Overlord – Volumen 2: Intermedio

Serie: Overlord.
Volumen 2: El Guerrero Oscuro.
Capítulo intermedio: Intermedio.
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Intermedio

Demiurge caminaba por el noveno piso de la Gran Tumba de Nazarick. Sus zapatos golpeaban el piso haciendo un sonido como “da da da”, los ecos se desvanecían en el silencio. Aunque un número de sirvientes estaban en alerta como precaución contra una invasión, eso todavía no había afectado esta mítica atmósfera. Demiurge miró alrededor, una sonrisa se formó en su rostro.

“Que glorioso y majestuoso.”

Estaba admirando el noveno piso en toda su majestuosidad. Admiraba el decorado porque complementaba a los 41 Seres Supremos muy bien, le parecía tan valioso como para jurar sacrificar su vida para proteger este piso. Era por eso que le gustaba este lugar.
Cada vez que caminaba en el noveno piso, se sentía desbordante de alegría y una vez más juró dedicarse completamente a los Seres Supremos. Este sentimiento no se aplicaba solo a él sino también a los bulliciosos payasos, músicos y otros seres ruidosos. Cuando pasaban por este piso, se llenaban de admiración, y daban lo mejor de sí para no hacer ni un solo ruido que pudiera interrumpir la tranquilidad.

Si a alguien no le gustaba este piso, entonces o eran desleales a los 41 Seres Supremos o guardaban “sentimientos de deslealtad”.
Demiurge giró en una esquina mientras pensaba esto. Su destino estaba justo frente a él. Era el cuarto del último Ser Supremo que quedaba en la Gran Tumba Subterránea de Nazarick, su Overlord Ainz Ooal Gown.

Cuando tuvo la puerta a la vista, vio que algunas personas abrían la puerta y salían.
Parecieron darse cuenta de Demiurge también y esperaron respetuosamente a que se acercara.
Uno de ellos estaba vestido de mayordomo, con un traje completamente negro excepto por los guantes blancos. Pero en lugar de verse como un mayordomo, se veía más como un guerrero.

Era uno de los diez sirvientes masculinos en Nazarick. Pero incluso Demiurge no podía diferenciar cuál de los diez era él. Esto era porque todos ellos usaban máscaras que ocultaban toda su cabeza, y solamente emitían extraños sonidos al hablar.

Y también estaba esa otra cosa parada ante el sirviente masculino.
El extraño pensamiento de ‘desnudo con una corbata’, emergió en la mente de Demiurge.

Era un pingüino.
Su apariencia era totalmente la de un pingüino y llevaba una corbata negra.

“Hace tiempo que no nos vemos, mayordomo asistente.”

Oyendo el cálido saludo de Demiurge, el pingüino sonrió alegremente—Parecía que estaba haciendo eso—y retornó el saludo:

“A pasado mucho tiempo, Demiurge-sama.”

Hizo una profunda reverencia.

Por supuesto, éste no era un simple pingüino, era el mayordomo asistente de la Gran Tumba de Nazarick. Un Hombre Pájaro de la raza heteromórfica conocido como Eclair Acleir Aicler.

Este Hombre Pájaro normalmente debería ser similar a Peroroncino, uno de los 41 Seres Supremos, y poseer alas, la cabeza de una bestia, y sus extremidades deberían ser similares a los talones de un pájaro. Pero este hombre tenía la apariencia de un pingüino por alguna razón. Demiurge no se inmutó por su apariencia ya que era indudablemente la creación de uno de los 41 Seres Supremos.

“¿Albedo se encuentra adentro?”

“Sí, Albedo está allí.”

Con Ainz fuera, Albedo estaba a cargo de la Gran Tumba de Nazarick. Pero no trabajaba en su propio cuarto encerrándose en este lugar, algo que todos sabían.

Todas sus acciones eran permitidas por Ainz, así que la única que podría protestar sería Shalltear Bloodfallen, pero también estaba fuera.
Demiurge le había dicho a Albedo: “¿No debería una buena esposa esperar por su marido y hacerse cargo de su hogar?”. A lo que ella respondió, “No hay nada malo en que la esposa proteja el cuarto de su marido”, y Demiurge no pudo replicar.

Demiurge asintió para expresar que entendía y le preguntó a Eclair:

“Qué raro verte aquí. ¿No es tu lugar el cuarto de invitados?”

“Ya que Sebas Tian-sama no está, tengo que esforzarme doblemente y trabajar en este lugar también. Estaba discutiendo la división de tareas con Albedo-sama en detalle.”

“Eso es correcto. Con él fuera, el 9no piso de la Gran Tumba de Nazarick está en tus manos.”

“Absolutamente cierto, tengo que trabajar duro para poder gobernar la Gran Tumba de Nazarick en el futuro.”

Incluso cuando Eclair dijo algunas palabras extrañas frente a él, Demiurge seguía sonriendo.
Era de conocimiento general que Eclair codiciaba el trono de Nazarick. Ese era uno de sus ajustes. Era parte de la creación de los 41 Seres Supremos, así que no había problema.
Demiurge se desharía de él sin ninguna piedad si los Seres Supremos se lo ordenaran, pero no habría problemas antes de eso.

“Es verdad, trabaja duro. Así que, ¿qué es lo que planeas hacer primero?”

“La limpieza. ¿Hay otra cosa más que hacer aparte de eso? ¡Nadie puede limpiar mejor que yo! Podrías incluso lamer la taza del baño luego de que la haya limpiado.”

Escuchando la respuesta llena de confianza de Eclair, Demiurge asintió con satisfacción:

“Maravilloso. Tienes un trabajo muy importante. Si este piso llegara a estar sucio, sería un insulto a los Seres Supremos.”

Demiurge que estaba asintiendo hizo otra pregunta:

“Sé que tu trabajo es de la mayor importancia, pero ¿quién está supervisando este piso en lugar de Sebas Tian?”

“Ese es el trabajo de la sirvienta Pestonya. Comparado con la limpieza, la gerencia no es problema.”

“Ya veo…Se les ha delegado tareas a los sirvientes creados por los Seres Supremos…Hablando de eso, ¿no es difícil limpiar con tus manos de pingüino?”

“Puedo sobreponerme a eso y limpiar hábilmente gracias a mis habilidades.”

Eclair infló el pecho y respondió lleno de confianza, pero continuó hablando con un poco de desagrado en la voz:

“Por cierto, Demiurge-sama, esa no pareció ser una pregunta que alguien, cuyo nivel de inteligencia esta justo detrás del mío, haría.”

Eclair tomó el peine que le entregaba el sirviente masculino detrás de él y comenzó a arreglarse las plumas doradas a un lado de la cabeza.

“No soy un simple pingüino, soy un pingüino saltarrocas creado por Ankoro Mocchi Mochi-sama. Por favor no te confundas. Y éstas no son manos—son alas.”

“Discúlpame.”

Viendo que Demiurge se inclinaba como disculpa, Eclair no se tomó el asunto en serio, dándose la vuelta le ordenó al sirviente masculino:

“Cárgame para allá”

“¡Eeek~!”

Eclair fue cargado bajo el brazo del sirviente.

Ya que Eclair se movía arrastrando los pies, era en realidad bastante lento, así que los sirvientes masculinos lo cargaban normalmente.

“Me despido, Demiurge-sama.”

“Sí, nos vemos Eclair.”

Luego de ver al mayordomo asistente cargado bajo el brazo del sirviente como un peluche, Demiurge tocó la puerta suavemente.

Naturalmente el dueño no estaba adentro, pero de todas maneras Demiurge actuaba respetuosamente. Para él, este cuarto era un lugar que merecía respeto.

Demiurge entró al cuarto desde donde nadie había respondido.
Luego de mirar alrededor, no vio a Albedo. Demiurge suspiró, abrió otra puerta y entró a la parte interior.

Los cuartos de los 41 Seres Supremos estaban diseñados a la imagen de una suite presidencial, con un gran baño, un bar, un salón con piano, una recamara principal, un cuarto de huéspedes, una cocina para un chef personal, un cuarto de vestuario y muchos otros cuartos.

Demiurge se dirigió a la recámara principal sin dudarlo.
No esperó la respuesta luego de tocar la puerta y la abrió.

Había una cama en el cuarto, pero su gran tamaño era extravagante. Un bulto un poco más grande que una persona estaba retorciéndose bajo las sabanas.

“Albedo.”

Demiurge le habló con fastidio. Una bella cara emergió, sus hombros desnudos podían verse y probablemente estaba desnuda. Su cara estaba rosa por la emoción, probablemente porque había estado retorciéndose debajo de las sábanas.
Demiurge continuó:

“…¿Qué estás haciendo aquí?”

“Quiero que Ainz-sama este rodeado por mi aroma cuando regrese.”

Sus acciones retorciéndose probablemente tenían ese fin.

Demiurge estaba atónito, mirando silenciosamente al NPC de más alto rango, la supervisora de la Gran Tumba de Nazarick. Lentamente sacudió la cabeza.
No dijo “Ainz sama es un no-muerto, probablemente no duerme en esa cama.” o “Incluso si lo hiciera, las sábanas serían cambiadas inmediatamente.” Si esto era suficiente para satisfacer a Albedo, entonces que así sea.

“Pero no exageres.”

“…No sé cuánto más sería exagerar, pero he tomado nota. ¿Verdad, Ainz-sama?”

El aturdido Demiurge se quedó sin palabras.

Había pensado por un instante que estaba viendo a Ainz Ooal Gown, pero le faltaba profundidad y presencia.

“Eso es…una almohada para abrazar… ¿con la imagen de él?… ¿quién la hizo?”

“La hice yo misma.”

La rápida respuesta hizo que los ojos de Demiurge, que siempre parecían estar cerrados, se abrieran como platos. No sabía que Albedo tenía ese tipo de habilidades.

“Ya sea limpieza, lavado o habilidades para cocer, me encuentro al nivel de los profesionales.”

Encantada con la expresión de sorpresa de Demiurge, Albedo se jactó emocionada:

“Para el niño que podría nacer en el futuro, he hecho ropa y medias. He preparado ropa hasta para cuando cumpla 5 años.”

Albedo era toda sonrisa, su “fufufu” de risa hacia que Demiurge se sintiera débil. Solo quería marcharse inmediatamente dejando a esta mujer aquí.

“Está bien si es niño o niña…Ah! ¿Qué tal si tiene los dos sexos o es asexual?”

Mirando a Albedo hablando consigo misma, Demiurge no tenía nada que decir.

Albedo era excelente en la gestión de la Gran Tumba de Nazarick, sobrepasando a Demiurge a pasos agigantados. Sin embargo, no tenía mucha experiencia en el aspecto militar por lo que Demiurge era necesario. Ya que no había ningún enemigo claramente identificado, no debería haber ningún problema.

Demiurge suprimió su descontento luego de pensar en esto. Su maestro le había ordenado salir a cumplir una misión, así que Demiurge no podía protestar.

“Por órdenes de Ainz-sama, ya es tiempo para mi partida. De los guardianes que quedan en Nazarick, solo tú y Cocytus tienen libertad de acción. No tengo nada más que aconsejarte. Por favor se cuidadosa.”

“Entonces, luego de Aura, Mare, Sebas Tian y Shalltear, tu eres el siguiente. Sí, déjamelo a mí, le pediré ayuda a mi hermana menor si me encuentro en un apuro. También activaré a las Pléyades, así que definitivamente me las arreglaré hasta que todos regresen.”

“…Incluso si sucediera una emergencia, no puedes movilizar a tu hermana sin el permiso de Ainz-sama. Lo mismo sobre las Pléyades, dos de ellas están fuera así que no podrás reunirlas a todas. Tal vez podrías mover a Victim a un piso más alto si la situación lo requiere.”

“Haré algo así…Ya he hecho preparativos para ocuparme de eso. Te llamaré de vuelta si hay alguna crisis. Por cierto, ¿cómo planeas ocuparte de los sobrevivientes de la Escritura de Luz Solar? ¿Ainz-sama te dio luz verde para que te encargues de ellos verdad? Podrías dejarlos conmigo también, pero no tengo idea de lo que estabas haciendo…”

“Ah, ¿te refieres a ellos? Estoy llevando a cabo experimentos por órdenes de Ainz-sama.”

Demiurge sonreía alegremente, haciendo que Albedo frunciera sus bellas cejas. Luego continuó:

“Primero está el experimento de curación mágica. Si cortaras un brazo y luego activaras curación en la herida, el brazo cortado desaparecería. ¿Qué pasa si hicieras que se coman el brazo cortado y luego activaras curación? ¿Acaso los nutrientes desaparecerían? Si repetimos esta acción indefinidamente, ¿la persona podría morir de hambre?”

“Ah–Ya veo.”

“No solo eso, también dejo que decidan entre ellos quien será la persona que se convertirá en comida y quien será la que le cortará el brazo con un hacha sin filo. Y los votos no son anónimos.”

“¿Hay alguna razón para hacer eso?”

“Por supuesto. Habrá un rango entre los prisioneros, los que son comidos, los que cortan los brazos y los que los comen. Pronto surgirá rencor entre los camaradas. Discretamente incitaremos a los que son comidos. Esto creará más problemas entre ellos. Los resultados son claros. Los seres vivos que odian todo son aterradores.”

“…Que desagradable. Los seres creados en Nazarick por los Seres Supremos nunca traicionarían a Ainz-sama. Pero los humanos si son capaces de darle la espalda a su propio amo…no tienen lealtad.”

“Ese es por qué esto es interesante. ¿No disfrutas de esta característica en los humanos, Albedo? Solo trátalos como juguetes y estarás bien.”

“Definitivamente no entiendo lo que piensas.”

“Es una pena. Muy bien, quedarme hablando aquí todo el día solo retrasará la ejecución de las órdenes de Ainz-sama. Si algo pasa, notifícame inmediatamente y me apresuraré en regresar.”

“Sí, pero no debería pasar nada así. Definitivamente te notificaré si hay la necesidad.”

“Entonces me voy. Ah sí…Ya que estas haciendo esa ropa para niños, debí haberte informado esto antes. Parece que los Seres Supremos prefieren que los chicos jóvenes vistan ropa de niña, ¿está bien?”

“…¿Eh?”

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario