Chaotic Sword God del 101 al 200

Chaotic Sword God – Capítulo 177

Serie: Chaotic Sword God.
Segunda recopilación: Capítulos del 101 al 200.
Capítulo 177: Maestro Santo Terrenal.
Autor: Xin Xing Xiao Yao (心星逍遥).
Traducción al español: Eduardo Ventura.


Capítulo 177: Maestro Santo Terrenal

Al oír al hombre de mediana edad, el corazón de todos saltó por un breve instante. Al ver al hombre de la túnica gris todos los presentes quedaron con la mandíbula abierta, ninguno de ellos había pensado que la persona que había gastado 100.000 monedas púrpura en una simple bestia mágica clase 5 sería el anciano de aspecto común frente a ellos.

El hombre de la túnica gris rió: “Correcto. En efecto yo soy el comprador.” Con un tono de indiferencia.

Al oír esto, al hombre de mediana edad que había hablado anteriormente se le poda ver una mirada feliz en su rostro. Él estuvo observándolo constantemente medir la fuerza del anciano y dijo:

“Bien, bien. Para ir en contra de mi clan Youlan! Pero hiciste un movimiento impaciente. Se inteligente y entrega la bestia mágica clase 5, de lo contrario, no te lo dejaremos tan fácil.”

‘Así que estas personas son parte del clan Youlan… Y pensar que son tan arrogantes como para llegar al punto de provocar a la gente dentro de la casa de subastas y hacer lo que quieren.’ Al ver lo descarados que eran estos miembros del clan Youlan, Jian Chen frunció el ceño mientras pensaba eso para sí mismo.

El anciano con túnica gris y el hombre junto a él se miraron entre sí con un pequeño rastro de una sonrisa. Entonces, la cara indiferente del anciano se tornó gradualmente más fría, antes de volverse hacia el hombre de mediana edad en frente de él: “El clan Youlan no es nada ante mis ojos, ¡lárgate!”

“¡¿Está buscando la muerte?! Al ver lo difícil que estás siendo, ¡eres un viejo estúpido por no obedecer!” El miembro del clan Youlan se enfureció mientras volaba hacia el anciano con su brazo extendido.

El momento en que el hombre de mediana edad se acercó con su mano, sus ojos se abrieron abruptamente cuando sintió la palma de las manos del anciano envolviéndose alrededor de su cuello. Sin tener siquiera idea de cuando el anciano lo había alcanzado, sintió como su garganta era estrangulada, causando que se asfixiara.

Los ojos del hombre de mediana edad se abrieron ampliamente mientras miraba con incredulidad la mano que estaba aprisionándolo. Estaba paralizado ya que ni siquiera se había dado cuenta en que momento el hombre le había sujetado por la garganta.

El anciano continuó a apretando el cuello del hombre con una pequeña mueca de burla mientras hablaba: “Joven, estas siendo demasiado temerario, si terminas perdiendo tu vida, no culpes a nadie más.”

Dicho esto, el anciano movió su brazo y el pesado cuerpo del hombre fue arrojado de repente hacia otro lado, como si él no fuera más pesado que un polluelo. Al chocar contra una pared, la cantidad de fuerza que se ejerció en el lanzamiento causó que la pared temblara.

Con este repentino e inesperado desarrollo, los otros miembros del clan Youlan se sorprendieron. Al ver a su miembro repentinamente ser arrojado contra la pared, los rostros de algunos de ellos se habían tornado blancos. Sacando sus Armas Santas, todos ellos cargaron, con algunas dudas, contra el anciano.

“¡Hmph!, ¡Ustedes mismos se sobrevaloran!”. El anciano con túnica gris resopló con un frío destello en sus ojos. Un brillo de color rojo brillante apareció en su mano derecha al mismo tiempo que la temperatura de la habitación aumentó repentinamente.

Con los hombres de mediana edad viniendo a él, el resplandor de fuego en su mano repentinamente se dispersó en todas direcciones: como si fuera una estrella fugaz liberando chispas, voló fuera de la palma de su mano y golpeó a todas y cada una de las Armas Santas dirigidas hacia él.

“Ding ding ding ding…”

Justo cuando las chispas y las Armas Santas chocaron, un sonido nítido se escuchó mientras las Armas Santas del lado del clan Youlan repentinamente se partieron en dos.

“¡Pft!” Los hombres de repente escupieron una bocanada de sangre; como si hubieran sido golpeados fuertemente. Dando unos pasos hacia atrás, sus rostros se habían tornado instantáneamente de color blanco sin tener un solo rastro de sangre. Mientras que una pequeña cantidad de ellos continuaban de pie tambaleándose, después de unos momentos inmediatamente cayeron al suelo sin volver a levantarse.

Al ver que todas esas personas tienen su Arma Santa rota, los espectadores tenían una mirada de alegría en sus rostros. En sus corazones, todos comprendieron que estos miembros incomparablemente arrogantes del clan Youlan estaban totalmente acabados. Incluso si de alguna manera sobrevivían, caerían en lo que es más bajo que las heces de la gente en el Continente Tian Yuan: ser un lisiado. Sin embargo, todas las personas allí reunidas estaban aún más sorprendidas por la abrumadora fuerza del anciano.

Con el chasquido de un dedo, había roto las Armas Santas de todos estos fuertes hombres. Con semejante ataque tan poderoso, solo ¿Qué nivel de fuerza tenía que haber alcanzado?

“Pequeño maestro, para este tipo de personas, dejárselas al anciano Xiu será más que suficiente. No hay necesidad de que se involucre personalmente.” Un tenue resplandor regresó a los ojos del anciano cuando se volvió hacia el hombre de mediana edad a su lado con un tono respetuoso.

El hombre de mediana edad simplemente dejó caer sus brazos hacia abajo mientras se acercaba a los hombres inconscientes y habló con indiferencia: “No puedo soportar a estas personas. Esta será su castigo, a ver si pueden sobrevivir a esto. Vamos a ver cómo les irá con su suerte. Para el pequeño clan de Youlan, estar loco hasta este grado, ¡hmph!”. Al decir esto, se puso en cuclillas para ver las heridas del trabajador que fue el primero en ser derribado.

“Son sólo algunas pequeñas heridas superficiales, nada serio.” Después de una revisión básica, el hombre de mediana edad dejó escapar un suspiro de alivio mientras que al mismo tiempo sacó un anillo escondido dentro de la camisa y lo puso en el dedo.

Extrajo una medicina de su anillo espacial y comenzó a aplicarlo en la parte posterior de la cabeza del hombre.

Al ver las acciones actuales del hombre de mediana edad, el anciano de túnica gris sólo pudo sacudir la cabeza. Este joven maestro suyo era despiadado con sus enemigos, pero honesto y amable con cualquier otra persona normal. Este tipo de actitud no era algo que podía verse con bastante frecuencia.

“Para el clan Youlan hacer algo como esto, ellos están buscando la calamidad.” El anciano Huang suspiró antes de girarse hacia Jian Chen: “Honorable Wu Yun, por favor, sígame.”

Jian Chen asintió con la cabeza mientras miraba a los dos hombres con túnicas grises antes de seguir al anciano Huang fuera del lugar. En su corazón, él no estaba tan tranquilo como aparentaba estarlo en el exterior.

‘No creo que sea inesperado que esos dos hombres sean expertos poco profundos. Si mis cálculos no son equivocados, entonces, inclusive ese otro hombre de mediana edad también era un Maestro Santo Terrenal.’

Jian Chen siguió detrás al anciano Huang hasta el segundo piso de la casa de subastas antes de entrar a una habitación de aspecto más elegante.

Después de entrar en la habitación de invitados, Jian Chen vio a la gerente de la ‘Casa de Subastas Fénix Celestial’, Yullian que estaba sentada tranquilamente en una de las mesas; parecía como si hubiera estado sentado allí desde hace ya algún tiempo.

“Honorable Wu Yun, después de haberse ido durante tanto tiempo, finalmente ha regresado.” Yullian tenía una suave sonrisa en su rostro.

Jian Chen devolvió la sonrisa sin ninguna otra palabra y se sentó en el sofá frente a Yullian. El anciano Huang, quien lo había llevado a la habitación, no entró con él, en vez de eso cerró la puerta y se fue.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

Eduardo Ventura

Traductor al español de Chaotic Sword God.

9 comentarios en “Chaotic Sword God – Capítulo 177”

    1. Gracias, espero les esté gustando mi trabajo y sobre todo a mi editor jajajaja no dudo que en ocasiones sufra jejeje espero que no sufra mucho

Deja un comentario