Overlord – Volumen 3: Capítulo 3 (Parte 2)

Serie: Overlord.
Volumen 3: La Valquiria Sangrienta.
Capítulo 3: Confusión y control (Parte 2).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 3: Confusión y control

Parte 2

El quinto piso de Nazarick era un área extremadamente fría, creada con el concepto de un glaciar en mente.

Produciendo la ilusión de un iceberg emitiendo un brillo desde el interior, había un objeto con forma de lapida en medio de la interminable blancura. Caía nieve de la gruesa capa de nubes que envolvía el cielo, bailando en el viento congelante compuesto por un helado vapor de agua. A la distancia, un bosque congelado completamente cubierto de nieve podía verse, como un gigante escondiese bajo un manto blanco.

Las ropas de Ainz fueron golpeadas, ondeando violentamente bajo el helado viento. Recordando lo que Albedo estaba usando, Ainz le preguntó:

“¿Tienes frío? Si lo necesitas, usa tu armadura. Tenemos tiempo suficiente para que te cambies.”

Un ataque de hielo contra Ainz era completamente ineficaz, y el no sentiría frío, no importaba que tanto frío hiciera. Sin embargo, no era lo mismo para Albedo.

Este nivel de frío no la dañaría si tuviera puesta su armadura completa, pero Albedo en ese momento se encontraba vistiendo un vestido blanco. Aunque se lo había preguntado también antes de transportarse, podría ser que ella estuviera fingiendo estar bien.

Pero Albedo le mostró a Ainz una cálida sonrisa.

“Gracias por su preocupación, pero no hay necesidad de que se preocupe, Ainz-sama. Este frío no es ningún problema.”

Ainz asintió y respondió: “Ya veo.”

Originalmente este lugar haría daño de hielo y ralentizaría el movimiento como área de efecto. Pero su activación costaba dinero, por lo que actualmente se encontraba desactivado. Esta decisión anterior había sido un golpe de suerte. ¿O tal vez Albedo poseía un ítem mágico o habilidades que anulaban el daño por frío?

Básicamente, todo el equipamiento de los NPC había sido conferido por el miembro del gremio que los había creado. Ainz conocía los ítems de Actor de Pandora y de unos cuantos más, y luego de la transferencia había visto brevemente los datos de todos.

Ainz expulsó las dudas de su mente, y observó la magnífica mansión de dos pisos frente a él.

En este mundo de nieve y hielo, sólo esta estructura exudaba una atmosfera extraña. Como un edificio de una historia, tenía un aire a cuento de hadas.

Sin embargo la superficie era una capa congelada de hielo, creando un ambiente inquietante. De hecho, esta estructura no tenía un nombre de cuento de hadas.

Se llamaba Prisión Congelada.
Todos los enemigos de Nazarick eran encerrados en este lugar.

“Vamos.”

Ainz dio esta orden con una frase corta, luego empujó las grandes puertas cubiertas de hielo. Incluso con la superficie cubierta por una gruesa capa de hielo, las puertas se abrieron fácilmente, como si estuvieran recibiendo a sus invitados.

En el momento que las puertas se abrieron, una ráfaga de aire helado escapó hacia afuera. La temperatura dentro de la prisión era incluso más baja que la del ártico mundo exterior.

Con el frío viento golpeando su cuerpo, Albedo comenzó a temblar. Viendo esto, Ainz sacó un manto rojo de la nada, el dobladillo del manto tenía el patrón de una llama ardiente.

“Ponte este manto, Albedo. Tal vez no tenga ningún efecto mágico en particular pero debería ser más que suficiente para bloquear el frío.”

“¡Algo tan valioso! ¡Mi gratitud extrema! Lo atesoraré por el resto de mi vida.”

Aunque él nunca había dicho que se lo iba a dejar a ella, viendo su sonriente cara, no quiso decir más y simplemente miró más allá de las puertas.

Un pasaje oscuro y silencioso se extendía hacia el fondo de la prisión.

“Ah, sí. Los sobrevivientes de la Escritura de Luz Solar se encuentran encerrados en este lugar.”

“Sí. Es lo más apropiado que Neuronist Painkill los cuide tan estrictamente. Tan cálidamente… como ser abrasada en el pecho de Ainz-sama… fufufu.”

“…Entonces es así. Bueno eso es genial.”

Estar bajo mi abraso sin piel ni carne no debería ser nada cálido.

Sin embargo, Ainz no era tan denso como para decir esto en voz alta.

Dejando a Albedo, que se encontraba retorciéndose sumergida dentro del manto, fuera de su campo de visión, Ainz lentamente caminó hacia adelante.

“¿Qué estás haciendo? No queda mucho tiempo… bajo estas circunstancias especiales.”

“¡Sí, sí!”

La habilidad pasiva de Ainz [Bendición de No-Muerto] le permitía observar a todos los no muertos ocultos dentro del lugar. Sintiendo que esto era molesto, Ainz desactivó su habilidad, ignorando a los no-muertos que se movían a través de los corredores, cubiertos de una capa de hielo. Si no hubiera tomado medidas para lidiar con obstáculos móviles antes de venir posiblemente hubiera resbalado en el corredor completamente congelado.

“…Ainz-sama, ¿debería llamar a Neuronist Painkill? Ya que no se ha mostrado, dejando entrar al Supremo Gobernante de Nazarick sin un guía…”

“No hay necesidad. Aunque esto no es algo malo, esa persona habla mucho. Actualmente tenemos una situación de emergencia que resolver por lo que quiero evitar perder el tiempo, tanto como sea posible.”

“Entendido. Entonces luego de concluir este asunto, yo misma le diré a Neuronist Painkill que no hable tanto.”

“No, no, eso no será necesario. No lo encuentro molesto.”

“Pero entonces…”

Viendo a Albedo a su lado, Ainz permitió que una sonrisa se mostrara en su rostro inmutable. Como su amo, sentía que era algo bueno que sus subordinados pensaran en lo que era mejor para él, pero si no lo manejaba bien, podría resultar en subordinados que no se atrevieran a quejarse en el futuro.

“No es nada. Los amo a todos ustedes, sin importar sus puntos fuertes o sus puntos débiles, porque todos ustedes fueron creados por mis antiguos camaradas. Estaría mal si me sintiera molesto ante un ajuste hecho con tanta dedicación.”

Correcto. Si la traición de Shalltear se debía a sus ajustes, entonces sería necesario que la perdonara, porque ella sólo habría estado siguiendo la voluntad de su creador Peroroncino. Sin embargo Peroroncino no era el tipo de persona que plantaría una mala semilla dentro del gremio. Esto confundía a Ainz, ya que Peroroncino era del tipo de personas que disfrutaban bromeando, pero que les disgustaba dañar las relaciones entre compañeros.

Incluso así, ¿realmente se debe a alguna razón externa? Ya que la forma en que se mostraba el texto significa control mental… pero no había forma de confirmar esto. O tal vez había habido algunos cambios en sus ajustes luego de llegar a este mundo. Todavía no he memorizado los ajustes de personalidad de todos los NPCs. Es más, algunas partes de los ajustes de personalidad de los NPCs eran similares a los miembros del gremio que los habían creado… no creo que hubiera alguien que pudiera exportar completamente su personalidad en forma de ajustes, por tanto podría deberse a esto. Hablando de ello, sobre Shalltear… ¿podría ser que sus ajustes contuvieran algo parecido a una bomba de tiempo? Ya que su creador disfrutaba de los Juegos-H, ¿no pudo haber puesto algún evento de conquista de chicas en ella?… woah, eso es bastante posible.

Ainz dejó escapar un cansado suspiro. Al mismo tiempo sintió que la mujer a su lado mostraba un cambio anormal.

Aunque caminaba mirando al frente y silenciosamente, era diferente a hace un rato, porque no estaba siguiendo el paso de Ainz. Además aunque estaba mirando al frente, realmente tenía la vista fija en un sólo punto.

Cuando Ainz se dio cuenta de que Albedo estaba murmurando algo, aguzó el oído para escuchar.

“Te amo… te amo… te amo…”

Esta frase era repetida sin cesar como una grabadora malograda.

“…Hey Albedo, dije que los amo a todos ustedes. Todos… ¿eh?”

Albedo se movió de forma extraña al volver la cabeza.

“No, pero aun así, ¡es lo mismo, también incluye amarme a mí!”

“Ah… sí claro.”

“¡Goooh!”

Con los pies juntos, Albedo dio un salto adorable y golpeó el techo.

Esa era una de los problemas de las personas con habilidades físicas extraordinarias.

¡Bump! No, en realidad era un bang. El techo dejó escapar un fuerte ruido, permitiendo que los demás se enteraran de que tan fuerte había sido el impacto que había recibido. Oyendo el sonido similar a una explosión, unas entidades parecidas a monstruos sobrenaturales semitransparentes lentamente aparecieron a través del piso y del techo.

Estos eran los no muertos ocultos en las celdas de la prisión que Ainz había sentido anteriormente gracias a su habilidad.

“Ah, chicos pueden calmarse. No es nada.”

Frente a Ainz se encontraba Albedo quien estaba tan contenta que estaba a punto de ponerse a cantar. Aunque había golpeado el techo, la habilidad de su raza reducía el daño, por tanto no había sentido ningún dolor.

Los diferentes tipos de no muertos hicieron una respetuosa reverencia y se retiraron, desapareciendo completamente y regresando a cuidar sus posiciones.

“…Albedo, ya casi hemos llegado al cuarto de tu hermana. ¿Estás preparada?”

La anteriormente jubilosa Albedo instantáneamente se puso seria.

“Sí. Entonces sacaré el muñeco.”

“Hm, dámelo a mí.”

Albedo estiró la mano hacia la pared. Un brazo semitransparente se estiró desde la pared, y puso un muñeco en la mano de Albedo. Era un muñeco de un bebé, casi del mismo tamaño de un bebé real.

Ainz tomó el muñeco, mirándolo sin parpadear.

“Es realmente desagradable.”

Estaba modelado con la apariencia exagerada de un bebé, como si fuera un muñeco de Cupido completamente distorsionado. Los grandes ojos que se movían mirando alrededor eran particularmente nauseabundos. Ainz frunció sus cejas inexistentes y miró hacia el final del pasillo. En ese lugar se encontraba un gran mural y en el centro una puerta.

Era la pintura de una mujer abrasando a su bebé.

Si sólo fuera esto, entonces sería una hermosa pintura. Tal vez debido a que había sido hecha hace tanto tiempo, algunas áreas habían perdido el color y su apariencia se veía espantosa. Era casi imposible discernir la imagen del bebé, y sólo había dejado atrás algo similar a los restos de un accidente.

Ainz empujó la puerta.

Las puertas se abrieron silenciosamente y pudieron oír gritos de bebés…

No solo uno o dos, ni siquiera era un eco…

Eran decenas, tal vez incluso centenares de gritos, juntándose al mismo tiempo para formar un sólo sonido antes de ser oídos por Ainz y Albedo Sin embargo, dentro del cuarto no había ningún bebé.

Aunque no podían ser vistos, ellos definitivamente estaban allí.

En el centro del cuarto vacío desprovisto de muebles, se encontraba una mujer meciendo una cuna suavemente.

En el momento en que Ainz y Albedo ingresaron al cuarto, la mujer vestida de negro se mantuvo en silencio, manteniéndose aparte y meciendo la cuna. No era posible ver su rostro debido a que estaba oculto detrás de su cabello negro.

Normalmente si un NPC veía al Gobernante Supremo y sin embargo lo ignoraba, Albedo definitivamente lo hubiera castigado en voz alta. Sin embargo ella no dijo nada. Ainz sabia el porqué, la postura ligeramente en guardia de Albedo decía mucho.

“¿Está por comenzar?”

“Debería. Por favor tenga cuidado.”

Como si las palabras intercambiadas fueran una señal, los movimientos de la mujer de pronto se congelaron y se quedó inmóvil. Luego, lentamente extendió la mano hacia la cuna y gentilmente levantó al bebé de dentro. No, eso no era un bebé real, sino un muñeco.

“Equivocado equivocado equivocado.”

Lo sacudió vigorosamente y luego lo arrojó. El muñeco que había sido arrojado con toda su fuerza se hizo pedazos al chocar contra la pared.

“¡Mi bebé mi bebé mi bebé mi bebé!”

Con el sonido del crujir de dientes, como si ésta fuera la señal, los gritos de las paredes gradualmente se hicieron más y más fuertes. El origen del sonido eventualmente se reveló a sí mismo como pedazos de carne semitransparente con forma de bebé arrastrándose desde los alrededores.

“Tabula Smaragdina realmente colocó muchos monstruos en este lugar… Me pregunto cuánto dinero habrá gastado al final.”

Esta pila de carne con forma de bebé que no dejaba de retorcerse estaba cercana al nivel 20 y era llamada Bebé de Carroña.

En Yggdrasil, todo lo que uno tenía que hacer era pagar con dinero del juego o dinero real para generar manualmente un monstruo dentro de un laberinto. Estos eran diferentes a los monstruos que se generaban automáticamente y no revivían una vez que los mataban. Eran considerados un lujo por la mayoría de jugadores y raramente eran usados fuera de los juegos de rol.

Colocar manualmente tantos Bebés de Carroña incluso si tenían un nivel tan bajo, mostraba qué tan meticuloso era realmente Tabula Smaragdina.

Mientras Ainz se sentía impresionado, la mujer tomó un largo par de tijeras de algún lado y las sostuvo firmemente en sus manos. Los agudos ojos desde esa cabeza cubierta de cabello observaron fijamente a Ainz y a Albedo.

“¡Tú tú tú tú tú robaste robaste a mi niño mi niño mi niño mi niño mi niño…!”

“…Realmente es tu hermana mayor, Tú y ella son bastante parecidas.”

“¿Eh? ¿E-Es así?”

Como si tomara las palabras pausadas de Albedo como un signo de malicia, la mujer usó sus ganas de matar para alimentar el ataque hacia Ainz. Dando sólo unos pocos pasos para reducir la distancia entre ellos a cero, la mujer en el vestido de luto negro se abalanzó con unos pasos anormalmente largos.

La mujer apuñalo hacia Ainz con las tijeras.

“Tu niño está justo aquí.”

Luego de que Ainz le ofreciera el muñeco a la mujer, sus acciones se congelaron como si alguien hubiera presionado un botón. Luego de esto, arrojó las tijeras a un lado y lentamente aceptó el muñeco.

“¡Buen niño buen niño buen niño!”

Abrazó a su adorado niño tiernamente, como si nunca lo fuera de dejar ir. Luego, con cuidado, colocó al bebé de vuelta en la cuna, y volvió la cara cubierta por su cabello hacia Ainz y Albedo.

“Momonga-sama, ¿y mi linda hermana pequeña, han estado bien?”

“Ha pasado un largo tiempo Nigredo. Estoy complacido de verte… bueno, no has cambiado…”

Ainz logró mantener la compostura en esta situación debido a que ya había observado esta escena anteriormente en el juego.

Realmente grité esa vez.

Cierto miembro del gremio había dicho que había creado un nuevo personaje, y llevó a Ainz y a algunos otros miembros del gremio a echar un vistazo. El resultado fue que todos gritaron juntos, y terminaron usando todos sus poderes para atacar juntos a Nigredo. Era una memoria nostálgica.

“Hermana mayor, ha pasado mucho tiempo.”

Correcto, Nigredo era la hermana mayor de Albedo. Ella también era un NPC creado por Tabula Smaragdina.

Si Albedo era la demostración de la disonancia favorita entre apariencia y personalidad* del jugador Tabula Smaragdina, entonces Nigredo era la fuerte manifestación de su otra pasión, las películas de terror.
(Disonancia entre apariencia y personalidad que resulta atractiva y adorable = gap moe)

No es que fuera una mala persona, pero tenía una fuerte personalidad, en varias formas.

Durante las discusiones normales, él era coherente. Sin embargo si la charla se tornaba más profunda, varias partes de su personalidad con las que era difícil relacionarse comenzaban a surgir. Mientras Ainz recordaba a su antiguo compañero, Nigredo movió el cabello que le cubría el rostro, revelando su verdadera apariencia.

Tal vez había pensado que esconder su rostro era irrespetuoso, pero Ainz hubiera querido que lo dejara así.

Su cara era realmente grotesca, no tenía piel, en su lugar sólo había músculo expuesto.

No tenía labios, sólo unos dientes perlados. No tenía parpados, sólo un par de brillantes ojos. Mirando sus dientes y ojos individualmente, podrían parecer bellos, pero viendo su rostro como un todo, sólo podía ser considerado repugnante.

La fea cara que era como las que aparecían en películas de terror, se movió terroríficamente. Aunque la falta de piel hacía que fuese difícil de determinar, ella era diferente a Ainz. Su cara todavía tenía músculo así que se podía inferir que esa expresión debía ser una sonrisa.

“Momonga-sama, por qué razón usted…”

“…Ah… disculpa. Esa vez no estabas presente en el Cuarto del Trono así que no lo sabes. Ya no me llamo Momonga, desde entonces he cambiado mi nombre a Ainz Ooal Gown. De ahora en adelante llámame Ainz.”

Luego de oír un suave jadeo, Nigredo lentamente agachó la cabeza:

“Entendido, Ainz-sama.”

“Bueno entonces Nigredo, estoy aquí para pedir tu ayuda. ¿Puedes usar tu habilidad para ayudarme?”

“¿Mi habilidad? ¿Es biológica? ¿O no biológica?”

“…Biológica por ahora… viva, ¿cierto? Déjame explicarlo para que esté claro. El objetivo es Shalltear Bloodfallen.”

“¿La Guardián de Piso?…He sido irrespetuosa. Si es una orden de Ainz-sama, lo haré inmediatamente.”

Aunque la voz de Nigredo estaba llena de dudas, inmediatamente había respondido al pedido.

“Por favor, hermana mayor.”

Luego de hacer un juguetón gesto de pulgares arriba en respuesta al pedido de Albedo, Nigredo comenzó a activar varios tipos de magia. Eran bastante variados, pero Ainz se dio cuenta que algunos de estos hechizos le eran familiares, y él mismo le había enseñado a Narberal a usarlos la noche anterior.

Nigredo era una encantadora mágica, una de las NPCs de alto nivel que mantenían una posición cercana a los más altos rangos en Nazarick. Aunque no era visible por su apariencia exterior, su clase estaba especializada en hechizos orientados a la investigación y a la recolección de información. Era por ello que Ainz había venido hasta aquí para pedir su ayuda para localizar a Shalltear.

Con una velocidad acorde al poder que poseía, Nigredo rápidamente fue capaz de reportar los resultados.

“La encontré.”

“Usa el hechizo [Pantalla de Cristal].”

Luego de activar el hechizo, la pantalla de cristal que brilló al materializarse mostró una figura en armadura de pie en un espacio de tierra despejado en medio del bosque.

Ainz expresó su admiración:

“Increíble, lograste encontrar el lugar exacto del objetivo, realmente los encantadores mágicos especializados merecen esa reputación que tienen”

Las palabras de elogio desaparecieron mientras la imagen se mostraba más vívida.

La persona en la pantalla llevaba una armadura de cuerpo entero teñida de un color carmesí como la sangre. Sólo la parte del rostro estaba descubierta, revelando un gran agujero en un casco que tenía la forma de la cabeza de un cisne, con plumas como de ave a cada lado. Decoraciones parecidas a alas nacían de su pecho y hombros, y la parte baja de su cuerpo llevaba un brillante vestido rojo.

Una de sus manos sostenía una lanza con una extraña forma, similar a un cuentagotas usado en clases de química.

Éste era el modo de batalla de Shalltear Bloodfallen, una encantadora mágica basada en fe que tenía las habilidades de combate especializadas de la profesión de Valquiria.

“¡Lanza Spuit! Es el ítem mágico de clase Divina que Peroroncino-sama le entregó a Shalltear!”

Albedo dijo esto con una voz conmocionada luego de ver el arma de Shalltear.

Ainz tenía ítems de clase Divina, tantos que podía cubrir cada parte de su cuerpo con ellos. Sin embargo, esto no significaba que estos ítems podían ser fácilmente creados.

Los ítems mágicos en Yggdrasil eran creados de cristales de datos, pero el rendimiento de los cristales de datos que caían de los monstruos no eran todos iguales, por tanto para crear un ítem de clase Divina era necesario tener muchos cristales de datos del tipo ‘botín extremadamente raro’. No sólo eso, si quisieras incrustar esos cristales de datos en un contenedor —que podía ser por ejemplo un arma del tipo espada— ésta debía ser un arma forjada de materiales ultra raros.

Por tanto, incluso para u jugador de nivel 100, era algo común no tener ni un solo ítem de clase Divina.

Incluso Ainz Ooal Gown, un gremio que se encontraba entre los primeros diez, no armaba a todos los NPCs con ítems de clase Divina. Y sólo permitirían que poseyeran como mucho dos o tres ítems de ese tipo.

Shalltear Bloodfallen poseía el ítem de clase Divina Lanza Spuit.

El nombre sonaba un poco tonto, pero su habilidad era extremadamente salvaje. Algunos cristales de datos podían absorber una cantidad de daño para reponer la vida del usuario, y la Lanza Spuit era un magnífico ejemplo de lo que se obtenía al reforzar esta capacidad.

“…Vamos allá ahora mismo.”

“¿Huh? Ah, ¡por favor espere un momento! Shalltear está completamente armada. Creo que una batalla es inminente, por tanto es necesario llevar a algunos guardaespaldas para la protección de Ainz-sama.”

“No hay tiempo. Si las negociaciones fallaran, podemos retirarnos inmediatamente…”

[Ainz-sama, disculpe por molestarlo.]

La voz de una mujer pudo ser oída en su mente. Era Narberal, que se había quedado en E-Rantel.

Esta llamada tan poco oportuna hizo que Ainz se sintiera ligeramente molesto.

“¿Qué pasa Narberal? En este momento…”

Estoy ocupado. Ainz que planeaba decir esto se detuvo a media frase.
Era debido a que recordó que había interrumpido el [Mensaje] de Entoma la noche anterior. Aunque ya no podía hacer nada, si en ese momento hubiera actuado inmediatamente, la situación ahora podría ser diferente. Hubiera podido encargarle la tarea de rescatar a Nfirea a Narberal.

El ligero sentimiento de culpa hizo que Ainz respondiera con calma.

Los NPCs trataban a Ainz como un ser absoluto, por tanto incluso si su juicio fuera erróneo, sería muy fácil que tomaran como prioridad las palabras de Ainz. Debido a esto, Ainz tenía que mantener la compostura, asegurándose de tomar las acciones con cuidado para evitar cometer errores.

Para una persona ordinaria como yo, ésta es realmente una demanda poco razonable…

Mientras se burlaba de su propio juicio extremadamente deficiente, Ainz sonrió al tiempo que reconocía que realmente esto le era imposible. Sintiendo que Narberal al otro lado del [Mensaje] despedía una atmosfera de un sirviente esperando por su amo, Ainz tembló como si hubiera sido golpeado por un rayo.

¿Qué estoy pensando? Yo soy el Supremo Gobernante de Ainz Ooal Gown, la persona a la que todos llaman usando ese nombre. Correcto, ya no soy Suzuki. ¿Imposible? ¡No!, ya que he decidido llamarme con ese nombre, entonces es necesario que haga posible lo imposible.

“…No, no es nada. ¿Qué sucede? ¿Estás contactándome por medio de un [Mensaje] debido a una situación de emergencia?”

“Sí. En realidad hay algunas personas del Gremio de Aventureros buscando a Ainz-sama.”

“…Si es debido a los eventos de anoche, por favor pídeles que me esperen un momento… no, eso no debe ser. Debe tratarse de algo más, ¿verdad?”

“¡Sí! ¡Ainz-sama es realmente perceptivo!”

En este punto Narberal se volvió bastante vaga, su silencio expresaba su confusión. Pero en poco tiempo, como si hubiera llegado a una conclusión en su mente, habló de nuevo:

“En realidad, aparte de ese evento, ha aparecido otro problema. Es algo… relacionado a un vampiro.”

“¿Qué? ¿Dijiste vampiro?”

Ainz volvió la mirada hacia la [Pantalla de Cristal], concentrándose en Shalltear quien estaba todavía parada de pie rígidamente.

“Sobre aquel vampiro, ¿el gremio ha mencionado algo? Por ejemplo si su cabello es plateado, o si llevaba una armadura carmesí, ¿o cosas así?”

“Nada desafortunadamente. La persona que vino a buscar a Ainz-sama simplemente cumplía su trabajo al entregar el mensaje. Sólo dijo que los detalles serían explicados en el Gremio de Aventureros, y esperaban que Ainz-sama pudiera dirigirse ahí lo más rápido posible. Oí que varios equipos de aventureros ya se encuentran en ese lugar… El miembro del gremio se encuentra cerca en este momento, ¿qué debería decirle?”

Ainz cerró los ojos. Por supuesto que no tenía ojos, sólo las luces en sus orbitas oculares se apagaron.

“¿Qué opinas sobre el [Mensaje] de Narberal, Albedo?”

Luego de la explicación, Albedo bajó la vista, luego de unos segundos volvió a mirar a Ainz.

“Bajo las circunstancias actuales, sin tener información suficiente, no importa que opción sea elegida, ambas tienen ventajas y desventajas. Ainz-sama debe decidir de acuerdo a sus preferencias personales. Personalmente, creo que no importa si ignoramos a esos humanos.”

Luego de expresar su gratitud a Albedo, Ainz se sumió en sus propios pensamientos.

Hablar con Shalltear como su primera prioridad, podría terminar llevando al peor escenario.

Si tomaba al Gremio de Aventureros como la primera prioridad, que tipo de cambios habría en la situación de Shalltear?

Pensando en el peor escenario, sintió que no importara que decisión tomara, cualquier decisión le llevaría a la peor situación.

En ese instante si todavía tuviera a sus compañeros, sería muy fácil tomar una decisión por voto mayoritario. Sin embargo, ellos no se encontraban en ese lugar. Como gobernante de la Gran Tumba de Nazarick, y habiendo tomado ese nombre tan importante para sí mismo, él debía tomar la decisión solo.

Luego de un momento de duda, Ainz se decidió.

“Albedo, envía a algunas personas a monitorear la situación de Shalltear. Yo iré al Gremio de Aventureros en E-Rantel. Luego de concluir ese asunto, me llevarás al lugar donde se encuentra Shalltear.”

“Como usted ordene.”

“¿Oíste eso Narberal?”

“Sí. Entonces informaré al mensajero que usted se dirigirá para allá.”

“Ah, sí, dile eso. Con esto Albedo, discúlpame pero me dirigiré al Gremio de Aventureros.”

“Entendido. Yo seguiré las instrucciones y enviaré a unos cuantos sirvientes.”

“Perdona por molestarte. Dejaré mi anillo con Yuri, por favor cuídalo por mí.”

En realidad, había algo que quería entregarle al Bibliotecario Jefe, pero Ainz sintió que no podía perder el tiempo e inmediatamente activó la habilidad de transferencia del anillo.

Las dos hermanas quedaron solas en el cuarto, y la atmosfera se relajó. Como si hubiera estado esperando este momento, los ojos sin parpados de Nigredo brillaron con curiosidad.

“¿Qué pasó? ¿Qué está pasando con Shalltear?”

“Ah, parece que se ha rebelado.”

“…Increíble… ¿cómo puede esto ser posible?… ¿en serio?”

“Yo tampoco puedo creerlo, pero es así.”

“Entonces lo mejor sería librarse rápidamente de ella. Pero, por como se ven las cosas, parece que Ainz-sama no desea que esto suceda”

“Sí, es debido a que Ainz-sama es en extremo compasivo… No, la razón debería ser que ordenar su ejecución antes de investigar las razones de la traición de Shalltear podría ser tal vez un grave error. Ainz-sama debe estar pensando algo parecido.”

—Oh. Nigredo emitió un sutil sonido que podría significar que estaba de acuerdo con lo que había dicho o podría ser negación.

“Ahora entiendo. Seguiré vigilando a Shalltear con mi magia hasta que tus sirvientes se reúnan y comiencen la vigilancia.”

“Disculpa por las molestias, hermana mayor.”

Creyendo que la conversación había terminado, en el momento en que Albedo se disponía a usar la habilidad del anillo, sintió que su hermana mayor todavía quería decir algo más.

Normalmente, su hermana era del tipo de personas que no se guardaban las cosas. Sólo había una razón que haría que dudara.

Aunque no quería, si había una posibilidad de que el tema era algo diferente a lo que había pensado que sería, entonces era necesario que se lo pregunte de todas maneras.

“¿Qué pasa, hermana mayor?”

“…Ya que no se me permite dejar esta prisión congelada, no tengo muy claro lo que sucede en el exterior. ¿Spinel sigue encontrándose bien?”

…Entonces era eso después de todo.

Albedo pensó para sí misma, y lamentó haber preguntado. Sin embargo con el firme tono de voz que correspondía a esta pregunta le dijo:

“Hermana mayor, sigues llamando a esa niña con ese nombre…”

“Realmente la desprecio, incluso si todas somos creaciones de Tabula Smaragdina-sama… No, la forma en que Spinel fue creada fue diferente a la forma en que lo fuimos nosotras. Ella realmente no es el tipo de persona con la cual otros puedan abrir sus corazones.”

“Eso no es cierto, hermana mayor. Ella es bastante adorable.”

“Desde mi punto de vista, te has dejado engañar por ella. Spinel definitivamente traerá una gran calamidad a Nazarick, lo garantizo.”

“…Sobre ese punto de vista, creo que siempre tendremos opiniones diferentes. Creo que esa niña nunca se convertiría en una molestia.”

“¿Eso crees? Si tú, la Supervisora de los Guardianes ha decidido algo así, entonces no hay nada más que pueda seguir diciendo. Sin embargo, espero que tú, como Supervisora de los Guardianes, tengas en mente la preocupación que siento.”

“Lo tengo, me aseguraré de recordarlo.”

Conteniendo un suspiro lleno de emociones, Albedo se transfirió a otro lugar.

Aunque normalmente la hubiera ignorado, hoy, las palabras de su hermana se habían clavado en su corazón como espinas.

Ella había creído que las creaciones de los Seres Supremos eran todas completamente devotas con ellos. Sin embargo, Shalltear se había rebelado. Esto significaba que otros también podrían volverse traidores.

Tal vez, la traición de nuestra hermana menor sí era posible.

Ella no podía eliminar completamente esta posibilidad. Sin embargo, para Albedo, esto no era algo malo.

En su lugar de destino, Albedo llegó con ojos nublosos como en un trance.

“Ainz-sama, mi amado, soy su fiel perro, su esclava.”

Hacia el hombre ausente ella expresó sus verdaderos pensamientos.

“Incluso si todo Nazarick se pusiera en su contra, yo todavía me mantendría a su lado.”

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario