Emperor’s Domination

Emperor’s Domination – Capítulo 240

Serie: Emperor’s Domination.
Tercera recopilación: Capítulos del 201 al 300.
Capítulo 240: Diosa Protectora del Cielo (2).
Autor: Yanbi Xiaosheng (厌笔萧生).
Traducción al español: OnlyDash (SkyNovels).


Capítulo 240: Diosa Protectora del Cielo (2)

El indefenso Gu Tieshou no tuvo más remedio que seguir el deseo de Li Qiye. Aunque Li Qiye no fue personalmente a saludar a la Diosa Protectora del Cielo Zi Cuining, Gu Tieshou — por otro lado — no se atrevió a tener el menor signo de tardanza. Todos los ancianos y protectores la recibieron en persona mientras usaban el nivel más alto de recepción ceremonial.

Después de que Zi Cuining se sentara, Gu Tieshou pasó el mensaje de Li Qiye. Naturalmente torció las palabras con finura para mantener contenido de Zi Cuining. Después de que terminó de hablar, sus manos estaban llenas de sudor frío por temor a que Zi Cuining pudiera agitar de repente su manga en ira y partir.

Pero para su sorpresa, Zi Cuining no mostró signos de insatisfacción. Ella simplemente reflexionó un poco y accedió a ir a conocer a Li Qiye.

En el Pico Solitario, Zi Cuining finalmente se reunió con Li Qiye mientras él la juzgaba con una mirada. La aureola de la mujer era inmensa y tranquila como una montaña, pero rugiente y poderosa como un trueno. Ella era como una diosa con un océano etéreo y poderoso que rugía detrás de ella con sus ondas torrenciales.

Mientras tanto, Zi Cuining también observó a Li Qiye. Era absolutamente ordinario con nada digno de mención. Sin embargo, había una tranquilidad indescriptible como el agua en un pozo; era como si incluso cuando el cielo y la tierra estuvieran cumpliendo con su desaparición, ¡él todavía sería capaz de mantener su compostura! El foco de sus ojos era una profundidad insondable; ¡un par de ojos que aparentemente eran capaces de superar el tiempo mismo y ver a través de todas las generaciones!

En este momento, Gu Tieshou también se retiró silenciosamente y no se atrevió a molestarlos.

—«¿Eres Li Qiye?» La voz de la Diosas Protectora del Cielo Zi Cuining fue muy agradable para los oídos, al igual que las suaves olas oceánicas limpiando un fragmento de jade brillante. Ella entregó un pedazo de papel con runas mágicas grabadas a Li Qiye y preguntó: —«¿Reconoces estas runas mágicas?»

Li Qiye miró estas runas mágicas y no contestó a su pregunta. En cambio, miró fijamente a Zi Cuining y preguntó en el más serio de los tonos: —«¿Está el Rey Dragón Negro todavía aquí en este mundo? Dime la verdad.» En este momento, la voz de Li Qiye estaba llena de majestuosa autoridad; ¡él era como un Dios Verdadero incuestionable y solemne!

Sus ojos se tornaron graves después de escuchar estas palabras. Ella había conocido a innumerables personajes ilustres, pero la expresión austera de Li Qiye — en este momento —¡tenía una autoridad que dejaba a otros sin posibilidad de negación!

Zi Cuining lo miró en silencio durante un rato antes de responder finalmente: —«El patriarca no ha aparecido después de la pelea con el Emperador Inmortal Ta Kong hace treinta mil años.»

Esto no era un gran secreto en absoluto. Todos en el mundo sabían que el Rey Dragón Negro no había vuelto a aparecer después de la pelea ese año. De hecho, incluso el Emperador Inmortal Ta Kong nunca volvió a aparecer.

Li Qiye suspiró suavemente después de obtener la confirmación de Zi Cuining incluso cuando tenía esta premonición de antemano en su corazón. Sin embargo, después de obtener una respuesta tan definitiva, su corazón todavía no estaba en paz. Estaba claro en una cosa — ¡el Emperador Inmortal Ta Kong no habría podido matar a Pequeño Negro!

—«¿Sigue viviendo el Alto Anciano Lu?» Después de un largo período de silencio, Li Qiye se recompuso con una respiración profunda y preguntó.

Zi Cuining se sorprendió porque muy pocos forasteros sabían este nombre, pero este joven aparentemente ordinario lo dijo sin ninguna gravedad. Si fuera alguien de su Ciudad Protectora del Cielo, absolutamente no usarían este título de una manera tan frívola.

—«El Sagrado Antepasado sufrió su cultivo de la muerte en reclusión hace mucho tiempo y no salió al final.»

Éste era un secreto de la Ciudad Protectora del Cielo. Sin embargo, después de un largo período de contemplación, Zi Cuining todavía decidió revelarlo al final.

Li Qiye no pudo evitar suspirar. Este mocoso — al final — no podía sostener el presente. Ya había vivido durante demasiado tiempo y ya no podía soportarlo hasta ahora, al igual que las expectativas de Li Qiye.

—«¿Quién tiene la mayor antigüedad en su Ciudad Protectora del Cielo ahora mismo? ¿Quién está en el poder?» Preguntó Li Qiye.

Zi Cuining era bastante sospechosa después de ser bombardeada con tantas preguntas de Li Qiye. Después de pensarlo un poco, finalmente aceptó: —«Normalmente, los ancianos discutieron juntos los asuntos de la ciudad. Si no llegan a un consenso, entonces pedirían el consejo del Antepasado Gu.»

—«¡Humph! ¡Gu Zun!» ¡Li Qiye resopló fríamente! ¡No era una sorpresa que Gu Zun estuviera vivo hasta ahora! Si el Rey Dragón Negro no le imploro ese año, ¡no estaría vivo ahora mismo!

Zi Cuining tembló un poco de la declaración. Lo que la dejaba perpleja era que este joven ante ella estaba bastante insatisfecho con su antepasado. Pero lógicamente hablando, ¡el Antepasado Gu no había recibido invitados durante mucho tiempo y forasteros esencialmente no podían verlo!

—«Estoy seguro de que tienes muchas dudas en tu corazón desde que trajiste estas runas mágicas aquí.» Al final, Li Qiye habló lentamente a Zi Cuining: —«Correcto, fui yo quien realizó la ceremonia para el Rey Dragón Negro fuera de la Ciudad Protectora del Cielo ese año.»

Zi Cuining abrió ligeramente la boca, queriendo decir algo, pero Li Qiye agitó su manga y la interrumpió: —«En cuanto a por qué quería realizar la ceremonia y mi relación con el Rey Dragón Negro, así como por qué tengo estas runas mágicas, ¡No puedo responderte en este momento!»

—«Entonces, ¿qué puedes decirme?» Zi Cuining miró a Li Qiye y dijo seriamente. Li Qiye entrecerró sus ojos para mirar a Zi Cuining y habló cuidadosamente: —«¡Seguramente tienes tus razones para usar las runas mágicas para encontrar este lugar! Usted es el descendiente de la Ciudad Protectora del Cielo, ¡pero esto no significa que sólo gobernará sobre la Ciudad Protectora del Cielo en el futuro y llevará a cabo su prestigio! ¡Hay otra misión en tus hombros!»

—«¡¿Qué crees que es mi misión?!» Los hermosos ojos de Zi Cuining mostraban un resplandor frío. Esto había tocado un secreto tabú de la Ciudad Protectora del Cielo.

Zi Cuining claramente tenía una intención de matar, pero Li Qiye seguía calmado mientras hablaba con cuidado: —«Usted vino de la Pequeña Villa del Mar, ¿qué piensas que debería ser tu misión?»

La expresión de Zi Cuining cambió completamente en el momento en que salieron estas palabras. ¡Un resplandor agudo apareció como una hoja ya estaba justo al lado del cuello de Li Qiye! En este momento, el aura de Zi Cuining era extremadamente aterradora, igual que un dios de la muerte.

—«¿Cómo lo sabes?» Había absolutamente ninguna duda en la intención de matar de Zi Cuining. Si fuera necesario, definitivamente mataría sin vacilar. Su origen era un secreto incluso dentro de la Ciudad Protectora del Cielo. A pesar de que ella creció en la ciudad, ¡a menos que fueran personas que tenían la autoridad para tocar tal asunto, su origen era algo que no podía ser discutido! Sólo unas cuantas personas en la Ciudad Protectora del Cielo tenían tal autorización.

Sin embargo, un extraño acaba de revelar fácilmente este secreto, ¿cómo podría el deseo de matar de Zi Cuining no ser despertado?

—«Desde que viniste de la Pequeña Villa del Mar, ¡deberías estar consciente de tu misión! Quien soy no importa, y lo que sé no importa tampoco. ¡Lo más importante es tu misión!»

A pesar de que el borde de la hoja se encontraba con su cuello, Li Qiye aún mantenía su compostura.

El suave cuerpo de Zi Cuining se estremeció mientras respiraba hondo. Al final, ella retiró su hoja y miró al joven delante mientras se sentía aún más perpleja.

—«¡Saque la Lanza del Dragón Negro!» Ordeno Li Qiye mientras miraba a Zi Cuining.

Otro terremoto sacudió su corazón. Después de mirar a Li Qiye durante un largo tiempo, ¡finalmente sacó la Lanza del Dragón Negro! En el momento en que salió, un aura impregnaba el cielo como si un Dios Verdadero descendiera, o como si un Emperador Inmortal acabara de llegar. Repentinamente sorprendió a toda la Antigua Secta Incienso de Purificación.

—«¡¿Qué es eso?!» El grupo de Gu Tieshou sintió el aura suprema y se asombró. Tenía una ilusión como si el Tesoro Verdadero de Emperador Inmortal de la Antigua Secta Incienso de Purificación había regresado.

—«Todavía no has dominado la Lanza del Dragón Negro.» Li Qiye sacudió la cabeza y dijo después de ver la lanza. Él entonces movió su mano y la Lanza del Dragón Negro cayó en su palma. Justo cuando la acariciaba suavemente, su aura trascendental volvía lentamente a la lanza y desaparecía. Era como si un semental arrogante y altivo hubiera encontrado a su maestro fatídico, repentinamente volviéndose dócil. Una luz saltó alrededor como si estuviera mostrando intimidad en la mano de Li Qiye.

La Lanza del Dragón Negro era completamente negra con un ligero reflejo violeta. Se parecía a un dragón negro, uno que podía volar hasta los Nueve Cielos en cualquier momento. De una sombra negra que cambia a violeta, ¡esto era un símbolo para un Dragón de Inundación que daba vuelta en un Dragón Verdadero — la lanza de los cielos mismos!

¡Zi Cuining no podía creer en sus ojos porque esto era increíble! Uno tenía que saber que cuando la Lanza del Dragón Negro le fue transmitida, tenía un aura invencible y arrogante. La había seguido desde su juventud, pero todavía no podía obligar a esta lanza a aceptarla como su maestro incluso ahora. Pero hoy, un extraño fue capaz de someterla como un altivo semental reuniéndose con su maestro — ¡esto era realmente una vista increíble!

Tenga en cuenta que la Lanza del Dragón Negro era el arma utilizada por su Patriarca, el Rey Dragón Negro, mientras recorría el mundo. Trajo todas las existencias hasta sus rodillas temblorosas. Esta fue una lanza invencible, pero fue sometida por un desconocido hoy. ¡Nadie creería tal cuento! ¡Ni siquiera ella misma se atrevió a creerlo!

—«Lanza del Dragón Negro ¡ah!» Li Qiye acarició suavemente la Lanza del Dragón Negro mientras hacía un sonido suave y claro como si sintiera el alma de Li Qiye.

Li Qiye tenía demasiados recuerdos de la Lanza del Dragón Negro. ¡Originalmente vino de él y estaba con el Rey Dragón Negro mientras luchaba contra el mundo, enviando escalofríos por todas las espinas de sus enemigos!

«Clank clank clank…» En este momento, hubo una transformación en la Lanza del Dragón Negro en la mano de Li Qiye. ¡Incluso Zi Cuining no fue capaz de ver claramente la técnica empleada!

Después de que los sonidos de la lanza resonaron, la Lanza del Dragón Negro se hizo más pequeña y más grande, ¡e incluso su color fue cambiado! En un abrir y cerrar de ojos, Li Qiye era un mago, ¡y la Lanza del Dragon Negro finalmente se convirtió en una lanza corta!

La lanza corta tenía una sombra carmesí que era bonita y seductora. ¡Su brillo agudo llevaba una asustadiza intención de matar que causó incluso que el corazón de Zi Cuining se volviera frío del horror!

Sin embargo, con un toque suave de la mano derecha de Li Qiye, esta intención de matar aterrador se calmó de repente. Sin embargo, la bonita sombra carmesí en la punta de la lanza seguía estremecedora. Zi Cuining percibió una presencia sangrienta y pudo incluso oler el hedor de la sangre mientras miraba esta sombra.

¡Un arma viciosa! Esta fue la primera impresión que le dio esta lanza corta. No podía pensar que la Lanza del Dragón Negro que siempre estaba a su lado desde la infancia se había convertido en una lanza corta. A ella le resultaba difícil creer esta hechicería justo ante sus ojos.

—«¿Conoces el otro nombre de la Lanza del Dragón Negro?» Con los ojos completamente inmóviles, Li Qiye miró esta lanza corta en su mano como si estuviera hechizada por ella.

—«¿Cuál es?» Zi Cuining no estaba siguiendo la pregunta de Li Qiye. ¡Este asunto era demasiado insondable para ella porque no sabía que podía convertirse en una lanza corta!

—«¡Lanza de Sangre del Inmortal!» Li Qiye enunció lentamente cada palabra. Su voz se llenó de frialdad cuando pronunció este nombre.

—«Lanza de Sangre del Inmortal…» Habiendo oído este nombre, ¡lo primero que vino a la mente para Zi Cuining fue el extremadamente bonito color carmesí en la punta de la lanza!

Li Qiye continuó lentamente: —«Porque había saboreado la sangre de los Inmortales Verdaderos, ¡por eso es llamada la Lanza de Sangre del Inmortal!

—«¡Inmortal Verdadero!» Los bonitos ojos de Zi Cuining se volvieron en asombro al oír tal frase. Luego miró a Li Qiye y preguntó: —«¿Hay realmente Inmortales Verdaderos en este mundo?»

Li Qiye no respondió a su pregunta; en cambio, habló con cuidado: —«¡Es un arma viciosa, y espero que algún día puedas entenderla! De lo contrario, ¡no eres digna de ella!» Terminado de hablar, devolvió la Lanza de Sangre del Inmortal a Zi Cuining.

Zi Cuining aceptó la Lanza de Sangre del Inmortal como su expresión se volvió solemne y digna. En el momento en que la lanza estaba en su mano, ¡sintió un destino sin precedentes justo ante ella que no había estado allí antes!

—«No arruines el prestigio de la Lanza de Sangre del Inmortal.» Li Qiye habló a Zi Cuining con un tono serio: —«No es sólo un arma. ¡Ha masacrado a los Dioses Verdaderos y atravesado el cuello de un Emperador Inmortal!»

—«Qué…» Zi Cuining estaba en un estupor con una expresión de shock. Esta frase para ella era demasiado abrumadora.

Los Dioses Verdaderos eran existencias poderosas, pero la Lanza de Sangre del Inmortal podía matarlos. ¡Un Emperador Inmortal era alguien que llevó a cabo la Voluntad del Cielo y obtuvo el significado de la invencibilidad verdadera! Perforar el cuello de un Emperador Inmortal era un asunto impensable, era simplemente la declaración más ridícula en este mundo.

Sin embargo, la expresión de Li Qiye le estaba diciendo que no eran palabras fanáticas y locas; más bien, era un hecho.

En un momento, Zi Cuining estaba aturdida. La Lanza del Dragón Negro fue dejada atrás por su patriarca y finalmente cayó en sus manos. Ella sabía que esta lanza era insuperable y había dominado los Nueve Mundos.

¡Sin embargo, ella nunca había pensado que esta lanza realmente masacró a Dioses Verdaderos y perforó el cuello de un Emperador Inmortal! Sin embargo, hoy, parecía que este asunto impensable era la verdad.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario