Emperor’s Domination

Emperor’s Domination – Capítulo 194

Serie: Emperor’s Domination.
Segunda recopilación: Capítulos del 101 al 200.
Capítulo 194: Monarca León Ba Xian (2).
Autor: Yanbi Xiaosheng (厌笔萧生).
Traducción al español: OnlyDash (LN Just Me).


Capítulo 194: Monarca León Ba Xian (2)

Después de otra cuidadosa observación, Li Qiye sacó el sable.

«Zhangggg…» El sable desenfundado entonces desató una energía de dao que perforo el cielo. En un parpadeo, fue como si el sable divino despertara mientras exudaba una luz fría y aterradora que inculcaba el miedo en las personas, haciéndolos incapaces de mirarlo directamente.

Sintiendo el intento de sable sin igual del sable divino, todo el grupo de Li Shuangyan se sorprendió en este mismo segundo. ¡Era un supremo sable divino — absoluta y terriblemente incomparable!

«¡BOOM!» Mientras Li Qiye seguía mirando cuidadosamente el sable, una fuerte explosión resonó cuando otra aura se elevó en el cielo.

«Viejo Wu…» Monarca León Ba Xian fríamente resopló y dijo: «¿Creías que iba a intimidar a sus descendientes sin usted alrededor?»

Sin embargo, en un instante, una hoja cortó a través del cielo, conteniendo un intento de sable invencible. ¡Esta hoja invencible que fue capaz de incluso cortar a través del principio primordial dirigida directamente hacia el antiguo palacio!

«Viejo Wu, ¿todavía quieres pelear?» Contra la hoja entrante, el Monarca León Ba Xian fríamente frunció el ceño y desencadenó un puño hacia arriba que era capaz de provocar la muerte del cielo.

«¡Viejo León, come mi hoja!» El rugido del Dios Marcial finalmente los alcanzó. Apareció un vacío de sombra en el aire. Finalmente recuperó su ingenio e inmediatamente seguido a este lugar.

«¡Vamos…!» En medio del relámpago y el fuego de la eventual batalla, Li Qiye voceó. En un parpadeo, Niu Fen llevo a todos lejos como su cuerpo parecía una espada. ¡En un instante, Niu Fen atravesó el vacío y se transformó en una curva para inmediatamente escapar del territorio del Monarca León Ba Xian! ¡Esta velocidad era verdaderamente increíble!

Los Caracoles Ancestrales Celestiales tenían habilidades divinas inimaginables, especialmente después de que Niu Fen recibió la solución divina de Li Qiye, se hizo aún más increíble.

«¡Viejo León, realmente te atreves a pensar en mi Ocho Sables Atravesando el Cielo! ¡Hoy te decapitare!» El rugido del Dios Marcial resonó desde la distancia.

Fue recibido por el furioso grito del Monarca León Ba Xian: «¡Deja tu mierda, ni siquiera quiero esa basura!»

«Bang–bang–bang» ¡En este momento, el Dios Marcial y el Monarca León habían comenzado su batalla!

Se escaparon en apenas un instante, y luego Li Qiye señaló a Niu Fen para dirigirse hacia un territorio aún más profundo que provocó el horror de Li Shuangyan como ella preguntó: «No estamos escapando del Antiguo Cementerio Celestial?»

«Demasiado tarde, hay alguien aún más formidable por delante, vamos a ir allí.» Li Qiye voceó mientras colocaba el Sable Tirano Inmortal en la caja del tesoro del Reino Antiguo Continente Medio.

«¡Viejo Wu, te atreves a robar mi sable divino!» En un instante, el Monarca León Ba Xian perdió la conexión con su sable. Su expresión facial se agrió mucho mientras rugía furiosamente.

«¡Deja de romper el viento, no me importa su pésimo sable!» El Dios Marcial rugió enojado y dijo: «¡Viejo León, dame mi rollo de técnica!»

Entre el fuego y el relámpago de esta batalla, el grupo de Li Qiye había escapado para una distancia larga con Niu Fen ejerciendo su velocidad más rápida. ¡Sin embargo, tal distancia para las existencias como el León Monarca Ba Xian fue simplemente no lo suficientemente lejos!

En un momento, había una alta montaña bloqueando el camino del grupo de Li Qiye. La inmensidad de esta montaña era imposible de describir. Se podría incluso decir que ésta era la montaña más alta que vieron desde que llegaron a este cementerio. Incluso podría ser la montaña más alta en el Antiguo Cementerio Celestial.

La alta montaña atravesaba directamente el horizonte del cielo como si se hubiese insertado en la parte más profunda del cielo. Al final, uno no podía ver lo alto que era simplemente mirando hacia arriba. Estaba en medio del cielo y la tierra mientras el sol y la luna aparecieron dentro con los celestiales girando alrededor de ella. Cualquier existencia sentiría que eran tan inconsecuentes al estar de pie en la base de esta montaña.

«¡Corre!» Li Qiye grito a Niu Fen en este momento. Niu Fen — en un destello — se dirigió hacia esta alta montaña, queriendo subir por encima.

«Bang–bang–bang» En el momento siguiente, hubo un trueno en el borde del horizonte como dos gigantescas manos se dirigieron hacia esta dirección.

«¡Pequeño Demonio, te atreves a robar mi sable divino!» En este momento, la furiosa voz del Monarca León Ba Xian apareció.

Fue seguido inmediatamente por el atronador sonido explosivo del Progenitor Wu: «¡¿De dónde eres, Engendro del Demonio?! ¡Osar fingir ser los descendientes de mi Wu Clan!»

Dos manos — una era del Monarca León, y la otra era del Dios Marcial. Ambos alcanzaron el cielo y la tierra y apuntaron directamente a agarrar a Li Qiye.

«¡BOOM!» En este momento, Niu Fen, quien se precipitaba hacia la alta montaña, fue rechazado. Era como si esta montaña estuviese cubierta por una impenetrable fuerza divina.

«¡En el Bosque de Bambú, una flecha que atraviesa los cielos!» En este momento, Li Qiye voceó y, al mismo tiempo, le dijo a Niu Fen: «¡Corre…!»

Niu Fen sin vacilar se precipitó hacia la alta montaña. “¡BOOM!” En parpadeo, ¡Niu Fen logró llevar al grupo a la alta montaña mientras las dos manos colisionaban con el poder divino sin precedentes de la alta montaña y fueron repelidas de inmediato!

Después de finalmente llegar a la montaña, Niu Fen casi se derrumbó al suelo. ¡Sólo un poco menos y no habrían podido escapar del agarre del Monarca León y del Dios Marcial!

En un instante, el Dios Marcial y el Monarca León llegaron. En el momento en que el grupo los vio, no pudieron evitar sentir los escalofríos que corrían por sus espinas. ¡Estas dos eran existencias invencibles de una generación que barrió los Nueve Cielos y Diez Tierras! ¡Una vez que hicieron un movimiento, el destino del grupo estaría condenado!

Sin embargo, curiosamente, el Dios Marcial y el Monarca León se detuvieron justo afuera de la alta montaña y no se atrevieron ni siquiera a dar medio paso adelante.

Finalmente, el Dios Marcial se inclinó hacia la alta montaña y dijo: «Predecesor, estos mocosos pretendieron ser mis descendientes y robaron mi técnica sin par. ¡Por favor, patear a estos mocosos!»

En este punto, el grupo de Li Shuangyan también miró de nuevo a la alta montaña, y se dieron cuenta de que había un ataúd de madera colgado en el precipicio. Parecía simple sin características magníficas; ¡sin embargo, como estaba colgando allí en su lugar alto, parecía ser un ataúd que abarcaba el mundo entero como todos los dioses postrados ante el!

Finalmente entendieron que el Dios Marcial y el Monarca León temían a la existencia dentro de este ataúd de madera.

Sin embargo, el ataúd de madera colgando en el precipicio no respondió al Dios Marcial. ¡Era como si fuese demasiado de una molestia! Incluso entonces, el Monarca León y el Dios Marcial todavía no se atrevían a dar medio paso dentro de este lugar.

Al ver tal escena, sin importar si era Li Shuangyan o el grupo de Niu Fen, todos sintieron una sensación escalofriante y chocante en sus corazones. ¿Quién era el Dios Marcial y el Monarca León? Durante la época del Emperador Inmortal Tun Ri, fuera del propio Tun Ri, no había nadie en el mundo que pudiera suprimir a los dos. ¡Si combinaron fuerzas, nadie fuera de Tun Ri durante esa generación podría poner fin a su avance! ¡Su poder conjunto podría decapitar a los dioses en los cielos y destruir a los demonios en el infierno!

Pero hoy, a pesar de que vinieron juntos, no se atrevieron a penetrar en este lugar. ¡Uno solo podía imaginar cuán aterradora debía ser la existencia dentro del ataúd de madera del precipicio!

Como la existencia dentro del ataúd de madera no respondía, el Monarca León y el Dios Marcial estaban desamparados. En este momento, la ira apareció en sus ojos mientras los rayos sangrientos brillaban directamente sobre Li Qiye.

«Pequeño Demonio, ¡¿de dónde eres, atreviéndote a pretender ser mis descendientes Wu?!» Preguntó el Progenitor Wu fríamente.

Y el Monarca León Ba Xian también con indignación apretó sus dientes y gritó: «Pequeño Demonio, ¡¿te atreves a planear por mi sable divino?!, ¡¿perdiste la paciencia para vivir?!»

Li Qiye estaba en calma sobre la concha del caracol y dijo tranquilamente: «El Sable Tirano Inmortal y el Ocho Sables Atravesando el Cielo, son desperdiciados en este Antiguo Cementerio Celestial — ¿No es una vergüenza? ¡Ambos fueron un partido hecho en el cielo por una generación, así que debes saber aún más claramente que el Sable Tirano Inmortal y el Ocho Sables Atravesando el Cielo tienen el mismo origen! ¡Ambos juntos serían el método ofensivo inmejorable!»

«Jaja, hekhek, muy bueno, un pequeño demonio como tú está preocupado por nosotros!» El Monarca León Ba Xian estaba tan enojado que se echó a reír en su lugar como le respondió sonriendo.

Li Qiye seguía tan calmado como antes y sonrió: «Para ser sincero, engañar cosas de los muertos es realmente un poco inmoral; sin embargo, formaré un buen karma con ustedes dos.»

En este punto, Li Qiye miró al Dios Marcial y continuó: «El Sagrado Clan de Wu ha caído de una época a otra. No puedes dejar el Antiguo Cementerio Celestial si no vuelves a vivir para otra generación. Usted debe ser consciente de que sus descendientes Wu son incapaces de venir a honrarle. Incluso cuando tu Clan Wu tenía Paragones Virtuosos, ¡todavía no eran lo suficientemente poderosos para venir aquí! Hoy, será aún más imposible. Hoy, tomo su técnica de sable, y daré a su Clan Wu un buen retorno kármico. Guardaré la sangre de tu Clan Wu, o ayudaré a que tu Clan Wu vuelva a subir en el futuro.»

El Dios Marcial entonces miró a Li Qiye sin decir nada durante mucho tiempo.

«En cuanto a ti.» Li Qiye miró fijamente al Monarca León Ba Xian y habló lentamente: «Tu linaje ya está desprovisto de gente en su mayor parte. Hoy, tomo vuestro sable divino, yo también formare un buen recuerdo kármico para vuestros descendientes. Si me encuentro a tus descendientes en el futuro, ¿dejo algunas palabras para ellos?»

El Monarca León Ba Xian también miró a Li Qiye durante mucho tiempo sin palabras. Ya era increíble que no se volviera loco por haber sido estafado de su sable divino.

«¡Ambos deben regresar, no es beneficioso para ninguno de ustedes estar lejos de sus cuevas de dragón por tanto tiempo!» Li Qiye miró tranquilamente a los dos y sonriendo dijo: «Hoy, me llevé sus tesoros. A decir verdad, no necesito formar buen karma con ustedes dos. Ni siquiera necesitaba estafarlos. No es imposible para mí destruir o alterar sus Venas de Dragón. Por mi propio sentimentalismo por la relación entre ustedes dos y el Emperador Inmortal Tun Ri, no cambié ni alteré sus Venas de Dragón. Si quería destruir sus cuevas de dragón junto con su esfuerzo de sangre durante millones de años, ¡no era una cuestión imposible!» Li Qiye declaró tranquilamente.

Tanto el Dios Marcial como el Monarca León permanecieron en silencio por largo tiempo.

«Vuelvan, mis palabras son resueltas. Hoy, os quito sus tesoros; ¡Formaré una buena relación con sus descendientes en el futuro!», Dijo finalmente Li Qiye con una sonrisa.

«Bueno» Al final, ¡el Dios Marcial pisoteó en el suelo una vez y luego dio la vuelta para salir sin ninguna duda!

El Monarca León Ba Xian se detuvo por un momento, entonces finalmente lanzó un artículo y gritó gravemente: «¡No olvides el karma positivo hoy!» ¡Con eso, se volvió y se fue!

El artículo del Monarca León finalmente cayó en la mano de Li Qiye. Era una caja antigua con un elemento desconocido dentro. Li Qiye sólo miró una vez, luego lo guardó.

Cuando los dos finalmente se fueron, el grupo de Li Shuangyan finalmente pudo soltar un suspiro de alivio. Sus nervios estresados se relajaron repentinamente mientras se sentaban en el suelo.

«Fue realmente peligroso ahora mismo.» Incluso Niu Fen no pudo dejar de limpiar su sudor frío. En realidad, lograron obtener dos tesoros supremos. ¡Este será un cuento inimaginable y legendario!

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario