Sovereign of the Three Realms

Sovereign of the Three Realms – Capítulo 8

Serie: Sovereign of the Three Realms.
Libro 1: Jiang Chen Despierta: Ascenso Fantasmal.
Capítulo 8: Impresionando al Salón de Curación.
Autor: Li Tian (犁天).
Traducción al español: TeamChman (TeamChman Translations).


Capítulo 8: Impresionando al Salón de Curación

Uno tenía que decir, el medallón del dragón grabado influyó en cierta medida. Ya fuera el tercer hallmaster del Salón de Curación o cualquiera de los ancianos, ninguno de ellos se atrevió a tomar a la ligera el medallón del dragón.

No es que ellos no se atreviesen a insultar a tal personaje; era más bien que ellos no lo deseaban.

Jiang Zheng fue invitado con rapidez al interior. Aparte del tercer hallmaster, había un hombre y una mujer Ancianos presentes, lo que demostraba a plenitud la profundidad de la sinceridad del Salón.

No era la primera vez que Jiang Zheng había llegado al Salón de Curación. La persona de más alto rango que había visto antes era un administrador, y fue solo de pasada. Ni siquiera había tenido la oportunidad de iniciar una conversación.

Pero hoy en día, un maestro y dos ancianos estaban de pie frente a él y lo trataban como un invitado de honor.

¿No era esto un cambio drástico en su suerte?

Jiang Zheng se sintió muy bien por dentro, pero no dejaba que se le subiera a la cabeza. Él dijo firmemente a si mismo para calmarse y evitar mostrar miedo. Él sabía que estas personas no le estaban dando la cara a él, sino al medallón en su pecho.

Ya que tenía el medallón, ¿que hay que temer?

Uno tenía que admitirlo, Jiang Zhen tenía algo más. Los tres maestros todavía no podían obtener una lectura sobre él después de tres rondas de té. Él se rió y dijo: “Este noble señor lleva un medallón otorgado por el propio rey. Sir, debe ser una persona poco común. Podemos deducir muy poco de su propósito aquí el día de hoy”

¿Concedido por el rey mismo? Jiang Zheng casi arrojó la taza de té de su mano debido al miedo.

Cuando Jiang Chen le había dado este medallón, sólo le había dicho que sería útil, pero no había dado un indicio de que había sido otorgado por el propio rey. Finalmente entendió porqué el Salón de Curación estaba siendo tan amable.

“Para ser honesto, no era nada importante. Yo había venido a obtener algunos de los ingredientes medicinales, y para discutir un poco de negocios con su líder.”

La compra de los ingredientes medicinales, era un pequeña cosa en los ojos del hallmaster y los ancianos, algo de lo que no querían indagar más. Ellos estaban mucho más interesados en la palabra “negocio”.

“Podríamos saber de qué negocio se trata?” el hallmaster preguntó sin comprometerse. Él no estaría de acuerdo con ligereza a algo antes de obtener una comprensión completa de los antecedentes de este extraño.

“Tengo una receta de píldora aquí, una que se ha perdido desde tiempos antiguos.” Jiang Zheng no se molestó con un pequeña preámbulo y fue directamente al grano. “No voy a vender esta receta, solo compartir las ganancias. 50-50: usted estará a cargo de los ingredientes de la medicina, y yo voy a guardar solo la propiedad sobre la receta.”

Quedarse con la propiedad y pedir una división 50-50, esto era pedir mucho.

Incluso si era una receta exclusiva de la píldora, no era como si el Salón de Curación nunca había visto una antes. Este hombre era realmente demasiado exigente. Una división 50-50, esto era robo puro.

“Je, la sala ha visto su participación en el comercio con recetas de píldoras antes. Siempre la hemos comprado al dueño anterior, y no tiene precedente el compartir los beneficios. Y por no mencionar el hecho de que tengamos que asumir los costos. Esta división 50-50 es… lo que realmente es… vamos a ponerlo de esta manera: ¿puedo echar un vistazo a la receta en primer lugar?”

El tercer hallmaster no cerró negociaciones, pero era evidente que no estaba demasiado entusiasmado.en cuanto a observar la receta, lo hizo por un sentido de cortesía profesional.

“Puede echar un buen vistazo, tengo miedo de que no será capaz de entenderlo. Ah, lo que sea, puede verlo. Tengo el procedimiento de refinado de todos modos, y yo he dejado fuera algunos de los ingredientes importantes. No dude en ver a través de él, pero ni siquiera piense en robarlo.”

Jiang Zheng lanzó generosamente la lista y habló con forma negligente o indiferente. Él estaba sereno como una montaña. Era obvio que todo fue para demostrar que estaba totalmente cómodo con la situación y estaba interactuando con las figuras de autoridad del Salón con facilidad. (N/T: Pero todos sabemos que en secreto se estaba muriendo de miedo)

El tercer hallmaster tomó la receta, echó una mirada y arrugó un poco el ceño. ¿cómo era esta una receta de píldora que se había perdido por generaciones?

Un trozo de papel normal, una escritura ordinaria… su primera impresión fue que se trataba de una estafa.

Si quería falsificar una antigua receta de píldora, al menos debería encontrar un pedazo de papel amarillento y escribir con caligrafía sagaz.

¿Qué diablos era esto?

Esta falsificación era notablemente falta de esfuerzo. ¿tiene la intención de utilizar el medallón de dragón para estafar al Salón de Curación?

Los dos ancianos, también vieron la receta con expresiones extrañas en sus rostros. Sus miradas se encontraron, y ambos podían leer “fraude” en los ojos del otro.

El tercer hallmaster tomó de nuevo la receta y escrutó de nuevo. Con el ceño fruncido, “La píldora Karma Celestial. Nunca he oído hablar de esta píldora.”

“Es una receta de píldora de la antigüedad. Es normal que usted no ha oído hablar de ella. Si no fuese así ¿seguiría siendo una receta perdida hace mucho tiempo?” Jiang Zheng se humedeció los labios con un sorbo de té.

Puso la taza de té y la tapa sobre la mesa con un movimiento suave. “Usted ha visto la receta ahora, pero no puede reconocer su verdadero valor. Habrá otros que pueden. Sé cuales son sus pensamientos. Usted está pensando que este papel y escritura se ve demasiado común, y que es una falsificación. Ah, lo que sea. No se puede hablar de insectos de verano en el hielo. Si usted entendiese entonces no necesitaría ninguna explicación. Si no lo hizo, entonces no habría ninguna diferencia a si hablara hasta tener la cara azul tratando de explicarle. No le molestaré más. Buen día.”

Aunque Jiang Zheng habló con una actitud libre y fácil, su corazón latía como un tambor. Este era su esquema final: jugar a hacerse el difícil de conseguir. Haciéndose pasar por un personaje profundo, fingiendo despreocupación.

Si no caían en la trampa, entonces él estaba realmente sin de ideas.

“Ay, espero que el Templo del Dios Granjero o el Jardín Rey Píldora reconozcan el valor de esta. Espero que no haya una gran cantidad de aficionados de la píldora y ni un solo maestro digno de su título en esta gran capital.”

Jiang Zheng muestra interés en remarcar ello como se levantó descuidadamente y se dispuso a salir.

El tercer hallmaster sintió que Jiang Zheng era un poco misterioso siendo bastante inescrutable e inexplicablemente libre y fácil. Si su invitado se fue de esta manera, significaba que el Salón de Curación no había ofrecido ningún insulto. Lógicamente hablando, deberían ser muy felices con este giro de los acontecimientos.

Pero por alguna razón, el tercer hallmaster consideró que si dejaba que este invitado se fuera de esta manera, el Salón de Curación estaría perdiendo algo.

Su curiosidad alcanzó su punto máximo, el tercer hallmaster. “Señor, por favor detenga sus pasos. Mi señor del salón primer Hallmaster y el segundo hallmaster volverán en pocos días. Aunque no comprenda esta píldora, tal vez…”

“Ah, olvídelo, olvídelo. El azar y la suerte no esperan a nadie. Llegué al Salón de Curación por un capricho hoy. Yo no tengo la paciencia para esperar unos días por usted. ¿Quién habría pensado que el gran Salón de Curación no tendría una sola persona que pueda reconocer el valor de esta receta. Qué pena, que pena…”

Jiang Zheng avanzó a través de la salida, e intensificó su juego de hacerse el difícil de conseguir.

El tercer hallmaster y los dos ancianos no tenían nada que decir en respuesta, y estaba a punto de enviar a su huésped felizmente que siguiese su camino, cuando un resoplido frío atravesó el pasillo. Una voz altiva, penetrante y fuerte en el aire: “¿Qué receta? Tales alardes vacíos, tráelo delante de mí.”

Jiang Zheng vaciló y estaba a punto de hablar cuando el tercer maestro sonrió, “Ese es el mayor Shun. Anciando Shun, el Anciano Shun es un extranjero, pero experto residente del Salón y un peso pesado en el mundo de las píldoras medicinales. Incluso el Señor del Salón Primer Hallmaster tendría que pagar sus respetos al Anciano Shun.

“¿Puede un experto residente tomar una decisión?” Jiang Zheng levantó la nariz en el aire.

“Si es Anciano Shun haciendo la valoración, el Salón confiaría en el juicio del Anciano Shun.”

¿Un experto residente podría tener tal influencia? ¿Qué tipo de experto residente era este? Jiang Zheng pensó que era muy extraño, pero esto no era lo que realmente importaba.

La receta de la píldora se pasó a otra habitación, donde un anciano de pelo blanco, que había sido testigo de lo sucedido, tomó posesión del papel. Él le echó un vistazo, y al principio pensó lo mismo que el tercer hallmaster. Pero luego frunció el ceño y se sumergió en una profunda reflexión.

Su ceño se hizo aún mas profundo después de un tiempo, y murmuró para si mismo: “¿Puede tal receta de píldora existir realmente en esta tierra? Puedo haber caminado por los senderos del dao de la alquimia durante doscientos años, y aún seguir siendo tan ignorante?”

El Anciano Shun se levantó bruscamente y abrió una puerta para entrar en un jardín detrás de la sala. Había una chica vestida de seda verde pálido en el centro del jardín, estaba en medio de un trozo de bambú verde jade. Alimentando algunas aves al mismo tiempo que la niebla de la mañana iluminaba su blanca piel como nieve, volviéndola de un grosor mas cremoso.

“Huang´er.” El Anciano Shun llamó.

La chica se volvió mostrando una impresionante belleza que era tan fascinante como la luna de plata, el blanco de la nieve, el más exquisito paisaje. Unos pocos rastros de sufrimiento leve se podían encontrar en su frente, añadiendo un toque de desolación a su belleza de otro modo apasionante.

Para encontrar tal belleza en la tierra, únicamente comparable a las hadas en los cielos.

“Sí, Anciano Shun?”

Anciano Shun sonrió, “Acabo de recibir una receta de la píldora pero no puedo descifrar su secretos. Huang´er, ¿podrías hechar un ojo sobre ella?”

La chica sonrió ligeramente. Esa sonrisa aliso su ceño y dispersó la penumbra, trayéndola a la vida.

Si aún Anciano Shun no es capaz de hacerlo, entonces Huang´er es poco probable pueda hacer algo mejor. Déjame ver.”

Cuando manejó la receta, Huang´er no hizo ningún comentario sobre el papel o la escritura hecha a mano, pero involuntariamente dio un jadeo bajo, “¿La píldora Karma Celestial? Esta es una antigua receta.”

Su expresión se hizo aún más sorprendida conforme más leía. Por último, leyó la receta de arriba abajo de nuevo: “Una vez vi esta receta de píldora en un precioso libro clásico, pero no estaba completa. Los ingredientes que se enumeran sin embargo, eran exactamente los mismos que los que se muestran aquí. No, la lista en el libro clásico no era tan completa como la de aquí.”

Era el turno del Anciano Shun de estar sorprendido, “Así que esto significa que la receta para la píldora Karma Celestial es real?”

“Real o no, esta Huang´er nunca ha visto la receta completa antes. Pero siguiendo esta línea de razonamiento, es muy probable que esta receta sea real. Anciano Shun, ¿De dónde viene esta receta?”

La cara del Anciano Shun cobró vida como una luz brillaba animada en sus ojos. Pero parecía pensar en algo triste, y la luz se desvaneció lentamente de nuevo.

“Ai, incluso si esta píldora Karma Celestial fuera real, solo es el estándar de oro para las heridas físicas. Es inútil contra su enfermedad, Huang´er.”

La emoción de Anciano Shun disminuyó bastante después de hablar.

Sin embargo, Huang´er fue quién sonrió y dijo: “Anciano Shun, los asuntos escritos en las estrellas no pueden ser forzados. Dejémoslo a la suerte.”

La receta de la píldora hizo su camino de regreso a manos del tercer maestro y los ancianos, junto con una sentencia imparcial del Anciano Shun, “Esa receta es probablemente real, y si se va a producir, a continuación, todas las píldoras curativas de tu Reino Oriental, e incluso las de los dieciséis reinos vecinos son basura comparándose con ella. La demanda los secará completamente cuando la píldora Karma Celestial tome lugar en el mercado como una tormenta. Usted decide qué hacer a continuación.”

Era evidente que aunque el Anciano Shun era sólo un experto residente, su condición era extremadamente alta e incluso el Salón de Curación inclinaría su cabeza hacia el.

El tercer hallmaster estaba atónito. No había previsto que, tras una valoración del Anciano Shun, la píldora aparentemente falsa podría llegar a ser muy probablemente real.

Eso era bueno y todo, pero las palabras del Anciano Shun eran demasiado aterradoras. Esta píldora Karma Celestiual haría que todos los demás productos sean sacados de los estantes? Esto era simplemente demasiado intimidante de contemplar.

Esto significaba dominar el mercado! Dominar el mercado significaba altos beneficios y extremadamente alto retorno de la inversión. Incluso un mero pensamiento era suficiente para hacer a alguien estremecerse completamente.

En completo contraste con el, Jiang Zheng fue capaz de poner su corazón a descansar cuando escuchó la valoración del Anciano Shun. Lo que es un salvavidas; lo que es un experto!! El era un familiar verdadero, alguien que reconoce el verdadero valor de las cosas.

Jiang Zheng había temido mortalmente que el Anciano Shun concluyera con “basura” como su juicio. Si ese fuera el caso, entonces, Jiang Zheng, habría sido expulsado del Salón en un éxodo polvoriento.

Pero ahora, armados con la evaluación y la observación del Anciano Shun, el tercer hallmaster, Jiang Zheng sabía que el joven duque había ganado esta apuesta. Él realmente tenía la ayuda de los dioses!

Tenía su manera de despejar toda duda y un as bajo la manga, por lo tanto, la actitud de Jiang Zheng se hizo aún más superior. Sonrió débilmente, “En vista de que el Salón de Curación no está dispuesto a expresar cualquier cosa, no voy a perder mas mi tiempo. Hasta luego.”

“¡Señor, por favor espere!” El tercer hallmaster se estresó de repente.

No podía permitirse el lujo de no hacerlo, si esta píldora Karma Celestial terminase en las manos de la competencia, entonces eso sería un desarrollo muy malo. En el futuro, no sólo el mercado del Reino Oriental sería dominado por esta píldora, sería lo mismo con los mercados de los 16 países vecinos.

Era un pensamiento verdaderamente terrible.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Un comentario en “Sovereign of the Three Realms – Capítulo 8”

Deja un comentario