Emperor’s Domination

Emperor’s Domination – Capítulo 215

Serie: Emperor’s Domination.
Tercera recopilación: Capítulos del 201 al 300.
Capítulo 215: Tres Espadas de Bai Jianzhen (1).
Autor: Yanbi Xiaosheng (厌笔萧生).
Traducción al español: OnlyDash (LN Just Me).


Capítulo 215: Tres Espadas de Bai Jianzhen (1)

Debido a Bai Jianzhen bloqueando el camino, de repente atrajo una gran multitud, especialmente los cultivadores más jóvenes. Estaban emocionados y en secreto contentos de ver a Li Qiye en lío con esa diosa de la muerte. Recientemente, el nombre de Li Qiye se hizo muy conocido. No sólo humilló a Dao Child Shengtian, sino que también lo mató. Provocó el Reino Antiguo Azure Misterioso así, de repente, su fama fue estruendosa con una presencia comparable a cualquier joven genio. ¡¿Cómo podrían las grandes sectas y países no ser molestados por esto?!

En este momento, Saint Child Bao Zhu, el Joven Rey Nantian y la Princesa Xiu Se… Todos los genios famosos en el Gran Territorio Medio estaban clamando para ver en la distancia.

«El descendiente de la Tierra Sagrada de la Espada Divina encontró a alguien para competir con las artes de espada!» Viendo a Bai Jianzhen bloqueando el camino, murmuró una persona.

En sólo un segundo, muchas personas susurraban porque recientemente, Bai Jianzhen había estado encontrando personas para probar su espada. No importaba si era un Santo Antiguo de la última generación o un joven genio; mientras tuvieran algún logro en el Dao de la Espada, iría a sus puertas. En cuanto a los genios que no cultivaban el Dao de la Espada, ella ni siquiera les daba una mirada.

Bai Jianzhen fue realmente digno de ser el descendiente del Dios de la Espada. Su Dao de la Espada era invencible y tenía un estilo ofensivo despiadado. La mayoría de sus oponentes estaban siempre heridos o incluso muertos bajo su espada. Muy pocas personas podían escapar indemnes de su aterradora espada negra.

Li Qiye entrecerró sus ojos a Bai Jianzhen que estaba bloqueando su camino. Él sonrió al decir: «Hay un buen proverbio; ¡un buen perro no bloquea el camino! No me importa si eres un personaje gigante o un descendiente de lo que sea. ¡Ruede a un lado en lugar de bloquear mi camino!»

Las palabras groseras de Li Qiye silenciaron a muchos de los espectadores cercanos. Este pequeño mocoso fue realmente un demonio; siempre era arrogante, sin importar con quién hablase. Bai Jianzhen era el descendiente del Dios de la Espada, pero ella misma era aún más aterradora. Una diosa de la muerte cuyas manos estaban manchadas de sangre. Una espada sin emociones junto con un estilo ofensivo implacable que haría que todos los espectadores le hablaran con respeto por miedo a provocarla. Sin embargo, las primeras palabras de este mocoso inmediatamente ofendieron a Bai Jianzhen.

«¡Se mas de un caballero! ¡Sus palabras son demasiado vulgares!» Chen Baojiao regañó suavemente a Li Qiye con un encanto supremo.

En cuanto a Bai Jianzhen, no tuvo la menor reacción. Helada como una espada y fría como el acero… ¡Como una espada desenvainada con una intención asesina escalofriante, tenía la intención de devorar a los humanos! ¡Miró a Li Qiye como si fuese un muerto, sin saber que ella misma se parecía a uno!

«Saca tu espada.» Dijo Bai Jianzhen fríamente. Su voz sonora inicialmente agradable era ahora tan fría como un hielo sin corazón que entró en los corazones de los demás, haciéndoles temblar.

Sus hermosos ojos como jade miraron escalofriantemente a Li Qiye como ella habló sin piedad: «¡Te dejaré pasar si puedes bloquear tres de mis espadas!»

Li Qiye la miró y respondió: «Si saco mi espada cuando me lo digas, ¿no es esto una pérdida de rostro? ¿Quién diablos eres tú? ¿Por qué querría sacar mi espada?»

«¿No te consideras invencible? ¿Así que? ¿Hoy en día, de repente no se atreve a luchar? ¿Es por tu falta de habilidades?» En este momento, el Joven Rey Nantian, quien observaba al margen, se burló y lentamente instó.

El ambiente se volvió extraño como todos los cercanos oyeron lo que dijo mientras le daban una mirada.

El Joven Rey Nantian era guapo y elegante, con un aura apremiante. Proviene de una familia real y era verdaderamente el hijo orgulloso de los cielos. A pesar de que no era tan famoso como Dao Child Shengtian, todavía era conocido en el Gran Territorio Medio. La parte notable fueron los rumores que indicaron que él era un nacimiento natural de Rueda Santa y cultivó una Ley de Emperador, dando por resultado una aterradora destreza de batalla.

Con el Joven Rey Nantian avivando el fuego a un lado, Li Qiye lo miro airadamente y dijo: «Si hago algo o no, no tiene nada que ver contigo. ¡Ven aquí — si te atreves — y ve si tu padre te hará picadillo o no! ¡Así como maté a Nantian Hao!»

Si otras personas lo respetan, el los respetaría diez veces más. Este fue el estilo de Li Qiye. El Joven Rey Nantian se atrevió a provocarlo, así que no le dio ninguna cara e inmediatamente disparó.

El Joven Rey Nantian ya era antagonista hacia Li Qiye, así que después de escuchar esas palabras, su rostro inmediatamente se volvió frío. Dio un paso adelante con una vasta presencia y una energía sanguínea interminable mientras miraba escalofriantemente a Li Qiye, luego dijo: «¡Si quieres morir, entonces te ayudaré!»

«¡Él es mío!» El comportamiento impasible de Bai Jianzhen — como la helada — ni siquiera le dio respeto a alguien como el Joven Rey Nantian. Ella ni siquiera lo miró.

«Bien, puesto que la Diosa Bai quiere matar a este mocoso, no competiré contigo.» El Joven Rey Nantian estaba triste de su intención asesina helada y se detuvo en su camino. Sin embargo, su deslumbrante resplandor todavía se aferró a Li Qiye.

«¡Saca tu espada!» La mirada aguda de Bai Jianzhen inculcó escalofríos a los demás. ¡Una chica tan linda, pero ella — una y otra vez — hizo que otros tuviesen miedo de su intento asesino intimidante!

«Si quieres probar tu espada, no hay necesidad de que nuestro Joven Noble haga personalmente un movimiento; ¡voy a ser suficiente!» Li Shuangyan aceptó la pelea con una actitud dominante.

Li Shuangyan aceptando el desafío causado a muchas personas a ser alarmados. Nadie se atrevió a mirar hacia abajo a Li Shuangyan. Ella era un Noble Real de cinco palacios, un Noble del Gran Dao. ¡Esta era una hija orgullosa del cielo con las cualidades para comandar a los héroes de este mundo!

Sin embargo, Bai Jianzhen no miro a Li Shuangyan. Simplemente respondió con una voz fría: «¡No me interesa tu formación de espada!»

Sin lugar a dudas, Bai Jianzhen vino específicamente por Li Qiye. ¡Ese día dentro de la Ciudad Cielo Antiguo, la espada devastadora del dao sin emoción de Li Qiye contra Jikong Jian hizo que Bai Jianzhen lo considerara como su próximo oponente!

Esto no era nada extraño. La Tierra Sagrada de la Espada Divina se centró en la espada como el camino principal. Su Progenitor, el Emperador Inmortal Ye Ti, usó la espada para probar su dao y utilizó el asesinato para probar su invencibilidad. Bai Jianzhen era el descendiente de la tierra sagrada y había entrenado con el supremo corazón de espada asesina desde una edad temprana. Una vez que notó un poderoso cultivador de espada, no podría retenerlo.

«¿Quieres competir contra mi Arte de la Espada de la Trinidad?» Li Qiye miró tranquilamente a Bai Jianzhen y continuó: «¡Nunca he aceptado el dao de la espada asesina de su Emperador Inmoral Ye Ti! ¡La espada asesina de tu Tierra Sagrada podría ser invencible, pero en mis ojos, no es ningún arte inmortal del dao!»

«¡Este mocoso es una locura, incluso se atreve a hacer comentarios presuntuosos sobre el dao de un Emperador Inmortal!» Una persona murmuró rápidamente.

Otro joven genio se burló con desdén: «Es sólo un mocoso ignorante que no conoce la inmensidad del cielo y la extensión de la tierra. ¡Un dao de Emperador Inmortal — esto no es algo que él pueda comentar!»

«Arte de la Espada de la Trinidad.» Bai Jianzhen miró fijamente a Li Qiye después de oír el nombre. Sus ojos inmediatamente exudaron la intención de la espada como el destello después del destello de hojas apareció. Ella estaba realizando una Suprema Espada Dao y, en un instante, hubo un movimiento de espada de un genio que existía en sus ojos. ¡Una espada del Dao Celestial — una espada de matanza segura!

«¡Utilizando sus ojos para realizar el dao!» Al ver la situación de Bai Jianzhen, todos se asombraron. Ella no había visto el manejo de espada completo de Li Qiye, pero fue capaz de imaginar su Dao de la Espada después de escuchar su nombre. Esta persona era realmente aterradora; ¡era como si sus ojos fuesen capaces de deducir todo el Dao de la Espada en este cielo y tierra!

Viendo tal escena dentro de sus hermosos ojos, sin importa si era Saint Child Bao Zhu o el Joven Rey Nantian, no pudieron evitar sentirse alarmados. ¡Era absolutamente cortejar la muerte al competir con Bai Jianzhen en el camino de la espada!

«Impresionante.» Viendo el dao en sus ojos, incluso el siempre arrogante Li Qiye tuvo que elogiarla mientras asintió con su cabeza con aprobación: «No es de extrañar por qué los viejos monstruos de la tierra sagrada te escogieron como descendiente. ¡Naciste para el Dao de la Espada!»

«Desenvaina tu espada.» Bai Jianzhen habló impasible: «¡Tres espadas lo harán!» Su corazón no podía esperar más porque ella quería ver toda la Espada de la Trinidad de Li Qiye.

En cuanto a su propio Arte de la Espada de la Trinidad, Li Qiye estaba completamente seguro. Esta no era su primera vez siendo iluminado en el dao, y este arte de la espada no fue algo que creó tampoco. Vino del dao supremo del Lotus Seis Dao junto con el Malvada Árbol de Tifa. ¡Era un arte de la espada tan incomprensible que incluso él lo colocaría en el top diez de las artes de la espada de este mundo una vez que se convirtiese en un Emperador Inmortal!

Li Qiye entrecerró sus ojos mientras miraba a Bai Jianzhen, luego calmadamente dijo: «No estoy muy interesado en un duelo. ¡Sólo mato a mis enemigos! Sin embargo, tú y yo no tenemos quejas entre nosotros. ¡Por lo tanto, no estoy muy interesado en matarte hoy!»

«Jaja, suena como si estuvieses seguro de derrotar a la Diosa Bai!» El Joven Rey Nantian, de pie al lado, se burló y dijo: «Con respecto a la espada, nadie puede competir con la Diosa Bai!»

A pesar de que esta declaración era bastante discutible, muchas personas secretamente acordaron en sus mentes que la espada asesina de Bai Jianzhen era realmente aterradora.

«No es asunto tuyo.» Li Qiye lo miro airadamente y afirmó: «Cuando yo, un gran personaje, estoy hablando, no interrumpa al margen. ¡No molestes a la gente por cotilleos todo el día!»

Las palabras de Li Qiye dieron como resultado que el Joven Rey Nantian temblara de ira. Su rostro pálido miró ferozmente a Li Qiye y fríamente escupió: «¡Mocoso, tu fin está cerca, pero todavía estás fanfarroneando!»

Li Qiye lo ignoró, luego miró a Bai Jianzhen y sonrió tranquilamente: «Desde que tu tierra sagrada está tan segura con su dao de la espada… Bien, jugaré contigo esta vez. Sin embargo, tengo una condición, ¿y si pierdes?»

El resplandor agudo de Bai Jianzhen atravesó directamente a Li Qiye. Su fría mirada se parecía al acero frío, causando que otros fuesen picados de dolor; muchos tenían miedo de mirar directamente a sus ojos. Ella escalofriantemente proclamó: «¡Tu perderás!»

«Tienes suficiente confianza, me gusta.» Li Qiye estalló en risas y se encontró con su mirada aguda, entonces él habló en una manera imperturbable: «¿Qué tal esto?, si mi dao es carente y soy asesinado por ti, no tengo nada que decir. Si pierdes, entonces sólo sométete a mí.»

«Coincidentemente, me falta una criada a mi lado para calentar mi cama. A pesar de que eres tan fría como un bloque de hielo, pero por consideración a tu nacimiento natural del Dao de la Espada, de mala gana te llevaré como criada para calentar mi cama.» Li Qiye terminó con su nunca-cambiante indiferencia.

Hizo sonar como si fuese un asunto trivial, como si Bai Jianzhen fuese una hija de un hogar común y que él la tomaría como una criada calienta cama en su capricho.

¡Naturalmente, esto inmediatamente hizo a todos sin palabras! Bai Jianzhen era el descendiente del Dios de la Espada encima de ser un genio cultivador. Su cultivo solo era bastante formidable.

Sin embargo, este pequeño demonio ante ellos abrió su boca y de inmediato la quiso como una criada para calentar su cama. ¡Esto era demasiado insano!

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario