Overlord – Volumen 1: Capítulo 2 (Parte 3)

Serie: Overlord.
Volumen 1: El Rey No-Muerto.
Capítulo 2: Guardianes de Piso (Parte 3).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 2: Guardianes de Piso

Parte 3

En la Arena, Momonga se preparaba para usar un hechizo sobre un espantapájaros en una esquina.

Aparte del simple daño mágico, los hechizos que Momonga había aprendido estaban especializados en muerte instantánea y otros efectos que añadían daño extra. Tenía una pequeña cantidad, relativamente, de hechizos no letales.
De hecho, incluso cuando Momonga usaba un simple hechizo de daño mágico, ya que su clase era Nigromante, automáticamente el daño de su hechizo aumentaba debido a otros efectos que añadían daño extra. Como resultado, un simple hechizo de daño hacía más daño que algunos hechizos aumentados de clases de combate.

Momonga miró a un lado y vio que estaba bajo el escrutinio de los curiosos ojos de dos niños. Su corazón sintió un poco de presión, ya que no estaba seguro de colmar sus expectativas.

Momonga miraba furtivamente a los dos monstruos. Su enorme tamaño alcanzaba los tres metros de altura. Tenían una mezcla de huesos de humano y de dragón, músculos altamente entrenados y las escamas que los cubrían eran más duras que el acero.

Tenían cara de dragón, una cola gruesa como un árbol y no tenían alas. Parecían un dragón caminando erguido sobre dos patas. La parte superior de sus brazos eran más gruesos que los de cualquier hombre y casi la mitad de largos que sus cuerpos, y llevaban una gruesa espada que daba la impresión de ser un escudo.
Estos dos monstruos eran del linaje Dragón y fueron invocados por Aura. Como domadora de bestias, ella tenía la habilidad de controlarlos y los usaba para organizar los juegos de la Arena.

Aunque su nivel era solo de cincuenta y cinco y casi no tenían habilidades especiales, tenían una resistencia ilimitada para atacar con sus robustos brazos. Era suficiente como para que estén a la altura de un Monstruo de alto nivel.

Momonga suspiró y fijó la vista de nuevo en el espantapájaros.

Sus ojos estaban mirando hacia el espantapájaros y viéndolo de cerca se notaba que Momonga estaba nervioso. Su objetivo era confirmar que todavía podía usar magia.

Al permitir que Aura y Mare vieran su ‘experimento mágico’, su propósito principal era demostrar su poder y hacerles saber que tenerlo a él como enemigo era una estupidez. Tenía que hacer esto antes de que llegasen los otros guardianes.

Estos dos niños no mostraban ni el más leve signo de traición y él no pensaba que lo traicionarían. Sin embargo, si él perdiese la habilidad de hacer magia, Momonga no estaba seguro de que mantuvieran su lealtad.

La actitud de Aura hacia Momonga se sentía como si ella lo conociera ya de hace algún tiempo. Para él sin embargo era como si éste fuera su primer encuentro.
Se podía ver que los ajustes de los roles de estos dos niños estaban cuidadosamente elaborados. Ambos eran creaciones de su gremio. Sin embargo, las reacciones emocionales y los patrones de comportamiento programados para reaccionar ante varias condiciones no eran perfectos y tenían algunas fallas. Y ahora que se habían vuelto seres inteligentes que pensaban por sí mismos, estas fallas probablemente afectarían su comportamiento de algún modo.
Si es que no los afectaron haciendo disminuir su lealtad, entonces ¿qué podrían haber afectado? Y otra cosa, la cantidad de lealtad nunca fue específicamente descrita en su programación. Por tanto el que obedecieran o no órdenes también podría variar. Si el problema fuese simplemente no obedecer órdenes, todavía podría manejarlo. Sin embargo ¿qué haría si ellos lo traicionaban inmediatamente luego de enterarse que no era lo suficientemente poderoso…?

Aunque ser demasiado paranoico es malo, tampoco es sabio confiar completamente. Resumiendo, en este momento para Momonga la mejor idea es ser cauto. Otra razón para este experimento es que, si él no pudiera usar magia, podría discutirlo con Aura y Mare. Estos dos niños creen que éste es un experimento para confirmar el poder del báculo, así que el poder mágico dependerá del ítem en sí. Si hubiera algún problema con su magia él podría fácilmente poner el báculo como excusa. El plan era perfecto.

Momonga no podía evitar sentirse orgulloso por su plan. Pero, acaso en el pasado, ¿su mente había estado siempre tan calmada y flexible? Nadie podía responder esta pregunta por Momonga.

Las dudas que tenía su mente fueron desechadas y comenzó a pensar sobre la magia en Yggdrasil. Dentro del juego, la fuerza de los hechizos mágicos estaba clasificada en niveles desde 1 hasta 10 y había fácilmente más de seis mil hechizos en total separados en diferentes tipos de sistemas. Había setecientos hechizos de dieciocho sistemas diferentes que podían ser usados por Momonga. En general, los jugadores de nivel 100 sólo podían usar alrededor de trescientos tipos de hechizos, así que el número de hechizos que Momonga podía usar era bastante inusual.

Casi todos los hechizos estaban almacenados en el cerebro de Momonga y él estaba buscando el más apropiado para usarlo justo ahora.

Debido a que la prohibición de daño a aliados había desaparecido, tenía que conocer exactamente el área de efecto de su hechizo. Es por tanto importante, que el ataque mágico no seleccione automáticamente a un número de individuos al momento de lanzarlo, sino un área de efecto. El siguiente objetivo es tener en cuenta al espantapájaros, así que…

En Yggdrasil con sólo presionar el ícono se activaría el hechizo mágico. Sin embargo, debido a la ausencia de la interfaz, él debía usar otro método.

Aunque no estaba del todo seguro, entendía un poco cómo iniciarlo.
Sentía el poder oculto dentro de su cuerpo. Parecía que los contactos no estaban del todo establecidos.
Momonga se concentró.
E ilustró su logro flotando en el aire…

Momonga sonrió bastante contento.

Ya sabía el alcance aproximado de los efectos de sus hechizos y cuánto demorarían en estar listos para ser lanzados de nuevo (tiempo de reutilización). Estas cosas las había aprendido y dominado en el pasado.
Luego de haber confirmado su habilidad, un tipo diferente de emoción lo invadió. Se sentía satisfecho porque sabía que la magia era ahora parte de su propio ser, cosa que no era así en Yggdrasil.

Surgió en él un sentimiento de felicidad, aunque se disipaba rápidamente, se sintió emocionado… reuniendo su fuerza en la punta de los dedos, dijo:

“[Bola de Fuego]”

Apuntó su dedo hacia el espantapájaros y la expansiva bola de fuego voló hacia donde él estaba apuntando. Como esperaba, la bola de fuego golpeó al espantapájaros limpiamente. Luego de golpearlo siguieron un estallido de llamas y la tierra de alrededor se volvió un mar de fuego.

Todo pasó en un abrir y cerrar de ojos. Aparte del espantapájaros en llamas, no quedaba nada más en pie.

“Ohhhhh…”

Aura y Mare miraban perplejos y no pudieron evitar dejar escapar una risita frente a Momonga.

“…Aura, prepara un nuevo espantapájaros.”

“Ah. Sí, ¡lo haré inmediatamente! ¡Ve y prepáralo!”

Un dragón avanzó sosteniendo otro espantapájaros, y lo puso junto al espantapájaros chamuscado.
Momonga caminó frente al espantapájaros, lo miró y lanzó un nuevo hechizo:

“[Llamas Arrasadoras]”

De pronto un pillar de fuego rodeó al espantapájaros. Momonga continuó lanzando hechizos al espantapájaros destruido:

“[Bola de fuego]”

El espantapájaros fue golpeado por una bola de fuego y se convirtió en cenizas.
Los tiempos de reutilización entre hechizos eran justo como en Yggdrasil. No, tal vez el tiempo desde del inicio al lanzamiento se haya vuelto más rápido. En el juego, uno debía primero seleccionar el alcance del hechizo y luego mover el cursor para indicar el lugar de lanzamiento.

“Perfecto.”

Debido a estos resultados experimentales tan satisfactorios, Momonga no pudo evitar decir eso.

“Momonga-sama, ¿quiere que prepare algunos espantapájaros más?”

Aura todavía parecía perpleja. Ella sabía que Momonga era un mago poderoso, así que no pensaba que este nivel de desempeño era nada especial. Pero Momonga quería darle a los gemelos la impresión contraria. Ya que el propósito del experimento ya estaba completo.

“…No, quiero hacer otro experimento.”

“[Mensaje]”

El método primario de poder contactar con los GM. Cuando usas [Mensaje] dentro de Yggdrasil, mientras la otra persona esté dentro del juego, podías oír el sonido de un teléfono timbrando. Si no hay sonido, el contacto se cortaría inmediatamente.

En este momento, él trataba de oír en su mente. Se sentía como si hubiese un largo hilo extendiéndose en busca de la persona a la que quería contactar. Para Momonga esta era la primera vez que sentía eso, era difícil de describir.

Esta sensación duró por algún tiempo, pero al final no había rastro del contacto, el efecto de “Mensaje” estaba terminando. Un gran sentimiento de decepción se generó dentro de él. Momonga repitió el mismo hechizo. Esta vez las personas seleccionadas no fueron los GM, fueron sus compañeros… los miembros del gremio de Ainz Ooal Gown.

Luego de diecinueve intentos y de que no pasara nada, recién se dio por vencido. Había incluso enviado un ‘mensaje a todos’ a todos los cuarenta miembros de su gremio, pero no hubo contacto. Luego de confirmar esto, Momonga suavemente sacudió la cabeza.
Incluso ya sabiendo que había sido abandonado, una vez que los hechos estuvieron frente a él, de todos modos se sintió muy decepcionado.

Finalmente, usó su magia para contactar a Sebas Tian.
—Contacto.
De este modo podía determinar que el hechizo [Mensaje] todavía se podía usar y que no estaba limitado a la gente de este mundo.

“Momonga-sama.”

Una voz de profundo respeto le llegó al cerebro. Momonga pensó que quizás al otro lado, Sebas Tian hacía una respetuosa reverencia, justo como lo haría si estuviera frente a él. Mientras pensaba en estas cosas tontas y sin decir nada, Sebas Tian se sintió incómodo y habló de nuevo:

“…Puedo preguntar, ¿qué necesita?”

“A-ah, perdona, me distraje por un momento. ¿Cómo está la situación en los alrededores?”

“Sí, las áreas alrededor son praderas y no he encontrado vida inteligente.”

“Praderas… ¿no es un pantano?”

Los alrededores de la Tumba Subterránea de Nazarick deberían ser un gran pantano. Era el hogar de un monstruo como un sapo llamado Zwick. Un lugar cubierto por niebla espesa y con muchos pantanos venenosos.

“No, los alrededores son praderas.”

Momonga no pudo evitar sonreír ligeramente. Esta situación era demasiado…

“¿La Gran Tumba Subterránea de Nazarick se había transportado a un lugar desconocido?……Sebas Tian, ¿hay algo flotando en el cielo, o hay algún tipo de encantamiento mágico?”

“No, no veo nada como eso. Hay un cielo sin fin como si estuviera dentro del sexto piso de Nazarick.”

“¡¿Qué?! ¿Dijiste que el cielo… no está rodeado por nada extraño?”

“Sí… No hay nada extraño visible en ningún lugar. Aparte de Nazarick, no hay ninguna construcción a la vista.”

“Entonces es así… Entonces es así…”

¿Qué decir? Parecía que Momonga no podía hacer que su cabeza le diera crédito. Sin embargo en su Corazón sabía que probablemente era cierto.

Sebas Tian se quedó en silencio mientras esperaba sus órdenes. Momonga miró a la banda de protección que tenía en la muñeca. En unos veinte minutos más, los otros guardianes llegarían. Si éste era el resultado, entonces solo había una cosa que podía ordenar en un momento así.

“Regresa en veinte minutos. Regresa a Nazarick y ve a la Arena donde todos los guardianes se reunirán. Reporta sobre los problemas y las cosas que viste.”

“Sí, señor”

“Entonces recoge tanta información como puedas en el camino de regreso.”

Luego de oír asentir a Sebas Tian, Momonga disipó el [Mensaje] para cortar el contacto. Mientras Momonga pensaba que las cosas habían llegado al final y casi suspirando, de pronto recordó a los gemelos que lo miraban.

Ahora que les mostraste el poder del báculo, deberías dejarles experimentar una tarea. Sosteniendo el báculo, Momonga dudó un poco sin saber que hechizo mostrar.
Escondidos dentro del báculo de Ainz Ooal Gown se encontraban un sinnúmero de monstruos y si Momonga lo deseaba, podría invocarlos rápidamente. Ésta era un tipo de magia relativamente bella.

[Invocar Elemental de Fuego Primario]

Momonga pensó y escogió la gema de fuego y activó un hechizo escondido dentro de la gema.
[Invocar Elemental de Fuego Primario]
Cumpliendo los pensamientos de Momonga, la gema dentro de la boca de la serpiente comenzó a vibrar y una potente fuerza se liberó a través de ella. Momonga sostuvo el báculo de Ainz Ooal Gown y una enorme bola de luz comenzó a brillar. La bola de luz produjo otra bola de luz más grande con un remolino de llamas rodeándola. El vórtice de llamas giraba más y más rápido, y finalmente se transformó en un enorme tornado de fuego de cuatro metros de ancho y seis metros de alto.

Un aire infernalmente caliente salió disparado a los alrededores. Por el rabillo del ojo, Momonga vio los cuerpos enormes de dos de los monstruos del linaje dragón pararse enfrente de Aura y Mare. El aire caliente sopló sobre el manto de Momonga emitiendo un sonido como el quemar del carbón. No sería extraño si este sorprendente calor causara quemaduras. Pero Momonga tenía resistencia absoluta a las llamas para sobreponerse a su debilidad innata como no-muerto, así que no hubo impacto alguno en él.

Poco tiempo después, el enorme tornado de fuego era lo suficientemente caliente como para fundir metal y una luz cegadora que lo envolvía, cambiaba temblorosamente a una forma humanoide.

Elemental de Fuego Primario… podría decirse que se encontraba en la cima entre los monstruos elementales más poderosos y tenía un nivel de ochenta y cinco para arriba. Al igual que con el Lobo de Luz de Luna, Momonga sintió una conexión especial entre el elemental y él.

“Wow…”

La voz de Aura emitió un suspiro, mientras miraba intensamente. Absolutamente incapaz de invocar un elemental del más alto nivel con sus propios hechizos, en la cara de Aura, se veía una expresión de alegría como la de un niño al recibir un regalo en Navidad.

“…¿Quisieras tener un duelo con él?”

“¿Uh?”

Un poco aturdida por un momento, Aura mostró la sonrisa inocente de una niña. Aunque para ser la sonrisa de una niña, la suya era un poco… feroz. Ni bien tocó a Mare a su lado, su sonrisa volvió a verse más como la de una niña.

“¿De veras?”

“Realmente no importa, incluso si lo destruyes.”

Momonga se encogió de hombros mientras decía que no importaba. Con el poder del báculo, podía invocar un Elemental de Fuego Primario por día. En otras palabras, una vez que acabara el día, el sería capaz de invocar otro elemental. Así que incluso si fuera destruido, no era una gran pérdida.

“Ah, Acabo de recordar que tengo otro asunto urgente que atender…”

“Mare.”

Una de las manos de Aura agarró firmemente la mano de Mare y no lo dejaba escapar. La sonrisa de Aura congeló a Mare. Para Momonga era la sonrisa de una linda niña, pero si miras desde los ojos de su gemelo, era lo opuesto a una sonrisa. La cara de Mare no podía evitar congelarse.

Mare fue arrastrado al frente del Elemental de Fuego Primario. Sus ojos constantemente miraban alrededor, especialmente a Momonga cómo pidiendo ayuda. Le mostró a Momonga una expresión cómo la de una flor floreciendo pero solo obtuvo una plegaria de parte de Momonga. La flor se marchitó inmediatamente.

“Bueno, ustedes dos pueden jugar con él pero si se hacen daño, no me culpen.”

“Genial.”

Una respuesta vibrante de Aura, pero también se podía oír una respuesta frustrada casi inaudible de Mare. Momonga sentía que Mare no le guardaría rencor por esto. Por tanto quería probar la conexión con el elemental y dio una orden a los gemelos para que ataquen al Elemental de Fuego Primario.
Enfrentados a llamas violentas que radiaban desde el Elemental de Fuego, Aura y Mare enfrentaban a su enemigo dos a uno en batalla.

Aura atacó al Elemental de Fuego, en su mano sostenía su látigo en alto, mientras Mare usaba magia para hacerle daño al elemental.

“Parece que se encargarán de la situación con facilidad.”

Mientras la vista de Momonga dejaba la batalla, comenzó a pensar sobre si debería seguir investigando ese asunto. La activación de ítems y el uso de magia habían sido confirmados. Entonces lo siguiente que debía probar era su equipo. De particular importancia eran los Pergaminos, Bastones, Varitas y otro equipamiento. Los ítems mágicos como los Pergaminos eran destruidos luego de ser usados, mientras que las Varitas y los Bastones cortos debían ser recargados con magia antes de poder ser usados.

Momonga tenía muchos ítems mágicos. Con su personalidad, básicamente le gustaba guardar ítems en lugar de usarlos. Sentía que era una pena gastarlos, así que no usaba ítems consumibles. Incluso cuando enfrentaba Jefes en Yggdrasil, no quería usar los ítems más avanzados de recuperación. No podría decirse que tuviera una personalidad cautelosa, simplemente era tacaño. Los ítems gradualmente habían comenzado a acumularse.

Cuando estaba en Yggdrasil, Momonga tenía estos ítems dentro de su caja de ítems. ¿Cómo podría acceder a ella ahora?

Momonga recordó escenas de él abriendo la caja de ítems en su mente y su mano comenzó a moverse buscando algo en el aire. Una parte de su mano se extendió a la nada y desapareció.

Era como si una ventana hubiese sido abierta y la mano de Momonga la atravesó. En lugar del espacio vacío emergió un agujero con varias hermosas Varitas dentro. Este agujero y la caja de ítems en Yggdrasil eran idénticos

Mientras movía su mano, los ítems dentro del espacio cambiaron. Pergaminos, bastones cortos, armas, armaduras, ornamentos, piedras preciosas, también habían medicinas y otros ítems mágicos consumibles dentro… El número de ítems era alarmante.

Momonga no podía evitar sentirse a gusto y sonrió. Con esto, incluso si todos dentro de Nazarick se volvían sus enemigos, él tenía lo suficiente para garantizar su propia seguridad.

Mirando en blanco la pelea de Aura y Mare, Momonga comenzó a resumir la información que tenía hasta ahora.

Los NPCs que él había encontrado hasta ahora, ¿estaban programados?
No, ellos se sentían humanos y prácticamente no había diferencias. Es imposible que un programa muestre emociones tan finas. Debería asumir que debido a ciertas circunstancias ellos se habían vuelto como humanos.

Y ¿qué diablos es lo que está pasando?

Él no lo sabía. Ya que la magia de Yggdrasil podía ser usada aquí, entonces debería ser más apropiado asumir que es un juego como Yggdrasil. Pero de acuerdo a su propio juicio, eso era dudoso. No se parece en nada a un juego. Al final, ¿es un juego o es un mundo diferente? Tiene que ser una de las dos. Aunque era un poco raro hacer esta pregunta.

¿Con qué estado mental debería enfrentar el futuro?
Tenía que ajustarse a la medida en que Yggdrasil afectó este mundo. Si los monstruos dentro de Nazarick y los NPCs estaban todos basados en los datos electromagnéticos de Yggdrasil entonces no habría ningún enemigo aquí.

El problema era si ellos estaban compuestos de otros datos aparte de los electromagnéticos. Entonces él tendría que tener una actitud diferente al enfrentarlos. En resumen, por el momento, él tenía la posición más alta en este lugar y debía asumir una apariencia majestuosa —si lo necesitaba— tenía que actuar más apropiadamente.

¿Qué tipo de acción debería tomar en el futuro?
Debería reunir pistas, aunque no le quedaba claro cómo funcionaba este mundo, por el momento Momonga era simplemente un viajero ignorante. Tenía que actuar con cautela y reunir información con mucho cuidado.

Si éste resultara siendo un mundo diferente, ¿debería buscar una forma de regresar a su mundo original?
No se sentía seguro sobre eso. Si tuviera amigos en el mundo antiguo entonces debería hacerlo. Tal vez si sus padres aún siguieran vivos, sería algo bueno pensar en buscar formas de regresar. Si tuviera una familia que necesitara de su apoyo, o una novia…
Pero él no tenía a ninguna de esas personas esperándolo.

Su vida consistía repetitivamente en trabajar para su compañía y luego ir a casa. Al llegar a casa ingresar a Yggdrasil y esperar a que sus compañeros se conectasen. Y eso no volvería a pasar en el futuro. Entonces, ¿qué valor tenía el volver a casa?

Pero si fuera posible volver, debería tratar de encontrar la manera. Tener otra opción disponible es siempre lo mejor, porque allá afuera podría haber un infierno.

“¿Qué hacer…?”

Las solitarias palabras de Momonga hicieron eco en el aire.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario