Emperor’s Domination

Emperor’s Domination – Capítulo 319

Serie: Emperor’s Domination.
Cuarta recopilación: Capítulos del 301 al 400.
Capítulo 319: El ataque conjunto de los enemigos.
Autor: Yanbi Xiaosheng (厌笔萧生).
Traducción al español: Lucy (SkyNovels).


Capítulo 319: El ataque conjunto de los enemigos

—Se atrevió a jugar con tanto entusiasmo, pero no puede soportar aceptar una pérdida, ¿eh? Li Qiye miró a los muchos expertos de la Escuela y País Santo. Todavía estaba tan calmado como siempre cuando dijo: —¿Por qué se molestan en intentar en primer lugar, entonces?

Las palabras de Li Qiye eran suaves, pero la Escuela y País Santo no eran felices. Los expertos que lo rodeaban tenían miedo de perseguir al ratón, no sea que rompieran el jarrón.

Para ellos, arreglar a un sucesor era más fácil decirlo que hacerlo. Estas dos grandes potencias derramaron una cantidad incontable de esfuerzo y mano de obra —junto con recursos— en Ba Xia y Hu Yue. Tenían una posición extraordinaria, así que hoy, las dos sectas estaban decididas a salvar a los dos.

—Compañero Daoísta, no es una sabia decisión convertirse en enemigos con mi País Santo en las Cien Ciudades del Este. En un momento de estancamiento, un Santo Antiguo experimentado descartó su condescendencia y trató de convencer a Li Qiye.

Estas palabras hicieron que Li Qiye estallara en risas como respondía respondía: —¿No es una decisión sabia? Aquellos que bloqueen mi dao serán asesinados sin misericordia; el País Santo no es una excepción. ¡Si su País Santo desea oponerse a mí, entonces yo con gusto pisotearé sus cadáveres!

—¡Cuanta arrogancia! ¿Cómo puedes, solo, hacer frente a mi País Santo?

De repente, otra voz con supremo esplendor apareció cuando un hombre de mediana edad caminó hacia delante.

La aparición de este hombre señaló la llegada de una ola poderosa cuando el poder del gran dao se elevó como si su cuerpo estuviera arraigado dentro del dao mismo. Estaba controlando el dao y tomando prestado el poder del cielo y la tierra. Los Santos Antiguos se estremecieron ante su presencia debido a su aura; fueron suprimidos por su majestuoso poder del gran dao.

Había anillos divinos alrededor de su cuerpo, dándole una apariencia sagrada y digna.

—¡Nueve anillos, un Pequeño Soberano pico! El Señor Real de Rugido del León respiró fríamente y gritó horrorizado al ver los nueve anillos divinos que protegían al hombre de mediana edad.

—¡El Rey Mortal del País Santo!

—Parece que los rumores eran ciertos, el Rey Mortal del País Santo había entrado en el Reino de Soberano Celestial hace mil años. Ahora, con los nueve anillos divinos que lo protegen, ¡significa que es un Pequeño Soberano!

Un Santo Antiguo se fijó emocionalmente en el hombre y murmuró: —En la Difícil Era Dao, el Rey Mortal del País Santo todavía se las arregló para convertirse en un Soberano Celestial —esto es realmente extraordinario. En el futuro, podría tener la oportunidad de superar este reino y eventualmente llegar a Paragon Virtuoso.

La aparición de un Soberano Celestial afectó a los Seres Iluminados y a los Santos Antiguos presentes. Sin ellos, los Santos Antiguos eran el máximo poder en esta era contemporánea.

Especialmente en la Difícil Era Dao; Antes, los expertos en este mundo querían evitar estos tortuosos tiempos al aislarse, por lo que el mundo raramente veía a los Soberanos Celestiales. En los últimos veinte años, la Voluntad del Cielo se estaba recuperando lentamente, señalando el final de la Difícil Era Dao. Una nueva generación ha comenzado, y los Soberanos Celestiales finalmente se mostraron.

Y el Rey Mortal del País Santo se convirtió en un Soberano Celestial hace más de mil años. Si no fuera por la Difícil Era Dao, entonces lo más probable es que se hubiera convertido en un Paragon Virtuoso.

—Convertirse en un Pequeño Soberano es ya un logro raro durante la Difícil Era Dao, es suficiente para sorprender a todo el mundo. Cualquiera que vea los nueve anillos divinos que protegen al Rey Mortal —el símbolo del nivel máximo— no podía dejar de suspirar en lamentación.

En una gran generación regular, un Pequeño Soberano no era algo increíble. Sin embargo, fue realmente impresionante durante la Difícil Era Dao.

El Reino de Soberano Celestial también tenía diferentes niveles, cada uno con una gran disparidad en el poder. El orden —de menor a mayor— es el siguiente: Pequeño Soberano, Gran Soberano, Soberano de la Joya, Soberano del Mundo y Soberano de la Era.

Los Soberanos de la Era eran aterradores más allá de la imaginación. La leyenda dice que un Soberano de la Era podría matar a todos los Soberanos Celestiales en una fracción de segundo.

—Pequeño Soberano. Li Qiye miró al Rey Mortal, que estaba protegido por los nueve anillos divinos, y sonrió: —Así que un Pequeño Soberano nos está adornando personalmente con su presencia y es el respaldo de estos juniors; no es de extrañar por qué se atrevieron a forzar este matrimonio como si fuera algo natural.

Los ojos del Rey Mortal del País Santo eran fríos como el hielo. Un gran dao estaba cambiando y formándose en sus ojos —muy profundo. Él era de hecho un Soberano Celestial y había tocado el gran dao del cielo y la tierra; era capaz de sintetizar cierto dao.

En este momento, el Rey Mortal dijo fríamente: —Deja ir a mi hijo, y te daré un camino para la supervivencia.

—Así es. En este momento, un anciano emergió con una energía de sangre tan poderosa como un dragón verdadero. Con sólo un solo paso, esta energía de sangre abarcó el cielo y la tierra. Los anillos divinos también rondaban alrededor de su cuerpo mientras miraba a Li Qiye con los ojos tan brillantes como una antorcha sagrada. Entonces dijo sin emoción: —¡Esta es tu única salida!

—El Antepasado de Hu Yue, el famoso Rey Tigre de la Escuela de Aullido del Tigre. Al ver a este anciano, una persona exclamó: —¿Todavía está vivo? ¡Otro Soberano Celestial se ha mostrado!

Dos Soberanos Celestiales llegaron a tomar el control de la situación; esto hizo que otros cultivadores cambiaran sus colores al sentir que algo andaba mal.

Un viejo Santo Antiguo murmuró: ¿Qué está pasando hoy? ¿Por qué aparecieron de repente dos Soberanos Celestiales? Deberían estar en aislamiento incluso después de la Difícil Era Dao; deben esperar a que la Voluntad del Cielo se fortalezca antes de salir para no desperdiciar su energía de la sangre.

Todo el mundo se sentía incómodo y pensó que tal vez, había incluso más grandes personajes llegando a la academia, no sólo los Soberanos Celestiales. Era sabido que, aunque la Difícil Era Dao había terminado, la Voluntad del Cielo acababa de comenzar a recuperarse y no estaba en su estado más próspero. Los verdaderos expertos y grandes personajes se escondían dentro de sus sectas, usando sus bases ancestrales para fortalecer sus cuerpos para no desperdiciar su energía de la sangre debido a una Voluntad del Cielo débil. Esto significaba que algo más estaba pasando, y tal vez personajes aún más aterradoras que los Soberanos Celestial se escondían en algún lugar cercano.

Los espectadores retuvieron el aliento mientras miraban a Li Qiye. Dos Soberanos Celestiales y varios miles de Nobles Reales y Santos Antiguos… No importaba lo diabólico que fuera un genio, no se atreverían a palmear su pecho y proclamar que podían escapar de semejante escenario indemne.

Al final, un Soberano Celestial era todavía un Soberano Celestial. Fuera de su cultivo personal y poderoso que inculcaba un miedo interminable a los demás, nadie más conocía sus verdaderos métodos. ¡Tal vez podrían haber traído consigo Tesoros de la Vida de Paragon Virtuoso, o incluso Tesoros Verdaderos!

—Desafortunadamente, realmente no me interesan los Soberanos Celestiales. Sólo un Pequeño Soberano ordinario no es nada. Tal vez un Soberano de la Era sería capaz de hacer algo, ¿pero tú? Ustedes dos no son nada. —Li Qiye se rió y dijo.

—¡Qué tonto! A medida que las leyes se transformaban en sus ojos, el Rey Mortal dijo con dignidad y sin enojo: —¿Crees que puedes dejar este lugar vivo? Incluso si tienes habilidades inconmensurables, si te atreves a hacer daño a mi hijo hoy, ¡ni siquiera sueñes con dejar vivo!

Li Qiye se rió con fuerza. Luego, dijo mientras entrecerraba los ojos: —¿Así que su País Santo trajo aún más que solo un Soberano Celestial como usted? ¿Es un Soberano de la Era? ¿Un Rey Celestial? ¿O son esos viejos eternos y antepasados ​​escondidos en sus ataúdes?

—¡Si ya conoces la situación, entonces date prisa y suelta a mi hijo! El Rey Mortal no respondió a la pregunta de Li Qiye y en cambio proclamó fríamente: —¡Incluso si eres un Rey Celestial, no tienes ninguna posibilidad de escapar de este lugar!

Sin embargo, esto ya era una respuesta implícita. En este momento, muchas personas, especialmente las sectas pequeñas, los cultivadores vagabundos y los estudiantes humildes, se pusieron pálidos.

Esto significaba que el País Santo trajo gente aún más poderosa. Tal vez no fuera sólo el País Santo, las otras grandes potencias podrían haber enviado a expertos aún más fuertes aquí. Un par de días antes, estos monstruos, como el País Santo, la Escuela de Aullido del Tigre, el Reino Antiguo Brillante y otros estaban en el mismo campamento. Esto fue suficiente para indicar una cosa —querían apoderarse del portal.

Algunos genios demoníacos de la Era Sagrada pensaron en ello aún más, especialmente los que vinieron de otros territorios. Aunque los expertos y los ejércitos de sus sectas no habían llegado a tiempo, todavía sabían una cosa o dos más que otros.

Quizás estos grandes personajes vinieron no sólo para el portal, sino para planear algo más… como la Academia de Dao Celestial.

En sólo un segundo, muchos pensamientos se perdieron en la cabeza de estos genios.

Pero en este momento, todo el mundo quería ver la decisión de Li Qiye.

Las palabras del Rey Mortal eran claras. El País Santo no tenía sólo un Soberano Celestial, había aún más poderosos personajes presentes.

Bajo tal situación, cualquier persona inteligente sabría qué elegir. Derrotar a Hu Yue y Ba Xia ya era un gran logro para un joven. Era suficiente para uno sonreír orgullosamente por las Cien Ciudades del Este y convertirse en uno de los más fuertes jóvenes genios. ¡Podrían disfrutar de toda la fama, fortuna y gloria!

Independientemente del origen de Li Qiye, esto ya era más que suficiente, así que ¿por qué la necesidad de crear una pelea de vida o muerte contra el País Santo y la Escuela de Aullido del Tigre?

Si dejaba ir a Ba Xia y Hu Yue, no sólo habría obtenido el prestigio y el honor de golpearlos, sino que también podría retirarse con seguridad. Para muchas personas, esta fue la elección más clara.

—¡Joven Noble Li, dé un paso atrás para tomar la altura del cielo y la inmensidad del mar! En este momento, el Señor Real de Rugido del León no podía dejar de gritar en voz alta. Estaba muy preocupado por Li Qiye.

A pesar de que Li Qiye derrotó a Ba Xia y Hu Yue y demostró su poder, pero bajo una irreconciliable disputa de sangre con el País Santo y la Escuela de Aullido del Tigre, sólo había un camino hacia la muerte.

Chi Xiaodie detuvo a su padre tratando de persuadir a Li Qiye y sacudió suavemente la cabeza antes de murmurar: —Él no va a retroceder, incluso si un Rey Celestial viene en persona.

—Mayor Li, esto es correcto, dé un paso atrás para tomar la altura del cielo y la inmensidad del mar. ¡Ya has ganado! Los discípulos de la Gran Era también no pudieron detenerse de proveer a Li Qiye con una salida fácil.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario