Emperor’s Domination

Emperor’s Domination – Capítulo 318

Serie: Emperor’s Domination.
Cuarta recopilación: Capítulos del 301 al 400.
Capítulo 318: Los genios no son más que hormigas.
Autor: Yanbi Xiaosheng (厌笔萧生).
Traducción al español: Lucy (SkyNovels).


Capítulo 318: Los genios no son más que hormigas

La aparición de una terminación menor de Físico Inmortal sorprendió a todos porque era un físico muy aterrador. Un Noble Real con una terminación menor de Físico Inmortal podría matar Seres Iluminados y masacrar a los Santos Antiguos como matar pollos; tal vez matar incluso a los Soberanos Celestiales no era una cuestión difícil. Esta fue la razón por la cual tantas personas en el pasado aspiraron a cultivar un Físico Inmortal.

Para los linajes de Emperador, las leyes de emperador estaban fácilmente disponibles, pero no los Físicos Inmortales. Estos físicos eran comparables a las Leyes Secretas de la Voluntad del Cielo. Algunos linajes de Emperador tenían estas Leyes de la Voluntad del Cielo, pero no las Leyes de Físico Inmortal.

—¡Realmente es la terminación menor del Físico Divino Supresión del Infierno! El Príncipe Celestial Qing Xuan, que estaba envuelto en su niebla azure, miró a Li Qiye intensamente con una mirada terriblemente aguda. Li Qiye, con su terminación menor, constituiría una gran amenaza para los genios y príncipes —como él— en el futuro.

En este punto, la boca del Señor Real de Rugido del León estaba muy abierta. Ni siquiera podía imaginarlo. Su padre pasó toda su vida para investigar los Físicos Inmortales, e incluso cultivó el Físico Tirano Inmortal Furioso, pero no pudo llegar a una terminación menor. Sin embargo, Li Qiye llevó a cabo esta tarea una edad tan joven, y el señor real comprendió la importancia de este asunto.

—Esto… Esto… no puedo creerlo. Oí al abuelo decir que, para llegar a la terminación menor de un Físico Inmortal, incluso alguien con un Físico Santo y una Ley de Físico Inmortal perfecta requeriría por lo menos cien años a menos que fuera un genio increíblemente talentoso. ¡Aun así, necesitarían treinta, no, cincuenta años! Él… ¿Qué edad tiene? ¡Esto es demasiado aterrador!

—Éste no es el aspecto más aterrador de él. Sikong Toutian habló lentamente: —El aspecto más aterrador de Li Qiye está en sus cálculos. Sólo espera, un día, lo verás planeando contra el mundo entero. ¡Sólo entonces comprenderás que su mayor fortaleza no es su poder, sino su mente! Uno no sabría cómo fue atrapado en su trampa incluso después de morir.

En este punto, las expresiones de Ba Xia y Hu Yue se volvieron extremadamente difíciles de ver. Esta vez, vinieron preparados no sólo para forzar el matrimonio y asumir la Puerta de Rugido del León, sino también para matar a Li Qiye. ¿Quién habría pensado que Li Qiye revelaría su terminación menor de Físico Inmortal y frustraría sus planes?

—¿El físico basura de tu País Santo todavía se atreve a llamarse a sí mismo una Ley de Físico Inmortal suprema en este mundo? Li Qiye deliberadamente dijo: —Hoy, abriré tus ojos para que puedas ver lo que es un verdadero Físico Inmortal para que puedas parar de soñar con dominar todo simplemente aprendiendo una pequeña porción de una Ley de Físico Inmortal.

—¡Matar! Ba Xia y Hu Yue rugieron. Ya no ocultaron sus fuerzas mientras su Sangre de Longevidad vertía en sus Ruedas de Vida para canalizar la energía de sangre más magnífica, empujando sus vidas al límite máximo para desencadenar el ataque más fuerte.

La mano de Ba Xia empujó hacia adelante; era capaz de romper las estrellas y golpear el sol y la luna. Su golpe dominante hizo que incluso los Santos Antiguos perdieran sus colores.

Hu Yue reunió su sangre de Dios Tigre hasta su pináculo. El Tigre Blanco de la Pagoda de Cuatro Bestias Divinas —con su ímpetu infinito— se abalanzó hacia delante en el aire.

—Mi turno. Enfrentando dos grandes técnicas de matar, Li Qiye seguía siendo tan indiferente como antes, mientras su aura de Noble Real se elevaba con la energía de la sangre. En este momento, él levantó sus mil manos para manejar el Arco Verdadero de Nueve Palabras.

Después de varios años de refinamiento, el Metal Prístino Mundano se había convertido en el Arco Verdadero de Nueve Palabras.

¡Ommm—! El arco no tenía una flecha, pero una vez que su cuerda fue tirada, estrellas brillantes se unieron como un mantra verdadero apareció. Este mantra se materializó en una escritura inmortal. Una vez que esta escritura fue desatada, una flecha inmortal descendió directamente en el arco.

¡Clang! La cuerda que estaba tirada y tensa estaba ahora preparada con una flecha tan grande como las montañas, y entonces una flecha de mantra verdadero fue disparada. Esta flecha atravesó el cielo y destruyó una miríada de firmamentos; este arco llevaba el poder del cielo. Flecha Verdadera de Nueve Palabras —nueve palabras para formar un mantra. «Soldados y luchadores, todos ustedes se organizan y avanzan»— este fue el mantra número uno en este mundo. Esta majestuosa y grandiosa flecha hecha de la palabra «Soldado», con su inmensa fuerza, podría perforar todas las cosas en este mundo.

¡Rawr! El Dragón Azure, como la vanguardia, bramó miserablemente. Era una Acumulación Celestial, pero la flecha «Soldado» atravesó completamente su cuerpo, haciéndolo gritar y morir en el acto.

Poof. Sin embargo, esto fue sólo el comienzo. La cuerda fue tirada otra vez, y las palabras verdaderas tiraron otras tres flechas «Soldado» —majestuoso con energía ilimitada.

Mientras tanto, un par diferente de las manos de Li Qiye también se levantó, como dos pilares, empujando hacia Ba Xia.

¡BOOM!

El Físico Tirano Inmortal Furioso era inútil. Ba Xia no llegó a la terminación menor y fue golpeado por Li Qiye. Su físico no podía soportar el golpe, resultando en él arrojando sangre por todas partes. Su cuerpo se estrelló contra el suelo y creó una grieta. En el momento en que Ba Xia volteó su cuerpo para estabilizarse, una mano gigante aún más inmensa que la tierra y más pesada que los nueve cielos —acompañada por el poder del Físico Divino Supresión del Infierno —descendió. La sangre que Ba Xia derramó pintó el azul del cielo de rojo como él fue aprisionado justo entonces y allí.

¡Gaoo! Otra criatura gritó. El Pájaro Bermellón fue asesinado por una flecha mientras otra derribo a la Tortuga Negra. Las dos bestias divinas fueron clavadas en el suelo y asesinadas sin piedad a pesar de ser Acumulaciones Celestial.

¡BOOM! El Tigre Blanco también quería escapar, pero otra flecha «Soldado» llegó, resultando en él muerto sobre la tierra. Incluso cuando estaba preparado y disfrutaba de la sangre del Dios Tigre, todavía no podía soportar la flecha «Soldado».

—¡No…! Hu Yue gritó mientras caía del cielo al tiempo que vomitaba locamente sangre. Su Tesoro Verdadero de protección destino fue penetrado y las cuatro Acumulaciones Celestiales murieron. Aunque la flecha no lo tocó, su Destino Verdadero también fue afectado y quedó gravemente herido.

—¡Imposible! Viendo esta escena, incluso los señores reales y los maestros de secta se levantaron. El poder de una sola flecha era capaz de perforar un Tesoro Verdadero y matar las Acumulaciones Celestiales; era realmente demasiado fuerte.

—¡Tesoro de Palabra Verdadera! Viendo a Li Qiye empuñando su arco y la escritura abierta a su lado, muchos expertos temblaban de asombro. No sabían cuántas palabras verdaderas tenía el arco de Li Qiye, pero algunos especularon que debía tener al menos seis palabras. De lo contrario, no podría convertirse en una escritura.

Demasiadas personas eran envidiosas y celosas de Li Qiye. Un tesoro creado a partir del refinamiento del Tesoro Metal que tenía nueve runas todavía no podía compararse con un Tesoro de Palabra Verdadera, especialmente aquellos hechos con seis o más palabras.

¡Boom! En este momento, la técnica de las Mil Manos desató el poder similar a un dios verdadero y levantó una miríada de mundos. Cuando las Mil Manos bajaron, suprimiendo todas las existencias, los heridos Hu Yue y Ba Xia reunieron todas sus leyes destructivas. Sin embargo, todavía no podían escapar del agarre de Li Qiye.

Finalmente, bajo el Físico Divino Supresión del Infierno, empezaron a aparecer sonidos de rotura de huesos. Por muy duros que fueran, la sangre de Ba Xia y Hu Yue seguía siendo derramada; estaban a punto de morir. Entonces, Li Qiye los levanto con sus Mil Manos.

Todo el mundo estaba completamente atónito al ver esta escena en estado de shock. Los genios diabólicos y los expertos de la generación anterior perdieron la cabeza.

Ba Xia y Hu Yue estaban entre los genios más fuertes de las Cien Ciudades del Este, pero Li Qiye solo los derroto. Nadie podía creerlo.

La persona que se burló de Li Qiye antes temblaba de miedo; sus piernas perdieron fuerza cuando se desplomó al suelo mientras orinaba incontrolablemente. Incluso Hu Yue y Ba Xia perdieron en las manos de Li Qiye, así que, si Li Qiye quería cuidar de él, ¿qué podía hacer además de morir?

—El País Santo del Inmortal Furioso y la Escuela de Aullido del Tigre no son una mierda. Conmigo, tu padre, protegiendo la Puerta de Rugido del León, ¿todavía te atreves a venir a nuestra puerta y forzar un matrimonio? Li Qiye calmadamente declaró mientras agarraba a Ba Xia y Hu Yue con sus Mil Manos. —¿De verdad crees que tu padre es un tipo tan agradable?

Todo el mundo contenía la respiración en este punto y ninguno de ellos se atrevió a burlarse de Li Qiye más. No importa qué, la derrota de Ba Xia y Hu Yue era innegable.

Una vez que todos se calmaron, un grito de ira apareció: —¡Junior, deja ir al Joven Señor! Miles de expertos descendieron del cielo. Los Héroes Nombrados, Nobles Reales, Seres Iluminados y los Santos Antiguos del País Santo y la Escuela de Aullido del Tigre se precipitaron y rodearon a Li Qiye; querían salvar a Ba Xia y Hu Yue.

En este punto, incluso los Héroes Nombrados y los Nobles Reales sólo podían estar en el perímetro del círculo porque eran insuficientes y sólo podían estar allí para animar.

Estos poderes merecían su reputación, sobre todo un país poderoso como el País Santo. La Secta Dios Celestial en el Gran Territorio Medio no podía compararse a él. Su verdadera reserva era muy profunda y podían movilizar a miles de Nobles Reales y Héroes Nombrados, e incluso a los Seres Iluminados y a los Santos Antiguos —todos estos eran personajes principales en la época contemporánea.

—¿Hmm? ¿Quieres intimidarme con números? Li Qiye entrecerró los ojos y sonrió mientras miraba la masa que lo rodeaba.

—¡No es bueno, tenemos que ayudar al Hermano Li! Viendo a Li Qiye siendo rodeado, Chi Xiaodao estaba en consternación y exclamó.

El rostro del Señor Real de Rugido del León también se atenuó. No importa lo poderoso que fuera Li Qiye, no podía detener la ofensa de tanta gente.

—No, es hora de que suba al escenario. Sikong Toutian detuvo a Chi Xiaodao y reveló una sonrisa. —Este es mi momento para contribuir, no compitan conmigo.

Entre la multitud de varios miles de expertos que atrapó a Li Qiye, un Gran Santo pico dijo en tono grave: —Junior, si dejas ir a nuestros Jóvenes Señores, olvidaremos todo lo que pasó hoy.

AnteriorÍndice

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario