I Shall Seal The Heavens

I Shall Seal the Heavens – Capítulo 24

Serie: I Shall Seal the Heavens (Debo Sellar los Cielos).
Libro 1: Patriarca Confianza.
Capítulo 24: ¡¿Quién ha sido?!.
Autor: Er Gen (耳根).
Traducción al español: Wusemb.


Capítulo 24: ¡¿Quién ha sido?!

Wang Tenfei parecía tan entusiasmado que cualquiera que le hubiera visto, se habrían quedado aturdidos. Nadie había visto nunca aparecer una expresión como esa en su cara.

Para otra gente, Wang Tengfei era un Elegido, con una suave expresión, sonrisa amigable y bella apariencia, perfecto de todas las formas posibles.

Pero en ese momento, no podía evitar mostrar su excitación. Se había estado preparando para este momento durante años, había gastado muchos recursos, todo para llegar a este punto, un punto que siempre había estado anticipando. Podría finalmente tener un tesoro que llevaría con él por toda su vida. Su corazón casi estalló con emoción frenética.

Una de las principales razones por las que se había unido a la Secta Confianza para empezar era para adquirir este tesoro.

Se movió tan rápido como podía, entró en la cueva. Entonces vio el masivo y aterrador cuerpo, dejó salir una sonora carcajada y sus ojos brillaron. Corrió hacia la cola de la criatura, la parte que se había convertido en una pitón demoníaca. Buscó por un tiempo, después del cual la confusión apareció en su rostro. Sus ojos se abrieron más. Después de mirar por todo el cuerpo, se paró mirando atontado.

“¿Qué está pasando…? No puede ser. El tesoro que sólo se podía adquirir después de que la pitón mudara su piel, el único momento seguro para poder entrar es justo ahora, ¿cómo puede no estar aquí? ¡Es imposible!” Una mirada atroz se veía en sus ojos, mientras su cabeza daba vueltas. Buscó por el cuerpo de nuevo, buscando el lugar donde él recordaba que la espada debería estar clavada. Cuando lo encontró, estaba claro que se habían llevado ya la espada. El cuerpo de Wang Tengfei empezó a temblar, y una increíble furia apareció en sus ojos. Dejó salir un aullido que sacudió toda la montaña negra.

En ese momento fue cuando se dio cuenta de que la cabeza del cadáver había sido abierta y que el Núcleo Demoníaco había sido removido. Cuando vio el esqueleto, su estado de ánimo se hundió aún más profundamente, apenas podía mirarlo.

Toda su persona se llenó de una salvaje furia. Corrió hacia fuera y movió su manga, esperando tener alguna reacción desde la Gota de Sangre de su brazo. Pero no había ninguna reacción que ver. De hecho, era como si la Gota de Sangre hubiera sido borrada!

Buscó por la montaña negra, de arriba hacia abajo, pero no encontró nada.

Al final, regresó a la cueva y miró atontado al cuerpo de la criatura. Dejó salir otro chillido estridente.

“He gastado tres años buscando los textos antiguos. ¡Tres años, sin tiempo para Cultivar! ¡He gastado cientos de miles de Piedras Espirituales antes de encontrar la pista de lo que ocurrió hace doscientos años que me llevaría hacia el Dragón de Lluvia Volador!” Su cuerpo tembló y su cara se contorsionó, cualquier belleza que hubiera en él se había ido, reemplazada por locura.

“He gastado un año entero buscando por el Estado de Zhao, en las montañas y en lo desolado, he ido a todas partes, a todos los distritos. ¡Las reacciones de la Gota de Sangre finalmente me trajeron aquí!” Sus ojos rojos, sus puños apretados furiosamente, cualquiera que le viera de esa forma se vería aturdido en extremo.

“Por ese tesoro, me he dignado a empezar mis estudios espirituales en esta maldita Secta. ¡Maldición, Maldición! ¡¡¡He tenido que aguantar por cerca de tres años!!!” Su corazón le dolía, como si hubiera sido atravesado con una espada invisible que hubiera destrozado su arrogancia en añicos. Hasta ahora, nunca había querido creer que fuera posible fallar.

“¡¡Para preparar el hechizo para suprimir al dragón, gasté el resto de Piedras Espirituales!! He usado algo de la preciosa influencia de mi clan para suprimir cualquier información sobre el anciano Dragón de Lluvia Volador. Incluso he rehusado la ayuda de los miembros de mi clan porque quería que el tesoro y el Legado fuera mi verdadero punto de partida para mi entrenamiento.”

“¡¿Quién ha sido?! ¡¿Quién ha cogido mi tesoro?! Su cuerpo tembló violentamente, su cabeza zumbaba, y su sangre empezó a correr. Había gastado mucho, y alguien más se había beneficiado. Escupió una bocanada de sangre en su túnica blanca, que se puso roja.

Era como un hombre del mundo mortal que hubiera pagado el precio de una boda, comprado una mansión decorada lujosamente, encontrado la más bella esposa, organizado un sorprendente festín de boda con el que invitar a incontables amigos y familia, y entonces, en frete de los ojos de todo el mundo, llenos de anticipación, al entrar en la cámara nupcial y ver su bella y sonrojada esposa en su telas de boda roja, se lanzara sobre ella… Solo para darse cuenta de que se ha convertido en una persona diferente. Todo lo que le había pertenecido a él, había sido aprovechado por algún otro tipo. ¡¡Incluso su cara le había sido arrebatada!!

“¿¡Quién cogió mi espada antigua de cultivo!?” Wang Tengfei gritó otra vez tristemente, soltando otra bocanada de sangre. Dio un par de pasos atrás, con su cara pálida, sus ojos ardiendo con locura. No podía aceptarlo, de ninguna forma. Nunca antes había fallado, nunca. Esto, junto con su arrogancia, causó que su corazón se llenara con un a poderosa y humillante furia.

“¿¡Quién robó el tesoro que yo planeaba usar para revolver el mundo del cultivo!? Conforme pensaba sobre el precio que había pagado para alcanzar este punto, tiró otra bocanada de sangre. Su túnica estaba prácticamente roja conforme se tambaleaba hacia atrás.

“No solo has tomado el tesoro, has cogido también el Núcleo Demoníaco, sin eso, ¡no puedo avanzar hacia el séptimo nivel! ¡¿Quién eres?! ¡¿Quién eres tú que se ha llevado toda mi fortuna?! Ese era mi tesoro, era mi Núcleo Demoníaco!!” Su cara se retorcía con la locura conforme continuaba su búsqueda, pero todo en vano.

Sus miserables rugidos alcanzaron los oídos de Meng Hao conforme huía por su vida. Sus ojos brillaron con más excitación y corrió incluso más rápido.

“Soy rico, realmente, de verdad soy rico.” Su corazón corría y su boca se sentía seca, y su velocidad se incrementó hasta exceder por mucho su previa limitación de velocidad. Después de que pasara un tiempo muy corto de tiempo, llegó a la Cueva Inmortal en la Montaña del Sur.

Había imaginado que los tesoros que había tomado eran muy importantes para Wang Tenfei. Ya que virtualmente se los había robado, no podía anunciar su existencia en público. Quería esconderse él mismo también, pero si lo hiciera, sólo atraería más atención sobre sí mismo. En vez de eso, debería ponerse a sí mismo en una situación abierta, en una posición de razón, que le permitiera tener asegurada la justicia de su lado.

Ser lamió los labios mientras sus ojos brillaban bastante. Incluso aunque Gordito tuviera una hoja de jade que abriera la Cueva Inmortal, Meng Hao tenía todavía otra hoja de jade que le había dado la Hermana Xu, con la que él podría abrir la puerta. Si hubiera sólo una llave, cómo podría haber abierto ella la puerta cuando estaba sentado contando sus Piedras Espirituales esa vez?

Cuando entró en la cueva Inmortal, no vio a Gordito. Al principio, estaba preocupado, pero entonces se dio cuenta de que aunque Gordito pareciera inocente, en realidad era bastante listo, no dejaría que tomaran ventaja de él. Sin pensar más allá, se sentó con las piernas cruzadas, tomó aire y sacó la bolsa dorada que había conseguido. Se iba poniendo más feliz conforme la vio, y cuando la abrió, empezó a murmurar suavemente para sí mismo.

“Qué grande, parece que puede contener… ¡¿Qué?!” Antes de haber finalizado su frase, su cuerpo se puso rígido, tomó entonces otra vez aire, cuando miró la bolsa, su mente se puso en blanco, entonces empezó a zumbar.

“¡Por dios! ¡Por dios! ¡¡Soy realmente rico!!” Sus manos temblaron conforme agarraba la bolsa, le tomó unos momentos poner sus pensamientos en orden otra vez. Sacó fuera una Piedra Espiritual con una mano temblorosa.

Las Piedras Espirituales de la bolsa no se parecían en nada a sus otras Piedras Espirituales. Eran tan grandes como un dedo, la Energía Espiritual que contenían no era densa, y sin embargo contenía una extraña niebla rotando dentro. Y en cuanto a la cantidad… ¡dentro de la bolsa había dos mil Piedras Espirituales!

Nunca Había pensado encontrar tal cantidad de riqueza en toda su vida. No pudo siquiera respirar por un momento. Su cuerpo tembló, y permaneció blanco. Aparte de las Piedras Espirituales, en la bolsa había algunos artículos de vestir y algunos otros objetos varios.

El sudor empezó a caer por la frente de Meng Hao. No hacía calor dentro de la cueva, pero su cuerpo se sentía como si estuviera ardiendo. Después de un tiempo, empezó a reír, soltando una carcajada llena de alegría

“Estas Piedras Espirituales son extrañas. Son grandes, pero su energía espiritual es solo mediocre. Pero la cantidad, hahahaha…” Después de que algún tiempo pasara, se puso a sí mismo bajo control. Lamiendo sus labios, sacó otro de los objetos que había adquirido, el debilitado Núcleo Demoníaco. Lo miró con sus ojos brillando intensamente. Tomó una respiración profunda.

“Esa bestia demoníaca gigante debe de estar muerta por muchos años. Con el tiempo, su cola se transformó en una pitón demoníaca, debía de te tener un poder increíble cuando estaba viva. Y su Núcleo Demoníaco…” La respiración de Meng Hao creció desigual conforme miraba al duro y seco Núcleo. Sacó el espejo de cobre, intentando hacer algunos duplicados.

Casi al mismo tiempo que lo sacaba y antes de que pudiera incluso poner el Núcleo Demoníaco en su superficie, el espejo empezó a arder con tanto calor que casi hiere la mano de Meng Hao. Una fuerza invisible salió desde el espejo, cargando hacia el Núcleo Demoníaco.

Una explosión sonó conforme el Núcleo en la mano de Meng Hao fue alcanzado por el ataque invisible. En un instante, otra fuerza invisible salió disparada desde el espejo de cobre, golpeando el Núcleo Demoníaco, era como si el Núcleo Demoníaco se hubiera transformado en una criatura demoníaca de gran pelaje, y el espejo de cobre se hubiera vuelto loco con el deseo de destruirlo.

Meng Hao estaba atónito. Instantáneamente cogió el espejo y, aguantando el dolor, lo metió de nuevo en la bolsa. El Núcleo Demoníaco cayó al suelo con un ruido sordo, una multitud de pequeñas grietas eran visibles en su debilitada superficie.

“Maldición, este Núcleo Demoníaco no es una bestia demoníaca peluda.” Meng Hao fue a coger el núcleo dolorosamente.

Era una buena cosa que el debilitado Núcleo Demoníaco todavía tuviera una corteza dura. El violento ataque del espejo de cobre había dañado su superficie, y ahora, se podía ver una pequeña y reluciente píldora, desde la que salía un aroma de energía espiritual densa. Instantáneamente llenó la Cueva Inmortal, haciendo que sus ojos brillaran. Considerando la violenta reacción del espejo de cobre, no intentaría duplicarla. Dudó por un momento, entonces la guardó.

Después de tomar otra respiración profunda, sacó la tercera de sus adquisiciones, la pequeña espada de apariencia primitiva. Sujetándola delante de él, sonrió.

“Esta espada es increíblemente afilada, pudo clavarse en la pitón demoníaca, incluso fue capaz de golpear y abrir esa gigante cabeza demoníaca. Definitivamente es algo especial.” Miró a la pequeña espada en su mano. No estaba hecha de oro o hiero, sino de madera. En su superficie había algunas borrosas líneas doradas que parecían tener algún tipo de propiedades mágicas. Aunque pareciera primitiva, aun pensando que era una espada voladora de madera, su increíble filo hizo que Meng Hao estuviera increíblemente entusiasmado.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario