Overlord – Volumen 2: Capítulo 4 (Parte 3)

Serie: Overlord.
Volumen 2: El Guerrero Oscuro.
Capítulo 4: Las espadas gemelas de la muerte (Parte 3).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 4: Las espadas gemelas de la muerte

Parte 3

Una cuarta parte de los muros de la ciudad de E-Rantel eran usados para rodear un área enorme que ocupaba la mitad del distrito oeste de la ciudad. Se trataba del cementerio de E-Rantel. También había cementerios en otras ciudades, pero ninguno a tal escala.
Era de ese modo para evitar que se levanten los no-muertos.
Todavía existían muchas cosas desconocidas sobre por qué surgían no-muertos, pero cosas impuras tendían a desarrollarse en lugares donde los vivos encontraban su final. La probabilidad de que un no-muerto se levantara se elevaba para aquellos que eran asesinados y para los que nadie lamentaba su muerte. Por tanto, era común encontrar no-muertos en lugares como campos de batalla y ruinas.
E-Rantel, que estaba situada cerca al campo de batalla con el Imperio, necesitaba un cementerio gigantesco para evitar este problema —un lugar donde la gente rindiera tributo a los muertos.

Era lo igual para la nación vecina—el Imperio. Incluso existía un acuerdo para rendir tributo a los muertos durante la guerra. Aunque paraban luchando entre ellos, todavía veían a los no-muertos como a un enemigo común.

Aparte de esto, los no-muertos planteaban otro problema. Si los dejabas solos, podrían producir no-muertos más fuertes. Era por eso que aventureros y guardias patrullaban el cementerio todas las noches y destruían a los no-muertos mientras todavía eran débiles.

El cementerio estaba rodeado por un muro, una línea que separaba a los vivos de los muertos. Con una altura de 4 metros, no se comparaban a muros reforzados, pero era suficiente para que los guardias patrullaran sobre ellos. La puerta del cementerio estaba asegurada y era resistente, definitivamente no era fácil de romper.
Todo esto estaba hecho para resguardarse contra los no-muertos que se levantaban en el cementerio.
Había escaleras a cada lado de la puerta y habían construido una torre de observación fuera de la muralla. Cada patrulla consistía de cinco hombres, bostezaban mientras se turnaban para vigilar el cementerio.
El cementerio estaba iluminado por un poste de luz encantado con [Luz Perpetua], así que había luz a pesar de ser de noche. Aunque había algunas áreas oscuras, y las lapidas también obstruían la visión.

Un guardia que sostenía una lanza miraba distraídamente hacia el cementerio, y entre bostezos le decía a su compañero:

“Parece que será otra noche tranquila.”

“Sí, ¿vimos cinco esqueletos hace poco no? Comparado a las cantidades que aparecían en el pasado, es casi nada.”

“Ah, ¿acaso los Seis Dioses están invocando a los espíritus de los muertos de vuelta? Eso sería demasiado afortunado.”

Los otros guardias se interesaron en la conversación y se unieron a ella:

“Podemos encargarnos de esqueletos y zombis, pero si están armados por ejemplo con lanzas se convierten en un problema.”

“Creo que lo más difícil de manejar son los espectros.”

“En mi caso diría Esqueletos Ciempiés. Aquella vez, si los aventureros que patrullaban cerca no hubieran venido a ayudar, ya estaría muerto.”

“¿Esqueletos Ciempiés? He oído que si no destruyes a los débiles, luego podrían surgir no-muertos más fuertes”

“Sí, absolutamente cierto. Nuestro capitán le dio una gran reprimenda al equipo que patrullaba la semana pasada. El vino que nos ofrecieron como disculpa estuvo excelente, pero no quisiera volver a experimentar algo como eso de nuevo.”

“Entonces, pensándolo bien, el que no hayamos encontrados muchos no-muertos podría significar problemas.”

“…¿Por qué?”

“Bueno, siento que se nos podría estar escapando algo.”

“Estas pensándolo demasiado, normalmente no debería haber demasiados no-muertos. He oído que los no-muertos se levantan frecuentemente luego de enterrar los cuerpos de aquellos que mueren peleado contra el Imperio. La situación es tranquila en este momento ya que no hay guerra.”

Los guardias asintieron reconociendo la validez de esa teoría. Aunque los pobladores en otras áreas también enterraban a sus muertos, ellos no habían oído de no-muertos levantándose frecuentemente en otras áreas.

“…Ahora que lo mencionas, la situación en las planicies de Kaze está fuera de control.”

“Es verdad, he oído que han aparecido no-muertos increíblemente fuertes, ¿cierto?.”

Las planicies de Kaze, era el lugar donde el Imperio y el Reino se enfrentaban. Este lugar era famoso debido a los no-muertos que deambulaban en ella. Los aventureros comisionados por el Reino y los caballeros del Imperio frecuentemente exterminaban no-muertos en ese lugar. La importancia de este trabajo había llevado a las divisiones de apoyo del Reino y del Imperio a crear un pequeño pueblo allá.

“Yo oí que—”

El guardia que estaba a punto de hablar se detuvo de pronto.
Otro guardia sintiéndose nervioso debido a esto dijo:

“Oye, no—”

“¡Silencio!”

El guardia que había dejado de hablar parecía haber visto algo en la oscuridad y observaba el cementerio. Imitando esta acción, los otros guardias también miraron hacia el cementerio.

“…¿Escucharon eso?”

“¿No fue tu imaginación?”

“Yo no oí nada…Pero puedo oler la tierra. ¿No cavamos una tumba hace poco? Huele justo a eso…”

“No bromees así.”

“…¿Huh? Ah. ¡hey! ¡Miren allá!”

Un guardia apuntó hacia el cementerio. Todos fijaron la vista en ese lugar.
Dos guardias corrían hacia la puerta del cementerio. Les faltaba el aire y tenían los ojos rojos y muy abiertos. Su cabello empapado de sudor les cubría la frente.

La escena frente a ellos hizo que los guardias sintieran que algo no estaba bien.
Los guardias que patrullaban el cementerio se movían en grupos de diez. ¿Por qué entonces sólo había dos? Estaban corriendo sin armas y parecían temer por sus vidas.

“¡Rápido, abran la puerta! ¡Abran la puerta ahora!”

Viendo gritar a los dos hombres, los guardias bajaron corriendo las escaleras y se apresuraron en abrir la puerta.
Los dos guardias se precipitaron adentro sin esperar que la puerta estuviera totalmente abierta.

“¿Qué demo…?”

Los dos guardias interrumpieron mientras jadeaban y con la cara pálida dijeron:

“¡Rápido, cierren la puerta! ¡Apresúrense!”

Los otros guardias sintieron que se les ponía la piel de gallina, cerraron la puerta y pusieron la barra de seguridad en su lugar.

“¿Qué pasó? ¿Dónde están los otros?”

Oyendo esta pregunta, uno de los guardias recién llegados levantó la cabeza, se veía conmocionado.

“Los otros… ¡los otros fueron comidos por los no-muertos!”

Oyendo que 8 de sus compañeros habían caído, los guardias miraron a su capitán. El capitán inmediatamente ordenó:

“…¡Alguien suba ahí y eche un vistazo!”

Un guardia subió las escaleras y se detuvo a mitad de camino.

“¡¿Qué, qué pasa?!”

El tembloroso guardia gritó:

“¡No-muertos! ¡Una gran turba de no-muertos!”

Esforzando los oídos, pudieron oír como una estampida de caballos viniendo del otro lado del muro. No solo el guardia que los había visto primero, todos los guardias presentes quedaron estupefactos ante la escena frente a ellos.
Un inmenso número de no-muertos avanzaba hacia la puerta del cementerio.

“¿Qué significa este gran número…?”

“Son más de una centena o dos… Deben de haber miles…”

Había incontables no-muertos en lugares donde la luz no llegaba y era difícil de estimar el número real si incluían las figuras retorciéndose en la oscuridad.
Emitiendo un olor nauseabundo, un sin número de no-muertos se acercaron a las puertas con pasos tambaleantes como una nube oscura. No solo habían zombis y esqueletos, también habían unos cuantos no-muertos fuertes mezclados entre ellos—Ghouls, Devoradores, Espectros, Hinchados, Carroñeros Reptantes, etc.

Los guardias temblaron de miedo.
La ciudad estaba protegida por los muros, los no-muertos no podían atacar a la gente común sin antes escapar del cementerio. Pero incluso si movilizaban a todos los guardias, no estaban seguros de poder contener a un grupo tan grande de no-muertos. Los guardias eran solo campesinos usando equipamiento defensivo, no tenían la confianza para exterminar a todos estos no-muertos.
No solo eso, algunos no-muertos podían incluso convertir a la gente que mataban en no-muertos. Si las cosas se ponían feas, los guardias tal vez serían convertidos en no-muertos y comenzarían a atacar a sus compañeros. Aunque todavía no habían visto no-muertos voladores, si no se encargaban de esto pronto, solo sería cuestión de tiempo para que se aparecieran. Esto aterrorizó aún más a los guardias.
—La ola de no-muertos llegó hasta el muro.

Bang bang—
La marea de no-muertos de baja inteligencia no podía sentir dolor y se estrellaban contra la puerta desordenadamente.
Bang bang—
El sonido de golpes, los crujidos en la puerta cediendo bajo la presión de aquella fuerza y los gemidos de los no-muertos continuaban.
Sin importarles despedazarse por la fuerza del impacto, los no-muertos eran como una máquina de asedio.
Ante esta situación, los guardias comenzaban a desesperarse bajo un sudor frío.

“¡Suenen la campana! ¡Pidan refuerzos del puesto de guardia! ¡Ustedes dos informen a las otras puestas de la emergencia!”

El capitán daba las órdenes luego de lograr controlarse:

“¡Usen sus lanzas desde arriba del muro para atacar a los no muertos que se acerquen a la puerta!”

Los guardias recordaron el deber que tenían al oír las órdenes, usando sus lanzas contra los muertos debajo. La marea de no-muertos que inundaba el lugar era un objetivo fácil.
Golpear, tirar hacia atrás y golpear de nuevo.
Sangre turbia y el olor a podrido adormecían las narices de los guardias que repetían esta misma acción como trabajadores de una fábrica. Muchos de los no-muertos habían perdido su fuerza vital negativa, y eran pisoteados por los otros no muertos luego de caer.

Los no-muertos no tenían inteligencia, así que no trataban de luchar contra los guardias que repetían sus ataques de lanza. Repetir la misma acción una y otra vez hizo que los guardias perdieran el miedo al peligro.
Y como si hubieran estado esperando este momento—

“¡¡Waah!!”

Escucharon un grito y cuando voltearon hacia el origen, el cuello del guardia que habría gritado estaba rodeado de algo largo retorciéndose.
Era suave y rosado—un intestino.
Un no-muerto con forma de huevo estaba de pie en el lugar de donde había venido el intestino. En su cuerpo tenía un agujero con los órganos de diferentes personas retorciéndose como gusanos.
Era un no-muerto conocido como Huevo de Vísceras.
Los intestinos tiraron del guardia.

“¡Yahhh!”

Antes que los otros pudieran ayudarlo, el guardia cayó dando un grito—

“¡Ayuda! ¡Sálvenme! Ah, Yahh—”

—El grito comenzó de nuevo. Todos los guardias observaron el terrible destino de su compañero mientras era devorado vivo por la multitud de no-muertos.
La armadura que protegía su cuerpo y sus propias acciones, tratando de proteger su rostro, prologaron este cruel momento. Dedos, pantorrillas, rostro, todo fue devorado.

“¡Retrocedan! ¡Bajen del muro!”

Viendo que el Huevo de Vísceras se agitaba de nuevo, el capitán ordenó la retirada.
Todos los guardias se apresuraron a bajar las escaleras y el sonido los no-muertos golpeando las puertas se hizo más fuerte, y ahora claramente oían el crujido de la puerta.

El sentimiento de desesperación aumento. Las probabilidades de que llegaran refuerzos antes de que aparecieran no-muertos más fuertes parecía ser demasiado pequeña. Una vez que las puertas cayeran, la marea de no-muertos arrasaría con todo, llevándose incontables vidas a su paso.

Cuando la desesperación era palpable en los rostros de todos los guardias, se escuchó el sonido del metal contra metal.
Por reflejo, todos miraron hacia la fuente.
Ante ellos se encontraba un guerrero en armadura completa montando a un monstruo de ojos sabios. Junto a él se hallaba una belleza que parecía fuera de lugar con los alrededores.

“¡Hey! ¡Este lugar es peligroso! Apresúrense y huyan —”

En ese momento, el guardia vio la medalla que colgaba en el pecho del guerrero.
¡Un aventurero!
Pero la pequeña chispa de esperanza se extinguió luego de que se dieran cuenta que sólo era una medalla de cobre. No había forma de que un aventurero del nivel más bajo pudiera resolver esta crisis. Todos los guardias mostraron decepción en sus rostros.

El guerrero bajo del monstruo con un ágil salto que pareció no haberle costado ningún esfuerzo.

“¡¿No escuchaste?! ¡Aléjate de este lugar ahora mismo!”

“Narberal, alcánzame mi espada.”

La voz del guerrero era obviamente más suave que la de los guardias, pero a pesar del ruido que hacían los no-muertos, era sorprendentemente clara. La belleza vino a un lado del guerrero y tomó la espada de su espalda.

“Miren detrás de ustedes, tengan cuidado.”

Escuchando la advertencia del guerrero los guardias se volvieron y ante ellos observaron su inminente muerte.
Había una figura de más de 4 metros de altura.
Era un no-muerto gigante hecho de incontables cuerpos y ghouls.

“Wahhhh──”

Mientras el grupo gritaba y estaba a punto de escapar corriendo, algo sorpréndete ocurrió ante sus ojos. El guerrero sostenía su espada como si estuviera sosteniendo una jabalina.

¿Qué intenta hacer?
Esta pregunta desapareció en el siguiente instante.
El guerrero arrojó la espada a una velocidad sorprendente. Los guardias siguieron el vuelo de la espada y vieron algo aún más increíble.

El gigante hecho de no-muertos, aquel monstruo que parecía imposible de derrotar se balanceó hacia atrás como si hubiera sido golpeado por un enemigo aún más grande. Luego cayó. Un colosal sonido pudo oírse como prueba de que el gigante verdaderamente había caído.

“—Los no muertos me estorban el camino.”

Esto fue lo único que dijo el guerrero mientras empuñaba su otra espada y se dirigía hacia adelante.

“Abran la puerta.”

Los guardias no podían comprender lo que acababa de decir, solo entendieron luego de parpadear unas cuantas veces.

“¡No-no digas tonterías! ¡Hay una gran multitud de no-muertos al otro lado de la puerta!”

“¿Y qué? A mí, Momon, ¿por qué tendría que preocuparme eso?”

Se sintieron aturdidos frente a la absoluta confianza del guerrero oscuro.

“…No importa, si no quieren abrirla no pasa nada, pasaré por encima.”

El guerrero comenzó a correr, de un salto dejó el suelo y desapareció al otro lado del muro…y estaba usando armadura completa.

La escena ante ellos se sentía como una ilusión.
Los guardias no podían creer lo que acababa de pasar y miraban el vacío con la boca abierta.
La belleza que había quedado atrás se elevó gentilmente en el aire y estaba a punto de cruzar el muro cuando se detuvo:

“Por favor espera. ¡Lleva a este Rey contigo!”

La voz vino del poderoso monstruo que el guerrero había estado montando, su voz era tan digna como su apariencia.
La belleza frunció el ceño ligeramente—lo que no opacaba para nada su belleza—y respondió:

“…Usa las escaleras por allá. No te harás daño si caes de una altura como ésta, ¿verdad?”

“¡Por supuesto! ¡Este Rey quiere apresurarse a ir al lado de su amo! ¡Espere por este Rey, amo!”

El monstruo gigante dejó a los guardias atrás a gran velocidad, ágilmente subió las escaleras y saltó el muro.
La escena quedo sumida en el silencio.
Sentían como si acabara de pasar una tormenta, y se quedaron aturdidos por un indeterminado espacio de tiempo. Cuando se sobrepusieron, un guardia preguntó con voz temblorosa:

“Hey… ¿Escuchan eso?”

“¿Qué cosa?”

“El sonido de los no-muertos.”

Incluso si se esforzaban, no podían escuchar nada. Los interminables golpes a la puerta habían desaparecido.
Los asustados guardias temblaban mientras murmuraban:

“¿Creen en lo que está pasando? Ese guerrero… enfrentando a la gran multitud de no-muertos, fácilmente se ha abierto paso…y ha logrado avanzar sin recibir ningún daño.”

Los guardias sintieron conmoción y admiración.
El ruido había desaparecido porque los no-muertos habían sido atraídos hacia un nuevo objetivo. Estaba todo silencioso porque aún estaban en combate y por eso todavía no regresaban.

Esta increíble situación llevó a los guardias a subir a los muros. La escena ante ellos les hizo dudar de sus propios ojos y no pudieron evitar murmurar:

“¿Qué ha pasado? …ese guerrero… ¿quién es…?”

Sólo pudieron ver los incontables cuerpos tirados en el suelo. Cuerpos apilados formando una colina, la totalidad del cementerio estaba cubierta por cuerpos sin vida. Aunque algunos todavía tenían algo de vida negativa, pero apenas podían moverse y habían perdido la capacidad de pelear.

El olor a podredumbre llegaba hacia ellos con el viento como era de esperar y el sonido de una batalla podía oírse a la distancia.

“…No puede ser… ¿Siguen peleando? ¡Lograron acabar con este increíble número de no muertos! Realmente increíble…”

“¡¿Quién diablos es ese guerrero?!”

“…Creo que se llamó a sí mismo, Momon… Que exista un aventurero de nivel de cobre con esas habilidades es escandaloso, es algo imposible. ¿Él debería poseer el nivel de adamantita no creen?”

Todos asintieron estando de acuerdo con lo que había dicho, esas habilidades definitivamente no eran las de un aventurero de medalla de cobre.
Debería ser el poseedor de la medalla de mayor nivel—un héroe.

No había otra posibilidad.

“Chicos… probablemente acabamos de ver a una figura legendaria… el guerrero oscuro… no, el héroe oscuro…”

Todos estuvieron de acuerdo.

◆◆◆

Con un pequeño movimiento de su mano derecha hizo volar a un no-muerto, con otro movimiento de su mano izquierda cortó a otro por la mitad.
El torbellino de muertes de un solo golpe de Ainz finalmente se detuvo.

“Que molestos.”

Las manos de Ainz sostenían espadas que habían sido creadas nuevamente por medios mágicos. Con una mirada irritada, miraba a los no-muertos que lo rodeaban. Apuntó con su espada manchada de suciedad hacia ellos.

Los no-muertos se alborotaron, tratando de escapar de Ainz. Aunque no deberían conocer el miedo, parecían sentir justo eso hacia Ainz.

“…Este Rey se disculpa por sus acciones.”

La voz venía de algún lugar por encima de Ainz. El Rey Virtuoso del Bosque flotaba en el aire con las patas extendidas y con los bigotes decaídos, se oía algo deprimido.

El que le contestó no fue Ainz.

“Solo…compórtate. Es difícil cargarte si te sigues moviendo tanto.”

La voz de Narberal venía del estómago del Rey Virtuoso del Bosque. Ya que el Rey Virtuoso del Bosque no podía volar por sí mismo, estaba siendo cargado por Narberal, quien había activado su magia de vuelo. La mitad de su cuerpo se encontraba presionado contra la suave barriga del Rey Virtuoso del Bosque.

“Uno esta terriblemente apenado…”

Los no-muertos de bajo nivel no sentían hostilidad hacia Ainz. Eran sensibles a la ‘vida’, por eso sentían que Ainz era igual a ellos.

Pero no podían ignorar la vida del Rey Virtuoso del Bosque que había aparecido luego. Esto había obligado a Ainz a una lucha caótica. Narberal cargaba al Rey Virtuoso del Bosque con su hechizo de vuelo para que los no-muertos no pudieran alcanzarlo y herirlo.

Cuando Ainz daba un paso hacia adelante, los no muertos retrocedían. Así que la distancia con los no-muertos que lo rodeaban se mantenía constante.
Cuando Ainz se movía los no-muertos que lo rodeaban se movían también siguiendo su ritmo. Parecían estar buscando una oportunidad de atacar, pero cualquiera que diera un paso hacia adelante sería exterminado por Ainz de un solo golpe, así que los no-muertos simplemente lo rodeaban, sin atreverse a enfrentarlo.

Ha habido incontables ejemplos de no-muertos siendo exterminados cuando se acercaban demasiado. Incluso los no muertos que no tenían inteligencia habían aprendido de esto y habían formado esta circunferencia alrededor de Ainz.

“Estamos en un punto muerto…”

Ainz se quejaba por el número de no muertos que quedaban.
Si Ainz avanzaba en serio fuera de la circunferencia, aunque para él una la multitud de no-muertos de ese nivel no sería ningún desafío, los no muertos podían esparcirse, lo que podría terminar con alguno de los guardias muerto, y eso significaría perder a uno de sus testigos, y provocaría que Ainz no lograra alcanzar su objetivo de ser ‘el aventurero que logró resolver la crisis’. Así que tenía que atraer a los no-muertos mientras avanzaba para asegurar la supervivencia de los guardias. Debido a esto, su avance era bastante lento.

Pero Narberal tomó sus palabras literalmente:

“Pidamos refuerzos de Nazarick. Con una docena de ayudantes podríamos barrer con la basura que se opone a Ainz-sama en este cementerio.”

“…No seas tonta. Ya te dije muchas veces el motivo por el que vinimos a esta ciudad.”

“Pero Ainz-sama, si quiere ganar fama, ¿no sería mejor esperar a que los no-muertos escapen del cementerio, y aparecer luego de que hubieran más víctimas?”

“He pensado sobre eso. Si tuviéramos más información sobre el objetivo del enemigo y las habilidades de combate en esta ciudad, entonces algo así si sería posible. Pero por la falta de información, debemos evitar perder la iniciativa. Si todo va de acuerdo al plan del enemigo, podría generarse una situación desagradable y basado en mis observaciones, otros grupos podrían hacerse con la gloria.”

“Ya veo…Ainz-sama es sorprendente. Haber considerado todos los ángulos posibles, era de esperarse de un Ser Supremo, una vez más estoy impresionada con usted. Hablando de ello…tal vez pueda ayudarme a entender algo. Si hubiéramos enviado sirvientes con la habilidad de ocultarse a sí mismos, como Asesinos de Ocho Filos y Demonios de Sombras, a observar la situación antes de que sucediera cualquier acontecimiento importante, ¿no nos habría ayudado a actuar en el momento oportuno?”

Ainz miró a Narberal en silencio.
Pensando que esta era una oportunidad, algunos no-muertos actuaron y fueron cortados con un casual golpe de espada.

“…Si-si tengo que enseñarte todo, entonces ¿cómo aprenderás? Piensa por ti misma.”

“¡Sí! Mis humildes disculpas.”

Ainz que estaba un poco agitado, volvió la cabeza hacia atrás para calcular la distancia hacia la puerta, y saber si los guardias podían verlo.

“Puede ser, pero estamos cortos de tiempo. Para abrirnos camino, usaré mis poderes.”

Ainz usó sus habilidades.
[Crear No-Muerto de nivel Intermedio, Jack el Destripador]. [Crear no muerto de nivel Intermedio, Recolector de Cadáveres].
Dos no-muertos aparecieron luego de que Ainz activara sus habilidades.

Uno de ellos llevaba una máscara con una cara sonriente y un sobretodo. La parte final de sus dedos eran cuchillos quirúrgicos.
El otro no muerto tenía un cuerpo grueso y musculoso con pústulas por todos lados. Las vendas que cubrían su cuerpo eran amarillas y tenía varios garfios de acero. Los garfios estaban conectados a una cadena que terminaba en una serie de calaveras gimientes.

Los dos no-muertos obedecieron las órdenes de Ainz y atacaron a la multitud de no-muertos que se encontraba reunido. Eran sólo dos, pero tenían la ventaja en términos de poder.

Mientras Jack el Destripador cortaba las extremidades de los no-muertos con sus cuchillos quirúrgicos y el Recolector de Cadáveres usaba su cadena para arrancar cabezas, Ainz continuó usando sus habilidades.

“Me encargaré de esto en un instante.”

[Crear no-muerto de bajo nivel, Espectro]. [Crear no-muerto de bajo nivel, Buitre de Cráneos]. Luego de invocarlos, les ordenó:

“Si algo se acerca al cementerio, espántenlo. Está bien si matan a los aventureros, pero no hagan daño a los guardias.”

El cuerpo del espectro desapareció como una sombra mientras el buitre de cráneos extendió sus huesudas alas y tomó vuelo. Habiendo terminado con los preparativos, Ainz se echó a reír.

Enviar a los no-muertos de bajo nivel era una precaución para evitar que otros aventureros se enfrenten a los verdaderos enemigos usando magia de vuelo y le roben la gloria por este trabajo.

“Ahora, continuemos.”

Los dos no muertos que habían sido invocados demostraron sus habilidades, permitiendo que Ainz acabara con los no-muertos restantes sin mucha prisa.

Con Narberal detrás, Ainz llegó cerca de un mausoleo al fondo del cementerio. Ante el mausoleo pudo ver a varias figuras sospechosas formando un círculo y llevando a cabo algún tipo de ritual.

Las túnicas negras que cubrían sus cuerpos no estaban teñidas de forma uniforme y parecían ser de baja calidad. Llevaban pañoletas para cubrir sus rostros, mostrando solamente los ojos, y la punta de los bastones de madera en sus manos tenían extraños grabados.

Eran de estatura corta y a juzgar por la silueta de sus cuerpos, todos eran hombres.
Solamente el hombre de en medio, que tenía la apariencia de no-muerto, tenía el rostro descubierto y sus ropas eran elegantes. El hombre sostenía una piedra negra en la mano y parecía estar concentrado.

Sus suaves murmullos eran transmitidos hacia los oídos de Ainz con el viento. El tono de voz cambiaba al unisonó y se oía como una si fuera plegaria, pero no tenía el aire solmene de una plegaria por los que habían fallecido, perecía más bien un ritual maligno profanando a los muertos.

“¿Lanzamos un ataque sorpresa?”

Dijo Narberal en voz baja a los oídos de Ainz, pero él negó con la cabeza y dijo:

“Sería inútil. Parece que ya se percataron de nuestra presencia.”

Ya que no tenía ninguna habilidad para ocultarse a sí mismo, Ainz caminó audazmente hacia ellos. Evitó las luces del cementerio mientras se movía, pero si el enemigo estuvieran usando [Visión Nocturna], podían verlo claramente como si fuera de día. Por la experiencia de Ainz, el invocador y los invocados tenían un enlace telepático. Luego de matar a tantos no-muertos, en este momento su oponente ya debería haberse percatado de Ainz.

En realidad, varios de ellos estaban observando hacia el grupo de Ainz.
Probablemente no habían atacado por que tenían algo que decir. Esa fue la conclusión a la que llegó Ainz mientras caminaba hacia ellos.
Cuando el grupo de Ainz caminó ante la luz, el sospechoso grupo asumió una posición y uno de ellos le informó a la persona en el medio: “Khajiit-sama, ya están aquí.”
Bueno, en realidad son estúpidos, No, tal vez sólo pretenden ser retrasados mentales. Escuchemos que tienen que decir.

“Que bella noche. ¿No crees que es una pena desperdiciarla con tontos rituales?”

“Hmmp…Yo decidiré si el tiempo es adecuado para rituales. De todos modos, ¿quién demonios eres tú? ¿Cómo te abriste camino entre la multitud de no-muertos?”

El hombre en el centro de la formación—Si no se trataba de un alias, se llamaba Khajiit y tenía el rango más alto —le hizo la pregunta a Ainz de parte de todos.

“Soy un aventurero con la misión de buscar a cierto joven desaparecido…Deberías saber de quién se trata sin que tenga que decir el nombre, ¿cierto?”

El grupo se movió y asumió una posición específica, confirmando la sospecha de Ainz de que no eran simples observadores.
Ainz miró por debajo de su casco a Khajiit que estaba observando los alrededores con una sonrisa.

“¿Solo son ustedes dos? ¿Dónde está el resto?”

–¿Mmmm? ¿Alguien preguntaría eso? Tal vez esté en guardia contra una emboscada…pero usa el cerebro un poco. Por cómo se ven las cosas, este tipo es solo una pieza de ajedrez sin importancia.

Ainz se encogió de hombros y respondió:

“Sólo somos nosotros. Llegamos hasta aquí usando magia de vuelo.”

“Mentira, eso es imposible.”

Ainz sintió que había un sentido oculto detrás de las palabras llenas confianza de Khajiit y preguntó:

“Creerlo depende de ti. De vuelta al tema, si me regresas al joven sin ningún daño, podría perdonarte la vida, ¿está bien? Khajiit.”

Khajiit miró con disgusto al joven discípulo que se había dirigido a él usando su nombre.

“—¿Y tu nombre es?”

“Antes de eso, tengo algo que preguntarte. Aparte de ustedes, ¿hay alguien más?”

Khajiit le dirigió a Ainz una mirada fría:

“Solo somos nosotros—”

“—Solo son ustedes, ¿eh? Debería haber alguien con habilidades para el combate cuerpo a cuerpo… ¿Acaso esa persona está planeando un ataque sorpresa? ¿O es que se está escondiendo porque nos teme?”

“Ohh~ Investigaste los cuerpos~ Sorprendente~”

La voz de una mujer vino desde el mausoleo.
La mujer se mostró lentamente, un sonido metálico podía oírse con cada paso que daba.

“Tú…”

“Ara~ Nos han descubierto~ No vale la pena seguir ocultándome. Por cierto~ Sólo me estaba escondiendo debido a que no puedo usar [Ocultar Vida].”

La mujer sonreía amargamente, respondiendo a Khajiit que se veía más bien furioso.
A pesar de que Ainz se había mostrado confiado, ellos todavía no usaban a Nfirea de rehén—-Tal vez Nfirea ya estaba muerto. Mientras Ainz pensaba en esto, la mujer pregunto:

“¿Podría saber tu nombre? Ah, yo soy Clementine. Un gusto conocerte.”

“…No tiene caso, pero te complaceré. Soy Momon.”

“Nunca he oído ese nombre antes… ¿Qué hay de ti?”

“Yo tampoco~ He obtenido información sobre todos los aventureros de alto nivel en esta ciudad, pero no había nadie llamado Momon. ¿Cómo supiste de este lugar? El mensaje del muerto indicaba las alcantarillas~”

“La respuesta está debajo de la capa de esa mujer. Muéstramelo.”

“¿Quéee?~ Pervertido~”

Luego de decir esto, el rostro de la mujer—Clementine, se distorsionó. Su sonrisa era tan amplia que casi llegaba a sus oídos:

“Solo bromeaba~ ¿Quieres decir estos?”

Clementine levantó su capa, revelando una armadura de escamas con una multitud de colores. Pero la excelente vista de Ainz vio la verdad detrás de la armadura inmediatamente. No era una armadura de escamas, eran medallas de metal.

Numerosas medallas de aventureros. Platino, oro, plata, hierro, cobre, habían incluso medallas de mithril y orichalcum. Esto probaba que Clementine había estado asesinando aventureros y tomando sus medallas como trofeos.

El sonido que producían las medallas era como los gemidos llenos de rencor de los muertos.

“Fueron esos trofeos…los que me permitieron encontrar este lugar.”

Clementine tenía una expresión de desconcierto, pero Ainz no quería explicar más.

“…Nabel. Encárgate de estos hombres, incluido Khajiit. Yo me encargaré de esta mujer.”

Luego de decir esto, con voz suave le advirtió que prestara atención al cielo.

“Entendido.”

Khajiit sonrió burlándose mientras Narberal mostraba una mirada fría y una expresión desinteresada.

“…Clementine. Luchemos por allá.”

Ainz no esperó a que Clementine le respondiera y comenzó a caminar. Estaba bastante seguro de que su oponente no se negaría, y el sonido de unos pasos despreocupados detrás de él confirmó este punto.

Luego de avanzar alguna distancia, el lugar donde Narberal y Khajiit se encontraban fue iluminado por un relámpago brillante y ensordecedor. Este relámpago fue la señal para que Ainz y Clementine se miraran el uno al otro.

“¿Podría ser que las personas que maté en esa tienda eran compañeros tuyos? ¿Estás molesto por que tus camaradas están muertos~?”

Como si se estuviera burlando, Clementine continuó:

“Jajaja, ese encantador mágico era graciosísimo. Hasta el último momento creía que alguien vendría a rescatarlos~ Pero era imposible que pudieran resistir hasta que llegara alguna ayuda con tan poca estamina… ¿Acaso eras tú el que los iba a rescatar? Lo siento~ los maté a todos.”

Ainz negó con la cabeza a una Clementine que era toda sonrisas:

“…No, no es necesario que te disculpes.”

“¿En serio? Es una pena~ Es realmente interesante enfurecer a aquellos que se agitan cuando menciono a sus compañeros. Oye, ¿no estás enojado? ¡Que aburrido! ¿No eran tus compañeros entonces?”

“…Yo también hice cosas parecidas en el pasado, así que no sería correcto si te acusara de algo.”

Ainz levantó su espada lentamente:

“…Ellos eran herramientas para incrementar mi fama. Luego de regresar a la taberna, hubieran esparcido historias de mis hazañas a otros aventureros, sobre como derrotamos solos al Rey Virtuoso del Bosque. Me molesta que hayas interferido con mis planes.”

Algo en el tono de Ainz hizo sonreír a Clementine:

“Ya veo~ Que triste que la pobre de mí sea odiada por otros~ Oh es verdad, que hayas decidido luchar contra mí es un error~ ¿Esa bella chica es una encantadora mágica verdad? Es imposible que pueda vencer a Kaji-chan~ Si los dos cambiaran de lugar, podrían ganar si tuvieran suerte. Pero esa mujer tampoco podría ganar contra mi~”

“Nabel es más que suficiente para acabar contigo.”

“No seas tonto~ una simple encantadora mágica no podría derrotarme. Todo habría acabado antes de que te dieras cuenta~ Así es como siempre ha sido~”

“Ya veo, tienes confianza en tu fuerza como guerrero…”

“Eso es obvio. En este país no hay guerreros que puedan derrotarme~ Corrección, casi no hay guerreros que puedan derrotarme~”

“¿Es así?…Se me ha ocurrido una buena idea. Te daré ventaja y de ese modo me vengaré.”

Clementine entrecerró los ojos y expresó molestia por primera vez:

“De acuerdo a la información reunida por los chicos de la Escritura de la Amapola, solo hay cinco personas que podrían enfrentarse a mí. Gazef Stronoff, Gagaran de la Rosa Azul, Luisenberg Alberion de la Gota Roja, Brain Unglaus y el retirado Sabio Croft de Lefan…”

Clementine mostró una mirada desagradable a Ainz:

“No sé qué tan asquerosa será la cara debajo de ese casco, pero yo, que he superado los límites humanos~ y alcanzado el nivel de los héroes, ¡no perderé nunca!”

Comparado a la entusiasmada Clementine, Ainz permanecía calmado:

“Esa es la razón por la que te ofreceré ventaja. No pelearé en serio.”

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario