Ancient Godly Monarch

Ancient Godly Monarch – Capítulo 532

Serie: Ancient Godly Monarch.
Sexta recopilación: Capítulos del 501 al 600.
Capítulo 532: Perdiendo completamente toda la cara.
Autor: Jing Wu Hen (净无痕).
Traducción al español: Leedks (NochNovels).


Capítulo 532: Perdiendo completamente toda la cara

Tan Feng inclinó la cabeza, mirando a Qin Wentian en el aire. Esa técnica de movimiento instantáneo suya era realmente poderosa. En el momento en que ejecutó esa técnica, la velocidad de Qin Wentian alcanzó tal altura que incluso la percepción de Tan Feng fue incapaz de rastrearlo.

“¿Sólo sabes cómo esquivar?” Tan Feng escupió fríamente, la sangre en su cuerpo surgió, circulando frenéticamente a través de él. Su sangre podía irradiarse con un resplandor rojizo y negro, causando terror en los corazones de la gente.

De hecho, en este momento, Tan Feng se sentía extremadamente desanimado. Era hábil en los ataques, pero cuando se enfrentaba a la técnica de movimiento instantáneo de Qin Wentian, solo las Almas Astrales tipo Control podrían restringirlo. Pero en el Reino Tiangang, los Cultivadores solo podían tener cuatro Almas Astrales para usar en combinación como máximo. No tenían forma de asegurarse de que todas sus estadísticas estuvieran balanceadas y tendieran a priorizar algunas áreas sobre las demás. Sin tener al menos ocho o nueve Novas Astrales, era imposible estar perfectamente equilibrado.

“¿Esquivando?” Qin Wentian miró a Tan Feng mientras continuaba, “No eres el único que tiene una línea de sangre”.

Cuando el sonido de la voz de Qin Wentian se desvaneció, un brillo carmesí instantáneamente envolvió su cuerpo mientras un Qi Demoníaco imponente y aterrador engullía todo el espacio. Flujos caóticos de corrientes de energía demoniacas fluían a su alrededor. En el centro de sus cejas, brillaba un resplandor de luz, la persona completa de Qin Wentian se volvió diabólica, y sus demoníacos ojos causaron un escalofrío que golpeó los rincones más profundos de las almas de las personas que lo miraban, invocando una sensación de respeto y reverencia. . Este era el aura de un demonio supremo que podría gobernar el mundo.

“Muéstrame cuán fuerte es en realidad un genio Soberano Tiangang de 6to nivel de la Secta Trueno Violeta”. Una larga lanza apareció en las manos de Qin Wentian. En este momento, Tan Feng inexplicablemente sintió una intensa sensación de peligro cuando miró la silueta en el aire.

Presionando ambas palmas hacia afuera, todo el cuerpo de Tan Feng brillaba con un radiante color dorado, y la sensación de nitidez que irradiaba se disparó en varios pliegues. Era como si todo su cuerpo fuera ahora una armadura dorada formada a partir de la voluntad del Mandato de Oro.

Después de lo cual, sus palmas doradas se entrelazan con tonos de rojo brillante y negro opaco/apagado, proyectando un aura opresiva proveniente de su poder de sangre.

“¡Bzzz!” El cuerpo de Qin Wentian se precipitó hacia abajo, trayendo consigo una presión abrumadora. Las caóticas corrientes de energía demoníaca le permitieron llenar los corazones de los demás con inquietud cuando su larga lanza penetró en el vacío. Como antes, sus golpes de lanza fueron silenciosos y sin presencia, cada golpe sobrepasaba la velocidad del sonido mientras se lanzaban hacia Tan Feng. Este golpe de lanza parecía extremadamente ordinario, pero los corazones de los espectadores no podían evitar temblar de miedo cuando lo vieron. Este fue un golpe de lanza que tenía el poder de aniquilar toda vida.

“¡Impronta de Palma Gran Destrucción!”. Tan Feng instantáneamente lanzó su palma izquierda hacia afuera, lo que resultó en una impresión de palma gigante que bloqueaba directamente el camino de la lanza entrante. Los sonidos desmoronados resonaron cuando aparecieron grietas en la impresión de la palma gigante. Después de lo cual se rompió explosivamente, causando un aura de peligro extremo impregnando el aire.

Tan Feng no estaba sorprendido, su palma nunca había dejado de moverse. Sabía que una sola Impronta de Palma Gran Destrucción no sería capaz de bloquear esa lanza. En ese momento, un sello color sangre apareció en sus palmas, causando numerosas impresiones de sangre aterradoras aparecer. Las impresiones de sangre se encendieron cuando su palma color sangre pudo resistir el ataque de la lanza. Aun así, Tan Feng solo podía sentir sus impresiones de sangre siendo erradicadas por la fuerza de ese impacto, así como una sensación discordante sacudiendo su brazo.

Sin embargo, no le importaba. Él solo respondió lanzando su mano derecha hacia Qin Wentian.

Después de una ola de devastador Qi Espada, Qin Wentian reaccionó golpeando su palma izquierda hacia afuera, colisionando directamente contra la palma de Tan Feng. Los dos se separaron, y Qin Wentian instantáneamente sintió una poderosa corriente de energía de sangre color negro apresurándose en su brazo, corroyendo. Este fue el poder de la Línea Sanguínea Relámpago Ígneo después de haber sido imbuido con la voluntad del Mandato de Sangre, que exhibe atributos duales de destrucción y corrosión. Sin embargo, Tan Feng no había salido de ese choque sin daño también: todo su brazo tembló involuntariamente, con la sensación de que podría romperse en polvo en cualquier momento.

La fuerza de Tan Feng era de un nivel superior en comparación con cualquiera de los Soberanos Tiangang de 6to nivel que Qin Wentian se había encontrado antes. Especialmente cuando se trataba de atacar.

“¡Corroer!”

La mirada de Tan Feng era fría como el hielo. Cuando el sonido de su voz se desvaneció, una corriente de sangre negra brotó de su cuerpo, girando en un círculo, atrapando a Qin Wentian en su interior.

“Esto no se ve bien”. Los semblantes de aquellos de la Secta Espada de Batalla cambiaron drásticamente: podían percibir claramente el poder destructivo dentro de la sangre. Al hacer contacto, la víctima probablemente se corroería hasta la muerte en un instante.

Sin embargo, Qin Wentian no parecía en absoluto preocupado. En el centro de sus cejas, un tercer ojo pareció abrirse cuando la terrorífica voluntad de su Mandato se derramó en el mar de conciencia de Tan Feng.

“Sueño Inmerso”, dijo fríamente Qin Wentian. Los ojos de Tan Feng se cerraron involuntariamente, instantáneamente se mordió la lengua, tratando de mantener su mente despierta mientras simultáneamente perforaba su dedo, reduciendo el radio de la corriente circular de sangre, con Qin Wentian todavía dentro de ella.

Qin Wentian estaba envuelto en peligro por todos lados, sin una forma visible de escapar.

“HOWL~” Un rugido aterrador reverberaba en el cielo: una bestia demoníaca incomparablemente grande, malévola y extremadamente aterradora había aparecido directamente detrás de Qin Wentian. No era otro que un Demonio Soberano. Ese Demonio Soberano envolvió sus brazos alrededor de Qin Wentian protectoramente, absorbiendo todo el poder de la sangre corrosiva entrando en su lugar. Este Demonio Soberano era una Nova Astral, no estaba vivo, entonces ¿cómo podría temer este tipo de energía de corrosión?

En el mismo instante, Tan Feng también lanzó sus Novas Astrales: un demonio de llamas, un pitón sangriento, un gigante de rayos y una espada dorada.

“¡MUERE!” Los ojos de Tan Feng todavía estaban cerrados. Levantó sus manos una vez más, alcanzando hacia la dirección del Demonio Soberano. La corriente de energía destructiva de su sangre se quemó directamente, causando explosiones en el aire impidieran que Qin Wentian se acercara a él.

Qin Wentian movió su dedo hacia delante, su Nova Astral Espada Real penetró a través del espacio, exudando un aura suprema de Qi Espada. Emitió un silbido incesante de la melodía de espada cuando se inclinó hacia abajo, su poder era capaz de dividir todo.

Qin Wentian dio un paso adelante, pisó directamente la Nova Astral Espada Real cuando un Qi Espada torrencial arrasó la zona.

La silueta de Tan Feng parpadeó, esquivando hacia atrás mientras simultáneamente ampliaba el alcance de sus explosiones. Sin embargo, cuando Qin Wentian siguió bajando, su intención asesina continuó ampliándose, convirtiéndose en una tormenta que amenazaba con destruir todo.

La espada dorada de Tan Feng chocó contra la Espada Real de color negro, pero Qin Wentian tranquilamente pisoteó, y el sonido de algo astillado resonó. Las grietas en realidad aparecieron en la superficie de la espada dorada, causando que Tan Feng gimiera miserablemente mientras su semblante palidecía. ¿La Nova Astral de Qin Wentian era en realidad más fuerte que la suya? Debería saberse que su cultivación estaba dos niveles por encima de la de Qin Wentian, y por lógica, sus Novas Astrales templadas deberían estar más cerca de la perfección.

Qin Wentian dio otro paso, causando que las grietas se convirtieran en fisuras. El Qi Espada supremo que brotaba de él instantáneamente penetró directamente en el cuerpo de Tan Feng. El poder de la línea de sangre de Tan Feng circuló salvajemente mientras liberaba todas sus Almas Astrales. Bajo esa intención espada dominante, sabía que si no podía defenderse contra esto con éxito, terminaría destruido por ello tarde o temprano.

“¡Bzzz!” Tan Feng instantáneamente se retractó de la espada dorada para evitar un mayor daño y envió las Novas Astrales gigante de rayos y el demonio de llamas en su lugar. Usando su pitón sangriento para amarrar al Demonio Soberano, Tan Feng lo ignoró todo y aceleró hacia Qin Wentian. Disparó un golpe de palma que no contenía nada más que un aura de exterminio y destrucción.

“¡MUERE!”

El Arte de Espada Siete Matanzas explotó por completo. Tan Feng lanzó un grito espeluznante mientras la sangre se filtraba por los lados de su boca. Toda esa energía destructiva que invocó al quemar su sangre fue completamente demolida por esa explosión abrumadora de Qi Espada. El resto del Qi Espada se derramó directamente en su cuerpo, y una pizca de miedo finalmente apareció en sus ojos.

“¡PIÉRDETE!” La afilada espada dorada salió disparada una vez más en defensa. La larga lanza de Qin Wentian se transformó en un haz de luz que atravesaba el espacio y, al igual que el acero que atravesaba el bambú, atravesaba el centro de las cejas de Tan Feng.

La energía destructiva penetrante se disipó gradualmente, las Novas Astrales volvieron a sus posiciones originales. La multitud miró a la figura que estaba de pie arrogantemente en el aire. Qin Wentian había pasado una lanza por las cejas de Tan Feng, una visión absolutamente imposible e impactante.

Él, quien estaba en el 4to nivel de Tiangang, en realidad había matado a un personaje genio de la Secta Trueno Violeta, uno con una base de cultivo en el 6to nivel. Tal logro dejó los corazones de los espectadores golpeando con miedo.

“¡Chi!” Qin Wentian sacó su lanza. El cuerpo de Tan Feng cayó por los aires, un Elegido del Cielo de la Secta Trueno Violeta había caído en combate en el campo de batalla del País Ye así como así.

Los de la Secta Trueno Violeta se pusieron de pie, todos con expresiones pálidas en sus caras. Nunca en sus sueños más salvajes habrían adivinado que el final sería así. Qin Wentian era en realidad lo suficientemente poderoso como para matar a Tan Feng.

“Tal proeza de combate…” Incluso los miembros de la Secta Espada de Batalla estaban estupefactos. Con ambas batallas, las acciones de Qin Wentian sin duda dejaron en claro a todos cuán poderosa era la Secta Espada de Batalla. Había pisado las caras de aquellos de la Secta Trueno Violeta para probarse a sí mismo.

“¿Alguna otra excusa?” Qin Wentian apuntó su larga lanza a Ye Kongfan. Él había matado a dos personas consecutivamente, con incluso uno de ellos en el 6to nivel de Tiangang. ¿Qué más excusas podría tener Ye Kongfan?

El semblante de Ye Kongfan se volvió increíblemente desagradable. Tenía que responder a la secta por la muerte de Tan Feng. Sin embargo, lo que realmente lo enojó fue que frente a tantas personas, Tan Feng había muerto en manos de un miembro de la Secta Espada de Batalla dos niveles más débil que él. Ellos fueron los que comenzaron todo, y para empeorar las cosas, esa misma persona también era alguien a quien Mo Qingcheng amaba.

Sus ojos brillaron con una intensa intención asesina. Si pudiera hacerlo, no quería nada más que actuar personalmente y matar a Qin Wentian. Sin embargo, sabía que esto era imposible con los miembros de la Secta Espada de Batalla presentes, por lo que solo podía ocultar su intención de matar en lo profundo de su corazón.

Qin Wentian podía sentir naturalmente la intención asesina en los corazones de aquellos de la Secta Trueno Violeta. Él rió fríamente mientras decía nuevamente, “Ustedes deberían dejar de desafiar a los miembros de mi Secta Espada de Batalla. Ustedes realmente no son dignos”.

Después de hablar, Qin Wentian mantuvo su larga lanza. Su silueta parpadeó mientras aceleraba hacia la tribuna de espectadores. Cuando llegó allí, vio a algunos miembros de la Secta Trueno Violeta que salían para interceptarlo. Los miembros de la Secta Espada de Batalla reaccionaron al instante, y Duan Han preguntó fríamente: “¿Perder en un desafío y recurrir a tales acciones directamente después de eso? ¿La Secta Trueno Violeta no puede permitirse perder? Verdaderamente, su comportamiento ha sido revelador”.

“¿Cómo puede ser? Es solo porque nuestros hermanos murieron por eso nos resulta difícil controlar nuestras emociones”, replicó fríamente Ye Kongfan mientras agitaba las manos, indicando a sus compinches que se retiraran. Qin Wentian no disminuyó la velocidad, continuó y llegó junto a Mo Qingcheng. “Qingcheng, aunque el combate en el campo de batalla es emocionante, la presencia de algunas personas aquí simplemente empaña el ambiente. Vamos a irnos”.

“De acuerdo”. Naturalmente, Mo Qingcheng escuchó a Qin Wentian. Se levantó y se fue, caminando hombro con hombro justo a su lado, sus acciones causaron que incontables personas se sorprendieran. Parecía que la relación entre la Santa Doncella del Valle Soberano de Medicina y este miembro de la Secta Espada de Batalla, estaba lejos de ser ordinaria.

Los discípulos de la Secta Espada de Batalla se rieron fríamente, mirando a los de la Secta Trueno Violeta antes de irse también.

Las doncellas del Valle Soberano de Medicina naturalmente siguieron detrás de Mo Qingcheng. Muy rápido, solo Ye Kongfan y los demás se quedaron.

Hoy fue originalmente un día en el que pudo mostrar sus puntos fuertes, pero la realidad fue exactamente lo contrario, causándole perder completamente toda la cara. Frente a tanta gente, esta era realmente una situación embarazosa.

“Kongfan, si no te vengas de este insulto, es mejor que no seas un humano”, dijo fríamente un experto de la Secta Trueno Violeta, sus intenciones asesinas estaban claramente en su voz.

Ye Kongfan apretó los puños con fuerza mientras una luz glacial parpadeaba en sus ojos. Había una gran intención de matar en su corazón; él sabía que hoy, el que había perdido toda la cara, el que estaba más avergonzado, no era otro que él mismo, ¡el ‘anfitrión’ de este evento!

AnteriorÍndiceSiguiente

image_pdfDescargar en PDF

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario