado a gritar.

El Principado de Observación era un ángel de alto nivel, también su razón de ataque y defensa era de 3 a 7. De todos los Principados que podían ser invocados con hechizos de alto nivel, el Principado de Observación presumía de la defensa más alta.
También debido a la habilidad especial de Nigun, [Reforzar Criatura Invocada], él era capaz de incrementar las habilidades de todas sus invocaciones. Así que debería haber muy pocas personas que podrían derrotar a su Principado de Observación.
En toda su vida, Nigun había conocido a alguien que lo derrotara usando un solo hechizo. Incluso de entre los más fuertes que conocía, los miembros de la Escritura Negra, quienes estaban casi en el límite de las habilidades físicas humanas, eran incapaces de hacer esto. Eso significaba que la fuerza de Ainz Ooal Gown sobrepasaba el límite de los humanos.

“¡Algo así no puede pasar! ¡Es imposible! ¡Nadie puede usar solo un hechizo y derrotar a un ángel de alto nivel! ¡¿De dónde has venido Ainz Ooal Gown?! ¡Una persona como tú no puede ser alguna figura desconocida! ¡¿Cuál es tu nombre real?!”

Absolutamente abandonando toda semblanza de calma, negándose a aceptar los hechos, Nigun rugió.
Ainz simplemente abrió los brazos. Bajo la luz del sol poniente, esos brazos parecían estar manchados de sangre.

“… ¿Por qué no puede ser posible? Sólo debido a tu ignorancia, ¿correcto? ¿O es así como es este mundo? Solo hay algo que puedo decirte sin embargo.”

Todos guardaron silencio mientras esperaba por la respuesta, Solo la voz brillante de Ainz era la excepción.

“Mi nombre es Ainz Ooal Gown. Este no es un nombre falso.”

En la voz de Ainz se podía oír orgullo y alegría, Nigun no pudo responder debido al desconocido significado en la respuesta de Ainz. Esa era la situación.

Nigun se enojó por su propia falta de aliento.
El viento soplaba sobre las praderas y era bastante molesto. Su propio latido hacia un sonido especialmente fuerte. No podía respirar de forma constante, como si hubiera usado su energía corriendo por un largo tiempo.
Aunque algunas palabras flotaban en su mente, tratando de reconfortarlo. Pero recordando las escenas anteriores. Su enemigo siendo atravesado por espadas, o la escena de él usando un sólo hechizo para derrotar a tantos ángeles. Todas estas cosas le decían a Nigun solo una cosa.
—Este es un monstruo inimaginable. No podía luchar contra él.

“Ca-, capitán, q-, ¿qué debemos hacer…?”

“¡Piensa por ti mismo! ¡No soy tu madre!”

Luego de gritar, Nigun vio la expresión de miedo en los ojos de su subordinado y se recuperó.
Entrar en pánico enfrentando a un monstruo así, sería una mala decisión.
Gradualmente el sol se ocultó, engullendo el mundo en oscuridad. Sentía como si la muerte estuviera abriendo la boca, preparándose para devorarlo todo. Con algo de esfuerzo, Nigun suprimió su miedo y ordenó:

“¡Protéjanme! ¡Aquellos de ustedes que quieran vivir, ganen algo de tiempo!”

Con manos temblorosas, Nigun sacó un cristal. Originalmente las manos de sus hombres eran agiles, pero ahora estaban limitadas por las cadenas del miedo, sus movimientos se habían vuelto torpes. Bajo las órdenes de servir de escudos contra este monstruo, aunque sus subordinados no temían morir, todavía tenían sus dudas. Pero incluso así pelarían para ganar algo de tiempo.

El sello mágico en el cristal, era capaz de invocar al ángel más poderoso. Este ángel por si solo podría destruir al dios Demonio que había sembrado destrucción en el mundo hacia doscientos años.
El ángel más poderoso capaz de destruir ciudades.
Era imposible estimar que tanto trabajo y dinero se habían necesitado para invocar a este ángel de nuevo, pero esta persona misteriosa, Ainz Ooal Gown, seguro lo valía. Más importante incluso era que si no lo invocaba podrían quitárselo, ese sería incluso un peor final. Nigun usó esto para convencerse a sí mismo.
Nigun ocultaba el horror que sentía. Temía que moriría del mismo modo que los que habían muerto por su mano, convirtiéndose en una bola de carne.

“¡Voy a invocar al ángel del nivel más alto, apresúrense y ganen tiempo!”

Con la realidad de la situación explicada, sus subordinados apresuraron sus acciones.
Esto encendió el espíritu de todos las personas a su alrededor. Como grupo opositor Ainz debió haberse dado cuenta pero en su lugar no hacia ninguna acción, solamente hablaba cosas sin sentido consigo mismo:

“…Podría ser un Cristal de Magia Sellado…por la cantidad de luz que venía de él, ¿debía ser algún hechizo poderoso el que se encontraba sellado allí correcto? Esto también era un tipo de ítem de Yggdrasil…Esto es, un hechizo de invocación para invocar un ángel… ¿Podría ser de nivel Serafín? Albedo, por favor usa tu habilidad especial para defenderme. Aunque es improbable que aparezca un Serafín Empíreo, sin embargo si fuera un Alto Serafín o algo más fuerte, tendremos que pelear con todo nuestro poder. No… ¿Podría ser acaso un monstro único en este mundo?”

Mientras Ainz seguía pensando, Nigun, usando los métodos adecuados, abrió el cristal con la mano liberando brillantes rayos de luz.

Parecía como si el sol hubiera aparecido en la tierra, las praderas estaban bañadas de una luz blanca y una suave fragancia se podía percibir en el aire.
El ángel de las leyendas, Nigun celebró:

“¡Observa! ¡La gloria del ángel de mayor nivel! ¡Dominio de Autoridad!”

Se podían ver un conjunto de alas brillantes, dentro de las numerosas alas, había tablas grabadas con símbolos de lealtad, pero la cabeza y las piernas no eran visibles. Aunque su apariencia era extraña, todos podían sentir que era un ser Divino. Debido a que el ángel había aparecido tan repentinamente, la atmósfera circundante se había vuelto prístina.
Siendo una encarnación suprema de la bondad, hizo que todos estallaran en aplausos frenéticos. Los hombres estaban de muy buen humor.
Esta vez, definitivamente acabarían con Ainz Ooal Gown.
Esta vez era su turno de sentir miedo.
Teniendo que enfrentarse al poder de Dios, seguramente se daría cuenta de lo estúpido que había sido.
Frente a tal estado de alegría, Ainz dijo con gran dificultad:

“¿Es… Sólo esto? Este ángel… ¿Para enfrentar mi habilidad de muerte más fuerte?”

Mirando al sorprendido Ainz, el ansioso Nigun se sintió aliviado e incluso lleno de alegría:

“¡Eso es! Incluso si tienes miedo ya no hay forma de echarse atrás, esta es la imagen del ángel del nivel más alto. Originalmente usar a este ángel en este lugar hubiera sido un desperdicio, pero he juzgado que tú tienes ese valor.”

“Como puede ser esto…”

Ainz lentamente levanto la mano, y la puso sobre su máscara en su cara. A los ojos de Nigun este era un movimiento de desesperación.

“Ainz Ooal Gown. Honestamente, es realmente admirable que me hayas hecho invocar al ángel del nivel más alto contra ti. Eres un Encantador Mágico poseedor de temibles poderes mágicos, ¡siéntete orgulloso por ello!”
Nigun asintió pesadamente:

“Personalmente, me hubiera gustado que fueras uno de mis compañeros. Incluso ahora tu fuerza es tan grande…Pero deberás perdonarme…la situación esta vez no lo permite. Al menos te recordaremos. Te recordaremos como el Encantador Mágico que nos hizo invocar al ángel del nivel más alto.”

Pero respondiendo a los elogios de Nigun, una fría voz dijo:

“Realmente…que aburrido.”

“¿Qué?”

Nigun no entendía lo que decía Ainz. Para Nigun era el ángel del nivel más alto al cual la humanidad nunca podría vencer, para Ainz era simplemente un sacrificio. Pero su actitud era demasiado tranquila.
“Estar tan preocupados por algo tan infantil…Lo siento mucho Albedo. Te hice usar tu habilidad especial.”

“Por favor no lo mencione Ainz-sama. Ya que no sabíamos qué tipo de monstruo inimaginable podrían haber invocado, era necesario minimizar la posibilidad de daño.”

“¿De veras…? No, tienes razón. Es solo que no esperaba este tipo de nivel, que inesperado.”

Percatándose que la reacción de los dos estaba llena de desprecio, los pensamientos de Nigun no podían mantener el ritmo:

“¡Incluso frente al ángel más poderoso, ustedes son capaces de seguir con ese tipo de actitud!”

Ainz hablaba tranquilamente con Albedo, y ni siquiera miraba al ángel del nivel más alto, lo que hacía que Nigun gritara descontroladamente.
Había sentido que tenía una ventaja absoluta. Pero de pronto había desaparecido, y una vez más se convertía en miedo.
¿Podría ser que Ainz Ooal Gown era incluso más fuerte que el ángel del nivel más alto?

“¡No! ¡Imposible! ¡Ese no puede pasar! ¡No hay forma en la que algún hombre sea más fuerte que este ángel! ¡Este ángel puede incluso derrotar a un Dios Demonio! que un simple humano pueda enfrentarlo… ¡Tiene que ser un farol! ¡Definitivamente es un farol!”

Parecía que Nigun no podía contener sus emociones.
No había forma de que pudiera reconocer algo así. Una persona capaz de derrotar al ángel más poderoso, que no sólo era un enemigo de la Teocracia Slane, si no que la tenía parada al frente suyo.

“¡Activar [Ataque Divino Extremo]!”

Era un hechizo que pertenecía a un nivel que los humanos no podían alcanzar. Era un hechizo de nivel 7. Incluso dentro de la Teocracia Slane los rituales más grandes eran incapaces de lanzarlo, pero el ángel más poderoso, el Dominio de Autoridad, no solo era capaz de usarlo, también era aquella la razón de que lo llamaran el ángel de más alto nivel.
El hechizo que Nigun le había ordenado usar era un hechizo de nivel 7 de magia. [Ataque Divino Extremo], que era considerado el hechizo más poderoso.

“Ya sé, ya sé. Apresúrate en lanzarlo, no haré nada. ¿Estás satisfecho?”

Pero Ainz todavía se mostraba tan calmado como un peatón cruzando la calle.
Esta actitud asustaba a Nigun.
Este era el ángel del nivel más alto que había derrotado al legendario Dios Demonio. Poseedor de la fuerza más poderosa. Este ángel era la existencia más poderosa de todo el continente, y era imposible de derrotar.

Si alguien fuera capaz de derrotarlo.
Si el desconocido Encantador Mágico pudiera derrotarlo. Eso significaría que la fuerza de este desconocido excedía por mucho la fuerza del Rey Demonio.
No debería poder existir una persona tan trascendente.
En respuesta al ataque que le habían ordenado llevar a cabo, una de las tablas en las manos del Dominio de Autoridad se despedazo. Los fragmentos rotaron lentamente alrededor de su cuerpo.

“Ya veo, puede usar una habilidad especial de un solo uso para incrementar la fuerza de un hechizo cada vez que es invocado. La habilidad de los Dominios parece ser la misma que en Yggdrasil…”

— [Ataque Divino Extremo]

La magia se activó, y lo único que pudo verse fue un rayo de luz cayendo.
Con un sonido una luz blanco azulada caía constantemente, rodeando a Ainz quien simplemente levantó la mano como si estuviera llevando un paraguas.
Un hechizo de nivel 7, un rango que era completamente inaccesible a un ser humano.
Una existencia de mal absoluto sería destruida por un hechizo así, incluso si fuera una existencia buena, el resultado sería el mismo. La única diferencia era si sería completamente erradicado o si dejaba algún residuo. La Magia más allá de la esfera de magia humana era tan sorprendente. No, sería extraño si no lo fuera.

Pero, seguía vivo.
Ainz Ooal Gown, ese monstruo, no sólo no había sido exterminado, no había caído al suelo herido ni tampoco había sido destruido completamente, estaba tranquilamente de pie dejando escapar una risa burlona:

“…Jajajaja. Era de esperarse de un tipo de magia que tiene propiedades incrementadas contra el mal…. ¿Así que esto es el sentimiento de dolor…duele? ¡Por supuesto, por supuesto! Pero cuando siento dolor, mis emociones están despejadas y no afectan mis acciones.”

El rayo desapareció. No apareció ningún otro efecto.

“Excelente, aquí acaba otro experimento.”

“Parece como si no hubiera pasado nada, no, se ve contento…”

Nigun que pensaba sobre esto solo podía mostrar una rígida sonrisa en el rostro.
Solo una persona se encontraba enojada.

“¡T-Tú! ¡Ser insignificante!”

El grito de Albedo perforó el aire:

“¡Ustedes formas de vida inferiores! ¡S-, se atrevieron a hacerle este tipo de cosa a mi amado gobernante Ainz-sama! ¡Haber hecho que mi persona favorita y más amada sienta dolor, es desconocer sus propias fuerzas! De ningún modo podre perdonarlos. ¡Dejaré que prueben la mayor cantidad de dolor posible hasta que enloquezcan! ¡Usando ácido para que corroa sus cuatro extremidades, luego cortaré sus genitales, los convertiré en carne molida y se los daré de comer! ¡Luego de eso usare hechizos de curación para empezar todo de nuevo! ¡Ahhhhhhhhhh! ¡Demonios! ¡Demonios, demonios, demonios, demonios, mi corazón está a punto de estallar!”

La armadura negra movía los brazos sin parar.

Parecía como si el mundo se hubiera distorsionado y éste fuera el lugar de origen del aquel fenómeno. Una vertiginosa aura siniestra llegó hacia ellos como una tormenta. Había algo retorciéndose bajo la armadura de cuerpo completo de Albedo, era como si un cuerpo enorme estuviera a punto de escapar con un estallido.

Nigun se había dado cuenta, pero solo podía quedarse parado tontamente, observando al monstruo que podría devorar al mundo si lograba escapar de su capullo. Solo había una persona en este mundo que podía detener a Albedo en este momento. Ainz levantó la mano y dijo suavemente:

“Es suficiente, Albedo.”

Con esas pocas palabras, Albedo dejó de moverse.

“…Pe-, pero Ainz-sama, estas formas de vida inferiores…”

“Eso es suficiente, Albedo…Aparte de la debilidad del ángel, todo estaba dentro de mis expectativas, ¿por qué otra cosa habría que molestarnos?”

Oyendo esto, Albedo con una mano en el pecho, juró:

“…Como esperaba de Ainz-sama, prudencia es la palabra más adecuada la describirlo. Realmente admirable.”

“No no no, para que Albedo haya estado tan preocupada por mí que incluso se haya enojado, hace que me sienta muy feliz. Pero…tu sonrisa es definitivamente más encantadora.”

“¡Guuhuu——! ¡En-, encantadora! –Bueno, muchas gracias, Ainz-sama.”

“Muy bien, discúlpame, parece que te hice esperar.”

Nigun miraba perplejo a esos dos que seguían tomándose las cosas tan a la ligera. Luego, recuperándose finalmente grito:

“Ya sé… ¡ya se tu verdadera identidad!… ¡Dioses Demonio! ¡Ustedes dos son Dioses Demonio!”

Dentro de los conocimientos de Nigun, solo existían unos cuantos seres capaces de estar al nivel del ángel con el nivel más alto de poder:

Los Seis Dioses en los que se basaba la fe de Nigun.
El más fuerte de entre todos los de la raza Dragón, el Rey Dragón.
El legendario vampiro que había sido capaz de destruir una ciudad, Landfall.
Y también… el Dios Demonio.

Incluso habiendo escuchado que los dioses Demonio fueron sellados por los Trece Héroes. Por lo que había visto antes en Albedo, aquello que perecían pulsos de maldad, deberían de haber sido capaces de liberar los sellos del Dios demonio.
Mientras tanto Nigun seguía aferrándose a la débil esperanza de que si se tratara de un Dios Demonio, entonces el ángel del nivel más alto todavía tenía una oportunidad de ganar.

“¡Una vez más! Activa [Ataque Divino Extremo]”

Justo hace un momento Ainz había dicho que sintió dolor, lo que significaba que había sido herido, tal vez incluso se mantenía en pie con dificultad.
Incontables tal vez le llegaron a la mente, si él no hubiera pensado de esta forma, podría haberse vuelto loco.

Pero Ainz no permitió un segundo ataque.

“…Parece que ahora es mi turno…Siente la desesperación. [Agujero Negro].”

Un pequeño punto apareció en el brillante cuerpo del Dominio de Autoridad. Entonces lentamente comenzó a crecer hasta convertirse en un agujero de gran tamaño.
Todo estaba siendo succionado hacia ese agujero.
Sencillamente todos quedaron estupefactos, tanto así que ya era ridículo, ya no había nada frente a sus ojos.
La luz del Dominio de Autoridad se había ido, los alrededores habían perdido su gloria. Solo quedaba el viento resoplando sobre los campos, y el sonido de los grillos. De pronto una voz ronca rompió el silencio.

“¿Qué cosa eres…?”

Nigun una vez más le preguntó a la incomprensible figura.

“Jamás he oído el nombre de Ainz Ooal Gown el Encantador Mágico… No, no existe nadie que sea capaz de destruir al ángel con el nivel más grande. No hay tal existencia…”

Nigun sacudió la cabeza lentamente:

“Solo sé que has superado por mucho el nivel del Dios Demonio…Esto es realmente llegar demasiado lejos… ¿Quién eres…?”

“…Ya te lo dije, Soy Ainz Ooal Gown. Además de este nombre, todavía no soy muy conocido. Saltémonos esta pequeña charla, continuar diciendo cosas así sólo será una pérdida de tiempo. También para que dejes de esforzarte inútilmente, tengo que decirte algo más, ya he detenido la habilidad de usar magia de teletransportación en esta área. Adicionalmente mis subordinados se encuentran cerca esperando para emboscarlos, así que no tienen forma de escapar.”

El sol ya se había ocultado, y los alrededores estaban siendo devorados por la oscuridad.
Nigun sabía que todo había terminado, esto era absolutamente cierto. Justo cuando todos sus hombres se sentían desmoralizados, un agujero apareció de la nada, como una olla de barro. Pero desapareció rápidamente, regresando a la escena original.
Nigun se encontraba confundido, y Ainz contestó:

“…En verdad deberían agradecérmelo. Parece que había alguien que estaba usando hechizos de inteligencia para monitorearlos, pero porque también estoy dentro del rango de efecto pude resistir esos hechizos usando una pared de magia de Anti-Información, así que no estaré sujeto a su vigilancia…Ahh, si hubiera sabido que esto pasaría, abría preparados algunos otros hechizos de más alto nivel para contraatacar.”

Ese discurso le hizo entender a Nigun el porqué.
La Teocracia Slain definitivamente debía de estar monitoreándolos.

“Con algo de reforzamiento, pude influenciar una gran área con [Estallido] y tal vez le enseñé a ese mirón una lección…Con eso, el juego ha terminado.”

Entendiendo el significado de esas palabras, Nigun sentía un escalofrío en la espalda.
Usualmente se encontraba en la otra posición, pero ahora ellos eran las víctimas.
Tenía miedo. Miedo de todas las vidas que había tomado con sus propias manos, ahora su propia vida sería tomada. Sus subordinados vieron el miedo en sus ojos, realmente les hacía sentir mal.
Estaban a punto de romper en llanto.

Quería arrodillarse y rogar piedad, pero Ainz no parecía ser del tipo de personas compasivas. Así que Nigun contuvo el llanto y trató desesperadamente de encontrar una forma de sobrevivir. Pero no importaba cuanto pensara, no podía pensar en ningún tipo de auxilio externo. Lo único en lo que podía pensar era en suplicar por la compasión de Ainz.

“¡Es-, espere un momento! Lord Ainz Ooal Gown…No, ¡Maestro! Por favor espere un momento, Nosotros…No, ¡yo quiero hacer un trato con usted! ¡Definitivamente no habrá pérdida para usted! Siempre y cuando me perdone la vida, ¡prepararé cualquier cantidad de dinero que desee!”

A través de su campo de visión, podía ver que sus subordinados mostraban una expresión de asombro, pero ellos a no significaban nada para él. En este momento lo más importante era su propia vida, todo lo demás era insignificante.
También, podría reemplazar sus tropas, pero él mismo era irreemplazable. Ignorando las quejas y reclamos, Nigun continuó:

“Satisfacer a un gran Encantador Mágico como usted, seguramente será difícil, ¡pero estoy preparado para entregarle una satisfactoria cantidad de dinero! Tengo una alta posición social en mi país, el estado estará dispuesto, ¡no escatimarán en gastos para salvarme! Por supuesto, ¡si tuviera otras demandas, yo estaría encantado de concedérselas! ¡Se lo ruego! ¡Por favor tenga piedad!”

Con esas palabras Nigun había empezado a jadear.

“¿E-, entonces qué piensa? ¡Maestro Ainz Ooal Gown!”

Hacia la cara suplicante de Nigun, la voz gentil de Albedo contestó:

“Acaso anteriormente no habías ya rehusado el compasivo trato del Supremo Ainz-sama?”

“¡Eso fue!…”

“…Entiendo lo que quieres decir. Fue debido a que si aceptabas la oferta, hubiera terminado igualmente en un callejón sin salida, entonces quisiste pedir piedad. ¿Es así?”
El casco negro lentamente sacudía la cabeza, como si no pudiera seguir aguantándolo más:

“Veo que estás confundido sobre la situación. Como Ainz-sama, el que controla el poder de Nazarick, ya se los ha hecho saber, humanos, ustedes formas de vida inferiores deberían agachar la cabeza, estar agradecidos, y esperar solo por una muerte rápida.”

Albedo con un tono que no admitía replicas, dijo firmemente.
Locura. Esta mujer está completamente loca. Dándose cuenta de esto, Nigun miró a Ainz con una ligera esperanza.
Callado y escuchando la conversación, Ainz sabía que estaban esperando su decisión, sacudió la cabeza y dijo:

“Es… así. Dejen de luchar innecesariamente, dejen sus armas y esperen la muerte obedientemente. De esta forma podré mandarlos al otro mundo sin dolor.”

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario