Emperor’s Domination

Emperor’s Domination – Capítulo 148

Serie: Emperor’s Domination.
Segunda recopilación: Capítulos del 101 al 200.
Capítulo 148: Espada Seis Dao (2).
Autor: Yanbi Xiaosheng (厌笔萧生).
Traducción al español: OnlyDash (LN Just Me).


Capítulo 148: Espada Seis Dao (2)

«Cuando el universo estaba todavía en su fase incipiente, llegó el caos primordial. Desde el caos primordial, el gran principio dio origen. El gran principio dio nacimiento a las Nueve Palabras, las Nueve Palabras crearon los Nueve Tesoros, y de los Nueve Tesoros llegaron las Nueve Escrituras.»

Li Shuangyan memorizó estos versos.

Para la gente de su lado, Li Qiye confiaba más en Li Shuangyan. Había superado con éxito su prueba de lealtad por lo que seguramente ocultara el secreto de los Físicos. Ella nunca se lo diría a una segunda persona.

«Mis Nueve Escrituras están junto el cielo y la tierra; son eternas desde el principio de los tiempos. ¿Cómo podría el Árbol Typha Malvado compararse a esta Ley de Físico? No es nada.»

Li Qiye sacudió la cabeza y sonrió hacia Li Shuangyan:

«Deberías tener confianza en tu Físico Imperfección Vacía, absolutamente será capaz de suprimirlo. Al contrario, la propiedad maligna del Árbol Typha Malvado será refinada por tu Físico, y tu cultivación aumentará.»

Escuchando las palabras de Li Qiye, Li Shuangyan finalmente dio un suspiro de alivio. Por el momento, estaba cultivando una Ley de Físico Inmortal Supremo y el poder que podía ejercer de ella fue aumentando gradualmente.

«Esta espada no es sólo una simple espada.»

Li Qiye miró a Li Shuangyan y dijo:

«Se formó a partir de las Fundaciones Primigenias del Lotus Seis Dao y el Árbol Typha Malvado desde las edades antiguas. Contenía el gran dao junto con las verdades profundas del mundo. Entonces, el cielo y la tierra los refinaron en una espada, y había trascendido los límites del gran dao del Lotus Seis Dao junto con el Árbol Typha Malvado. ¡Incluso contenía los misterios de los cielos, y de esta espada, podrías mirar y ver en el dao celestial! ¡Tómese su tiempo para ser iluminado porque, un día, podrías ser capaz de crear tu propia dao celestial!»

Escuchando esto, Li Shuangyan se sorprendió. ¡El dao celestial! Esta fue la más alta existencia en su conocimiento. Una vez que el dao celestial alcanzo la gran terminación, esto significó que, en el futuro, ¡ella sería capaz de convertirse en un Emperador Inmortal y llevar la Voluntad del Cielo!

«¿Que pasa contigo?»

Li Shuangyan se calmó. Comprendió el valor inestimable y sin igual de la Espada Seis Dao, y su valor no fue menos que un Tesoro de Vida de Emperador Inmortal. No era sólo un arma, sino que también contenía el gran dao del cielo y la tierra.

«Lo he comprendido desde hace algún tiempo. Todo el mundo tiene diferentes oportunidades y nuestra comprensión también son diferentes. Sigue adelante y reflexiona sobre ella. Cuando la necesite, te la pediré.»

Dijo Li Qiye. Cuando agarró la Espada Seis Dao, pudo extraer su misterio profundo para una iluminación.

¡Aunque el solo era de Destino Mortal, tenía experiencia en el camino del cultivo y los cultivadores ordinarios no podrían compararse con él! ¡Así, cuando estaba investigando la espada, aprendió una nueva técnica de espada!

Después de que Li Shuangyan se marchara, Li Qiye sacó el Caldero Celestial Myriad y voceó:

«¡Abierto! —»

La rana salió de su mano y se convirtió en un Caldero Celestial en el suelo.

El caldero abrió su boca amplia y Li Qiye, junto con el caldero, siguió el dao supremo del Gran Canon del Dios de la Alquimia para alimentar el horno.

«Huuu— Huuu— Huu—»

Después de alimentar el horno, la llama que viajó dentro se convirtió en recipiente medicinal, pero Li Qiye no paró allí y continuó la técnica.

Uno tras otro se formaron recipientes medicinales sucesivamente. Esta creación continuó a lo largo del proceso, y el recipiente medicinal se formó uno tras otro…

La creación de estos recipientes medicinales fue increíble. En general, la llama de origen sólo formaría un recipiente medicinal. Sólo unos cuantos Calderos Celestiales extremadamente valiosos o el Caldero Celestial del Dios de la Alquimia sería capaz de crear dos o más recipientes medicinales.

Sin embargo, en este punto, había recipientes medicinales formándose uno tras otro dentro del Caldero Celestial Myriad y no mostraba señales de detenerse. Cualquier maestro de alquimia quedaría aturdido por esta escena.

Esta fue una cuestión imposible, pero fue apareciendo en las manos de Li Qiye. Este era un tesoro supremo que absolutamente incitaría a la codicia de los demás y comenzaría una nueva competencia asesina por él.

A medida que pasaba el tiempo, Li Qiye estuvo inmerso en el Caldero Celestial. Sus recipientes medicinales se hicieron cada vez más altos, formando más de quinientos recipientes medicinales. En este momento, comenzó a darse cuenta de que su cultivo no era suficiente; su energía de sangre junto con la energía del mundo no fue suficiente para apoyar la llama del caldero.

Si alguien vio a Li Qiye creando más de quinientos calderos ardientes en un solo suspiro, se asombraría de esta escena. Era probable que nadie lo había hecho antes.

Por supuesto, este era el desafiante para el cielo sin par del Caldero Celestial Myriad. Había vivido durante tanto tiempo y tragado innumerables chispas de llama. Lo más aterrador era que, cuando Li Qiye — junto con el Dios de la Alquimia — lo arreglaban, recolectaron innumerables chispas y medicinas espirituales junto con hierba inmortal para levantarlo a partir de la totalidad de los Nueve Mundos.

No sería una exageración decir que, durante esa época, no había ningún tesoro en el mundo que no había sido probado por el Caldero Celestial Myriad.

Si alguien sabia de la lujosa comida que disfrutaba el Caldero Celestial Myriad, estarían asustados y pensarían que sólo un loco haría tal cosa.

De hecho, el Dios de la Alquimia fue considerado medio loco en ese momento y por eso el Cuervo Oscuro, Li Qiye, ¡lo llamó alquimista lunático!

Mientras tanto, Li Qiye estaba llegando a su límite. Así, cambió su objetivo y ya no intentó completar el caldero y en su lugar procedió a practicar el arte de controlar las llamas.

Dentro del caldero y bajo el continuo refinamiento de Li Qiye había muchas llamas vivas. A veces se convertían en sementales, a veces en águilas voladeros y peces nadando, y otras veces en el agua que fluye…

Para los Maestros de Alquimia, independientemente de si estaban hirviendo Pastas de Físico, Medicinas de Longevidad o Píldoras del Destino, el control de la llama era tan importante como sus técnicas de creación de dan. El Palacio del Destino afectó directamente al dominio de las llamas del Caldero Celestial.

El dominio de las llamas se correlacionó directamente con las capacidades del Maestro de Alquimia.

No había nadie en este mundo que pudiese superar el reino del Dios de la Alquimia y el Cuervo Oscuro, Li Qiye, en el pasado. Como Li Qiye ayudó a escribir la mitad del Gran Canon del Dios de la Alquimia, Li Qiye simplemente estaba caminando por un camino viejo y familiar en este momento. Su dominio del control de las artes de las llamas había alcanzado rápidamente una perfección más allá de la imaginación.

¡Si las personas vieran accidentalmente la mejora increíble de Li Qiye en la maestría de la llama, estarían convencidas por sus talentos sin igual y supremos y lo considerarían ser un alquimista de nacimiento!

Por supuesto, no sabrían que el logro aparentemente fácil de Li Qiye fue todo debido a los sacrificios que pagó en los últimos millones de años.

Con una firme comprensión del dominio del control de las llamas, Li Qiye comenzó a refinar las píldoras. Comenzó a refinar sólo un caldero, y eligió Medicina de Longevidad.

Hubo una frase entre los alquimistas: ¡hervir Pasta de Físico, procesar Medicina de Longevidad, y refinar Píldoras del Destino! Dentro de las tres artes, Pasta de Físico fue la más fácil de crear, Medicina de Longevidad en segundo lugar, y Píldoras del Destino fueron las más difíciles.

Li Qiye comenzó con Medicina de Longevidad como un calentamiento para su primera vez con el Caldero Celestial. Las Píldoras del Destino eran su verdadero objetivo…

Li Qiye estuvo inmerso en el refinamiento dan durante varios meses y nadie en la secta lo molestó. Un día, hubo un invitado repentino en la Antigua Secta Incienso de Purificación y específicamente solicito reunirse con Li Qiye.

El carruaje subió hasta la cima de la montaña. Además del conductor, había otras tres personas. Había una belleza sin igual capaz de derrumbar reinos y ciudades mientras que los otros dos fueron adornados en trajes completamente negros y su cara fue ocultada por un sombrero negro. Ellos ayudaron a la belleza a entrar.

Esta belleza derriba-reinos era Chen Baojiao del País del Valle del Jade. En este momento, fue sujetada por las dos personas vestidas de negro. Con un rostro pálido, fue incapaz de caminar derecho.

No obstante, esto no afectó su belleza suprema. Su rostro pálido hacía que otros simpatizaran amorosamente con ella aún más.

«Acepto tu propuesta…»

Una vez que vio Li Qiye, Chen Baojiao débilmente dijo.

Aunque esto fue un poco inesperado, especialmente el estado de Chen Baojiao, mientras se sentaba, Li Qiye observó por un momento y exclamó:

«¡Has destruido tu fundación dao!»

En este punto, Chen Baojiao forzó una encantadora e incomparable sonrisa que contenía una amargura incalculable. Ella era como una flor marchita con un solitario abatimiento lúgubre.

«¿Tomarías a una persona inútil como yo?»

Chen Baojiao sonrió amargamente, pero seguía actuando fuerte y se sentó con la espada recta. No sintió lastima de sí misma al decir tales palabras.

«¡Lo hago!»

Li Qiye dijo:

«Es sólo una fundación dao destruida. Para mí, no es un gran problema. Sin embargo, para que decidas unirte a mí tan rápido… Esto fue un poco inesperado.»

«¡Dejé el Clan Chen, dejé el País del Valle de Jade, y dejé la Escuela Sagrada del Pilar de la Joya!»

Chen Baojiao dijo con un dolor indescriptible, y continuó:

«Le devolví todo al clan — a la escuela. Todos los tesoros, los objetos misteriosos, e incluso mi fundación dao junto con las leyes de mérito; lo devolví todo.»

Escuchando las palabras de Chen Baojiao, Li Shuangyan fue movida. Chen Baojiao pasó una cantidad incontable de esfuerzo para alcanzar el Reino de Héroe Nombrado, pero destruyó todo junto con su fundación dao. Para los cultivadores, esto era un destino peor que la muerte — un verdadero golpe fatal.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Deja un comentario