Emperor’s Domination

Emperor’s Domination – Capítulo 287

Serie: Emperor’s Domination.
Tercera recopilación: Capítulos del 201 al 300.
Capítulo 287: Secreto Antiguo.
Autor: Yanbi Xiaosheng (厌笔萧生).
Traducción al español: Lucy (SkyNovels).


Capítulo 287: Secreto Antiguo

Después de que el Viejo Daoísta Peng se sentara, Li Qiye dijo: —Tuve varios deseos cuando llegué a este lugar, y ahora sólo queda uno. Quiero oír sobre la Puerta del Vacío.

El viejo daoísta se puso serio después de oír sobre la Puerta del Vacío. Sacudió la cabeza y dijo: —No estoy seguro. Mis hermanos menores enviaron noticias hace algún tiempo que recientemente, la vena de la tierra fluctuó violentamente y la puerta puede abrirse una vez más. Sin embargo, en cuanto a la fecha exacta, mis hermanos menores todavía están calculando.

Li Qiye suspiró suavemente en respuesta: —La Puerta del Vacío siempre ha sido un misterio. ¿Quién en este mundo era el más conocedor sobre la Puerta del Vacío? Fuera del difunto Dios Verdadero de Imágenes Miríada, sólo quedaba Li Qiye. En ese momento, Pequeño Otoño seguía siendo ignorante.

El Viejo Daoísta Peng abrió la boca: —El Antepasado Segundo Sabio había ido a investigar, pero desafortunadamente, no pudo encontrar la verdadera puerta, o tal vez nunca hubo una verdadera puerta en primer lugar.

Pequeño Otoño sacudió la cabeza y dijo: —La Puerta del Vacío existe con seguridad, pero es difícil saber a dónde se dirige. Sin embargo, su Academia de Dao Celestial tiene una puerta de sobra, y es la mejor pista para encontrar la Puerta del Vacío. En cuanto a mis instintos, no puedo decir si la puerta aparecerá en esta generación o no.

Li Qiye no estaba ansioso y dijo: —Vamos a lidiar con ello cuando llegue el momento. No voy a dejar este lugar por ahora, y me quedaré en el Templo Divino Ancestral. Si tu academia tiene alguna información específica, házmelo saber.

El viejo daoísta envió personalmente a Li Qiye fuera de la montaña antes de regresar.

Después de abandonar el Patio Eterno, Chi Xiaodie preguntó curiosamente: —¿Qué es la Puerta del Vacío?

Li Qiye la miró y respondió: —Uno de los Nueve Grandes Tesoros Celestiales, la Puerta del Vacío.

Chi Xiaodie exclamó: —¡Uno de los Nueve Grandes Tesoros Celestiales! Había muchas cosas extrañas que sucedieron hoy, pero nada era más chocante que esto. Ella continuó después de estar en un largo aturdimiento: —Los Nueve Grandes Tesoros Celestiales y las Nueve Grandes Escrituras Celestiales, ¿no son éstos los ítems de las leyendas? En realidad, no existen en este mundo, ¿verdad?

Pequeño Otoño dijo de inmediato: —Niña, solo puedes seguir a mi Joven Noble. Ah, ni siquiera sabes, los Nueve Grandes Tesoros Celestiales y las Escrituras realmente existen, y la Puerta del Vacío es aún más real. Ah, aquí…

Li Qiye lo fulminó con la mirada, así que se calló y tuvo miedo de decir algo más.

Chi Xiaodie estaba demasiado sorprendida para prestar atención a sus palabras. Estos tesoros eran parte de las historias para dormir que escuchó cuando era joven. El mundo había asumido siempre que no había tales ítems. Sin embargo, cuando Li Qiye dijo que la Puerta del Vacío era real, se hizo bastante creíble.

Respiró hondo para calmarse, pero no se atrevió a preguntar más cuando Li Qiye guardó silencio sobre el asunto.

Sin embargo, todavía tenía una pregunta más: —¿El Patio Eterno pertenece a la Academia de Dao Celestial?

La academia era famosa en las Cien Ciudades del Este e incluso en todo el Mundo del Emperador Mortal, pero ella nunca había oído hablar de este patio antes.

—Se estableció más tarde. —Li Qiye dijo: —El patio no fue inicialmente parte de la academia, pero Wang Yuan lo integró más tarde.

Wang Yuan —Segundo Sabio de la academia; él no era un Emperador Inmortal, pero era igual de famoso. ¿Por qué Li Qiye siempre sabe estos secretos aterradores?

Después de llegar al Templo Divino Ancestral, Pequeño Otoño no pudo evitar sentirse extraño con un suspiro: —¡Templo Divino Ancestral!

Li Qiye ordenó: —Encuentra un lugar para ti. No ensucie nada y no diga tonterías. Habiendo dicho eso, volvió a su habitación.

Mientras tanto, Pequeño Otoño se quedó en el gran salón para mirar la estatua del antepasado del Clan Chi.

Se lamentó: —¡Rey Dios de Cien Batallas! Entonces, se arrastró frente al Dios Verdadero de Imágenes Miríada y se inclinó: —Maestro, descansa en paz. Pequeño Otoño ha estado durmiendo en una dimensión especial y finalmente escapó de la pesadilla de ser atrapado por esos viejos monjes. No te preocupes, Maestro, en esta vida, definitivamente me cultivaré en una forma humana. Es una pena que el Maestro no pudo escapar de la pesadilla de ese lugar. ¡Malditas sean sus abuelas! ¡Un día, Joven Noble y yo definitivamente tomaremos esa olla de orina rota! Aunque las palabras de Pequeño Otoño eran todavía bastante crudas, respetuosamente adoraban a la estatua.

Chi Xiaodie miró fijamente el comportamiento de Pequeño Otoño en confusión; esperó hasta que terminó de inclinarse antes de preguntar: —El Dios Verdadero de Imágenes Miríada es tu maestro? Entonces… ¿Has vivido mucho tiempo?

—Él es mi maestro anterior. Pequeño Otoño miró fijamente la estatua en recuerdo: —No he vivido por demasiado tiempo. Me he estado escondiendo y durmiendo en mi propio reino, y me desperté hace unos ciento o doscientos años.

—¿Podría él ser el descendiente del Dios Verdadero de Imágenes Miríada? El «él» Chi Xiaodie se refería a Li Qiye; ella sentía que esta hipótesis era muy probable que fuera verdad. Li Qiye era el descendiente así que él vino aquí para adorar a su antepasado y tomar las cosas que fueron dejadas atrás.

Pequeño Otoño sólo miró a Chi Xiaodie y sonrió sin decir nada.

Chi Xiaodie no se rindió y siguió curioseando: —¿De dónde eres? ¿Podría ser el mundo de los dioses de las leyendas? ¿Hay realmente un lugar así en este mundo?

Pequeño Otoño la miró y dijo: —Señorita, no me preguntes por mi origen, para que no cause una calamidad. Pequeño Otoño tenía una boca grande, especialmente después de dormir durante incontables años dentro de su reino; quería hablar mucho. Sin embargo, después de ser advertido por Li Qiye, Pequeño Otoño sabía qué decir y qué no decir. De lo contrario, su Joven Noble realmente le mostraría lo que pasa.

Sin el permiso de Li Qiye, Pequeño Otoño no le diría a nadie que vino de la Puerta del Vacío. En ese momento, era sólo un gusano ignorante y su maestro, el Dios Verdadero de Imágenes Miríada, lo sacó. La idea de que provenía de la Puerta del Vacío era sólo la especulación de su Maestro.

Más tarde, con el fin de explorar la Puerta del Vacío, Dios Verdadero de Imágenes Miríada realmente entró en la Meseta de Entierro Budista para obtener un ítem, y quedaron atrapados en un lugar extraño e inescapable. Li Qiye, como el Cuervo Oscuro, vino a salvarlos, pero desafortunadamente, el Dios Verdadero no pudo superar el tiempo arduo. En cuanto a Pequeño Otoño, fue puesto en su reino para escapar de la calamidad y había estado dormido hasta ahora.

Preguntó Pequeño Otoño mientras miraba a Chi Xiaodie: —¿Por qué la Señorita se queda con mi Joven Noble?

Chi Xiaodie fue sorprendida desprevenida y no sabía cómo responder. ¿Era una sirvienta? No exactamente. ¿Era una criada? Tampoco. La verdad era que Li Qiye nunca mencionó nada acerca de aceptarla como una sirvienta, y en el mejor de los casos ella era sólo un asistente temporal.

—La Señorita necesita tener sinceridad y buena fe. Sólo entonces tendrás una buena oportunidad. Pequeño Otoño le dio un consejo: —Los genios no son nada, y las hijas orgullosas del cielo tampoco son nada. Para mi Joven Noble, incluso las hadas no son nada. Veo que eres un tipo de princesa o santidad, ¿verdad? Para mi Joven Noble, este estado no vale una sola moneda; piénsalo bien.

En el pasado, Pequeño Otoño no siguió a Li Qiye durante mucho tiempo antes de que Li Qiye entrara en hibernación. Pero en esa época, había visto muchos grandes personajes alrededor de Li Qiye —diosas y hadas eran sólo sus criadas.

Pequeño Otoño entró lentamente en una habitación mientras Chi Xiaodie seguía de pie allí.

Al día siguiente, Li Qiye le dijo a Chi Xiaodie: —Práctica bien, tengo que salir un poco. Habiendo dicho eso, se despidió.

—¡Joven Noble, espérame! No hace falta decir que Pequeño Otoño lo siguió como una sombra.

Chi Xiaodie no preguntó a dónde iba Li Qiye y se quedó en silencio. Estaba acostumbrada al misterio de Li Qiye y sabía que ella sola no podía influir en sus acciones. Tal vez, en su mente, ella era sólo alguien a quien le estaba enseñando una o dos cosas.

Pensando hasta aquí, Chi Xiaodie suspiró; ¿desde cuándo sus emociones se vieron afectadas por Li Qiye?

Li Qiye partió hacia la frontera occidental de la Academia de Dao Celestial con Pequeño Otoño justo detrás de él.

El territorio de la academia era enorme; uno sólo podía imaginar su poder interior, ya que se mantuvo fuerte todo el camino desde la Era Desolada hasta ahora. El estéril territorio occidental de la academia abarcaba millones de kilómetros con majestuosas montañas y ríos. Picos y valles peligrosos se encontraron en todas partes. Debido a estos peligros, los humanos no estaban alrededor; sólo las Bestias Celestiales y los Espíritus de Longevidad infestaron esta zona.

—Tú, mantente consciente y comprueba si la Puerta del Vacío puede aparecer o no. —Dijo Li Qiye a Pequeño Otoño una vez que entraron en esta área. Había calculado el tiempo y estaba seguro de que la puerta aparecería en esta generación, pero el tiempo exacto seguía siendo un misterio.

—¡Entendido! Pequeño Otoño sabía qué hacer sin el mandato de Li Qiye. Probablemente nació en la Puerta del Vacío, por lo que tenía un talento natural con espacio y vacío; era capaz de salir y entrar en diferentes dimensiones. Era más sensible a la Puerta del Vacío que cualquier otro, por lo que Li Qiye lo desenterró.

Pequeño Otoño estaba sintiendo una fluctuación del cielo y la tierra mientras seguía a Li Qiye en el yermo profundo, comprobando los cambios de la tierra, paso a paso.

—Joven Noble, tal vez la Puerta del Vacío no está en esta área de la academia. Pequeño Otoño continuó diciendo: —En el pasado, el Viejo Maestro había comprobado la puerta de la academia varias veces para una apertura, pero no pudo encontrar la cosa real. ¿Podría ser que el Viejo Maestro estaba equivocado desde el principio?

La Puerta del Vacío —uno de los Nueve Grandes Tesoros Celestiales; la Escritura Espacio nació de dentro. La Escritura Espacio era extremadamente misteriosa, y desde tiempos inmemoriales, nadie había oído nunca que alguien pudiera entrar en la verdadera Puerta del Vacío.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario