Overlord – Volumen 3: Capítulo 1 (Parte 1)

Serie: Overlord.
Volumen 3: La Valquiria Sangrienta.
Capítulo 1: Grupo de depredadores (Parte 1).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 1: Grupo de depredadores

Parte 1

“¡A esto le llaman comida!”

El grito histérico de una mujer, seguido por el traqueteo de cubiertos golpeando un plato pudo oírse en los alrededores del lugar.
Muchas de las personas en el restaurante volvieron la vista hacia la joven que estaba teniendo una rabieta.

Era una joven hermosa, tanto que la palabra ‘hermosa’ era insuficiente para describirla. Era tan bella que podría rivalizar con la mujer más bella del Reino, la ‘Princesa Dorada’. Incluso podría decirse que su rabia la hacía más encantadora.

Y aunque estaba haciendo un escándalo, cada uno de sus movimientos tenía gracia y estaban llenos de elegancia.

Seguramente sería la hija de algún noble de otro país. No sólo eso, debía ser un noble adinerado. Impacientemente, se arregló el pelo mientras miraba con molestia los platos frente a ella.

La mesa estaba repleta con platos con comida.

Dentro de una canasta había pan blanco, todavía caliente y espectacularmente suave, recién salido del horno. Uno de los platos tenía pedazos de carne a la parrilla, tan jugosa y tan tierna que a uno se le hacía agua la boca. La carne estaba acompañada con un aromático maíz a la parrilla recubierto con mantequilla, además de un suculento puré de papas. La combinación provocaba que a uno se le abriera el apetito. Además había también una sabrosa ensalada hecha con lomo marinado y a la parrilla sobre vegetales tan frescos que daban la impresión de que acababan de ser recolectados directamente de un huerto. Una tentadora fragancia a mandarina se podía oler en el aliño de la ensalada.

Estos eran los mejores y más extravagantes platos preparados por el restaurante del más lujoso hospedaje dentro de la ciudad de E-Rantel, “El Brillante Pabellón Dorado” …Los ingredientes usados para las comidas tenían la garantía de ser los más frescos ya que usaban el hechizo [Preservar]. Naturalmente todos los cocineros eran de primera clase.

Eran platos que sólo los nobles y otras personas adineradas podían disfrutar. Sin embargo la joven claramente no se había impresionado con estos artísticos y magníficos platos.

“¡Esto de ninguna manera sabe bien!”

Las personas que oían sus quejas no sólo estaban sorprendidas por ellas sino que se preguntaban qué tipo de comida divina era la que esta joven estaba acostumbrada a comer normalmente.

El gruñido inapropiado que murmuró la joven para sí misma causó que todos mostraran una expresión de asombro.

Mientras tanto, el viejo mayordomo detrás de ella mantenía la calma y mantenía una expresión inmutable. Incluso luego de que la joven se volviera y lo mirara con dureza, él se mantuvo firme. Era como si tuviera una única expresión.

“No puedo seguir quedándome en esta ciudad tan pobre, ¡prepárate para partir inmediatamente!”

“Pero ojou-sama*, ya se ha puesto el sol…”
(*lit. palabra formal para señorita, término típicamente usado para personajes femeninos adinerados y de alto estatus social)

“¡Cállate! ¿¡Haz lo que digo, te quedó claro!?”

Enfrentado a su rabieta, el mayordomo finalmente cambió de postura y agachó la cabeza:

“Entendido, ojou-sama. Haré los preparativos para que podamos partir inmediatamente.”

“¡Hmmph! ¡Si lo entendiste entonces apresúrate Sebas!”

La joven tiró a un lado los cubiertos, que cayeron con un sonido metálico. Habiéndose quedado sin nada más de lo que quejarse, insatisfecha, se puso de pie y dejó el restaurante intempestivamente.

Luego de la conmoción, una digna voz rompió el silencio y disipó la tensión en el restaurante:

“Les ofrezco mis sinceras disculpas a todos, por esta conmoción.”

El mayordomo miró a la silla que casi había caído al suelo cuando la joven se puso de pie y la movió a su posición original. Habiéndose disculpado, cortésmente hizo una reverencia hacia las personas dentro del restaurant. Los huéspedes aceptaron amablemente la perfecta disculpa del viejo mayordomo, y muchos incluso lo miraron con simpatía.

“…Administrador.”

“Sí.”

Un hombre, que había estado esperando cerca, se acercó discretamente al lado del mayordomo.

“Me disculpo sinceramente por los disturbios e incluso aunque no sea una compensación adecuada, permítame cubrir los gastos de la cena de todos los presentes.”

Muy pocos clientes pudieron evitar mostrar una expresión de encanto luego de escuchar esta oferta. Ya que comer en el restaurante más lujoso de la ciudad definitivamente no era barato. Si el mayordomo estaba dispuesto a pagar por sus comidas, eso sería más que suficiente para disculparlo por la conmoción causada por su señora.

Por otro lado, el administrador de “El Brillante Pabellón Dorado” mantuvo una expresión firme e imperturbable y cortésmente hizo una reverencia como respuesta a la sugerencia del mayordomo. Su inmutable expresión mostraba que esta no era la primera vez que algo como esto había sucedido.

Sebas Tian dirigió sus ojos hacia la esquina del restaurante, colocando su mirada sobre un hombre que se encontraba a la mitad de devorar su comida.
Al darse cuenta de que el mayordomo lo miraba, el hombre se puso de pie rápidamente y caminó hacia Sebas Tian.

En comparación con los otros huéspedes, este hombre realmente destacaba debido a que su total falta de ‘modales’ y ‘clase’ hacían imposible pudiera mezclarse en ese entorno sin dar la impresión de estar totalmente fuera de lugar.

Aunque sus ropas eran igual de buenas comparadas a de las personas en el restaurante, daba la impresión de que la ropa lo llevaba a él y se veía tan similar a como se vería un payaso vestido en un traje elegante, que era divertido de ver.

“Amo Sebas.”

“¿Qué pasa, Zack-san?”

Los otros huéspedes fruncieron el ceño cuando oyeron el pretencioso tono que había usado Zack. Oyendo el tono servil que había usado, no se hubieran sorprendido si él hubiese estado frotando sus manos mientras hablaba.

Sin embargo la expresión de Sebas Tian no cambió en lo más mínimo.

“Ya que estoy contratado como ayudante, sé que difícilmente estoy en posición de hacer sugerencias pero, ¿sería posible que reconsideraran partir inmediatamente?”

“¿Estas insinuando que te es difícil manejar el carruaje y a los caballos de noche?”

“…Esa es parte de la razón. Y… tengo algunos asuntos de los que encargarme en esta ciudad… Necesito un poco de tiempo.”

Zack rascaba constantemente su cabeza. Incluso aunque su cabello se veía suficientemente limpio, la forma en que continuaba rascándose hacia parecer como si en cualquier momento saldría volando algo de caspa. Viendo esto, algunos huéspedes fruncieron el ceño aún más, pero al final no quedo claro si Zack se daba cuenta de esto o no ya que se rascaba la cabeza incluso con más intensidad.

“Ojou-sama probablemente no acepte esta sugerencia. No, considerando su temperamento, ella no cambiará su decisión.”

Sebas Tian dijo esto con voz firme y una expresión que no admitía peros, antes de añadir con voz cortante:

“Así, que no tenemos opción.”

“Pero…”

Los ojos de Zack se movían por todos lados, como si tratara de encontrar una excusa, pero no fue capaz de pensar en nada y frunció el ceño.

“Por supuesto, partir nos tomara todavía algo de tiempo. Tengo que subir todo el equipaje de ojou-sama al carruaje. Puedes hacer lo que desees en ese tiempo y encargarte de lo que necesites.”

Sebas Tian no dejó de notar la expresión traicionera en los ojos del hombre, como si estuviera tratando de encontrar otra excusa para demorar incluso más al grupo. Sebas pretendió no darse cuenta de las oscuras intenciones de Zack y mantuvo una expresión indiferente.

“Entonces, ¿a qué horas partimos?”

“Acerca de eso, debería ser en alrededor dos o tres horas. Si partimos más tarde, las calles estarán completamente sumidas en la oscuridad, así que tres horas es el límite.”

Los ojos del hombre una vez más mostraban esa detestable mirada calculadora, y Sebas Tian una vez más se esforzó pretendiendo no darse cuenta. Zack relamió sus labios un par de veces antes de responder:

“Jeje, entonces no creo que tengamos ningún problema.”

“Muy bien, entonces por favor comienza inmediatamente con los preparativos para que podamos marcharnos.”

Sebas Tian observó la espalda de Zack mientras éste se marchaba. Luego agitó su mano como si quisiera dispersar un desagradable aire alrededor de él, sintiendo como si algo sucio se le había quedado pegado.

Sin mostrar ninguna expresión en el rostro, Sebas Tian suprimió sus ganas de suspirar.

Para ser honestos, Sebas Tian no podía obligarse a gustar de personajes tan vulgares y bajos como Zack. Demiurge, Shalltear y alguno de los otros podrían llegar a tratar a alguien como Zack como un juguete para su diversión personal, pero Sebas Tian no sentía ganas ni de acercarse a una persona así.

Habían algunas opiniones comunes dentro de la Gran Tumba de Nazarick: ‘Aquellos quienes no pertenecen a Nazarick son inferiores’ y ‘Con algunas excepciones, los humanos y semi-humanos deberían ser aniquilados por ser razas inferiores’. Sebas por otro lado compartía la opinión de su creador, ‘Aquellos que no pueden salvar a los débiles no tienen derecho a llamarse fuertes’, pero luego de haber conocido a un ser humano tan despreciable como Zack, había comenzado a pensar que tal vez las opiniones comunes de Nazarick no estaban del todo equivocadas.

“Ahh, supuestamente los seres humanos deberían ser mejores que esto…”

Sebas Tian levantó la mano y acaricio su muy bien cuidada barba para olvidar este asunto y meditar sobre cómo debería continuar su misión actual.
La operación está avanzando sin problemas, pero quizás debería seguirlo para asegurarme.
Mientras Sebas Tian pensaba sobre el rumbo de la operación, se dio cuenta de que un hombre caminaba hacia él.

“Tener que partir a esta hora debe ser una decisión difícil para usted…”

El hombre que le habló a Sebas Tian tenía entre cuarenta y cincuenta años, bien afeitado y con el cabello negro jaspeado con mechones blancos. Tal vez debido a su edad y a sus extravagantes hábitos al comer, tenía una prominente barriga.

Vestía con buen gusto, sus ropas elegantes hablaban de un hombre de una posición elevada.

“¿Acaso es usted Bardo-san?”

Sebas Tian asintió ligeramente al saludarlo, pero el hombre se apresuró a detener un gesto de ese tipo:

“Ah, no es necesario ser tan cortés.”

Su nombre era Bardo Rofure y era un mercader bastante conocido que controlaba una considerable porción del comercio de alimentos en esta ciudad. Sebas Tian no estaba seguro de porqué este hombre había venido a hablar con él.

Esta ciudad amurallada mantenía una importancia estratégica para la guerra. Siendo alguien que contralaba una porción considerable del comercio de alimentos, Bardo era uno de los más influyentes mercaderes de la ciudad.

Cuando un ejército bordeaba las decenas de miles de personas, la logística necesaria para transportar provisiones y raciones tomaba demasiado tiempo y esfuerzo. La estrategia del Reino era despachar a sus tropas con el mínimo de suministros y satisfacer las necesidades de su ejército en esta ciudad. Esto significaba que E-Rantel no era como las otras ciudades comerciales, ya que los mercaderes relacionados al negocio de alimentos y armas mantenían una gran influencia y autoridad en la ciudad.

Alguien con tal autoridad dentro de la ciudad amurallada de E-Rantel no debería hablar con Sebas Tian sólo porque habían coincidido a cenar en el mismo restaurante. Debía haber un motivo para que intentara conversar con él.

Sin embargo, este era uno de los objetivos de Sebas Tian.

“Sebas-san, ese no es un hombre de bien.”

“¿Es así?”

Mientras hablaba con Bardo, Sebas cambió su expresión por primera vez desde que había comenzado todo el incidente. Mostraba una sonrisa cortés ya que entendía exactamente lo que intentaba el mercader.

“Es conocido que ese tipo es deshonesto y alguien en que no se puede confiar, no puedo entender por qué Sebas-san ha contratado a alguien como él.”

Sebas Tian rápidamente pensó sobre esto para encontrar la mejor respuesta ante esta situación.

No podía revelarle a Bardo la razón por la que había contratado a Zack. Si Sebas Tian le dijera que lo había contratado porque no sabía que era una persona de ese tipo, Bardo podría disminuir el concepto que tenía sobre Sebas, y poner su juicio en cuestión.

Aunque ciertamente nos estamos marchando de esta ciudad, debería evitar la posibilidad de que Bardo disminuya su concepto sobre mí. En el futuro próximo, existe la posibilidad de que tengamos que hacer uso de él.

“Tal vez tenga razón, pero nadie fue más entusiasta que él al presentarse. Aunque su carácter en conjunto podría ser defectuoso, ojou-sama aprecia bastante su entusiasmo.”

Barbo mostró una sonrisa amarga y preocupada. El concepto que tenía sobre ella probablemente había disminuido otro poco más.

Era por su objetivo que le había pedido a ella que actuara de ese modo, así que no había forma de evitarlo. Aunque se sentía bastante mal por hacer que actué un papel tan mimado.

“Me he sobrepasado, espero que pueda disculpar mi opinión. ¿Tal vez sería mejor insinuar y aconsejar sobre esto a su señora?”

“Tal vez tenga razón. Pero considerando la ayuda y el apoyo que me ha brindado el padre de la señorita, simplemente no puedo hacer algo así…”

“Aunque la lealtad es muy importante también…”
Bardo murmuró algo, pero las palabras finales no pudieron ser oídas claramente.

“¿Le gustaría que le recomiende a algunos hombres confiables?”

“No tiene que ser tan considerado, Bardo-san.”

Aunque su tono era gentil, Sebas negó firmemente a la propuesta. Detectando que no cambiaría de opinión, Bardo intentó otro enfoque.

“Sigo creyendo que sería mejor si tuvieran unos guardaespaldas adecuados que los escoltaran por el camino. El camino a la capital es bastante largo y a diferencia del Imperio Baharuth, los caminos de Re-Estize no son muy seguros. Podría ayudarle a encontrar mercenarios confiables.”

La seguridad de los caminos era una de las tareas de los nobles del área, y cobraban una comisión a la gente que viajaba por ellos. Era uno de los diversos derechos de los nobles, pero era sólo una forma de recolectar dinero. Muchas partes de los caminos no estaban adecuadamente cuidados ni patrullados, con muchos agujeros en la seguridad. Por tanto no era común que los viajeros fueran asaltados por bandidos o mercenarios que se habían convertido en bandidos.

Para resolver este problema, gracias a los esfuerzos de la ‘Princesa Dorada’, los soldados bajo el control directo del Rey habían comenzado a patrullar los caminos. Pero debido a su pequeño número, no había diferencias notables. El número de tropas en patrulla también era reducido debido a la constante intromisión de los nobles que temían que sus derechos fueran infringidos.

Ya que la situación era de este modo, el país en sí mismo carecía del poder de poner orden y dar seguridad a los caminos.

Los mercaderes que viajan por los caminos normalmente contrataban un equipo de aventureros o mercenarios para protegerse. Un poderoso mercader como Bardo debería conocer algunos grupos mercenarios de élite confiables, pero Sebas Tian de todos modos no podía aceptar su propuesta.

“Tal vez tenga razón de nuevo, pero a ojou-sama no le agrada verse rodeada de demasiada gente. Deseo usar mis habilidades para seguir los deseos de ojou-sama lo mejor posible.”

“Entonces es así…”

Bardo frunció exageradamente el ceño y mostró una expresión de preocupación. Era el rostro de un adulto indefenso confrontado a la rabieta de un niño.

“Mis más sinceras disculpas, por ser tan desconsiderados con sus buenas intenciones.”

“Por favor no diga eso. Para ser honesto, sólo quería venderle un favor. Si no se puede hacer, por lo menos quisiera mejorar nuestras relaciones.”

La hija de un extremadamente acaudalado mercader o algún noble del Imperio y su mayordomo, esos eran los roles bajo los cuales Sebas Tian se había hospedado en este hospedaje. Su acto tenía el objetivo de mostrar su gran riqueza y dejar que otros se enteren de su presencia. Ganar favores de personas tan acaudaladas como los del grupo de Sebas Tian estaban dentro de los intereses de Bardo.

Sebas Tian sonrió gentilmente al pez que había mordido el anzuelo:

“Por supuesto le haré saber al padre de ojou-sama, mi amo, de la hospitalidad y amabilidad de Bardo-san.”

Barbo momentáneamente mostró un súbito brillo en lo profundo de sus ojos, pero se recuperó instantáneamente. Normalmente la mayoría de personas no habrían podido detectar un cambio tan pequeño, pero Sebas Tian lo vio claramente.

“Entonces, por favor perdóneme. Ojou-sama me espera, así que debo retirarme.”

Habiendo aguardado por el momento exacto en que Bardo iba a hablar, Sebas se le había adelantado.

Bardo se dio cuenta que Sebas había visto a través de él y luego de echar un vistazo a la expresión de Sebas Tian, suspiró:

“…Wheew, Si es realmente así entonces no se puede hacer nada, Sebas-san. La siguiente vez que estén en esta ciudad, por favor vengan a visitarme. Les ofreceré una cálida bienvenida.”

“Por supuesto, la siguiente vez que no encontremos nos pondremos en sus manos.”
Mirando la espalda de Bardo mientras éste se retiraba, Sebas Tian murmuró:

“Supongo que hay todo tipo de personas en este mundo.”

A través de las palabras y manierismos de Bardo, Sebas Tian había podido sentir que no todo había sido dicho con segundas intenciones. Bardo había mostrado una preocupación genuina por la joven dama y por su mayordomo.

Era por gente como él, que deseaban ayudar a las personas que lo necesitaban, que Sebas Tian no podía despreciar a los humanos.

Sebas Tian alegremente mostró una sonrisa sincera.

◆◆◆

Luego de tocar unas cuantas veces y disculparse, Sebas Tian hizo una ligera reverencia antes de ingresar al cuarto.

“Por favor disculpe mi comportamiento tan grosero, Sebas Tian-sama.”

Sebas Tian cerró la puerta y fue recibido por una joven en una profunda reverencia. Si los demás huéspedes dentro del restaurante pudieran ver esta escena, seguramente quedarían desconcertados y profundamente sorprendidos, debido a que la joven era la misma joven de temperamento irascible que había tenido una rabieta hace un momento.

Su expresión era tranquila, era como si la histeria que había experimentado en ese entonces hubiera sido sólo un acto y que su comportamiento de ahora era propio de alguien que saludaba a alguien con una posición social mayor.

La apariencia y sus ropas eran las mismas, pero parecía ser una persona completamente diferente.

Otra diferencia intrigante era que tenía uno de sus ojos cerrados—su ojo izquierdo. No había sido de este modo en el restaurante.

“Por favor, no hay necesidad de disculparse. Sólo hacías tu trabajo.”

Sebas Tian miró los alrededores del lujoso cuarto. Por supuesto, si uno fuera a comparar este cuarto al 9no piso de Nazarick, la Suite Real, entonces podría decirse que este cuarto no tenían ningún encanto. Claro, eso no era algo sorprendente ya que simplemente había elegido un objeto equivocado para compararlo.

Sebas centró su mirada en la esquina del cuarto y encontró que el equipaje ya estaba listo y reunido. Podrían partir inmediatamente si lo quisieran. Ya que Sebas no lo había preparado, ella debía de haberlo hecho por si misma cuando se había marchado del restaurant.

“Debiste haber dejado que yo prepare el equipaje.”

“Qué está diciendo Sebas-sama, no podía seguir molestándolo con una tarea tan simple.”

La joven enderezo su cuerpo y sacudió la cabeza. Ella era una de las sirvientas de batalla, Solution Épsilon (ε).

“¿Es así? Pero por ahora soy tu mayordomo, sabes.”

El rostro arrugado de Sebas Tian mostró una expresión como la de un niño travieso.

Solution notó la expresión divertida de Sebas-Tian, y cambió su expresión calmada por primera a una sonrisa avergonzada:

“En cierto, Sebas Tian es mi mayordomo en este momento, pero al mismo tiempo estoy bajo el mando de Sebas Tian-sama como su subordinada.”

“…Supongo que eso es verdad. En ese caso deja que te de una orden como tu superior: Haz hecho bien hasta ahora, así que deja que me encargue del resto. Por favor descansa hasta que sea tiempo de partir.”

“…Sí, gracias.”

“Entonces, iré a reunirme con Shalltear-sama quien ya debería de estar esperando impaciente en el carruaje, y le informaré de la hora en que saldremos.”

Sebas Tian fácilmente levantó la más grande de las maletas con una sola mano, y le hizo una pregunta a la joven, como si de pronto se le hubiera ocurrido:

“Por cierto, ¿todo va de acuerdo a nuestras predicciones?”

“Sí, todo procede justo como esperábamos.”

Solution levantó una mano y la presionó sobre su ojo cerrado.

“Supongo que somos afortunados. Entonces, ¿qué está pasando en este momento?”

“Sí, ahora mismo él ésta reunido con un hombre sospechoso. ¿Le gustaría oír lo que están diciendo?”

“No es necesario, voy a llevar el equipaje al carruaje. Hazme saber el resumen luego.”

“Entendido.”

Solution de pronto retorció su expresión.

Las comisuras de sus ojos cayeron y sus labios se curvaron. Aunque su expresión era similar a una sonrisa, estaba retorcida más allá de lo humanamente posible. Parecía una retorcida cara sonriente hecha de arcilla.

“…Sebas Tian-sama, por favor permítame cambiar el tema.”

“¿Qué sucede, Solution?”

“…Cuando todo termine, ¿podría permitirme encargarme de ese hombre?”

Sebas Tian usó su mano libre para acariciar su barba y lo pensó brevemente.

“…Sobre eso, mientras tengas el permiso de Shalltear-sama, puedes hacer como desees.”

Solution frunció el ceño ligeramente, su rostro lleno de decepción podía ser claramente visto. Viendo esto, Sebas Tian intentó reconfortarla:

“Debería estar bien. No debería haber problemas con entregarte sólo a una persona.”

“¿De veras? ¡Eso es genial! Por favor informe de mi deseo a Shalltear-sama. Si fuera posible, quiero tener a ese hombre.”

Solution mostró una sonrisa llena de alegría. Ese tipo de expresión radiante sin rastro de tristeza podría encantar a cualquier persona.

Sebas Tian sintió pena e interés por el hombre que hacía que Solution mostrara una expresión así. Y le preguntó:

“Entonces, ¿qué fue lo que dijo ese hombre?”

“Creo que dijo que no podía esperar para disfrutarme. Es una rara oportunidad, así que también planeo disfrutarlo a él adecuadamente.”

Solution mostró una sonrisa incluso más brillante.
Era una sonrisa que contenía inocencia infantil. Como un niño expectante ante el próximo gran evento.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario