Sovereign of the Three Realms

Sovereign of the Three Realms – Capítulo 1

Serie: Sovereign of the Three Realms.
Libro 1: Jiang Chen Despierta: Ascenso Fantasmal.
Capítulo 1: Hijo del Emperador Celestial – Reencarnación y renacimiento.
Autor: Li Tian (犁天).
Traducción al español: TeamChman (TeamChman Translations).


Capítulo 1: Hijo del Emperador Celestial – Reencarnación y Renacimiento

Jiang Chen sentía como si su cerebro sufriese de interferencias; como si estuviera en un sueño, pero esto se sentía mucho más real que eso. Cada pulgada de su piel, todos los huesos del cuerpo, lanzó un grito de agonía.

“¿Estoy muerto? Estoy sufriendo por los fuegos del purgatorio que se encuentran en el infierno?”

La primera impresión de Jiang Chen también fue que estaba muerto, pero el toque tenue de aliento en su cuerpo parecía recordarle lo contrario – que todavía estaba vivo.

Después de quien sabía cuánto tiempo, Jiang Chen repente obligó a sus ojos a abrirse, pero se encontró en un ataúd.

En un ataúd? Entonces, ¿estoy realmente muerto? Jiang Chen se deprimió.

“¿Que gracioso. Yo, Jiang Chen, hijo del Emperador Celestial, nací con una constitución Yin y por lo tanto no podía practicar el dao marcial. Incluso cuando Padre refinó la píldora Sol y la Luna para que yo pudiera disfrutar de la vida mientras exista el cielo, todavía me he convertido en la carga de Padre y sucumbí a la muerte cuando el cataclismo descendió de los cielos…”

“¿Eh? ¿Qué está pasando con mis meridianos? No es acaso él Qi Verdadero que fluye a través de ellos?! Es bastante débil… espera! Este… este no es mi cuerpo! Este definitivamente no es mi cuerpo! Nací con una constitución Yin, así que ¿cómo podría tener Qi Verdadero presente en mi cuerpo?”

“Y, si estaba realmente muerto, ¿cómo podría existir Qi fluyendo a través de mi cuerpo?”

Fue como si una sacudida eléctrica viajase a través del cerebro de Jiang Chen mientras yacía en el ataúd. Al mismo tiempo, se dio cuenta de que el cuerpo en el ataúd no le pertenecía a él.

“Esto… ¿qué es esto? ¿De quien es este cuerpo?” Este descubrimiento inesperado trajo sorpresa y alegría para él.

Descubrió rápidamente algunos fragmentos de la memoria en el cuerpo.

“¿El dueño de este cuerpo también se llamaba Jiang Chen? ¿El hijo del duque de la provincia de Jiang Han en el Reino Oriental? El nombre es correcto, ¡pero este obviamente no soy yo! Soy el hijo del todopoderoso Emperador Celestial, ¿cómo me he convertido en el vástago de un reino tan mundano?” La mente de Jiang Chen estaba llena de preguntas.

“¿Realmente he muerto en el cataclismo? ¿Esta es la reencarnación a la que se hace referencia en las leyendas? Los cielos se hicieron añicos y la rueda de la vida aplastados… ¡Debería haber sido aniquilado en el cataclismo, sin esperanza de viajar a lo largo de la rueda de la vida! Así que esto significa… ¿realmente he reencarnado?” Jiang Chen confirmó finalmente esta nueva realidad después de leer los fragmentos de la conciencia del pasado del otro Jiang Chen.

“Y pensar que yo era el hijo exaltado del Emperador Celestial en mi vida pasada, sin embargo, no se me permitió cultivar debido a mi constitución Yin. Pero ahora que he reencarnado en el hijo del duque de tal reino monótono, he ganado el potencial para entrenar… ¡Oh, la ironía!”

“Los cielos se hicieron añicos y el orden se ha destruido… Yo, Jiang Chen, he vivido un millón de años en vano en mi vida pasada. A pesar de que he muerto con el sol y la luna, no pude ofrecer ayuda alguna cuando llegó el cataclismo. Una constitución Yin no puede entrenar, y por lo tanto está condenada a estar siempre a merced de los demás. Mi destino era como el de una partícula flotante de polvo; se disipó fácilmente en cuanto el viento sopló.”

Jiang Chen se volvió sombrío, perdido en sus pensamientos mientras recordaba el tratamiento que había sufrido en su vida pasada, y de su padre que había desarrollado la píldora Sol y Luna a un gran costo, para que el cuerpo mortal de su hijo pueda disfrutar de la vida tan larga como la del Sol y la Luna.

El sabía que esta esta separación de vida y la muerte fue, ¡posiblemente, una despedida eterna!

A pesar de que él había vivido un millón de años, a pesar de que poseía una gran inteligencia, cuando pensaba en su padre el Emperador Celestial teniendo minuciosamente cuidado de él, lágrimas calientes todavía rodaron fuera de sus ojos.

El sabía, los cielos se hicieron añicos. Incluso si uno fuera tan poderoso como el Emperador Celestial, era casi imposible sobrevivir al cataclismo.

Jiang Chen se molestó hasta que sus pensamientos llegaban a su fin.

Sin embargo, sintió una descarga de truenos en su alma cuando la dirigió a los meridianos de su cuerpo. Era como un hombre muriendo de sed encontrando un oasis dulce!

El Qi Verdadero que se movía lentamente era tan débil, débil hasta el punto de casi moverse hacia fuera. Pero fue este frágil indicio de Qi Verdadero avivó las llamas de su vida y barrió los pensamientos depresivos.

“¿Práctica? Jeje, ¡entrenar! Este fue en algún momento un pensamiento ridículo para alguien con una constitución Yin como la mía. No podía entrenar en mi vida pasada, pero no pensé que tendría tal suerte. Ahora que he ganado el potencial para entrenar debido a la reencarnación, ¿esta no es una abertura que la puerta del destino ha abierto para mí?”

“Yo era el hijo exaltado del Emperador Celestial, y estuve a cargo de la Biblioteca Tianlang durante millones de años. He leído detenidamente innumerables libros y pergaminos. Yo estaba familiarizado con todas las disciplinas y métodos de entrenamiento. No tenía precedentes y era reconocido por los logros en mi dao de la alquimia, pero mi conocimiento siempre estaba detenido y era simplemente teórico; en un nivel abstracto. Ahora que he ganado la capacidad de entrenar gracias a la reencarnación, ¿qué razón tengo para temer? ¿Por qué razón iba yo, Jiang Chen, bajar la cabeza en la derrota?” Jiang Chen sintió quitarse un peso de sus hombros mientras exploraba esta línea de razonamiento.

Esas emociones negativas desaparecieron lentamente. En su opinión, ¡esta reencarnación fue un punto de inflexión que cambiaría su vida interminablemente!

En efecto, desde la perspectiva de la vida pasada de Jiang Chen, la identidad del hijo de un noble ordinario era completamente intrascendente.

Pero incluso la persona más humilde poseía una cualidad que no tenía en su vida pasada, y que era ¡la calificación para entrenar!

La calificación para entrenar era como la línea de salida de una carrera.

A pesar de que era una persona eminente en su vida pasada, noble como los dragones y el ave fénix, que sólo podía ver al mismo nivel que él.

Ahora, a pesar del carácter común en su vida actual, a pesar de ser una hormiga, ahora tenía la calificación de dar un paso hasta la línea de salida y tomar su lugar.

El camino de la formación era incesante y sin límites. Mientras uno tenía buena suerte, se podría transformar y ser todo poderoso. ¡Incluso alas podrían ser colocadas en las hormigas para que se elevasen a los cielos!

Y ahora, ¡una oportunidad había llegado!

Hijo del Emperador Celestial, Guardián de la Biblioteca Tianlang. Había dedicado sus millones de años de vida casi por completo a estudiar. Sería exagerado decir que era una enciclopedia andante y poseía el conocimiento del mundo.

Su barriga llena de teorías que van desde los cielos divinos a la suciedad general, no hubo tema con el que Jiang Chen no estaba familiarizado.

Aunque Jiang Chen no pudo entrenar en los muchos años aburridos de su vida pasada, le gustaba tomar en discípulos y llevar a cabo experimentos con ellos, para poner a prueba una teoría u otra.

Había perdido la cuenta de cuántos prodigios había creado en su vida.

¿Cuál fue la oportunidad?

Se había reencarnado con los recuerdos del hijo del Emperador Celestial, y había ganado el cuerpo del desafortunado heredero de un ducado, Jiang Chen.

¡Esos experimentos que había llevado a cabo en sus discípulos podrían finalmente ser ahora hechos con sus propias manos!

¡Esta era la oportunidad!

Jiang Chen apenas podía contenerse.

En ese momento, se escuchó el sonido de un golpe, como si algo se había resbalado y agrietado.

¡Crash!

“¡Jiang Ying, encuéntralo! ¡Encuéntralo a toda costa!” Jiang Feng, el duque de Jiang Han, rompió un jarrón con furia, casi deseando quemar el reino en su rabia.

“Su señoría, ya tenemos una pista.” Jiang Ying habló con respeto, iba vestido de pies a cabeza de negro. “A pesar de que el joven maestro no fue diligente en la formación, todavía era un luchador del nivel Qi Verdadero. Su control sobre su cuerpo sería absoluto. En tal ocasión importante, no habría perdido el control y soltase un gas.”

“Entonces, ¿alguien está detrás de todo esto? ¿Alguien quería avergonzar intencionadamente a Chen’er durante los Ritos del Culto Divino, para que enfureciese al rey y sea ejecutado?” El tono de Jiang Feng había descendido hasta un punto peligroso.

“El joven maestro tomó el desayuno con amigos en la Grulla de Otoño esta mañana. No descubrí nada cuando investigué el lugar, pero encontré rastros de “Polvo Tres Risas” en el cuerpo del joven maestro.”

¿Polvo Tres Risas?

La cara de Jiang Feng se oscureció, ¿cómo podría no saber acerca del “Polvo Tres Risas”? Este artículo aclara pasajes internos de una persona. Si bien no tiene efectos secundarios, causaría que el Qi de una persona se hundirse a través de su cuerpo, y se emitiese desde todas las partes del cuerpo.

La condenable expulsión de gas de su hijo que enfureció al rey durante los Ritos del Culto Divino no era de la nada, que era sin duda debido a este “Polvo Tres Risas”.

“¡Parece que en lugar de ser una coincidencia, esto era una trama maliciosa, premeditada!” Jiang Feng llegó fácilmente a esta conclusión después de conectar los puntos.

“Su señoría, he aquí una lista de las personas que desayunaron con el joven maestro. Sin embargo, todos ellos son hijos de otros duques, por lo que será difícil de averiguar quién es el responsable.” Jiang Ying era la mano derecha de Jiang Feng, y su vasallo más valorado y leal.

“¡Ve, ve a investigar a fondo este asunto! ¡Incluso si pierdo mi ducado, incluso si estoy desgarrado, no voy a quedarme sentado cuando mi hijo ha muerto!”

Jiang Feng no podía creer el tipo de obediencia absoluta a uno cuando se es un señor feudal.

Varias generaciones de la familia Jiang fueron leales, pero no estúpidamente leales.

La Familia Jiang había trabajado sin descanso para la familia real del Reino Oriental durante generaciones, defendiendo el territorio, luchando en guerras y sosteniendo firmemente sus cuarteles. Habían ganado su único ducado a cambio de un gran costo, pero ahora, ¿su único hijo fue azotado sin siquiera consideración hasta la muerte?

Un vasallo no necesitaba ser leal si su Señor no fuese amable. Si fuese obligado entonces se rebelaría.

Se sintió como si un volcán a punto de hacer erupción estuviera en el pecho de Jiang Feng cada vez que recordaba en el Rey de Oriente Lu con su fría expresión al ordenar a sus hombres asesinar; la mirada de sus enemigos en ese momento, o el hijo que había sido golpeado hasta no poder ser reconocido, mientras yacía en su ataúd.

Se moría de ganas de regresar inmediatamente a su territorio e irrumpir hacia la capital con cientos de miles bajo su mando. Para hacer fluir ríos de sangre en las calles.

Al oír estas palabras, combinadas con los vagos recuerdos que quedaban en el cuerpo, Jiang Chen comprendió inmediatamente lo que había sucedido.

Resultó que el desafortunado dueño de este cuerpo, tuvo la desafortunada coincidencia de expulsar gases durante los ritos de cultivo divino.

Esos ritos eran realizados en el más sagrado templo en el país, incluyendo la presencia del rey y todos los 108 nobles del reino oriental en orden para orar por la amada hija del Rey de Oriente Lu.

El rey y sus nobles habían comenzado muchos preparativos antes de la celebración, por ejemplo, no consumir carne, no bañarse y no cambiarse la ropa, así también como quemar incienso de lavanda.

Todo estaba desarrollándose sin problemas al principio.

Pero justamente cuando el rey y sus nobles estaban presentando sus respetos en los escalones del templo orando, Jiang Chen dejó escapar una flatulencia ensordecedora.

Uno debía saber que el momento de mostrar sus respetos en la oración era la parte más importante del rito. Se debía mantener silencio absoluto en esta parte. Esta era la forma de como uno podía comunicarse con los dioses y demostrar su devoción.

Sin embargo, la flatulencia de Jiang Chen rompió rudamente el silencio e hizo añicos la dignidad de la reunión.

Todos sabían que las flatulencias estaban compuestas por gases insalubres y eran extremadamente sonoros. Si esto sucediese en una situación común, sería simplemente pasado por alto mientras los demás contenían su respiración.

Sin embargo, el gas de Jiang Chen fue largo y apestoso. Era un insulto a los dioses. El sumo sacerdote a cargo de los trabajos del rito se horrorizó y comenzó a maldecir en voz alta, como si el gas hubiese destruido el pilar del mundo y hubiese causada que los cielos caigan.

Esto despertó la gran ira del Rey de Oriente Lu, el adoraba a su amada hija, por ello llamó a sus guardias y les indicó arrastrar a Jiang Chen lejos y que lo golpearan hasta la muerte.

Incluso entonces, su ira no se aplacó y dio la orden de colocar el cuerpo de Jiang Chen en el muro de la ciudad para que los buitres y los carroñeros se alimentaran de él.

Jiang Chen ni siquiera hubiese tenido un cuerpo restante si los nobles del reino no hubiesen llevado la contraria al rey, señalando que presentar abiertamente un cadáver era vulgar y poco civilizado, y afectaría negativamente la suerte del reino.

ÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario