Overlord – Volumen 2: Capítulo 3 (Parte 2)

Serie: Overlord.
Volumen 2: El Guerrero Oscuro.
Capítulo 3: El rey virtuoso del bosque (Parte 2).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 3: El rey virtuoso del bosque

Parte 2

“Oh—”

Ainz suspiró y miró hacia el pueblo con admiración.
Había muchos pobladores diferentes todos parados en línea. Hombres y mujeres, jóvenes y viejos, todos estaban ahí. Había mujeres regordetas que parecían ser madres, y también había jóvenes cuyas edades estaban alrededor de los 10 años. Todos estaban serios a tal extremo que parecían hostiles. Nadie estaba perdiendo el tiempo.
Un goblin que sostenía un arco hablaba con ellos.
Incluso con su sensible oído, Ainz no podía oír lo que decían a esta distancia.
Unos momentos después, los pobladores alineados lentamente tomaron sus arcos. Eran simples arcos cortos y a juzgar por cómo se veían, probablemente los habían hecho ellos mismos. Luego de preparar el arco, apuntaron al espantapájaros que se encontraba a cierta distancia. El goblin probablemente dio una orden y los pobladores dispararon al unisonó.
Los arcos parecían simples, pero el arco que describieron sus flechas al volar por el cielo fue hermoso. Todos acertaron al espantapájaros. Nadie falló.

“No está mal.”

Ainz elogió.

“¿Es así?”

Narberal preguntó con duda. Estaba parada detrás de él.
Desde su perspectiva, probablemente ella no podía entender por qué una técnica de ese nivel era meritoria de elogios. Comparados con los arqueros en la Gran Tumba de Nazarick, esto era juego de niños.

Ainz entendía como se sentía Narberal y sonrió amargamente debajo de su casco.

“Tienes razón Narberal, su habilidad con el arco puede no ser sorprendente. Pero solo hace 10 días, no podían ni siquiera usar un arco. No están esperando pasivamente a que sus esposas, niños y familias no mueran en otra tragedia, en lugar de eso están activamente levantándose en armas para defenderse a sí mismos si fuera necesario. ¿No es acaso la técnica que aprendieron con este coraje digna de admirar?”

Lo que es admirable, es el odio que ha empujado a los pobladores hasta estos extremos.

“Mis disculpas. No lo pensé tan profundamente…”

“Está bien, no hay necesidad de pensarlo demasiado. Su técnica no es tan buena de todos modos.”

Ainz miraba las flechas volar a través del cielo y golpear al espantapájaros, y un pensamiento le vino a la mente.
¿Qué tan fuertes se volverían estas personas? ¿Qué tan fuerte podría volverme yo?

En Yggdrasil, Ainz ya había alcanzado el nivel máximo de 100. Sus puntos de experiencia ya estaban al 90% del límite cuando llegó a este mundo. Esta era solo una hipótesis, pero ya que sus otras habilidades estaban intactas, el sistema de niveles en este mundo debía ser el mismo. El problema era si podría obtener ese 10% de experiencia restante y alcanzar el nivel 101.

Considerando esta pregunta, Ainz podía adivinar la respuesta.
No podría volverse más fuerte. Ya había alcanzado el máximo de su poder.
Ainz era fuerte, pero no se volvería más fuerte. Pero los pobladores que eran débiles, podrían volverse inesperadamente fuertes.

Si la gente de este mundo no tuviera un límite para su crecimiento, podrían exceder el máximo nivel de Yggdrasil. Si eso pasaba, Ainz y sus subordinados en la Gran Tumba de Nazarick no serían rivales para ellos.

Pero esto debía ser absolutamente—

“Tal vez podría pasar sin embargo…”

Ainz pensaba que podría ser posible que los Seis Dioses de la Teocracia Slane fueran jugadores. No sabía por qué el tiempo de su aparición en este mundo estaba tan apartado del suyo, pero si los Seis Dioses eran de las razas heteromórficas que tenían una esperanza de vida ilimitada, o si tenían profesiones con esperanzas de vida específicas, había una alta probabilidad de que todavía estuvieran vivos.

Si los Seis Dioses estuvieran todavía escondidos en la Teocracia Slane, entonces durante estos 600 años tal vez hubieran personas que habían usado la fuerza de los Seis Dioses para incrementar su nivel de forma drástica (Power Level)–ganando experiencia más rápido de lo normal con la ayuda de poderosos jugadores– No sería sorprendente si alguien con un nivel mayor a 100 se presentara.

Entonces la razón por la que la Teocracia Slane no gobernaba este mundo sería debido a una existencia con un nivel similar. O tal vez las personas de nivel 100 no eran impresionantes en este mundo.

Cuando pensaba sobre ello, el estómago inexistente de Ainz le comenzaba a doler.
Si los Seis Dioses eran jugadores, tenía que esforzarse en caerles bien, incluso si la información obtenida no estuviera completa. Pero desacuerdo a los sobrevivientes de la Escritura de Luz Solar, los Caballeros del Imperio que atacaron el pueblo eran en realidad impostores de la Teocracia, lo que significaba que salvar este pueblo era lo mismo que oponerse a la Teocracia.

“Tal vez fue un error ayudarles…”

Después de todo necesitaba obtener más información.
Mientras Ainz se preocupaba con estos pensamientos, vio a un joven acercarse corriendo hacia él. Los ojos, que normalmente estaban cubierto por su cabello, eran visible cuando su cabello se movía en el viento. Estaba mirando directamente a Ainz.
Viendo el comportamiento de Nfirea, Ainz tuvo un mal presentimiento. Era la misma mirada de pánico que había visto en el jefe del pueblo.

“¿Por qué tan apurado? ¿Hay alguna otra emergencia? Este pueblo es realmente…”

Nfirea alcanzó a Ainz, quien estaba desvariando.

Nfirea estaba tratando de recobrar el aliento, su frente estaba empapada en sudor, lo que causaba que su cabello le cayera a un lado de la cabeza y revelaba su seria expresión, mirando a Ainz y Narberal.

Parecía dudar por un momento, sin estar seguro de cómo decirlo. Finalmente tomo la decisión y le pregunto a Ainz:

“Momon-san, ¿es usted Sir Ainz Ooal Gown?”

Esta repentina pregunta dejó estupefacto a Ainz. La respuesta correcta era decir que no. ¿Pero podía hacer eso? Ese era el nombre que sus amigos y él habían creado. Incluso si ahora lo usaba como su nombre, ¿realmente podía negarlo?

Este periodo de duda fue la mejor prueba, y Nfirea continuó.

“Así que es usted, Sir Gown. Le agradezco por salvar este pueblo y a Enri.”

Ainz respondió a Nfirea, que estaba haciendo una reverencia, “No…Yo…”

Oyendo las palabras que Ainz logró pronunciar, Nfirea asentía constantemente:

“Entiendo que está tratando de ocultar su identidad por alguna razón, pero todavía debo agradecerle por salvar este pueblo—no, por salvar a Enri. Gracias por salvar a la chica que me gusta.”

Se sentía como un tío viejo, pensando que “me gusta” era una palabra solo usada por los jóvenes. Por un momento se permitió recordar el pasado, mientras pensaba sobre otras, cosas más importantes.

“Ah…suficiente…levanta la cabeza.”

Esto significaba que admitía que él era Ainz Ooal Gown, lo que significaba que no tenía explicación posible para refutar la idea de Nfirea. Ainz había perdido.

“Sí, Sir Gown. También, en realidad…he estado ocultándole algo a usted.”

“…Sígueme. Nabel, espera aquí.”

Luego de ordenarle eso a Narberal, Ainz llevó a Nfirea a un lugar más alejado. Esto era para prevenir que Narberal oyera cosas extrañas y que se agitara.

Luego de distanciarse de Narberal, Ainz se dio la vuelta y miró al joven.

“En realidad…”

Nfirea trago saliva nerviosamente, luego puso una cara determinada.

“Sir Gown, la poción que le dio a la mujer en la taberna es imposible de crear usando métodos normales y es muy rara. Yo quería saber qué tipo de persona poseía ese tipo de poción y averiguar el método para crearla, es por eso que solicité por usted para este trabajo. Lo siento mucho.”

“Oh, entonces era eso.”

Ése era su error.
Ainz le dio la poción a Enri en este pueblo, y le había dado una poción similar a alguien en E-Rantel. Esa fue la forma en que su identidad había sido descubierta. No solo eso–…Debí de haber recuperado esa poción. Si solo hubiera preguntado por el nombre de esa aventurera…Pero no tiene sentido llorar por la leche derramada.

Ainz pensó que darle la poción a la mujer era lo mejor cuando estuvo en E-Rantel. Ella había dicho “Con una armadura tan ostentosa, debes tener pociones, ¿verdad?” Probablemente no lo pretendía pero eso había limitado grandemente las acciones que Ainz podía tomar.

Por ejemplo, si alguien saliera en un carro clásico, vistiendo ropa costosa y extravagante, lo normal sería pensar que el carro está de acuerdo al hombre. Sin embargo, ¿qué pasaría si vistiera de manera sencilla o pobre? La gente pensaría que el hombre gastó todo su dinero en el carro y se burlarían de él.
Ainz quería evitar eso.
Si la hubiera rechazado en ese entonces, la belleza de su compañera Narberal y su ostentosa armadura habrían sido objeto de envidia y rumores desfavorables se propagarían. Cosas como rumores podrían quedarse con uno de por vida y la gente se lo recordaría siempre.
Ainz vino a ese lugar para incrementar su fama como aventurero, así que necesitaba evitar hacer cosas que dañaran su reputación.

Luego de considerar todo esto, le había entregado la poción a la mujer.
Era una apuesta, pero no era lamentable incluso si había perdido. No era una pérdida total aún, todavía existía una forma de arreglar todo. Ainz no era perfecto y continuaría cometiendo errores.
Pero no entendía por qué Nfirea se estaba disculpando.

“No hay necesidad de disculparse, ¿correcto?”

“Eh?”

“…Es incomodo ocultar cosas y pedirle a alguien que te de la mano con una sonrisa. Pero el pedido esta vez fue hecho para construir una relación ¿cierto? Entonces ¿cuál es el problema?”

Ainz preguntó sintiéndose sinceramente desconcertado.

“Sir Gown es realmente indulgente…”

Ainz no entendía por qué Nfirea estaba tan impresionado. Las relaciones humanas eran un requerimiento básico en la sociedad. No había problema en querer establecer relaciones. Tal vez sea vago, pero Ainz había entendido algo. Tal vez Nfirea se veía como un espía industrial tratando de acercarse a él para robar sus secretos.

“Si te digo como hacer la poción, ¿qué harías con ese conocimiento?”

Nfirea gritó por la sorpresa y respondió luego de pensarlo por un momento:

“No me proyecté tan lejos. Me guía la curiosidad…el caso de mi abuela es probablemente el mismo.”

“Ya veo. Eso no es un problema. Sería diferente si hubieran planeado cometer fechorías, pero está bien si no planean usarlas para eso.”

“Que increíble. No es de sorprender…que ella lo idolatre…”

El cabello del joven, que murmuraba estas palabras, se había secado en el viento y nuevamente le cubría los ojos. Pero Ainz podía ver la envidia en ellos. Eran los ojos de un joven que le gusta el basquetbol al ver a un jugador profesional.

La expresión del joven era similar a la de Ainz y la de sus camaradas que habían sido rescatados luego de ser atacados repetidamente: estar impresionados por la fuerza de su salvador.

De pronto Ainz se sintió avergonzado pero estos sentimientos fueron suprimidos.
La actitud de Nfirea afectaba su corazón, sorprendiendo a Ainz, pero se recuperó inmediatamente y entró en acción. Tenía que averiguar algo primero.

“Por cierto, ¿eres el único que sabe que yo soy Ainz?”

“Sí, no se lo dije a nadie.”

“Ya veo, eso es genial.”

Ainz pensó en como preguntarle a Nfirea mientras él decía eso. No tenía idea de qué manera enfocar el asunto, así que preguntó directamente.

“….Correcto, ahora soy un ordinario aventurero llamado Momon. Estaría muy agradecido si pudieras recordar eso.”

“Sí, pensé que diría eso. Sabía que le causaría muchos problemas a Momon-san, pero no pude evitar querer expresarle mi gratitud. Muchas gracias por salvar a Enri y a este pueblo.”

Con los ojos serios, Nfirea expresó sus sinceras gracias a Ainz.

“No hay necesidad de ser tan formal. Simplemente pasaba por aquí.”

“Pero incluso así, no había necesidad de dar como regalo ese cuerno.”

El cuerno no lo había dado por ninguna razón en especial, pero era bueno que Nfirea pensara que era un acto de bondad. Ainz no dijo nada, solo asintió generosamente.
Como cliente, Nfirea dijo que se adentrarían en el bosque en 1 hora. Le expresó sus gracias por salvar al pueblo de nuevo y se fue.

Mientras miraba la figura de Nfirea alejarse, Narberal se acercó e hizo una reverencia.

“Ainz-sama, ¡lo siento mucho!”

“La gente nos está viendo, levanta la cabeza.” Cuando Narberal levantó la cabeza, Ainz habló molesto:

“Sí, deberías sentirlo. Es debido a que mencionaste el nombre de Albedo.”

Haber sido descubierto nada tenía que ver con que ella haya mencionado el nombre de Albedo, pero era una enorme metedura de pata.
Usaré esta oportunidad para corregirla y advertirle para que nunca lo vuelva a hacer. Primero le prohibiré que me llame Ainz…Pero…Nadie parece haber oído…

“¡Permítame redimir mis errores con la muerte!”

No parecía que estuviera bromeando.

Todos en la Gran Tumba de Nazarick eran de ese modo, trataban a los 41 miembros de Ainz Ooal Gown como Seres Supremos, las autoridades absolutas y recibiendo gloria al servirlos.

Era un poco pesado para Ainz, pero no era malo si un NPC que había creado le servía felizmente. Ese era el destino de todos los creadores.
Narberal era un NPC. Si se le ordenaba bromeando que se suicide, lo haría inmediatamente. Pedía permiso debido a su sentido de obediencia absoluta, ya que veía su propia vida como la propiedad de su maestro.

“…Suficiente. No importa quién, todos cometemos errores. Sólo trabaja duro y evita caer de nuevo. Trabaja duro paso a paso y no cometas el mismo error. No discutiré más este error, Narberal Gama.”

Sus sentimientos de querer morir por sus errores y la negativa de Ainz de dejarle hacerlo. Narberal estaba atrapada entre estas dos emociones. Poco tiempo después Ainz sintió que la escala de sus emociones caía en el último de estos sentimientos.

Narberal agachó la cabeza lentamente:

“¡Estoy muy agradecida! ¡Me encargaré de no cometer el mismo error la próxima vez!”

“…Sí, no te lo tomes muy a pecho. Porque el aventurero conocido como Momon—esta identidad no es un completo fracaso todavía, solo ten cuidado la siguiente vez. Pero…dependiendo de cómo se den las cosas, tal vez necesitemos deshacernos de Nfirea…”

“¿En este momento?”

“No bromees conmigo. Sería demasiado problemático fallar en el trabajo que nos han asignado.”

La abuela de Nfirea es una famosa farmacéutica en E-Rantel. Provocar su cólera solo hará que conseguir nuestros objetivos sea más difícil.

“De todas formas…veamos cómo se dan las cosas.”

En este momento, es lo mejor que podemos hacer.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario