Overlord – Volumen 6: Capítulo 7 (Parte 3)

Serie: Overlord.
Volumen 6: Los Hombres en el Reino (Parte 2).
Capítulo 7: Preparativos para el ataque (Parte 3).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 7: Preparativos para el ataque

Parte 3

Mes de Fuego Bajo (Mes 9), Día 4, 21:00

Climb sostenía una masa negra en la mano. Ésta se movía muy ligeramente. La masa negra era sólida, pero asumía la forma de un objeto extremadamente suave bajo los efectos de la gravedad. Climb estrelló la extraña perla contra su armadura. La perla estalló con un sonido acuoso contra la armadura blanca de Climb y toda ésta se cubrió de manchas negras.

Alguien podría sospechar que había tinta negra dentro de la perla. Pero el efecto de ésta no terminó allí. Las manchas negras comenzaron a moverse y entonces se esparcieron por toda la armadura, cubriendo su superficie con una substancia negra. En pocos segundos, la brillante armadura blanca de Climb se había vuelto negra.

La perla que Climb usó era un ítem mágico llamado ‘Tinte Mágico’. Los ítem mágicos de clase alta casi siempre conferirían una resistencia adicional al fuego o al frío, pero lo que Climb usó sólo cambiaba los colores. La razón de su uso era obviamente el llamativo color blanco de su armadura.

Lakyus llamó a los líderes de cada grupo y Climb fue para allá. La que se encontraba al medio era una guerrera con todo tipo de equipos. Lo primero a la vista era la famosa espada mágica, Kilineiram. La espada era aproximadamente del tamaño de una espada bastarda. Se encontraba en su funda así que no pudo ver la famosa hoja que supuestamente les recordaba a todos a la completa oscuridad de la noche. Incluso sólo el mango era hermoso. Dentro del zafiro negro incrustado en empuñadura, brillaba una ardiente llama. La armadura que ella usaba brillaba de una forma que parecía insinuar que no había sido hecha con materiales menores al platino y al oro. Era una armadura con unicornios gravados por todos lados y se decía que sólo las vírgenes podían usarla y que nunca perdería su lustre. Se llamaba —- ‘Nieve Virgen’.

Comparado a su ornada armadura, su manto parecía estar hecho de simples materiales grises. Este ítem se llamaba el ‘Manto de Velocidad de Rata’ e incrementaba la velocidad de movimiento, agilidad y evasión. Era un ítem mágico inimaginablemente poderoso, teniendo en cuenta su apariencia. Ella parecía no haber activado aun su famoso ítem, ‘Espadas Flotantes’. La razón por la que Lakyus seguía usando su llamativo equipo era porque podía ocultarlo en cualquier momento usando su propia magia.

Los que estaban a su lado eran todos rostros que él conocía. Los miembros de Rosa Azul, y Gazef Stronoff. De pie, lado a lado con ellos, lo único en lo que Climb podía pensar, era en que no encajaba allí.

Lakyus explicó el plan para atacar los ochos edificios de los Ocho Dedos. Sin embargo, ya que sólo había siete grupos, el plan había sido modificado para que tan pronto como un grupo terminara de someter uno de los lugares, el líder de aquel grupo y los guardias personales del Marqués Raeven —todos antiguos aventureros de rango superior a mithril— se apresuraran hacia el último objetivo y el resto barrerían con sus lugares asignados originalmente. El objetivo era neutralizar y capturar a todos si fuera posible, pero también tenían autorización para matarlos si se resistían. Lakyus continuó y les advirtió a todos:

“Sus oponentes son las fuerzas controlando el bajo mundo. Podría haber trampas o enemigos inesperadamente fuertes. Nunca bajen la guardia.”

El cuerpo de Climb tembló. No debido al miedo, sino porque el papel crucial le había sido asignado. Comparado a los otros líderes de grupo, las habilidades y talentos de Climb dejaban mucho que desear. La única razón por la que había sido asignado como uno de los líderes se debía a que no era un soldado ordinario, y a que su ayudante personal lo apoyaría. Incluso el único equipo de antiguos aventureros de rango orichalcum había sido puesto bajo su mando. Bajo estas circunstancias le fue imposible negarse.

Además, en el momento en que se dio cuenta de por qué había sido escogido como líder del grupo, no pudo simplemente quedarse de brazos cruzados. Rosa Azul, el Marqués Raeven, Gazef Stronoff, y en caso de que algo saliera mal, el Príncipe Zanac también. No había nadie que representara a Renner. Por lo tanto, al hacer de Climb uno de líderes de grupo, ella quería mostrar que tenía un papel importante en el plan también.

(Esto parece ser el trabajo del Príncipe Zanac y del Marqués Raeven, ¿pero por qué lo harían?)

La razón era un misterio para Climb. Sin embargo, la misión de difundir el conocimiento de que la Princesa Renner estaba trabajando duro por las personas del Reino le dio fuerzas.

La pequeña charla motivadora terminó y todos se dispersaron. Cuando volvió con su grupo, el hombre parado al frente de éste le habló con un tono de voz relajado.

“¿Estás listo?”

Este hombre era Brain Unglaus, líder adjunto del grupo de Climb y su ayudante personal. Había sido traído por Gazef.

“Todos los miembros están listos. Nos moveremos de inmediato cuando lo indique el comandante. Tomaremos esta ruta. Nuestro amigo de allá nos ayudó a escogerla.”

Había una línea roja recorriendo las calles del mapa de la capital que Brain le entregó. Luego de darle un vistazo al mapa, Climb miró al hombre al que Brain apuntaba. Era uno de los hombres del antiguo equipo de aventureros de rango orichalcum. Como si hubiera reconocido la mirada de Climb, el hombre agitó la mano como saludo.

Climb inclinó ligeramente la cabeza hacia el hombre que era mucho mayor que él. Normalmente hubiera sido mal visto si el líder del grupo agachaba la cabeza hacia otro miembro del grupo, pero ya que Climb, que no tenía fuerza real de la que hablar, era el líder, necesitaría ayudar a los demás en lugar de posicionarse personalmente al frente del asalto. Mientras compartían una conversación, una persona enorme se acercó a Climb y le habló.

“Hola, chico virgen.”

Había esperado que ella no lo llamara así. Mientras Climb pensaba eso desesperadamente en su cabeza, sintió como cambiaban las miradas de todos hacia él. Estaba contento porque ninguna era de desdén. Algunas de ellas eran como las de adultos viendo a un niño, y otras eran de intensa camaradería.

“¿Qué sucede, Gagaran-sama?”

A comparación de la taberna, ella estaba cubierta con ítems mágicos de primera clase. Su armadura completa de color rojo tenía púas y decoraciones parecidas a ojos alrededor del área del pecho. Era su famosa armadura, ‘Mirada de Perdición’. Sus guanteletes eran un poco diferentes y tenían decoraciones de serpientes enroscadas alrededor de ellos. Era una antigua reliquia que aceleraba la regeneración, los ‘Guanteletes de Keykeyrion’. Alrededor de su cintura se encontraba un pico de guerra llamado ‘León Caído’ y una lujosa capa roja digna de la realeza llamada ‘Guardián Carmesí’. Dentro de su armadura, donde la gente no podía ver, llevaba el ‘Chaleco de Resistencia’, el ‘Amuleto de Diente de Dragón’, el ‘Cinturón de Poder Mayor’. Además llevaba las ‘Botas Aladas’, el ‘Aro Tornado’, e incluso sus anillos habían sido imbuidos con magia.

Éste era el equipo de uno de los más grandes guerreros del Reino, Gagaran. Cada uno de ellos era lo suficientemente caro como para hacer que a uno le saltaran los ojos. La única razón por la que podía permitirse tal equipo se debía a que era una aventurera de rango adamantita. Evileye, Tina y Tia también usaban equipos que a simple vista podían ser reconocidos como de la mejor clase.

“No mucho, sólo quise sentir una vez más el trasero de un chico virgen.”

Lo que probablemente trataba de decir es que estaba preocupada por él, pero Climb realmente deseaba que ella dejara de llamarlo así. Si quería podía librarse de un sobrenombre así en uno de ‘esos’ establecimientos, pero no quería hacerlo. Muy en su interior, Climb derramó una lágrima, pero la mirada como de de halcón de Gagaran se movió hacia Brain.

“Brain Unglaus. Él hombre que luchó de igual a igual con el Capitán Guerrero… Esas historias no eran mentira ni exageración.”

“Gagaran de Rosa Azul. Tú ciertamente eres… fuerte. Verdaderamente digno de un guerrero de un equipo de rango adamantita. Así que, ¿pasé?”

Climb miró hacia Brain como preguntándole qué quería decir con ‘pasé’. Brain se encogió de hombros y le dijo a Climb lo que Gagaran en verdad quería decir.

“Vino a ver si soy alguien lo suficientemente confiable como para dejarte bajo mi cuidado.”

“¿Es verdad eso?”

“De qué estás hablando… ¿Por qué me tendría que importarme lo que te pase? Es sólo que sería una pena si el chico virgen muriera, así que vine a ver si querías hacerte cargo. De todas formas, puedo ver que no fue una coincidencia que atraparas al ‘Diablo de las Ilusiones’. Tienes un fuerte espíritu de lucha. Puedo sentirlo incluso sin entrenar contigo. Si fuiste tú, debió haber sido fácil.”

“Vaya, gracias. Puedo ver que los rumores sobre ti también son ciertos. Pero será mejor que estés en guardia. En este mundo, hay monstruos lo suficientemente fuertes como para matarnos instantáneamente.”

“Ja, eres de los del tipo cuidadoso. Los hombres como tú tampoco están mal. Aunque no eres el chico virgen, ¿pero qué te parece?*”
(*Yo personalmente agregaría un ‘¿Quieres hacerlo?’ al final de esa pregunta, pero no está así en la versión en ingles y no logro descifrar qué dice exactamente en japonés.)

“No gracias. Creo que eso explotaría por la presión.”

Climb no necesitaba preguntar qué era lo que explotaría.

“Es una pena. Bueno entonces, ten cuidado Climb.”

Gagaran se despidió agitando la mano y se marchó. Al ver que se alejaba, Brain murmuró:

“Es una mujer amable. No lo hubiera adivinado, teniendo en cuenta su apariencia.”

“Gagaran-san… No, todos los miembros de Rosa Azul son así. Evileye-sama podría parecer mala, pero es una persona amable.”

“Una lanzadora de magia usando una máscara… Hablando de ello, ese hombre, Ainz Ooal Gown, que Gazef mencionó también usaba una máscara. ¿Es esa la última moda entre los lanzadores de magia? …¿Hmm? Parece ser que estamos comenzando a movernos.”

“Eso parece. Si queremos coordinar el tiempo con los grupos que están viajando más lejos, es casi la hora.”

Los dos hombres pudieron ver que un grupo ya se encontraba bastante alejado. Climb miró alrededor suyo para ver si podía encontrar a cierta mujer, pero por supuesto no pudo encontrarla. Ella debería estar con el Príncipe Zanac en este momento. Él sabía cuánto trabajo tenía que hacer Renner, y sin embargo se preguntó si esa leve sensación de tristeza se debía a su egoísmo.

“Entonces, ¿deberíamos partir, Climb?”

“…¡Sí! De inmediato.”

Climb le ordenó a su grupo que comenzaran a moverse. El líder del grupo Climb, el líder adjunto Brain Unglaus, cuatro antiguos aventureros de rango orichalcum, veinte soldados de las tropas personales del Marqués Raeven, y también varios clérigos de clase alta que el Marqués Raeven conocía y gente que el Gremio de Magos envió en secreto. Un total de 32. En la oscuridad de la noche, partieron en silencio.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario