Overlord – Volumen 1: Capítulo 4 (Parte 2)

Serie: Overlord.
Volumen 1: El Rey No-Muerto.
Capítulo 4: Conflicto (Parte 2).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 4: Conflicto

Parte 2

El funeral se llevó a cabo en el cementerio en las afueras del pueblo. El cementerio consistía en una reja destartalada que cerraba un espacio abierto con varias piedras verticales redondeadas que tenían nombres grabados en ellas.

El jefe del pueblo leyó un epitafio para consolar a las almas de los que partían. Luego oró a los dioses, que no existían en Yggdrasil, para que las almas descansasen en paz.

Aparentemente no podían enterrar a todos los cuerpos por la falta de mano de obra, así que solo enterraron a una parte de ellos. Desde la perspectiva de Ainz, enterrar a alguien en el mismo día de su muerte era algo prematuro. Tal vez este mundo tenía prácticas religiosas desconocidas para Ainz y enterrar a alguien rápidamente era algo considerado normal.

Los pobladores estaban todos reunidos en el cementerio, entre ellos Ainz que vio a las dos hermanas que había rescatado —Enri y Nemu Emmott. Ainz confirmó que los dos cuerpos de por allá eran sus padres; aparentemente el entierro sería dentro de poco.
Ainz observaba desde una posición cercana mientras acariciaba una varita de treinta centímetros de largo debajo de su túnica. La varita estaba hecha de marfil, en la punta estaba decorada con oro y grabados con letras rúnicas y despedía un olor divino.

El nombre de la varita era [Varita de Resurrección].
Con este ítem mágico era posible resucitar a los muertos. Ainz obviamente tenía más de una varita. Incluso tenía tantas que hubiera podido resucitar a todos los muertos del pueblo y todavía le hubieran sobrado muchas.

De acuerdo al jefe del pueblo, no existía ningún hechizo que pudiera devolver la vida a los muertos. Si Ainz usara la varita de resurrección, podría crear un milagro en este pueblo. Pero luego de que concluyeran las oraciones y que terminara el funeral, Ainz guardó lentamente la varita dentro de su caja de ítems.

Podía resucitar a los muertos, pero decidió no hacerlo. No fue por que creyera que era el trabajo de Dios ocuparse de los espíritus de los muertos, sino porque no tenía una razón para hacerlo.
Si tomaba en cuenta dos tipos de Encantadores Mágicos, aquellos que usaban su magia para matar y aquellos que la usaban para resucitar a otros. Era fácil imaginar cuál de ellos tendría más probabilidades de encontrar problemas. Incluso si los resucitaba con la condición de que no le dijeran nada a nadie sobre eso, las probabilidades de que todos mantuvieran el secreto eran bastante pocas.
Todo el mundo deseaba la habilidad de vencer a la muerte, ¿verdad?
Bajo circunstancias diferentes él hubiera podido usar el hechizo de Resurrección. Pero por el momento no tenía información suficiente. Era mejor no usar la varita.

“Haber salvado su pueblo debería ser suficiente para hacerlos felices.”

Ainz susurró una plegaria mientras observaba al Caballero de la Muerte de pie detrás de él.

El Caballero de la Muerte era otro misterio.

Cuando estaba en Yggdrasil, los seres mágicos invocados desaparecían luego de un tiempo a menos que fueran invocados con métodos especiales. Este Caballero de la Muerte no fue invocado por ningún método de ese tipo. Ya debía de haber expirado, pero no lo hacía.

Aunque Ainz podía especular el porqué, no podía encontrar una explicación debido a la falta de información. Mientras Ainz se encontraba absorto en sus pensamientos, dos figuras aparecieron a su lado.

Era Albedo y un ser mágico con un cuerpo de forma humanoide que vestía un traje negro de ninja. Parecía una araña y tenía ocho ojos y ocho patas que eran como espadas.

“¿Un Asesino de Ocho Filos? Albedo esto es…”

Ainz miro a su alrededor. Los pobladores parecían no haberse dado cuenta. Por ahora decidió pasar por alto a Albedo. Si vieras un monstruo como ese, incluso estando en medio de un entierro, es algo que normalmente no quisieras quedarte mirando.

Pero de pronto recordó que el Asesino de Ocho Filos pertenecía al tipo de seres mágicos capaces de hacerse invisible.

“Quería mostrar sus respetos por Ainz-sama, así que lo traje conmigo.”

“Es un gran honor conocer a Momonga-sama…”

“No hay necesidad de cortesías. Eres de nuestras tropas de apoyo, ¿correcto?”

“Sí, aparte de mi hay cuatrocientos sirvientes preparados para atacar este pueblo.”

¿Atacar? ¿Cómo habían terminado las cosas de este modo? Ainz no pudo evitarlo y pensó…
Sebas Tian realmente no tiene talento para entregar mensajes.

“…No hay necesidad de atacar, el problema ya está resuelto. ¿Quién los está dirigiendo?”

“Aura-sama y Mare-sama. Demiurge-sama y Shalltear-sama están en alerta dentro de Nazarick, y Cocytus-sama está patrullando las afueras alrededor de Nazarick.”

“Entonces es así… Si somos muchos solamente nos estorbaremos. Con la excepción de Aura y Mare, que todos se retiren. ¿Cuántos otros Asesinos de Ocho Filos hay además de ti?”

“Hay quince de nosotros.”

“En ese caso ustedes se quedarán aquí en espera con Aura y Mare.”

Viendo que el Asesino de Ocho Filos asentía con entendimiento, Ainz volvió a mirar hacia el funeral. Cuando las tumbas comenzaron a ser cubiertas con tierra, las dos niñas comenzaron a lloran descontroladamente.
Como parecía que el funeral no terminaría pronto, Ainz lentamente caminó hacia el pueblo. Albedo y el Caballero de la Muerte lo siguieron.
Aunque había sido interrumpido por el funeral, Ainz todavía pasó bastante tiempo en la casa aprendiendo cosas como el sentido común de ese mundo. Cuando dejó la casa del jefe del pueblo ya el sol estaba poniéndose en el cielo.
Parecía que su papel en este heroico drama de rescate estaba tomando mucho tiempo.

Pero no consideraba que había sido una pérdida de tiempo. Aunque mientras más cosas conocía sobre este mundo, más y más preguntas sin respuesta se estaban acumulando. Aprender tanto como podía era suficiente para que estuviera contento.
Mientras miraba la bella puesta de sol, Ainz pensó sobre lo siguiente que debía hacer.
Era muy peligroso actuar sin conocer la situación del mundo. Lo mejor que podía haber hecho era recolectar información, ocultando su identidad y haciendo operaciones encubiertas. Pero luego de rescatar este pueblo, ya no había forma de ocultar su identidad. Incluso si los caballeros hubieran sido completamente exterminados, ellos pertenecían a una nación que seguramente intentaría averiguar qué había pasado. En este mundo antiguo, las investigaciones científicas estaban bastante desarrolladas, y tal vez existieran otros métodos de investigación.
Incluso si no hubiera ningún método de investigación bien desarrollado, mientras que el pueblo haya sobrevivido, un día alguien encontraría pistas de que Ainz había estado ahí. Para poder evitar fugas de información podría llevar a todos los pobladores a Nazarick. Sin embargo, el reino a los que estos pobladores pertenecían claramente se opondría a esto. No sería sorprendente si incluso trataran el incidente como un caso de secuestro masivo.

Hubo dos razones para dar su nombre y dejar que los caballeros escapasen.
La primera era porque mientras que Ainz no estuviera escondido en la Gran Tumba de Nazarick, las noticias sobre él se comenzarían a extender. En ese caso lo mejor sería si fuera él el que diseminara la información.
La segunda razón era que quería esparcir las noticias de que Ainz Ooal Gown había rescatado un pueblo matando caballeros. Por supuesto, la intención principal de esto era dejar que otros jugadores de Yggdrasil se dieran cuenta.

Ainz quería tener un refugio dentro del Reino, el Imperio o la Teocracia.

En una mano, si hubiera otros jugadores en estos países, las pistas concernientes a su existencia comenzarían a aparecer. En la otra mano, si Ainz fuese a movilizar a todos en Nazarick para buscar pistas, no solo tomaría mucho esfuerzo si no que el riesgo también seria alto. Si alguien con el temperamento de Albedo dirigiera esa búsqueda, darle la orden equivocada ciertamente crearía enemigos innecesarios.

Con respecto a la obtención de inteligencia, aliarse con uno de estos países ofrecía muchos beneficios. Para proteger la independencia de la Gran Tumba de Nazarick sería muy útil tener el apoyo de un grupo poderoso. Pero como no sabía sobre las fuerzas relativas de cada país, juzgaba que sería prudente no asociarse apresuradamente con nadie por el momento. Aunque Ainz no sabía quién era la persona más fuerte en este mundo, no podía bajar la guardia. En estos tres países podría haber alguien incluso más fuerte que Ainz.

Convertirse en miembro de uno de estos tres países también podría traer algunas desventajas, pero también debería ofrecer muchos otros beneficios, ¿correcto? La pregunta era, ¿cómo obtenía uno la ciudadanía?

Si la respuesta era que debía convertirse en un esclavo, entonces no gracias. No consideraría el convertirse en un empleado corporativo de corazón negro como Herohero tampoco. Era eso por lo que debía revelar su presencia a todas las fuerzas, observar sus reacciones y ofertas potenciales y escoger el lado ideal. Estos eran los fundamentos de buscar un empleo.

Así que, ¿cuándo debería emigrar? mientras que a Ainz le faltara información, había la posibilidad de que alguien lo manipule.
Pensando sobre todo en esto, Ainz sacudió la cabeza de forma cansada.
En las pocas horas anteriores, había usado mucho su cerebro y ahora no podía pensar más.

*Suspirando* “…Dejémoslo acá por hoy. Hemos terminado. Albedo, regresemos.”

“Entendido.”

La voz de Albedo estaba tensa. Como no había peligro presente, no había razón para que ella estuviera tan alerta.
Considerando esto, solo había una razón para eso. Ainz, usando un tono de voz bajo, le preguntó:

“…¿Odias a los humanos?”

“No me agradan. Son criaturas frágiles e inferiores. Si los aplastara como insectos se verían muy bien… Aunque esas dos chicas serían la excepción.”

Incluso aunque la voz de Albedo fuera dulce como la miel, lo que decía era de todas formas muy cruel.
Considerando que Albedo tenía la apariencia de una diosa de corazón cálido, Ainz pensaba que lo que había dicho entraba en conflicto con su apariencia y comenzó a amonestarla:

“Entonces es así…Entiendo cómo te sientes. Sin embargo, espero que te calmes un poco, ya que saber cómo uno debe comportarse es muy importante.”

Viendo a Albedo asentir frenéticamente provoco que Ainz comenzara a preocuparse.

En este punto, lo que a Albedo le gustara o no le gustara no causaría ningún problema, pero eso necesariamente no sería verdadero en el futuro.
Conocer las preferencias de sus subordinados era un asunto de gran importancia.

Luego de darse cuenta del prejuicio de Albedo contra la humanidad, Ainz comenzó a buscar al jefe del pueblo. La cortesía lo obligaba a despedirse de él antes de marcharse.
Inmediatamente lo localizó. El jefe del pueblo tenía una expresión solemne y estaba parado en una esquina de la plaza hablando con varios pobladores, sin embargo algo no estaba bien. El jefe del pueblo se veía preocupado como si algo fuera a pasar.
¿Acaso pasó algo problemático?
Ainz reprimió las ganas de despedirse. Al salvar a alguien, se lo debe de forma adecuada.
Con este pensamiento en mente, se acercó al jefe del pueblo:

“…¿Cuál es el problema, jefe del pueblo?”

La cara del jefe del pueblo se iluminó con una tenue luz de esperanza.

“Oh, Ainz-sama. Parece ser que hay personas a caballo que parecen soldados acercándose a este lugar…”

“Ya veo…”

El jefe del pueblo miraba a Ainz con una expresión de preocupación al igual que varios otros pobladores.

Ainz levantó la mano, diciéndoles a todos que se calmaran:

“Déjenmelo a mí. Todos los pobladores se refugiarán en la casa del jefe del pueblo; nosotros dos permaneceremos aquí.”

Una campana sonó, y los pobladores comenzaron a reunirse. Al mismo tiempo, el Caballero de la Muerte se acercó a la casa del jefe del pueblo para protegerla y Albedo se paró junto a Ainz en espera de órdenes.
Para dispersar la ansiedad del jefe del pueblo, Ainz dijo alegremente:

“No se preocupe, ya que este es un caso especial mis servicios serán gratis.”

El jefe del pueblo dejó de temblar y forzó una sonrisa. Probablemente ya se había preparado mentalmente para apostar todo a Ainz.
Luego de una corta espera, un gran número de jinetes apareció en el camino y lentamente se acercaron a la plaza.

“…Su equipamiento era diferente y parecía ser baste desigual y desordenado… ¿Son estos soldados?”

Ainz estaba perplejo por su equipamiento.
Los caballeros de antes tenían un emblema imperial en sus armaduras, y estaban armados con espadas iguales y un set completo de armadura. Pero estos jinetes, incluso aunque también vestían armadura, no tenían un uniforme discernible. Algunos llevaban cuero, mientras otros ni siquiera llevaban armadura, mostrando un chaleco de cota de malla que normalmente se llevaba debajo.

Algunos llevaban cascos, mientras otros no. Lo único que tenían en común era que todos tenían las caras descubiertas. Todos tenían el mismo tipo de espada, pero algunos también llevaban arcos, o tal vez una pistola, una masa u otras armas con ellos.

Para ponerlo en términos amables, este grupo parecía compuesto de soldados veteranos que habían visto incontables campos de batalla. Y si no te sentías generoso, parecían una banda variada de mercenarios.
Al final, alrededor de veinte jinetes cabalgaron hacia la plaza. Aunque se veían cautelosos debido al Caballero de la Muerte, de todas formas se formaron de forma precisa frente al jefe del pueblo y de Ainz. Desde sus filas un solo hombre emergió y cabalgó hacia Ainz.

Este parecía ser el líder de estos hombres, tenía la apariencia más llamativa y valiente. Lentamente observó los alrededores, mirando al jefe del pueblo, luego al Caballero de la Muerte, y luego a Albedo. Observó por algún tiempo. Pero luego de darse cuenta que el otro grupo se mantenía inmóvil, de pronto atravesó a Ainz con su aguda mirada.

Incluso siendo observado por esos ojos tan feroces, Ainz se mantenía calmado e inmóvil. Este tipo de presión no podía causar ni la más mínima ondulación en su corazón. No era debido a que Ainz no estuviera temeroso de esos ojos, su impenetrabilidad se debía simplemente a un efecto secundario de ser un Lich No-Muerto. Tal vez sus habilidades de Yggdrasil le ayudaban a mantenerse lleno de confianza propia.
Habiendo inspeccionado el área, el capitán habló con una voz imponente:

“Soy el Caballero Capitán del Reino de Re-Estize, Gazef Stronoff. Bajo órdenes del Rey, he venido con una fuerza punitiva para luchar contra los caballeros del Imperio que han sido vistos patrullando alrededor de varios pueblos.”

Su profunda y suave voz resonó en la plaza y el jefe del pueblo detrás de Ainz murmuro:

“El caballero Capitán del Reino…”

Esta persona nunca fue mencionada en la charla que tuvo con el jefe del pueblo, con un pequeño matiz acusador dirigido hacia el jefe del pueblo Ainz preguntó en voz baja:

“…¿Qué tipo de persona es él?”

“De acuerdo a los comerciantes que pasan por aquí, él fue el campeón de un torneo celebrado en el pasado, que fue usado para determinar la guardia personal del Rey. Actualmente es un subordinado directo del Rey y dirige un grupo de soldados de élite.”

“¿Esta persona frente a mi es realmente tan grande…?”

“…No lo sé. Es solo un rumor.”

Ainz miro con cuidado a los jinetes; claramente tenían el emblema en sus pechos. Su emblema era muy similar al emblema del pueblo. Dicho eso, no había suficiente información por lo que no podía estar seguro.
Gazef miró al jefe del pueblo:

“Usted debe ser el jefe de este pueblo. ¿Podría decirme quien es el hombre parado a su costado?”

“No se moleste. Hola, Sir Caballero Capitán del Reino, yo soy Ainz Ooal Gown, un Encantador Mágico. Debido a que el pueblo fue atacado por caballeros, vine para rescatarlos.”

Deteniendo al jefe del pueblo que se disponía a responder, Ainz saludó gentilmente, y se presentó a sí mismo.
Gazef rápidamente bajo de su caballo, haciendo un fuerte sonido debido a su armadura pesada, se paró en el suelo e hizo una profunda reverencia.

“Gracias por salvar este pueblo, no seré capaz de pagarle por su gratitud.”

El aire se agito un poco.

Como Caballero Capitán él debía probablemente ser parte de una clase privilegiada, así que mostrar tanto respeto a alguien desconocido como Ainz en un mundo donde existían marcadas diferencias sociales fue una gran sorpresa para todos. Dicho esto, en este país, o incluso en el mundo entero, los derechos humanos no se habían establecido totalmente. Solo unos años atrás, algunos países todavía practicaban la esclavitud.

Aunque sus posiciones sociales eran completamente diferentes, Gazef se había bajado del caballo a inclinado ante Ainz. Estaba claro qué tipo de hombre era Gazef.

La intuición de Ainz le dijo que la identidad de Gazef como Caballero Capitán del Reino era correcta.

“…No hay necesidad de que sea tan formal. En realidad el propósito de mis acciones fueron recibir una recompensa, así que no hay necesidad de agradecérmelo.”

“Oh, una recompensa. Entonces, ¿es usted un aventurero? Hmmm ya veo. Parece ser que es un gran aventurero… Pero por favor perdone mi ignorancia, nunca antes he oído el nombre del Señor Gown”

“Soy un viajero que solo pasaba por aquí, así que no soy una figura muy conocida.”

“…Actualmente viajando eh. Me disculpo por hacer perder el tiempo de tan excepcional aventurero, pero ¿sería posible para usted decirme sobre lo que les paso a los hombres que vinieron y atacaron el pueblo?”

“Será un placer, Sir Caballero Capitán. La mayoría de los caballeros que vinieron aquí a destruir el pueblo ya están muertos; no deberían causar ningún problema. ¿Hay necesidad de que continúe explicando?”

“…Muertos… ¿Esto fue obra del Señor Gown?”

Escuchando la forma en la que Gazef se refería a él, Ainz se dio cuenta de que en este mundo los nombres tenían estilo occidental y no japonés. La secuencia de un nombre seria Nombre propio + Apellido y no Apellido + Nombre propio. Eso explicaba por qué el jefe del pueblo había puesto una expresión tan extraña cuando Ainz le pido que lo llamara de la forma japonesa.
Aunque no eran conocidos, Ainz le había pedido que lo llamara por su nombre propio. Por supuesto que el jefe del pueblo estaría confundido.

Dándose cuenta de su propio error, Ainz uso su naturaleza descarada adquirida como un miembro útil de la sociedad para pasar por alto su propio desliz.

“…Eso es correcto, pero al mismo tiempo incorrecto.”

Rápidamente dándose cuenta del significado en las palabras de Ainz, Gazef miró hacia el Caballero de la Muerte, desde el cual probablemente podía oler el leve olor a sangre.

“Hay dos cosas que quiero preguntar… ¿Quién es ese?”

“Es uno de mis sirvientes.”

Gazef dudo, luego con agudos ojos miró a Ainz de la cabeza a los pies.

“En ese caso… ¿Qué es esa máscara?”

“Debido a que soy un Encantador Mágico, tengo que usar esto.”

“¿Puede quitársela?”

“Si lo hago, ese tipo…” Su mano apuntó hacia el Caballero de la Muerte. “Si se sale de mi control sería realmente problemático.”

El jefe del pueblo, junto a los pobladores dentro de la casa, conocían muy bien la fuerza que tenía el Caballero de la Muerte, y todos mostraron expresiones de sorpresa. Posiblemente sintiendo el cambio en el temperamento del jefe del pueblo y la atmósfera que lo rodeaba, Gazef asintió pesadamente:

“Ya veo, en ese caso sería mejor que no se quite la máscara.”

“Gracias.”

“Entonces…”

“Antes de eso, disculpe por interrumpir, pero este pueblo ha sido atacado por hombres del Imperio. Si todos ustedes ingresaran llevando esas armar, podrían provocar que los pobladores recuerden sus terribles experiencias. Si pudiera pedírselos, ¿sería posible si todos dejaran sus armas en una esquina de la plaza, y por tanto den tranquilidad a la mente de los pobladores?”

“…Lo que dice el Señor Gown es ciertamente correcto. Sin embargo estas espadas nos fueron entregadas por el Rey; sin el consentimiento del Rey no podemos dejarlas.”

“Ainz-sama, nosotros estamos bien así.”

“¿Es así? jefe del pueblo… Sir Caballero Capitán, por favor disculpe mi irracional petición.”

“El Señor Gown en realidad tiene razón. Si esta espada no me la hubiera dado el Rey, yo felizmente la dejaría en el suelo. Entonces podemos ir a algún lado a sentarnos juntos, y ¿sería posible que me cuente lo sucedido con más detalle? Si no le importa, se está haciendo tarde, y desearía descansar dentro del pueblo…”

“Entiendo. Entonces deberíamos dirigirnos a mi casa…”

Mientras que el jefe del pueblo respondía, un caballero se acercó rápidamente a la plaza. Respirando fuertemente, tenía noticias urgentes que reportar.

El caballero hablo fuertemente:

“¡Capitán! Hay muchas sombras rodeando el área. ¡Se están acercando al pueblo!”

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario