Chaotic Sword God del 201 al 300

Chaotic Sword God – Capítulo 245

Serie: Chaotic Sword God.
Tercera recopilación: Capítulos del 201 al 300.
Capítulo 245: ¡Desesperación! Tres bestias mágicas clase 5.
Autor: Xin Xing Xiao Yao (心星逍遥).
Traducción al español: Balskra Novels.
Corrección: Valvrave.


Capítulo 245: ¡Desesperación! Tres bestias mágicas clase 5

Dos horas más tarde, cien bestias mágicas clase 4 habían sido asesinadas, y prácticamente 99 de ellas fueron asesinadas por Jian Chen. Con las bestias mágicas clase 4 muertas, los Grandes Maestros Santos ahora estaban ganando terreno y dominando completamente a las bestias mágicas niveladas más débiles.

Jian Chen no se detuvo ni por un momento. Las bestias mágicas clase 3 eran su nuevo objetivo; Separándose de los otros, inmediatamente se puso a matar a todas las bestias mágicas clase 3 a la vista. Muy pronto, el entorno alrededor de Jian Chen estaba lleno de una pequeña montaña de bestias mágicas que habían sido completamente sacrificados por él.

Dentro de otra multitud de bestias mágicas, Jian Chen constantemente blandía y empujaba su espada a una velocidad increíble mientras mantenía un estilo de movimiento que parecía como si estuviera bailando. Alrededor de él en el suelo, las bestias mágicas estaban cayendo una por una sin darse cuenta de que estaban muertos. Su fuerza era sólo la de una bestia mágica de clase 3 y no eran capaces de ni siquiera ir contra el poder de Jian Chen. Casi como si tuviera los ojos en la parte de atrás de su cabeza, Jian Chen siempre podría esquivar rápidamente un ataque furtivo desde atrás. Incluso si estaba rodeado, no tenía miedo y en su lugar comenzó a cosechar las vidas de las bestias mágicas como un dios de la muerte.

Contra Jian Chen, que parecía ser la encarnación del dios de la muerte, estas bestias mágicas no tenían miedo en absoluto. Su sed de sangre estaba en cambio aumentando su naturaleza salvaje, sin embargo, no se abalanzaron hacia Jian Chen todavía. En su lugar, cada uno comenzó a rugir en voz alta con un rugido que parecía reverberar a través del horizonte.

“¡Hou!”

Justo en ese momento, otro temblor del cielo surgió del bosque y sacudió hasta el suelo en el que todos se encontraban. En el momento en que las bestias mágicas que luchaban cerca de Ciudad Despertar oyeron el rugido furioso, una mirada de miedo entró en sus ojos, y comenzaron a temblar como si tuvieran frío. Incluso las bestias mágicas que tenían las armas santas incrustadas en sus cuerpos se quedaron allí sin represalias casi como si su terror les hubiera impedido hacer un movimiento.

Ralentizando su matanza de las bestias mágicas, Jian Chen apuntó su espada al suelo en un ángulo tal que toda la sangre que había en ella goteaba.

No comprendía por qué las bestias mágicas temblaban de miedo, pero cuando siguió su mirada hacia la Cordillera de Bestias Mágicas, comprendió de repente. Ahí fue donde estaba la bestia mágica clase 5. Tal vez, si la bestia mágica es tan fuerte como Katata dijo que era, entonces, incluso si los dos fuertes emisarios se unieran, a lo sumo sólo serían capaces de empatarlo.

Los bosques comenzaron a temblar por un momento antes de que una bestia mágica de cinco metros de altura saliera de ella. Esta bestia mágica se parecía a un orangután, pero no exactamente. No tenía pelaje en su cuerpo, sino que todo su cuerpo estaba cubierto de oscuras escamas de color jade como una víbora. A la luz del día, las escamas irradiaban un resplandor brillante.

“¡Hou!”

Una bestia mágica con forma de simio caminó sobre de la selva lentamente mientras gruñía enojada. Su rugido sacudía los cielos y ensordeció los oídos de todo el mundo hasta que sus tímpanos temblaran por las vibraciones.

En cuanto a las bestias mágicas que habían estado luchando contra los mercenarios, cada uno de ellas repentinamente se dio la vuelta y se arrastró hacia el mono, ignorando a los mercenarios.

“¡Este es el Simio de Escamas Verdes! Se rumorea que su fuerza es inigualable y sus escamas verdes son increíblemente duras. ¡Incluso un Maestro Santo Terrenal no puede romperlas con facilidad!” Viendo al mono, Jian Chen no pudo evitar sentirse agitado mientras sentía la presión dominante que estaba exhibiendo.

Katata se puso en pie sobre el muro de la ciudad con una expresión endurecida mientras hablaba: “No pensé que la bestia mágica clase 5 fuera un Simio de Escamas Verdes. Sus defensas son anormalmente fuertes y hasta un Maestro Santo Terrenal de cuarto ciclo lo tendría difícil para tratar con uno.

“¡Qué molesto!” Gritó Katafei justo al lado de su hermano. Desde el comienzo de la guerra, esta fue la primera vez que el rostro de Katafei tuvo una expresión significativamente diferente.

De repente, otras dos figuras salieron del bosque y se colocaron detrás del Simio de Escamas Verdes.

Estas dos figuras pertenecían a dos bestias mágicas gigantescas. Una de ellas era un tigre con una melena dorada de unos dos metros de altura y cinco metros de largo. Junto al tigre había otra bestia mágica de unos pocos metros de longitud, sin embargo, sólo era tan alta como la mitad de un ser humano adulto. Esta bestia mágica se asemejaba a un cocodrilo con la piel como de cuero negro y sus ojos que parecían reflejar fríamente una intención asesina. Varias púas que parecían espadas de dos metros de largo crecían a su espalda, y caminando a plena luz, su figura parecía aún más mortífera.

Al ver a las dos bestias mágicas, el rostro de Katata se puso cada vez más pálido de miedo cuando gritó: “¡Un Rey Tigre de Pelaje Dorado y un Cocodrilo Espada! ¡E-Es-Esto… esto significa que hay tres bestias mágicas clase 5!”

La cara de Katafei también se puso blanca cuando miró a las tres bestias mágicas frente a él. Sintió una extrema cantidad de temor ahora, él y su hermano ni siquiera podían luchar juntos contra el Simio de Escamas Verdes, pero con la introducción del Rey Tigre de Pelaje Dorado y el Cocodrilo Espada… Sería extremadamente difícil luchar contra tres bestias mágicas clase 5 al mismo tiempo…

Katata aspiró profundamente mientras trataba de alejar la extremadamente fría sensación en sus extremidades. Inmediatamente, se volvió hacia Yun Li: “Rápidamente, notifica a todos los plebeyos en Ciudad Despertar, deben evacuar lo antes posible. ¡Ciudad Despertar ya no es segura!”

“Sí… Sí… Lo haré ahora.” Yun Li respondió con una cara igual de blanca. Tres bestias mágicas clase 5 no eran algo de lo que Ciudad Despertar podía defenderse. Incluso si un cañón de cristal mágico de nivel medio fuera suficiente para lesionarlos, Ciudad Despertar todavía necesitaría al menos cinco Maestros Santos Terrenales para mejorar sus posibilidades.

“¿Qué hacemos ahora?” Preguntó Katafei.

“En este momento sólo podemos esperar parar el tiempo bloqueándolos. Luchar para que los plebeyos de Ciudad Despertar puedan evacuar. Aunque somos impotentes para ganar, todavía podemos detenernos por tiempo. Si podemos hacer eso, esas tres bestias mágicas clase 5 serán obstaculizadas por el tiempo suficiente. Pero todavía tenemos que ser cuidadosos para no herirnos, de lo contrario, me temo que nos convertiremos en blancos fáciles para las bestias mágicas clase 5 y muy probablemente terminaremos muertos.” Katata habló seriamente.

Katafei asintió con la cabeza sin decir una palabra.

Dentro de la multitud, Jian Chen se dio cuenta de que había otras dos bestias mágicas detrás del simio. En el momento en que sus ojos aterrizaron en la melena dorada del Rey Tigre de Pelaje Dorado, como si un rayo atravesara su cuerpo, le vino un flash de recuerdos del pasado.

Recuerdos de como en el pasado el Rey Tigre de Pelaje Dorado había obligado a los Mercenarios de la Llama a huir…

De como este Rey Tigre de Pelaje Dorado había reducido a los Mercenarios de la Llama a un miembro…

De como este Rey Tigre de Pelaje Dorado mató al tío Kendall y al resto de sus hermanos…

Del desinteresado Kendall, del abierto Hu Po, y del siempre tan apasionado Xiao Dao…

Los miembros de los Mercenarios de la Llama ardieron vívidamente dentro de la mente de Jian Chen como un pergamino de pared. El grupo había sido una familia feliz por un corto momento, pero entonces, todo había cambiado cuando el Rey Tigre de Pelaje Dorado atacó.

Aunque los Mercenarios de la Llama todavía existen, todo era diferente ahora.

Este recuerdo había sido grabado para siempre en la mente de Jian Chen, para nunca olvidarlo. Los hermanos que habían fallecido hace mucho tiempo, nunca volverían. Sus espíritus familiares habían desaparecido hacía tiempo en los cielos ilimitados y habían dejado atrás sólo un doloroso recuerdo.

Una intención asesina feroz salió de los ojos de Jian Chen mientras su Espada Viento Ligero explotaba con qi de Espada. Una luz feroz brillaba desde la punta de la espada, y si uno miraba lo suficientemente cerca, había un toque de azul y violeta brillando en ella.

AnteriorÍndiceSiguiente

Publicado por

AKNovelas

Las novelas publicadas por este usuario son meras recopilaciones. Todos los agradecimientos a sus respectivos traductores. Gracias.

Un comentario en “Chaotic Sword God – Capítulo 245”

Deja un comentario