Overlord – Volumen 4: Capítulo 3 (Parte 6)

Serie: Overlord.
Volumen 4: Los Héroes Hombres Lagarto.
Capítulo 3: Ejército de la muerte (Parte 6).
Autor: Kugane Maruyama (丸山くがね).
Ilustrador: So-bin.
Traducción al español: Erb.


Capítulo 3: Ejército de la muerte

Parte 6

Zaryusu sintió que su cuerpo era extraído de la oscuridad, era una sensación realmente agradable.

Abriendo los ojos, fue recibido por un mundo borroso, similar al que uno vería al despertarse.

(¿Dónde estoy? ¿Por qué estoy durmiendo aquí?)

Tenía muchas preguntas, y al mismo tiempo se percató del peso que le oprimía.

…Blanco.

Zaryusu observó ese color blanco, ésa fue la primera palabra que se le ocurrió a su mente adormecida. Mientras se despertaba cada vez más, entendió de qué se trataba.

Era Crusch. Ella estaba durmiendo sobre él.

“Ah…”

Sigo con vida.

Zaryusu se sintió aliviado y casi dijo eso en voz alta, pero se contuvo. No podía soportar despertar a Crusch que todavía seguía durmiendo. Al mismo tiempo suprimía sus deseos de tocarla. Incluso aunque sus escamas eran hermosas, él no podía acariciar las escamas de la mujer lagarto de manera tan irreflexiva.

Zaryusu apartó el pensamiento de Crusch de su mente y pensó sobre otras cosas.

Había muchas cosas que él necesitaba tener en cuenta.

Primero que nada, ¿por qué estaba aquí?

Buscando en sus memorias, intentó recordar lo que había sucedido. Luego de ver la destrucción de Iguva, su conciencia se había desvanecido. Él no había sido capturado y seguía recostado aquí, lo que probablemente significaba que las tribus habían ganado la guerra.

Para evitar despertar a Crusch, Zaryusu suspiró suavemente y sintió que la pesada carga que llevaba en hombros desde hace unos días finalmente disminuía. Pero pensándolo con calma, aún tenía algunas preocupaciones. Ellos aún no sabían sobre el enemigo o cuál era su propósito, y había una alta probabilidad de que los atacaran de nuevo… No, ellos definitivamente lo harían.

Sin embargó, le permitió un descanso a su mente. Zaryusu sintió el calor del cuerpo de Crusch y suspiró de nuevo.

Luego de esto, Zaryusu movió ligeramente su cuerpo. Su cuerpo entero se movió sin problemas. Él había pensado que tal vez habría resultado mutilado, pero afortunadamente se encontraba bien.

Zaryusu recordó a sus hermanos en armas. Aparte de Crusch, no había nadie más en ese lugar. ¿Qué le había ocurrido a Zenberu? Estaba preocupado, pero estaba bastante seguro que un poderoso hombre lagarto como Zenberu estaría bien.

Crusch parecía estar despertando debido a los movimientos de Zaryusu y se movió, como si un alma hubiese sido inyectada en su flexible cuerpo. Ella despertaría pronto.

“Hmm…”

Crusch hizo un lindo sonido y movió sus ojos deslumbrados para mirar alrededor. Poco después, se dio cuenta que Zaryusu estaba debajo de ella y sonrió contenta.

“Muu—”

Crusch, aún medio dormida, abrazó Zaryusu y se frotó contra él. Justo como lo haría un animal que quería dejar su aroma detrás.

Zaryusu se puso rígido, permitiendo que Crusch se frote como quisiera. Un pensamiento perverso de ‘Yo no hice nada’ surgió de una esquina de su mente.

Las escamas blancas eran tanto suaves como agradables, emitiendo una fragancia atrayente con olor a hierbas.

(Debería abrazarla también ¿cierto?)

En el momento en el que él ya no podía contenerse más, los ojos de Crusch enfocaron y miraron a Zaryusu justo a los ojos.

Y se congeló instantáneamente.

Frente a Crusch, que no se había movido mientras lo abrasaba, Zaryusu se preguntó qué debería decir. Al final, escogió algo que pensó no sería un problema.

“¿Puedo abrasarte también?”

La única razón por la que le parecía bien, era porque su pasión se le había subido a la cabeza.

Crusch dio un grito intimidatorio y su cola se agitó por los alrededores. Luego rodó y se alejó de Zaryusu hasta que golpeó la pared.

Zaryusu podía oír a Crusch, que mirando al suelo decía “Estúpida, estúpida, soy una estúpida.”

“…Bueno, estoy feliz de que estés a salvo, Crusch.”

Estas palabras permitieron que Crusch recobrara la compostura —pero su cola seguía agitándose—

“Tú también, es genial que estés bien.”

Viendo el amable rostro de Crusch, Zaryusu tuvo pensamientos lujuriosos, pero los suprimió e hizo una pregunta seria.

“¿Sabes lo que sucedió luego de que me desmayara?”

“Sí, más o menos. Luego de que derrotaste a Iguva, el enemigo se retiró. Tu hermano también derroto a los monstruos y nos salvó a los tres… Eso sucedió ayer.”

“Zenberu no está aquí…”

“Él está bien. Tuvo una velocidad de recuperación más rápida que la tuya y recobró la conciencia luego de recibir hechizos curativos. Ahora él debería estar ocupándose de las consecuencias de la batalla. Parece que yo me desmayé por el cansancio luego de oír todo eso…”

Crusch se puso de pie y se sentó al lado de Zaryusu. Zaryusu quería ponerse de pie también, pero Crusch lo detuvo.

“No te exijas demasiado, entre todos nosotros, tu tuviste las heridas más graves”

Ella probablemente estaba recordando la escena de esa vez mientras que su voz se hacía más baja,

“Es realmente grandioso que estés bien, en verdad grandioso…”

Zaryusu acarició a Crusch que estaba mirando hacia abajo y la consoló.

“No moriré antes de oír tu respuesta. También estoy preocupado por ti.”

Respuesta. Esta palabra detuvo sus movimientos.

No dijeron nada mientras el cuarto se sumía en la oscuridad, y les pareció que casi podían oír los latidos de sus corazones.

Crusch movió su cola lentamente, enredando la cola de Zaryusu. Las colas negra y blanca enredándose juntas tenían la misma apariencia de dos serpientes apareándose.

Zaryusu miró a Crusch en silencio, y Crusch lo miraba a él también. Podían ver sus reflejos en los ojos del otro.

Zaryusu dijo algo suavemente. No, no eran palabras, sino una llamada. Era el sonido que había producido cuando había conocido por primera vez a Crusch.

Una llamada de apareamiento.

Zaryusu no hizo nada luego de la llamada. No, él no podía hacer nada excepto dejar que su corazón lata intensamente.

Momentos después, Crusch hizo el mismo sonido, una llamada. La misma llamada emocional mientras agitaba la cola, el sonido para aceptar la llamada de apareamiento.

Una expresión indescriptiblemente seductora apareció en el rostro de Crusch, y Zaryusu ya no pudo apartar los ojos de ella. Crusch presionó su cuerpo sobre el de Zaryusu, en una postura similar a la que tenían mientras estaban durmiendo.

Casi no había distancia entre sus caras, su cálida respiración mezclándose, sus latidos sincronizando a través de sus pechos que se tocaban, y los dos volviéndose uno…

“¡Oh! ¿Ocupados?”

La puerta fue abierta con fuerza y Zenberu ingresó con prisa.

Crusch y Zaryusu se congelaron como esculturas de hielo.

Zenberu miró a ambos confundido… Crusch, estaba montada sobre Zaryusu. Zenberu inclinó su cabeza a un lado y preguntó.

“¿Qué, aún no han comenzado?”

Ellos entendieron lo que Zenberu estaba diciendo y silenciosamente se apartaron el uno del otro y se pusieron de pie, acercándose a Zenberu sin decir ni una palabra.

Zenberu miró confundió a ambos y se inclinó hacia adelante.

“— ¡Gahhhh!”

Recibió dos golpes de puño en el estómago. Luego de exhalar, el cuerpo gigante de Zenberu se colapsó sobre el suelo.

Wooo… Qué golpes tan poderosos… especialmente el de Crusch… Gahh… realmente duele.”

Dejando a Zaryusu de lado, el golpe de la mujer lagarto podía triunfar incluso contra Zenberu. Por supuesto que no era suficiente para calmar su ira, pero sin importar lo mucho que golpearan a Zenberu, ya no podrían recuperar esa atmósfera.

Ambos sostuvieron la mano del otro… era un extraño substituto en lugar de golpear a Zenberu. Zaryusu le preguntó una cosa a Zenberu para calmar sus preocupaciones.

“Olvídate de eso por ahora, tengo preguntas para ti. Oí algo de ello de Crusch, pero podrías decirme ¿cuál es la situación actual?”

A Zenberu no le importaba que los dos estuvieran tomados de la mano y respondió:

“¿No lo sabes? Todas las tribus están teniendo una fiesta para celebrar la victoria.”

“¿Mi hermano mayor es el anfitrión de la fiesta?”

“Así es. De todas formas, los cazadores inspeccionaron la región y no encontraron ningún signo del enemigo ni hubo rastros de refuerzos o emboscadas. Sería difícil ocultar un ejército tan grande. Aún estamos en alerta, pero tu hermano ya ha declarado la victoria. Estoy aquí por órdenes de tu hermano.

¿Por órdenes de mi hermano?

“Sí, tu hermano dijo… ‘Shajaja, sólo deja que esos dos duerman juntos. Tal vez incluso ya estén haciéndolo, shajaja. Es un poco vergonzoso interrumpir, pero tengo curiosidad, shajaja’.”

“¡No digas idioteces! ¿Y qué hay con ese shajaja?”

“Oh… No hubo ningún shajaja…”

“No hay forma de que mi hermano se riera de esa forma…”

“Sólo quería expresarlo más vívidamente…”

“Eres de lo peor.”

Un frio helado que podía igualar la 「Ráfaga Helada」 vino de la boca de Crusch junto a estas palabras. Esa aterradora voz incluso se puso la piel de gallina a Zaryusu. Zenberu que estaba siendo sermoneado, tembló y se puso rígido.

“Entonces, ¿por qué estas a aquí?”

“Ermmm, vine a interrum…”

“Si te atreves a decir que viniste a ser la tercera rueda*, te dejaré probar toda la magia que puedas imaginar.”
(*’tercera rueda’, todo aquel que está a menudo con una pareja en situaciones en las que ellos preferirían estar a solas)

Zaryusu y Zenberu estaban bastante seguros de que Crusch no estaba bromeando.

“Eh… estoy aquí para invitarlos a que se unan a la fiesta. Somos las figuras clave es esta victoria, ¿cierto? No podemos perdernos la fiesta. Y también necesitamos discutir el futuro de los hombres lagarto.”

“Ya veo…”

Luego de oír los rodeos que había dado Zenberu en su explicación, Zaryusu sonrió irónicamente luego de entender lo que había querido decir. Zenberu quería decir que: Tal vez habría otra batalla, y ahora era el momento de demostrar su fuerza.

“Lo tengo, ¿irás también, Crusch?”

La molesta Crusch hinchó las mejillas, viéndose justo como las ranas Delmas que vivían en los humedales. Pero Zaryusu pensó que estaba incluso más linda.

“¿Entonces, iremos?”

Zenberu preguntó esto casualmente a Zaryusu y Crusch que estaban viéndose a los ojos.

“Ah… Sí, tienes razón, vamos.”

Luego de que los dos estuvieron de acuerdo, los tres caminaron juntos. Luego de bajar las escaleras y pisar los humedales, Zaryusu de pronto desapareció de la vista de Crusch y Zenberu. Algo grande de pronto le había hecho caer.

Bang voom voom splash.

Aproximadamente había sonado de esa forma.

Zaryusu desapareció de sus vistas, y fue reemplazado por la figura de Rororo. Sus cuatro cabezas se retorcían energéticamente, empujando sus narices hacia Zaryusu que había caído a los humedales.

“¡Rororo! ¡Estás bien!”

Zaryusu, que estaba cubierto de lodo, se puso de pie y caminó hacia Rororo, acarició suavemente su cuerpo y lo observó. Parecía que había recibido tratamiento mágico, todas sus heridas de antes se habían curado, era como si nunca hubiera sido herido en primer lugar.

Rororo gimió mientras se enrollaba alrededor de Zaryusu con todas sus cabezas, casi cubriendo a Zaryusu completamente en un firme abrazo.

“Hey, hey, hey, detén eso, Rororo.”

Zaryusu rio mientras frenaba a Rororo con su voz. Rororo simplemente gimoteaba feliz, pero no lo dejaba ir.

Splash splash splash.

Zaryusu de pronto oyó este rítmico sonido del agua agitándose, y se sorprendió cuando descubrió de donde venía.

Había sido Crusch. Ella estaba mirando a Zaryusu y a Rororo con una sonrisa dulce, pero su cola estaba golpeando los humedales rítmicamente.

Zenberu, que estaba de pie al lado de Crusch, se apartó lentamente con una expresión rígida.

Rororo también dejó de moverse. Probablemente sintió que algo no estaba bien.

“¿Qué sucede?”

“No, no es nada…”

Zaryusu miró a Crusch que le había hecho la pregunta y estaba confundido. Sin importar que tanto la pensara, Crusch estaba sonriendo y estaba feliz de que Zaryusu se hubiera reunido con Rororo. Pero de algún modo, le daba una sensación de escalofrió.

“Qué extraño…”

Crusch sonrió nuevamente.

Rororo liberó a Zaryusu y éste recobró su libertad. Zenberu parecía temeroso de algo y probablemente sin poder seguir soportando esta extraña atmósfera, cambió el tema con prisa.

“Muy bien Rororo, tú y yo seguiremos adelante.”

Por supuesto, Rororo no podía entender el lenguaje del hombre lagarto, pero obedientemente le permitió montarlo y corrió con una velocidad sorprendente.

Luego de que esos dos se hubieran marchado, una atmósfera extraña cayó entre Zaryusu y Crusch.

Crusch abrazó su cabeza mientras la sacudía.

“Ah~ en verdad, ¿qué estoy haciendo? Parece que este corazón no es mío. Incluso aunque es irracional, no puedo evitarlo. Es como una maldición.”

Zaryusu entendió como se sentía. Porque él sintió lo mismo cuando conoció a Crusch por primera vez.

“Para ser honestos, Crusch… estoy muy feliz.”

“¿Qué?”

Splash, un ruidoso sonido de agua erupcionó. Luego, Zaryusu se movió al lado de Crusch.

“Escucha, ¿puedes oírlos?”

“¿Hmmm?”

“Las cosas que defendimos exitosamente también son las cosas que debemos proteger de ahora en adelante.”

Los sonidos de una risa ruidos fueron llevados hacia ellos con el viento, ellos debían estar teniendo un banquete justo en este momento. El banquete era para decirles adiós a los ancestros, celebrar su vitoria y llorar a sus muertos.

El vino era originalmente un lujo caro. Pero ellos habían logrado tener varios banquetes gracias a que la tribu de Zenberu había traído uno de los cuatro tesoros que proveía vino ilimitado. Y porque todas la tribus reunidas aquí, podrían disfrutar de esta increíble atmósfera

Zaryusu escuchó las jubilosas risas y con una sonrisa le dijo a Crusch:

“Esto tal vez no ha acabado aún, ese Ser Supremo tal vez aún nos ataque, pero incluso así… debemos relajarnos por hoy.”

Entonces Zaryusu puso sus manos en la cintura de Crusch.

Crusch le siguió la corriente y se pegó a él, recostando su cabeza en el hombro de Zaryusu.

“¿Vamos?”

“Sí…” Crusch respondió luego de dudarlo por un momento, y dijo: “…querido.”

Los dos hombres lagarto caminaron juntos, desapareciendo entre la ruidosa multitud…

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario