Overlord – Volumen 1: Capítulo 2 (Parte 4)

Serie: Overlord.
Volumen 1: El Rey No-Muerto.
Capítulo 2: Guardianes de Piso (Parte 4).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 2: Guardianes de Piso

Parte 4

El enorme Elemental de Fuego Primario lentamente se derritió y desapareció en el aire. El calor que se había liberado en el aire también desapareció gradualmente.

Con la desaparición del Elemental de Fuego, Momonga tenía la sensación de que su dominio sobre él también desaparecía. Aunque los Elementales de Fuego Primarios tenían una fuerza destructiva y una durabilidad extraordinarias, su sorprendente daño por fuego podía ser totalmente ineficaz. Para alguien con una gran agilidad como Aura, el elemental era solamente un objetivo enorme.

Normalmente Aura habría perdido un poco de salud al atacarlo, pero Mare, siendo un druida, no permitiría algo así. De hecho, Mare utilizó eficientemente su magia durante toda la pelea para ayudar a Aura fortaleciéndola o debilitando a su enemigo. Los dos tenían una gran aptitud para jugar los roles de atacante y defensor y podría decirse que eran la pareja perfecta. Al mismo tiempo, Momonga sintió la diferencia entre la batalla aquí y la batalla en el juego. Éste era un combate real.

“Muy emocionante… los dos… lo hicieron realmente bien.”

Al escuchar las palabras llenas de admiración de Momonga, los dos niños sonrieron de oreja a oreja:

“Gracias por sus elogios Momonga-sama. ¡Ha sido un largo tiempo desde que tuvimos tan grandioso ejercicio!”

Los dos limpiaron el sudor de sus caras, sin embargo al hacerlo, sudaban incluso más, y las gotas les resbalaban por la bronceada piel.

Sin decir nada Momonga abrió su caja de ítems y sacó el ítem ‘Frasco Infinito’.
Dentro de Yggdrasil había sed y hambre, pero estas necesidades le eran completamente desconocidas al no-muerto Momonga y por tanto nunca había usado este ítem. Como mucho lo usaría en su montura. De un material similar a cristal transparente, el frasco se llenaba con agua fresca. Debido al agua helada, innumerables gotas de agua se reunieron sobre la superficie del frasco.
Tomó dos bellas tazas, las llenó de agua y se las ofreció a los gemelos:

“Aura, Mare, beban esto.”

“¿Huh? Es muy amable de su parte, Momonga-sama…”

“Sí, mi magia también puede producir agua.”

Viendo a Aura agitar las manos constantemente y a Mare sacudiendo la cabeza continuamente, Momonga sonrió:

“Esto no es nada. Ustedes lo han hecho muy bien y esta es mi forma de agradecerles.”

“Wow ah…”

“Woo oh…”

Sintiéndose tímidos y con las caras rojas, Aura y Mare tomaron las tazas lentamente:

“Gracias, Momonga-sama”

“¡Q-Que usted incluso se haya molestado en servirnos agua!”

¿Era realmente necesario que ellos se pusieran así de contentos?
Aura sin rehusarse más, tomó la taza con ambas manos y la bebió de un golpe. Derramando gotas de agua que resbalaron por su garganta y continuaron hasta desaparecer en su pecho. Mare sostenía la taza con ambas manos y bebía con pequeños sorbos. Solo por la forma de beber, la diferencia en sus personalidades era evidente.

Mientras los miraba moverse, la mano de Momonga tocaba su propio cuello. Para él, todavía se sentía como si hubiera una capa de piel.
Su cuerpo hasta ahora no sentía sed y ni siquiera se sentía somnoliento. Aunque era obvio que un no-muerto no siente esas cosas, darse cuenta de que ya no era humano le hacía querer pensar que todo era una broma.
Momonga seguía tocando su cuerpo. No había piel, músculos, vasos sanguíneos, nervios ni órganos, sólo huesos. Incluso si ya lo supiera, todavía no lo sentía real por lo que constantemente estaba tocando su cuerpo.
El sentido del tacto se sentía más apagado comparado al de un humano. Parecía que tocaba algo con una tela puesta en medio. Por otro lado, si se trataba de sus sentidos auditorios o visuales, parecía que se habían vuelto más agudos.
Si alguien viera un cuerpo hecho solo de huesos, pensaría que se fracturaría fácilmente. Sin embargo, cada hueso de Momonga era más duro que el acero.
E incluso a pesar de ser tan diferente a como era en el pasado, tenía un extraño sentimiento de satisfacción y de realización. Le parecía que así era como debía ser su cuerpo. Tal vez ésta era la razón por la que no entró en pánico cuando su cuerpo se convirtió en huesos.

“¿Quieren más?”

Momonga levantó el Frasco Infinito y preguntó a los dos niños si no querían beber más.

“¡Uh- Gracias! ¡Ya tuve suficiente!”

“¿Es así? ¿Entonces qué tal tu Mare? ¿Todavía quieres beber más?”

“Eh! Uh… uh… yo… ya he bebido suficiente. Ya no tengo sed.”

Asintiendo como respuesta, Momonga recogió las dos tazas y las puso de vuelta en su caja de ítems.
Aura de pronto susurró:

“En un principio yo pensaba que Momonga-sama sería más aterrador.”

“¿Ah? ¿De veras? Entonces comparado con ahora…”

“¡Ahora, es mejor! ¡Definitivamente mejor!”

“Entonces que se quede de este modo.”

Oyendo las emocionadas respuestas de Aura, Momonga se sorprendió un poco al responder.

“Momonga-sama, ¿en realidad no será que usted solamente es amable con nosotros verdad~?”

Momonga no sabía cómo responder la pregunta de Aura, así que sólo le acarició la cabeza.

“Jejeje”

Aura parecía un cachorro que acaba de encontrar su juguete favorito, mientras que Mare mostraba una expresión de envidia.
De pronto se oyó una voz:

“¿Ah? ¿Acaso soy la primera en llegar?”

Aunque su forma de hablar era bastante madura, la voz sonaba bastante joven y una sombra emergió desde el suelo. La sombra lentamente tomó la forma de una puerta y alguien emergió.

Vestía un vestido de noche negro de apariencia suave con una gran y pesada falda. En la parte superior del torso llevaba una cinta adornada con encajes y una chaqueta corta a medida. Llevaba puestos unos largos guantes de encaje por lo que no mostraba casi nada de piel.
La única forma de describir sus finas facciones faciales, que mostraban una piel que parecía de cera, seria ‘belleza real’. Su cabello plateado estaba peinado en una cola de caballo, por lo que no le cubría la cara y sus oscuros ojos mostraban una mirada coqueta.

Parecía tener catorce años, o tal vez menos, su apariencia infantil estaba compuesta de un simple conjunto de monería y fineza, una belleza real. Pero su pecho era un poco inconsistente con su edad. Era muy pronunciado.

“…El movimiento instantáneo está estrictamente prohibido en Nazarick, ¿acaso no se te dijo que no usaras [Portal]? Deberías poder caminar hasta la Arena, así que usa los pies Shalltear.”

Al lado de Momonga se oyó una voz impaciente. Ese tono gélido no era del tipo que se usa para entrenar cachorros. Estaba lleno de hostilidad.
Mare comenzó a temblar nuevamente y rápidamente dejó el lado de su hermana dando pequeños pasos. Sin embargo el giro de 180 grados en la actitud de Aura sorprendió incluso a Momonga.

La niña que había usado el más alto nivel de magia de transferencia para llegar aquí se llamaba Shalltear. Ni siquiera miraba hacia la cara sombría de Aura, que estaba parada al lado de Momonga y en su lugar, caminó directamente hacia él.

Su cuerpo emitía un olor intrigante.

“…Apesta.”

Dijo Aura. La ironía de esta frase, “Debe ser el olor de un no-muerto, ya que la carne está podrida.”

Tal vez viendo que Momonga levanto los brazos por reflejo para olerlos, Shalltear frunció el ceño molesta:

“…Ese tipo de palabras son muy ofensivas. Momonga-sama es un no-muerto sabes.”

“¿Qué? ¿Qué tonterías dices Shalltear? ¿Cómo podría Momonga-sama ser un no-muerto ordinario? Él debe haber alcanzado un nivel por encima de los no-muertos o incluso el nivel de un Dios no-muerto.”

Escuchando a Shalltear y a Mare haciendo sonidos de “Ah.” Y “Enn.” Aunque no es del todo claro ahora mismo, pero en Yggdrasil, Momonga era solo un no-muerto ordinario… Por tanto se sentía un poco inferior. El punto era que no había un no-muerto de alto nivel o un Dios no-muerto.
 
“No, pero hermana las palabras que dijiste antes fueron un poco ofensivas.”

“¿Ah en serio? Bueno entonces, intentémoslo de nuevo… ¿Podría ser el olor de la carne muerta pudriéndose?”

“Eso… Eso estaría mejor.”

Llegando a un acuerdo con el Segundo intento de Aura, las delicadas manos de Shalltear se movieron hacia Momonga y lo abrasó:

“Ah, mi amo, mi único gobernante, oh querido amo.”

Abrió sus rojos labios, mostrando su húmeda lengua. Su lengua era como una criatura, relamió sus labios una vez en un círculo. Un fragante olor venía de su boca.

Aunque era una glamorosa belleza y podría identificarse como tal, debido a su aparente edad la gente no podría evitar sonreír por el contraste. Su estatura no era la suficiente, incluso si quería alcanzarlo y abrasarlo en el cuello, terminaba viéndose más como si estuviera colgando de su cuello. Para Momonga, que no estaba acostumbrado a las mujeres, esta acción se sentía muy provocativa. Quería dar un paso atrás, pero al final decidió quedarse quieto y no se movió.

¿Ella tenía este tipo de personalidad? De pronto este pensamiento emergió en su mente. Pensando en el pasado, recordó que esta chica fue creada por su compañero Peroroncino-san, por lo que este tipo de personalidad no era improbable. Ya que a Peroroncino-san le gustaban los Juegos-H más que a nadie, también se sentía orgulloso de decir ‘Los Juegos-H son mi vida.’
(Nota: H = Hentai)

El personaje de Shalltear Bloodfallen fue creado por este bueno para nada.
Ella era el guardián de los primeros tres pisos dentro de la Gran Tumba de Nazarick, una ‘Vampiro Real’ y también la obra maestra del amante de Juegos-H. Los ajustes de todas sus creaciones estaban llenos de estereotipos y roles de Juegos-H.

“…Muestra un poco de moderación…”

Por primera vez Shalltear reaccionó ante este rugido y miró a Aura con una expresión burlona:

“Ara~, ¿pequeña estabas aquí? Como no te vi, pensé que ya no estabas.”

Momonga no pretendía intervenir respecto a lo que había dicho. La cara de Aura temblaba, pero Shalltear la ignoró y miró a Mare diciendo:

“Debe ser difícil tener una hermana tan extraña. Sería mejor si te alejaras de ella lo más rápido que puedas, no vaya ser que un día te vuelvas como ella.”

La cara de Mare cambió instantáneamente porque sabía que Shalltear pretendía usarlo para comenzar una pelea con su hermana.

Pero Aura sólo sonreía…

“Que ruidosa, pechos falsos.”

… y lanzó la bomba.

“…¡¿Qué tonterías estás diciendo…?!”

Ah, su personalidad está totalmente arruinada… Momonga no pudo evitar pensar para sí mismo. Shalltear habiendo revelado su verdadera naturaleza, no hablaba tan pretenciosamente como antes.

“Uno puede decir eso con solo mirarte… tus pechos se ven tan extraños. Al final ¿cuantas rebanadas pusiste dentro eh?”

“¿Qu-qué-?”

Shalltear movía los brazos frenéticamente tratando de cubrir lo que Aura había dicho sobre ella. Al otro lado Aura sonreía perversamente:

“El relleno es tan grueso… ¿cambió de posición mientras caminabas cierto?”

“¡Goo!”

Aura le había dado un toque con el dedo, Shalltear hizo un ruido extraño.

“¡Justo en el blanco! ¡Ja ja ja! ¡No puedes ocultarlo más~! Así que fue por eso que usaste [Portal] en lugar de venir caminando Ja…”

“¡Cállate! ¡Enana! ¡Tú eres tan plana como la pista de un avión! Al menos yo tengo… no, ¡yo tengo mucho material ahí!”

Shalltear contraatacó desesperadamente. En ese momento, Aura reveló una sonrisa aún más perversa. Shalltear dio un paso atrás como si tuviera miedo. Como por reflejo, Shalltear cubrió sus pechos, era patético.

“…Tengo sólo 76 años así que todavía hay tiempo. A diferencia tuya, un no-muerto que no tiene futuro. Oh que lamentable. Nunca llegarás a la pubertad.”

Shalltear no pudo evitar dar un gemido mientras daba otro paso atrás. Una expresión de falta de palabras se mostró en su rostro. Viéndola, Aura mostró una sonrisa aterradora:

“¡En realidad, por ahora estoy muy conforme con mis pechos!”… Poof.

Momonga creyó escuchar el sonido viniendo del cuerpo de Shalltear en el momento en que finalmente perdió la cordura.

“¡Pequeño demonio apestoso!… ¡Ahora ya es muy tarde para arrepentirse…!”

Una neblina negra se derramaba de las manos enguantadas de Shalltear. Aura cogió su látigo y se preparó para el enfrentamiento. Mientras tanto, Mare se veía entrar en pánico.
A Momonga esta escena le resultaba familiar, pero dudaba preguntándose si debía parar o no a estas dos.

El creador de Shalltear, Peroroncino-san y el creador de Aura y Mare, Bukubuku Chagama-san, eran dos hermanos que algunas veces eran tan ruidosos como estas dos de aquí. Con dos personas ruidosas de fondo, Momonga recordó las memorias de sus pasados compañeros.

“Que ruidoso.”

Mientras Momonga se veía inmerso en sus viejas memorias, una criatura inhumana habló en un tomo parecido al humano, totalmente fuera de lugar con su apariencia. Ante este sonido innatural las dos detuvieron su pelea. Buscando el origen del sonido, no habiéndose percatado de su llegada, vieron una figura fría, de forma extraña.
Con un enorme tamaño de 2.5m y de apariencia como la de un insecto caminando en dos patas, si el diablo fuera la fusión de una mantis y una hormiga, seguramente se vería así. Con una cola dos veces más larga que su altura, su cuerpo cubierto de filosas espinas como púas de hielo y una fuerte mandíbula que fácilmente podía partir el brazo de un hombre.
Dos de sus manos sostenían una alabarda plateada, mientras las otras dos sostenían una maza que emitía una luz negra y una funda de forma torcida que parecía ser para una espada ancha.
Con un aire tan frío que era difícil respirar, y una pálida armadura de hueso azul reforzado que despedía un polvo de diamantes como luz brillante. Sus hombros y espalda se veían como icebergs elevados.
Él es el Guardián del quinto piso en Nazarick, el “Gobernante del Glaciar Helado” Cocytus.
Sus manos con la alabarda golpearon el suelo que lentamente se congeló alrededor de ella.

“Su pequeño juego ha ido muy lejos…”

“Esta chiquilla está provocándome deliberadamente…”

“No, no es así-”

“Whoo ahhh…”

Shalltear y Aura se miraron mutuamente con miradas intensas mientras Mare era presa del pánico.
Momonga finalmente recobró la cordura y usó un tono de voz deliberadamente bajo para advertirle a las dos:

“…Shalltear, Aura. Dejen de pelear inmediatamente.”

Sorprendentemente ellas temblaron, pero asintieron con la cabeza:

“¡Lo siento!”

Momonga asintió sin mucha prisa aceptando sus disculpas y se volvió para decir:

“Viniste, Cocytus.”

“Al recibir órdenes de Momonga-sama, por supuesto que vendría inmediatamente.”

Mientras hablaba una neblina salía de su boca, seguida de un sonido ‘paji’ ‘paji’ por la humedad que se congelaba en el aire. Era tan frío como para estar al mismo nivel que la llama del Elemental de Fuego Primario. Sólo con estar alrededor de temperaturas tan bajas como éstas se producirían varios efectos dañinos que podrían congelar el cuerpo. Pero Momonga no sentía nada. Debería ser mencionado que todos los presentes tenían resistencia al fuego, hielo y ácido como forma de protección contra estos ataques.

“Últimamente no ha habido intrusos, es muy relajante, ¿verdad?”

“Así es…”

Su mandíbula hizo un sonido como ‘kakaka’ similar al sonido de intimidación de las avispas, pero Momonga pensó que Cocytus estaba riendo.

“…Dicho eso, hay algo que necesito hacer, por lo que no puedo relajarme todavía.”

“¿Oh? ¿Hay algo que debes hacer? ¿Podrías decirme que es?”

“Sí. Entrenar. Es bastante útil, en cualquier lugar.”

Aunque su apariencia no lo mostraba, Cocytus pertenecía a la clase guerrera. Tanto su personalidad como sus ajustes estaban diseñados de manera acorde. Si los Guardianes fueran clasificados por el uso de armas y su capacidad de ataque, podría decirse que él sería el primero.

“¿Has hecho todo esto por mi verdad? Te has esforzado bastante.”

“Valió el esfuerzo sólo por oír esas palabras. Oh, llegaron Demiurge y Albedo.”

Siguiendo la mirada de Cocytus hacia la entrada de la Arena, uno podía ver que dos sombras se acercaban. Caminando en frente estaba Albedo, seguida por alguien que parecía un asistente. Llegando a cierta distancia, Albedo sonrió eh hizo un gran reverencia hacia Momonga.

El hombre también hizo una elegante reverencia:

“Hice esperar a todos, lo lamento mucho.”

De casi un metro ochenta de alto, con una piel morena que sugería una exposición regular al sol, de facciones Asiáticas y con el cabello negro bien peinado. Detrás de los lentes redondos, sus ojos estaban tan entrecerrados que casi no eran visibles. Se sentía como si sus ojos no estuvieran abiertos. Vestía un traje Británico, por supuesto con corbata, parecía un competente hombre de negocios o un abogado profesional. Pero incluso si estuviera vestido como un caballero, uno podía sentir el lado siniestro que escondía debajo. Detrás de la espalda una cola plateada, cubierta de placas de metal y seis largas púas en la punta. Este hombre era el ‘Creador del Infierno Llameante’ Demiurge, el Guardián del séptimo piso en Nazarick. El rol de este demonio era de ‘Comandante de las defensas NPC’.

“Parece que todos están aquí.”

“… Momonga-sama, parece que hay dos que no han llegado todavía.”

Una voz fascinante y penetrante pudo oírse.
Las palabras de Demiurge tenían una habilidad especial. Esta habilidad se llamaba [Mantra de Dominación] y con él las personas con corazones vulnerables se convertían en sus marionetas. Pero esta habilidad no tenía efecto en los presentes. Para que hiciera efecto, los afectados debían tener un nivel de 40 o menos, así que para estas personas como mucho el único efecto era que sentían su voz muy reconfortante.

“No hay necesidad. La prioridad de esos dos Guardianes es trabajar sólo bajo ciertas circunstancias específicas. Hasta ahora la situación no requiere que ellos se hagan presentes.”

“Ya veo.”

“…Parece que mi aliado tampoco.”*
(*No estoy muy seguro pero creo que Shalltear es la que dice esto porque luego hablan de Kyouhukou)

Escuchando estas palabras Shalltear y Aura se quedaron inmóviles e incluso la expresión de Albedo se mostraba un poco rígida.

“…Bueno, ese tipo no sólo me protege… Sino que también protege una parte de mi piso.”

“Si, es verdad…”

Shalltear mostró una rígida sonrisa y Aura hacía lo mismo, mientras Albedo asentía constantemente.

“…Kyouhukou*. Sí, es mejor informar a los Guardianes de área también. Díganle a Guren y Grant que informen a los otros Guardianes de área. Ahora se les darán tareas a cada Guardián de piso.”
(*Lit. Príncipe del Terror).

En la Gran Tumba de Nazarick, los Guardianes se dividían en dos tipos.
Los Guardianes de piso que estaban frente a Momonga eran responsables por uno o varios de los pisos. Los otros eran responsables de proteger áreas especiales en cada piso. En términos simples, los Guardianes de área estaban subordinados a los Guardianes de piso y eran responsables de proteger un área en particular. Había muchos de ellos, así que no eran muy importantes. Básicamente la palabra ‘Guardianes’ dentro de Nazarick, usualmente se refería a los Guardianes de piso.

Todos los Guardianes de piso escuchaban las órdenes de Momonga y luego de ver que todos se habían reunido Albedo dio las instrucciones de apertura:

“Todos, por favor ofrézcanle su lealtad al Supremo Gobernante.”

Todos los Guardianes inclinaron las cabezas sin que Momonga siquiera tuviera oportunidad de interrumpir.
Todos empezaron a formar una línea con Albedo en frente y los demás guardianes uno al lado del otro detrás de ella. Cada Guardián mostraba una expresión seria y respetuosa. Uno podía ver que la atmósfera era seria. Shalltear, que estaba más cercana a él, dio un paso adelante:

“La Guardián del primer, segundo y tercer piso, Shalltear Bloodfallen, se inclina ante el Supremo.”

De rodillas, con una mano en el pecho y dando un profundo y respetuoso saludo.

Luego de la ceremonia de Shalltear, Cocytus dio un paso adelante:

“El Guardián del quinto piso Cocytus, se inclina ante el Supremo.”

Al igual que Shalltear, se arrodillo frente a Momonga de manera ceremonial.
Luego vinieron los gemelos elfos oscuros:

“La Guardián del sexto piso Aura Bella Fiora, se inclina ante el Supremo.”

“I-Igualmente el Guardián del sexto piso, Mare Bello Fiore, se inclina ante el Supremo.”

De la misma forma que los otros, ellos se arrodillaron y ofrecieron un respetuoso saludo. Los cuerpos de Shalltear, Cocytus, Aura y Mare eran diferentes, así que los pasos que daban también eran diferentes, pero el lugar donde se arrodillaban era constante y bastante bien ordenado.

Seguidos de Demiurge quien dio un elegante paso:

“El Guardián del séptimo piso, Demiurge, se inclina ante el Supremo.”

Con un tono frío y una postura elegante, Demiurge saludó de corazón. Finalmente, Albedo dio un paso al frente:

“La Supervisora de los Guardianes, Albedo, se inclina ante el Supremo.”

Momonga sonrió hacia Albedo, quien estaba arrodillada como el resto de los Guardianes. Sin embargo, Albedo continuó con su reporte con la cabeza agachada y con voz clara dijo:

“Excepto por el Guardián del cuarto piso, Gargantúa y el Guardián del octavo piso, Victim, los Guardianes de cada piso hemos venido a arrodillarnos… como ordenó el Maestro. Todos nosotros iríamos a través de hielo y fuego sin dudarlo por usted.”

Frente a las seis cabezas agachadas, Momonga parecía incapaz de decir palabra alguna y su garganta hizo un sonido de gorgoteo. Sentía que una presión anormal cubría esta escena.
Qué presión… Tal vez sólo Momonga se sentía de esta manera.

No sé qué hacer.

Esta era de esas escenas que probablemente pasaban una vez en la vida. La mente de Momonga entró en caos y accidentalmente activó una habilidad especial que emitía cierta aura, brillante como una luz radiante.
Sin tener tiempo de cancelarla, Momonga desesperadamente buscó en su memoria por una película o serie de TV con este tipo de escena. Quería encontrar algo que decir en la situación actual.

“Levanten las cabezas.”

Todos levantaron las cabezas. Ya que la acción fue tan perfecta, Momonga casi les pregunta si lo habían practicado todos juntos.

“Entonces… Primero, gracias a todos por venir.”

“Por favor no nos dé las gracias. Soy solo su leal servidora. Momonga-sama es nuestro gobernante supremo.”

Parecía que ningún otro Guardián intentaría denegar la respuesta de Albedo. Realmente era digna de ser la Supervisora de los Guardianes. Enfrentado a la seriedad de los Guardianes, la garganta de Momonga se secó y de pronto tuvo una sensación de asfixia. Era la presión de ser un líder, una sensación física que firmemente comprimía su cuerpo. Sus órdenes afectarían el futuro, así que sentía un poco de dudas respecto a lo que debía hacer. La Gran Tumba de Nazarick podría quedar en ruinas debido a su decisión… Su mente se llenó de inquietud.

“…Momonga-sama, sentir dudas está bien, ya que comparados a Momonga-sama, nuestra fuerza fundamental es insignificante.”

Albedo dejó de sonreír y habló con una expresión respetuosa y llena de admiración.

“…Pero mientras que Momonga-sama lo ordene, no importa que tan difícil sea la tarea, yo… no, todos los Guardianes cumpliremos, incluso si eso significara destruirnos a nosotros mismos. Juramos nunca avergonzar a los cuarenta y un Seres Supremos de Ainz Ooal Gown.”

“¡Esto lo juro!”

Siguiendo la voz de Albedo, los otros Guardianes hicieron eco al unisonó. Todas sus voces llenas de fuerza y no importaba cuantas personas lo intentaran, nadie podría ser capaz de detener su increíblemente sólida lealtad y determinación. A Momonga en este momento le parecía una broma que alguna vez haya sospechado que los NPCs lo traicionarían. Luego de esta declaración, el humor oscuro alrededor de él desapareció sin dejar rastro.
Momonga estaba conmovido y bastante emocionado. Pensar que los NPCs diseñados por los miembros de Ainz Ooal Gown serían tan geniales.

La gloriosa época dorada todavía existía.
La cristalización del duro trabajo de todos, las obras maestras que ellos habían creado todavía persistían en este mundo… y Momonga estaba realmente agradecido por ello.
Momonga mostraba una gran sonrisa, pero debido a que su cara era un cráneo obviamente no hubo cambios visibles en su expresión. Sin embargo, las luces rojas dentro de sus órbitas oculares se volvieron extremadamente deslumbrantes. Y justo en el momento en que su ansiedad se esfumaba, Momonga simplemente dijo lo que cualquier presidente de una compañía hubiera dicho:

“Guardianes, ustedes son los mejores. Estoy seguro que serán capaces de entender mi propósito y de completar la misión con éxito. Tal vez haya algunas cosas que no puedan entender, pero quiero que se concentren en escuchar. Creo que la Gran Tumba de Nazarick se ha visto envuelta en un accidente de origen desconocido.”

Los Guardianes todavía tenían rostros serios y no mostraban signos de sorpresa.

“Aunque no conozco la causa de este accidente, Nazarick, que originalmente estaba situada en un pantano, ha sido transportada a una pradera. ¿Hay alguno de ustedes que conozca algo sobre este fenómeno?”

Albedo miró las caras de los demás Guardianes y respondió abiertamente:

“No, lo siento, no tenemos ninguna pista.”

“Bueno, tengo otra cosa que preguntar a los Guardianes de piso. ¿Ocurrió alguna cosa extraña en sus pisos?”

Al escuchar estas palabras, cada Guardián de piso finalmente contestó:

“El séptimo piso no tuvo ningún incidente.”

“Tampoco el sexto piso.”

“Sí-Sí, mi hermana está en lo correcto.”

“En el quinto piso tampoco.”

“Desde el primer al tercer piso, no ha habido incidentes.”

“Momonga-sama. Quiero investigar el cuarto y octavo piso tan pronto sea posible.”

“Que así sea. Esta tarea le será concedida a Albedo, pero presta especial atención en el octavo piso. Si hay alguna situación de emergencia, podrías no ser capaz de lidiar con ella.”

Albedo saludó con una profunda reverencia para mostrar su entendimiento y Shalltear agregó:

“Entonces deme la responsabilidad de la superficie a mí.”

“No, Sebas Tian está investigando la superficie en este momento.”

Albedo, que estuvo presente en aquel momento, no mostró ninguna reacción, pero en la cara de los otros Guardianes se mostró una expresión de sorpresa que no pudieron ocultar.

En la Gran Tumba de Nazarick, había 4 NPCs que sobresalían en el combate cuerpo a cuerpo. El más competente en el manejo de diferentes armas y poseedor de una fuerza devastadora era Cocytus. Completamente equipada con su armadura pesada y exhibiendo una defensa impecable estaba Albedo. Sin embargo, el que tenía la mayor fuerza en el combate cuerpo a cuerpo, y quien podía hacerles frente a los dos era Sebas Tian. Y además de él, todavía había alguien más que podría vencerlos…

No debería haber razón para que los otros Guardianes no estuvieran sorprendidos. El combatiente más fuerte, el invencible Sebas Tian, fue enviado en una misión tan simple de reconocimiento. Esto podría verse como que Momonga estaba siendo muy cuidadoso sobre la situación, por tanto todos se sintieron especialmente tensos.

“Es casi hora de que regrese…”

En ese momento, Momonga vio a Sebas Tian caminando hacia él. Al igual que los otros Guardianes, Sebas Tian se arrodilló frente a Momonga.

“Momonga-sama, me disculpo por llegar tarde.”

“No hay problema, reporta sobre lo que viste en los alrededores.”

Sebas Tian levantó la cabeza y miró al resto de los Guardianes.

“…Esta es una emergencia, será bueno hacerlo saber también a los Guardianes de piso.”

“Sí. Primeramente, los alrededores, en un área de 1 kilómetro, son praderas. No hay estructuras hechas por el hombre. Sin embargo he visto pequeñas criaturas, no hay humanos o criaturas más grandes.”

“Esas pequeñas criaturas, ¿son monstruos?”

“No, parecen ser criaturas sin habilidades de combate.”

“…Ya veo. Esas praderas de las que hablas, ¿no serán de aquel tipo con afiladas hojas congeladas, que podrían atravesarte mientras caminas?”

“No, sólo es pasto normal, Nada especial.”

“¿Tampoco viste ningún castillo o estructuras parecidas en el cielo?”

“No, no había ninguna. Ya fuera en el cielo o en la tierra, no había ningún signo de humanos.”

“Ya veo, sólo un simple cielo… Buen trabajo Sebas Tian.”

Momonga, consoló a Sebas Tian, se sentía frustrado por la falta de información útil.
Pero sentía que lentamente se ponía al tanto de que ya no se estaba en el mundo virtual de Yggdrasil. Aunque no entendía por qué podía seguir usando el equipamiento de Yggdrasil al igual que la magia de modo normal.

Momonga no tenía idea de cómo llegó a este lugar, pero por ahora sería mejor incrementar la seguridad de Nazarick. No había forma de saber si este área se encontraba bajo el control de otra persona, si ese fuera el caso no había duda de que pronto los visitarían para quejarse. No, sería afortunado si todo terminara sólo con una queja.

“Guardianes, primeramente quiero incrementar la seguridad de cada piso. Ya que no sabemos que podría pasar, no sean descuidados. Si hubiera algún intruso, no lo maten, sino captúrenlo vivo. Traten de no dañarlo también. Durante esta situación desconocida, lamento causarles molestias con estas cosas.”

Los Guardianes reconocieron la orden, he hicieron una reverencia como saludo.

“Lo siguiente. Quiero entender bajo qué sistema opera esta organización. Albedo, ¿cómo comparten información los Guardianes entre sí bajo esta situación?”

En el tiempo en que Yggdrasil era sólo un juego, los guardianes eran todos sólo NPCs que únicamente actuaban de acuerdo a las reglas de su programación. Eran incapaces de intercambiar información y solamente protegían su propio piso.

“Cada Guardián resguarda su propio piso de acuerdo a su juicio personal, sin embargo el intercambio de información es responsabilidad de Demiurge y todos compartimos nuestra inteligencia con él.”

Momonga estaba un poco sorprendido, pero asintió lentamente con satisfacción:

“Eso es genial, la seguridad de Nazarick estará a cargo de Demiurge y Albedo estará a cargo de los Guardianes. Ustedes dos deberían preparar un sistema de gestión más completo.”

“Entendido. ¿El planeamiento del sistema de gestión no debe incluir el octavo, noveno y décimo piso verdad?”

“El octavo piso tiene a Victim así que no debería haber problemas. No, el octavo piso está fuera de los límites. Nadie puede ir al octavo piso sin mi permiso. Luego de liberar el sello, habrá un acceso directo entre el séptimo y el noveno piso. También incluye la capa interna del noveno y del décimo piso en el planeamiento”

“¿Está seguro de que quiere que sea de ese modo?”

Albedo estaba sorprendida e incluso Demiurge abrió los ojos por la sorpresa, claramente mostrando lo que sentían internamente.

“¿Será correcto dejar que aquellos sirvientes entren a las áreas sagradas del Gobernante Supremo? ¿Es realmente necesario llegar a tales extremos?”

Los mencionados sirvientes no eran NPCs diseñados por los miembros de Ainz Ooal Gown, sino los monstruos auto generados por el juego. Pensando sobre ello, con la excepción de unos pocos, el noveno y décimo piso no tenían ningún sirviente.
Momonga susurró para sí mismo en voz baja.
Albedo pensaba que ese lugar era un santuario, pero ese no era el caso.
La razón del porqué el noveno piso no tenía monstruos era porque si los más fuertes NPCs del octavo piso eran derrotados, las probabilidades de que Ainz Ooal Gown ganara eran muy bajas. Así que ellos, los miembros del gremio, bien podrían actuar el rol de los tipos malos y tener una confrontación final en el cuarto del trono como jefes de un juego.

“…No hay problema. Ya que ésta es una situación de emergencia, es necesaria más mano de obra.”

“Entendido. Haré una cuidadosa selección en base a fuerza y personalidad.”

Momonga asintió, luego fijó su mirada sobre los gemelos:

“Aura y Mare… ¿pueden esconder la Gran Tumba de Nazarick? Usando magia de ilusión, sólo pensar en el costo de mantenerla me da dolor de cabeza.”

Aura y Mare se miraron el uno al otro y comenzaron a pensar. Luego de algún tiempo Mare respondió:

“U-Usar magia es un poco difícil si quiere esconderlo todo… Pero podríamos usar lodo para pintar las paredes y luego cubrirlo con plantas…”

“¿Dices que quieres usar lodo para ensuciar las paredes de la Gran Nazarick?”

Detrás de Mare, Albedo lanzó la pregunta. Aunque la voz era suave y dulce, las emociones detrás de la voz estaban lejos de eso.
Los hombros de Mare temblaron, aunque los Guardianes alrededor no hicieron ningún sonido, todos parecían estar de acuerdo con Albedo.
Para Momonga, Albedo estaba siendo entrometida, algo como esto no era tan terrible como para causar esta conmoción.

“Albedo… No interrumpas. Estaba hablando con Mare.”

Momonga habló con una voz baja, sorprendiéndose incluso a sí mismo.

“Ah, ¡lo lamento terriblemente, Momonga-sama!”

Albedo agachó la cabeza, su rostro rígido de miedo. Los otros Guardianes e incluso Sebas Tian se mantuvieron en su lugar, actuaban como si lo dicho anteriormente también hubiese sido dirigido a ellos.
Ante la actitud rápidamente cambiante de los Guardianes, Momonga sintió que tal vez se había excedido con su regaño y lo lamentó, sin embargo continuó:

“¿Realmente puedes esconder todo cubriendo las paredes con lodo?”

“S-Sí. Si Momonga-sama lo permite… Pero…”

“Sin embargo, ¿visto desde la distancia, el suelo no parecería muy fuera de lugar? Sebas Tian, ¿hay alguna colina en el área circundante?”

“No. El área alrededor nuestro son solo praderas planas. Pero también hay un ciclo de noche en este lugar, así que en la noche podrá engañar a otros.”

“Ya veo… Si solo es para ocultar las paredes, la idea de Mare podría ser en realidad una buena idea. ¿Y podríamos crear montículos de tierra en los alrededores para camuflar las paredes más adecuadamente?”

“Eso haría que el resultado no sea tan obvio.”

“Muy bien. Entonces Aura y Mare, ustedes dos estarán a cargo de esta tarea. Pueden usar ítems de cualquiera de los pisos para completar su tarea. En cuanto a la parte que da la cara al cielo y que no puede esconderse, esperen a completar la tarea antes de usar magia de ilusión, háganlo de tal modo que nadie pueda ver Nazarick desde el exterior.”

“S-Sí. Sí señor.”

Estaría bien dejarlo hasta aquí. Aunque todavía había muchas cosas en las que pensar, podemos tomarnos nuestro tiempo. Ya que desde que comenzó este fenómeno sólo han pasado unas cuantas horas.

“Está bien, eso es todo por hoy. Todos, regresen y descansen, luego más tarde empiecen con sus tareas. Debido a nuestra falta de información, no se precipiten.”

Todos los guardianes agacharon las cabezas en entendimiento.

“Por último, hay algo que quiero preguntar a todos los Guardianes. Primero Shalltear. ¿Qué tipo de persona creen que soy?”

“Un hermoso cristal. Usted es el ser más bello del mundo. Incluso las gemas preciosas no se pueden comparar con su pálido y blanco cuerpo.”

Sin ningún titubeo, Shalltear respondió. Por la forma en que contestó, se podía ver que esos eran sus verdaderos sentimientos.

“… Cocytus.”

“Más poderoso y fuerte que cualquier Guardián. El Supremo Gobernante de la Gran Tumba de Nazarick.”

“… Aura.”

“Una persona reflexiva y compasiva.”

“…Mare.”

“U-, Una persona muy amable.”

“Demiurge.”

“Rápido tanto para tomar decisiones como para actuar. Un ser perfecto.”

“… Sebas Tian.”

“La persona responsable por reunirnos a todos. Compasivo y él que se negó a abandonarnos hasta el final, para quedarse atrás y pelear a nuestro lado.”

“Finalmente Albedo.”

“El Gobernante absoluto de todos nosotros, nuestro Gran Maestro y también la persona a la que más amo.”

“…Entonces es así. Entiendo claramente los sentimientos de todos. Las responsabilidades que en el pasado fueran dadas a mis antiguos compañeros ahora se las encargo a ustedes. En el futuro, por favor sean dedicados con sus deberes.”

Viendo a los Guardianes inclinar las cabezas, Momonga usó teletransportación para dejar la Arena. Instantáneamente la vista cambio de la primera fila de los palcos de la Arena a la mágica colección de Golems. Mirando alrededor, asegurándose de que no hubiera nadie además de los Golems, Momonga dejó escapar un suspiro.

“Agotador…”

Aunque su cuerpo no estaba cansado, su corazón sentía el estrés como una gran carga sobre sus hombros.

“…Aquellas personas… ¿Por qué tienen un concepto tan elevado de mí?”

Seguramente se trata de otra persona. Luego de escuchar lo que los Guardianes pensaban sobre él, le parecía que solamente estaban bromeando. ‘ja ja ja’ Momonga rio mientras sacudía la cabeza. Por el modo en que se veían, parecía que eran completamente serios.
En otras palabras, esos eran sus verdaderos sentimientos.

Sin embargo, si la situación no fuera tan alarmante como los Guardianes pensaban, tal vez se decepcionarían. El sólo pensar en eso le generó más estrés a Momonga. Sin mencionar que había otro problema, ante el cual Momonga puso una expresión más bien amarga.
Aunque su cráneo no podía mostrar ninguna expresión, todavía sentía como si ocurriesen cambios en su rostro.

“…¿Cómo debería tratar a Albedo?… Si esto continua, estaré demasiado avergonzado de darle la cara a Tabula Smaragdina-san.”

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario