Emperor’s Domination

Emperor’s Domination – Capítulo 174

Serie: Emperor’s Domination.
Segunda recopilación: Capítulos del 101 al 200.
Capítulo 174: Placa Celestial del Cielo (2).
Autor: Yanbi Xiaosheng (厌笔萧生).
Traducción al español: OnlyDash (LN Just Me).


Capítulo 174: Placa Celestial del Cielo (2)

Tales palabras salieron de Li Qiye, de pronto dibujando numerosas miradas. ¿Qué clase de broma era ésta? ¡¿Un Tesoro Verdadero de Paragon Virtuoso y un Tesoro de Longevidad no fue suficiente para entrar en sus ojos?! Este tipo de jactancia era demasiado grande.

«Ja, realmente un gran tono yah.» Un cultivador que conocía los antecedentes de Li Qiye no pudo evitar decir con sarcasmo: «Hace treinta mil años, la Antigua Secta Incienso de Purificación probablemente podría jactarse de esto, pero la Antigua Secta Incienso de Purificación de hoy es solo una secta de tercera categoría. Me temo que reunir toda su fuerza ni siquiera sería capaz de sacar un solo Tesoro Verdadero de Paragon Virtuoso. ¡Hoy en día, sólo un joven de la Antigua Secta Incienso de Purificación todavía tiene el coraje de bramar y no poner un Tesoro Verdadero de Paragon Virtuoso en sus ojos, este asunto es demasiado ridículo!»

En cuanto a este tipo de sarcasmo, Li Qiye no se molestó en dar reparó ni una sola vez. De los tres tesoros, tomo la Formación de las Seis Bestias y dijo: «Esta formación puede ser. Sin embargo, queriendo que abra este cofre de piedra, sólo este volumen de formación por sí solo no es suficiente, tienes que añadir otro artículo.»

«¿Qué quieres?» El anciano no pudo evitar ser serio mientras miraba directamente a Li Qiye.

Li Qiye, tranquila y cómodamente respondió: «El artículo que quiero es muy simple, si tienes una Placa Celestial del Cielo en tu cuerpo, dámela. ¡Entonces, te ayudaré a abrir el cofre de piedra!»

Las palabras de Li Qiye causaron grandes cambios en la expresión del anciano. En un instante, sus ojos se convirtieron en un remolino entre el cielo y la tierra — incomparablemente resplandeciente. Era capaz de recibir el cielo y la tierra y refinar los Nueve Mundos con dioses nacidos en el interior.

El repentino brillo en los ojos del anciano causo que todos perdieran sus colores. Incluso los Santos Antiguos tuvieron que tomar una respiración fría y no pudieron evitar dar un paso atrás. De repente, todo el mundo comprendió que este anciano profundo e inconmensurable no debía ser molestado.

Sin embargo, muy poco después, los ojos del anciano volvieron a desvanecerse en una tenue apariencia. Él entrecerró los ojos y miró a Li Qiye, luego dijo lentamente: «Pequeño Hermano, no tienes un pequeño apetito.»

Li Qiye seguía despreocupado y sonrió. Entonces, dijo: «Mi apetito siempre ha sido grande. Sin embargo, otras ideas no necesitan ser dichas. ¡No hay ningún artículo en este mundo que no pueda comer! ¡Usted puede pensar en ello un poco, no voy a forzar una venta!»

El anciano no pudo evitar entrecerrar sus ojos. Era evidente que dudaba un poco. Otras personas aquí no sabían lo que era la Placa Celestial del Cielo en las palabras de Li Qiye, pero, éste era el anciano que fácilmente sacó un Tesoro Verdadero y un Tesoro de Longevidad, pero estaba vacilando en este momento. Esto basto para decir que la Placa Celestial del Cielo era absolutamente increíble.

Li Qiye acarició suavemente el cofre de piedra y tranquilamente dijo: «¿Desea obtener el artículo en esto, ¿cómo puede ser posible sin pagar un pequeño precio? Perdiendo esta oportunidad, me temo que nadie más será capaz de abrirlo.»

El anciano se detuvo un momento y finalmente tomó una decisión como dijo: «Bueno, Muchacho, ¡perderé dinero esta vez! ¡Mientras puedas abrir este cofre de piedra, la Formación de las Seis Bestias es tuya, la Placa Celestial del Cielo también te pertenecerá!» Terminado de hablar, sacó una antigua caja y la colocó en el suelo.

Li Qiye lo recogió y abrió la antigua caja. Inmediatamente, luces interminables de estrellas salieron de la caja e iluminaron el cielo, ¡convirtiéndose en una galaxia ilimitada tortuosa con el sol y la luna que aparecen con fenómenos inagotables y extraños!

Cuando la antigua caja se cerró, los extraños fenómenos inmediatamente desaparecieron. Aunque nadie vio claramente lo que era la Placa Celestial del Cielo, pero al ver un fenómeno tan extraño como este, todos sabían que la cosa llamada Placa Celestial del Cielo era absolutamente increíble.

«Realmente es la Placa Celestial del Cielo.» Li Qiye estaba satisfecho y lentamente asintió con la cabeza mientras decía.

El anciano entrecerró sus ojos en Li Qiye, y lentamente dijo: «Muchacho, es tu turno. Sin embargo, es mejor que no se jacte al cielo alto; ¡si no puedes abrir el cofre de piedra, ten cuidado, o bien voy a golpear todos tus dientes hasta el suelo!»

«Que es difícil sobre esto.» Li Qiye sonrió y extendió la mano para acariciar suavemente el cofre de piedra. Su toque era muy suave. Era como si estuviese frotando el hombro de un amante.

«Hmph, incluso si lo tocas diez mil veces, todavía es imposible abrir este cofre de piedra.» Al ver a Li Qiye acariciando el cofre de piedra, alguien se enfadó y fríamente se burló.

Sin embargo, Li Qiye lo ignoró y se agachó. Luego, susurró suavemente junto al cofre de piedra. ¡Era como si estuviese íntimamente susurrando a su amante! Nadie podía oír esas suaves palabras que se decían.

«Crack —» Un sonido claro y nítido apareció justo cuando Li Qiye se puso en pie. Lo impensable ocurrió y el cofre de piedra en realidad fue abierto.

De repente, toda la zona quedó en completo silencio. Todo el mundo no podía creer — con los ojos bien abiertos — que un cofre de piedra que no pudo abrirse ni siquiera con una palabra de Emperador fue abierto tan fácilmente.

«¿Qué es eso?» En este punto, las personas con ojos agudos vieron que dentro del cofre de piedra había un pequeño ataúd de oro. Al ver este objeto, estuvieron aturdidos por un tiempo. Todos pensaban que dentro del cofre de piedra había un tesoro desafiante para el cielo, ¡pero solo era un pequeño ataúd de oro!

El anciano fue muy hábil y agarró el pequeño ataúd de oro dentro de su pecho a la vez. Su expresión era como un guardián del tesoro abrazando su oro. Parecía como si tuviese miedo de que otros le robaran.

Muchas personas no pudieron ver la naturaleza de este pequeño ataúd de oro, pero como ya estaba almacenado dentro del pecho del anciano, nadie se atrevió a pedirle que lo sacara para que todos pudieran echar un vistazo.

Momentáneamente, innumerables personas sentían picazón en el interior y querían saber lo que el pequeño ataúd de oro contenía, pero, como el anciano no dijo, otras personas no tenían un método para averiguarlo.

Al cabo de un rato, el anciano finalmente escondió su ataúd de oro lo suficientemente bien, así que su viejo par de ojos miró a Li Qiye y preguntó con asombro: «¿Cómo es esto posible?»

En este momento, Li Qiye tenía la Formación de las Seis Bestias y la antigua caja en su mano. Miró los ojos del anciano y tranquilamente dijo: «¡Nada es imposible, porque soy Li Qiye!»

A tales palabras corrientes, incluso Li Shuangyan y Chen Baojiao no podían sino mirarse la una a la otra. Esta frase fue probablemente la declaración más confiada en este mundo. Todas las retóricas más feroces de este mundo no serían iguales a esta única frase: «¡Soy Li Qiye!»

En realidad, no sólo el anciano, sino todo el mundo se sorprendió al mirar a Li Qiye. Li Qiye abrió fácilmente algo que incluso una Posesión de Emperador no pudo — ¡este asunto era simplemente imposible! Sin embargo, la verdad estaba delante de ellos, no podían negarlo. ¡Este tipo de cosas era francamente demoníaco!

Li Qiye sonrió y sonrió un poco más, y se retiró mientras juzgaba los dos objetos en sus manos con satisfacción. No pensaba que tendría semejante cosecha. Sin embargo, pensando en el pequeño ataúd de oro, suspiró suavemente.

«Amigo Dao, ¿qué tal si me vendes la Placa Celestial del Cielo?» Mientras Li Qiye retrocedía, Ji Kongjian dijo en un tono profundo.

Li Qiye ni siquiera batió su párpado cuando respondió: «Artículo privado, no para la venta.»

Ji Kongjian no se dio por vencido y continuó: «Mientras Amigo Dao nombre un precio, no hay ningún artículo que mi Montaña Pisando el Espacio no pueda pagar. ¡Mientras Amigo Dao está dispuesto a vender, Amigo Dao sin duda estará satisfecho con el precio!»

«¡No vendiendo!» Li Qiye era demasiado perezoso para perder palabras con Ji Kongjian. Entregó la Formación de las Seis Bestias junto con la Placa Celestial del Cielo a Li Shuangyan.

«¡Amigo Dao no debería negarse rotundamente y debe reconsiderar un poco!» Ji Kongjian gravemente dijo: «Hacer un favor amistoso para mi Montaña Pisando el Espacio es una cosa muy ventajosa para su futuro!”

En este momento, Li Qiye alzó su cabeza y miró a Ji Kongjian una vez, y luego lentamente replicó: «¿Qué pasa con la Montaña Pisando el Espacio? Si el tío no quiere vender, por no hablar de la Montaña Pisando el Espacio, pero incluso si los abuelos de la Montaña Bambú Misterioso llegaron, todavía no vendería. ¿No te gusta? ¡Muérdeme, ah!»

Li Qiye diciendo esto inmediatamente hundió la expresión de Ji Kongjian. Muchas personas se miraron el uno al otro; ¡este mocoso era demasiado arrogante, incluso se atrevió a ofender a Ji Kongjian!

«Hmph —» Finalmente, Ji Kongjian resopló fríamente y se volvió para irse. A pesar de que la ira en su mente estaba ardiendo, pero como provenía de un linaje de Emperador Inmortal, no podía forzar una venta frente a tantos ojos vigilantes. ¡Después de todo, la Montaña Pisando el Espacio era una herencia con cara!

«Oh, qué lástima…» Al ver que alguien más recogía el pastel cayendo del cielo, muchas personas se lamentaban y se movían una tras otra. Había algunos con sus ojos destellando luces frías, pensando en diferentes ideas. ¡Sin embargo, dentro de la Calle Antigua, nadie se atrevió a robar descaradamente porque esto era un tabú para todos los cultivadores! ¡Robar descaradamente en un mercado fue romper la regla, y era equivalente a crear enemistad con todos los grandes personajes que vendían artículos!

«Vamos a dar un paseo por otros lugares.» Li Qiye sonrió y dijo.

Sin embargo, antes de que Li Qiye se marchara, el anciano agito su mano de repente a Li Qiye. Li Qiye sonrió y dio un paso adelante, luego preguntó tranquilamente: «¿Entonces? ¿Tienes más tesoros que darme?»

El anciano entrecerró los ojos de risa y dijo: «Tesoro ah, esto no es una cosa difícil. Jeje, Pequeño Hermano, veo que tiene una fundación maravillosamente pura — un Físico Inmortal y un Destino Inmortal. ¡Es difícil de conseguir tal genio increíble cada diez millones de años! Este anciano no tiene talento, pero tengo técnicas divinas inagotables, y tengo un apego repentino por el talento del Pequeño Hermano. ¿Por qué no piensas en ello un poco y te unes a mi secta? Este anciano le transmitirá las técnicas divinas supremas. En el futuro, asumirás la Voluntad del Cielo y barreras los Nueve Cielos y Diez Tierras. Esto no será un asunto difícil.»

Las palabras del anciano causaron que Li Qiye no pudiera sostener su risa. Miró al anciano y dijo: «Estas palabras suenan como si vinieran de un mentiroso. Soy un Físico Mortal, Destino Mortal y Rueda Mortal, ¿cómo podría tener un Físico Inmortal y un Destino Inmortal? Querer engañar a un niño… La próxima vez, encuentra a una persona más estúpida.»

«Un Físico Mortal y un Destino Mortal todavía está bien.» El anciano continuó: «Desde el pasado antiguo hasta ahora, un sinnúmero de sabios tenía un Físico Mortal y un Destino Mortal. Al final, subieron al ápice y obtuvieron invencibilidad. Desde el pasado antiguo hasta ahora, las personas que se convirtieron en Emperador Inmortales con Físicos Mortales no son pocos en número. Mientras el Pequeño Hermano tenga un corazón dispuesto a buscar el dao, los Físicos y los Palacios del Destino no son nada. Este anciano te transmitirá una técnica divina suprema capaz de romper las cadenas del Físico…»

«A pesar de que persuadís con un diluvio de flores celestiales con una incomparable seducción, desafortunadamente, no estoy interesado.» Li Qiye se volvió y se marchó.

Esta vez, el anciano fue realmente en una prisa, y rápidamente dijo: «Espera, espera, Pequeño Hermano, este anciano está verdaderamente amando tus talentos y queriendo verdaderamente aceptarte como discípulo. Definitivamente no estoy tratando de engañarte. Si el Pequeño Hermano tiene miedo de que yo esté tratando de engañarle, ¿qué te parece esto?, jeje, estos dos Tesoros de Paragon Virtuoso serán los regalos de saludo de nosotros dos maestro y discípulo» El anciano tomó rápidamente los Tesoros de Paragon Virtuoso en el suelo y los coloco en el pecho de Li Qiye.

Tal escena causo que los ojos del grupo de Li Shuangyan fueran tontos en un aturdimiento. Para cualquier cultivador, todos querrían aceptar a un hombre sabio como maestro. Si fueran capaces de obtener la instrucción del dao de un sabio, su futuro sería prometedor, y su cultivación dao tendría grandes resultados con poco trabajo.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario