Overlord – Volumen 1: Capítulo 4 (Parte 4)

Serie: Overlord.
Volumen 1: El Rey No-Muerto.
Capítulo 4: Conflicto (Parte 4).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 4: Conflicto

Parte 4

La emoción de los caballos hizo eco desde sus galopantes cascos.
Incluso habiendo recibido el entrenamiento de un corcel de guerra, eran especialmente perceptivos del momento en que se aproximaban a los campos de la muerte.

Solo había cuatro o cinco enemigos tratando de rodear el pueblo. Esto significaba que había una gran brecha entre uno y otro. Si ese era el caso, ¿no deberían tener algún método para asegurarse de que ni siquiera un ratón pudiera escapar de su red?
En otras palabras, debía haber trampas letales en algún lugar cercano.
Incluso considerando esto, Gazef seguía decidido a forzar su camino a través de ellas. No, considerando la situación, esta era la única opción.
Luego de medir la distancia aproximada entre el enemigo y él mismo, Gazef decidió que un enfrentamiento a larga distancia sería extremadamente desventajoso.
Defender este lugar sería mucho más tonto que avanzar hacia adelante.
Si tuviera arqueros de su lado esta sería una situación completamente distinta, pero en este momento debía evitar enfrentar a los Encantadores Mágicos a larga distancia.

Sería maravilloso si los caballos estuvieran hechos de piedra o si el pueblo fuera una ciudad fortificada. Pero usar casas de campo de madera para defenderse contra ataques mágicos era realmente una mala idea. Podrían incluso ser quemados junto a toda la estructura.
Solo le quedaba una idea que solo un hereje intentaría:
Era dejar que la aldea se convirtiera en un campo de batalla y así forzar a Ainz Ooal Gown a participar en el combate.
Pero llevar esto a cabo destruiría completamente su plan de proteger a los pobladores. Es por eso que Gazef estaba dispuesto a luchar bajo estas peligrosas circunstancias:

“Luego de enfrentar al enemigo, inmediatamente atraer a los que rodeaban el pueblo y rápidamente retirarse. Sin perder ninguna oportunidad.”

Luego de oír las feroces respuestas detrás de él, Gazef frunció las cejas.
¿Cuántos de ellos sobrevivirán esta batalla?
Estos hombres no eran más fuertes que cualquier otro ser humano, ni tampoco habían nacido con súper poderes. Eran simplemente hombres que habían entrenado muy duro bajo la dirección de Gazef. El perder a estos hombres, los frutos de su meticulosa labor y arduo trabajo, sería una pena.
Incluso si decidía arrojarse al peligro, estos hombres lo seguirían por voluntad propia.
Gazef quería disculparse con sus subordinados por haberlos arrastrado a esto, pero luego de voltear su cabeza y ver sus rostros, se tragó sus palabras.
La expresión de los soldados detrás de él mostraba que están listos para seguir a Gazef hasta el infierno bajo cualquier circunstancia.
Sus subordinados sabían muy bien los peligros que les esperaban más adelante. No había necesidad para ningún tipo de disculpa. Ellos se lo hicieron saber a un avergonzado Gazef:

“¡No se preocupe sobre ello, Capitán!”

“Sí, nosotros vinimos es porque quisimos. ¡Juramos luchar junto al Capitán!”

“¡Protejamos juntos nuestro país, a nuestra gente y a nuestros camaradas!”

No quedaba nada que decir.

Gazef rugió:

“¡A la carga! ¡Despedácenlos!”

“¡Ohhhhhhhh!”

Gazef espoleó a su caballo hacia adelante, sus subordinados lo siguieron. Toda la fuerza avanzaba tan rápido y con tanta fuerza que dejaban un rastro en el suelo, como si una flecha hubiese sido disparada desde su posición original.
Gazef montado en su caballo cogió su arco y preparó una flecha.
Incluso si no estaba estable Gazef podía dispara una flecha en movimiento como si estuviera parado en el suelo.
Liberó la flecha y esta atravesó la cabeza de uno de los Encantadores Mágicos en frente de él —Al menos eso es lo que parecía.

“¡Bah! Inútil como esperaba. Tal vez una flecha mágica hubiera sido capaz de penetrarlo, pero…no tienes lo que no tienes y no hay punto en quejarse sobre eso de todas formas.”

La flecha había rebotado como si hubiera chocado con fuerte casco. El grado absurdo de dureza era obviamente causado por magia. Gazef sabía que la única forma de penetrar un escudo mágico era si se usaba un arma mágica.
Como Gazef no tenía un arma así, inmediatamente descarto esta idea y dejo su arco de lado.
Los Encantadores Mágicos comenzaron a contraatacar con magia.
Gazef reunió toda su fuerza mental y asumió una posición defensiva en preparación para resistir.
De pronto… Su corcel relinchó fuertemente, levanto el par de cascos frontales y pateó violentamente.

Agarrando las riendas, Gazef se balanceó hacia adelante y abrasó el cuello del animal, confiando en su agilidad para evitar caerse. Logró mantener la calma después del sorpresivo evento, pero cuando pensó en lo que podía haber pasado un escalofrío recorrió su espalda.
Había cosas más importantes en las que pensar al frente de él.
Bastante emocionado, Gazef respiraba fuertemente, su respiración era errática. Golpeo al caballo en el abdomen, pero este no se movió un milímetro. Era como si alguien con una autoridad superior que el jinete en su espalda estuviera dando las órdenes.
Solo podía haber una razón para este comportamiento anormal.
Magia de Control Mental.
El caballo había sido atacado por este tipo de magia. Si un tipo de magia así era lanzado sobre Gazef, él hubiera podido resistirla. Sin embargo, ya que el objetivo era un simple caballo y no una bestia no había necesidad de preocuparse de que este lo resistiera.
Gazef se sintió irritado contra sí mismo por no darse cuenta de cómo el enemigo podría atacarlo indirectamente. Rápidamente salto de su caballo.
Sus subordinados detrás de él lo esquivaron uno tras otro y pasaron virando a ambos lados de él.

“¡Capitán!”

La mayoría de los hombres que se encontraban en la retaguardia bajaron la velocidad, tratando de alcanzar a Gazef en un intento de que montarlo en sus caballos. Pero los ángeles fueron más rápidos, lanzándome desde lo alto del cielo a gran velocidad. Gazef blandió su espada hacia los ángeles y la hizo relampaguear una vez.
Los golpes del caballero más fuerte del Reino tenían el poder suficiente para partir a un hombre en dos de un solo golpe. Sin embargo, el ángel no murió aunque había sufrido graves daños por el golpe.

La sangre se desparramo en el aire, pero inmediatamente se regresó hacia su fuente de poder mágico y desapareció.

“¡No se molesten! ¡Comiencen el contraataque!”

Luego de que Gazef diera estas órdenes a sus hombres, miró al ángel que había escapado con una mirada penetrante. Aunque su oponente se encontraba gravemente herido, todavía estaba lleno de espíritu de pelea, tratando de encontrar une brecha en las defensas de Gazef.

“Entonces es así.”

Los ataques de Gazef no surtían efecto y él sabía la razón. Existían monstruos con habilidades especiales, mientras no fuera golpeado con un arma hecha de un material específico, se reduciría el daño que recibía considerablemente. El ángel aparentemente poseía esta habilidad, lo que le permitía sobrevivir a los fuertes golpes de Gazef.
Por tanto… Gazef decidió reunir toda su fuerza y su espada comenzó a brillar mientras él se preparaba para liberar su técnica especial [Enfocar Poder de Lucha].
Viendo una oportunidad, el ángel blandió su espada llameante. Pero…

“…Muy tarde.”

A los ojos del caballero más fuerte del Reino, los movimientos del ángel se veían muy lentos.
La espada de Gazef se movió.
Este ataque era mucho más fuerte que el golpe anterior, así que la espada de Gazef cortó fácilmente el cuerpo del ángel.
Sufriendo un daño devastador, el cuerpo del ángel se derritió lentamente en el aire y desapareció. Brillando fuertemente las alas se dispersaron y desaparecieron, creando una fascinante escena como de ensueño.
Si no fuera por la situación desesperada en la que se encontraba, Gazef la hubiera admirado definitivamente.
Pero ahora no se sentía en ese tipo de humor sin ninguna preocupación.
Miró a su alrededor, intentando confirmar posibles ataques enemigos… Y no pudo evitar mostrar una amarga sonrisa.
Los ángeles estaban recibiendo refuerzos.
Y Gazef sabía muy bien que no eran refuerzos normales.

“…¿Qué se supone que debo hacer contra la magia? Demonios.”

Maldijo a los Encantadores Mágicos que eran capaces de crear soldados de la nada.
Tranquilamente contaba el número de enemigos alrededor de él, confirmando que todos los enemigos que habían rodeado el pueblo ahora se encontraban aquí. Con esto el bloqueo alrededor del pueblo debía haber desaparecido.

“Es ahora Señor Gown, el resto depende de usted…”

Gazef se sentía satisfecho de haber podido salvar las vidas de los pobladores. Mientras miraba intensamente a los ojos de sus enemigos, el sonido de caballos galopando se hizo cada vez más alto. Esos eran los sonidos de sus hombres regresando luego de haber atraído al enemigo.

“Les dije que se retiraran luego de romper el bloqueo…eso fue estúpido…orgulloso grupo de idiotas.”

Usando todas sus fuerzas, Gazef atacó…

Tal vez este momento en batalla sería la única y mejor oportunidad. Debido a la velocidad de los jinetes, los Encantadores Mágicos debían enfocar todos sus esfuerzos en evitar que se reúnan con la fuerza principal. Considerando el ritmo de la batalla, los Encantadores Mágicos solo tenían una opción posible. Los caballos de sus subordinados relincharon y actuaron de la misma forma que había hecho el caballo de Gazef solo unos momentos atrás, levantaron los cascos a lo alto y muchos de los jinetes se cayeron de los caballos. Los ángeles no perdieron esta oportunidad para atacar.

Aunque los jinetes tenían una fuerza similar a los ángeles, se encontraban en desventaja ya que no tenían habilidades especiales y por la diferencia en sus capacidades base. Como esperaba, ya que el número de jinetes era solo la mitad que el número de ángeles, se vieron forzados a replegarse lentamente en una esquina. Adicionalmente tenían que defenderse de los ataques de los Encantadores Mágicos, por lo que la diferencia entre ambas fuerzas comenzó a aumentar. Uno a uno los jinetes caían al suelo.

Gazef no podía soportar ver su inevitable pérdida y fijó su mirada hacia adelante. Su objetivo era el comandante enemigo.
Incluso si mataba al comandante, sus oponentes no se retirarían. Pero esta era la única forma en la que todos podrían sobrevivir.
Más de treinta ángeles bloqueaban su camino. No estaba contento de ver que su oponente incrementaba su defensa.

“Fuera del camino…”

Gazef liberó su movimiento de muerte instantánea.
Sus manos emitieron un calor que comenzó a propagarse por todo su cuerpo.
Gazef dejó atrás sus limitaciones físicas, alcanzando un nivel de fuerza heroico. Al mismo tiempo, activó varias otras Habilidades Marciales —algo que podría describirse como magia de guerreros.

Gazef observó a los seis ángeles que volaban alrededor de él.

“[Corte de Luz Séxtuple]”

Esta habilidad marcial creaba rápidos cortes de luz.
Con un movimiento había golpeado a seis enemigos.

Aquellos que fueron golpeados fueron partidos por la mitad, y se disiparon en pequeñas esferas de luz.
El resto de ángeles jadeo por la sorpresa mientras los hombres de Gazef lo ovacionaban fuertemente.
Aunque le dolían las manos por usar su carta de triunfo, todavía no era suficiente para volverse una molestia.
Como si hubieran recibido órdenes de detener los aplausos, un gran número de ángeles comenzó su ataque nuevamente. Uno de ellos movió su espada llameante contra Gazef.

Justo cuando el ángel estaba a punto de golpearlo con la espada, Gazef activó inmediatamente otra habilidad marcial y su cuerpo lo esquivo instantáneamente con un movimiento como de niebla.
Antes de que el ángel tuviera siquiera la oportunidad de blandir la espada nuevamente, ya había sufrido el golpe de Gazef. El ángel se desvaneció en pequeñas esferas de luz.
El ataque de Gazef no había terminado ahí.

“[A Toda Marcha].”

Con movimientos similares al fluir del agua, se había hecho cargo de los ataques de todos los ángeles. Usando esta habilidad única, procedió a atacar a dos ángeles. Como una escena milagrosa, la terca resistencia de Gazef les daba a sus hombres el rastro de esperanza de que podían ganar.
Sin embargo, la Teocracia no permitiría tal cosa, y con una voz burlona procedieron a extinguir la tenue esperanza que tenían los soldados.

“Que emocionante. Pero…acabemos con esto. Todos los que hayan perdido su ángel, invoquen reemplazos. Usen todas sus habilidades mágicas en Stronoff.”

Sus emociones que hervían de pronto se enfriaron.

“Esto no luce bien.”

Gazef dijo en voz baja mientras disolvía otro ángel. Ya nadie aplaudía incluso cuando Gazef continuaba atacando a los ángeles. Las caras de sus hombres estaban llenas de ansiedad mientras se preparaban para enfrentar al enemigo.

Ya sea en número, armas, entrenamiento o habilidades. Las tropas de Gazef eran inferiores en todas las formas. Su única arma —la esperanza de salir victoriosos— había desaparecido.
Gazef luchó usando sus reflejos para esquivar ataques enemigos. Aunque solo necesitaba un golpe para destruir un ángel, la fuerza principal de sus enemigos todavía se encontraba lejos.
Aunque esperaba que sus hombres hicieran alguna diferencia, ellos no podían traspasar la defensa de los ángeles sin usar armas mágicas. No podían usar habilidades similares a [Enfocar Poder de Lucha] de Gazef, ni tampoco tenían armas mágicas, incluso si lograban herir a los ángeles, era difícil causar heridas fatales.
Todo era inútil.

Gazef mordió sus labios y solo podía seguir blandiendo su espada.
Había usado varios movimientos de muerte instantánea seguidos. Su record de usos consecutivos de [Corte de Luz Séxtuple] se incrementaba constantemente.
Guerreros como Gazef podían usar hasta siete habilidades marciales diferentes durante un combate.
Incluyendo su movimiento secreto, él podía usar hasta siete tipos en batalla.
En ese momento estaba usando [Reforzamiento de Cuerpo], [Reforzamiento Mental], [Resistencia Mágica Mejorada], [Encantamiento de Arma Mágica] y habilidades marciales para atacar a cinco objetivos diferentes.

La razón por la que no usaba el límite de siete habilidades a la vez era porque el nivel de concentración requerido sería muy grande.
Especialmente [Corte de Luz Séxtuple], que requería tres veces su nivel de concentración.
Incluso para Gazef que solo tenía dos tipos diferentes de movimientos finales, uno que requería que usara toda su energía y otro que usaba cuatro veces su nivel de concentración.
Si pudiera usar estas habilidades marciales, podría destruir fácilmente a los ángeles. Pero incluso si lo hiciera, sus enemigos los invocarían de vuelta. Mientras no derrotara a los Encantadores Mágicos, tendría que seguir enfrentando olas y olas de ángeles. Esperar que el enemigo agote su magia era otra idea, pero para entonces Gazef también ya habría agotado todas sus fuerzas.

De hecho, la espada en las manos de Gazef se volvía pesada lentamente: Su corazón latía de manera errática.
[Contraataque Instantáneo] era una habilidad que le permitía seguir atacando: Le permitía al usuario regresar a su posición original luego de haber atacado con el objetivo de que pueda atacar de nuevo. Aunque era posible atacar de nuevo rápidamente, cambiar la postura del cuerpo a la fuerza creaba una gran carga para éste.
La técnica [A Toda Marcha] permitía al usuario incrementar temporalmente la velocidad de su estado mental, incrementando la rapidez de sus ataques. Pero el uso continuo generaba una gran cantidad de fatiga mental.

Junto al uso de [Corte de Luz Séxtuple], la carga en su cuerpo era inmensa, pero si no lo usaba, no habría forma que pudiera librarse de esto.

“¡No importa cuántos de ustedes vengan! ¡Ustedes ángeles no son nada!”

Este grito lleno de vigor sobresaltó a los soldados de la Teocracia, pero inmediatamente una tranquila voz les hizo recobrar la compostura.

“No hagan caso, es solo el rugido de una bestia atrapada en una jaula. No hay necesidad de ponerse ansiosos por eso, solamente agótenlo lentamente y eviten acercarse mucho. Las garras de esta bestia en verdad son largas.”

Gazef miró ferozmente al hombre con la cicatriz en el rostro.
Si tan solo pudiera matar a ese comandante, sería posible revertir la situación. El problema eran los guardias que tenía al lado, ángeles diferentes a los que llevaban espadas de fuego, además de la distancia que los separaba y las capas de barreras defensivas en frente de él.
Simplemente estaba demasiado lejos.

“La bestia planea liberarse. Háganle saber el significado de lo imposible.”

La voz calmada del hombre hacia que Gazef perdiera la paciencia.
Incluso si usaba su fuerza de nivel heroico, para alguien como Gazef que solo conocía sobre combate cuerpo a cuerpo, no había casi ninguna oportunidad de ganar.
Pero –y ¿qué? Si esta era la única forma en la que podría librarse del comandante enemigo, todo lo que podía hacer era usar su fuerza para lograrlo.

Con agudos ojos, Gazef comenzó a correr a prisa.
Pero sabía que esta sería una tarea difícil.
Los ángeles continuaban atacándolo con sus espadas llameantes, pero él los esquivaba y contraatacaba al mismo tiempo, solo para sentir un repentino dolor luego de derrotarlos.
El dolor parecía venir de haber sido golpeado en el estómago. Mirando es esa dirección, vio un grupo de Encantadores Mágicos usando algún tipo de hechizo.

“Ya que son sacerdotes, deberían al menos actuar como tal y lanzar algunos hechizos de curación ¿verdad?”

Como si desafiaran el sarcasmo de Gazef, una onda de choque invisible lo golpeó.
Incluso si se trataba de un ataque invisible, mientras no hubiera muchos de ellos, Gazef se sentía confiado en que podría reaccionar y evadir los ataques viendo los ojos de los oponentes. Pero como eran más de treinta ataques, lo mejor que podía hacer era usar toda su fuerza para proteger su cabeza usando su espada y sus brazos como escudos.
Casi cae al suelo mientras su cuerpo entero gritaba de agonía, hasta que llegó al punto de no poder decir de qué parte de su cuerpo venía el dolor.

“¡A-aak!”

El sabor a hierro que venía de su garganta provocó que escupiera sangre. Siendo golpeado por ondas de choque invisibles, Gazef dio un paso atrás, ahogándose, tratando de evitar ser golpeado por la espada de un ángel. No pudo esquivar la espada del ángel pero afortunadamente la espada reboto en su armadura, pero el impacto del ataque si lo golpeó.
Por reflejo intentó golpear al ángel con su espada, pero había perdido su balance y el ángel fue capaz de esquivarlo fácilmente.
Sin aliento, la espada en la mano de Gazef estaba temblando.
Su cuerpo intensamente fatigado le susurrara en el oído, diciéndole que se tienda en el suelo y que descanse.

“Ya es momento de pasar a la fase final de la cacería. No permitan que la bestia descanse, ordenen a los ángeles que continúen el ataque.”

Incluso si Gazef hubiera querido recuperar el aliento, luego de escuchar las órdenes del comandante, los ángeles atacaron sin piedad uno tras otro.
Primero esquivaba, luego golpeaba con el lado de su espada. Usando su fuerte armadura para bloquear el ataque del siguiente ángel que venía descendiendo desde el cielo.
Aunque Gazef quería contraatacar, simplemente eran demasiados ataques.

La fatiga acumulada agotaba sus fuerzas, ahora solo podía ocuparse de un enemigo a la vez. Prácticamente yo no tenía energía suficiente para activar sus habilidades especiales mientras uno tras otro, sus hombres caían al suelo, permitiendo que los ataques enemigos se concentraran completamente en él.
Ya no podía avanzar a través de las defensas del enemigo y sentía que a la muerte acercándose más y más cerca.
En un momento de descuido casi cae de rodillas, pero sin demora elevó su espíritu y siguió luchando.
Y una vez más una onda de choque voló hacia él, golpeándolo mientras luchaba por moverse.
La escena frente a sus ojos se balanceaba fuertemente.
¡Nada bueno!
Gazef usaba todas las fuerzas que le quedaban en el cuerpo para mantener su balance. Pero algo parecía que estaba mal, ya que toda su fuerza comenzó a desaparecer.
De pronto sintió el pasto del suelo haciéndole cosquillas en la mejilla, mostrando que había caído.
Aunque trato de ponerse en pie, su cuerpo no lo escuchaba. En ese momento, las espadas que llevaban los ángeles significan “Muerte”.

“Denle el golpe final, pero no lo hagan ustedes mismos, envíen a los ángeles para asegurar su muerte.”

Estoy perdido.
Sus manos entrenadas no paraban de temblar. Ni siquiera podía levantar la espada larga que tenía en la mano, pero él no se rendiría.
Apretando los dientes, dejó escapar un gruñido agudo.
Gazef no temía morir. Él había tomado incontables vidas por sí mismo, así que estaba mentalmente preparado para enfrentar ese mismo final en el campo de batalla.
Como le había dicho antes a Ainz, habían personas que le guardaban rencor. Él sabía que un día este odio se convertiría en la espada que tomaría su vida.
Sin embargo, no podía aceptar esta situación.
Habían atacado varios pueblos, y asesinado a civiles desarmados, pobladores inocentes solo para atraer a Gazef a una trampa.
De ningún modo podía permitirse morir con este tipo de vergüenza, pero más que nada no podía tolerar su propia impotencia.

“¡GAHHHHHHHHHHHHHHH! ¡NO ME SUBESTIMEN…!”

Con todo su cuerpo, dejo salir un tremendo grito.
Con sangre y saliva fluyendo de su boca, Gazef se levantó lentamente.

Sintiendo la presencia imponente de un hombre que ya no debería tener la fuerza suficiente para dar un solo paso, los ángeles no pudieron evitar retroceder.

“¡Uhh–! ¡Uhh–!”

El simple acto de mantenerse en pie le dificultaba la respiración, su conciencia estaba confusa y su cuerpo entero se sentía como si estuviera enterrado bajo una gruesa capa de barro. Pero no podía descansar, en el momento en que lo hiciera, todo acabaría.
Es más, incluso con la cantidad de dolor que sentía, no podría decirse que sería capaz de entender el dolor de los pobladores que habían muerto.

“¡Soy el Caballero Capitán del Reino! ¡Por mi amado Reino, y para proteger a su gente! ¡¿Cómo podría perder ante basura que ha manchado el nombre de este Reino…?!”

Aquel hombre protegerá a los pobladores.
Así que lo único que quedaba era derrotar al enemigo frente a él usando todas sus habilidades.

Quería proteger el futuro de la gente del Reino. Solo pensaba en esto.

“…Es debido a que sigues diciendo tantas estupideces, que morirás en este lugar. Gazef Stronoff.”

Gazef miro ferozmente al comandante enemigo, mientras escuchaba las palabras que lo ridiculizaban.

“Si tan solo hubieras escogido abandonar a los pobladores en la frontera, entonces esto no hubiera terminado así. Es imposible para ti darte cuenta que tu vida sola tiene más valor que las vidas de miles de campesinos. Si realmente amaras a tu país, debiste haber abandonado a estos pobladores.”

“¡Tú y yo… nunca… estaremos de acuerdo!”

“¿Qué bien podrías hacer con el cuerpo en ese estado? deja de resistirte inútilmente y acuéstate como un buen chico. Te mostraré algo de piedad y te concederé una muerte sin dolor.”

“Si realmente… crees que ya no puedo hacer nada, entonces ¿por qué no te acercas tú mismo y me cortas la cabeza? Conmigo en este estado… ¿debería ser fácil verdad?”

“…Bueno, parece que todo lo que sabes es hablar. Si todavía quieres pelear, ¿realmente crees que tienes alguna oportunidad de ganar?”

Gazef simplemente miraba de frente, su mano temblorosa sostenía su espada. Mirando con dificultad al enemigo frente a él, ni siquiera se preocupaba de los intranquilos ángeles que lo rodeaban.

“…Que pérdida de tiempo. Que tonto. Una vez que te mate, esos pobladores sobrevivientes serán los siguientes. Todo lo que hiciste hasta ahora solo sirvió para prolongar su sufrimiento.”

“Je, je… jajaja…”

Gazef tenía una sonrisa en el rostro.

“…¿Qué es tan gracioso?”

“…je, tú eres el tonto. En ese pueblo… hay alguien incluso más fuerte que yo. Ese hombre es inalcanzable, sería capaz de derrotarlos a todos ustedes por si solo… piensas que puedes tocar… a los pobladores que él está protegiendo, esa es una tarea imposible…”

“…¿Más fuerte que tú, el guerrero más fuerte en el Reino re Re-Estize? ¿Realmente crees que voy a caer en un truco como ese? que estupidez.”

Una sonrisa flotaba en el rostro de Gazef. ¿Qué tipo de cara pondría esta persona si se enfrentara a ese hombre invencible, Ainz Ooal Gown? Esa sería la mayor recompensa que Gazef podría recibir en el otro mundo.

“…Ángeles, maten a Gazef Stronoff.”

Con una fría orden, innumerables alas comenzaron a moverse.

Gazef corrió hacia adelante con la determinación de enfrentar su muerte, una voz pudo oírse a su lado.
–Parece que es momento de relevarte.
La escena en frente a Gazef cambió de pastizales ensangrentados al interior de una casa simple.
Alrededor suyo estaban las figuras de sus hombres y las preocupadas expresiones de los pobladores.

“Es-, Este lugar es…”

“Este es el almacén bajo la protección mágica de Ainz-sama.”

“Jefe… E-, El Señor Gown no parece estar aquí.”

“No. Estaba aquí hace solo unos momentos, pero parece que ha cambiado de lugar con él Caballero Capitán-sama, desapareciendo frente a mis ojos.”

Así que era eso, la voz en mi cabeza de hace algún momento…
Gazef relajó el cuerpo. Lo que pasara a continuación estaba fuera de su control. Gazef se desplomó al suelo, y los pobladores se apresuraron hacia él.
Las Seis Escrituras. Un oponente al cual el caballero más fuerte del Reino no pudo derrotar.
Pero en su mente, no creía que Ainz pudiera perder.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario