Ancient Godly Monarch

Ancient Godly Monarch – Capítulo 511

Serie: Ancient Godly Monarch.
Sexta recopilación: Capítulos del 501 al 600.
Capítulo 511: Fuertemente opuestos, ninguno cediendo al otro.
Autor: Jing Wu Hen (净无痕).
Traducción al español: Leedks (NochNovels).


Capítulo 511: Fuertemente opuestos, ninguno cediendo al otro

El Medallón Santo Emperador, un antiguo medallón promulgado personalmente por la Secta Sagrada Real con el propósito de reclutar elites sobresalientes de todo el mundo.

Con el medallón en la mano, uno era considerado un discípulo externo de la Secta Sagrada Real y obtendría un trato preferencial, capaz de eludir las pruebas de las nueve Grandes Sectas y tomar directamente el examen establecido por la Secta Sagrada Real. Si uno pudiera pasar eso, se convertiría en un verdadero discípulo de la Secta Sagrada Real y se le recompensarían con todos los privilegios que conllevaba.

La prueba establecida por la Secta Sagrada Real fue extremadamente estricta y justa. Habría personajes importantes de la secta en el panel de jueces, nadie se atrevió a romper las reglas ni a intentar el soborno o el fraude. Así fue como la Secta Sagrada Real permaneció tan abrumadoramente fuerte a través de las generaciones.

La Secta Sagrada Real fue el líder indiscutible de esta vasta región conocida como la Región Sagrada Real que abarca Gran Dinastía Shang, Gran Dinastía Xia y Gran Dinastía Zhou. Habían construido esta empresa a través de esfuerzos minuciosos, con requisitos extremadamente altos para las personas que querían unirse a ellos. Las élites bajo el cielo se reunirían solas, como también las nueve Grandes Sectas. ¿Cómo podría la Secta Sagrada Real no prosperar? Uno debe saber que sin la inyección de sangre fresca, sin importar cuán fuerte fuera el poder, solo estaría condenado a desvanecerse en la oscuridad con el paso del tiempo.

Por lo tanto, el significado detrás del Medallón Santo Emperador fue extremadamente importante. Incluso si Qin Wentian no viniera aquí para participar en el evento de hoy, solo basándonos en que él tiene un Medallón Santo Emperador, él podría ir a cualquiera de las nueve Grandes Sectas y directamente solicitar participar en su prueba. Esta fue también la forma en que Gran Dinastía Shang atrajo a los genios de Gran Dinastía Xia. En aquel entonces, ya habían existido algunos genios de Gran Dinastía Xia que habían sido reclutados por la Gran Dinastía Shang.

La gran mayoría de Gran Dinastía Xia podría no conocer la importancia y el valor del medallón, pero ¿cómo no podrían saberlo los de Gran Dinastía Shang? No solo eso, hubo representantes de las nueve Grandes Sectas que estaban justo debajo de la Secta Sagrada Real en el poder presentes en el lugar. Cuando Qin Wentian mostró el Medallón Santo Emperador, incluso Jun Yu tuvo que retraer sus palmas, sin atreverse a matar a Qin Wentian.

No importaba si Qin Wentian había robado el medallón o no, ya que el medallón estaba ahora en sus manos, simplemente significaba que era más capaz que el titular original. Delante de tantos, Jun Yu no se atrevió a ignorar públicamente la voluntad del Medallón Santo Emperador. Después de todo, este lugar no era Gran Dinastía Xia.

Simplemente había muy pocos Medallones Santo Emperador en Gran Dinastía Xia. Incluso para los siete Grandes Clanes restantes, solo obtendrían tres medallones cada siglo. Anteriormente, los Medallones Santo Emperador estaban en manos del Clan Real Xia y fueron distribuidos por el Emperador de Gran Dinastía Xia. Esta fue también una de las razones principales por las cuales los nueve Grandes Clanes en aquel momento decidieron rebelarse. Después de que Gran Dinastía Xia fue destruida, la influencia de la Secta Sagrada Real en Gran Dinastía Shang se hizo cada vez más grande y después de unos miles de años, su poder actual ya era algo que incluso Gran Dinastía Xia en su apogeo no se podía comparar.

Jun Yu miró al Qin Wentian debajo de él, su largo cabello ondeó al viento mientras las llamas de su ira se palpaban en el aire. No quería nada más que destruir a este joven que había manchado su orgullo en Gran Dinastía Xia. Era un sublime Ascendente Tianxiang e incluso era un discípulo personal de un Anciano de la Secta Sagrada Real. A pesar de su estatus, él sufrió una desventaja en manos de un joven. ¿Cómo podría su orgullo permitirle soportar tanta humillación?

Los del Palacio Rey Xuan nunca habían esperado que Jun Yu guardara rencor a Qin Wentian. Y en este momento, un experto exclamó: “Jun Yu, este mocoso es demasiado arrogante. ¿Quién es él exactamente?”

“Nada más que un perdedor de Gran Dinastía Xia, Qin Wentian. No esperaba que él realmente eligiera escapar a Gran Dinastía Shang”. Los ojos de Jun Yu parpadeaban con temibles llamas, como si su ira pudiera cocer vivo a Qin Wentian.

“Ridículo”. La larga lanza de Qin Wentian señaló directamente a Jun Yu mientras hablaba fríamente. “Como discípulo de la Secta Sagrada Real, querías presumir de tu prestigio cuando volviste a Gran Dinastía Xia pero te asustaste con un único ataque con espada. Todo el mundo en Gran Dinastía Xia sabe acerca de este asunto, pero a pensar que todavía tienes la cara para venir y jactarte. Jun Yu, has empañado por completo la reputación de la Secta Sagrada Real”.

Cuando el sonido de la voz de Qin Wentian se desvaneció, toda la multitud quedó en silencio. Jun Yu era una existencia sublime en el Reino Tianxiang y era un verdadero discípulo de la Secta Sagrada Real. ¿Cómo pudo haber sido asustado por Qin Wentian? Si lo que dijo Qin Wentian era cierto, Jun Yu había arrojado de verdad la cara de la Secta Sagrada Real. Pero, naturalmente, en realidad no creyeron las palabras de Qin Wentian. No es que no creyeran en el talento de Qin Wentian, sino que su cultivo actual era realmente muy bajo. ¿Cómo podría tener la fuerza para resistir el poder de un Ascendente?

Sin embargo, la expresión de Jun Yu se volvió cada vez más antiestética. Su reacción hizo que muchos en la multitud creyeran que lo que Qin Wentian había dicho era verdad.

“Incluso con el Medallón Santo Emperador, no has ingresado oficialmente a la secta como un verdadero discípulo. ¿Cómo te atreves a mostrar falta de respeto hacia mí?” El aura de Jun Yu estalló, presionando a Qin Wentian.

Sin embargo, Qin Wentian no mostró ningún signo de temor, su larga lanza continuó apuntando directamente a Jun Yu mientras hablaba: “Qué broma, eres simplemente alguien que comenzó a cultivar decenas de años antes que yo. Si estuviéramos en la misma generación, en este mundo, no habría nadie llamado Jun Yu. En el futuro, cuando avance a Tianxiang, serás nada más que una hormiga para mí. Te pisotearé directamente hasta la muerte”.

El Salón Rey Píldora ya era el enemigo de Qin Wentian. Tarde o temprano, habría un día en el que volvería allí y recuperaría la espada demoníaca, borrando a la secta de la faz de este mundo. Y porque Jun Yu sabía esto también, no dejaría pasar ninguna oportunidad para matarlo. En ese caso, Qin Wentian no tenía nada que temer.

“Atreviéndose a ser tan irrespetuoso con tus Seniors. Yo, Jun Yu, no te mataré hoy. Pero, te enseñaré una lección que nunca olvidarás”. Jun Yu habló fríamente. Un calor abrasador llenó sus palmas como una bola de la llama del sol condensada en su interior, volando instantáneamente hacia Qin Wentian.

En el espacio entre los dos, una luz deslumbrante estalló cuando un calor abrasador hizo temblar los corazones de la multitud. Un discípulo de la Secta Sagrada Real realmente era verdaderamente dominante, desde este único ataque, incluso si Qin Wentian sobreviviera, todavía estaría gravemente herido. El poder de este ataque fue simplemente demasiado tiránico.

“¡Bzzz!” Justo en este momento, apareció un arcoíris en el cielo. En ese mismo instante, un imponente Qi Espada envolvió todo el escenario de batalla, interrumpiendo por completo la bola de llamas solares que se precipitaba hacia Qin Wentian.

La expresión de Jun Yu se volvió aguda. Cambiando su mirada, se volvió en la dirección del ataque con la espada. En realidad era de la Secta Espada de Batalla.

Todos los espectadores se quedaron estupefactos, cuando la Secta Espada de Batalla realmente interfirió y destruyó el ataque de Jun Yu.

No importa qué, Jun Yu todavía era el discípulo personal de un Anciano en la Secta Sagrada Real. Aunque las nueve Grandes Sectas tenían filosofías diferentes, ya que todas estaban bajo la Secta Sagrada Real, al menos deberían dar alguna cara, ¿verdad? Ahora que la Secta Espada de Batalla había interrumpido sus ataques, inevitablemente ofendieron a Jun Yu.

Si Jun Yu fuera solo un discípulo ordinario de la Secta Sagrada Real, a nadie le importaría. Después de todo, las nueve Grandes Sectas también formaban parte de la Secta Sagrada Real. Pero Jun Yu era el discípulo de un personaje de nivel superior, incluso en la secta, tenía algo de estatus. Todos pensarían dos veces antes de ofender a alguien como él.

Pero la Secta Espada de Batalla no dudó y cortó directamente, lo que provocó la interrupción forzosa de su ataque.

“Mi Secta Espada de Batalla llegó a Ciudad Rey Xuan para el evento de reclutamiento de discípulos. No estamos aquí para ver cómo haces alarde de tu fuerza frente a un joven en el nivel Tiangang. Sal de una vez”. La voz de Lin Shuai era la misma que su personaje. Simple y nítido.

Jun Yu frunció el ceño, miró a Lin Shuai con una expresión fea en su rostro. “Este es mi problema y no tiene nada que ver con usted. ¿Se atrevió a obstruirme?”

Lin Shuai colocó sus manos alrededor de su espalda. Un sonido centelleante sonó cuando se escuchó el zumbido de una espada. Su espada fue sacada de su vaina, irradiando una luz helada.

Tal escena causó que el rostro de Jun Yu se convirtiera en la escarcha del invierno.

“Las nueve Grandes Sectas también son parte de la Secta Sagrada Real. Diré esto de nuevo, no seré fácil con cualquiera que busque interrumpir esta selección de reclutamiento de discípulos. No olviden que dado que ambos somos miembros de la Secta Sagrada Real, incluso si hay disputas, mientras no haya muertes, la secta no perseguirá nada”. La voz de Lin Shuai era aún tan aguda como antes, aún la amenaza en sus palabras no estaba enmascarada, haciendo que Jun Yu temblara de rabia y se preparara para lanzarse contra Lin Shuai.

“Sénior Jun Yu”. En este momento, una voz se movió desde la dirección donde estaba sentado el Clan Real de Gran Dinastía Shang. El que habló no era otro que el joven de los ojos dorados, Shang Tong.

Jun Yu naturalmente reconoció a Shang Tong. Cuando visitó el Clan Real de Gran Dinastía Shang, ya había visto a Shang Tong antes. El talento de esta persona fue realmente demasiado aterrador, lo que resultó en que se le otorgara un Medallón Santo Emperador a muy temprana edad. De hecho, Shang Tong fue iniciado directamente en la Secta Sagrada Real sin necesidad de tomar la prueba. En el futuro, definitivamente se convertiría en un personaje de importancia en la Secta Sagrada Real.

“Rey Ojo, ¿cuál es el problema?” Jun Yu asintió cortésmente con la cabeza hacia Shang Tong.

“Dado que hoy es el evento de selección de reclutamiento de discípulos de las nueve Grandes Sectas, permitan que los jóvenes resuelvan este asunto”. Los ojos dorados de Shang Tong brillaron con nitidez. Jun Yu luego echó un vistazo a los expertos que rodeaban a Shang Tong y comprendió al instante en qué estaba pensando Shang Tong. Shang Tong quería hacerle un favor, derrotando a Qin Wentian de acuerdo con las reglas.

“Dado que el propio Rey Ojo ha hablado, me abstendré de castigar a este mocoso hoy”. Jun Yu asintió con la cabeza. Luego se giró y miró a Qin Wentian una vez más, “Realmente quiero ver cómo puedes salir de aquí con vida”.

Las potencias principales de Ciudad Rey Xuan se regocijaron cuando vieron esto. Si el Rey Ojo estaba dispuesto a ayudar, Qin Wentian casi seguro moriría.

Qin Wentian también miró a Shang Tong. Anteriormente, cuando quiso matar a Shang Qi, fue esta persona quien expuso el hecho de que estaba usando un arte de disfraz para ocultar sus rasgos. Los ojos dorados de este hombre parecían poder ver a través de todo.

Y ahora mismo, Shang Tong también lo estaba mirando exactamente. Sus miradas se encontraron, y en aquellos ojos dorados, Qin Wentian podía ver una sensación de gran arrogancia, insuperable en el mundo.

Sin embargo, ¿Qin Wentian tampoco era el mismo? Su semblante era tan afilado como una espada cuando la luz brotó de sus ojos. Sus miradas luchaban por la supremacía cuando se combinaban en el aire.

“Tienes carácter”. Los labios de Shang Tong se curvaron en una sonrisa fría. Al mismo tiempo, Jun Yu ya había llegado a su lado y casi de inmediato una persona se puso de pie y ofreció su asiento a Jun Yu.

Qin Wentian no podría ser molestado. Después de lo cual, volvió su mirada hacia los representantes de la gran secta y preguntó con una sonrisa: “¿Me pregunto si las nueve Grandes Sectas todavía estarían dispuestas a reclutarme a mi Qin?”

Después de que él habló, todos los demás volvieron sus miradas hacia las nueve Grandes Sectas. En este momento, si todavía hay alguna secta que se atreviera a reclutar a Qin Wentian, esto significaría que estarían ofendiendo a Jun Yu, Shang Tong, así como al Clan Real de Gran Dinastía Shang detrás de él. ¿Valió la pena ofender a tantos por un solo Qin Wentian? Ahora estaban considerando seriamente las opciones.

De hecho, nadie más habló. Sin embargo, ese experto de la Secta Gran Tierra se rió, “Nuestra Secta Gran Tierra no cambiará nuestra opinión”.

“Muchas gracias”. Qin Wentian miró en dirección a la Secta Gran Tierra, pero podía decir que algo andaba mal. Desde que salió de Ciudad Tian Yong, se había estado cultivando durante unos diez años. Había experimentado demasiadas cosas, y naturalmente, no era tan ingenuo como lo había sido en el pasado.

“Después de pasar nuestra prueba, serás miembro de mi Secta Espada de Batalla, nadie se atreverá a intimidarte. Pero por supuesto, si dices que quieres irte hoy aquí, te garantizo que nadie se atreverá a detenerte tampoco”. Lin Shuai habló en voz baja, era raro que la Secta Espada de Batalla expresara su actitud. Aunque la Secta Espada de Batalla no expresó una invitación para que Qin Wentian se uniera a ellos antes, pero cuando estaba en peligro, no dudaron en atacar, protegiéndolo de Jun Yu. Y ahora mismo, se atrevieron a prometer tal cosa.

Esto hizo que muchos silenciosamente suspiraran en admiración. La Secta Espada de Batalla realmente era la Secta Espada de Batalla. Lo hacen, tienen carácter.

“Gracias, señor, pero junior no tiene prisa”. Qin Wentian asintió con la Secta Espada de Batalla. Actualmente, de las nueve Grandes Sectas, se sentía más dispuesto hacia la Secta Espada de Batalla. Lin Shuai en realidad prometió delante de todos que si deseaba partir de allí, garantizarían que nadie lo detendría. Tal espíritu de hecho se ajustaba a los rumores sobre la gente de la Secta Espada de Batalla.

Qin Wentian blandió su larga lanza, parado en el centro del escenario de batalla, cerrando los ojos. Al mismo tiempo, en la dirección en la que estaba Shang Tong, unos pocos jóvenes se levantaron y se dirigieron hacia el sendero de la Formación. Los ojos de ese experto del Palacio Rey Xuan brillaron con una luz aterradora. Qin Wentian estaba muerto seguro.

Estas personas eran miembros de la generación más joven en la Gran Dinastía Shang con el talento más fuerte que fueron reclutados por el Clan Real Shang. ¡En el futuro, todos ellos ya estaban destinados a unirse a la Secta Sagrada Real, allanando el camino a la grandeza para las élites del Clan Real! ¡De generaciones en generaciones, para reclutas como ellos, esta era su única misión!

AnteriorÍndiceSiguiente

image_pdfDescargar en PDF

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario